Está en la página 1de 12

EL LIBRO DE LOS SALMOS

por Judith Berinstein


01
EL LIBRO DE LOS SALMOS

02 El Libro de los Salmos (“Tehilim”) es uno de los 24 libros que com-


El Libro de los
salmos ponen el TANAJ.
La palabra TANAJ constituye, en realidad, una sigla: las letras hebre-
03
Con el tanaj as que la forman (tav, nun y jaf) son las iniciales de los tres grandes
a mano grupos de libros que conforman la Biblia Hebrea: Torá (Pentateuco),
Neviim (Profetas) y Ktuvim (Escritos o Hagiógrafos). Es precisamente
04
Del Talmud a este último grupo de libros, Ktuvim, al que pertenece el Libro de
los Salmos, la obra tradicionalmente atribuida al rey David.
05
Del Midrash
El vocablo “salmos” proviene del griego y define la música de los
06 instrumentos de cuerda que originariamente acompañaba al canto
de los salmos en el oficio religioso del Templo de Jerusalén. El nom-
07 bre hebreo del libro, “Tehilim”, significa loores, alabanzas.
Del Arte
Leo Trepp escribe: “Los salmos son únicos entre los libros de la
08 Biblia. En todos los otros libros, Dios le habla al hombre. En éste, el
Del Poeta
alma humana responde. Y esta respuesta recorre toda la gama de
emociones….En los Salmos encontramos todas las enseñanzas de la
09
Curiosidades Torá y de los profetas ahora repetidas por el hombre que las ha he-
cho suyas…Aún cuando se expresa en primera persona, el salmista
10-11 no habla únicamente por sí mismo. Es el “Yo” de la Casa de Israel
Lecturas Para lo que quiere significar o el “yo” de la humanidad tomada como un
Compartir y Debatir todo. Porque el punto de vista del salmista es universal.”

André Chouraqui afirma a su vez: “Nacemos con este libro en las


entrañas, un libro pequeño: 150 poemas, 150 escalones levantados
entre la muerte y la vida; 150 espejos de nuestras rebeldías y de
nuestras fidelidades, de nuestras agonías y de nuestras resurrec-
ciones. Más que un libro, un ser vivo que habla -que os habla-, que
sufre, que gime y que muere, que resucita y que canta en el umbral
de la eternidad. Y que os conduce a vosotros y a los siglos de los
siglos desde el comienzo hasta el fin…”
02
EL LIBRO DE LOS SALMOS

Este libro tan caro al judaísmo está compuesto por 150 poemas religiosos
que reflejan el amplio espectro de la experiencia humana.
Cada salmo es una unidad en sí mismo y constituye un capítulo aparte.
El Libro de los Salmos está a su vez dividido en cinco libros (salmos 1 al 41;
salmos 42 al 72; salmos 73 al 89; salmos 90 al 106; salmos 107 al 150)
Los salmos difieren en longitud: el más corto de ellos, el 117, tiene sólo dos
versículos, y el más largo, el 119, tiene 176.
También difieren en tono, estilo, estado de ánimo y tema. Pueden asumir
EL LIBRO DE LOS SALMOS

la forma de petición, súplica, crítica, queja, arrepentimiento, alabanza, agra-


decimiento, etc.

Los salmos, además, conforman la columna vertebral del “sidur”, el libro


de oraciones judío.

La Tradición adjudica al rey David la autoría de este libro. 73 de los 150


salmos llevan como frase introductoria la leyenda “LeDavid” que puede
ser traducida como “de David”o “compuesto por David”. Además, muchos
salmos hacen constar en un sobrescrito las circunstancias en que habrían
sido compuestos (Ej: “cuando David huyó de Saúl”, “cuando David huyó de
Absalón”), circunstancias que se corresponden con los datos biográficos de
David tal como los conocemos a través de Samuel I y II y Reyes I.

No obstante, la autoría del libro ha sido tema de controversia. La frase


“LeDavid” ostenta otros significados posibles: “referente a David”, “al estilo
de David”, “a David”. Por otra parte, como se desprende de lo ya mencionado,
más de la mitad de los salmos no llevan la frase introductoria “LeDavid”
y muchos de ellos tienen un sobrescrito que los atribuye a otros autores:
los hijos de Koraj, Asaf, Ethan, Salomón, Moisés. Además, hay salmos que
se refieren a eventos históricos específicos muy posteriores a David ( Ej: el
exilio babilónico - salmo137-, el retorno a Jerusalén y la reconstrucción del
Templo -salmo 126-, etc). Por esta razón, numerosas fuentes entre las que
se incluyen diversos fragmentos del Talmud consideran que el Libro de los
Salmos es una colección de obras de diferentes autores.
03
EL LIBRO DE LOS SALMOS

• A continuación se presentan algunos fragmentos extraídos del Libro de


los Salmos. Con ayuda del TANAJ, averigua cómo unir con flechas estos
fragmentos con los salmos a los que ellos pertenecen..
¿Hasta cuándo oh Señor? Salmo 88
A. ¿Me olvidarás para siempre?

Inclina tu oído a mi clamor porque mi alma Salmo 23


B. está harta de padecimientos
CON EL TANAJ A MANO

Salmo 150
Alzo mis ojos a las montañas: ¿De dónde
C. vendrá mi socorro? Mi socorro vendrá del
Señor, Hacedor del cielo y la tierra Salmo 13
El Señor es mi fortaleza y mi escudo;
D. en Él confió mi corazón y yo fui ayudado Salmo 121

El Señor es mi luz y mi salvación;


E. ¿De quién he de temer?
Salmo 27

Dad gracias al Señor porque Él es bueno,porque Salmo 118


F. para siempre es su misericordia

Salmo 28
G. El Señor es mi pastor: nada me faltará
Respuestas:
¡Todo lo que tiene aliento alabe al Señor! A 13 - B 88 - C 121 - D 28 -
H. ¡Aleluya! E 27 - F 118 - G 23 - H 150

Los Salmos tienen no sólo connotaciones personales y universales sino también nacionales.
El Halel (salmos 113 al 118), que se lee en las tres fiestas de peregrinaje (Pesaj, Shavuot
y Sucot), en Januca y en Rosh Jodesh (el comienzo de un nuevo mes), está compuesto por
salmos escogidos por los Rabinos en función de su referencia a cinco aspectos esenciales de
la experiencia y creencia religiosas judías.
• ¿Te animas a buscar estos salmos en el TANAJ y descubrir en ellos cuáles son
esos aspectos centrales?
Respuesta: el éxodo de Egipto, el cruce del Mar Rojo, la entrega de la Torá en Sinaí,
la resurrección de los muertos, los dolores de nacimiento del Mesías.
04
EL LIBRO DE LOS SALMOS

¿Sabía David realmente cuándo era medianoche?


Moisés, nuestro maestro, no sabía; porque está escrito:
”Como a la medianoche saldré por en medio de Egipto” (Ex 11:4)
…De esto se infiere que él dudaba respecto de cuándo era exactamente
medianoche.
¿Podría David, entonces, haber sabido exactamente cuándo era
(medianoche)?
David poseía un dispositivo…David tenía un arpa suspendida sobre su cama
y, cuando llegaba la medianoche,
el viento norte soplaba las cuerdas y el arpa sonaba por sí misma.

Berajot 3b
DEL TALMUD

R. Zeira dijo “Moisés ciertamente sabía cuando era medianoche, y David también.”
¿Pero si David sabía, para qué necesitaba el arpa? Para despertarlo de su sueño.

Y puesto que Moisés también sabía, ¿Por qué dijo “Como a la medianoche”?
Moisés pensó que los astrólogos del faraón podrían cometer un error y aducir que
Moisés era un charlatán
(si el evento no tuviera lugar exactamente cuando Moisés predijo, si él hiciera una
afirmación demasiado precisa para los poderes de cálculo de ellos).

Porque un maestro ha dicho: “Enseña a tu lengua a decir no sé, no sea que


resulte que mientas.”
Berajot 4a

• ¿Qué motiva al Talmud a relacionar a David precisamente


con Moisés?
David contaba con un arpa. ¿Con qué recursos contamos
nosotros? ¿Cómo y con qué fines los utilizamos?
El Talmud dice aquí: “Enseña a tu lengua a decir no sé”.
¿Con qué frecuencia aplicamos esta enseñanza? ¿Por qué?
05
EL LIBRO DE LOS SALMOS

Así como Moisés entregó los Cinco Libros


de la Torá,
así David entregó los cinco libros de los
Salmos a Israel.
DEL MIDRASH

(Midrash Tehilim 1.2)

• ¿Qué reflexión te merece esta cita?

¿Cuál supones que es el mensaje que subyace


a la misma?

El Premio Nobel israelí S.Y.Agnon


escribe respecto del Salterio:

“Contiene todo. Nada es más importante que el Libro


de los Salmos…”

• ¿Cómo relacionarías esta afirmación con la cita


del Midrash?
06
EL LIBRO DE LOS SALMOS

• Debajo encontrarás versículos extraídos de tres de los ciento cincuenta


salmos. ¿En qué circunstancias recurrirías a cada uno de ellos?

Salmo 32
…Feliz es aquel a quien le es perdonada su iniquidad, ocultado su pecado.
Feliz es la persona a quien el Señor no le considera su trangresión
porque en su espíritu no hay engaño…
Mi pecado habré de reconocer ante Ti y mi transgresión no ocultaré;
Dije: Confesaré mis transgresiones al Señor y Tú perdonarás la transgresión
de mi pecado siempre.

Salmo 6
… Oh Señor, no me reprendas en Tu ira ni me castigues en tu ardiente
indignación.
Ten misericordia de mí, oh Señor, porque estoy abatido.
Sáname, oh Señor, porque todo mi cuerpo se estremece.
Mi alma también se estremece en gran manera.

Salmo 9
... Alabaré al Señor con todo mi corazón; contaré todas Tus maravillas.
Me alegraré y me regocijaré en Ti; cantaré a Tu nombre ¡Oh Altísimo!...
Así se alegrarán todos los que en Ti confían,
de continuo cantarán porque Tú los proteges; y se regocijarán en Ti los
que aman Tu nombre.
07
EL LIBRO DE LOS SALMOS

La siguiente obra, titulada “El Rey David Tocando el Arpa”, pertenece a


Gerrit van Honthorst (1590-1656).
DEL ARTE

• ¿Qué imagen de David forja el autor en esta obra?

•¿Cómo se relacionaría dicha imagen con la tradición


que adjudica al rey David la composición de los
Salmos?
08
EL LIBRO DE LOS SALMOS

…Hurgo, encuentro, pierdo, busco. Las palabras arden


y queman en la urgencia que siento de decir.
Aciertan o marchitan lo que tocan, según sea la gracia
que inspira su despliegue.
La vocación las baña, las depura, las hospeda.
Pero a veces las ahoga con su avidez desmedida.
Y ellas florecen o caen. A veces huyen o no ceden,
DEL POETA…

se resisten. Se niegan a venir.


Tienen la aspereza de lo indómito.
Dan a entender que no las merezco.
Y sufro adivinándolas perfectas y presintiéndolas
inalcanzables, certeras y distantes.
Mi ineptitud me paraliza y me angustia porque nada
quise ni quiero más que saber tratar con ellas.
Pero luego, no sé cómo ni de dónde, la vocación
renace, embiste, insiste, revierte la ceniza en
que se apaga.
Una ráfaga de sensualidad venida del corazón me
devuelve a las palabras. Me las ofrenda otra vez, dóciles,
exactas. Y ellas son, entonces, las que cantan…

Santiago Kovadloff
09
EL LIBRO DE LOS SALMOS

El Libro de los Salmos es el más extenso de la Biblia.

Los salmos son canónicos para las principales religiones


monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam.

La palabra “Aleluya” aparece 23 veces en la Biblia, todas ellas


en el Libro de los Salmos.
Dice el Talmud (Pesajim 117a) que de los diez sinónimos de la
CURIOSIDADES

palabra “alabanza” que aparecen mencionados en los Salmos el


más perfecto de todos es “aleluya” porque abarca en un mismo
vocablo tanto el nombre de Dios como la alabanza.

En muchas partes del mundo es costumbre recitar todo el Libro


de los Salmos en la noche de Iom Kipur.

El salterio fue el primer libro impreso en América (1640,


Massachussets).

Grandes compositores del mundo tales como Beethoven, Mozart,


Ravel, Stravinsky y Bernstein han compuesto sinfonías
basadas en los Salmos.

En la Edad Media, se popularizó el libro “Shimmush Tehilim”, “El


Uso (Mágico) de los Salmos”. Este libro sostiene que el recitado
de los Salmos puede ayudar a las personas a protegerse de
ciertos peligros o a alcanzar determinadas metas.

Así, por ejemplo, propone el salmo 84 para protegerse de


la enfermedad y el salmo 138 para el amor.
10
EL LIBRO DE LOS SALMOS

Mi padre me preguntó recientemente “¿Cuál es la diferencia entre un poema y


un salmo? ¿Un salmo es un poema, verdad?”
LECTURAS PARA COMPARTIR Y DEBATIR

Yo respondí que, aparentemente, un salmo y un poema lírico son lo mismo.


Difieren en cómo hablan y a quién…

Los poemas líricos se dirigen a otra persona, o lugar, o cosa. Son la ocasión
del discurso al amado, al objeto gramatical, al lector. Provocan admiración.
Cuando la voz del poeta es oída directamente, sin mediación, como una voz al
otro lado del teléfono que invita a una respuesta, entonces un poema vive y es
comprendido.

Los Salmos se dirigen a Dios y a lo eterno. Fuera de la historia, y al lado del


paso del tiempo, el salmo espera al lector que habla a través del salmo el
cual se convierte en el lenguaje de su corazón. El salmista peticiona, se queja,
alaba, se arrepiente; ni él ni aquellos que hablan con y a través de él esperan
una respuesta. La respuesta está adentro….

El “yo” escapa de la historia, de la doctrina, y habla por cualquiera y por todos


los que leen sus líneas. Cuando yo leo “El Señor es mi pastor, nada me faltará”
yo entiendo que significa mi pastor, así como el de David…

Laurance Wieder, “Words to God´s Music”, p. xxi- xxii


Wm. B. Eerdmans Publishing Co. , Grand Rapids, Michigan/ Cambridge, UK, 2003
11
EL LIBRO DE LOS SALMOS

De algún modo, los salmos nos ponen en contacto con aquello que más nos
importa, y expresan esos sentimientos de una manera más clara y conmovedora
LECTURAS PARA COMPARTIR Y DEBATIR

que lo que nosotros mismos somos capaces de expresar.

Más que de cualquier otra parte de las Escrituras, podemos decir de los
salmos que no son amados porque son sagrados sino que son sagrados
porque son amados. No nos volvemos hacia los salmos por un sentido
de obligación. Leemos los salmos porque ellos nos ayudan a confrontar
los dolores y los desafíos que son parte de toda vida humana. Los sal-
mos nos ayudan a poner en palabras lo que experimentamos y sentimos;
más que eso, muchos te dirán, los salmos nos ayudan a superar nuestros
problemas y a soportar las cargas que la vida pone sobre todos nosotros.

Lo que ha convertido a los salmos en tan amados y poderosos no es su


divinidad sino su humanidad. Los salmos brotan del suelo de la experiencia
humana. Nos hablan como la voz de un compañero de viaje a lo largo del
camino de la vida, y tienen dentro de sí los recursos para ayudarnos cuando
el viaje se torna difícil…

Daniel Polish, “Bringing the Psalms to Life”, p. xii-xxiii


JEWISH LIGHTS Publishing, Woodstock, Vermont, 2000

También podría gustarte