Está en la página 1de 3

“Yo no”

El libro “Yo no” escrito por Joachim Fest busca contextualizar a los lectores con la
historia alemana del siglo XX y como en su portada se expresa, el rechazo del
nazismo como actitud moral. Joachim Fest pudo escribir sus memorias gracias a su
padre, quien era un ciudadano que había vivido los conflictos que se presentaban
de primera mano además de obtener muchos otros datos de la tradición familiar. El
libro se divide en diez capítulos, pero se pueden agrupar en tres periodos.
El primer periodo esta dedicado a la familia y a cómo logro recordar la mayoría de
los acontecimientos vividos, como logro recopilar sus memorias y como logro
descubrir un hilo oculto de su vida. En este segmento se describen todas las
imágenes y recuerdos que llegan a su mente, como, por ejemplo, un desfile de
grandes caballos y hombrecillos encima, vestidos con sus coloridas ropas de
yóquey. Como este segmento esta dedicado a la familia se hace una descripción
breve de los integrantes de la familia del autor, de donde se puede resaltar como
Joachim valoraba las enseñanzas e historias de su abuelo y de su padre además
del notorio afecto que él sentía hacia ellos. Joachim y su hermano mayor Wolfgang
apreciaban las historias de su abuelo mientras sus hermanos pequeños huían de
estas. De la misma forma, muestran como el abuelo, fue pieza fundamental en la
construcción de Karlshorst y la adecuación de este, construyendo un hospital, una
iglesia protestante y una católica, además de un pequeño parque. El abuelo era una
persona mayor muy estricta y reservada, que usaba bastón y sombrero de hongo.
La abuela era sumamente delicada, quien sabia hablar a cada uno de sus nietos de
la manera adecuada, era muy risueña y le gustaba sentirse útil. Este matrimonio
tuvo cinco hijas, dos entregadas a la religión, la menor sufrió de una enfermedad
que la dejo inmóvil y aunque se gastó mucho dinero en especialistas y curanderos
fue imposible aliviarla, entonces todas las noches el abuelo la llevaba a dormir a su
habitación después de pasar todo el día sentada en el comedor con una mirada
perdida de tristeza y dolor. Dorotea era la hija más elegante, tenía esbelta figura y
siempre le gustaba llamar la atención. Por el contrario, la madre, era igual de bella,
pero más reservada, era una mujer de poesía y de buen juicio, a quien le gustaba
la música tranquila y le gustaba tocar el piano cuando sus hijos no se encontraban
en casa.
En esta etapa se muestra también como el padre se resiste a la imposición nazi, lo
que le implico muchos inconvenientes, uno de ellos fue la perdida de su trabajo por
estar en desacuerdo con lo que se vivía actualmente y por su puesto esto afecto
directamente a su familia, por ejemplo, la niñez y primera adolescencia de Joachim,
lo que vemos reflejado en cada uno de sus relatos o memorias. Durante esta parte,
se muestra como los alemanes resistieron la tentación de ser cómplices para recibir
aislamiento y hostilidad durante el régimen, con la consecuencia de luego
convertirse en un apestado social.
En el segundo periodo inicia cuando los tres hermanos son enviados a un internado
en 1941 en Friburgo, donde manifestó todos sus gustos por la literatura y la música,
específicamente la ópera además de todos los problemas violentos que se vieron
reflejados con respecto a los problemas familiares que se asocian al asesinato de
su hermano y el apresamiento por parte de la unión soviética, además de las
innumerables violaciones y asesinatos.
Los padres de Joachim en especial su madre, que manifestaba que les quitarían a
los niños pero su padre y sus amigos decían que ellos eran muy jóvenes para
participar en esa guerra. Las calles se encontraban solitarias y oscuras, la gente
pasaba de prisa y las ventanas de las casas eran cubiertas con cartones y si a
alguien se le olvidaba apagar la luz, los demás vecinos gritaban fuera luz, las
personas que transitaban por las calles, lo hacían con luces de linternas opacas y
con prisas. El padre de Joachim y sus amigos tertuliantes, consideraban que Hitler
era un cobarde y suicida nato puesto que llegaría a un límite y al primer contratiempo
se pegan un tiro.
Las tensiones en la familia cada vez se hacían más fuertes, episodios donde se dio
cuenta el amor que se tenían como familia. Como familia iban juntos a misa y
Wolfgang, Wilfried y Joachim servían como monaguillos. Los castigos a las
personas que escucharan emisoras enemigas o ayudaran con documentación falsa
y dinero a los enemigos serian la cárcel que seguramente era la muerte.
No solo en la familia había tensión y angustia, los judíos en las calles eran tratados
mal y aislados, no podían estar suscritos a ningún periódico o revista, no podían
tener animales domésticos, no podían pasear ni sentarse en los parques, se
destituyeron a todos los judíos de sus profesiones, ¿qué estaba pasando en el
país?, Hitler gobernaba, todas las personas alemanas tenían que contestar siempre
sí Heil Hitler, todo por una Alemania sin judíos.
La tercera etapa se da una descripción de cómo se desarrolla el tiempo posterior a
la guerra y algunos aspectos de su vida y como asumió y vivió la experiencia. Así
también se relatan las miles de imágenes que llegan a su cabeza al recordar a los
prisioneros mientras hacían sus actividades y como eran tratados por los dirigentes
en el tiempo en el que él prestaba sus servicios de almacenista prácticamente,
porque su labor era organizar máquinas de escribir, hojas y lápices.
Joachim Fest en su libro trata de relatar sus memorias y cómo vivió su familia la
dictadura de Hitler. Básicamente el libro muestra cómo algunos alemanes
resistieron y defendieron sus principios asumiendo las consecuencias de ser un
apestado social. Es notorio como Joachim admira a su padre y a su abuelo y cómo
por medio de ellos pudo argumentar y relatar muchas de sus memorias. Su padre
se resalta por tener un carácter fuerte y una opinión imponente, porque él nunca se
dejó llevar por las actitudes y comportamientos de los demás. Su padre fue pieza
fundamental con una frase, “Aunque todos participen, yo no.”
Estas son las memorias o recuerdos que se narran en la voz de un joven que vivió
de cerca todo lo sucedido en ese entonces, con personajes reales marcados por la
ética y principios irrenunciables a pesar de la presión existente, tales como su padre
que sin importar perderlo todo nunca dio su brazo a torcer. De igual manera se ve
evidenciado como se subestimo el poder de Hitler al pensar que era solamente un
pandillero y al final terminar victorioso.
Lo más interesante de este relato es que se cuenta la historia pero del otro lado de
la moneda, es decir, de la gente que no estaba de acuerdo con la dictadura ni cómo
eran oprimidos, como se agrupaban a los secuestrados en campos de
concentración y el trato que estos recibían, así como todas las cosas buenas que
vivieron en familia, cómo reaccionaron todos con la dictadura, el apoyo brindado
pero sobretodo como desarrollo cada papel de su personaje.