Está en la página 1de 5

EXPEDIENTE : 299-2013-0-1611-JP-FC-01

DEMANDANTE : MADEL MARY MAGUIÑA SOTOMAYOR


DEMANDADO : PERCY GEREMÍAS RODRIGUEZ LLAJARUNA
MATERIA : ALIMENTOS
JUEZ : BELIN ARACELI ROSALES ORTIZ
SECRETARIA : JALIA CARHUAJULCA RAMÍREZ

AUTO QUE RESUELVE APELACIÓN

RESOLUCIÓN NÚMERO DIECISIETE


Virú, veintidós de Octubre
del año dos mil trece.-

AUTOS Y VISTOS.- Con el expediente que se tiene a la Vista, actuando como Especialista la
doctora Jalia Carhuajulca Ramírez, se pronuncia la siguiente Resolución:

I. ASUNTO:
Recurso de apelación contra la resolución número Doce, de fecha 23 de Julio del 2013,
expedida por señor Juez de Paz de segunda Nominación del Distrito de Chao, que resolvió declarar
INFUNDADO el pedido de nulidad presentado por el demandado en cuanto a la resolución
número 05 y siguientes, toda vez que ha sido notificado con arreglo a ley en su domicilio procesal
y siguiendo con el proceso RESOLVIO APROBAR la liquidación de pensión de alimentos, en
consecuencia ordenó, que el demandado cancele en el plazo de 03 días hábiles de notificado con la
presente resolución la suma de SIETE MIL OCHOCIENTOS CUARENTA NUEVOS SOLES
(S/. 7800.40), por concepto de pensiones devengadas bajo apercibimiento expreso de remitir copias
certificadas así como de las resoluciones respectivas al fiscal de la Provincia de Virú, para que
proceda conforme a sus atribuciones para la denuncia penal por omisión a la asistencia familiar en
caso de incumplimiento.

II. PRETENSIÓN IMPUGNATORIA:


El abogado de la parte demandada, mediante escrito de folios ciento tres a ciento cuatro,
interpone recurso de apelación contra la Resolución N° 12, porque considera que no se debió
resolver de esa manera, porque con este fallo en su contra, se ha vulnerado el debido proceso, se le
ha privado su derecho de poder ejercer su defensa, pues señala que se le ha puesto en indefensión
al no habérsele permitido apelar de la sentencia excesiva y abusiva sin sustento legal, privándole
de sus derechos constitucionales, estipulados en el artículo 139° incisos 3, 14 de la Constitución
Política del Perú; es más el señor Juez al resolver la nulidad deducida por su persona no ha
valorado los hechos expuestos, simple y llanamente se ha limitado a resolver aduciendo que los
errores son de forma y no de fondo.

III. FUNDAMENTOS.
1.- Sobre el efecto de las notificaciones previsto en el artículo 161° del Código Procesal Civil.
“El encargado de la notificación debe dejar aviso al destinatario cuando este no se
encuentra en la primera oportunidad, comunicándole en el mismo documento que en un
determinado día vendrá a efectuar la notificación, momento en el cual, de no encontrarse recién
podrá entregar la cédula a persona capaz que se encuentre en el lugar.” Cas. N° 1999-T-96-Lima, El
Peruano, 16-03-1998, p 553.
2.- Sobre el Principio de legalidad y trascendencia de la nulidad previstos en el artículo 171°
del Código Procesal Civil.
“Se entiende por nulidad procesal aquel estado de anormalidad del acto procesal, originado
en la carencia de alguno de los elementos constitutivos, o en vicios existentes sobre ellos, que
potencialmente lo coloca en situación de ser declarado judicialmente invalido. El principio de la
legalidad o especificidad de las nulidades, implica que la nulidad es quella sanción por la cual la
ley priva a un acto procesal de sus efectos normales.”

3.- Sobre el recurso de apelación.


Estando a lo normado en el artículo 366º del Código Procesal Civil, es requisito de procedencia del
recurso su fundamentación, precisando el error de hecho y de derecho incurrido en la resolución,
indicando la naturaleza del agravio y el sustento de la pretensión impugnatoria.

4.- Tal norma, permite la aplicación del principio tantum devolutum quantum apellatum, que
constituye un límite del Juzgado de alzada, y según el cual, la actividad de éste, se encuentra
circunscrita por el alcance que las partes han dado a los recursos de apelación interpuesto, todo ello
en aplicación del principio dispositivo y el de congruencia aplicable al poder de impugnación.
Sobre esta última afirmación, Hitters sostiene que “los errores cometidos por el Juzgador durante
el proceso, ya sean de actividad o de juzgamiento, se purgan si no son atacados en tiempo idóneo.
Ello demuestra la esencia dispositiva de la figura analizada, ya que en el juicio civil tanto la
interposición de estos medios como la fundamentación de los mismos, está a cargo exclusivamente
de las partes, salvo muy raras excepciones; quedándole prohibido al órgano jurisdiccional actuar
de oficio en lo que a dichos menesteres respecta…..Consecuencia de lo antedicho es, sin duda, el
postulado de la prohibición de la reformatio in peius, donde aparece nítidamente dicho criterio,
que limita a ultranza los poderes del Juez conocedor de la apelación, que no puede modificar el
fallo en desmedro del recurrente”.; por lo que, siendo así, el Juez revisor procede a evaluar
puntualmente los agravios invocados por el apelante.
5.- Caso concreto.
5.1. El apelante demandado indica como error de hecho: 1) Que la resolución apelada se
declaró infundada la nulidad interpuesta por el recurrente; 2) Que en la resolución apelada no se
debió resolver de esa manera indicada en el punto precedente porque con este fallo en su contra, se
ha vulnerado el debido proceso, se le ha privado del poder ejercer su derecho de defensa, pues se le
ha puesto en indefensión, no se le permite apelar la sentencia excesiva y abusiva sin sustento legal,
privándosele de sus derechos constitucionales; estipulados en los artículos 139 inc. 3,14 de la
Constitución Política del Perú, es más indica que el Juez al resolver la nulidad deducida por su
persona no ha valorado los hechos expuestos, simple y llanamente se ha limitado a resolver
aduciendo que los errores son de forma y no de fondo (…).
5.2. Revisado el contenido de la resolución número Doce, de fecha 23 de Julio del 2013, ha
considerado lo siguiente: “…Que con el escrito de fecha 06 de Mayo del 2013, presentado por el
demandado solicita nulidad de la resolución número cinco y los siguientes, en especial de la
sentencia, es de verse que alega en su escrito que no se le ha notificado dicha resolución, la misma
que obra en el expediente debidamente notificada en su domicilio procesal señalado en su
contestación de demanda, es más no debe perderse de vista que el demandado, alega no haber sido
notificado y que no se le ha dejado las cédulas en su domicilio procesal, pero el hermano del
demandado don Benjamín Rodríguez Llajaruna en su escrito de fecha 18/12/13, hace devolución de
las cédulas de notificación, con lo que es de verse que las cédulas si han llegado al domicilio
procesal, de lo contrario no hubiera existido la devolución de cédulas por el hermano del
demandado, en cuanto a la supuesta rebeldía es un error de forma que no ha incidió en ningún
momento el fondo de la sentencia, asimismo teniendo en cuenta el escrito de fecha 02 de Mayo y
escrito de fecha 03 de Junio del 2013, presentada por la demandante…”
5.3. Analizado el expediente por este Juzgado de Paz Letrado del Módulo Básico de
Justicia de Virú, se verifica que el demandado don Percy Geremias Rodríguez Llajaruna a folios
37, presentó un escrito en el que adjunta medios probatorios y señaló su domicilio Procesal en
Pasaje Bolívar N° 287 del Distrito de Chao, Provincia de Virú. Escrito que es proveído por
resolución de fecha 31 de Julio del 2012 (folios 52), ordenándose se ponga a conocimiento de la
demandante, producto de ello la demandante presenta escrito solicitando se fije pensión en suma
líquida, por los fundamentos plasmados en el mismo, proveído a folios 56, por resolución número
Tres, de fecha 06 de agosto del 2012, provee el Juez de Paz de segunda Nominación, que el
demandado ha contestado la demanda dentro del plazo prudencial y se tenga por finado su
domicilio procesal en Casco urbano de esta Ciudad de Chao, resolución en la cual también
señalaron audiencia para el día jueves 16 de agosto del 2012 a horas 2:00 pm. Siendo debidamente
notificado el demandado tal como se verifica en la Cédula de Notificación Judicial (folios58),
para la realización de la notificación se cumplió con dejar PRE AVISO DE NOTIFICACIÓN en
la dirección Pasaje Bolívar N° 287 – Chao para que espere el día 13 de agosto a horas entre 8 y 6
pm. Habiéndose indicado también las características del predio; se realizó la audiencia tal como se
verifica del Acta de Audiencia (folios 59 y60), habiendo acudido demandante y demandado,
quienes han firmado el acta plasmando su huella digital. Mediante escrito de fecha 09 de Enero del
2013 (folios 66), COSAPI –JOHESA, informa que PERCY GEREMIAS RODRIGUEZ
LLAJARUNA fue trabajador del Consorcio Posapi, Johesa desde el 14 de febrero del 2012 hasta el
26 de Mayo de 2012, ejerciendo el cargo de Operador de Retroexcabadora, tal como acredita con el
certificado de trabajo adjunto, habiendo sido el demandado debidamente liquidado por Término de
Periodo o Avance de Proyecto, escrito que es proveído por Resolución número cinco (folios 71),
quien ha sido debidamente notificado con la Res. N° 05, (Cédula de Notificación de folios 72). Con
fecha 25 de Enero del 2013, el Juez de Segunda Nominación dictó sentencia (folios 73),
debidamente notificado el demandado con cédula de notificación (folios 76). Hasta aquí se verifica
que el principio al debido proceso y defensa del demandado se ha realizado conforme a Ley,
respetando los principios invocados en el escrito de apelación.
5.4. Con respecto al escrito de devolución de cédula en la cual cuestiona porque señala no
indica quien es el destinatario, ni mucho menor ni la hora de haber notificado, carece de todo
sustento ya que del contenido de la sentencia se verifica el nombre de la demandante y el nombre
correcto del menor a quien se le va acudir alimentos, así como el apellido de su hermano
demandado; observándose un error material en cuanto al prenombre del demandado, pero en
relación a los apellidos son los mismos, siendo que quien devuelve la cédula es el hermano del
demandado que no tiene relación con el proceso de alimentos; sin embargo, si se debe haber
percatado de que se encuentra el nombre de su sobrino por quien se solicita los alimentos; más aún
si la dirección domiciliaria corresponde al Domicilio Procesal señalado por el propio
demandado. Al haberse percatado la demandante del error material al haberse consignado el
prenombre PIERO RODRIGUEZ RODRÍGUEZ LLAJARUNA, siendo correcto PERCY
GEREMIAS RODRIGUEZ LLAJARUNA; OBSERVACIÓN corregida por resolución número
Nueve (folios 82), siendo debidamente notificada el 25 de Marzo del 2013 (folios 84); error
material posible de corregir de conformidad con lo establecido con el artículo 407° del Código
Procesal Civil, tal como así actuó el Juez de Segunda Nominación del Distrito de Chao. Y por
último por resolución número Diez, de fecha 15 de Abril del 2013 (folios 86), se declaró consentida
la sentencia de fecha 25 de enero del 2013, habiéndose practicado en la misma la liquidación de
pensiones alimenticias actualizadas, también debidamente notificada en el domicilio procesal
señalado por el demandado con fecha 24 de Abril del 2013 (folios 88).
5.5. Habiendo examinado los puntos que han sido objeto de apelación se verifica que el
demandado si ha tenido la oportunidad de efectuar su defensa dentro de los plazo que la ley otorga
en este tipo de procesos de alimentos, como es cinco días para apelar de una sentencia que
considera no arreglada a ley; sin embargo no apeló; la nulidad planteada por el demandado de
todo lo actuado hasta la resolución número cinco y de todo lo actuado con posterioridad, no es más
que un remedio procesal, que no produce efectos de recurso de apelación que si correspondía para
cuestionar la sentencia; y con relación a las notificaciones estas se han efectuado de conformidad
con lo establecido en el artículo 161° del Código Procesal Civil.

6.- Siendo así, la apelada debe confirmarse por sujetarse al mérito de lo actuado y el derecho
conforme al artículo 122, inciso 3, del Código Procesal Civil.
Por los fundamentos expuestos y la normatividad glosada en los considerandos
precedentes, el Juzgado de Paz Letrado del Módulo Básico de Justicia de Virú,

RESUELVE:
CONFIRMARON la resolución apelada número Doce, de fecha veintitrés de Julio del dos
mil trece, expedida por el Juez de Paz de Segunda Nominación del Distrito de Chao, que declaró
INFUNDADO el pedido de nulidad presentado por el demandado en cuanto a la resolución
número 05 y siguientes, toda vez que ha sido notificado con arreglo a ley en su domicilio procesal
y siguiendo con el proceso RESOLVIO APROBAR la liquidación de pensión de alimentos, en
consecuencia ordenó, que el demandado cancele en el plazo de 03 días hábiles de notificado con la
presente resolución la suma de SIETE MIL OCHOCIENTOS CUARENTA NUEVOS SOLES
(S/. 7800.40), por concepto de pensiones devengadas bajo apercibimiento expreso de remitir copias
certificadas así como de las resoluciones respectivas al fiscal de la Provincia de Virú, para que
proceda conforme a sus atribuciones para la denuncia penal por omisión a la asistencia familiar en
caso de incumplimiento.

HÁGASE saber a los justiciables y DEVUELVASE al Juzgado de Origen con la debida


nota de atención.

También podría gustarte