Está en la página 1de 4

¿Por qué estalló el reactor nuclear de Chernóbil?

Diana Cristina Martín Ruiz


dicmartinru@unal.edu.co
Estudiante de Ingeniería Química
Aura González Serrano, profesora

Nosotros los humanos no somos tan fuertes cuando el horror sobrepasa los límites.

Svetlana Aleksiévich

Resumen

[Texto Argumentativo] El presente ensayo va dirigido a aquellos lectores que poseen cierto interés en las
causas que condujeron a la devastadora catástrofe de Chernóbil con el fin de convencerlos de que el accidente
de Chernóbil se debe a la rápida y deficiente construcción con la que fue realizada su central nuclear, ya que,
entre las posibles causas de la catástrofe se halla la más importante; la construcción de aquella central nuclear.
Por ello, la temática girará en torno a la carencia de elementos de construcción, al mal diseño y al corto
intervalo de tiempo con el que se realizó la central nuclear.

Palabras Clave: Chernóbil, construcción, diseño, tiempo, central nuclear

La catástrofe de Chernóbil es uno de los accidentes nucleares más importantes en la historia del
siglo XX presenciada el 26 de abril de 1986 cuando los técnicos de la central efectuaban pruebas con
un sistema eléctrico de control de uno de los reactores. Esto condujo a una vorágine de
acontecimientos que se tradujo en una serie de explosiones e incendios que destruyeron por
completo el reactor, ocasionaron grandes daños al edificio que lo contenía y provocaron la emisión
al medio ambiente de enormes cantidades de material radiactivo. A lo largo del tiempo se han
generado una serie de inquietudes acerca de este trágico evento que acabó con la vida de miles de
personas, por ejemplo: ¿la catástrofe de Chernóbil fue consecuencia de la realización de un
ineficiente diseño y una rápida construcción en su central nuclear? De ahí se ha de presenciar el
desastre, del limitado conocimiento en el diseño y la ágil construcción de reactores nucleares.

En primer lugar, el gobierno no dotó a la central de Chernóbil con un edificio de contención.


Existían dos tipos de reactores: los reactores occidentales y los soviéticos de tipo RBMK. Su principal
diferencia radicaba en el edificio de contención, éste constaba de 50 metros de altura y poseía
paredes de 1 metro de espesor. Estaba diseñado a modo de barrera biológica, de tal manera que,
ante el peor accidente posible en operación de la central, no hubiera escape alguno de radiactividad
al exterior. “La eficacia del edificio de contención quedó claramente demostrada en el accidente de
Three Mile Island en 1979, donde tuvo lugar una fusión de núcleo sin que hubiera efecto alguno en
los alrededores de la central” (Gómez, 2015, p.11). En este accidente, los estudios realizados sobre
la población demuestran que no hubo daños a las personas, ni inmediatos, ni a largo plazo, gracias
al edificio de contención que poseía esta central ubicada en el Noroeste de los Estados Unidos. De
igual modo, los reactores RBMK habían sido diseñados especialmente para poder hacer recargas de
combustible sin tener que parar la central, lo cual era muy útil para obtención de plutonio para
armamento. Esta clase de reactores hacían que se necesitaran grandes grúas sobre el reactor, lo
cual se traducía en un edificio de contención de más de 70 metros de alto. Debido al costo y la
dificultad de construcción de dicho edificio, el gobierno soviético decidió no dotar a estos reactores
de edificio de contención.

En segundo lugar, los reactores de Chernóbil poseían deficiencias muy serias en su diseño. El
reactor poseía un fallo en su estructura que le hacía altamente inestable a baja potencia como lo
requería la prueba que se estaba llevando a cabo. Su puesta en marcha nunca se había autorizado
con los estándares europeos o americanos exigidos.

Los ingenieros de Chernóbil sabían que, en caso de interrupción del suministro eléctrico, los
generadores diésel necesitarían casi un minuto para alcanzar el pleno rendimiento tras su
encendido. Por ello, y desde su puesta en marcha hace ocho años, habían tratado de confirmar si
en caso de avería o falta de suministro eléctrico, la inercia mecánica de las turbinas de la central de
Chernóbil podría ser suficiente para mantener el agua de refrigeración circulando durante este
minuto, entonces se diseñó un plan de ensayos para comprobar esta hipótesis, plan que había sido
aprobado por el director de la central eléctrica, pero no se había consultado con los diseñadores del
reactor, por lo tanto, se puede inferir que “aunque los ingenieros cometieron errores durante el
ensayo deshabilitando algunos sistemas de protección, el accidente se habría producido incluso sin
estas intervenciones, debido al diseño intrínsecamente inseguro del reactor que lo hacía muy
inestable” (Udías, 2015, p.3).

En tercer lugar, la rapidez con la se construyó la central nuclear deja clara evidencia de la
ineficiente calidad de su construcción comparada con el tiempo que tardó la construcción de la
central de Japón. La central de Chernóbil consistió en cuatro reactores del tipo RBMK, su
construcción fue dirigida por Víctor Bryukhanov, quien ordenó una construcción muy rápida y fue
el principal acusado del accidente:

“El 31 de diciembre de 1983, a pesar de que aún no se habían realizado las pruebas
necesarias en el reactor número 4, Bryukhanov (director de la central) firmó un acta en la
que se aceptaba la entrega del complejo del reactor y se certificaba que los trabajos se
habían completado” (Suarez, 2007, p.14).

El reactor tenía un fallo de construcción letal que le hacía altamente inestable a baja potencia,
“Los japoneses levantan centrales atómicas en 12 años: En Chernóbil solo duraron de 2 a 3 años”
(Aleksiévich, 2015, p.1023), la calidad y seguridad de la central nuclear era muy deficiente. En cuanto
a los materiales utilizados “cuando faltaba algo, hacían la vista gorda y lo sustituían por lo que
tuvieran a la mano. Así el techo de la sala de máquinas se cubrió de alquitrán, que fue lo que
estuvieron apagando los bomberos” (Aleksiévich, 2015, p.1024).

En conclusión, el accidente más grave de la historia nuclear cambió la vida de muchas


personas. El deficiente diseño de aquella central, la no construcción de un edificio de contención
que defendiera la central de muchos reactivos que se pudiesen haber proliferado en el ambiente y
la veloz construcción de la central nuclear sin tener en cuenta la calidad de los materiales utilizados,
fueron las causas para que se produjera este grave accidente nuclear considerado como uno de los
más catastróficos en la historia del siglo XX.

El accidente dejó en toda la zona una gran contaminación radioactiva, quedando inutilizable
permanentemente para ejecutar las actividades agrícolas. Además de las múltiples muertes de las
personas afectadas por la radiación, las consecuencias de Chernóbil perdurarán durante varias
generaciones. Los niños fueron los más afectados, el cáncer de tiroides infantil se multiplicó,
asimismo las leucemias y tuberculosis, igualmente las enfermedades del sistema endocrino
nervioso, digestivo y cardiovascular.

Tras el accidente de Chernóbil, se incrementaron las medidas de seguridad de los reactores


nucleares y se eliminaron aquellos con diseños claramente inseguros. También se destacó la
importancia de avanzar en el desarrollo de la siguiente generación de reactores nucleares
intrínsecamente seguros, es decir, que no dependen del buen funcionamiento de dispositivos
externos como barras de control para mantener el control de la reacción en cadena en caso de
accidente. Estos reactores más avanzados son, por supuesto, mucho más caros.

Referencias

Aleksiévich, S. (2015). Entrevista de la autora consigo misma. In: S. Aleksiévich, ed., Voces de Chernobyl, 1st
ed. Moscú: Ostozhye.
Gómez, J., Udías, M. (2015). ¿Por qué estalló el reactor de la central nuclear de Chernóbil? ABC. Recuperado
de http://www.abc.es/ciencia/abci-estallo-reactor-central-nuclear-chernobil-201604252159 _noticia.
html.

Greenpeace. (2010). Chernóbil. Argentina. Recuperado de http:// www.greenpeace.org/argenti


na/es/campanas/nuclear/Chernobyl-Nunca-Mas/.
Suarez, C. (2007). El Accidente de Chernóbil. Revista Vivat Academia. Recuperado de
http://www3.uah.es/vivatacademia/anteriores/n82/chernobyl.htm#Responsables de la catástrofe.