Está en la página 1de 4

TRINIDAD BRAHMANICA O TRINIDAD HINDU

La palabra Trimurti significa literalmente: La Triple Forma, ya que Tri se refiere a: tres,
lo triple o trino, y Murti: forma (sería el equivalente de la Trinidad Católica). La misma
hace alusión a los Tres Aspectos de la Misma Forma (Brahman, Brahm, "Aquello de
quien todo procede", el Uno, Dios) que descienden en forma humana a este mundo
manifiesto (Jagat) . Las Entidades Divinas (Deva: seres luminosos, resplandecientes, en
su última etapa de ascenso) que componen la Trimurti son: Sri Brahma; Sri Vishnu, y
Shiva (Shiva es el único Deva al que no se le antepone el epíteto Sri, ya que el mismo
significa: Su Reverencia Auspiciosa, y Shiva significa literalmente El Auspicioso).

A través de la Geometría Sagrada, se llega a conocer el significado de las formas y su


simbolismo; en este caso se hace mención al Triángulo o Tricona ( tri= tres, kona=
ángulo), y a la Triguna: tres aspectos (tri= tres, guna= aspecto) que van a caracterizar a
toda sustancia de la Creación.Ellos son: Tamas, Rajas, Satva.

Tricota.

Los ángulos del triángulo se consideran depósitos de energía. La base del triángulo
representa el Mundo Inferior, que es el lugar de existencia de Jiva (el ser encarnado-el
hombre), y corresponde al eje horizontal tierra-aire (Prttivi-Vayu), representando el
estado Tamásico del ser (la inercia, su color es el negro, es el área de acción del Señor
Shiva). Los lados ascendentes del triángulo corresponden al sentido ascendente del
Fuego (Tejas- Agni su Deidad), y representa el estado Rajásico del ser (la acción, su
color es el rojo, es el área de acción del Señor Brahma).

El ser (Jiva), mediante prácticas como la oración, meditación, devoción y servicio,


"acciones", puede ascender espiritualmente. El vértice del triángulo sería el punto
máximo de elevación del ser; este estado de elevación conmoverá la Misericordia de
Brahm, quien en sentido descendente como el del agua (Apas), desciende, en forma de
triángulo invertido idéntico al primero (sería el n° 0 del 108: ausencia de diferencia
entre el Uno y el Ser). Este vértice representa el estado Sátvico del ser (la pureza, su
color es el blanco, es el área de acción del Señor Visnu). De acuerdo con el estado de
Gracia o total entrega al Señor (Isvarapranidhana) mediante la Pureza absoluta de
Pensamiento, Palabra y Obra, el triángulo superior (Brahm), descendente, llegará a
fusionarse totalmente con el inferior (el ser), hasta formar una Estrella de Seis Puntas.
La estrella de seis puntas simboliza en distintas religiones la Unión de Brahm (Dios) y
el Jiva (el Hombre). Brahm=lo Divino Jiva=lo terreno.

La Creación (Himno Védico): ...Antes nada existía, ni el mundo, ni el cielo, ni el éter, ni


alguien ni cosa alguna. El Ser Único, Brahm respiraba, sin respirar absorto en sí mismo.
Nada era fuera de Él, pues Él lo era todo. Se formó en Su esencia una perturbación
(deseo) que fue la primera semilla de todo. La esencia del Ser Único y Supremo
sobrevivirá a todos y a todo como antes lo ha precedido. A través de los relatos
Puránicos (adaptaciones de las Sagradas Escrituras Hindúes para su comprensión y que
difieren según la Deidad que lo preside, por ejemplo: Visnu-Purana, Brahma-Purana,
Shiva-Purana), se da a conocer en forma de narración fantástica el comienzo de la
Creación y el advenimiento de la Trimurti.
"ISA VASYAM idam sarvam. Todo esto está envuelto, impregnado y saturado por Dios;
cualquier cosa es sustancia de Dios. No es posible considerar a la creación y al creador,
a la naturaleza y a Dios, por separado, como si fuesen diferentes. ¿Podemos afirmar que
las olas están separadas del mar? Ellas son del mar, con el mar y provienen del mar. El
hombre también es Dios, con y de Dios. Las burbujas se forman, permanecen y se
funden en el agua. El cosmos también es una burbuja salida del Absoluto, existe como
el Absoluto y se funde en el Absoluto o Paramatma. Nara (el hombre) es una burbuja;
Narayana (Dios) es el mar. Reconozcan esta verdad: así como la burbuja no puede ser
concebida sin el agua, el cosmos, este mundo, no puede ser concebido sin Dios. El
hombre del nivel humano puede elevarse muy alto y volverse hombre-Dios.

GUNAS

...El mundo es el templo compuesto de gunas o atributos; el sátvico, el equilibrio, el


rajásico, el apasionado, y el tamásico, el inerte...

La Palabra Guna significa cualidad, atributo o modo. Sostienen los filósofos hindúes
que la Materia o Sustancia tienen tres cualidades o atributos fundamentales, que son
Sattva, Rajas y Tamas.

Para comprender la naturaleza de esas tres cualidades es preciso, antes que nada, tener
en cuenta que, para la mayoría de las escuelas filosóficas que, en los días gloriosos de la
India, florecieron en su suelo, no existe apenas Sustancia o Materia Física. Existe
también sustancia o materia psicológica, concretamente la mental (chitta, como se la
llama), y la de naturaleza aún más tenue. Para los grandes filósofos hindúes (como
mpara la Sabiduría Oculta), existen varios grados o planos de Sustancia (Prakriti o
Pradhana, que en la Escuela Samkhya son casi sinónimos, aunque se acostumbra a usar
Pradhana para designar a la Sustancia homogénea , aún indiferenciada), siendo la más
densa o material la del mundo físico. E, incluso antes mismo del nivel más sutil y
primitivo de la materia Universal, existe la Raíz Pre-Cósmica de la Sustancia:
Mulaprakriti o Avyakta. A ejemplo de la filosfías hindúes, el Ocultismo no suscribe la
confusión vigente en la religiosidad y psicologías orientales, donde se identifica mente
con espíritu, y suprafísico con espiritual, con todos los errores, equívocos e
insuficiencias que de ahí derivan.

Comenzando de abajo arriba, o sea, de los planos más densos e inferiores hacia los
planos más elevados y sutiles se puede afirmar lo siguiente:

• En el nivel físico, Sattva es armonía; Rajas es actividad; Tamas es inercia.

• En el nivel mental, Sattva es verdad; Rajas es pasión; Tamas es indiferencia.

Si reparamos bien, no es difícil correlacionar, en términos mentales, las tres Gunas con
la sucesión, postulada por Hegel, de Tesis (Tamas…), Antítesis (Rajas…) y Síntesis
(Sattva).

A su vez, en los niveles físicos, podemos relacionar Tamas con el Corpúsculo o la


Partícula/Corpúsculo vs. Onda, de la Física moderna 1, Tamas con la Materia y Rajas
con la Energía; y, en cualquier caso, Sattva con la(s) ley(es) que rige(n) todo.
Las tres Gunas están naturalmente en correspondencia con todas las trinidades del
Universo, desde la Trinidad Divina o Trimurti (actualmente, en el hinduismo, Shiva
Vishnu y Brama; en el pasado Surya, Vayu y Agni) hasta los llamados tres mundos:
Bhur (tierra), Bhuvar (región intermedia) y Svar (cielo).

“En la materia caótica o no-manifestada (Mulaprakriti o Avyakta), las tres gunas se


encuentran en perfecto equilibrio y entonces todas las potencias y energías que aparecen
en el Universo manifestado reposan en una inactividad comparable ala de una simiente;
sin embargo cuando se rompe tal equilibrio se produce una forma, una manifestación, y
toda manifestación o forma es producto de la Prakriti en la que hay un predominio de
una de las gunas sobre las dos restantes (o de dos de ellas sobre la restante). Ni Sattva
ni Tamas pueden por sí solas entrar en actividad; requieren el impulso del motor y de la
acción (Rajas) para ponerse en movimiento y desarrollar sus propiedades
características” 2.

Si reparamos bien, no es difícil correlacionar, en términos mentales, las tres Gunas con
la sucesión, postulada por Hegel, de Tesis (Tamas), Antítesis (Rajas…) y Síntesis
(Sattva). A su vez, en los niveles físicos, podemos relacionar Tamas con el Corpúsculo o
la Partícula/Corpúsculo vs. Onda, de la Física moderna 1, Tamas con la Materia y Rajas
con la Energía; y, en cualquier caso, Sattva con la(s) ley(es) que rige(n) todo.

Las tres Gunas están naturalmente en correspondencia con todas las trinidades del
Universo, desde la Trinidad Divina o Trimurti (actualmente, en el hinduismo, Shiva
Vishnu y Brama; en el pasado Surya, Vayu y Agni) hasta los llamados tres mundos:
Bhur (tierra), Bhuvar (región intermedia) y Svar (cielo).

“En la materia caótica o no-manifestada (Mulaprakriti o Avyakta), las tres gunas se


encuentran en perfecto equilibrio y entonces todas las potencias y energías que aparecen
en el Universo manifestado reposan en una inactividad comparable ala de una simiente;
sin embargo cuando se rompe tal equilibrio se produce una forma, una manifestación, y
toda manifestación o forma es producto de la Prakriti en la que hay un predominio de
una de las gunas sobre las dos restantes (o de dos de ellas sobre la restante). Ni Sattva
ni Tamas pueden por sí solas entrar en actividad; requieren el impulso del motor y de la
acción (Rajas) para ponerse en movimiento y desarrollar sus propiedades
características” 2.

Este tipo de ser humano resulta oportuna y progresivamente despertado por los choques
rajásicos que en ese sentido son útiles y necesarios. El hombre rajásico que hoy
predomina, sobre todo en los medios más urbanos y cosmopolitas, es ávido, pasional y
egoísta, insaciable en la búsqueda de cosas para su yo personal, siempre agitado y
excitado, aunque solo en la superficie, por los impactos externos. En cierta forma está
muy vivo (a veces en medio de un torbellino) pero solo a flor de piel. Es activo en el
sentido de reactivo. Su pensamiento es predominantemente desordenado, incapaz de una
síntesis esencial. Se considera inteligente pero está perdido en la ilusión. Está polarizado
en los niveles del Kama-Manas, o sea, del Alma Animal, de la mente (Manas)
esclavizada por el deseo egoísta (Kama). La civilización contemporánea es
eminentemente rajásica…
El hombre sátvico es un tipo humano superior, pero interiorizado, capaz de encontrar
una síntesis lúcida en medio de los impactos externos, de los cuales va dejando de ser
dependiente. Es el hombre en el que se encuentran los valores de Armonía, de Justicia,
de Verdad, de Sabiduría, y que se desapega de las cosas que satisfacen el deseo egoísta.
Es el hombre polarizado en los niveles superiores del Mental en Buddhi-Manas, o sea,
la Mente (Manas) iluminada por Buddhi (Razón Pura, Discernimiento, Intuición). Por lo
expuesto, es una rareza…

En algunos de los escritos más sagrados o valiosos de la literatura hindú encontramos la


caracterización de las tres gunas y de los tres tipos correspondientes de hombre, así
como de las respectivas posturas, de los alimentos preferidos, de las inclinaciones y
motivaciones de tipo religioso, de los estados evolutivos y de las conexiones kármicas.
Vale la pena reproducir algunos extractos, dado su carácter instructivo e iluminador.

¡Encarnaciones del Alma Sagrada!: Las tres gunas o cualidades humanas:


satva, equilibrio, rajas, inquietud y tamas, inercia, representan tres armas que Dios nos
ha dado especialmente en este mundo. Debido a que el hombre no las sabe usar
adecuadamente es que nos estamos viendo envueltos en todo tipo de situaciones
difíciles en la actualidad. Hay varias circunstancias que hacen que estas tres cualidades
se manifiesten de diferentes maneras. La primera es la creación a nuestro alrededor.
Responde a la propia naturaleza de la creación el que cambien continuamente. Esto ha
sido usado como principal instrumento en las manos de Dios. La Creación también ha
sido llamada naturaleza o el mundo de la materia, y definida como "Lo que
continuamente cambia". La segunda circunstancia es la ignorancia. Ella representa lo
opuesto al conocimiento. Ella promueve en el hombre el guna tamásico o la negligencia,
le da pie a sus gustos y desagrados y lo lleva a justificar las faltas que hay en él. Este
guna encierra la cualidad del hombre que lo lleva a reconocer la verdad y la falsedad y
cometer a veces el error de confundir la falsedad con la verdad. Constituye el deber
del hombre eliminar por medio de varios métodos esta ignorancia. La tercera
circunstancia es el maya, ilusión o mezcla de realidad y ficción. Maya crea todo tipo
de cosas e ilusiones sorprendentes. No hay nada que maya no pueda hacer. Maya tiene
el poder como para crear el mundo entero y hacer que el mundo actúe el drama por
medio del cual puede llegar a destruirlo. También es responsable del nacimiento del
hombre. Los necios nacen en este mundo ilusorio, se desarrollan y terminan sus vidas
en él. Sus vidas están totalmente sumidas en la ilusión. ¿Por qué buscar una vida que
esté llena de maya y que termine en él? Debido a que Dios se reviste del mundo de la
materia como su ropaje, también se llama maya al Alma Suprema. Es por esta razón
que nos referimos al Señor como aquel que tiene a maya como rostro. Dependiendo de
las circunstancias nos encontramos con estas tres formas diferentes, las que se
denominan materia, ignorancia e ilusión. Las tres en especial las dos últimas, no
difieren sino en grado y no así en esencia, sólo en cuanto al nombre y no en cuanto al
resultado final. Son inseparables entre sí y, en verdad, están conectadas las tres. Si
llegamos a entender la Divinidad y la forma en que opera, podemos hacer el intento por
liberar nuestra vida de estas ilusiones.