Está en la página 1de 7

EL MODELO BIOLÓGICO

La perspectiva biológica asume como


principio fundamental que el
trastorno mental es una enfermedad.
Así, las alteraciones psicopatológicas
se producen porque existen
anormalidades biológicas
subyacentes. El tratamiento deberá
corregir esas anormalidades
orgánicas.
En psicopatología siempre se ha
considerado a Hipócrates como el
predecesor del enfoque médico en
una extrapolación del modelo
kraepeliniano. Una variedad de
circunstancias se dieron cita en el
siglo XIX que realzaron el estatus del
modelo biológico, como la difusión
de la teoría de Kraepelin. En el siglo
XX, el modelo biomédico mantiene
su influencia y se consolida a partir
de los 50, cuando se comienzan a
sintetizar y utilizar distintas clases de
drogas psicotrópicas que mostraron
su eficacia en distintos trastornos
mentales.
 Bases biológicas de la conducta
anormal
Se presupone que la alteración del
cerebro es la causa primaria de la
conducta anormal o de la
anormalidad mental. Los trastornos
mentales estarían relacionados con
las alteraciones celulares del cerebro.
Las alteraciones pueden ser
anatómicas (el tamaño o la forma de
regiones cerebrales puede ser
anormal) o bioquímicas (alteración
de elementos bioquímicos por exceso
o defecto). A su vez, esas
alteraciones pueden ser consecuencia
de factores genéticos, metabólicos,
infecciosos, alérgicos, tumorales,
cardiovasculares, traumáticos…
Bus, distingue hasta tres tipos de
enfermedad (de acuerdo a las causas
del trastorno):
- Enfermedad infecciosa. Un
microorganismo (virus) ataca a un
órgano o a un sistema orgánico.
- Enfermedad sistémica. Mal
funcionamiento de alguna
estructura o sistema orgánico.
- Enfermedad traumática. Puede ser
algún tipo de golpe o secuelas de
algún tóxico.
A partir de los 50 se intensificó el
interés por aplicar el modelo
sistémico de enfermedad a la
conducta anormal. La concepción
sistémica se vio reforzada por el
descubrimiento de sustancias
neurotransmisoras y fármacos
psicoactivos, considerándose desde
entonces que algunas formas de
conducta anormal podían deberse a
desequilibrios del SN. Actualmente
existe abundante evidencia empírica
de que las sustancias bioquímicas
intervienen en muchos trastornos del
comportamiento.
Los trastornos mentales orgánicos
son aquellos que tienen causas físicas
claras. Ej: Corea de Huntington,
enfermedad de Alzheimer.
Las explicaciones de tipo sistémico,
comenzaron
a causar más interés entre los
investigadores, y comenzaron
a entender la anormalidad como un
problema bioquímico
del sistema nervioso, y actualmente
se ha encontrado que varias
sustancias bioquímicas intervienen en
muchos trastornos del
comportamiento.
- Trastornos mentales orgánicos.
Trastornos que tienen causas
físicas muy claras por el mal
funcionamiento cerebral, entre
estos se encuentran enfermedades
como
el Alzheimer y/o demencia senil
tipo Alzheimer.
- Trastornos mentales funcionales.
Patrones de conducta anormales
sin claros indicios de alteraciones
orgánicas cerebrales. Aunque para
este tipo de trastornos, los
defensores del modelo biológico
sostienen que existen disfunciones
orgánicas en el cerebro en
trastornos de ansiedad depresión y
esquizofrenia.
- Las alteraciones en la actividad de
los diversos neurotransmisores
pueden asociarse a diferentes
trastornos mentales.
- Predisposición genética. Sí
un determinado trastorno ocurre
con una relativa frecuencia en
una familia con relación a la
población general, quizás
esporque alguno de los miembros
de esa familia ha heredado una
predisposición genética a
padecerlo.
- Predisposición-estrés. Se
presupone una vulnerabilidad
orgánica asociada al efecto de
agentes externos patógenos
(modelo de diátesis-estrés)