Está en la página 1de 3

VICTORIA SOBRE LAS TENTACIONES

La tentación no viene de Dios, sino de nuestros propios deseos pecaminosos.


Está en la Biblia, Santiago 1:13-15, RVR. «Que nadie diga cuando es tentado:
«Yo soy tentado por Dios»; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él
mismo tienta a nadie. Pero cada uno es tentado cuando es atraído por sus
propios deseos y seducido. Entonces, cuando el deseo ha concebido, da a luz al
pecado; y el pecado, cuando es maduro, da a luz la muerte.
Nadie puede servir a dos señores
No puedes tener tanto a Dios como tu deseo pecaminoso. Está en la Biblia,
Mateo 6:24, RVR. «Nadie puede servir a dos señores, porque o aborrecerá al
uno y amará al otro, o será leal al uno y despreciará al otro. No puedes servir a
Dios y a las riquezas».
Cuando te enfrentes a la tentación, ¡corre en la otra dirección! Está en la
Biblia, 2 Timoteo 2:22, RVR. «Huye también de las concupiscencias juveniles;
pero persigue la justicia, la fe, el amor y la paz con los que de corazón puro
invocan al Señor.

Está en la Biblia, Santiago 4:7, LBLA. «Resiste al diablo, y él huirá de ti.»


Resiste la Tentación
José es un ejemplo de alguien que resistió con éxito la tentación. Está en la
Biblia, Génesis 39:6-20, NVI. «Y al cabo de un rato, la mujer de su amo se fijó
en José y le dijo:’¡Ven a la cama conmigo! Pero se negó. Conmigo al mando -le
dijo-, mi amo no se ocupa de nada en la casa; todo lo que posee lo ha confiado
a mi cuidado.

Nadie es más grande en esta casa que yo. Mi amo no me ha ocultado nada
excepto a ti, porque eres su esposa. «¿Cómo podría entonces hacer algo tan
malo y pecar contra Dios? Y aunque ella hablaba con José día tras día, él se
negaba a acostarse con ella o incluso a estar con ella.

Un día entró en la casa para ocuparse de sus deberes, y no había ningún criado
dentro. Ella lo agarró por la capa y le dijo: «¡Ven a la cama conmigo! Pero dejó
su capa en su mano y salió corriendo de la casa.»
La oración nos fortalece contra la tentación
Está en la Biblia, Marcos 14:38, RVR. «Velad y orad, para que no entréis en
tentación. El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil«.
Encuentra la tentación con la Palabra de Dios. Está en la Biblia, Mateo 4:1, 3, 4,
4, NVI. «Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado
por el diablo… . . El tentador se acercó a él y le dijo: «Si eres el Hijo de Dios, di
a estas piedras que se conviertan en pan». Respondió Jesús: «Está escrito:
«No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de
Dios.» ’ ”

Dios no permitirá que seamos tentados más allá de nuestra capacidad de


resistencia. Está en la Biblia, 1 Corintios 10:13, RVR. «Ninguna tentación os ha
alcanzado sino la que es común al hombre; pero Dios es fiel, que no os dejará
ser tentados más allá de lo que podáis, sino que con la tentación hará también
el camino de escape, para que podáis soportarla«.
No te desanimes cuando te enfrentes a tentaciones, Dios está haciendo Su
obra en ti. Está en la Biblia, Santiago 1:2-3, RVR. «Hermanos míos, tened por
sumo gozo cuando caigáis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de
vuestra fe produce paciencia.»
Evite todas las cosas que puedan llevar a situaciones comprometedoras y al
pecado. Está en la Biblia, Romanos 13:13-14, RVA. «Caminemos bien, como de
día, no en jolgorio y borrachera, no en lascivia y lujuria, no en contienda y
envidia. Pero vístete del Señor Jesucristo, y no hagas provisión para la carne,
para cumplir sus deseos.
La batalla espiritual comienza en la mente
Está en la Biblia, 2 Corintios 10:4-5, RVA. «Porque las armas de nuestra guerra
no son carnales, sino poderosas en Dios para derribar fortalezas, derribar
argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios,
llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo».

Mis pensamientos están inundados de tentaciones! ¿Qué puedo hacer? Cuando


se te ocurran tentaciones, piensa en las cosas celestiales. Está en la Biblia,
Filipenses 4:8, RVR. «Por último, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo
que es noble, todo lo que es justo, todo lo que es puro, todo lo que es bello,
todo lo que es de buen nombre, todo lo que es de buena fama, todo lo que es
virtud y todo lo que es digno de alabanza, meditadlo«.
Es nuestro amor por Dios lo que nos retiene del pecado y nos empuja a hacer lo
que es correcto. Está en la Biblia, 2 Corintios 5:14, RVA. «Porque el amor de
Cristo nos constriñe…»

Ven a Jesús; Él sabe por lo que estás pasando. Está en la Biblia, Hebreos 4:15-
16, RVR. «Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse
de nuestras debilidades, sino que fue tentado en todo como nosotros, pero sin
pecado. Acerquémonos, pues, con valentía al trono de la gracia, para obtener
misericordia y hallar gracia para ayudar en los momentos de necesidad».

Jesús es tu fuerza en la debilidad


Está en la Biblia, 2 Corintios 12:9-10, RVA. «Y me dijo: «Te basta mi gracia,
porque mi fuerza se perfecciona en la debilidad.» Por tanto, de buena gana me
jactaré más bien de mis debilidades, para que el poder de Cristo repose sobre
mí. Por eso me complazco en las enfermedades, en los reproches, en las
necesidades, en las persecuciones, en las angustias, por causa de Cristo.
Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte».
Mantenga la Palabra de Dios cerca de su corazón. Está en la Biblia, Salmo
119:11, RVR. «Tu palabra la he escondido en mi corazón, para no pecar contra
ti.»
Estén atentos en los últimos días, ya que las tentaciones y las trampas sólo
aumentarán más cerca del final. Está en la Biblia, Lucas 21:34-36, RVR. «Pero
mirad por vosotros mismos, no sea que vuestros corazones se carguen de
jolgorio, embriaguez y preocupaciones de esta vida, y ese día venga sobre
vosotros inesperadamente.

Porque vendrá como una trampa a todos los que habitan sobre la faz de toda la
tierra. Velad, pues, y orad siempre para que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que han de suceder, y de estar en pie delante del
Hijo del Hombre».

Aquellos que no ceden a la tentación serán recompensados. Está en la Biblia,


Santiago 1:12, RVR. Bienaventurado el hombre que soporta la tentación, porque
cuando haya sido aprobado, recibirá la corona de vida que el Señor ha
prometido a los que le aman.