Está en la página 1de 5

“La Depresión, primera causa de suicidios en el mundo”

Es alarmante ver que cada día que pasa, crece la cifra de adolescentes que deciden suicidarse en el
Perú. Unos, son descubiertos a tiempo y no logran cometer su objetivo; pero otros, terminan por
quitarse la vida. Pero la pregunta es ¿Por qué? ¿Qué llevaría a un adolescente a tomar tan fatal
decisión?

El presente ensayo pretende explicar una de las posibles causas: LA DEPRESIÓN, una enfermedad
que puede ser peligrosa si no es detectada a tiempo:

La Distimia, o Sindroma Depresivo Leve, es un trastorno afectivo crónico considerado la primera


fase de la depresión, es caracterizado por la baja autoestima y aparición de un estado de ánimo
melancólico, triste y apesadumbrado. …ver más…

Y la señal de alerta para saber si se es depresivo es obviamente: la idea del suicidio. Llega un
momento en la vida de un depresivo en la que sienten que sólo vinieron a este mundo sólo para
ser utilizados y que nadie los valora.

De esta manera, comienzan las consecuencias de esta enfermedad, se provoca un alejamiento de


las amistades. Los amigos y familiares que no están al tanto del mal del depresivo, terminan por
alejarse de él, debido a que la misma actitud del individuo, provoca roces con los demás. Todos lo
catalogan como “Resentido”, pero esta actitud es solo una muestra de rechazo frente a algo que al
depresivo le hace daño.

Otra de las consecuencias puede ser que al sentirse solos, los depresivos pueden llegar a
refugiarse en las drogas, en el alcohol o en las pastillas. Adquiriendo así adicciones que los
terminan hundiendo más.

Y finalmente, tenemos al SUICIDIO, que luego de mucho pensarlo, se puede llegar a realizar. Llega
un momento en la vida de un depresivo, en la sienten que ya nada les puede ir peor, y deciden
acabar con su vida sin pensar en toda la tristeza que pueden causar entre los que lo rodean.
Generalmente, una persona que se va a suicidar no lo dice directamente, pero muestra conductas
extrañas a las habituales, como dando aviso que algo está fallando. Si usted nota eso,
inmediatamente tome cartas en el asunto.

LA DEPRESION

La depresión es un trastorno mental frecuente. Se calcula que afecta a más de 300 millones de
personas en el mundo.

La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante


a la carga mundial general de morbilidad.

La depresión afecta más a la mujer que al hombre.

En el peor de los casos, la depresión puede llevar al suicidio.

Hay tratamientos eficaces para la depresión.

GeneralidadesLa depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que


afecta a más de 300 millones de personas. La depresión es distinta de las variaciones habituales
del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana.
Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e
intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales,
escolares y familiares. En el peor de los casos puede llevar al suicidio. Cada año se suicidan cerca
de 800 000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29
años.

Aunque hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el
mundo (y más del 90% en muchos países) no recibe esos tratamientos. Entre los obstáculos a una
atención eficaz se encuentran la falta de recursos y de personal sanitario capacitados, además de
la estigmatización de los trastornos mentales y la evaluación clínica inexacta. Otra barrera para la
atención eficaz es la evaluación errónea. En países de todo tipo de ingresos, las personas con
depresión a menudo no son correctamente diagnosticadas, mientras que otras que en realidad no
la padecen son a menudo diagnosticadas erróneamente y tratadas con antidepresivos.

La carga mundial de depresión y de otros trastornos mentales está en aumento. En una resolución
de la Asamblea Mundial de la Salud adoptada en mayo de 2013 se abogó por una respuesta
integral y coordinada de los países al problema de los trastornos mentales.

Tipos y síntomas

Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden
clasificarse como leves, moderados o graves.

Una distinción fundamental es la establecida entre la depresión en personas con y sin


antecedentes de episodios maníacos. Ambos tipos de depresión pueden ser crónicos y
recidivantes, especialmente cuando no se tratan.

Trastorno depresivo recurrente: como su nombre indica, se caracteriza por repetidos episodios de
depresión. Durante estos episodios, hay estado de ánimo deprimido, pérdida de interés y de la
capacidad de disfrutar, y reducción de la energía que produce una disminución de la actividad,
todo ello durante un mínimo de dos semanas. Muchas personas con depresión también padecen
síntomas de ansiedad, alteraciones del sueño y del apetito, sentimientos de culpa y baja
autoestima, dificultades de concentración e incluso síntomas sin explicación médica.

Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden
clasificarse como leves, moderados o graves. Las personas con episodios depresivos leves tendrán
alguna dificultad para seguir con sus actividades laborales y sociales habituales, aunque
probablemente no las suspendan completamente. En cambio, durante un episodio depresivo
grave es muy improbable que el paciente pueda mantener sus actividades sociales, laborales o
domésticas si no es con grandes limitacionesTrastorno afectivo bipolar: este tipo de depresión
consiste característicamente en episodios maníacos y depresivos separados por intervalos con un
estado de ánimo normal. Los episodios maníacos cursan con estado de ánimo elevado o irritable,
hiperactividad, logorrea, autoestima excesiva y disminución de la necesidad de dormir.
Factores contribuyentes y prevención

La depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y


biológicos. Quienes han pasado por circunstancias vitales adversas (desempleo, luto,
traumatismos psicológicos) tienen más probabilidades de sufrir depresión. A su vez, la depresión
puede generar más estrés y disfunción, y empeorar la situación vital de la persona afectada y, por
consiguiente, la propia depresión.

Hay relaciones entre la depresión y la salud física; así, por ejemplo, las enfermedades
cardiovasculares pueden producir depresión, y viceversa.

Está demostrado que los programas de prevención reducen la depresión. Entre las estrategias
comunitarias eficaces para prevenirla se encuentran los programas escolares para promover un
modelo de pensamiento positivo entre los niños y adolescentes. Las intervenciones dirigidas a los
padres de niños con problemas de conducta pueden reducir los síntomas depresivos de los padres
y mejorar los resultados de sus hijos. Los programas de ejercicio para las personas mayores
también pueden ser eficaces para prevenir la depresión.

Diagnóstico y tratamiento

Hay tratamientos eficaces para la depresión moderada y grave. Los profesionales sanitarios
pueden ofrecer tratamientos psicológicos, como la activación conductual, la terapia cognitiva
conductual y la psicoterapia interpersonal, o medicamentos antidepresivos, como los inhibidores
selectivos de la re captación de serotonina y los antidepresivos tricíclicos. Los profesionales
sanitarios deben tener presentes los posibles efectos adversos de los antidepresivos, las
posibilidades de llevar a cabo uno u otro tipo de intervención (por disponibilidad de conocimientos
técnicos o del tratamiento en cuestión) y las preferencias individuales. Entre los diferentes
tratamientos psicológicos a tener en cuenta se encuentran los tratamientos psicológicos cara a
cara, individuales o en grupo, dispensados por profesionales o por terapeutas legos supervisados.

Los tratamientos psicosociales también son eficaces en los casos de depresión leve.

Los antidepresivos pueden ser eficaces en la depresión moderada a grave, pero no son el
tratamiento de elección en los casos leves, y no se deben utilizar para tratar la depresión en niños
ni como tratamiento de primera línea en adolescentes, en los que hay que utilizarlos con cautela.

Respuesta de la OMS

La depresión es una de las afecciones prioritarias en el Programa de acción para superar la brecha
en salud mental de la OMS, cuyo objetivo consiste en ayudar a los países a ampliar los servicios
para personas con trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias mediante la
prestación de la asistencia por profesionales sanitarios que no son especialistas en salud mental.

El Programa parte del principio de que con una atención adecuada, ayuda psicosocial y
medicación, decenas de millones de personas con trastornos mentales, entre ellos la depresión,
podrían tener una vida normal, incluso en entornos con escasos recursos.

SE HA PROPUESTO LA HIPOTESIS de que la alta exposición a los pesticidas (incluyendo


envenenamiento) que experimentan los residentes en zonas rurales y los trabajadores agrícolas,
constituye un riesgo elevado para el desarrollo de trastornos psiquiátricos, tales como la
depresión y conductas suicidas. Sin embargo, los datos epidemiológicos que apoyan esta teoría
son muy limitados y no concluyentes.16

Existen evidencias de la relación entre la alteración de los ritmos circadianos y el desarrollo de


síntomas depresivos. Entre ellos, destacan los cambios de humor diurnos, el patrón de actividad
diaria, la concentración alterada y la organización día/noche.17

Situación mundial

La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y es el trastorno mental más frecuente


en España y Europa, sin embargo, se considera infradiagnosticado ya que se estima que entre el 30
y 50% de los casos permanece sin diagnosticar. Se calcula que esta enfermedad afecta a 350
millones de personas en todo el mundo y que en un futuro la sufrirá entre el 8 y 15% de las
personas al menos una vez a lo largo de su vida.

Una barrera para la atención es el incorrecto diagnóstico de la enfermedad confundiéndose con


problemas momentáneos, incluso, se estima que cada año se suicidan más de 800.00 personas.

Actualmente la Organización Mundial de la Salud ha puesto en marcha el Programa de acción para


superar la brecha en salud mental, cuyo objetivo se basa en ayudar a los países a ampliar la
atención y servicios a personas con trastornos mentales, neurológicos y por consumo de
sustancias, mediante la prestación de asistencia sanitaria profesionales. ¿Qué hacer ante una
posible Depresión?

Ante la sospecha que se padece depresión se recomienda seguir las siguientes pautas:

Hablar con una persona de confianza y contarle cómo se siente

Ser comunicativo y expresar todos los sentimientos sin miedo a ser juzgado

Acudir al médico el cual puede diagnosticarlo y prescribir el tratamiento adecuado

Pedir ayuda si surgen pensamientos suicidas y estar acompañado hasta que todo mejore. En caso
de estar sólo solicitar apoyo al 112

Mantenerse activo ayuda en la mejoría de los síntomas, igualmente se recomienda planificar una
serie de actividades a realizar cada día, solo o acompañado, pero que resulte divertida y distraiga
de la problemática

Desconectarse de redes sociales, televisión, móviles o todo aquello que pueda generar estrés
hasta identificar el problema

Recordad que, si se identifica cualquier de los síntomas o características mencionadas en el


artículo, lo mejor es acudir inmediatamente a un especialista y pedir el apoyo de un familiar o
persona de confianza.
Cualquier depresión puede ser superada si es detectada y diagnosticada a tiempo. Un nuevo
informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la depresión, un mal que afecta al 4,4
por ciento de la población del planeta, ubica a Colombia por encima del promedio mundial, lo que
genera preocupación entre las autoridades en este tema.

Según la OMS, este trastorno mental afecta al 4,7 por ciento de los colombianos, un porcentaje
que, según algunos estudios desarrollados en el país, podría llegar hasta los 19 puntos.

Aunque la investigación no profundiza en los resultados puntuales sobre el país –se trata de un
informe global basado en cifras del 2015–, sí permite contrastar cómo estamos respecto al resto
del mundo, donde unas 322 millones de personas viven con depresión, entre quienes las mujeres,
los jóvenes y los ancianos son los más propensos.

En el contexto regional, a Colombia no le fue tan mal en el informe de la OMS. En América Latina,
Brasil es el país con mayor prevalencia de depresión, con 5,8 por ciento, seguido de Cuba (5,5) y
Paraguay (5,2). Chile y Uruguay tienen el 5 por ciento; Perú, 4,8, mientras que Argentina, Costa
Rica y República Dominicana muestran, igual que Colombia, un 4,7 por ciento.

(Además: Asolearse, la nueva terapia contra la depresión)

La depresión, conocida también como trastorno depresivo mayor o depresión unipolar, es una
enfermedad mental capaz de causar numerosos síntomas psicológicos y físicos. Su síntoma más
conocido es una tristeza profunda y prolongada.

El documento de la OMS, revelado en Ginebra (Suiza), también estableció que la depresión es 1,5
veces más común entre las mujeres que en los hombres. Y tres grupos de edad son
particularmente vulnerables: jóvenes, mujeres embarazadas y en estado de posparto –a un 15 por
ciento se le diagnosticaría depresión en el futuro– y los ancianos, especialmente los jubilados.

(Además: La depresión, un grave problema de salud pública)

De hecho, el Estudio Nacional de Salud, Bienestar y Envejecimiento (Sabe 2015), revelado por el
Ministerio de Salud el año pasado, confirmó que cuatro de cada 10 personas mayores de 60 años
habían tenido algún síntoma depresivo, fundamentalmente por falta de recursos económicos.

El documento de la OMS evidenció también que la depresión no deja de expandirse. En la última


década, del 2005 al 2015 aumentó en 18,4 por ciento su alcance, y, según Dinesh Bhugra,
presidente de la Asociación Mundial de Psiquiatría –que representa a más de 200.000
profesionales de esta disciplina–, para el 2020 esta enfermedad será la más frecuente en el
mundo, por encima de las cardiovasculares y el cáncer.