Está en la página 1de 8

Provincia: Santa Cruz

Localidad: Río Gallegos


Fuero: Tribunal Superior de Justicia -Secretaría Civil-
Instancia: Única Expte. N°: A-634/07-TSJ
Sentencia N°: 948
Actor: AGUILAR SEGUNDO ANTONIO
Demandado: CAJA DE PREVISIÓN SOCIAL DE LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ Y PODER
EJECUTIVO PROVINCIAL
Objeto: DEMANDA CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA
Fecha: 16/12/13
Texto:
TOMO XV -CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO- T.S.J..-
REGISTRO Nº: 948
FOLIO Nº: 2849/2852
PROT. ELECT. TSS1 016 C.131

En la ciudad de Río Gallegos, capital de la Provincia de Santa Cruz, a los 16 días del mes de
diciembre de dos mil trece, se reúne el Excmo. Tribunal Superior de Justicia, integrado con
los Sres. Vocales, Dres. Daniel Mauricio Mariani, Enrique Osvaldo Peretti, Alicia de los
Ángeles Mercau y Paula Ernestina Ludueña Campos, bajo la presidencia de la Dra. Clara
Salazar para dictar sentencia en los autos: “AGUILAR SEGUNDO ANTONIO C/ CAJA DE
PREVISIÓN SOCIAL DE LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ Y PODER EJECUTIVO PROVINCIAL S/
DEMANDA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVA”, Expte. Nº A-634/07-TSJ. Se fija el siguiente
orden de consideración: 1º) Dra. Alicia de los Ángeles Mercau, 2º) Dra. Paula Ernestina
Ludueña Campos, 3º) Dr. Enrique Osvaldo Peretti, 4º) Dr. Daniel Mauricio Mariani y 5°) Dra.
Clara Salazar; y las siguientes cuestiones a tratar: PRIMERA CUESTIÓN: ¿Es procedente la
demanda contencioso administrativa?; SEGUNDA CUESTIÓN: ¿Qué pronunciamiento
corresponde dictar?.-
A la primera cuestión la Dra. Mercau dijo:
I.- Que, a fs. 49/54vta., el Sr. Segundo Antonio Aguilar interpone
demanda contencioso administrativa contra la Caja de Previsión Social de la Provincia de
Santa Cruz y el Poder Ejecutivo Provincial (confr. fs. 49). Impugna el acuerdo de la Caja de
Previsión Social Nº 0330/06 que no hace lugar al beneficio de Jubilación Ordinaria solicitada
por el actor, como así también el Acuerdo Nº 0384/07 y los Decretos Provinciales Nros.
1591/07 y 2813/07, por los cuales se rechazan los recursos administrativos presentados. De
un análisis del objeto de la demanda, podemos establecer que el actor reclama el
reconocimiento de los servicios prestados en el Servicio Penitenciario Federal bajo las
exigencias de edad previstas en el régimen específico, es decir que, a los efectos del
prorrateo que establece la ley Nº 1782, se le reconozca la edad mínima de 54 años, y no,
como lo determinaron las demandadas, de 65 años.-
Explica que la Caja de Previsión Social de la Provincia, “...decidió
considerar los SERVICIOS PENITENCIARIOS bajo régimen PREVISIONAL CIVIL con exigencia de
65 años de edad... [por lo que] aplica en forma ilegal una ley inadecuada, con lo que me
perjudica, pues prorroga indebidamente la edad de jubilación...” (confr. fs. 50). Agrega que
dichos tiempos de servicios penitenciarios fueron cumplidos “...como personal en actividad
con grado y Estado Penitenciario-Ley 20.416 (no civiles), con funciones específicas en
“Seguridad y Defensa” (Técnico en Criminología y en Centros de Evaluación y Clasificación de
Internos), encontrándose dichos servicios y sus aporte (sic) bajo las exigencias (de edad) del
SISTEMA PREVISIONAL LEY Nº 13.018 como personal afiliado obligatorio al citado Régimen
(Art. 1, Ley nº 13.018), y que es el Sistema Jubilatorio propio de la actividad Penitenciaria de
la Fuerza de Seguridad Nacional: Servicio Penitenciario Federal...” (confr. fs. 50vta.). En este
sentido, continúa afirmando que “...Los servicios comunes prestados como personal ‘con
Estado Penitenciario Ley 20.416’, en la actividad propia del SERVICIO PENITENCIARIO
FEDERAL, no son “SERVICIOS COMUNES CIVILES’, sino que son servicios cumplidos y
comprendidos bajo las normas orgánica (sic) de la citada FUERZA DE SEGURIDAD NACIONAL,
y en particular bajo el amparo de las exigencias de su RÉGIMEN PREVISIONAL ESPECÍFICO:
Ley Nº 13.018; y cuyos aportes y contribuciones previsionales del “personal penitenciario”
no integran el Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones-Ley 24241, ni están bajo la
administración de la ANSeS...” (confr. fs. 51).-
El actor argumenta que debido al prorrateo que se debe hacer en su
caso, la edad mínima de 54 años para acceder a la jubilación ordinaria “...sufre las
fluctuaciones en más o en menos conforme la edad mínima de cada sistema jubilatorio de
pertenencia de los servicios ajenos a la provincia.- En el caso específico de los SERVICIOS
PENITENCIARIOS comprendidos en la Ley 13018 se corresponde su consideración bajo
exigencia de 54 años por imperio del ACUERDO Nº 071/89 de la Caja de Previsión Social...”
(confr. fs 52).-
El Sr. Aguilar afirma cumplir con los requisitos exigidos por la ley Nº
1782. Así, entiende que acredita 34 años, 10 meses y 11 días, y respecto de la edad
jubilatoria, alega hacer valer “...sus servicios Penitenciarios con aportes bajo el régimen
jubilatorio ajeno a la Provincia: Ley Nº 13.018; y por ende que la edad Jubilatoria se
determine proporcionando dichos tiempos de trabajos Penitenciarios acreditados, con el
mínimo de edad requerido por el Sistema Específico de Pertenencia de los mismos: Ley Nº
13.018: que por Acuerdo C.P.S. Nº 171/89 (sic) es de 54 años de edad...” (confr. fs.
52vta/53).-
Que, a fs. 83 se corre el pertinente traslado al Fiscal de Estado y a la Caja
de Previsión Social de la Provincia de Santa Cruz.-
A fs. 88/90 contesta demanda la Caja de Previsión Social de la Provincia
de Santa Cruz. Esta entiende que “...no puede apartarse de los instrumentos legales... que
dicta el A.N.Se.S., por ser este ente nacional el único competente para reconocer los
servicios... En todo caso, el actor debió articular las medidas recursivas que la ley establece
para que EL A.N.Se.S. REVEA EL CARÁCTER DE LOS SERVICIOS QUE RECONOCIÓ como
prestados ante el Servicio Penitenciario Federal...” (confr. fs. 89). Concluye que no le asiste
razón al actor, ya que afirma que “...la sola circunstancia de alcanzar la edad no implica el
derecho al haber de retiro, sino que además hay que acreditar 15 años de servicios para el
retiro obligatorio, y 17 años de servicio para el retiro voluntario...” (confr. fs. 89).-
A fs. 93/98 se presenta el Fiscal de Estado, interponiendo como
excepción de fondo la de falta de legitimación pasiva, “...por cuanto el actor yerra en dirigir
la acción litigiosa contra mi representado, el cual es extraño al reconocimiento de servicios
que le efectuara la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES)...” (confr. fs. 96).
Por lo que considera que tanto la demandada como este Tribunal, son ajenos al reclamo. Ello
en virtud de que “...es el ANSES quien determinó que el mencionado [el actor] había
revestido en servicios comunes mientras cumplió funciones en el Servicio Penitenciario
Federal...” (confr. fs. cit.). Explica que “...No puede ni debe, la Caja de Previsión Social de la
Provincia de Santa Cruz apartarse de la certificación de servicios efectuada por ANSES y por
ello determinar las condiciones de acceso al beneficio jubilatorio en el esquema en el cual
fueron reconocidos los servicios prestados. Dicho esquema normativo es la Ley 24.241 y no
dentro del régimen penitenciario que ahora pretende el quejoso...” (confr. fs. 96vta.).-
A fs. 100/103 el actor solicita se rechace la excepción de falta de
legitimación pasiva, argumentando que “...El único argumento y fundamento de la PARTE
DEMANDADA se deriva de la RESOLUCIÓN UDAI. 0761/01, que reconoce los servicios
penitenciarios como “COMUNES”, y por tal razón la Caja Provincial “interpreta” que debe
COMPUTAR LOS MISMOS COMO SERVICIOS CIVILES BAJO LEY nº 24.241...” (confr. fs. 101),
por lo que entiende que se equivoca la demandada “...por cuanto, la Resolución UDAI en
cuestión no tiene mayor valor jurídico que la Ley que le da origen...”, y que “...NO SURGE de
la documentación probatoria obrante en la causa, y en los expedientes administrativos C.P.S.
o ANSeS, que los SERVICIOS COMUNES PENITENCIARIOS/LEY 13.018 sean: “SERVICIOS
CIVILES-Ley 24.241” como alega la parte demandada...” (confr. fs. 101).-
Que, a fs. 104 se ordena correr vista al Sr. Agente Fiscal ante este
Cuerpo a efectos que se expida sobre la admisibilidad formal de la demanda, materia de la
litis y la excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por la codemandada -Poder
Ejecutivo Provincial-; dictaminando a fs. 105 y vta..-
A fs. 108/109 y vta. este Alto Cuerpo resuelve declarar formal-mente
admisible la acción interpuesta y diferir el tratamiento de la excepción de falta de
legitimación pasiva opuesta para el momento de la definitiva.-
A fs. 114 se abre la causa a prueba, y a fs. 142 vta. se clausura el período
probatorio y pasan los autos para alegar, sin que las mismas hayan hecho uso de ese
derecho; llamándose autos para dictar sentencia a fs. 146.-
II.- Que primeramente debemos analizar las defensas articuladas por las
demandadas, en particular las que se refieren a la excepción de falta de legitimación pasiva
opuesta por el Poder Ejecutivo Provincial.-
Respecto a la excepción de fondo de falta de legitimación pasiva, este
Tribunal ha determinado que “...La excepción de falta de legitimación pasiva, también
denominada como defensa de falta de acción, tiene lugar cuando el demandado no es la
persona especialmente habilitada por la ley para asumir tal calidad con referencia a la
concreta materia sobre la cual versa el proceso, y se vincula con la identidad que debe existir
entre la persona demandada y el sujeto pasivo de la relación sustancial controvertida (confr.
Fenochietto - Arazi, ‘Código Procesal Comentado’, t. 2, págs. 210/211, citado en Lexis Nº
7/19577)...” (confr. Tomo XIV -Contencioso Administrativo-, Reg. 920, Folio 2717/2731).-
En el mismo sentido se ha expresado la Suprema Corte de la Provincia
de Buenos Aires, al afirmar que “...la legitimación activa supone la aptitud para asumir la
condición actora en un proceso, vale decir, la habilitación para obtener en su momento una
sentencia que resuelva sobre el mérito de su pretensión. La legitimación pasiva se vincula
con la identidad que debe haber entre la persona que fue demandada y el sujeto pasivo de
la relación controvertida...” (confr. SCBA, Lugani José Luis c/ Priz Enriqueta y otros s/ Cobro
de Pesos, 57729, 3-3-1992).-
Debo adelantar que considero que le asiste razón a las demandadas. De
esta manera, el Poder Ejecutivo Provincial expresa que “...el actor yerra en dirigir la acción
litigiosa contra mi representado, el cual es extraño al reconocimiento de servicios que le
efectuara la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES)...” (confr. fs. 96). Por lo
que entiende que la Caja de Previsión Social no puede apartarse de la certificación de
servicios efectuada por ANSES, ya que es ella quien determinó que los servicios prestados
por el actor revestían el carácter de comunes. En igual sentido lo hace la Caja de Previsión, al
decir que “...en todo caso, el actor debió articular las medidas recursivas que la ley establece
para que EL A.N.Se.S. REVEA EL CARÁCTER DE LOS SERVICIOS QUE RECONOCIÓ como
prestados ante el Servicio Penitenciario Federal...” (confr. fs. 89).-
Como lo he dicho anteriormente, la legitimación pasiva se vincula con la
identidad que debe haber entre la persona que fue demandada y el sujeto pasivo de la
relación controvertida. Aún cuando no se hubiera opuesto expresamente la defensa de falta
de legitimación pasiva debe ser declarada la misma si resulta indubitable. Mas allá de la
razón que pudiera asistirle a quien acciona, no puede prosperar su reclamo si lo dirige contra
quien no inviste la condición de legitimado pasivo.-
La Caja de Previsión Social de la Provincia de Santa Cruz no posee
competencias o potestades para revisar el reconocimiento de servicios efectuado por
A.N.Se.S. La demandada no dispone de facultades que le permitan modificar aquellos
reconocimientos realizados por otras cajas de previsión incluidas dentro del régimen de
reciprocidad jubilatoria. Por el contrario, la facultad de revisión de dichos reconocimientos
corresponde a las cajas bajo cuyos servicios fueron prestados. Es decir que, la demandada,
en su carácter de caja otorgante, no tiene competencia para modificar el reconocimiento de
servicios prestados en el ámbito nacional, ni para ampliarlo o interpretarlo de una manera
que, como solicita el actor, signifique alterar el carácter de esos servicios.-
Así lo ha determinado la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de
Buenos Aires al decir que “...En el régimen de reciprocidad, la competencia para resolver
respecto del reconocimiento de los distintos servicios, corresponde a las Cajas en cuyos
regímenes fueron prestados...” (confr. SCBA, B 50253 S 4-10-1988, Delledone de Collado,
Rosa c/ Instituto de Previsión Social s/ Demanda contencioso administrativa). Así como
también ha determinado que “...Las cajas de previsión carecen, en principio, de competencia
para disponer acerca de cuanto se relaciona con la legitimidad de los actos en virtud de los
cuales sus afiliados comenzaron a prestar servicios. En materia de reciprocidad jubilatoria, la
competencia para resolver respecto del reconocimiento de los distintos servicios
corresponde a las Cajas en cuyos servicios fueron prestados...” (confr. SCBA, B 49463 S 26-9-
1989, Figueroa, Manuel R. c/ Caja de Jubilaciones, Subsidios y Pensiones del Personal del
Banco de la Provincia de Buenos Aires s/ Demanda contencioso administrativa). Así como
también ha expresado que “...la competencia para resolver acerca de los reconocimientos
de servicios corresponde a las cajas bajo cuyo régimen los mismos hayan sido
desempeñados, debiendo la Caja Jubiladora limitarse a computarlos como si hubieren sido
desempeñados bajo su propio régimen...” (confr. SCBA, B 59361, S 19-2-2002, “Aubert, Celia
c/ Prov. de Bs. As. (IPS) s/ Demanda contencioso administrativo”).-
También se ha expresado de esta manera la Corte de Justicia de la
Provincia de Catamarca, al decir que “...resulta necesario destacar que la Oficina Provincial
de Asuntos Previsionales no tenía competencia para modificar, suspender, revocar o
sustituir la resolución [del A.N.Se.S] otorgante de la prestación...” (Sir, Enrique Abraham c/
Oficina Provincial de Asuntos Previsionales (OPAP) s/ Acción de Amparo, 8 de Noviembre de
2010, publicado en LL NOA 2011 (febrero), 39; cita laleyonline AR/JUR/77250/2010).-
En igual sentido se ha expedido el Tribunal Superior de Justicia de la
Provincia de Chubut, afirmando que “...La Caja Provincial no puede cuestionar en el marco
de esta Apelación los reconocimientos de servicios que la ANSES efectúa, ni el modo o la
forma en que los implementa. Toda consideración al respecto deberá tramitarla por la vía
pertinente...” (S., E. s/ Recurso de Apelación contra resolución Nº 1271/04 del Instituto de
Seguridad Social y Seguros, Expte. 19876-S-2004 del 25 de abril de 2005, cita online Infojus).-
Igualmente esto no significa que, ante la certificación de servicios
realizada por una caja previsional integrante en el sistema de reciprocidad, la llamada caja
otorgante deba computar esos servicios en forma automática o mecánica, perdiendo de esta
manera la facultad de evaluar si dicho cómputo posibilita, a quien los acredita, acceder o no
al beneficio que solicita. Es decir que, como ha expresado el Superior Tribunal de la Provincia
de Chubut, la caja otorgante debe “...discernir su ‘encaje’ [de los servicios prestados ante
otra caja previsional] en el régimen de reciprocidad provincial, en tanto cabe -con mayor
razón en el régimen de reciprocidad- interpretar las normas aplicables teniendo en cuenta el
derecho de los eventuales beneficiarios, armonizado con la protección del fondo común -
solidario- con que se los solventa; considerando asimismo que se afecta la finalidad del
instituto... frente a la posibilidad de su desnaturalización por quienes procuran su amparo...”
(confr. Superior Tribunal de Justicia de Chubut, 06-02-2007, “PEREZ, Alejandro s/ Recurso de
Apelación c/ Resolución N° 682/06 I.S.S.y S.”, cita online Infojus).-
De permitir que las cajas previsionales integrantes del régimen de
reciprocidad alteren la certificación de servicios realizada por aquellas ante las cuales se han
prestado dichos servicios, se produciría una inseguridad jurídica total de los sujetos
aportantes, ya que cualquier caja ante la cual se pretendan hacer valer servicios prestados
ante otro instituto previsional podría modificarlos para lograr no ser la caja otorgante del
beneficio. Por lo que la imposibilidad de transformar o modificar la certificación de servicios
es, en definitiva, un beneficio de los particulares, de que sus aportes a distintas cajas
previsionales serán siempre resguardados ante posibles intentos de eludir o suprimir la
posibilidad de otorgamiento de un beneficio jubilatorio.-
La A.N.Se.S. es clara en su Resolución Nº RAUC-00761/01, obrante a fs.
31 del Expte. Administrativo Nº 248664/01, al determinar el carácter de los servicios
prestados como “comunes”. De esta manera, y en virtud de lo explicado anteriormente, no
puede la Caja demandada otorgarle otro carácter que el dado por aquella bajo cuyo régimen
fueron prestados esos servicios. Así como tampoco puede interpretar dicha resolución,
como pretende el actor, desnaturalizando lo que en forma clara y precisa ha determinado,
que los servicios prestados fueron comunes. Mas aun cuando la caja demandada ha
solicitado al A.N.Se.S. que le informe respecto del carácter de los servicios prestados,
obteniendo como respuesta que los “...Servicios Penitenciarios Federal LEY 13018... no son
de Carácter Diferencial para nuestra entidad, por tal no contamos con los servicios de edad
requeridos...” (confr. fs. 67 del Expte. Administrativo Nº 253651/03), y que “...los servicios
prestados bajo Ley 13.018 (SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL), no son reconocidos como
privilegiados en nuestro Organismo...” (confr. fs. 69 del Expte. Adm. cit.). Por lo que el
organismo previsional de la Provincia de Santa Cruz ha obrado correctamente, aplicando
como comunes los servicios y, en consecuencia, utilizando para el prorrateo de la edad para
acceder a la jubilación la de 65 años.-
En ningún momento el actor ataca la resolución de la A.N.Se.S., ni
intenta su modificación o aclaración respecto del carácter de los servicios reconocidos. Por el
contrario, únicamente se limita a presentar dicho reconocimiento ante la Caja de Previsión
de la Provincia para el otorgamiento del beneficio de jubilación. Por lo que correspondía al
actor atacar la resolución de la A.N.Se.S. y, en su caso, ocurrir por la vía pertinente.-
En conclusión, las demandadas han actuado conforme lo indica la
normativa aplicable al caso, ya que, como se ha explicado en los párrafos precedentes, no se
encontraba en sus facultades modificar el carácter de los servicios reconocidos por A.N.Se.S.,
debiendo aplicarlos como han sido reconocidos por el organismo mencionado.-
En razón de todo lo expuesto, a la primera cuestión voto por la
negativa.-
Los Dres. Paula Ernestina Ludueña Campos, Enrique Osvaldo Peretti,
Daniel Mauricio Mariani y Clara Salazar por compartir sus fundamentos adhieren al voto de
la Dra. Mercau.-
A la segunda cuestión la Dra. Mercau dijo:
Atento a la forma en que me he pronunciado respecto de la Primera
Cuestión, propongo se dicte sentencia haciendo lugar a las defensas articuladas en relación a
la falta de legitimación, y en particular a la excepción opuesta por el Poder Ejecutivo
Provincial, en consecuencia, rechazando la demanda incoada por el Sr. Segundo Antonio
Aguilar; imponiéndose las costas en el orden causado de conformidad a lo establecido en el
artículo 90 del CPCA -Ley Nº 2.600; y difiriendo la regulación de los honorarios del letrado
interviniente -por la actora-, hasta tanto de cumplimiento con lo dispuesto por las leyes
previsionales y tributarias vigentes (confr. Resolución General AFIP Nº 689/1999).-
Los Dres. Paula Ernestina Ludueña Campos, Enrique Osvaldo Peretti,
Daniel Mauricio Mariani y Clara Salazar; adhieren al pronunciamiento propuesto por la Dra.
Mercau.-
En virtud de lo cual se dicta la siguiente sentencia:
Río Gallegos, 16 de diciembre de 2013.-
VISTO Y CONSIDERANDO:
Por los fundamentos del Acuerdo que antecede y el voto mayoritario y
concordante de los Sres. Vocales, Dres. Daniel Mauricio Mariani, Enrique Osvaldo Peretti,
Alicia de los Ángeles Mercau, Paula Ernestina Ludueña Campos y de la Srta. Presidente, Dra.
Clara Salazar; y oído que fue el Sr. Agente Fiscal, el Excmo. Tribunal Superior de Justicia;
FALLA:
1º) Haciendo lugar a las defensas opuestas en relación a la falta de
legitimación pasiva, y en consecuencia, rechazando la demanda contencioso administrativa
interpuesta por el Sr. Segundo Antonio Aguilar contra la Caja de Previsión Social de la
Provincia de Santa Cruz y Poder Ejecutivo Provincial.-
2º) Imponiendo las costas en el orden causado.-
3º) Difiriendo la regulación de honorarios del letrado del actor, hasta
tanto de cumplimiento con las leyes tributarias vigentes.-
4º) Regístrese. Notifíquese. Oportunamente devuélvanse las
actuaciones administrativas mediante oficio y archívese la presente causa.-

Fdo: Dra. Clara Salazar -Presidente-, Dr. Daniel Mauricio Mariani -Vocal-, Dr. Enrique Osvaldo
Peretti -Vocal-, Dra. Alicia de los Angeles Mercau -Vocal-, Dra. Paula Ernestina Ludueña
Campos -Vocal-.
Secretario: Dra. Marcela Silvia Ramos
Protocolización: TSS1016C.131
Tomo: XV
Sentencia: 948
Folio N°: 2849/2852
Secretaría: 1