Está en la página 1de 2

ESTUDIANTE: Mateo López Agudelo

CÓDIGO: 2621514684
MATERIA O CURSO: Paleografía, diplomática y archivista

FICHA DE LECTURA

REFERENTE BIBLIOGRAFICO AUTOR


“El conocimiento histórico” Henri-Irénée Marrou
(Marsella, 12 de noviembre de 1904 -
Capítulo 3. La historia se hace con documentos Bourg-la-Reine, 11 de abril de 1977).

Pág. 55 - 77 Fue un historiador especializado


en la antigüedad tardía francés,
especialista en el cristianismo
primitivo, en Agustín de Hipona,
la educación antigua y la filosofía
de la historia.

PALABRAS CLAVES
Documento, vestigio, información, datos, acontecimientos, historia, historiografía, historiador.

Tesis central del texto

El trabajo como historiador es dependiente de dos factores: el primero son aquellos vestigios
que pudieron haber quedado de cualquier acontecimiento o fenómeno en particular y la
segunda las habilidades que el historiador tenga para encontrar dichos vestigios, analizarlos,
sacar conclusiones propias y narrarlas o defenderlas al público. Una vez que la persona que
hace historia logra realizar todo esto podemos decir que hizo su trabajo.

Argumentos
El texto comienza haciendo un planteamiento acerca del trabajo del historiador y de aquellos
que se atreven a enseñar historia. El historiador no es una persona que se dedica a inventar
cosas con respecto a un acontecimiento ocurrido en algún momento atrás. Quienes hacen
historia de verdad deben sustentar lo que digan con pruebas, siendo el caso de vestigios. Los
vestigios son cosas que quedaron talvez como recuerdo o como registro, y estos dan detalles
o descripciones de lo que sucedió o mejor dicho de como sucedió.

Se establece una premisa dándonos a entender que solo hay historia si hay documentos o libros
que lo señalen, sin embargo, el historiador debe de tener en cuenta que los vestigios no son
dados pensando en los propios intereses que tenga quien haga historia, sino que son registros
que quedaron accidentalmente o intencionalmente y que pueden o dar una versión incompleta
o mentir acerca de lo que realmente sucedió. También, muchos acontecimientos pudieron
haber ocurrido y no haber sido registrados, pero solo queda observar y comparar con lo que
ya se tiene. Queda claro que el historiador no lo sabe todo y que también todo aquello que
haya estado activo o lo este tiene historia. Le compite al historiador analizar y sacar con
conclusiones. Los tipos de fuentes pueden variar y cada uno dar una información diferente,
no es necesario que los vestigios sean documentos sino también pueden ser fotografías, videos,
testimonios orales, etc. La importancia seria ver de donde provienen las fuentes, ya que las
temporalidades pueden definir la calidad del vestigio debido a la degradación que ha sufrido
o el contexto social en el que se encontraba.

Una vez que el historiador o la historiadora se da cuenta de todo lo anterior debe de analizar
tomando en cuenta dos factores, por un lado, los factores externos o naturales
que pudieron haber provocado el acontecimiento y los factores humanos que revelan entre
otras cosas, la personalidad o la cultura de la sociedad en aquella época y pudieron haber
llevado también al desarrollo del acontecimiento.

Conclusiones
Las historiografías (entendiéndose como el trabajo de los historiadores de un espacio socio
temporal) pueden reflejar también dos cosas: la calidad de trabajo investigativo que hizo el
historiador o la historiadora y dependiendo de esto reflejar la cultura o el comportamiento de
las sociedades (bajo presión o no de la naturaleza) con precisión o no.