Está en la página 1de 6

MUY INTERESANTE

ALEJANDRO MAGNO

En un enclave legendario. En el inicio de la campaña


de Asia, Alejandro con sus tropas llegó a la mítica ciudad de
Troya, donde visitó la tumba de Aquiles, de quien los reyes de
Epiro reivindicaban ser descendientes. Así Alejandro también
lo sería por parte de su madre Olimpia de Epiro. Este cuadro
de Giovanni Paolo Panini del siglo XVIII representa esa visita.

68 muyinteresante.com.mx
Campaña militar de Asia

La conquista de

Oriente
Una vez liberadas las ciudades griegas de Asia Menor,
Alejandro partió con su ejército hacia el este para cruzar el
río Éufrates con el objetivo de continuar los planes de su

L
padre y apoderarse del Imperio aqueménida. Por Juan Carlos Losada
as conquistas de Alejandro fueron riesgo sus victorias. Pero tuvo suerte, pues cuando
fruto de la combinación del poderío le alcanzó la muerte ya había destrozado para siem-
militar de su ejército y de su capaci- pre a los persas en las distintas batallas en las que
dad como general y líder, junto con siempre resultó vencedor.
las debilidades y errores persas. Alejandro se sentía heredero de los antiguos grie-
El rey macedonio había logrado au- gos que sometieron Troya mil años antes. Por ello,
nar una fuerza pequeña pero homo- tras cruzar el estrecho de los Dardanelos se diri-
génea, disciplinada, muy entrenada y sumamente gió a las ruinas de la vieja ciudad, donde hizo una
motivada por las ansias de botín. Los persas, en ofrenda a Aquiles, uno de los héroes con los que se
cambio, eran muy numerosos, pero excesivamente identificaba, para a continuación dirigirse a liberar
divididos en etnias y pueblos, lo que restaba mucha a las ciudades griegas de la costa de Asia Menor
eficacia militar. Al mismo tiempo la gran extensión que estaban sometidas al Imperio persa. A los pocos
de su territorio los hacía proclives a sufrir movi- días, en mayo del 334 a. C., se dio la primera batalla
mientos separatistas en las provincias más aleja- de entidad cuando su ejército quiso cruzar el río
das, encabezados por sus sátrapas o gobernadores, Gránico. Eran unos 20,000 los macedonios y griegos
añadiéndose a estos conflictos los derivados de las que se disponían a hacerlo, esperándolos en la otra
rivalidades internas de la familia real. Todo ello no orilla un ejército persa que los doblaba en núme-
pasó inadvertido a los ojos de Alejandro, quien vio ro, siendo la mitad mercenarios helenos y el resto
acertadamente que el Imperio persa de la dinastía combatientes originarios de distintos puntos del
aqueménida de Darío III era un gigante con pies Imperio. A su frente estaba precisamente un griego,
de barro, que podía ser batido con cierta facilidad. Memnón el Rodio, quien sabiendo que la debilidad
de Alejandro estaba en los suministros que debían
De Troya a Issos llegarle desde Grecia, defendía la estrategia de tie-
Las ansias de gloria de Alejandro, desmesuradas y rra quemada para debilitar al enemigo y evitar el
hasta enfermizas, también fueron determinantes. choque directo. Era conocido que el invasor nece-
FOTOS: THE WALTERS ART MUSEUM

A diferencia de otros genios militares como Aníbal, sitaba diariamente unas 225 toneladas de forraje
César o Napoleón, no vaciló en combatir en primera para sus caballos y mulos, así como 270,000 litros
línea al frente de su escolta personal de caballería, de agua que, si no se obtenían mediante requisa en
lo que elevó su prestigio y liderazgo, aunque le lle- los campos y terrenos próximos, debían traerse de
vó a ser herido en varias ocasiones poniendo en la retaguardia. Pero los sátrapas persas no querían

muyinteresante.com.mx 69
MUY INTERESANTE
ALEJANDRO MAGNO

Valioso puerto de la antigua Caria. En el año


334 a. C., Alejandro Magno liberó Mileto –antigua
ciudad griega de la costa occidental de Anatolia– de los
persas que ocupaban la urbe y su estratégico puerto.
En la imagen, las ruinas de la ciudad en la actualidad.

destruir sus cosechas y asolar sus campos, por lo Ataque por sorpresa
que decidieron ofrecer batalla, confiando en que El mismo rey encabezó sus tropas de caballería y el
sus buenas posiciones defensivas disuadieran a los enemigo, que esperaba el ataque al amanecer, no
griegos de vadear el río o a hacerlo en condiciones pudo ordenar sus fuerzas y fue desbordado. Alejan-
desfavorables. Pero el macedonio, consciente de dro luchó en vanguardia, de modo audaz, con dos
sus carencias, precisamente sabía que debía ata- capitanes persas a los que mató, pero estuvo a pun-
car cuanto antes y hacerse con botín y reservas de to de morir a manos de un tercero salvándolo uno
víveres; de esta manera elevaría la moral de sus de sus capitanes, Clito el Negro. Al poco tiempo las
tropas y su avituallamiento. Por ello decidió atacar fuerzas persas huyeron en desbandada, lo que otor-
sin demoras y lanzó a sus hombres a atravesar el río gó a los macedonios su primera victoria en Asia.
aún de noche, tomando por sorpresa a los persas. La victoria en el Gránico fue decisiva pues, por vez
primera, los helenos vencían a su tradicional ene-
migo en su territorio. Con ella Alejandro consiguió
importante bagaje de riquezas y vituallas, logrando
que se sumaran a su bando las ciudades griegas de
la costa jónica sometidas a Persia desde hacía siglos,
fuera por convencimiento o temor. Más importan-
te aún fue asegurar varios puertos que permitieron
un abastecimiento más regular al ejército desde Eu-
ropa. Sin embargo, el Imperio aqueménida seguía
contando con un enorme poder naval y bases ma-
rítimas en la costa siria y fenicia. Desde ella podía
lanzar sus naves contra las islas griegas, lo que hizo
contra Lesbos y la misma Grecia continental, obs-
taculizando las líneas de suministro de Alejandro
y tratando de sublevar con su oro a ciudades como
Atenas o Esparta, que aún no había acabado de di-
gerir el dominio de la monarquía macedonia. Por
ello, antes de atacar el corazón del Imperio de Darío
III, tenía que consolidarse en Anatolia y, sobre todo,
anular su poder naval y su capacidad de contraa-
taque, lo que llevó a descender hacia el sur, por la
costa, tomando en primer lugar la ciudad de Mileto.

Pánico y desbandada
FOTOS: ALTE PINAKOTHEK/ MUNICH; GETTY IMAGES

En su marcha, la segunda gran batalla que se li-


bró fue la de Issos, en noviembre de 334 a. C., en
el golfo del mismo nombre al principio de la costa
sirio-palestina. El rey persa decidió encabezar per-
Victoria decisiva para los griegos. La batalla de Issos fue un sonalmente un ejército de unos 100,000 hombres,
triunfo táctico de Alejandro Magno y posiblemente su victoria más famosa.
Se estima que el ejército macedonio perdió a unos 7,000 hombres frente
resuelto a acabar con la invasión macedonia, entre
a las 30,000 bajas causadas al ejército persa de Darío III. Aquí, el lienzo los que se encontraban sus selectos guardias cono-
renacentista alemán La batalla de Alejandro en Issos (1529).
cidos como los Inmortales. Para dar más pompa a la

70 muyinteresante.com.mx
batalla había acudido con su madre, esposa, hijas y
La victoria de Alejandro en la batalla del
demás familia real. Los hombres de Alejandro, por Gránico fue decisiva, pues por primera
su parte,alcanzaban los 40,000.Los persas se forma- vez los helenos vencían al tradicional
ron con sus efectivos en una llanura, entre el mar y
las montañas, al norte del río Pinaro, mientras en-
enemigo en sus dominios.
frente, al sur y en la otra ribera, estaban los griegos. otro remedio que replegarse a Mesopotamia, mien-
Darío confiaba en su superioridad numérica, pero tras que Alejandro descendía por la costa fenicia y
estaba encajonado en un campo de batalla donde le palestina tomando una a una todas las ciudades cos-
era difícil explotar su ventaja. Considerando que su teras, para dirigirse luego a ocupar Egipto. Así el Im-
caballería no podía maniobrar en las zonas escarpa- perio perdió al poco tiempo sus puertos, su enorme
das, la había concentrado en la llanura junto al mar, flota y por tanto la capacidad de contraatacar sobre LIBRO
en su flanco derecho, confiando en que en esa zona territorio heleno. Sin embargo, la marcha de expedi- La conquista
se daría el choque decisivo. Sin embargo,Alejandro ción fue lenta debido a las necesidades logísticas, lo de Asia: Alejan-
dro Magno
volvió a atacar con sus jinetes de modo súbito por el que llevaba a acompasar la marcha del ejército a la 334-323 a. C.
flanco derecho (la izquierda persa),por donde Darío llegada de suministros y a las fechas de las cosechas John Warry, RBA
Libros, 2011. Esta obra
consideraba que era imposible al ser más abrupto,y para que se pudiera abastecer sobre el camino. describe en detalle
tras vadear el río se lanzó al ataque de modo un tan- Al principio en su avance hacia el sur por la costa no las principales bata-
llas de la campaña
to imprudente, dejando un hueco en sus filas fruto tuvo dificultades, pues se rindieron Biblos y Sidón. asiática de Alejandro
de la precipitación. Los persas podían haber con- Pero encontró el gran obstáculo en la ciudad portua- Magno: el Gránico,
Issos, Gaugamela, el
traatacado aprovechando este error, pero descon- ria deTiro, cuyo sitio se inició en enero del año 332 a. Hidaspes y el complica-
certados no supieron reaccionar y dieron tiempo a C., y en donde los persas mantenían el grueso de su do sitio de Tiro.
que la infantería helena avanzara, mientras que su armada. Su toma era especialmente difícil, pues es-
caballería los envolvía. Ello provocó que el grueso taba ubicada tanto sobre tierra firme como sobre un
de las fuerzas persas entrara en pánico y comen- islote a menos de un kilómetro de la costa,protegido
zara a desbandarse, contagiando a su caballería del por unas murallas de más de 40 metros de altura y
ala derecha, la cual era la única unidad que estaba que contaba con dos puertos.
haciendo frente con éxito a los griegos. Viendo el Para conquistarla Alejandro tuvo que construir
desmoronamiento Darío huyó del campo de batalla una lengua de tierra y madera para poder acercar-
precipitadamente, no vacilando en abandonar sus se con sus máquinas de sitio a la isla, obra en la
estandartes personales y a su misma familia. que empleó casi ocho meses. Durante ese tiempo
los sitiados hicieron toda suerte de esfuerzos para
De tiro a Gaugamela destruirla y el macedonio para defenderla y conso-
Las bajas fueron importantes por ambos bandos,su- lidarla.Al mismo tiempo organizó una flota de 200
friéndose unas 18,000 por parte persa y unas 6,000 navíos para cercar a la isla también por mar. Por
por la griega.Pero las consecuencias políticas y mili- fin concluyó la construcción del espigón al tiempo
tares fueron aún más trascendentales.Darío no tuvo que montaba torres de asedio sobre trirremes, de

Alejandro, el fundador de ciudades

S
egún Plutarco, Alejandro fundó en centros de poder reli-
sesenta ciudades a lo largo gioso, que se veía realzado
de sus conquistas, siempre en por la grandiosidad de
puntos estratégicos. El motivo la arquitectura, donde la
era que la urbe era el factor que podía cultura griega se fundió
vertebrar el nuevo territorio conquistado. con las aportaciones orien-
Era la sede del poder político y mili- tales, dando lugar a uno
tar, nudo de comunicaciones y centro de los elementos clave del Situada en el sur de Turquía, Alejandreta
económico. Además funcionaba como llamado helenismo. (Iskenderun en turco) fue fundada por Alejandro
Magno como punto de control de las Puertas de Siria.
la base de las estructuras del Estado per- Muestra de megaloma-
manente que trató de implantar y que nía. Una ciudad majes-
seguía el modelo griego de civilización, tuosa era un reflejo del nuevo poder, del sus ansias de perpetuidad y su carácter
en contraste con el mundo mucho más nuevo sistema político y administrativo, y divino, rasgos megalómanos que con
rural sobre el que estaba concebido el por tanto expresión plástica de la autori- el tiempo fueron acentuándose en su
Imperio persa. Además, las ciudades dad y prestigio del soberano que ordenó personalidad, pues hay que recordar que
FOTO: GETTY IMAGES

eran el marco perfecto para edificar su construcción. Además, con la funda- bautizó con su nombre a una veintena de
grandes templos y convertirlas, por ello, ción de ciudades Alejandro se aseguraba esas nuevas ciudades.

muyinteresante.com.mx 71
MUY INTERESANTE
ALEJANDRO MAGNO

modo que los arietes y las catapultas comenzaron Control sobre Egipto
a actuar tanto desde tierra firme como desde el Muchos son los historiadores que consideran la
agua, aunque no por ello los tirios cejaron en su expedición al país del Nilo como un error militar.
acérrima defensa. Tras la toma de Tiro y Gaza, Egipto, que era una pro-
vincia alejada del Imperio persa, ya había escapado,
Fin del poder marítimo persa de hecho, a su control y su sátrapa era una figura
Al final sus defensas cayeron y comenzó la masa- sin autoridad, por lo que nadie se resistió al con-
cre, siendo respetada únicamente la vida de los que quistador, quien fue proclamado por la población
se habían refugiado en los templos. La represión como liberador y nuevo faraón. La explicación cabe
fue total para demostrar el destino que esperaba a buscarla en sus ansias de prestigio y poder. Sabía
quien se resistiera a los conquistadores y así evitar que en el oasis egipcio de Siwa –cerca de la fronte-
que otra ciudad pudiera retrasar su avance como lo ra con la actual Libia– sería elevado a la divinidad
hizo Tiro. Con la conquista de la ciudad marítima se por el gran sacerdote de Amón. También que con
acabó con el poderío persa en el mar y se conjuró el control de Egipto se aseguraba el enorme sumi-
para siempre la posibilidad de que Darío pudiera nistro de alimentos que producía el delta del Nilo,
atacar ningún territorio griego europeo y cortar las en donde en uno de sus ramales fundó la ciudad
líneas de abastecimiento del ejército de Alejandro. de Alejandría en el año 331 a. C. Mientras tanto sus
Cientos de naves persas, tripuladas por griegos jó- hombres de confianza que había dejado en la costa
nicos, desertaron al bando griego, y otras tantas hu- sirio-palestina y Anatolia, reorganizaban el territo-
yeron a Cartago y a otros puntos del Mediterráneo, rio, al tiempo que aseguraban la logística que debía
con lo que su poder naval se desintegró. permitir la definitiva campaña hacia Mesopotamia
El siguiente obstáculo fue Gaza. La ciudad estaba y el interior de Asia. Pero el desvío hacia Egipto pudo
sobre una colina rodeada de murallas y para acceder haber tenido fatales consecuencias, pues podía
a ella había que superar pendientes que hacían in- haber dado tiempo a Darío III a reorganizarse y a
viable el empleo de máquinas de asedio. Por tanto, se atacar la retaguardia macedonia. Por suerte para
tuvieron que construir terraplenes que nivelaran el Alejandro, los persas, sumidos en la división inter-
terreno de forma que se pudo emplear la maquinaria na, eran incapaces de contraatacar y sólo pensaban
utilizada en Tiro y trasportada por mar hasta Gaza. en cómo resistir la inminente invasión.
Tras dos meses de duro asedio, y en el que Alejandro En la primavera del 331 a. C., ya divinizado y en
volvió a ser herido, Gaza cayó a finales del 332 a. C. la cumbre de su prestigio, partió de Egipto, regresó
y, tras volver a perpetrar una nueva matanza de sus sobre sus pasos, descansó unos días en Tiro, donde
habitantes como escarmiento, el camino a Egipto se reforzó con hombres y bagajes, y partió hacia el
quedó abierto, a donde llegó en pocas semanas. este hasta cruzar el Éufrates.
Sus fuerzas sumaban unos 47,000 hombres, to-
Con Gaugamela, el Imperio aqueménida dos de excelente calidad, destacando 7,000 jinetes
se desvaneció y su último rey, Darío, se y sus falanges macedonias. En sus filas se mezcla-
convirtió en un fugitivo. ban macedonios, tracios, cretenses y griegos de
distintas zonas y ciudades, pero todos
férreamente unidos bajo el liderazgo de
su comandante. Darío decidió esperar-
lo con un nuevo ejército en la llanura de
Gaugamela, cerca de la actual Mosul,
en las orillas del río Tigris, que había
incluso allanado y desbrozado prepa-
rándolas para facilitar la maniobrabi-
lidad de su caballería.

Persia lanza su caballería


Sus efectivos han sido muy exagerados
por los clásicos, pero apenas doblarían
los de Alejandro. A diferencia de los ata-
cantes, su infantería era muy poco com-
bativa por su excesiva heterogeneidad
y falta de adiestramiento (había desde
FOTO: GETTY IMAGES

Toque exótico en la contienda. En la llanura de Gaugamela, las


disciplinadas falanges macedonias fueron capaces de contener a la
bactrianos hasta indios pasando por es-
numerosa caballería persa, acompañada por 20 elefantes (en la ilustración) citas y armenios), a excepción de unos
llegados de la India y doscientos carros con hoces afiladas en las ruedas.
4,000 mercenarios griegos y sus 10,000

72 muyinteresante.com.mx
El ejército de Alejandro

E
l núcleo de su máquina de guerra la caballería, los hipaspistas (portadores
eran sus compactas falanges, de de escudo), cuya arma principal era una
hasta 16 filas de profundidad, lanza de dos metros y medio, siendo uno
cuyo armamento más llamativo de sus regimientos la guardia personal
era una larga lanza, la sarisa, de unos seis de a pie de Alejandro, los agêma. Aparte
metros de longitud. En formación de com- estaban las fuerzas auxiliares, tanto de
bate eran como un inmenso erizo impe- caballería ligera como de infantería, des-
netrable, capaces de maniobrar ágilmente tacando los arqueros cretenses, así como
con letal disciplina. En combinación con miles de mercenarios que actuaban como
esta infantería actuaba la caballería pesa- fuerzas de reserva o refuerzo. Todo ello
da, los hetairoí o compañeros, siendo uno formaba una organización militar flexible
de sus escuadrones la guardia personal capaz de combinarse en la batalla según
Además de portar escudo, los
de Alejandro. La táctica consistía en que la sus especialidades, y de vencer a pesar de hipaspistas empleaban como arma
caballería rompiera la formación enemiga ser inferiores numéricamente. principal la lanza. La ilustración repre-
senta a ese tipo de soldado macedonio.
con sus cargas, tras envolverlas por los El apoyo de artefactos pesados.
flancos y la retaguardia, para empujar- Mención especial merecen sus comple- especialistas artesanos, que permitieron
las contra las picas de las falanges. Era jas máquinas de asedio, como torres de la toma de Tiro, Gaza y otras ciudades
también elemento imprescindible una asalto y pesados arietes, diseñadas por fortificadas, lo que supuso un hito en la
infantería más ligera que colaboraba con ingenieros y construidas por cientos de historia de las guerras de asedio.

Inmortales, estando su verdadero poder en su en-


trenada caballería de unos 30,000 jinetes, muy su-
perior numéricamente a la macedonia. Como toque
exótico, aunque muy poco efectivo contra los adies-
trados griegos, también contaba con unos 200 carros
falcados y unos 20 elefantes traídos de la India. El
decisivo choque se produciría el 1 de octubre.
La táctica persa se basaba en aprovechar la su-
perioridad de su caballería, a la que situó en van-
guardia con la misión de asumir el protagonismo.
Debía lanzarse por las alas y envolver al enemigo
tras destrozar sus flancos; una vez conseguido, las
falanges macedonias, por muy efectivas que fue-
sen, acabarían siendo arrolladas.
Alejandro lo contrarrestó atacando en oblicuo, re-
trasando su ala izquierda para dificultar el envolvi-
miento enemigo. Su plan era entretener el ataque de
FOTOS: MUSEUM KUNSTPALAST/ GOOGLE CULTURAL INSTITUTE; JOHNNY SHUMATE/ ANCIENT HISTORY ENCYCLOPEDIA

la caballería persa mientras él, en el momento opor-


tuno, atacaría con lo más selecto de sus hombres, hombres habían logrado poner en serios apuros al Una muestra de
humanidad. Tras la
su caballería pesada (los hetairoí o “compañeros”) ala izquierda griega, así como alcanzar sus carros batalla de Gaugamela,
y sus falanges macedonias, contra el centro persa de bagajes que saquearon durante unos minutos, el rey persa derrotado,
Darío III, emprendió
donde estaba resguardado Darío. La ofensiva de los lo que obligó a Alejandro a enviar urgente socorro su huida hasta que los
jinetes aqueménidas fue contenida con dificultad, y detener la persecución del rey persa. Al final, la sátrapas insurgentes lo
apuñalaron en 330 a. C.
aunque la de los carros y elefantes fracasó por com- mitad del ejército vencido cayó muerto,herido o pri- Alejandro lo encontró
pleto ante las disciplinadas falanges. Los combates sionero, mientras que los griegos apenas sufrieron muerto y se cuenta que
lloró y lo tapó con su
más intensos acabaron librándose en el ala derecha unas 5,000 bajas entre muertos y heridos. manto. Arriba, el cuadro
griega, hacia donde avanzó buena parte del centro Con Gaugamela el Imperio aqueménida se des- recrea ese último
encuentro.
persa para apoyar el ataque. Pero eso supuso que moronó. Darío se convirtió en un fugitivo que trató
se abriera un hueco en las filas centrales persas, desesperada e infructuosamente de buscar nue-
lo que aprovechó Alejandro para lanzarse con sus vas tropas, pero cada vez más abandonado fue ase-
compañeros y lo más granado de sus fuerzas, lo- sinado por los propios sátrapas de las provincias
grando superioridad en ese punto concreto que era orientales, en julio del año 330 a. C., con la espe-
donde estaba Darío. Viendo lo que se venía enci- ranza de que Alejandro los mantuviera en el poder,
ma emprendió la huida abandonando a su ejército, cosa que no lograron. De hecho, el conquistador ya
con lo que la moral se hundió, a pesar de que sus era el nuevo rey de Persia.

muyinteresante.com.mx 73