Está en la página 1de 1

TIPOS DE CLIENTES

PRIMER CASO
Este es un cliente que llega a un almacén de cadena a presentar
una queja por un producto defectuoso, pero desde que ingresa
se empeña en tratar mal a cualquiera de los empleados que se
cruce en su camino, está discutiendo por el precio de un
producto en donde hace comparaciones con la competencia de
forma agresiva, reclama por el nivel de servicio prestado y por
las opciones de entrega ofrecidas pero siempre con voz fuerte
y desafiante y si se le interrumpe muestra mayor enojo y lanza
frases ofensivas y sigue demostrando su rabia con gestos de
SERVICIO NACIONAL DE desconfianza constante.
APRENDIZAJE - SENA
SEGUNDO CASO
Esta persona está en un almacén de ventas de productos de
tecnología y está interesado en adquirir un artículo en especial,
pero cree conocer todas sus características y no permite que
quien lo atiende le brinde información, se muestra superior y
EDGAR MAURICIO prepotente aludiendo que quien le brinda el servicio no conoce
PINILLA GARCIA lo que quiere y si le responden suele tornarse agresivo con
tonalidad retadora desafiante.

TERCER CASO
Este cliente llega a un concesionario y quiere comprar un
OBJETIVO automóvil especifico ya visto y escogido previamente, es de
Para que una empresa sea pocas palabras y quiere que le brinden explicaciones claras, sin
competitiva y permanezca en un rodeos ni parlamentos extensos, se molesta porque quien lo
mercado es importante que tenga atiende no es concreto con la información de la garantía del
como objetivo principal el conocer a producto, quiere ir directamente al grano sin demoras ni trabas
los clientes y su tipología. Cuando
se conoce qué les gusta es posible TIPO DE CLIENTE Y POSIBLE SOLUCION:
mejorar el producto y satisfacer sus
necesidades y expectativas, lo que
En el primer caso tenemos un cliente polémico y la mejor
se convierte en un punto importante
a la hora de generar valor agregado manera de solucionar el inconveniente es escucharlo hasta el
a una empresa. final, tratarlo siempre con cordialidad y brindarle una solución
clara y concisa sin discusiones y siempre con absoluto respeto.

En el segundo caso, tenemos un cliente arrogante donde lo


mejor que podemos hacer mostrar una actitud seria y
respetuosa sin dejarnos dominar, hacerle ver que su opinión es
importante y que su aporte es fundamental para adquirir el
producto, pero sobretodo, hacer que la solución no haga que
se ofenda.

En el tercer caso vemos un cliente meticuloso que se fija mucho


en el detalle así que la mejor forma de abordarlo es siendo
claros en lo que le decimos, darle respuestas precisas y
concretas, mostrarnos siempre seguros, brindarle seguridad
mostrándole cortesía y amabilidad.

También podría gustarte