Está en la página 1de 4

Narrativa de no ficción Por Franco Motta

Nacen en EEUU en la década del 60. Es una nueva manera de hacer periodismo en
la que realidad y ficción se transforman fusionándose en un armonioso discurso. Deja
de lado la neutralidad y objetividad clásica del periódico. Y tiene como rasgo propio su
compromiso y subjetividad.

El relato construido no se puede presentar como reflejo exacto de lo real, sino más
bien como una nueva realidad con leyes propias.

1957: Rodolfo Walsh escribe “Operación Masacre” en argentina, dando el puntapié


inicial al género.

1965: La novela “A sangra fría” (Truman Capote), da origen al género en EEUU. El


escritor hizo una gran investigación, entrevistó a los convictos, etc., reuniendo
suficiente información para escribir combinando periodismo y literatura.

Se la llamó Nuevo Periodismo, y permitió el surgimiento de un nuevo género literario:


la no ficción. Utilizó recursos literarios para narrar sucesos reales, pero siempre
manteniendo como base investigaciones periodísticas serias.

Para Ana María Amar Sánchez el género de no ficción se caracteriza por dos
imposibilidades: la mostrarse como ficción (dado que los hechos ocurrieron) y la de
presentarse como un espejo fiel de los acontecimientos (dado que el autor y el propio
lenguaje recortan, organizan y ficcionalizan los sucesos).

El género, está compuesto por elementos fácticos y ficcionales y es importante que


entre ellos se desarrolle un perfecto equilibrio. En caso de uno de los dos sea mayor,
el texto terminará de inclinarse para la categoría fáctica o ficcional.

Además, el género de no ficción abre paso a un periodismo que podía ser leído igual
que una novela. Mediante el, se puede escribir sobre acontecimientos fácticos con
una gran carga de realismo empleando técnicas propias de la narrativa.

También el hecho de que los acontecimientos sean retratados en un libro le otorga a


estos un carácter de perdurabilidad, contrario al rasgo efímero y al destino de olvido
que caracteriza a las informaciones periodísticas.

Manteniendo la relación con el periodismo, la novela no ficcional tiene como pilar


fundamental el uso de material documental (reportajes, informes y actas) que debe
ser respetado y que no puede ser modificado por exigencias del relato.

En “Operación Masacre”, Walsh (que realiza una exhaustiva recopilación de informes


(oficiales y no oficiales) y un profundo análisis de variada documentación y entrevistas
a testigos,) presenta una búsqueda de la verdad de los hechos dividiendo el relato en
3 capítulos: “Las Personas”, “Los Hechos” y “La Evidencia”. A lo largo de estos,
realiza constantemente una fusión entre periodismo y literatura.

El relato muestra y sostiene el vínculo que mantienen verdad y sujeto; la verdad es la


verdad de los sujetos (el autor y sus testigos) que construyen una nueva versión. La
descripción de los acontecimientos ya no depende de lo real, sino de las
enunciaciones de los sujetos, que siempre mantendrán una postura y también una
elección histórica.

A su vez, la subjetividad del autor no termina en la presentación explicita de la


investigación o en “manipulación” de los documentos y testimonios. Adopta una
postura (explícita o implícita) definitivamente no neutral ante los sucesos y su
escritura no dudará en caer en reflexiones y/o acusaciones.

La novela no ficcional presenta al escritor como una persona ética, que observa la
realidad y la comunica; no como un agente de difusión neutral, sino como una voz que
piensa la realidad, que la entiende, que opina y se emociona con ésta.

La politización característica del género no ficcional (tanto la realizada con el material


documental como las subjetividades expresadas por el autor) produce una de las
diferencias más importantes con respecto al periodismo clásico y al discurso histórico.

La no ficción, el discurso histórico y el periodismo clásico mantienen entre sí un


vínculo estrecho por ser géneros que priorizan la búsqueda de la verdad. Pero el
primero de estos géneros se distancia de los restantes por su manera de concebir la
verdad, para este la misma consiste en una construcción producida por los sujetos.
Por su parte los otros dos géneros creen poder dar cuenta objetivamente de ella
porque es externa al discurso e independiente de toda perspectiva.

Hayden White plantea una teoría en la que afirma que los acontecimientos no hablan
por sí mismos, sino que son los hombres quienes hablan de ellos. Al hacerlo lo
realizan a manera de relato, lo cual implica que todo aquel que pretenda reproducir un
suceso (real o no) lo hará narrándolo y, por lo tanto, sometiéndolo a las técnicas y
formas discursivas que aplica todo escritor (ya sea de textos de ficción o no
ficcionales, como de historia o periodísticos).

Ana María Amar Sánchez especifica que los discursos no-ficcionales tienen dos
particularidades comunes que muestran su peculiar condición narrativa; a)
subjetivización e b) interdependencia formal. Estos son dos modos particulares que
definen a la construcción no-ficcional.

a) Subjetivización de las figuras provenientes de lo real que pasan a constituirse


en personajes y narradores.
Esta construye una narración y lleva a primer plano a los personajes. Esta
subjetivización los sitúa en el ámbito narrativo pero siguen perteneciendo al mundo de
lo real; aquí es donde se genera la verdadera fusión, donde no se restringe
únicamente a los personajes, también abarca los hechos que relata.

Periodismo e historia  generalizan


no ficción  se enfoca en los detalles

b) Interdependencia formal en el sentido de que se hace notar la presencia de


procedimientos compartidos con los otros escritos realizados por el autor.
El tipo de relación intertextual que se teje lo aproxima a otros géneros creando
distancias y relaciones con los relatos no-ficcionales y ficcionales de distintos autores.

La no ficción pamela coco


Las narrativas pueden ser artificiales o naturales:

Narrativa Natural: Los eventos son presentados como “verdaderos”. Son relatos
apegados a la “verdad”. El objetivo es el contenido elegido en el marco del
conocimiento práctico del receptor.

Narrativa Artificial: son las realidades posibles dentro de la ficción, no está apegada
a la “verdad” de los hechos exteriores. En la narrativa artificial no se descarta la
posibilidad de información, pero no es el propósito primordial.

Antecedentes
Los antecedentes directos de la narrativa de no-ficción y del nuevo periodismo:
– Las crónicas modernistas escritas por José Martí, Rubén Darío, entre otros
– Las aguafuertes porteñas de Roberto Arlt.

En su momento fueron rupturas con el orden establecido (ya sea literario o


periodístico) Tenemos que tener en cuenta que estos casos son productos de
búsquedas de cambio por parte de periodistas/escritores que se sentían agobiados
por los cánones tradicionales.

En la narrativa de no-ficción se producen tensiones de elementos de distinta


procedencia. Por un lado la verdad, conocida por el lector, sabiendo cómo ocurrieron
los hechos. Desde el otro lado los elementos ficcionales que permiten narrativizar el
relato. Utilizar los elementos que la literatura produce en su universo.
Personificaciones, descripciones, utilizaciones de metáforas y otros son los elementos
que utiliza la no-ficción...

Casi siempre este género es utilizado para desarrollar ampliamente lo que la


información oficial ignora, no desarrolla, cubriéndolos con mantos de silencio.
El acontecimiento es igual siempre, no se modifica, lo que sucede es que depende
desde donde se relata ese hecho específico, desde donde se enuncia y quien lo
cuenta es lo que ficcionaliza.

El género trabaja con dos tareas interrelacionadas: la expansión del relato y la


concentración del detalle. Se focaliza en pequeños episodios de lo cotidiano. El
relato testimonial trabaja enfocando muy de cerca fragmentos, personajes,
narradores, momentos claves y provocando esa narrativización que establece el
puente entre lo real y lo textual.

La construcción esa narrativa tiene dos modos específicos que la definen:


• La subjetivización de las figuras provenientes de lo real que pasan a
constituirse en personajes y narradores. Esto es lo que venimos desarrollando
mediante la enumeración de los mecanismos y procedimientos narrativos.
• La interdependencia formal entre los textos de no-ficción y otras producciones
del autor.
El relato de no-ficción se denomina mas correctamente relato testimonial, como forma
de poner desde su nombre las características diferenciadoras. También la elección
del nombre y de la forma de trabajo es tomar una postura frente a la institución
literaria y periodística, se produce una toma de posición a partir de lo establecido,
adhiriendo o rechazando esa institución. Nuestro género cuestiona constantemente
las dos instituciones proponiendo una postura estética y política diferente de la
establecida.

Gracias al libro de Truman capote, nace el periodismo de investigación y denuncia.


La prensa underground, que atendía las necesidades de los marginados del sistema
que la prensa convencional ignoraba, crearon un nuevo movimiento en el periodismo.

Los periodistas se convirtieron en actores sociales que participaban de los


mismos hechos que narraban y comenzaron a aplicar en su trabajo las técnicas
y procedimientos de la ficción.

El nuevo periodismo fue adoptado por la mayoría de los periódicos underground en


aquella época, por grandes escritores, por algunos periodistas y medios tradicionales
que poco a poco se fueron abriendo a estas nuevas posibilidades.

Características de la no ficción

El nuevo periodismo creó una serie de procedimientos estilísticos relacionados con la


línea narrativa, los diálogos y los detalles ambientales, los cuales se resumen en lo
siguiente:
a) Punto de vista en la tercera persona: el autor desaparece del texto para dejar
hablar sólo al protagonista, para dar la sensación de estar metido en su piel y
experimentar lo mismo que él.
b) Construcción escena-por-escena: Reconstruir el escenario y describir las
acciones y personajes; contar la historia saltando de una escena a otra y recurrir lo
menos posible a la mera narración histórica.
c) Diálogo realista: Reproducir textualmente las palabras del personaje, con el fin de
retratarlos mejor
d) Descripción significativa: detalles simbólicos que puedan existir en el interior de
una escena, simbólicos del estatus de vida de las personas.
e) Caracterización compuesta: Utilizar un personaje ficticio como prototipo de una
serie de personajes reales. Es un recurso útil cuando el autor quiere preservar la
verdadera identidad de las personas involucradas
f) Nuevo lenguaje periodístico: desiste de crear una apariencia de orden y
seguridad para sumergirse en una percepción personal, emotiva y caótica.
g) Metaperiodismo: El nuevo periodismo habla con frecuencia de su propia
elaboración, con el fin de disipar las dudas acerca de la veracidad o credibilidad
h) Imágenes: El nuevo periodismo utiliza la fuerza de la imagen, el impacto visual,
para crear un acercamiento emocional, casi instintivo, más que intelectual, a un
mundo cada vez más complejo.

El nuevo periodismo buscaba traspasar los límites convencionales del


periodismo. Por primera vez, se pretendía mostrar en la prensa algo que hasta
entonces sólo se encontraba en las novelas o cuentos: la vida íntima o emocional de
los personajes. Era un periodismo involucrado, inteligente, emotivo y personal.