Está en la página 1de 3

CURSO:

DERECHO CORPORATIVO

PROFESOR
BULNES TELLO, MANUEL JESUS FERNANDO

ESTUDIANTE:
CÉSPEDES VERONA, Luisa Virginia

TEMA:
Las MYPES

CICLO:
IV

Chiclayo, 01 de setiembre del 2018


CONCLUSIÓN
RÉGIMEN LEGAL DE LAS MYPES: ¿ACIERTO O FALLA?
Mario Pasco Cosmópolis Vs. Javier Neves Mujica

En el siguiente artículo, se aborda un tema relevante para la sociedad peruana como


es las MYPES los cuales cumplen un rol muy importante para nuestro país, ya que
generan gran cantidad de empleos a nivel nacional. En el Decreto Legislativo 1086, en
el cual se hace referencia a la creación de un nuevo régimen laboral dirigido a las
Micro y Pequeñas Empresas (MYPES) y que tiene como único fin promover tanto el
desarrollo como la formalización se consideran 2 posiciones:

Considerando la posición sostenida por el Dr. Mario Pasco Cosmópolis, ex – Ministro de


Trabajo y Promoción del Empleo, quién afirma que las “MYPES” son quiénes
constituyen la mayoría de empresas en nuestro país y en donde se concentran más las
oportunidades de empleo. Pasco detalla que se debe de ver cuidadosamente esta
situación, ya que existen y existirán diferencias en cuanto en las legislaciones dadas,
ya que es imposible que se implemente el régimen general en la micro y pequeña
empresa, que empuja a los empresarios de estas a la informalidad dejando en peligro
al trabajador; Ya que los costos que se presentaban para la formalización de las
empresas son más elevados y demoraban mucho tiempo, además que su productividad
que presentaban son bajas, de esto la solución más clara es ver un enfoque más preciso
para poder así lograr que las micro y pequeñas empresas puedan aumentar su
productividad para que ellos tengan un contacto más preciso asumiendo un
compromiso más estable con el estado. la manera adecuada de abordar el tema, es
compensar las diferencias, que se pueda dar una negociación colectiva; las Mypes no
es netamente económico, sino que conforma parte de un problema social.

De acuerdo a la exposición de Javier Neves Mujica ex – Ministro de Trabajo y


Promoción del Empleo, quién expresa sus opiniones con respecto a los cambios que ha
generado el convertir en permanente el régimen especial y ampliarlo a las pequeñas
empresas se puede concluir que presenta diversas objeciones con respecto al régimen
laboral especial para la MYPE, se dice que depende del poder Ejecutivo la decisión de
aprobar o no esta norma, teniendo en cuenta que al aceptarla traería consigo diversos
daños. Existe también el riesgo que el tamaño de la empresa tienda a ampliarse
desmedidamente, desnaturalizando el régimen especial. Al convertirse permanente
existiría un trato desigual e injustificado, generando estímulos negativos de
crecimiento, es decir no es factible para los demás; sin embargo, se sabe que el régimen
MYPES será declara inconstitucional. En comparación, antes el régimen laboral
especial abarcaba solo a las microempresas y hoy en día comprende a pequeñas
empresas; se afirma que el nivel de producto por trabajador es tres veces mayor que el
de las microempresas, pero debido a ello existen ventajas y desventajas como, por
ejemplo, que los empresarios infractores son premiados y los cumplidores son
castigados con permanecer en el régimen general. Por ello, existe cierta ley que
pretende evitar que empresas formales cesen por diversas vías a sus trabajadores
actuales y así recontraten sujetos al nuevo régimen especial. De igual manera, hace
alusión a la Ley 28015 la cual fracasó por introducir un régimen temporal. Donde los
microempresarios analizando las ventajas y desventajas decidieron no formalizarse.
Además, indica que la microempresa puede constituir un escalón de acceso para
brindar un trabajo decente, motivo por el cual es necesario procurarle un régimen que
le permita desarrollarse, mediante una negociación colectiva que permita obtener
mejores beneficios a los trabajadores, teniendo en cuenta las posibilidades reales de
cada empresa para asumir su costo, sin la generalidad ciega de la ley.

Mi posición respecto a las MYPES es que las micro y pequeñas empresas cuenten con
más apoyo del estado más allá de rebajarles los costos, que el estado los ayude a
aumentar su productividad permitiéndoles nuevos puntos de comercialización,
innovación más avanzada, tecnología de punta y así haya más formalización ya que
las Mypes se sentirán más confiadas, así como el régimen debe ser permanente para
que dé resultados eficientes, ya que si el régimen es temporal no servirá de nada el
cambio, hay que tener en cuenta que el futuro del Perú está en la pequeña empresa, no
en la micro ni en la grande. La microempresa tiene todos los atributos para generar
empleo, pagar remuneraciones razonables, reconocer los derechos, negociar con los
sindicatos, y, en fin, constituir el escalón de acceso a ese deseo que es el trabajo decente.
Hay que procurarle en consecuencia un régimen que no la asfixie ni la aniquile, sino
que le permita crecer y desarrollarse.