Está en la página 1de 4

Movimientos de la Tierra

La Tierra está sometida a movimientos de diversa índole. Los principales movimientos de


la Tierra se definen con referencia al Sol y
son: rotación, traslación, precesión, nutación y bamboleo de Chandler.

Es un movimiento que efectúa la Tierra girando sobre el eje terrestre, que corta a la
superficie en dos puntos llamados polos. Este giro es de oeste a este, o sea que para un
observador situado en el espacio sobre el polo norte terrestre, este movimiento
es levógiro (contrario al de las manecillas del reloj). Una vuelta completa, tomando como
referencia a las estrellas, dura 23 horas con 56 minutos 4,1 segundos y se denomina día
sidéreo. Si tomamos como referencia al Sol, el mismo meridiano pasa frente a nuestra
estrella cada 24 horas, llamado día solar. Los aproximadamente 3 minutos y 56 segundos
de diferencia se deben a que en ese plazo de tiempo la Tierra ha avanzado en su órbita y
debe girar algo más que un día sideral para completar un día solar.
La primera referencia tomada por el hombre fue el Sol, cuyo movimiento aparente,
originado en la rotación de la Tierra, determina el día y la noche, dando la impresión que el
cielo gira alrededor del planeta. En el uso coloquial del lenguaje se utiliza la
palabra día para designar el período que en astronomía se llama día solar, y se
corresponde con el tiempo solar.
Es el movimiento por el cual el planeta Tierra gira en una órbita elíptica alrededor
del Sol en 365 días y algo menos de 6 horas. Para un observador situado en el espacio
sobre el polo norte terrestre, este movimiento también es levógiro (contrario al de las
manecillas del reloj), y lógicamente, visto desde polo sur terrestre, este movimiento
es dextrógiro (como el de las manecillas del reloj). Como el calendario registra 365 días
enteros, el comienzo de cada año se va adelantando, lo que se compensa
aproximadamente (ya que no tiene en cuenta la precesión equinoccial. Ver más adelante)
haciendo que uno de cada algo más de cuatro años, al que se denomina año bisiesto,
tenga 366 días. La causa del movimiento de traslación es la acción de la gravedad, y
origina una serie de cambios que, al igual que el día, permiten la medición del tiempo.
Tomando como referencia el Sol, resulta lo que se denomina año tropical, lapso necesario
para que se repitan las estaciones del año. Dura 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45
segundos. El movimiento que describe es una trayectoria elíptica de 930 millones de
kilómetros, a una distancia media del Sol de prácticamente 150 millones de kilómetros,
1 ua (unidad astronómica: 149 597 871 km) u 8,317 minutos luz. De esto se deduce que la
Tierra se desplaza por su órbita a una velocidad media de 106 200 km/h (29,5 km/s).
Ley de gravitación universal
La ley de gravitación universal es una ley física clásica que describe la interacción
gravitatoria entre distintos cuerpos con masa. Fue formulada por Isaac Newton en su
libro Philosophiae Naturalis Principia Mathematica, publicado en 1687, donde establece
por primera vez una relación proporcional (deducida empíricamente de la observación) de
la fuerza con que se atraen dos objetos con masa. Así, Newton dedujo que la fuerza con
que se atraen dos cuerpos tenía que ser proporcional al producto de sus masas dividido
por la distancia entre ellos al cuadrado. Para grandes distancias de separación entre
cuerpos se observa que dicha fuerza actúa de manera muy aproximada como si toda la
masa de cada uno de los cuerpos estuviese concentrada únicamente en su centro de
gravedad, es decir, es como si dichos objetos fuesen únicamente un punto, lo cual permite
reducir enormemente la complejidad de las interacciones entre cuerpos complejos.
Así, con todo esto resulta que la ley de la gravitación universal predice que la fuerza
ejercida entre dos cuerpos de masas y separados una distancia es igual al producto de
sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia, es decir:

Leyes de Kepler
Las leyes de Kepler fueron enunciadas por Johannes Kepler para describir
matemáticamente el movimiento de los planetas en sus órbitas alrededor del Sol.12 Aunque
él no las describió así, en la actualidad se enuncian como sigue:
Primera ley (1609)
Todos los planetas se desplazan alrededor del Sol describiendo órbitas elípticas. El
Sol se encuentra en uno de los focos de la elipse.
Segunda ley (1609)
El radio vector que une un planeta y el Sol recorre áreas iguales en tiempos
iguales.
La ley de las áreas es equivalente a la constancia del momento angular, es decir,
cuando el planeta está más alejado del Sol (afelio) su velocidad es menor que
cuando está más cercano al Sol (perihelio).
Leyes de Newton
Las leyes de Newton, también conocidas como leyes del movimiento de Newton,1 son
tres principios a partir de los cuales se explican una gran parte de los problemas
planteados en mecánica clásica, en particular aquellos relativos al movimiento de los
cuerpos, que revolucionaron los conceptos básicos de la física y el movimiento de los
cuerpos en el universo. En concreto, la relevancia de estas leyes radica en dos aspectos:
por un lado constituyen, junto con la transformación de Galileo, la base de la mecánica
clásica, y por otro, al combinar estas leyes con la ley de la gravitación universal, se pueden
deducir y explicar las leyes de Kepler sobre el movimiento planetario. Así, las leyes de
Newton permiten explicar, por ejemplo, tanto el movimiento de los astros como
los movimientos de los proyectiles artificiales creados por el ser humano y toda la
mecánica de funcionamiento de las máquinas. Su formulación matemática fue publicada
por Isaac Newton en 1687 en su obra Philosophiæ naturalis principia mathematica.nota 1
La dinámica de Newton, también llamada dinámica clásica, solo se cumple en los sistemas
de referencia inerciales (que se mueven a velocidad constante; la Tierra, aunque gire y
rote, se trata como tal a efectos de muchos experimentos prácticos). Solo es aplicable a
cuerpos cuya velocidad dista considerablemente de la velocidad de la luz; cuando la
velocidad del cuerpo se va aproximando a los 300 000 km/s (lo que ocurriría en
los sistemas de referencia no-inerciales) aparecen una serie de fenómenos denominados
efectos relativistas. El estudio de estos efectos (contracción de la longitud, por ejemplo)
corresponde a la teoría de la relatividad especial, enunciada por Albert Einstein en 1905.

Movimiento de los planetas


Durante muchos años, la gente creyó que La tierra era el centro del universo, que la tierra no
se movía y que los planetas, el Sun, la Luna, y las estrellas se movían en esferas alrededor de
la Tierra. Astrónomos tales como, Copérnico y Galileo sugirieron que un Sol era el centro del
Sistema Solar, lo cual ofrecía una mejor manera de entender los movimientos de estos objetos
en el cielo. Pero las personas no estaban listas para aceptar que la tierra no era el centro del
universo.

Johannes Kepler estudió a los planetas y el trabajo de su profesor, Tycho Brahe, y probó que esta
teoría podría explicar los movimientos de planetas. Su trabajo revolucionó a la astronomía.

De sus observaciones, Kepler formuló tres leyes de óbitas ploanetarias que describen cómo los
planetas se mueven en sus órbitas alrededor del Sol. Kepler derivó estas leyes, pero no comprendió
por qué los planetas se ven forzados a moverse de esta manera. No se había descubierto la
gravedad hasta que Sir Isaac Newton, quién en ese entonces podía demostrar que las leyes de
Kepler son simplemente una consecuencia de la fuerza de la gravedad entre el Sol y los planetas.