Está en la página 1de 35

VIGENCIA DE LA COMUNIDAD DIAGUITA-CALCHAQUÍ EN

TUCUMÁN
I.E.S. PROF. MANUEL MARCHETTI - PROFESORADO DE
HISTORIA

Pérez, E. (2019). Ilustración de los viñedos de “Los Zazos”. Fotografía. Imágen personal.

VIGENCIA DE LA COMUNIDAD
DIAGUITA-CALCHAQUÍ EN TUCUMÁN
(2000-2019)

NICOLAS RIOS

¿Podemos encontrar vigencia en la actualidad de la comunidad Diaguita-Calchaquí?


1

Índice
Introducción……………………………………………. 3
Problema………………………………………………. 4
Hipótesis………………………………………………. 4
Objetivos………………………………………………. 4
Marco Teórico…………………………………………. 5
Desarrollo……………………………………………… 15
Definición de Variables………………………………. 15
Justificación de las técnicas empleadas…………… 16
Actividades llevadas a cabo durante la indagación. 16
Técnicas empleadas para recolección de datos…. 22
Planificación y ejecución de proyectos tecnológicos. 22
Resultados obtenidos…………………………………. 23
Conclusión……………………………………………… 26
Proyección a futuro……………………………………. 27
Bibliografía……………………………………………… 28
Agradecimientos………………………………………. 29
Anexos…………………………………………………. 30
Plan de Clase…………………………………………. 30
Entrevista a “Roberto Cruz” …………………………. 34
Entrevista a “Horacio Díaz” …………………………. 37
2

Introducción
En el presente trabajo tenemos la finalidad de demostrar cómo, en la
actualidad, aún podemos visualizar la vigencia de los pueblos originarios en
nuestra cultura provincial, y cómo esta vigencia tiene la virtud de forjar un
conocimiento significativo para nosotros y los futuros estudiantes.
Durante el recorrido en la formación de la carrera del profesorado en
Historia, e inclusive por medio de las diversas situaciones no formales de la
misma, hemos adquirido la capacidad crítica, valorativa y empática con respecto
a nuestras raíces como sociedad.
Por medio de materiales bibliográficos, registros audiovisuales, visitas
guiadas a distintos yacimientos culturales de nuestra provincia, entre otras
actividades, pudimos aprehender un saber significativo en cuanto al respeto y
admiración para/con los pueblos originarios.
Tuvimos contacto con diversos trabajos que nos hablaban respecto a la
temática indígena, los cuales en su mayoría consistían en tópicos centrados
sobre su situación actual, su recorrido histórico, datos censales, la lucha por el
reconocimiento de sus derechos, su influencia lingüística, entre otros temas.
No podemos dejar mencionar nuestras experiencias durante el cursado de
nuestra futura profesión, en el cual tuvimos la posibilidad de conocer, gracias a
nuestros profesores, zonas culturales de gran incidencia histórica en nuestra
provincia, como nuestro viaje a las “Ruinas de Quilmes” realizado en nuestro
primer año, a cargo de nuestra profesora de Prehistoria Agüero, Susana, donde
tuvimos la oportunidad de conocer en persona un vestigio arqueológico y realizar
un trabajo de campo, adentrándonos en nuestra labor de historiadores y
adquiriendo un primer contacto directo con una cultura originaria. Asimismo,
tenemos que mencionar la tarea de investigación realizada en nuestro tercer año,
de la mano de nuestra profesora de Antropología Díaz, Nora, con el tema de las
“comidas típicas de Tucumán”, donde aprendimos acerca del manejo de
fuentes, las variedades en cuanto a la temática de la investigación y el arduo
proceso que conlleva el realizar una investigación sobre un tema específico. Fue
también nuestro trabajo de investigación, realizado en nuestro cuarto año, en la
asignatura E.D.I. Problemas de la Historia Reciente, cuyo tema central fue el
“fenómeno inmigratorio en nuestro espacio regional provincial” lo que nos
3

proporcionó las competencias lecto-escritoras sobre cómo realizar de manera


correcta un trabajo de elaboración y labor investigativa, aumentando nuestra
rigurosidad en cuanto al manejo de fuentes disponibles en nuestra provincia.
Fue de la lectura de materiales bibliográficos y todas nuestras experiencias
acaecidas en nuestro Instituto de Formación Docente, que surgió nuestra
motivación de realizar un trabajo que conlleve la investigación y la conciencia
histórica, con el fin de aplicar nuestros conocimientos en nivel medio/secundario.
De estos ideales, apostamos por desarrollar y demostrar, como
mencionamos al inicio, la vigencia de nuestros orígenes, por medio de las
actividades, los registros fotográficos, entrevistas y demás recursos. Teniendo
en cuenta que la especificidad temática es un factor fundamental para cualquier
proyecto, decidimos enfocarnos en los grupos “diaguitas-calchaquí”, debido a
que son el grupo originario más numeroso en nuestra provincia, y a nuestra
anterior experiencia en el ya mencionado viaje a las ruinas de Quilmes.

Problema
¿Continúa vigente la cultura Diaguita Calchaquí en el territorio de
Tucumán? Esta pregunta surge a partir de la intriga sobre la actualidad de una
cultura milenaria que estuvo presente en el territorio tucumano antes de la
llegada de los Incas y luego de los españoles, cultura que tenía una idiosincrasia,
la cual fue alterada a raíz de la influencia de los conquistadores. De esto surge
la curiosidad por saber sobre la permanencia de esta cultura en el presente.

Hipótesis
Como grupo creemos que, si se puede denotar la vigencia de la cultura
originaria diaguita/calchaquí en nuestra actualidad, por medio de las actividades
que realizan, sus producciones artesanales y vitivinícolas, entre otros.

Objetivos
- Investigar acerca de la vigencia de la cultura diaguita-calchaquí en la
actualidad.
- Transmitir a los alumnos la importancia de la permanencia de esta cultura
en nuestros días.
- Fomentar la reflexión y valoración por los pueblos originarios.
4

Marco teórico
El trabajo, como su título lo indica, se centra en la vigencia del pueblo
originario Diaguita Calchaquí en el noroeste argentino en un periodo de tiempo
específico, desde inicios del S. XXI hasta el presente. Es necesario, por
consiguiente, desarrollar algunos conceptos que serán el soporte de la
investigación que se pretende realizar.
En primer lugar, el término “vigencia”1 resulta fundamental para la
estructura del presente trabajo porque es un eje principal del mismo.
Etimológicamente, esta palabra deriva del latín y está compuesta por tres
partículas: el verbo “vigere”, que traducido significa “tener vigor”; “nt” que es
equivalente a “agente”; y finalmente el sufijo “ia” que traducido significa
“cualidad”. De esta manera “vigencia” es la cualidad de vigente, es decir, algo
que está en vigor. El concepto permite nombrar a aquello que resulta actual, o
sea, que todavía cumple sus funciones más allá del paso del tiempo. Este marco
conceptual es de suma importancia puesto que el trabajo pretende demostrar la
actualidad del pueblo originario Diaguita Calchaquí en el noroeste de la provincia
de San Miguel de Tucumán
En segundo lugar, el término “pueblos originarios”2. Mucho antes de la
llegada de los españoles al continente americano, estas tierras se encontraban
pobladas por hombres y mujeres, que en la actualidad se los suele designar
como “nativos americanos”, o, “indígenas”. Luego se realizará un análisis más
acentuado de los mismos, ahora basta con decir, que los pueblos originarios,
fueron sociedades que tuvieron cada una su propia idiosincrasia en el continente
americano. Sabemos de su existencia gracias a sus manifestaciones culturales,
a través del arte, sus utensilios (entre otras cosas), que perduraron a lo largo del
tiempo.
En tercer lugar, es preciso definir la “zona geográfica”3 en la que se
perfila el trabajo. El noroeste argentino se encuentra localizado en la zona
noroccidental del territorio continental argentino. Comprende las actuales
provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja y parte de Santiago

1
Recuperado de internet: https://definicion.de/vigencia/
2
Sulca, O. (2014). De la banda carroñera a las jefaturas prehispánicas. Tucumán: Editorial Humanitas.
3
Tarrago, M. (2000). Los pueblos originarios y la conquista. Buenos Aires: Editorial Sudamericana.
5

del Estero. Concretamente el trabajo se centra en el departamento Tafí del valle,


provincia de San Miguel de Tucumán y Nueva Tierra de Promisión4.
Resulta relevante definir el espacio geográfico ya que hablar de un
espacio concreto, permite situar el trabajo en un contexto determinado. De esta
manera se hablará de la vigencia de un pueblo en un lugar concreto del país.
A modo de introducción, podemos delimitar tres regiones del área andina:
Andes norte que abarca los países de Colombia y Venezuela, perteneciente a
la esfera Chibcha; Andes Centrales, constituido por los países de Ecuador, Perú
y Bolivia, pertenecientes a la esfera Inca; y los Andes del Sur, representada por
los países de Argentina y Chile, de las culturas tardías y periféricamente influidas
por la esfera inca5.
En lo pertinente al presente trabajo, como explicamos anteriormente, nos
enfocaremos en los Andes del Sur y más específicamente en la zona de los
valles calchaquíes, de la región del N.O.A. en Argentina.

Tarragó, M. Mapa de la Región del N.O.A. Mapa. Extraído de Nueva Historia Argentina, tomo I.

Fig. 1: Región del N.O.A. con Yacimientos Arqueológicos.

4
La expresión “Nueva Tierra de Promisión” hace referencia a la importancia que tuvo “Tucma” en el S. XVI.
5
Atlas Sociolingüístico de pueblos indígenas en América Latina (2009).
6

En cuanto a la preceptiva cronológica, y teniendo presente el tema central


de la vigencia, consideramos necesario iniciar un breve análisis desde los años
600 d.C., que marca el inicio del periodo reconocido como “Formativo
Superior”, que finaliza aproximadamente en el 900 d.C. y cuya cultura
hegemónica será “La Aguada”. Desde el punto de vista histórico fue la época
en que el Noroeste Argentino alcanzo su más alto desarrollo en los aspectos
técnicos y artísticos, a la vez que el simbolismo de las diversas
manifestaciones estéticas revelaba una cohesión sociopolítica y religiosa de
gran estabilidad y fuerza expresiva. Se había afianzado un sistema económico
que daba sustento material al desarrollo de la complejidad política, en este
momento las desigualdades sociales se volvieron hereditarias6. Este período es
también denominado de “integración regional”7, debido a que el aglutinamiento
regional estaba basado en la religión, cuyo principal exponente simbólico fue el
“jaguar”. La desintegración8 aparece como un proceso muy rápido, alrededor
de una centuria, en la que se modifican o desaparecen manifestaciones
definitorias. La explicación más generalizada podría basarse en causas
ecológicas-culturales, producidas por alteraciones climáticas. (ver fig. 1)
Continuando con la línea cronológica, el período que sigue es el
denominado “Período de Desarrollos Regionales”, que va desde el 900 d.C.
hasta el 1480 d.C. Luego de la desintegración de la cultura Aguada entramos en
un momento de fragmentación sociopolítica regional, con los siguientes
yacimientos predominantes: Belén y Santa María en Catamarca; Humahuaca y
Tilcara en Jujuy; Angulasto o Sanagasta en La Rioja y San Juan. (ver fig. 1)
En lo que refiere nuestra investigación, nos centraremos en el foco cultural
de Santa María9, ya que ésta poseía sus principales asentamientos en los valles
calchaquíes, y sus zonas aledañas más inmediatas10, cuyo ámbito geográfico
nos incumbe. En el valle de Yocavil, se destacan los emplazamientos de
Quilmes, Fuerte Quemado y Las Mojarras. Un aspecto de excelsa importancia
radica en la presencia de artesanos “especialistas” en el proceso metalúrgico,

6
Sulca, O. (2014, pág. 309). De las bandas carroñeras a las jefaturas prehispánicas. Tucumán: Editorial Humanitas.
7
Víctor Regueiro y Marta Tartusi definen a la “Integración Regional” como “el entramado de relaciones sociales que
involucra a un conjunto de poblaciones asentadas en zonas ecológicamente diferenciadas. Este entramado se construye
histórica y socialmente cuando se construyen los códigos del mundo simbólico, estableciendo áreas de coincidencia y
complementación que pueden ser desarrollados sin transgredir las líneas de identidad regional”.
8
Para Rex Gonzáles, serían causas locales las que produjeron modificaciones y pérdidas de esta cultura.
9
Se encuentra en el valle de Yocavil.
10
Tarrago, M. (2000). Los pueblos originarios y la conquista. Buenos Aires: Editorial Sudamericana.
7

tejeduría y obtención de cerámica, además, en cuanto a las manifestaciones


religiosas, su culto se basó en la “pachamama” o madre tierra (“Pacha” un
término aimara y quechua, significa ‘tierra, mundo, universo, tiempo, época11), el
mismo incluía ofrendas de hojas de coca, alcohol y otros bienes, que, en nuestro
tema central de la vigencia, denota la continuidad cultural de éstos pueblos
originarios hasta la actualidad.
A finales del S. XV, estas culturas empezarán a sentir el peso de la
influencia de un poderoso imperio que nacía en los Andes Septentrionales, los
Incas. “Topa Inka” fue el responsable de la conquista del N.O.A. en la provincia
de Collasuyo12. Un rasgo fundamental de análisis, es que el nombre de
“diaguitas” se cree que se lo dieron los incas del Perú, quienes llamaban así a
todos los habitantes de la zona pues la palabra significa “serranos”. Esta gente
vivía precisamente entre las sierras y montañas, en los valles ubicados entre
1300 y 3000 metros sobre el nivel del mar. En realidad, no eran un solo grupo
sino varios, cada uno con su territorio, su jefe y un nombre que los identificaba,
pero con un denominador común que los aglutinaba: la lengua, el cacán13.
Actualmente los diaguitas conocen el español, pero conservan algunas palabras
de la lengua cacán que utilizan para nombrar objetos o en ceremonias religiosas.
Sus palabras engloban ideas y formaban parte de una cultura que también se
expresaba en su economía, su organización social y su cosmovisión.
En el S. XVI tenemos la llegada de los españoles a nuestro actual territorio
provincial, y tras este advenimiento, los siglos XVI y XVII estarán caracterizados
por la “resistencia”14 de las comunidades diaguitas-calchaquí, en contra de la
invasión española. Podemos dilucidar tres guerras que enfrentaron los diaguitas,
en defensa de su tierra y de su libertad, contra los españoles, las cuales
abarcaron una larga época en la historia de la conquista española, con la
excepcional duración de casi 140 años, hasta que estos heroicos americanos

11
Lira, Jorge A. (1944). Diccionario quechua-español (volumen II). Tucumán (Argentina).
12
El imperio Inca estuvo subdividido en cuatro suyos: el Chinchaysuyu (Chinchay Suyu) al norte, el Collasuyu (Qulla
Suyu) al sur, el Antisuyu (Anti Suyu) al este y Contisuyu (Kunti Suyu) al oeste.
13
El cacán era una lengua con muchos sonidos guturales, por lo que a los españoles les resultó demasiado complicada
y decidieron entonces ignorarla, utilizando para comunicarse, el quechua, idioma de los incas que
muchos diaguitas conocían. A raíz de esto el cacán se convirtió en una lengua muerta hace más de doscientos años. Lo
poco que perdura está en los nombres de cerros, ríos y localidades del Noroeste Argentino, como Payogasta, Nonogasta,
Aconquija, Lurutacao, etc.
14
El vocablo resistencia proviene del latín “resitentia”, que a su vez está compuesto por el prefijo re-, que explica la
intensificación de la propia acción, y del verbo “sistere”, que deriva del verbo “stare”, que se traduce como “mantenerse
o estar en pie”, por ello su significado tiene que ver con la acción de contraposición.
8

cayeron definitivamente vencidos15. El denominador común, como bien


mencionamos antes, de estos levantamientos era la negación ante la dominación
de los llegados de la península ibérica, y el tiempo cronológico en el cual
podemos ubicar estos enfrentamientos, van desde el año 1560 d.C. hacia el año
1667 d.C.16.
Durante el transcurso de los S. XVIII al XX, los pueblos originarios fueron
muy poco trabajados por la historiografía argentina en general y provincial en
particular, debido a que las mentalidades de esos contextos iban acorde al ideal
de “progreso”, donde el componente indígena no era visto como un factor
determinante para tal fin17.
Entre los procesos históricos que se dieron durante el transcurso de estos
siglos, podemos mencionar:
- La presencia y el trabajo de las misiones jesuíticas en las regiones del
litoral, centro y noroeste (s. XVII y s. XVIII)
- El período republicano y los procesos asimilacionistas (campañas de
aniquilación hacia las poblaciones indígenas de Patagonia y Chaco)
- La renovada estructura étnico-cultural con la llegada del flujo inmigratorio
procedente de Europa (fines del s. XIX e inicios del XX), lo cual significó un fuerte
impacto sobre los pueblos indígenas. A partir de aquí se construye una identidad
argentina, teniendo en cuenta aquel componente inmigratorio, negando así el
sustrato indígena.
- El peronismo y el intento de participación popular (1945-1955), en ese
contexto el gobierno recibe al movimiento indígena denominado “Malón de la
Paz” (1946), pero sin dar soluciones a sus reclamos.
- Las frágiles democracias interferidas por los golpes militares (1955-
1983), no permitirán ninguna participación de los pueblos indígenas como
tampoco de otros sectores sociales.
- El proceso post-dictadura inicia con un camino de mayor visibilización y
participación a través de marcos legales (Constitución de 1994, que reconoce la

15
Muchos datos que poseemos en la actualidad, provienen de la investigación realizada por el Doctor Alberto Rex
González, profesor de la Universidad de La Plata.
16
Rex Bliss, S. (2010). “Tucumán, una historia para todos: de los orígenes al centenario”. Tucumán: Ediciones de la Feria
del Libro.
17
Cabe mencionar que en S. XIX tenemos hechos históricos tales como “la conquista del desierto”, que, si bien se
desarrolló en un contexto geográfico ubicado en el sur, el motivo iba en busca de la “modernización del país”, buscando
poblar el país con personas que ayuden a “progresar” al país.
9

preexistencia de pueblos indígenas18), del surgimiento del movimiento y


organizaciones indígenas y de la intervención del estado para generar
respuestas parciales a las demandas de los pueblos originarios19.
El S. XXI vino con el auge de la visibilización de los pueblos originarios,
en el marco educativo debemos mencionar la sanción de la Ley Nacional de
Educación, en el año 2006, donde el Estado Argentino implementa desde el nivel
inicial hasta el nivel superior la Modalidad de Educación Intercultural Bilingüe,
reconociendo así la deuda histórica que tenía el sistema educativo argentino con
los pueblos indígenas.
De acuerdo con los resultados de la Encuesta Complementaria de
Pueblos Indígenas, aplicada entre 2004 y 2005, a una muestra de 57 mil hogares
en regiones censales, en Argentina había 600.329 indígenas, respecto a una
población total del país de 32.260.160 personas, lo que significaba que, en esos
años, un 1,66% del total demográfico, era indígena. Es grato mencionar también
que, de esos 600 mil, 31.753 eran reconocidos cómo parte de los “diaguita-
calchaquí”20.
En el año 2010, el 1,3% de la población de la provincia de Tucumán se
reconoce indígena. Se trata de 19.317 personas sobre un total de 1.448.188
habitantes. El 72,2% de esos 19.317 habitantes se autorreconoció perteneciente
al pueblo Diaguita-Calchaquí, mostrando así la impresionante mayoría ocupada
por el mismo21.
En la última década, los datos que se extraen son de menor precisión en
nuestro ámbito provincial, no obstante, debemos recalcar que con el paso del
tiempo se fue gestando un proceso de visualización y revalorización de las
comunidades originarias.
Es en este contexto que, motivados por nuestro interés y pertinencia
histórica, decidimos comenzar un recorrido hacia los inicios de nuestra querida
provincia, inclusive momentos anteriores, para así poder observar y analizar
detenidamente aquellos rasgos culturales que denoten la vigencia de la
comunidad diaguita-calchaquí en nuestro territorio tucumano.

18
El 11 de agosto de 1994, más de 300 representantes de los diversos pueblos indígenas de todo el país llegaron a la
ciudad de Santa Fe, para presenciar uno de los acontecimientos históricos más importantes del siglo XX en relación con
los pueblos originarios: la Convención Nacional Constituyente, a cargo de la Reforma de la Constitución Nacional, iba a
tratar la incorporación de los derechos indígenas a la Carta Magna.
19
Sulca, O. (2014). De la banda carroñera a las jefaturas prehispánicas. Tucumán: Editorial Humanitas.
20
Atlas Sociolingüístico de pueblos indígenas en América Latina (2009).
21
Datos extraídos del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas. (2010)
10

Desarrollo
Para comenzar con el desarrollo de la investigación, volvemos a la pregunta
inicial que motivó el trabajo: ¿Continúa vigente la cultura Diaguita Calchaquí
en el territorio de Tucumán? Esta pregunta, como se mencionó anteriormente,
surge a partir de la intriga sobre la actualidad de una cultura milenaria que estuvo
presente en el territorio tucumano antes de la llegada de los Incas y luego de los
españoles.
La hipótesis del presente trabajo, sostiene que sí continúa vigente la
cultura diaguita calchaquí en el territorio del Tucumán en los inicios del S. XXI.

Definición de variables:
Las variables en que nos basamos para corroborar nuestra hipótesis son
las siguientes:
- Registro del último censo nacional en el año 2010.
- Registro fotográfico.
- Entrevistas realizadas con miembros de la comunidad diaguita calchaquí
- Actividades económicas que realiza el pueblo en la actualidad (vinícola,
textil y cerámica).
- Festividad religiosa de la pachamama.
Para el trabajo, las variables de análisis se definieron a partir de las
necesidades de la investigación, consideramos un espacio territorial definido, el
mismo es Amaicha del Valle, situado en la provincia de Tucumán. La elección
del territorio tiene que ver con que allí se encuentra evidencia tangible respecto
de la vigencia del pueblo diaguita calchaquí.

Fuente: “Tucumán, una Historia para todos” (2006)


11

Justificación de las técnicas empleadas:


Método cuantitativo, registro del último censo nacional:
Utilizar el último Censo Nacional permitió identificar la existencia de la
cultura diaguita calchaquí en el territorio de Tucumán. El mismo sirvió para
cuantificar si existencia en el periodo de tiempo que abarca el presente trabajo
(ver anexos).
Método Inquisitivo-Crítico:
De acuerdo a las características de los datos que se requerían, y en
concordancia con: el marco teórico, hipótesis y objetivos planteados para dicha
investigación, una de las técnicas seleccionadas fue la entrevista.
Esta técnica permitió obtener datos de tipo primario. Se recurrió a la fuente
directa, los actores involucrados en el tema de investigación. La entrevista nos
permitió tener una interacción con los sujetos involucrados dentro de la temática.
Nos permitió conocer las actividades económicas y religiosas que hoy practican
miembros de la cultura diaguita calchaquí, siendo las más importantes: el tejido,
la actividad vinícola y la artesanía (ver anexos).
Registro fotográfico:
Permitió registrar información empírica necesaria para dar respuesta al
interrogante planteado. Pues a partir de las imágenes se pudo registrar a
personas de la cultura diaguita calchaquí, así como también la actividad
económica que ellos realizan en la actualidad.

Actividades llevadas a cabo durante la indagación


Para iniciar el proceso de la investigación, lo primero que consideramos
pertinente, fue adquirir el conocimiento teórico necesario para poder afrontar el
tema en cuestión. Por este motivo, nos dirigimos hacia la Facultad de Filosofía
y Letras, para consultar a la Cátedra de Prehistoria y Arqueología, sobre si
poseían disponibilidad de material bibliográfico22 con respecto al tópico del grupo
diaguita-calchaquí. Con la ayuda y guía de las profesoras Sulca, Olga (jefa de
cátedra) y Agüero, Susana (miembro de la cátedra y profesora de Prehistoria

22En la facultad nos ayudaron con diversos textos, tales como Censos y Estadísticas de las comunidades Diaguita-Calchaquí, y el
mismo manual de la cátedra, redactado por la profesora Olga, Sulca, en colaboración con la profesora Agüero, Susana y el Lic.
Carrizo, Sergio, que se llama “De la Banda Carroñera a las Jefaturas Prehispánicas”.
12

en el I.E.S. Prof. Manuel Marchetti) conseguimos los recursos necesarios para


iniciar la primera fase de investigación. Luego de conseguir material, nos
dispusimos a realizar una lectura del mismo, para facilitar y reforzar la posterior
redacción del marco teórico del proyecto.
En la cátedra de la facultad, recibimos la ayuda de los docentes miembros
de la misma, los cuales nos ayudaron como guías durante el transcurso del
proyecto. Nos orientaron sobre el tema de la pertinencia y alcance del trabajo,
para lograr obtener un resultado más concreto sobre el mismo.
Una vez realizada la lectura de los materiales, comenzamos por un proceso
de autorreflexión. “¿Qué queríamos lograr con el trabajo?” era la pregunta que
resonaba entre nosotros, y fue de allí, luego de diversos debates en los cuales
poníamos sobre la mesa todas nuestras intersubjetividades23, que llegamos al
tema de la “vigencia”. Nos parecía un tema original a tratar, teniendo en cuenta
que muchos libros nos dan sólo datos estadísticos y censuales sobre los grupos
originarios (en su mayoría de siglos anteriores), el querer esclarecer como en la
actualidad aún se mantienen “vivas” las antiguas tradiciones, superando el paso
del tiempo.
La respuesta a la anterior interrogante trajo, a su vez, una sumatoria de
muchas nuevas interrogantes: “¿cómo se demuestra la vigencia?”, “¿Dónde
podríamos encontrar la “vigencia” de estas comunidades?”, “¿cómo podríamos
articular este trabajo en la educación secundaria?”, “¿Cuál era el objetivo a lograr
con los estudiantes?”, entre otras.
En la siguiente instancia del trabajo nos preocupamos por adentrarnos en
el tema de “¿dónde podríamos encontrar el tema de la vigencia?”, y con la
orientación de nuestros docentes, llegamos a dos lugares clave para iniciar el
trabajo de campo: “la ruta del vino”24 y la “ruta del tejido”25. Primeramente,

23 Como en toda ciencia social, el llegar a un consenso es un lento recorrido en el cual todas las partes deben expresar sus ideales y
pensamientos, para así lograr en el punto cúlmine del mismo un saber final que supere todas nuestras intersubjetividades, tal como
afirma Pichón Riviére.
24 La “Ruta del Vino de Tucumán” invita a conocer la zona vitivinícola de Tucumán, sus bodegas y viñedos. Este circuito es unificado

por Ruta Nacional 40 y Ruta Provincial 307 ofreciendo visitas a las bodegas, de diferentes tipologías, productores caseros,
artesanales e industriales y a la primera bodega comunitaria del país. En aproximadamente 100 Km de recorrido uno puede conocer
los procesos productivos vitivinícolas en todas sus etapas, con la posibilidad de realizar degustaciones de vino de altura y visitas a
sitios arqueológicos- culturales tesoros heredados de los antiguos habitantes del Pichao, Ruinas Condor Huasi, Talapazo y Ciudad
Sagrada de Quilmes. Este recorrido se complementa con la gastronómica típica local y artesanías. Esta experiencia permite un
contacto directo con el productor y su territorio, sirviendo de manera clave para entender la vigencia, mediante una actividad, de
la cultura originaria del lugar.
25 El proyecto de la “Ruta del Tejido” tuvo origen en el año 2004 impulsado por El Ceibal Asociación Civil con el objetivo de constituir

y fortalecer una red de organizaciones de artesanas y artesanos del arte textil. Desde entonces se trabajando en la sistematización
de información y la recuperación de saberes, a través del registro fotográfico, la plástica y el uso de la palabra oral y escrita, siempre
con la intención de fortalecer vínculos entre quienes componen la Ruta del Tejido y sus comunidades, y haciendo foco en la
13

nuestros profesores Suárez, Rodolfo (profesor del I.E.S. Marchetti, de las


asignaturas Historia Mundial I, II y III) y Agüero, Susana asistieron a un
“encuentro de tejedoras”26 en la zona de Amaicha del Valle, y nos brindaron un
excelente registro fotográfico de la actividad, y de esta base partimos a la tarea
de análisis: teníamos la vigencia mediante los rostros (ver anexos) y mediante
las actividades de tejido (estarán presentes en el stand de muestra). No obstante,
sabíamos que todo esto era solamente el comienzo de camino muy interesante
y laborioso para realizar.
De manera consiguiente, fuimos al “Ente de Turismo de Tucumán” para que
nos brinden más información, con respecto a los lugares anteriormente
mencionados. Nos dieron folletos y un “recorrido turístico” de la zona, los cuales
nos fueron de gran ayuda para poder planear el viaje.
Algo vital para el desarrollo de la investigación, fue la ayuda de los
contactos de una compañera, que nos dio un acceso directo y seguro a una
fuente fidedigna de la comunidad diaguita-calchaquí y fiel precursor de sus
actividades. Fue Cruz, Roberto, un originario de la región de Amaicha del Valle,
más precisamente de la región de “Los Zazos”27, la persona que nos funcionó
como un puente directo a la producción vitivinícola. Roberto es parte de la
comunidad diaguita de los Zazos (su padre fue cacique) y uno de los iniciadores
de la producción del vino “1716, cédula real”28, cuyo origen denota la vigencia y
el modo de producción propio de los valles calchaquíes. Fue él quien nos brindó
una rica y fructífera entrevista, en la cual nos contó acerca de los inicios de esta
actividad, sus primeras dificultades, sus logros, sus reconocimientos, su
situación actual en cuanto a comunidad originaria, entre otras cosas. (ver Anexo)
Uno de los más grandes aportes que nos realizó Roberto Cruz, fue
programarnos una recepción en “los viñedos” de los Zazos, donde nos contarían

valoración de sus técnicas y conocimientos, reconociendo de cada uno de los grupos que nos componen, sus fortalezas,
particularidades, saberes y diferencias. Nuevamente, la ruta del tejido resulta fundamental para tratar el tópico en cuestión.
26 Desde el viernes 2 y hasta el domingo 4 de agosto, tejedores de todo el país se reunieron en Amaicha del Valle en el X Encuentro

de Tejedoras para aprender y enseñar diferentes métodos de tejido en telares y teñido de lana. Se otorgaron certificados de
asistencia y se realizará un textil comunitario. Este año se celebró el décimo aniversario del “Encuentro de Tejedoras”, evento que
fue creado con el objetivo de promover la continuidad de las técnicas de tejido que se transmitieron durante muchos años de
generación en generación y corren peligro de perderse.
27 Región geográfica que se encuentra dentro de la jurisdicción de Amaicha del Valle, a 12 km del mismo.
28 Roberto nos contó que en el año 1716 el rey de España firmó la “Cédula Real”, documento en el que se reconoce a los pueblos

originarios como auténticos poseedores de las tierras ubicadas en lo que actualmente se conoce como Amaicha del Valle, provincia
de Tucumán. De aquel acto, obra como testimonio un madero de algarrobo tallado. De esta historia, nace el nombre del vino.
14

un poco sobre la manera de producir el vino, algunas cuestiones locales y demás


información pertinente al tema.
Fue entonces que nos dispusimos a organizar la salida hacia la región de
Los Zazos. La misma constaría de sólo un día, y también íbamos a recorrer “Las
Ruinas de Quilmes”, y si era posible llegar a Santa María.
Al llegar a Los Zazos, nos recibió Díaz, Horacio, quién era la persona que
nos recomendó Roberto Cruz para que nos explique el tema del funcionamiento
de los viñedos de los Zazos y también interiorizarnos un poco acerca de la
vigencia de la cultura de la comunidad diaguita en el presente. Nos recibió e
inmediatamente nos llevó al terreno de “acción”, nos sentamos un buen rato e
iniciamos una majestuosa charla sobre el tema de cómo surgieron sus ideas, sus
fines y demás. La parte más importante en la entrevista que le realizamos es la
pertinente a la “vigencia”, donde afirmo lo siguiente:
“La vigencia de nuestro origen hoy en día se encuentra intacta, aunque un
poco descuidada. El nombre que posee nuestro vino se relaciona con los
orígenes de nuestras tierras, esta actividad que realizamos con el vino es un
gran símbolo de vigencia, ya que demuestra que a pesar del paso del tiempo
nuestra comunidad supo adaptarse a los diversos cambios que se realizan
siempre con el paso del tiempo. En la región de Los Zazos, y en la Amaicha
misma, se conservan viejas tradiciones que vienen de hace muchos siglos, en la
costumbre de nosotros mismos. Hay vigencia también en las <calles> que
tenemos aquí, que llevan el nombre de distintos vecinos que son reconocidos
por sus conocimientos y su vejez en algunos casos, todo esto sirve para
mantener siempre una tradición que nos sigue reconociendo cómo parte de la
comunidad diaguita-calchaquí”. H. Díaz, comunicación personal, 12 de agosto
de 2019.
Una vez que termino la “entrevista” proseguimos con una caminata por los
terrenos donde se realiza el cultivo. Nos explicó acerca de cómo se realizaba
año a año la vendimia29, y como poco a poco fue creciendo su actividad
económica. Al finalizar esta etapa del recorrido, nos regalaron dos botellas de
vino “1716, cédula real” para que tuviésemos un recuerdo una prueba tangible

29 La vendimia consiste principalmente en la recolección de la uva, esta en el caso de Los Zazos es llevada a cabo por medio los
mismos miembros de la comunidad. El trabajo es remunerado y también muy agotador. En algunos casos nos conto que podía iniciar
a las 6 am y finalizar a 2 am del día siguiente. En el transcurso del día a quienes participan se les dan desayuno, aperitivo, almuerzo,
merienda y cena.
15

acerca de la vigencia en cuanto actividad vitivinícola. Cabe mencionar que en el


lugar realizamos diversas tomas 360° con la aplicación Street View.
Proseguimos con el viaje, y el siguiente destino fueron “Las Ruinas de
Quilmes”. En el yacimiento cultural, al cual ya habíamos ido algunos años antes,
nos dispusimos principalmente a sacar algunas fotografías esféricas 30 para
poder mostrarlas posteriormente en una futura clase. Algo innovador con lo que
nos encontramos ahí, fue un museo detallado acerca de la cultura de los
“Quilmes”, el mismo constaba con diversos datos e imágenes de la misma, con
una gran riqueza visual e intelectual. Nos brindaron algunos “souvenires” del
lugar y asistimos a la “guía de museo” que se brinda ahí.
Durante el transcurso de viaje, obviamos una fecha muy importante, el 16
de agosto, y en esta fecha se realizaron las festividades en honor a San Roque31.
Esta celebración reúne, en el municipio de San José, a los principales pueblos
de los valles calchaquíes. Aprovechamos entonces, para llegar a dicho municipio
y ser partícipes de la fiesta. Al llegar a San José, observamos a una gran cantidad
de gente reunida en la plaza principal, cuyo nombre es homónimo al lugar del
municipio. Recorrimos la feria de artesanos, donde nos encontramos con
diversos tejidos propios de los pueblos de los valles calchaquíes, este dato es
de suma importancia: podemos denotar que la conmemoración de San
Roque, funciona como un gran puente de acción económica interlocal, a
su vez, esta acción económica sirve a modo de perduración y vigencia de
los estilos textiles propios de cada una de las comunidades de los valles
calchaquíes, entre ellas la diaguita-calchaquí.
Un gran dato de importancia es que, en el recorrido por la feria, nos
encontramos con un grupo musical que retrataba la apropiación de los registros
musicales de los Incas, adaptándolos a las características regionales de los
valles. Logramos realizar una breve entrevista hacia los mismos, y nos dieron un
C.D. en el cual estaban algunas de las canciones características de estos
pueblos. Teníamos así otro tipo de vigencia, la musical.
Del viaje realizado teníamos mucho material y habíamos podido completar
la mayoría de los objetivos que entre nos, teníamos:

30 El término “fotografía esférica” responde al lenguaje específico de la materia, que se refiere a las imágenes 360°.
31 Como todos los 16 de agosto, Santa María, y más precisamente la Municipalidad de San José, se apresta con diferentes actividades
a la fiesta mayor del santo de mayor devoción del Valle Calchaquí, como lo es la veneración a San Roque, simbolizado en la pequeña
y milagrosa estatuilla de oro que atrae a miles de peregrinos de toda la región del norte argentino.
16

- Corroborar la vigencia por medio de actividades textiles y vitivinícolas.


- Traer pruebas tangibles sobre la perduración.
- Un nuevo tipo de vigencia, la musical.
- Recorridos 360° de todos los lugares a los cuales habíamos ido.
El siguiente desafío fue pensar concretamente cómo incluir toda la temática
en el desarrollo de una clase de nivel secundario. Con la ayuda de nuestras
profesoras Peralta, Beatriz, Lic. en Pedagogía y Tío Vallejo, Silvia Constanza,
nos dispusimos a realizar diversos modelos de planes de clase, como
herramienta para poder efectuar de manera correcta la misma. (ver Anexo – Plan
de Clase).
Todo esto corresponde al trabajo realizado, lo posterior fue la realización
de organización de la carpeta.

Técnicas empleadas para la recolección de datos:


- Grabación de testimonios orales.
- Búsqueda por medio de fuentes bibliográficas.
- Registros fotográficos.
- Aplicación “Street View” para la recolección de tomas de imágenes
esféricas en 360°.
- Trabajo de campo.
- Verificación de fiestas regionales.
17

Resultados obtenidos
Como lo anunciamos anteriormente, para confirmar la vigencia de los
pueblos originarios, el caso de la comunidad diaguita-calchaquí, debemos
enfocarnos desde dos distintas variables.
La primera variable con la que contamos, responde a la “cuantitativa”, y
para desarrollarla, utilizamos como base fidedigna a los números del I.N.D.E.C.,
en cuanto a los habitantes autoreconocidos como miembros de las distintas
culturas originarias.

Siguiendo el lineamiento del cuadro anterior, podemos ver que no sólo


nos encontramos con una vigencia, sino también, con una mayoría importante
de la comunidad diaguita (aproximadamente del 72,2%, del total).
18

Algo que también podemos rescatar de las estadísticas, son que el grupo
étnico respectivo de esta investigación es quién posee una mayor equidad en
cuanto una ubicación rural y urbana. Es un dato importante si se quisiere
comprobar la relación entre urbanización-vigencia, pero no es el objeto de este
trabajo.

Estos datos estadísticos, asimismo, no nos permiten ver una “vigencia


cultural”, solamente nos dan un dato de “existencia física” acorde a los elementos
humanos reconocidos como parte de las comunidades originarias.
En cuanto a la “variable cultural”, debemos esclarecer la importancia de
las entrevistas que realizamos durante nuestro trabajo de campo. En las mismas,
mantenemos la importancia de “historia oral” como herramienta para la
permanencia de la cultura. Fueron las mismas personas quienes nos ayudaron
a demostrar la vigencia por medio de las actividades vitivinícolas, textiles, entre
otras (ver Anexo, Actividad Vitivinícola).
Un párrafo aparte merece la mención de la excelsa actividad en cuanto a
la producción de vinos. El vino “1716, cédula real” demuestra la vigencia en el
respeto a las antiguas tradiciones, y la importancia del legado del pasado. El
nombramiento de las calles en honor a las personas importantes y reconocidas
de la comunidad, también es un resultado satisfactorio en torno a su vigencia.
19

Conclusión
Partiendo desde nuestra primera hipótesis que planteamos al inicio, una
primera conclusión a la que hemos llegado es que hoy en día si se encuentra
la vigencia del grupo étnico diaguita-calchaquí en nuestro territorio
provincial de Tucumán.
Esta permanencia se demuestra por medio de las dos variables de gran
relevancia:
- Los Censos (extraídos desde la base del I.N.D.E.C.) que nos
proporcionan una base estadística “provisional” para saber que el grupo étnico,
en cuanto al aparato demográfico aún aparece en nuestros días.
- Por medio de las actividades que, en la actualidad, siguen
permaneciendo (encuentro de tejedoras en Amaicha del Valle, producción
vitivinícola, festividades regionales, entre otras) y son, en palabras de ellos
mismos, la más clara muestra de que siguen sus tradiciones, las cuales fueron
pasadas de generación en generación, entre los miembros de su comunidad.
La importancia de la historia oral, como elemento fundamental para la
mantención de una cultura, a través del paso de los siglos, es otro componente
fundamental de nuestra investigación. Vimos como en la actualidad aún sigue
siendo la única manera de conservar tradiciones, lo que nos proporciona también
una inquietud y un compromiso para seguir colaborando, como ciudadanos, a la
vigencia de nuestras culturas originarias.
En cuanto al recurso didáctico, queremos recalcar su importancia en el
desarrollo de nuestra experiencia. Teniendo como base una encuesta realizada
por nuestros propios alumnos, acorde a la relevancia “positiva y/o negativa” (con
justificación) de la visión de la realidad virtual, por medio de la aplicación “Street
View”, el 90% lo calificó como algo innovador y positivo, con la regular
argumentación que permitía “mirar con otros ojos lo que está escrito en los
libros”.
El balance general de nuestra investigación, como miembros de la carrera
de Historia, como ciudadanos y hasta como personas, resulta muy gratificante.
Pero sabemos que esto es solamente el comienzo de un trabajo que nació con
una simple duda, y como en toda ciencia histórica y/o social, tenemos muchas
respuestas y posibilidades para las dudas planteadas.
20

Proyección a futuro
La ejecución de esta investigación nos brindó nuevas perspectivas en torno
al futuro del proyecto:
- La primera proyección a futuro que tenemos se basa en llevar a la
aplicación “Street View” hacia otros niveles. Consideramos que es una
herramienta muy completa y útil, al considerar que transmite un saber
significativo para los alumnos, no sólo del nivel secundario. Asimismo, su
utilización en otros espacios como curriculares, como ser la Geografía, aumenta
la pertinencia en su utilización escolar.
- La segunda proyección a futuro va en relación directa con el trabajo de
nuestros estudiantes. En una finalidad que está orientada a la participación activa
en favor de la vigencia cultural, proponemos que los estudiantes realicen un
recorrido histórico por la región de Los Zazos (Amaicha del Valle) para poder
ellos contribuir en el registro de las tradiciones orales de la región. La idea surge
dentro de nuestro trabajo de campo, cuando los mismos miembros de la
comunidad nos manifestaron que la “cultura oral” se acaba con la muerte de las
generaciones. En sintonía con esto, proponemos que los alumnos trabajen con
la elaboración de las fuentes primarias de la zona, donde no sólo entran en el
papel del historiador, sino también en la labor de ejercicio de la ciudadanía al
defender la continuidad de una cultura originaria.
- La tercera proyección está relacionada con el cambio de enfoque. No
hablar de las comunidades originarias como algo del pasado, sino como algo
que en el día de hoy sigue vivo y vigente, y que es tarea de nosotros como
ciudadanos el contribuir para mantener esa permanencia.
21

Bibliografía
- Atlas Sociolingüístico de pueblos indígenas en América Latina (2009).
- Boman, Eric y Greslebin, H. (1923). “Alfarería de estilo draconiano en la
región Diaguita”. Buenos Aires, Ferrari.
- Entrevista grandes maestros de la UBA. Alberto Rex Gonzáles. Revista
encrucijadas #42.
- Gonzáles, Alberto Rex (1964). “La Cultura de la Aguada en el Noroeste
Argentino”. Revista del Instituto de Antropología. Tomo II: 205-254. Córdoba.
- Gonzáles, Alberto Rex (1998). “La Cultura de la Aguada y el Período
Formativo. Evolución e historia en el proceso cultural del Noroeste Argentino.
Buenos Aires, Ed. Abya-Yala Quito.
- Pérez Gollán, J. (2001). “El jaguar en llamas”. En Nueva Historia
Argentina. Tomo: Los pueblos originarios y la conquista. Cap. VI, pp. 229-256.
Sudamericana, Barcelona.
- Lira, Jorge A. (1944). Diccionario quechua-español (volumen II). Tucumán
(Argentina).
- Rex Bliss, S. (2010). “Tucumán, una historia para todos: de los orígenes
al centenario”. Tucumán: Ediciones de la Feria del Libro.
- Sulca, O. (2014). De las bandas carroñeras a las jefaturas prehispánicas.
Tucumán: Editorial Humanitas.
- Tarrago, M. (2000). Los pueblos originarios y la conquista. Buenos Aires:
Editorial Sudamericana.

Bibliografía Digital
López, R. (14 de Julio de 2019). definición.de. Obtenido de definición.de:
https://definicion.de/vigencia/
Rojkés, T. (14 de Agosto de 2019). CIIDEPT. Obtenido de ciidept.edu.ar:
http://ciidept.edu.ar/Rimet/archivos/disenio_y_desarrollo_curricular/19-
cienciassociales_108pags_FINAL.pdf
Sileoni, A. (10 de Agosto de 2019). educ.ar. Obtenido de educ.ar:
https://www.educ.ar/recursos/110572/nap-ciencias-sociales-educacion-
secundaria-ciclo-basico
22

Agradecimientos:
Este trabajo esta dedicado principalmente a nuestras profesoras Agüero,
Susana y Díaz, Nora, quienes nos apoyaron, guiaron y confiaron en nosotros
durante todo el transcurso del proyecto.
Todo nuestro agradecimiento y profunda admiración por sus enseñanzas a
lo largo de este hermoso recorrido.
Queremos agradecer el apoyo y respaldo de la Facultad de Filosofía y
Letras, y especialmente a la profesora Olga, Sulca, quién desde la Cátedra de
Prehistoria nos dio consejos y contactos para poder adentrarnos en el tema.
No podemos dejar de mencionar a todos los profesores I.E.S. Prof. Manuel
Marchetti que nos permitieron usar, en ocasiones, algunas de sus horas para
poder reunirnos y armar nuestra idea central.
A nuestra directora, Salvatierra, Julia, que nos brindó el espacio físico y
moral para poder practicar con creces la labor de investigación.
A todas las familias que participaron del “Encuentro de Tejedoras” realizado
en Amaicha del Valle, quienes fueron predispuestas a las fotos para realizar
nuestro trabajo de campo.
A todos los estudiantes de la Carrera de Historia.
Y muy encarecidamente, a todas las personas de los Zazos, a la comunidad
Diaguita, en particular a Díaz, Horacio y Cruz, Roberto, quienes nos brindaron
todos los recursos posibles a su alcance. Nos comprometemos que este trabajo
es sólo el inicio, pronto volveremos para escribir juntos la historia de la Región
de Amaicha.
23

Anexos:
Plan de Clase:
Planificación de Clases:
- Institución: Escuela Secundaria de Villa Luján.
- Profesor Co-formador: Chavarría, Ariel.
- Practicante: Ríos, Nicolás Alberto.
- Curso: 6to año – Turno Tarde
- Tema: “La vigencia de los pueblos originarios – El caso de las
comunidades diaguita-calchaquí”
Fundamentación:
El tema seleccionado corresponde a la Unidad 2 del programa de la
asignatura de 6to año, con orientación en Ciencias Sociales.
“La vigencia de los pueblos originarios – El caso de las comunidades
diaguita-calchaquí” es un tema que consideramos de gran envergadura, y por tal
motivo, debe ser transmitido hacia nuestros alumnos con la importancia que se
merece.
Creemos de gran importancia que el alumnado conozca la historia de sus
propias raíces, que tenga la capacidad de analizar críticamente el lugar donde
está parado y así poder dilucidar que lo que hoy vivenciamos es el resultado de
un amplio proceso histórico, el cual tenemos como objetivo enseñar.
Que nuestros estudiantes se lleven como enseñanza cuáles fueron los
orígenes de nuestra región, y asimismo logren valorar la importancia de la
vigencia de una comunidad que hace más de 5 siglos existe y perdura, es el
“saber significativo” que hoy esperamos conseguir. Que comprendan la
importancia del proceso que inició antes de la llegada de los españoles a nuestro
territorio, y cómo poco a poco se fueron gestando los distintos modos de
permanencia cultural, son algunos de los objetivos que nos proponemos en esta
clase.
Para poder lograr estos objetivos, el docente debería contar con las
competencias necesarias, para satisfacer las demandas no sólo del alumnado,
sino también de la importancia del tema a explicar. Para ello, el profesor
realizaría de manera constante un diálogo dual con los estudiantes, además de
24

explicación teórica, se buscaría siempre la apertura dialogal y reflexiva de los


mismos.
El correcto uso de las T.I.C.S. en los distintos momentos de la clase serán
de gran utilidad para la “vivencia real” planteada a conseguir. La realidad virtual
está planteada para que los estudiantes lograsen “presenciar” como si se
encontraran en los distintos lugares y actividades que pretendemos explicar.
Las actividades que pretendemos realizar están pensadas en un marco de
“reflexión-acción”. Consideramos que el docente no sólo debe quedarse en el
mundo áulico, sino que debe traspasar las paredes del mismo, y de una primera
“reflexión”, guiar a los chicos/as hacia una actividad que transmita un verdadero
cambio en su modo de pensar.
Objetivos:
- Interiorizar el contenido teórico con el componente audio-visual.
- Lograr un estado reflexivo en los alumnos con respecto al tema de la
“vigencia”.
- Desarrollar la competencia de la redacción, para potenciar su capacidad
de escritura histórica y conocimiento de las fuentes primarias.
Contenidos:
- Período Formativo Superior – Aguada.
- Período de Desarrollos Regionales – Santa María (Comunidad diaguita-
calchaquí).
- Significado de la palabra “vigencia”.
- Situación actual de la comunidad diaguita-calchaquí.
Recursos:
- Una televisión con acceso HDMI (aportada por el profesor)
- Material bibliográfico.
- Teléfono celular con Sistema Android.
- Aplicación Street View.
- Equipo musical y cable auxiliar (aportado por el profesor).
- Computadora portátil.
- Materiales de cerámica (aportados por el profesor).
Secuencia didáctica:
Inicio de la clase: La clase iniciará con la presentación del profesor y del
tema del día de la fecha. Cómo se está estipulado, la clase debe iniciar con el
25

esclarecimiento del significado de la palabra “vigencia”, para ello se darán una


serie de ejemplos constructivos que servirán de guía para el propósito de nuestra
clase. A continuación, se les irán mostrando diversas imágenes (en dos
dimensiones) referidas al tema de la clase, para que empiecen entrar en un
momento de introspección con respecto al tópico del día. Se verificarán asimismo
los conocimientos previos que posean los alumnos con respecto a lo expuesto
brevemente en el inicio, para corroborar si el camino planteado en este inicio,
logrará la finalidad planteada. Para empezar a ambientar nuestra experiencia,
con ayuda del equipo de música que fue proporcionado por el profesor, se
pondrá música característica de los valles calchaquíes (en volumen bajo, de
fondo, para poder entrar en el clímax qué nos disponemos a alcanzar), y se harán
preguntas de razonamiento, como ser: “¿la música expresa vigencia?”, para
iniciar con un breve debate de ideas, donde las subjetividades diversas de los
estudiantes serán escuchadas entre ellos.
Desarrollo de la clase: Esta sección comenzará con la parte teórica de la
clase, el objeto a lograr es poner en contexto temporal y geográfico a los chicos,
antes de iniciar el breve viaje por la historia de nuestros ancestros.
Para la parte temporal, se realizará una línea de tiempo, que estará
reflejada en la televisión (esto será posible gracias a la conexión vía HDMI entre
la TV y una computadora portátil).
Para la ubicación geográfica, se mostrará, por el mismo medio nombrado
anteriormente, imágenes de mapas que correspondan a la zona cultural de la
cual se está charlando.

Recuperado de: https://www.google.com/search?q=santa+maria+mapa+tucuman&rlz=1C1CHBD_esAR849AR850&tbm=isch&source=iu&ictx=1&fir=P_-


sUv7HBqNqyM%253A%252CTZlNcVII8p6hfM%252C_&vet=1&usg=AI4_-
26

Durante el transcurso de la clase, los alumnos podrán ir viendo imágenes en


2D reflejadas en la P.C. para poder analizar los paisajes.

El momento clave del desarrollo será cuando, al hablar de los


yacimientos arqueológicos, iniciemos con una visualización 3D (mediante
la aplicación Street View), esto les permitirá a los chicos experimentar una nueva
vivencia en cuanto a la tarea histórica. Las imágenes 3D serán transmitidas
mediante un teléfono celular, en los cuales se realizarán las vistas.
Una vez terminada la visualización, se les mostrará diversos videos,
imágenes, las distintas maneras de vigencia que tenemos en el día de hoy: por
medio de las actividades, las herramientas, las costumbres, las festividades,
entre otras.
Actividades de desarrollo: Las actividades que se van a realizar,
constarán principalmente de un nivel reflexivo que deberán ejecutar los
estudiantes. Se les dará a los alumnos la siguiente encuesta a fin de valorar la
implicancia positiva o negativa, de la visualización 3D:
27

Apellido y nombre: Curso:


1) ¿Cómo calificarían la clase? Mal Regular Bien Excelente
………………………………………………………………………………………
2) ¿Los recursos visuales y auditivos sirven? Si Maso menos No
………………………………………………………………………………………
3 ¿Qué tan importante para ustedes fue la experiencia 3D?
………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………

Cierre de Clase: La finalización de la clase estará planteada en el sentido


de que los chicos piensen acerca de la vigencia. Hablaremos de distintos tipos
de vigencia, se expresarán distintas experiencias personales que puedan
vincularse con nuestra idea central, y así permitir un mayor nivel de llegada de
la clase. La pregunta central del cierre de la clase, será: “¿cómo podrían ustedes
mantener la vigencia de una comunidad, o en este caso, la diaguita-calchaquí?”.
La idea estará vinculada con el objetivo planteado al comienzo, la redacción
de una historia oral, que sirva para mantener “la vigencia” de todas las
tradiciones orales, propias de la región de Amaicha del Valle.
28

Entrevista a “Roberto Cruz”

Pérez, E. (2019). “Roberto Cruz en el bar”. Fotografía. Imagen personal.

- Entrevistado: Roberto Cruz

- Origen: Oriundo de Amaicha del Valle –Provincia de Tucumán y


perteneciente a la comunidad de pueblos originarios diaguita- calchaquí.

- Palabras clave: N. J. y E.: Nicolás, Jorge y Elena; R. C.: Roberto Cruz.

N. J. y E.: ¿Te quieres presentar? Así te conocemos.

R. C.: Bueno, mi nombre es Roberto Cruz y soy oriundo de la Localidad de


Amaicha del Valle-San Miguel de Tucumán y pertenezco a la comunidad de
pueblos originarios diaguita – calchaquí.

N. J. y E.: Sabemos que en tu comunidad están produciendo un vino


Malbec muy fino y nos interesaría saber cómo se logró este proceso de
producción propia.

R. C.: Un grupo de amigos nos unimos en el año 1996 y creamos


la Fundación "Amauta" institución que trabajaría la educación no formal
revalorizando todo nuestro bagaje cultural ya que nuestra Localidad "Amaicha
del Valle", lamentablemente no prosperó y esta fundación quedo en manos de
una familia.
29

El grupo que quedo nos volvimos a unir y formamos una cooperativa y


participamos activamente desde la Junta de Regantes "Los Zazos" (Los Zazos,
pueblo o barrio distante a 2km de Amaicha del Valle centro) de manera
estratégica con los fines de llevar tecnología (riego presurizado) y trabajar de
manera más responsable con el agua.

N. J. y E.: ¿Y cómo continuaron?

R. C.: En los años 2007-2010 realizamos un vínculo fuerte con Minera


Alumbrera, empresa que trabaja a 200km de Amaicha y al departamento de
desarrollo comunitario le gustó mucho nuestra propuesta (mejoras hídricas) y
nos animaron a desarrollar la vitivinicultura y otras actividades en la Localidad.
Año 2009 comenzamos con la implantación de vides variedad Malbec en nuestro
pueblo con ayuda de la minera La Alumbrera nos proporcionó. Antes
producíamos en parrales vino patero.

N. J. y E.: ¿Los miembros de la cooperativa siempre se ponen de acuerdo?

R.C.: Justamente todos pensamos diferentes y yo creo que en la diferencia


rescatamos lo mejor para el grupo. Nos costó mucho esfuerzo el llevar el sistema
de riego por goteo a los viñedos, con mucha perseverancia lo logramos al
principio todo era inversión y más inversión antes de producir nuestra primera
cosecha.

N. J. y E.: ¿En qué año tuvieron su primera vendimia?

R. C.: Una vez habilitado el Sistema de Riego, “abordamos la problemática


productiva, decidiendo conformar un grupo productivo abocado a esta tarea”, el
cual luego de dialogar y analizar, con distintos actores y especialistas en el tema,
y se propuso desarrollar la actividad vitivinícola como principal, “iniciando las
primeras plantaciones en espaldero de variedad Malbec con plantas traídas de
Mendoza. A partir de 2009, y como consecuencia de todo el tiempo transitado,
el grupo decidió conformarse formalmente en una Cooperativa Agroindustrial
“Los Zazos” Ltda.

Nuestra primera vendimia fue en el año 2014 en la localidad de Los Zazos,


Amaicha del Valle, se dio inicio a la presentación en sociedad de “Cédula Real
30

1716”; el primer vino tucumano elaborado por la Cooperativa Agro Industrial Los
Zazos con una producción de 5.000 botellas.

N. J. y E.: Usted viaja seguido a Amaicha del Valle

R. C.: Viajo 2 veces al mes porque tengo trabajo en San Miguel de Tucumán
y tengo mi casa también en la capital, pero nos mantenemos informados de todo
lo que pasa en Amaicha con el grupo que vive allí.

N. J. y E.: Muchas gracias por su tiempo y por comentar como fue el


proceso de la creación de la cooperativa y de cómo unidos llegaron a concretar
tan grande empresa, nuestra más profunda admiración.

R. C.: Muchas gracias por haber tenido en cuenta a los pueblos originarios
y poder mostrar a los demás lo que estamos produciendo en Amaicha del Valle
y mostrar nuestra vigencia.

Entrevista a “Horacio Díaz”

Pérez, E. (2019). “Horacio Díaz, en los viñedos de Los Zazos”. Fotografía. Imagen personal.
- Entrevistado: Horacio Díaz

- Origen: Oriundo de Amaicha del Valle – Provincia de Tucumán y


perteneciente a la comunidad de pueblos originarios diaguita – calchaquí
31

- Palabras clave: N. J. y E.: Nicolás, Jorge y Elena; H. D.: Horacio Díaz

N. J. y E.: ¿Te quieres presentar así te conocemos?

H. D.: Horacio Díaz es mi nombre y soy oriundo de la Localidad de Amaicha del


Valle-San Miguel de Tucumán. Junto a un grupo de amigos hace 23 años que
trabajamos en la Localidad con ánimos de verla desarrollar productivamente,
para así evitar el desarraigo de varias familias.

N. J. y E.: Estamos viendo que en esta época del año (agosto) es la época de la
poda de la vid puedes contarnos un poco como surgió esta iniciativa de la
producción de un vino propio.

H. D.: Voy a comenzar contando desde el principio, en el año 1996 trabajamos


en la construcción y creación de lo que hoy es Fundación "Amauta" institución
que trabajaría la educación no formal revalorizando todo nuestro bagaje cultural
ya que nuestra Localidad "Amaicha del Valle" es conocida también como
Comunidad de pueblos originarios los Amaichas. Esta Institución (la fundación)
trabaja, pero de manera muy limitada ya que la misma quedó en el seno familiar
de un miembro (problemas interpersonales llevaron a la desintegración del
grupo-comisión inicial).

N. J. y E.: ¿Y cómo continuaron?

H. D.: Nosotros (la cooperativa) somos la continuidad del grupo fundador de


Amauta, retomamos acciones nuevamente el año 2006, primero participando
activamente desde la Junta de Regantes "Los Zazos" (Los Zazos, pueblo o barrio
distante a 2km de Amaicha del Valle centro) de manera estratégica con los fines
de llevar tecnología (riego presurizado) y trabajar de manera más responsable
con el agua. De a poco estamos logrando este cambio cultural y se empieza a
valorar lo que iniciamos tiempo atrás.

N. J. y E.: Nos gustaría saber de dónde trajeron las plantas de vid

H. D.: La trajimos de Mendoza, pero antes les quería comentar que nosotros
comenzamos con lo que se conoce como el parral, con uvas criollas y de ahí
comenzamos con la elaboración del vino patero, utilizamos elementos rústicos.
32

N. J. y E.: ¿Y de que época estamos hablando?

H. D.: Hablo de hace 25 años atrás de la época que en Mendoza surge el vino
Toro, el Termidor, algo de vino en damajuana y fue en esa época como una
innovación que da más auge al vino Malbec. Para nosotros el negocio es hacer
cosas chicas y caras de buena calidad y no producimos en damajuana, por
ejemplo.

N. J. y E.: Todo este proceso de cambiar la producción de vino patero a la


producción de un vino Boutique fue un cambio grande.

H. D.: El principal problema en esta zona fue el agua, en los años 2007-2010
realizamos un vínculo fuerte con Minera Alumbrera, empresa que trabaja a
200km de Amaicha y al departamento de desarrollo comunitario le gustó mucho
nuestra propuesta (mejoras hídricas) y nos animaron a desarrollar la
vitivinicultura y otras actividades en la Localidad. En el año 2009 comenzamos
con la implantación de vides de variedad Malbec en nuestro pueblo.

N. J. y E.: Todo esto fue como nos cuentas un proceso que llevó mucho tiempo
el realizarlo.

H. D.: Así es recién en el año 2012 dimos inicio a la conformación de la


cooperativa... Y recién en el año 2015 nos otorgan la matricula Nacional y
Provincial donde se nos reconoce como Cooperativa Agroindustrial Los Zazos
Limitada, esta institución es una cooperativa de autogestión.

N. J. y E.: ¿Cuándo fue su primera vendimia?

H. D.: Nuestra primera vendimia en el año 2014, con nuestro producto emblema
"Cédula Real 1716", la marca es un indicador muy fuerte de la región con mucha
base histórica-cultural.

Actualmente tenemos un proyecto de hacer un Club del 1716, consiste en tener


cerca del viñedo 16 cabañas, tener socios que paguen un mensual y tendrían
derecho por mes a una caja de vino por mes, estadía en las cabañas con
alojamiento gratis pero no pudimos concretar nada aún.

N. J. y E.: Te queríamos comentar que nuestro trabajo se basa en la vigencia


del pueblo diaguita – calchaquí en el noroeste en la provincia de Tucumán. Por
33

vigencia planteamos desde la actualidad a lo largo del tiempo, desde la llegada


de los españoles a América, luego los Incas y después los españoles, como a
pesar de eso siguieron a lo largo del tiempo; puntualmente a nosotros nos
interesa conocer la vigencia en Amaicha del Valle.

H. D.: La vigencia… Es en parte lo que yo decía y trato de no ser crítico del


gobierno, yo veo que no hay horizonte. El sentido de pertenencia está, pero…
Debería de haber un desarrollo más planificado, me pregunto si debería ser más
en favorecer a la misma comunidad yo me respondería que sí.

N. J. y E.: ¿Qué crees que sería necesario hacer?

H. D.: Para eso creo que es necesario la creatividad, la educación, que


promuevan una carrera en la escuelita Diaguita, escuela de gobernación sería
parte del desarrollo político de la comunidad. Por ejemplo, el Cacique la dice a
la comunidad que no venda tierras y el hace lo contrario. Seguimos siendo un
pueblo de paso donde la gente se saca fotos porque no hay ningún
emprendimiento para nuestra comunidad, el cacique no hace nada por nuestra
comunidad.

N. J. y E.: ¿Crees que la influencia de los medios de comunicación cambio la


mentalidad en tu pueblo?

H. D.: Se podría decir que los jóvenes ya no miran hacia su comunidad sino más
bien hacia afuera. Creo que tenemos que trabajar más en la escuela con los
niñitos enseñarles a querer a nuestra tierra y que valoren nuestro legado de
pueblo originario.

N. J. y E.: Volviendo un poco a los viñedos que es lo que la diferencia de otros


lugares

H. D.: Nosotros tenemos la estructura de producción todo orgánico y con riego


de goteo registro de lo que se hace y de lo que no se hace, después viene la
bodega y quieren todo orgánico.

N. J. y E.: Crees que hay una permanencia en cuanto al festejo de la


Pachamama, en cuanto al tejido, la cerámica si siguen siendo los mismos.
34

H. D.: Creo que en cuanto a eso se debería trabajar para poner un freno en
cuanto a la cultura de otros lugares, se marca mucho en cuanto al tejido y a la
cerámica se ha vuelto muy comercial y viene cerámica y tejido de Bolivia, de
Perú y cerámica industrial de Córdoba.

N. J. y E.: ¿Y la producción de ustedes es poca?

H. D.: Se trabaja, pero la otra producción es cuestión de volumen y se está


imponiendo por costos y le dije al delegado que se debería trabajar con un logo
local que sea marca Amaicha, para que el producto local tenga algún beneficio
y que lo diferencie del resto, este… Se va perdiendo en parte.

N. J. y E.: Se va perdiendo, pero existe, los productos de otros lados se van


imponiendo por su volumen y que piensas de todo esto.

H. D.: Pienso que somos los culpables los consumidores porque hay que saber
y aceptar que si un producto es local y tiene esa transmisión de cultura vale lo
mismo ocurre con los tejidos y la cerámica, los auténticos, hay que buscar la
forma…

Ayer vino una chica para mostrar cómo se hace un logo y como se puede crear
una marca. Creo que nos falta promoción y para eso debemos buscar nuevos
perfiles y alternativas.

N. J. y E.: Muchísimas gracias por recibirnos y abrirnos tus puertas en tu lugar


de trabajo y haberte tomado tu tiempo para contarnos la historia de los viñedos
y de otras cosas de interés para tu comunidad como ser el tejido y la cerámica.

H. D.: De nada, no tienen por qué agradecer, me gusta compartir la historia de


nuestra comunidad.