Está en la página 1de 2

Pa que se acabe la vaina

todos los males que han aquejado a este país son: la violencia, la corrupción, la
discriminación y, en general, la falta de oportunidades que enfrentan todos los
colombianos. Esta nación depende de que pensemos nuestra historia, de esa
historia que no nos cuentan en los colegios, la verdadera historia.

Es necesario darnos cuenta de la cultural que tenían nuestros indígenas; darnos


cuenta de que la independencia conquistada por Simón Bolívar fue un gran avance,
pero privilegió principalmente a la población blanca e ilustrada del país, y dejo de
lado a los indígenas, a los afrodescendientes; ser conscientes de que nuestros
gobernantes, pertenecientes a las clases altas, nunca se han preocupado por
buscar un orden social igualitario, que permita crear una identidad nacional, lejos de
eso se han empeñado en admirar e imitar las economías de otros países, con
resultados nada afortunados.

Hay diferentes puntos históricos colombianos como lo es: la masacre de las


bananeras, el asesinato de Gaitán, el Frente Nacional, los carteles del narcotráfico
de los años 80. También analiza el periodo de gobierno de varios mandatarios de
la nación y su influjo en la sociedad colombiana contemporánea.

Es necesario amar nuestro país y luchar por hacerlo habitable e intentar, en nuestro
trato diario con las personas, revivir valores perdidos como la confianza, la
amabilidad, la tolerancia. Así mismo revivir esos ideales frustrados: la libertad, la
igualdad y la fraternidad.
Esta bonita frase es de John F Kennedy "No se pregunten lo que su país puede hacer
por ustedes, pregúntense lo que ustedes pueden hacer por su país".

Cada colombiano tiene que decir la verdad, cuando aprendamos hacer o decir la
verdad aprenderemos otra vez a polemizar sin matarnos.

La violencia es a veces patrocinada o aceptada por el propio estado, ya que ellos


se dan cuenta del maltrato que está viviendo ese ser humano y no son capases de
encarcelarlos y mucho menos de cogerlos o darles una sentencia fuerte.

"Es imposible dejar de pasar la importancia de la lealtad, del amor por el territorio,
del los ciudadanos, de la solidaridad, de la confianza, de la responsabilidad, de la
conciencia de sentirse aceptado.

Por eso también son hechos políticos fundamentales el afecto, el orgullo, la


dignidad, el respeto, la compasión, la memoria compartida, el amor que se convierte
en generosidad, en confianza y en convivencia."

Uno de los grandes problemas que tenemos los colombianos es que somos muy
individualistas, ejemplo: el conservador y el liberal, ellos los dos no se pueden tocar,
ni mirar ni mucho menos estar cerca, ya que si esto pasa no va a ver un saludo
normal como lo debe ser, si no puede haber un saludo hipócrita, una discusión o
algo peor una pelea.
Nosotros los colombianos tenemos que mirar más allá de lo que tenemos y pensar
si estamos actuando de la mejor manera o de la peor manera, hay colombianos que
son respetuosos pero por ser asi el otro nos puede responder con una piedra en la
mano. Es allí donde nos damos cuenta que es malo si uno es bien y es malo si uno
es mal.