Está en la página 1de 8

Universidad México Americana de Golfo

Maestría en Medicina Física y Rehabilitación

Bioética

Mtra.: Anabel Gordillo Ramírez

ENSAYO NUEVOS DILEMAS ETICOS DEL FISIOTERAPEUTA Y


EL MEDICO EN LA PRACTICA PROFESIONAL

Alumno: Juan Carlos Flores Bautista


Introducción

La profesión es el hecho de poner de manifiesto ante una colectividad un cierto género de acción.
Muchas profesiones manejan en forma indirecta las relaciones con el ser humano. El área de la
medicina más sin en cambio es una profesión que se ocupan directamente de los seres humanos.
Esta incidencia en la vida de los otros se presenta a menudo bajo aspectos muy íntimos y
confidenciales.

El médico no ve, no conoce, no trata nunca enfermedades, sino personas enfermas. El hecho
médico no es tanto un encuentro de hombre a hombre, sino un contacto de persona a persona en
intensidad de necesidad. Respecto al proceso de la muerte y el morir, en los profesionales de la
salud, en la vida de estos, la muerte forma parte de lo cotidiano y puede tornarse su compañera de
trabajo diario. Sin embargo, percibir la muerte puede constituir un acceso para el conocimiento
sobre la muerte y el morir. Más sin en cambio el paciente no busca ser curado de un mal, sino de
su mal tal cual como él lo advierte y padece; más que alivio busca seguridad. Además de curado
necesita ser comprendido y acompañado en plenitud vital. (Florencio, 1667, Souza, 2013)

Frecuentemente los profesionales de la salud, específicamente los enfermeros y médicos y


fisioterapeutas están expuestos a casos de enfrentamiento de la muerte de personas bajo su
cuidado, teniendo como resultado del fracaso terapéutico y del esfuerzo por el tratamiento.

Se tiene que identificar los dilemas bioéticos de los fisioterapeutas que se desempeñan en el
campo clínico y profesional e indagar acerca de los múltiples cuestionamientos frente a la toma de
decisiones profesionales en el área clínica.

En relación con el profesional-paciente es una de las relaciones más complejas e intensas ambos se
ven envueltos en un compromiso ético dentro del proceso terapéutico dictado por un código
deontológico, el cual no puede ser ignorado por el profesional de la salud, debido a su gran
importancia e impacto sobre el resultado final que es la salud del paciente. Por lo tanto, podemos
afirmar que esta relación basa su importancia en la ética y la deontología.

De modo que, la fisioterapia busca su propia identidad profesional dentro del ámbito de la salud.
La fisioterapia debe prestar sus servicios desde la excelencia profesional de quienes están
capacitados para ejercerla. Porque, aunque las buenas conductas profesionales de los
fisioterapeutas se encuentran reguladas en el Código Deontológico. (Hortal, 2002)

Es por eso que ser un buen fisioterapeuta es algo más que acatar las normas, es demostrar los
conocimientos y habilidades en el desempeño de sus funciones y manifestar competencias
sociales, tener responsabilidad ética, respetando los principios éticos. Solamente una profesión
que abarque el desarrollo del conocimiento, habilidades prácticas, social y ética, puede ser citada
como una profesión de excelencia.

El paciente se tiene que ver desde el punto de vista integral, requiriendo una pauta profesional y
ético por parte de los fisioterapeutas desempeñando así mismo la responsabilidad, honestidad y
justicia.
Desarrollo

La ética es la ciencia que estudia la moral, su origen y desarrollo, las reglas y normas de conducta
de los hombres y los deberes de estos con la sociedad. Se acepta que la ética es una ciencia,
puesto que expone y fundamenta científicamente principios universales sobre la moralidad de los
actos humanos; y los califica como buenos o malos. La moral, que se identifica con el obrar bien. La
bioética es el estudio sistemático de la conducta humana en el campo de las ciencias de la vida y la
atención de la salud, en la medida que dicha conducta es examinada a la luz de los principios y
valores morales. La rehabilitación es cualquier tratamiento físico y, sobre todo, ejercicios
terapéuticos para todo individuo con alguna afección. (Noa, 2018)

A su vez desde el inicio de la fisioterapia que fue desde la edad antigua como los mayas o los
aztecas que tenían conocimiento de los medios físicos, con Hipócrates que fue el padre de la
medicina, y conforme fueron pasando los años se empezaron a descubrir nuevos métodos
relacionados con los medios físicos, al igual de nuevas enfermedades, así mismo de la formación
de terapeutas físicos primero de forma empírica, posteriormente en forma técnica, hasta la
actualidad de manera profesional. Donde en la actualidad la fisioterapia es el conjunto de
actuaciones, métodos y técnicas que se basa en el empleo de agentes físicos dentro de situaciones
histórico-sociales diferentes con el fin de promover la salud.

Y sus áreas de trabajo no solo son en clínicas y hospitales sino también en acilos, centro de
educación especial, balnearios, gimnasio, centros deportivos, atención a domicilio, etc. Habría que
decir también que no trabajan solos si no de forma multidisciplinaria con otros servicios como
neurología, geriatría, pediatría, deporte, obstetricia y ginecología, traumatología, ortopedia,
cardiología, neumología, entre otros servicios. Con esto quiere decir que la fisioterapia está
presente, prácticamente, en todas las especialidades médicas y su aporte resulta vital para la
atención y la rehabilitación de las personas que requieran.

El siguiente aspecto se trata de la palabra dilema es esencialmente la duda o la disyuntiva entre


dos cosas; se entiende por dilema ético aquel que compete a la naturaleza moral, es decir, aquel
que plantea cómo obrar bien, cómo evitar hacer daño, cómo valorar las consecuencias y lograr lo
mejor para la mayoría de las personas involucradas en una situación en el marco de unas reglas
morales. En las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) se plantean a diario una serie de problemas
muy particulares del trabajo en ellas en relación con la aplicación de los principios bioéticos
derivados de la aplicación de métodos diagnósticos y terapéuticos invasivos, de la necesidad de
abordar la existencia del límite en la atención médica o del esfuerzo terapéutico. (Alonso, 2014).

Los principios bioéticos son los siguientes: el principio de beneficencia y no maleficencia que
significa hacer el bien en todas y cada una de las acciones que se realizan y pues dañar no puede
estar presente, de manera consciente, ni en la idea, de un profesional de la salud; resumiendo
estas palabras en la práctica profesional es realizar una buena historia clínica y la aplicación de los
medios físicos adecuados, adaptando los cuidados necesarios, dependiendo de cada paciente sin
causar daño o negligencias al paciente, o ser irresponsables, imprudentes, egoísta, insolentes,
prepotentes, entre otras; la autonomía que es la aceptación del otro como agente moral
responsable y libre para tomar decisiones: explicarle de antemano los procedimientos a realizar
con la exploración física adecuada, además darle información de varios agentes físicos que
podemos utilizar para su padecimiento y que no tenga índoles de sufrimiento humano y justicia se
dará cada quien lo propio, respetando las pautas del consentimiento informado siempre y cuando
no cometan negligencias médicas o del área de medicina.

También Irigoyen 2017 nos dice que “No cabe duda que resulta veraz la afirmación de que los
dilemas éticos se presentan en el día a día, y no sólo en la clase de bioética e independientemente
de la especialización que se trate, campo educativo y sería una oportunidad de aprender bioética
en un mano a mano sobre los casos reales, algo muy similar al aprendiz junto al maestro”.

Dicho en otras palabras, la información corresponde al profesional de la salud y debe incluir dos
aspectos importantes:

 La información debe ser dosificada con lo que quiere saber el paciente, cuándo y cómo y
debe ser comprensible, es decir, tomar en cuenta la necesidad de utilizar un lenguaje
claro y preciso.

Por otra parte, el consentimiento informado es competencia del paciente o de su representante


moral o legal. Comprende dos aspectos:

 Debe ser voluntario sin abusos ni presiones y de competencia física y psicológica.

Es necesario recalcar que la ética profesional se ocupa ante todo del tema del bien: qué es bueno
hacer, quién es un buen profesional, al servicio de quien está una profesión. La deontología se
ocupa de la parte de los deberes y las obligaciones; busca formular el conjunto de normas exigibles
a todos los que ejercen una misma profesión. Por lo tanto, ética y deontología, a pesar de que a
veces se utilizan por igual, no son lo mismo: la ética plantea la profesión en términos de principios
morales, mientras que la deontología plantea los temas éticos en términos de normas y deberes.
(Ladeira, 2017).

Principios bioéticos:

1. Los fisioterapeutas deben respetar los derechos y la dignidad de los pacientes.

2. Los fisioterapeutas deben cumplir con las leyes y los reglamentos que rigen la práctica de
la profesión en el país en el que trabajen.

3. Los fisioterapeutas aceptan la responsabilidad de practicar la fisioterapia de la manera más


justa.

4. Los fisioterapeutas proporcionarán un servicio honesto, profesional, competente y


responsable.

5. Los fisioterapeutas están comprometidos a proporcionar servicios de calidad de acuerdo a


las políticas de calidad y objetivos definidos por la asociación de fisioterapeutas de su país.

6. Los fisioterapeutas tienen derecho a un nivel justo y equitativo de remuneración por su


servicio.
7. Los fisioterapeutas proporcionarán información exacta a los pacientes, a otras agencias y a
la comunidad acerca de los servicios que proporcionan.

8. Los fisioterapeutas contribuirán a la planificación y desarrollo de servicios dirigidos a las


necesidades de salud de la comunidad. (www.cofispa.org).

Deontológicas

1. El fisioterapeuta constituye una profesión autónoma y con identidad propia.

2. El fisioterapeuta conoce su salud como uno de los valores más fundamentales de la


condición humana

3. Es sistema de salud es el ámbito de actuación del fisioterapeuta

4. El respecto estricto de los derechos humanos y sociales del individuo

5. Ningún fisioterapeuta puede ser discrimino

6. Han de conocer sus responsabilidades

7. El ejercicio profesional se rige por normas deontológicas (www.cofispa.org).

Con el avance de la tecnología nos han obligado a plantearnos cuestiones que pueden perpetuar
una vida sin posibilidades de cura, como en los casos de pacientes ancianos con enfermedades
oncológicas, cuadros demenciales, secuelas neurológicas graves sometidos a procedimientos
invasivos de alta tecnología, muchas veces innecesarios. En estos casos, el sufrimiento de la
persona mantenida en la camilla, controlada por respiración artificial, con escaras en el cuerpo y
fuertes dolores no es considerado, con perjuicios para la calidad de vida del enfermo y de sus
familiares., que se basa en la centralidad del cuidado y en la dignidad humana. Los cuidados
paliativos tienen como principios éticos la comprensión de la muerte como un proceso natural, de
respeto a la vida y a la dignidad humana, premisas importantes para la actuación de los
profesionales de salud. Aun así, la literatura investigada destaca la dificultad de los profesionales
de las diferentes áreas de la salud para cuidar y promover la dignidad de los pacientes sin
posibilidad de cura y en la terminalidad de la vida. (Almeida, 2017).

En realidad, el fisioterapeuta es fundamental en todo el proceso de salud y enfermedad, puesto


que contribuye a la promoción de la salud, al tratamiento, a la rehabilitación y a la prevención de
deterioros, así como en cuidados paliativos, aunque necesita tener la formación y el conocimiento
adecuado para dar tratamiento a los pacientes con estadios terminales, con énfasis en la calidad de
vida, teniendo en cuenta el Código de Ética y Deontología. Y como habíamos mencionado
anteriormente se trabaja con agentes físicos como electroterapia, termo, foto y crioterapia,
además de terapias manuales y no solo en un área especifica si no multidisciplinaria.

En el caso de pacientes en estado grave, confinados a la cama y sometidos a respiración artificial,


se realizan procedimientos abocados al mantenimiento o a la calidad de vida del paciente.
Es importante el conocimiento de la ética médica para el tratamiento de pacientes dentro de la
práctica de la medicina de rehabilitación. Frecuentemente se atiende a pacientes con diversas
condiciones clínicas que generan dilemas éticos que implican el abandono del tratamiento,
prolongación innecesaria del mismo o negar el tratamiento en condiciones clínicas que lo
ameriten. Ante esos casos se debe valorar la actitud ética del médico rehabilitador, especialmente
de la unidad de medicina física y rehabilitación. De ese modo se determina la incorporación de
fundamentos y principios éticos en los programas de enseñanza para así mejorar la atención al
paciente y lograr su rehabilitación al máximo. (Noa, 2018)

Conclusiones

Los fisioterapeutas no tenemos que escudarnos detrás del personal de la salud principalmente el
médico, y tratar que el medico a cargo se dé cuenta de los conocimientos y práctica que tenemos a
las manos para apoyar al paciente sea o no terminal pudiendo tener la autonomía y la ética
profesional y encontrar un apoyo para tener un tratamiento o una mejor calidad de vida.

Pero para poder convencer al médico primero nos tenemos convencer nosotros mismos teniendo
valores y responsabilidades, además teniendo el conocimiento, conociendo los principios bioéticos
y deontológicos que nos corresponde.

Y para ello tenemos que ser honestos con los pacientes respetando derechos y dignidad de los
individuos, cumpliendo con leyes y regulaciones que gobiernan la práctica, aceptar la
responsabilidad, buscar remuneración digna y razonable.

Además, el debate bioético ha permitido lograr reflexiones importantes que posibilitan la


comprensión del fenómeno de la muerte de manera tal de asegurar la observancia de los
principios basados en el respeto a la autonomía, en la práctica de la beneficencia y la no
maleficencia, y en los derechos humanos, contribuyendo con la humanización del cuidado en
salud.

El fisioterapeuta que trabaja con cuidados paliativos usa además recursos para aliviar el dolor. Para
este tipo de trabajo tendrá a su disposición algunos procedimientos terapéuticos que podrán
minimizar el dolor y el sufrimiento del paciente y colaborar en su manejo. Le compete también al
profesional la evaluación inicial para identificar las necesidades físicas y psicosociales, además de
los aspectos del ambiente donde el paciente está inserto. No obstante, antes de iniciar cualquier
procedimiento, el fisioterapeuta debe indagar acerca del deseo del paciente si éste estuviera en
condiciones de elegir y tomar decisiones de recibir tratamiento fisioterapéutico.

Bibliografía

Almeida L.F., Lima M.G. y Fleury E.M. (2017). Conflictos Bioéticos en atención fisioterapéutica
domiciliaria a pacientes en condiciones terminales. Rev. Bioét, 25(1), 148-157.

Alonso A.L., Alonso O.L. y López E.F. (2014). Dilemas éticos en las decisiones médicas en cuidados
intensivos. Acta medica del centro, 8(1), 1-14

Florencio E., (1667), Moral para médicos, Eudeba, Buenos Aires.

Hortal A., (2002), Ética general de las profesiones, Bilbao, Desdée.


Irigoyen A. (2017). Dilemas éticos en la práctica médica cotidiana. Archivo en medicina familia,
19(1), 5-9.

Ladeira T.L. y Koifman L. (2017). Interfaz entre fisioterapia, bioética y educación: estado de arte.
Rev. Bioét, 25(3), 618-629.

Noa B.Y. y Vila J.M. (2018). La bioética en medicina física y rehabilitación. VID, (2), 1-13.

Sousa L.P., Ribein J.M., Rosa R.B., Goncalues R.C., Silvia C.S. y Dulce A. (2013). La muerte y el
proceso de morir, sentimientos manifestados por los enfermos. Rev. Enfermería global, 32(1), 222-
229.

www.cofista.org
“La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es, y cuando la
muerte es, nosotros no somos.” (Antonio Machado)
Esta reflexión nos hace ver que en realidad nunca vamos a experimentar la muerte. Si
consideramos que al morir dejamos de existir, realmente nunca vamos a ser conscientes de lo que
es. Es por ello que el autor considera que no hay que tenerle miedo al hecho en sí de fallecer.

También podría gustarte