Está en la página 1de 6

Personalidad y cultura: colaboración entre psicología y antropología (Ralph Linton)

Javier Graterol

Ralph Linton es uno de los representantes más destacados e influyentes de la

escuela antropológica norteamericana llamada "culturalismo", los cuales acentuaban la

idea del "relativismo cultural", llevado a veces a posiciones extremas, señalando que cada

cultura se caracterizaba por un "patrón cultural" dominante el cual definía a esa cultura.

Influenciados por la psicología de Freud, intentando refutarla, trataron de mostrar que los

hallazgos (por ejemplo, el complejo de Edipo) de aquél no eran universales, apenas se

limitaban a la sociedad occidental europea donde el había llevado a cabo sus

investigaciones.

Este interés en el psicoanálisis llevó a algunos autores de esta escuela

antropológica a interesarse cada vez más por los temas de la personalidad y por las

investigaciones de la psicología en este campo. Linton fue uno de las figuras más

importantes en esta tarea y con su libro Cultura y personalidad (publicado en 1945)

desarrolló un campo que se planteó la necesidad de la colaboración entre la antropología

y la psicología de la personalidad; en este sentido nos dice este autor:


..."Los estudios de los antropólogos que versan sobre el proceso y la

integración de la cultura han llegado hoy a tal punto que ya todo adelanto

requiere la utilización de los descubrimientos de la psicología de la

personalidad. Toda sociedad participa de una cultura, la perpetúa y

modifica; pero, en último análisis, toda sociedad no es sino un grupo de

individuos"... (1977:12)

De igual forma Ruth Benedict también señala la importancia de estudiar de manera

interrelacionado al individuo y la cultura,

..."El problema del individuo no se clarifica acentuando el antagonismo

entre cultura e individuo, sino subrayando su vigorización mutua. Esta

relación es tan estrecha que no es posible estudiar modelos de cultura sin

considerar específicamente su relación con la psicología individual"...

(Benedict 1971:217)

Como son los individuos los que en último caso vamos a estudiar, aquí el autor, señala la

importancia de aplicar las técnicas de la psicología de la personalidad al estudio de las

sociedades y de las culturas.

El tema que se convierte en lugar de encuentro entre la psicología de la

personalidad y antropología es "el grado en que los factores ambientales condicionan los
estratos más profundos de la personalidad" (1977:13). No se puede resolver este

problema reproduciendo las condiciones ambientales en el laboratorio, ésto es imposible.

La única manera en que el psicólogo de la personalidad puede obtener datos

comparativos, acerca del desarrollo de la personalidad en distintos ambientes, consiste

en estudiar individuos que se hayan criado en sociedades y culturas diferentes.

Precisamente, hacia los años cuarenta del presente siglo la antropología poseía una larga

experiencia en el estudio de las llamadas "sociedades primitivas", el cual había sido su

campo de investigación, ofreciéndo entonces una diversidad de medios socio-culturales

suficientes para contestar la mayor parte de las preguntas del psicólogo interesado en el

desarrollo de la personalidad.

Según Linton (1970) personalidad es el conjunto de las cualidades psíquicas del individuo,

es decir, la suma total de sus facultades racionales, percepciones, ideas, hábitos y

reacciones emotivas condicionadas. (p. 447). Este es un concepto general que es

afinado en conjunto por Linton y Kardiner, acuñando el término de personalidad básica,

el cual pretende ser una categoría que toma y desarrolla mejor los datos de la

antropología y la psicología. Sería pues la configuración de la personalidad compartida

por la mayoría de sus miembros como resultado de las primeras experiencias que tuvieron

en común; ésta no sería la personalidad total del individuo sino sólo una parte, serían

entonces:
..."los sistemas proyectivos ... el sistema de valores y actitudes que son

básicos para la configuración de la personalidad del inidividuo. Así, el

mismo tipo de personalidad básica puede reflejarse en diferentes formas de

conducta y puede participar en muchas configuraciones diferentes de

personalidad total." (Kardiner 1955:10).

Esta visión de la personalidad será profundizada por Ruth Benedict postulando la

clasificación de una cultura de acuerdo con los rasgos básicos de personalidad

dominantes; esta antropóloga propone la categoría de patrón cultural, el cual identificaba

y caracterizaba a una cultura. Nos dice:

..."toda sociedad elige algún segmento del arco de la posible conducta

humana; y en la medida en que logra interación, tienden sus instituciones a

ensanchar la expresión del segmento por ella elegido y a inhibir las

expresiones opuestas. Pero estas expresiones opuestas son, sin embargo,

las respuestas adecuadas de una cierta proporción de los portadores de esa

cultura"... (Benedict 1971:217).

Algunos autores como G. Devereux han criticado estas tipologías (si las podemos llamar

así) porque sólo toman en cuenta los rasgos dominantes de una sociedad y obvian los

rasgos latentes, inconscientes de una cultura determinada.


La discusión sobre la influencia del ambiente físico y los factores biológicos (llamados hoy

genéticos) ha sido importante en la escuela culturalista norteamericana. Ya que ésta

acentúa el papel de la cultura en la formación del individuo, aunque intenta establecer el

puente entre estos dos aspectos del hombre.


BIBLIOGRAFÍA
Benedict, Ruth (1971): El hombre y la cultura, Buenos Aires: Centro Editor de América
Latina.
Kardiner, Abram (1955): Fronteras psicológicas de la sociedad, México: Fondo de
Cultura Económica.
Ralph Linton (1977): Cultura y personalidad, México: Fondo de Cultura Económica.
____________ (1970): El estudio del hombre, México: Fondo de Cultura Económica.