Está en la página 1de 7

EL 5 DE JULIO DE 1.

811:

El 5 de julio de 1811 Venezuela se consagra como pueblo libre, cuando los


representantes de las provincias de Caracas, Cumaná, Barinas, Barcelona,
Margarita, Mérida y Trujillo proclamaron libre a la nación del dominio español.

Este histórico acontecimiento, sellado en el acta de la independencia, marcó el


destino político y social del país.

Con la posición favorable de los diputados, a las 2:30 de la tarde del 5 de julio,
decidieron ir a la votación definitiva, cuando Juan Antonio Rodríguez,
presidente del Congreso anunció la independencia absoluta del país “Declaro
solemnemente la independencia de Venezuela. Esto nos saca de la esclavitud
en la que hemos permanecido hasta ahora”. El júbilo reinó en las calles que se
colmaron de criollos alegres, mientras el tricolor decoraba Caracas. El general
Francisco de Miranda y miembros de la sociedad patriótica, colmaron las calles
llenos de alegría.

ANTECEDENTES:

El 19 de abril de 1810 se convoca un Cabildo extraordinario en la ciudad de


Caracas como respuesta inmediata a la disolución de la Junta Suprema de
España, la renuncia del Rey Fernando VII, iniciando inadvertidamente con ello
la lucha por la independencia de Venezuela. El movimiento se originó por el
rechazo de los caraqueños al nuevo gobernador de la Provincia de Venezuela
y Capitán General de Venezuela Vicente Emparan, quien había sido nombrado
por el hermano de Napoleón Bonaparte, José I de España, que se
desempeñaba como rey de turno debido al derrocamiento del Rey Español,
tras la invasión napoleónica en España.

La Junta Suprema fue un gobierno provisional, surgido de los sucesos del 19


de abril. Actuó hasta el 2 de marzo de 1811, y fue eventualmente un gobierno
de transición, no independiente, partidario de la Corona española. Sin
embargo, esta Junta llevó a cabo reformas en el orden interno, trató de unificar
las provincias y reforzar su autonomía, e hizo gestiones en el exterior para
obtener la solidaridad de otras colonias y el reconocimiento y la ayuda de las
naciones extranjeras. El carácter de este gobierno «conservador de los
derechos de Fernando VII» no le permitía ir más allá de la autonomía que se
había proclamado el 19 de abril. Por esa razón, la Junta resolvió convocar a
elecciones e instalar un Congreso General ante el cual declinar sus poderes y
que decidiera la suerte futura de las provincias venezolanas.

La convocatoria fue hecha en junio, y fue acatada por las provincias de


Caracas, Barquisimeto, Cumaná, Barcelona, Mérida, Margarita y Trujillo, mas
no por las provincias de Maracaibo, Coro y Guayana, pues aunque todas
estaban igualmente contrariadas por la presencia de un rey usurpador francés
en la Corona española, estas tres provincias manifestaron su desacuerdo con
el desconocimiento de la autoridad del Consejo de Regencia de España e
Indias reunido en Cádiz. No obstante, la convocatoria a elecciones fue la
medida de mayor trascendencia política de la Junta, pues aseguró la
transformación del gobierno de facto en un régimen constitucional
independiente.

Las elecciones se practicaron entre octubre y noviembre de 1810. El


reglamento electoral era censitario pues daba el voto a los hombres libres,
mayores de 25 años y propietarios de bienes raíces, y no hubo voto para las
mujeres, ni los esclavos, ni la gran mayoría de la población carentes de bienes
de fortuna. De esta manera, vino a resultar un Congreso formado en su
totalidad por representantes de la oligarquía criolla. Por eso, aquel cuerpo no
pudo llevar a cabo transformaciones radicales en el orden social o económico,
y sólo realizó el cambio político que le resultase adecuado a sus integrantes.

El reglamento dispuso, además, que las elecciones se hicieran en dos grados:


primero, los votantes nombraban a los electores de la parroquia; y luego, estos
electores, reunidos en asamblea electoral en la capital de la provincia,
designaban los representantes al Congreso, a razón de un diputado por cada
20.000 habitantes. Practicadas las elecciones, resultaron electos 44 diputados,
los cuales se instalaron y sesionaron en Congreso por primera vez el 2 de
marzo de 1811 en la casa del Conde de San Javier (actual esquina El Conde
en Caracas). Las provincias estuvieron representadas así: Caracas 24
diputados; Barinas 9; Cumaná 4; Barcelona 3; Mérida 2; Trujillo 1; Margarita 1.

A medida que se fueron desarrollando las sesiones del Congreso, la idea de la


Independencia fue ganando adeptos en el seno del mismo. Muchos diputados
la apoyaron con apasionados alegatos, otros con argumentos históricos. Entre
los diputados que se oponían a la ruptura definitiva con la corona española, se
encontraba el sacerdote de La Grita, Fernando Vicente Maya, quien pronto se
vio abrumado por los discursos de Fernando Peñalver, Juan Germán Roscio,
Francisco de Miranda, Francisco Javier Zuarez y muchos más, favorables a la
idea de la Independencia absoluta. Mientras tanto, los ánimos de los jóvenes
radicales se caldeaban en las reuniones de la Sociedad Patriótica, incluido el
del joven Simón Bolívar, quien lanzó ante las dudas sobre la Independencia la
famosa pregunta: «¿Trescientos años de calma, no bastan?».
CONSECUENCIAS:

Consecuencias de la firma de Independencia de Venezuela.

- Los realistas, detractores y miembros más conservadores de la sociedad,


lograron consolidar sus dominios sobre las provincias de Maracaibo, Guayana
y Coro.

- España había ordenado el bloqueo a Venezuela, dificultando el comercio


exterior y el financiamiento a los subersivos.

- Se da inicio a la reconquista del territorio por parte del Ejército Realista,


liderado por Domingo Monteverde, quien agrupó 150 soldados en la provincia
de Coro, reforzando su fuerza con los habitantes de la ciudad, iniciando la
avanzada y toma de puntos claves comenzando con Barquisimeto, y
posteriormente Aragua y Puerto Cabello. Ello obligó a Francisco de Miranda a
firmar la capitulación de culminación de la Primera República de Venezuela en
1812.

PRIMERA CONSTITUCION POLITICA DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA


(1.811):

FUNDAMENTOS TEORICOS, ESTRUCTURA Y CARACTERISTICAS:

La Constitución, en Venezuela, es la norma fundamental o Carta Magna,


establecida para regir jurídicamente al país, fijando los límites y definiendo las
relaciones entre los poderes de la federación: poder
legislativo, ejecutivo, judicial, ciudadano y electoral entre los tres niveles
diferenciados del gobierno (el nacional, estadal y municipal), y entre todos
aquellos y los ciudadanos; asimismo, establece las bases para el gobierno y
para la organización de las instituciones en que el poder se asienta; y garantiza
finalmente, en tanto que pacto social supremo de la sociedad venezolana,
los derechos y los deberes del pueblo.

Venezuela ha tenido diversas constituciones a lo largo de su historia. Desde


que devino una nación libre e independiente, se ha dado, según el momento
histórico y la circunstancia, varias constituciones hasta llegar a la que rige en la
actualidad, que fue promulgada el 20 de diciembre de 1999. Cada una de ellas
ha tenido su razón política de ser y un impacto social determinado. He aquí un
breve resumen de cada una de ellas y de su historia.

La primera Constitución de Venezuela, y también de Hispanoamérica, fue


aprobada en 1811. Sería la primera de una larga lista durante el siglo XIX y la
mitad del siglo XX, causadas mayormente por guerras, triunfos momentáneos
de revoluciones y gobiernos dictatoriales. En su mayoría las Constituciones son
las mismas debido a que solo sufrieron modificaciones menores sobre todo
durante el gobierno dictatorial del General Juan Vicente Gómez 1909-1935. Los
cambios más significativos son los contenidos en las Leyes Fundamentales de
1811, 1830, 1864, 1936, 1947, 1961 y 1999.

LAS INSTITUCIONES POLITICAS Y JURIDICAS DE LOS ENSAYOS


REPUBLICANOS DE 1811, 1813 Y 1816.

En la realización de este ensayo, Simón Bolívar tomó como modelo la


legislación británica en lo concerniente a libertades, soberanía, división de
poderes y otros criterios parecidamente tradicionales del liberalismo inglés.
Mención especial requieren los puntos relacionados con la específica
organización de la República y la particular revisión del régimen de la
propiedad esclavista. Convencido de la viabilidad de su modelo, Simón Bolívar
propuso un cuerpo legislativo semejante al parlamento inglés. La Cámara de
Representantes quedaba constituida a semejanza de la establecida por
la Constitución venezolana de 1811, es decir, mediante el ejercicio
del sufragio por parte de los ciudadanos calificados para ello por la ley. Sin
embargo, la Cámara del Senado sufrió una transformación radical en su
naturaleza electiva y en su conformación. Era un senado particular y de
nuevo diseño, y que no se correspondía por tanto con el modelo de
la teoría política clásica de las repúblicas democráticas y aristocráticas. En
relación con la particularidad del poder legislativo, la república bolivariana
proponía también un poder ejecutivo fuerte y sólido. Simón Bolívar tomó como
modelo las normas británicas y en su discurso demostró poseer
un conocimiento detallado de los postulados de Montesquieu. El poder
ejecutivo de la nueva República que se proyectó construir debía superar las
insuficiencias que dieron al traste con los ensayos republicanos de 1811 y
1813, en Venezuela, y de 1815, en Nueva Granada. Para lograrlo, no obstante,
Simón Bolívar juzgó pertinente adoptar una fórmula que, al estilo de las
monarquías, centralizase las más importantes funciones del gobierno, pero que
guardara una distancia sustancial en relación al origen de su poder. El primer
magistrado de la república bolivariana no debería su ascensión a una sucesión
dinástica: sería electo por el pueblo o sus representantes. En síntesis: no sería
un monarca, sino un presidente.

EL SISTEMA POLITICO Y LAS INSTITUCIONES DEL ESTADO SEGÚN LA


CONCEPCION DEL LIBERTADOR:

DISCURSO DE ANGOSTURA 1819

CONSTITUCION DE BOLIVIA 1826


El Discurso de Angostura. Discurso pronunciado por Simón Bolívar el 15 de
febrero de 1819, en la provincia de Guayana, con motivo de la instalación del
segundo Congreso Constituyente de la República de Venezuela en San Tomé
de Angostura (hoy Ciudad Bolívar). En este documento Bolívar como jefe del
Estado se dirige a los congresistas del país no sólo para expresar su opinión
sobre lo que debía ser el proyecto constitucional a sancionarse, sino también
una profunda reflexión sobre la situación que vivía Venezuela a fines de 1818.
En relación al proceso de elaboración de dicho texto, el mismo se llevó a cabo
fundamentalmente en su residencia de Angostura durante los últimos meses de
1818. Asimismo, no vaciló Bolívar en confiar los originales de este importante
documento a Manuel Palacio Fajardo, estadista dotado de talento y erudición,
para que le diera su opinión. En este sentido, Palacio Fajardo formuló algunas
observaciones, que Bolívar acepto con humildad. El 15 de febrero de 1819, día
fijado para la instalación del Congreso que el propio Bolívar había convocado,
una salva de cañonazos, unidas a las aclamaciones del pueblo, señaló a las 11
a.m., la llegada del Libertador, jefe supremo de la República y de la comitiva
que lo acompañaría a la sede del Congreso.

En el discurso pronunciado durante casi una hora ante El Congreso de


Angostura, el Libertador analizó de manera profunda la realidad de su tiempo,
señalando la conveniencia de que las instituciones que surgieran en América a
raíz de la Independencia, debían responder a las necesidades y posibilidades
de estas sociedades, sin copiar modelos de tierras extrañas. Aunque se
reconoce en este documento lo favorable del régimen federal para otras
naciones; se sostiene que en el caso de Venezuela es preferible un
Centralismo, basado en un Poder Público distribuido en las clásicas ramas:
Ejecutivo, Legislativo y Judicial; resaltando la fortaleza del Ejecutivo. Sugiere
también Bolívar que a estos tres poderes se agregue una cuarta instancia
denominada Poder Moral, destinado a exaltar el imperio de la virtud y enseñar
a los políticos a ser probos e ilustrados. Asimismo, concebía la idea de una
Cámara Alta hereditaria, para mantener en ella la tradición edificante de los
padres de la patria; lo cual no encajó muy bien con la letra del Poder Moral. En
una demostración de gran ilustración el Libertador hace reminiscencias
de Grecia y Roma y examina las instituciones políticas de Gran Bretaña y
Estados Unidos, citando para esto a filósofos y políticos de la Enciclopedia y de
la Revolución Francesa, para desembocar en la necesidad de instaurar un
sistema republicano-democrático, con proscripción de la nobleza, los fueros y
privilegios, así como de la abolición de la esclavitud. Otro aspecto al que dedicó
una importancia fundamental en el proceso de consolidación de las repúblicas
latinoamericanas, fue a la educación. En este sentido, para él educar era tan
importante como libertar. De lo que se desprende su memorable sentencia:
"Moral y luces son los polos de una República, moral y luces son nuestras
primeras necesidades". Después de desarrollar otros tópicos relacionados con
una visión sobre la grandeza y el poderío de la América libra y unida, cierra
Bolívar su discurso con la siguiente exhortación al Congreso: " Señor, empezad
vuestras funciones: yo he terminado las mías". Tras esto hizo entrega de un
proyecto de Constitución así como del Poder Moral, a fin de que fueran
estudiados por los diputados, añadiendo: "El Congreso de Venezuela está
instalado; en él reside, desde este momento, la Soberanía Nacional. Mi espada
y las de mis ínclitos compañeros de armas están siempre prontas a sostener su
augusta autoridad. ¡Viva el Congreso de Venezuela!".

Luego de pronunciar su discurso, Bolívar tomó juramento a los diputados y


luego puso en manos del presidente del Congreso, Francisco Antonio Zea, su
bastón de mando, renunciando con esto a su cargo de jefe supremo; lo que no
fue aceptado por el poder legislativo, que por unanimidad se lo devolvió. El
discurso efectuado por Bolívar ante el Congreso de Angostura, fue publicado
(aunque incompleto) los días 20 y 27 de febrero y 6 y 13 de marzo en las
columnas del Correo de Orinoco. También fue traducido al inglés por James
Hamilton e impreso en los talleres de Andrés Roderick, en Angostura. En abril
de 1820, circuló en Bogotá un folleto con el texto en español revisado por el
propio Bolívar. Por mucho tiempo estuvo extraviado el manuscrito original que
leyó el Libertador ante el Congreso de Angostura, hasta que en 1975 los
miembros de la familia británica Hamilton-Grierson, descendientes de James
Hamilton (quien lo había conservado en su poder) lo devolvieron a
la nación venezolana.

La moral pública, que debe amparar la existencia del Estado, y con lo que
Bolívar fue tajante, ya que estaba consciente de que para que un Estado pueda
brindar una verdadera justicia social, debe primero ser un Estado
fundamentado bajo los sólidos pilares de la moral, ya que un Estado sin moral
equivale a un Estado soberbio, hipócrita, incapaz de exigir el desarrollo
armónico de sus componentes.

Así, Bolívar postuló como una característica esencial para el progreso y


desarrollo de una nación: La Moral, que deviene en un primer momento desde
el fuero interno de cada uno de sus ciudadanos, para luego ser traspolada a
cada uno de los órganos y componentes del Estado, para consolidar la
formación de una auténtica moral republicana capaz de guiar la actuaciones de
todos aquellos hombres que se encontraren insertos en la estructura del
Estado, con la finalidad de que el mismo marchare hacia la consecución de sus
objetivos, es decir, el bienestar y la felicidad social. Es por ese motivo que
nuestro Libertador constantemente se pronunció expresando que "sin moral
republicana no puede haber gobierno libre" ; indicando a su vez que "la
destrucción de la moral pública causa bien pronto la disolución del Estado".

En efecto, para Bolívar la única forma de lograr la existencia de un Estado que


en realidad estuviera en condiciones y en la capacidad de generar bienestar
social, partía de que el mismo estuviera cimentado sobre fuertes parámetros
morales, puesto que quien no posee moral resulta esclavo de sus debilidades y
de aquellos que juegan al dominio de las mismas.

Es claro que para Bolívar era necesaria la articulación de una organización o


cuerpo institucional que tuviera la responsabilidad principal sobre la
consolidación y fortalecimiento de la moral republicana en todo el entramado
orgánico que conforma al Estado, así como también en cada uno de los
ciudadanos que lo integran, y es precisamente de ello que surge en el
pensamiento bolivariano la necesidad de dar vida a otro poder de Estado
encargado de tales objetivos, siendo por ello que propuso en su Discurso de
Angostura incorporar a la trilogía clásica del Poder Público, el llamado Poder
Moral, que resulta fuente inspiradora directa del actual Poder Ciudadano que
se encuentra previsto en el artículo 273 constitucional.

Para este Poder Moral, Bolívar adoptó la influencia tanto de Esparta, Atenas y
Roma, creando una fusión de diversas instituciones de aquellos países, propios
de la dialéctica que caracterizó su pensamiento, dando así creación a un
cuerpo compuesto por una Cámara de Moral y una Cámara de Educación, las
cuales tendrían, respectivamente, la finalidad de velar por el resguardo de
la ética, tanto en el ejercicio de los gobernantes y en la actuación de las
instituciones del Estado, así como también en los actos de los ciudadanos,
siempre y cuando atentaran contra las buenas costumbres y la moral pública.

Se puede apreciar entonces que la concepción de la moral pública ideada por


el Libertador se encontraba orientada a la lucha por lograr un cambio en el
sentir y el pensar de los ciudadanos de la República, una auténtica revolución
social que abarcara dentro de sí a todos y cada uno de los aspectos que el
término social involucra, dentro del cual, desde luego, encontraba espacio y
relevancia fundamental el factor cultural que presuponía un auténtico cambio
interno de los ciudadanos, donde la moral sería la primera herramienta
necesaria para que dicho cambio pudiera tener una armónica y debida
verificación.

https://www.monografias.com/trabajos91/documentos-del-
libertador/documentos-del-libertador.shtml

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_constitucional_de_Venezuela#Const
ituciones_del_período_grancolombiano