Está en la página 1de 4

COMPARTO MI VERDAD Y ACEPTO TU

VERDAD
Introducción:

Vivimos en un mundo sin tiempo para el otro; un mundo que nos lleva a silenciar nuestras voces,
acallar nuestros pensamientos y sentimientos desde la velocidad y rapidez en el que se mueve nuestro
entorno, sumado al bombardeo de información sin posibilidades de filtrar y elaborar. Según Byung-Chul Han,
en “La sociedad del cansancio”, “… un exceso de estímulos, información e impulsos…” modifica la estructura
y economía de la atención, fragmentando la percepción.
La atención dispersa, es consecuencia de este bombardeo de información que lleva a un continuo
cambio de foco, a esto se le agrega la escasa tolerancia al aburrimiento, debido a una sociedad de la
sobreoferta de estímulos y a padres que se sienten obligados a “entretener” a sus hijos a la misma vez que
se “ausentan” en tiempo de calidad con sus hijos.
Sociedad en la que los procesos mentales, la reflexión carece de importancia frente al “ya” … ese
“ya” que no me permite elaborar mi propio ser. Para esto es necesario tiempo de estar y de aburrirse con el
otro, ese aburrimiento que me obliga a crear y a moverme del lugar de confort para ir al encuentro.
La expresión oral se aprende, al igual que la regulación de la conducta, para esto es necesario
espacios contenedores en los que experimentar y entrenarse en esto de “hablar con el otro que es diferente
a mi”.
A decir de la psicóloga Rosa Israel, en “Entre el bullicio y el silencio de las emociones”: “los niños
pueden tener una adecuada regulación de los afectos o pueden presentar dificultades en el manejo de los
mismos. Algunos niños no poseen un lenguaje para describir los diferentes sentimientos lo que imposibilita
trasmitirlo a los demás. Al no poder compartir con otros los miedos, el enojo, la soledad, los celos, pueden
creer que su experiencia es única, extraña e inaceptable para los demás y también para ellos. El
analfabetismo emocional implica una dificultad para el intercambio afectivo, para construir vínculos, y para
visualizar los afectos ce l emociones conflictivas.”
Lo antedicho, lleva a plantear la necesidad de promover instancias en el que los niños y niñas
puedan tomar la palabra, la necesidad de devolver la palabra al hablante, y la posibilidad de poder elaborar
ese discurso. Momento de poder pasar de la emoción al sentimiento para poder elaborarlo. Pues para regular
los afectos, es necesario poder identificar y comprender los diferentes estados que la persona vive para
ejercer un control de los impulsos y ajustar las respuestas en función del momento.
Es necesario desde la escuela poder brindar herramientas que permitan a la persona lograr
respuestas adaptativas, las cuales implican la tolerancia a la frustración, capacidad de espera, frenar los
impulsos para poder pensar y tomar decisiones, poder diferir el actuar para poder elegir.
En este mundo donde las personas están sometidas a un continuo bombardeo de información, se
hace necesario entonces, estar entrenado en la búsqueda y selección de la misma. Saber buscar y
seleccionar lo que necesitamos, entender cada afirmación como una verdad parcializada y recortada de lo
real donde cada aporte al conocimiento es una construcción elaborada que no abarca la totalidad del mismo,
totalidad que se construye y reconstruye en un continuo desde el aporte de cada uno, desde el colectivo que
comparte esa construcción.
Ser que se construye en el diálogo con el otro, ser que necesita, necesidades de ser… estar…
hacer… tener, son necesidades existenciales, las cuales llenamos en una sociedad determinada, en una
Alejandra Suzuki
cultura determinada, desde una historia determinada, somos seres culturales, históricos, en relación
constante. Necesitamos de los otros para vivir y sobrevivir, necesitamos del entorno para vivir, entorno que
cambia y cambiamos continuamente, el cual depende de nuestro actuar sobre el mismo, somos todos
responsables de poder entablar relaciones y vínculos humanizadores.
Comprender el conocimiento como un recorte de la realidad en continua construcción. Proceso
por el cual somos partícipes activos, actores y lectores de la misma, hace necesario poder crear un espacio
donde el pensamiento cultural pueda conectarse con valores comunes a todas las culturas humanas.
Despertar ese “subtexto” recibido a través del inconsciente colectivo, volver a resignificar el valor de la
palabra que se escucha, lee y relee, en pos de la construcción de la persona. Persona que se hace libre en
la medida que puede construir el pensamiento en redes que se conectan y posibilitan tomar decisiones.
Hablamos de lo que somos, desde todo lo que somos, desde todo lo que hacemos, desde todo lo
que tenemos, desde el lugar en donde estamos, por lo tanto construimos desde allí ese discurso. Discurso
que es necesario ponerlo en palabras para que ese hablar sea compartido, comprendido por uno mismo y
por el otro, ese otro que me ayuda en la construcción del enunciado externo. Ese enunciado externo que se
va haciendo carne en la medida que lo comprendemos y vivimos, enunciado que se construye en el cuerpo,
en todo lo que somos y se expresa desde él.
La comunicación modifica y nos modifica, es un permitir al otro que nos toque con sus palabras,
palabras nuestras, palabras prestadas, palabras que decimos desde un todo. Palabras que decimos desde
nuestro cuerpo, desde lenguajes aparentemente diferentes.
No seamos analfabetos corporales ni lingüísticos… comencemos a comunicarnos desde todo
sentidos… hablemos con los ojos y el cuerpo… leamos los mensajes de nuestro cuerpo… así como la
voz del cuerpo… miremos y entendamos… en el contacto con cada cuerpo y en relación con otros
creamos historia… en un proceso dinámico, dialéctico… nuestras posturas, actitudes, acciones,
dinámico, comportamientos… los cuales nos permiten la construcción de la comunicación yo-
mundo… desde nuestro actuar… accionar… desde nuestro movimiento el mundo, desde lo que somos
en relación… desde nuestro ser cultural nos expresamos y modificamos el mundo que nos rodea…

Conectar… vincular las distintas generaciones entre sí… redescubrir la fuerza de la palabra ya dicha…
todos tenemos una palabra que contar… que decir… que hablar… y eso nos vincula… nos acerca… nos
regala un espacio donde escuchar y ser escuchado… abrir una brecha de tiempo y espacio donde
podamos revivir esas palabras que otro nos regalaron y persistieron a lo largo de la historia… palabras
que simboliza y da sentido… revivirlas a través de un canal que nos contiene y nos permite hablar
desde todo nuestro ser… palabra voz y palabra cuerpo… cuerpo-voz que expresa más de lo que somos
capaces de percibir… canal que permite llenar de nuevos contenidos… transformar y humanizar…
llenando de sentimientos… vivencias… experiencias nuevas y viejas…

Se hace imprescindible entonces, promover instancias donde poder reflexionar sobre nuestro accionar
en el mundo y las repercusiones que las mimas tiene y pueden llegar a tener.
Por lo que se plantea la necesidad de promover el desarrollo de la expresión oral, desde el hablar, así
como también en el aprender a escuchar desde todo lo que esto implica.
Se trabajará en la resolución de conflictos con una metodología determinada centrada en el respeto
por la vivencia del otro, su verdad y la verdad propia. Promoviendo la comprensión de que cada uno tiene
su verdad y vivencia propia de los hechos, y que la verdad se construye a partir de las verdades de cada
uno.
Los conflictos serán abordados desde un grupo que contiene, respeta y apoya a los integrantes que
deben resolver el mismo. Desde un silencio activo y respetuoso.

Alejandra Suzuki
Objetivos:

 Promover un espacio donde desarrollar la Capacidad de comunicación, desde la capacidad e


Expresión Oral, a partir de las destrezas:
o Escuchar
o Dialogar
o Vocabulario preciso
o Entonación
o Fluidez mental
o Fluidez verbal
o Elaboración de textos coherentes
o Elaboración de textos pertinentes
o Conversación y coloquios
o Interpretación
o Análisis de textos
o Exposición correcta de ideas propias
o Descripción de situaciones
o Narración de situaciones
o Organización del propio discurso
o Adecuación idea discurso
o Descripción de hechos
o Adecuación lenguaje/gesto
o Representar
o Observar
o Simbolizar
o Producir mensajes
o Percibir
o Vivenciar
 Trabajar las Capacidades de Inserción Social: compartir, relacionarse, colaborar, asumir
responsabilidades, empatía, convivencia, participación, aceptar críticamente la diferencia, sentido
de equipo.
 Promover los valores de:
o Solidaridad: trabajando desde el comprometerse con el otro y la tarea, compartiendo y
cuidando al otro y a mi en la relación.
o Responsabilidad: trabajando desde la importancia de participar, atender y ser ordenado,
atento y con un sentido ecológico.
o Respeto: trabajar desde el diálogo, la tolerancia y la aceptación de las diferencias y
desarrollo de la empatía.

Metodología:

Dinámica:

 Sentados ronda:
 Consigna: “en el grupo todos tenemos derecho a hablar y a contar nuestra verdad. Esa verdad debe
ser respetada. Todo lo que sucede se puede vivir desde muchos puntos de vista. Uno solo no tiene la
VERDAD, tiene su verdad. Entre todos podemos acercarnos a ella.”
 El centro de la ronda es un lugar protegido donde lo que se hable es parte del grupo, nadie lo va a
juzgar, no existe bien o mal, existe correcto e incorrecto, todo se puede enmendar.
 Los afectados pasan al centro, cada uno tendrá su momento para contar lo sucedido desde si mismo
sin acusar a los demás, sino describiendo lo sucedido desde si mismo.

Alejandra Suzuki
 Luego de expuesto los hechos, se analizan posibles actitudes alternativas que se pudieron haber
tomado desde los involucrados, luego el grupo opina.
 Momento de reconciliación entre los participantes, donde asumen cada uno su parte de
responsabilidad en lo sucedido.
 Se establecen posibles reparaciones por parte de los involucrados.

Alejandra Suzuki