Está en la página 1de 9

BOSQUE SECO TROPICAL EN CÓRDOBA.

INTRODUCCIÓN.
El bosque seco tropical (BST) alberga un gran número de especies que dependen
directa o indirectamente de las dinámicas ecológicas de los bosques remanentes
para sobrevivir o completar sus ciclos de vida. Se caracteriza por presentar una
fuerte estacionalidad de lluvias. En Colombia se encuentra en seis regiones: el
Caribe, los valles interandinos de los ríos Cauca y Magdalena, la región NorAndina
en Santander y Norte de Santander, el valle del Patía, Arauca y Vichada en los
Llanos. Originalmente este ecosistema cubría más de 9 millones de hectáreas, de
las cuales quedan en la actualidad apenas un 8%, por lo cual es uno de los
ecosistemas más amenazados en el país (Instituto Alexander Von Humboldt, IAVH,
1998). Esto se debe a que el bosque seco existe en zonas con suelos relativamente
fértiles, que han sido altamente intervenidos para la producción agrícola y ganadera,
la minería, el desarrollo urbano y el turismo. Esta transformación es nefasta para la
biodiversidad asociada al bosque seco y los servicios que presta este bosque.
El BST tiene una biodiversidad única de plantas y animales que se han adaptado a
condiciones de estrés hídrico, por lo cual presenta altos niveles de endemismo. Es
decir que contiene especies que no se dan en ningún otro tipo de ecosistema. Por
ejemplo, la vegetación del bosque seco tropical se caracteriza por estar adaptada
al déficit de agua con estrategias como la pérdida de hojas durante la época de
sequía. Además presenta modificaciones físicas en su estructura como hojas
compuestas pequeñas, cortezas de troncos lisas y presencia de aguijones o
espinas.
UBICACIÓN GEOGRÁFICA

Tomado de: google maps


LOCALIZACIÓN (DESCRITA).
El ecosistema de Bosque Seco Tropical predomina prácticamente a lo largo de toda
la región caribe, la cual es conformada por paisajes montañosos, y un relieve que
se considera variado y contrastante, donde por una parte la generalidad es de
llanura y por otra es de las mayores alturas de Suramérica.
El BST en Córdoba abarca toda su geografía que corresponde a la localización
entre los 09º26’16’’ y 07º22’05’’ de latitud Norte, y los 74º47’43’’ y 76º30’01’’ de
longitud Oeste. Cuenta con una superficie de 23.980 km2 lo que representa el 2,1%
del territorio nacional. Limita por el Norte con el mar Caribe y el departamento de
Sucre, por el Este con los departamentos de Sucre, Bolívar y Antioquia; por el Sur
con el departamento de Antioquia y por el Oeste con el departamento de Antioquia
y el mar Caribe (Pesce-Monteiro, 2000).

CARACTERISTICAS DEL ECOSISTEMA


Las temperaturas oscilan entre los 15º y los 25º. Las amplitudes térmicas entre el
día y la noche son bastante marcadas. La vegetación y la fauna cambian de manera
considerable en relación a los bosques húmedos como resultado de la amplitud
térmica. Este tipo de bosques presentan colores en la amplia gama del verde en
época de lluvias pero también tienen períodos de sequía. Aquí, las precipitaciones
son entre 1.000 y 2.000 milímetros (mm) anuales aunque en algunos bosques secos
puede apenas rondar los 100 mm anuales.
se encuentra la mayor variabilidad en los tipos de cobertura vegetal, debido a las
condiciones climáticas y del suelo, particulares en distintas áreas; es decir, son
formaciones vegetales azonales.
La cobertura de Bosque Seco Tropical asegura la protección de los suelos contra la
erosión y el desecamiento y tiene una alta importancia para el ciclo hidrológico en
la absorción, almacenamiento y liberación de agua lluvia y freática.
Otras servicios ecológicos importantes prestado por el Bosque seco tropical son la
captación y almacenamiento de dióxido de carbono para la amortiguación del
cambio climático global y la regulación del clima.
Por razones de la adaptación de las especies al clima y ubicación geográfica, las
especies de los bosques secos tienen un alto grado de endemismo. Esta situación
indica también una fragilidad y el gran riesgo de pérdida de especies altamente
adaptada en este ecosistema.

CARÁCTER SOCIOECONOMICO
Los servicios sociales, comunales y personales del departamento de Córdoba, que
abarca el bosque seco tropical es del 24,7 % de la economía del departamento.
El tercer renglón de la economía de Córdoba es el de la ganadería, agricultura,
pesca y silvicultura, con una participación del 10,8 por ciento y que en el año
2018, con relación al 2016 registró un aumento del 3,5 por ciento (El tiempo; 30
Agosto- 2018).
El PIB de este renglón de la economía alcanzó el año pasado cerca de 1,5 billones
de pesos. Con la particularidad que Montería es catalogada como la capital
ganadera, en donde esta actividad se ubica como principal fuente de ingresos. Los
últimos datos de inventario ganadero en el país que tiene la Federación Colombiana
de Ganaderos (Fedegán) evidencian que Córdoba es el segundo departamento con
más especies bovinas con 1’942.770 cabezas, después de Antioquia. Justamente
dentro del sector pecuario de ese departamento, el ganado bovino participa con
el 85,9 por ciento, seguido por los caballos que representan el 3,5
por ciento y por los búfalos que participan con el 3,3 por ciento.
El sacrificio de ganado vacuno en Córdoba alcanzó en el primer trimestre del año
2018, según el Dane, 74.532 cabezas que se traducen en un aumento del 9,5
por ciento con relación al mismo periodo del 2017.

Precisamente el departamento de Córdoba es uno de los que mayores despachos


de carne bovina hacen al mundo. Dentro de su oferta exportadora, el
segundo producto es la carne bovina, tanto congelada como refrigerada, con una
participación de 10,7 por ciento.
En el caso de la estructura agrícola, según el gobernador de Córdoba Edwin Besaile
Córdoba cuenta con 944 mil hectáreas de suelos agrícolas, de las cuales
actualmente 234 mil se utilizan para estas actividades.
Besaile explicó que tiene una producción agrícola de un millón 150 mil toneladas,
donde sus principales productos son la yuca, el maíz, el plátano, el ñame y el arroz
y que representa uno de los departamentos con mayor vocación agrícola del país,
para lo cual la institucionalidad tiene la disposición de volcar todos los esfuerzos
para hacer del campo cordobés un eje estratégico para la transformación de la
tierra, la generación de empleo y el jalonamiento de la economía de la región
(Serrano, N., 2016).
CARACTERISTICAS DEL SUELO
En la zona de vida correspondiente al bosque seco tropical, los suelos zonales son,
en principio, similares a los de los bosques húmedos, aunque tienen a ser más
fértiles, debido a que por la estacionalidad de las lluvias hay un menor lavado, lo
que permite la persistencia de capas en las que se acumulan arcillas y nutrientes.
En zonas con estaciones hídricas marcadas, los suelos se hidratan y expanden en
las épocas lluviosas y suelen agrietarse al contraerse en las secas. (Abril, Diana,
2010).
Los bosques ecos tropicales no se desarrollan siempre en suelos zonales. A veces
lo hacen en arenosos de buen drenaje y ocasionalmente en áreas pantanosas, lo
que aparentemente es paradójico. No debe olvidarse que la vegetación de bosque
seco se desarrolla siempre que las condiciones del suelo – muy secas o muy
húmedas – sean demasiado extremas para los bosques lluviosos. De hecho, en
algunas áreas cubiertas por bosques secos podría desarrollarse la selva húmeda si
los suelos retuvieran el agua por más tiempo. (Abril, Diana, 2010).
CARACTERISTICAS FISICAS DEL ECOSISTEMA (CLIMA, SUELO Y USO DE
ESTE) GEOLOGÍA
CLIMA: Es el bosque de clima tropical seco, que presenta estación seca en el que la
vegetación se adapta a largos períodos de aridez, durante los cuales la evaporación es muy
activa. Los paisajes vegetales se empobrecen poco a poco y las formas
xerófilas (adaptadas a la aridez) adquieren una importancia creciente a medida que se van
aproximando a los dos trópicos o a las zonas ecuatoriales con escasas lluvias. Si bien este
bosque es característico de sabanas arbóreas en las herbáceas hay predominio de
los pastizales Francisco Alcaraz (2012).

Se da en algunas de las zonas tropicales en las que se alterna una estación lluviosa
breve con una seca y a veces dos periodos de sequía. Al igual que los árboles de
los bosques de las zonas templadas que dejan caer sus hojas durante el otoño y el
frío invierno, los árboles de hoja caduca de los trópicos se despojan de las suyas
durante la prolongada estación seca. En consecuencia, estos bosques que son tan
verdes y exuberantes durante la época de lluvias, adquieren un aspecto seco en los
meses de sequía, el aspecto estacional es similar al del bosque
templado caducifolio, en donde el duro invierno es reemplazado por la temporada
de sequía Francisco Alcaraz (2012).
Su precipitación usual es de 1000 a 2000 mm anuales y en los bosques muy secos
son inferiores a 1000, pudiendo llegar tan poco como 100 mm en el bosque seco
ecuatorial peruano.

SUELO Y USOS DE ÉSTE: Los suelos zonales correspondientes – conocidos


genéricamente como latosotes – son por lo general antiguos y profundos, debido a
la pronunciada meteorización química causada por las altas precipitaciones; la capa
orgánica superficial es muy delgada y los horizontes o capas inferiores que tienen
poco desarrollo. Al ser arrastrados por el lavado, el silicio y otros iones, dejan un
suelo ácido con altas proporciones de aluminio y óxidos de hierro, por lo que
usualmente su coloración es rojiza; bajo ciertas condiciones de lluvia, los
compuestos de hierro se concentran en una capa llamada laterita, por su apariencia
de ladrillo que puede endurecerse y hacerse impenetrable para las raíces. La
descomposición de la hojarasca es muy rápida debido a las altas temperaturas y a
la humedad, por lo que los materiales orgánicos del suelo se concentran justo en la
superficie y la mayoría de los nutrientes son retenidos en la biomasa del bosque
(Otero Álvarez E. 2006).
Dado a que la mayoría de los nutrientes son retenidos en la biomasa del bosque,
se logran arboles con gran crecimiento primario y secundario, por tanto el
aprovechamiento de los bosques está dirigido principalmente a la extracción de
madera, de manera desmesurada llevando a la reducción del ecosistema
(Gonzales, 2003).

GEOLOGÍA: El clima global ha experimentado constantes variaciones en el


transcurso de millones de años y las propiedades de la atmósfera se han
transformado unas veces periódica y otras esporádicamente. Así mismo entre los
fenómenos terrestres, los más relevantes son los cambios en la disposición de los
continentes, las alteraciones en la dirección e intensidad de las corrientes oceánicas
y el levantamiento de las cordilleras; igualmente importantes son las modificaciones
en la composición de gases de la atmósfera, que pueden darse por aumento
generalizado de la actividad volcánica, o como consecuencia del empleo desmedido
de combustibles fósiles y aerosoles en las sociedades modernas (Otero Álvarez E.
2006). Las variaciones ambientales, como la estacionalidad climática que ocurre en
algunos lugares del trópico, son las que determinan la fisonomía característica del
bosque seco tropical, al recibir de manera constante y prolongada emisiones de luz
solar y pocas temporadas de lluvia garantiza los medios factibles para el desarrollo
de la biodiversidad en estas zonas deograficas.

DESCRIPCION GENERAL DE LA FAUNA Y FLORA


FLORA: Entre la flora de las ciénagas se encuentra las plantas vasculares
acuáticas, las cuales conforman un tipo de vegetación que además crece en lagos,
embalses, y ríos, ya sea en la interface agua tierra, sobre la superficie del agua o
totalmente sumergidas. Estas plantas son capaces de realizar su ciclo regenerativo
cuando sus partes vegetativas están sumergidas o soportadas por agua. Algunas
son inducidas a reproducirse sexualmente cuando sus fracciones vegetativas
quedan expuestas al ambiente aéreo. De forma general las hidrófitas, son
productoras de materia orgánica e importante en la dinámica del ecosistema,
además, brindan directa o indirectamente alimento, protección y hábitats para
muchos organismos (Mendoza-C, H. 1999).

FAUNA: el bosque tiene una dinámica interna muy intensa y su principal promotor
es el colapso o caída de los árboles, sus elementos estructurales más importantes,
lo que implica la apertura de grandes claros. Con el nombre de chablis se denomina
la serie de hechos biológicos y ecológicos desencadenados por la caída de un árbol;
esto genera diferentes microambientes que permiten el establecimiento y desarrollo
de otras especies de flora y fauna; se promueve así la biodiversidad y se mantiene
la dinámica del bosque, lo que constituye el elemento más importante del proceso
de reconstrucción natural de este y permite que se rejuvenezca su estructura. Esta
dinámica puede acrecentarse debido a perturbaciones que modifican el patrón
natural de caída de los árboles más viejos, como el paso de huracanes,
deslizamiento de laderas, sismos y tormentas eléctricas, entre otros; el fuego
espontáneo también es muy frecuente en épocas de sequía extrema (Mendoza-C,
H. 1999).
Estado de conservación
En Colombia solo queda un 8 por ciento de bosque seco tropical. Es decir, solo se
conservan 720.000 hectáreas de las 9 millones con las que contaba originalmente
el país, según indica el informe ‘Biodiversidad 2015‘del Instituto Humboldt. A 2014
la pérdida de ecosistemas naturales fue de 15,9 por ciento en páramos; 24,9 por
ciento en sabanas y 37,5 en bosques. Entre todas esas pérdidas el bosque seco
tropical es quizás el que ha disminuido a mayor velocidad González (2017).
El desarrollo urbano, ganadero e industrial del país se ha realizado dentro de este
ecosistema y al hacerlo han desaparecido gigantescas hectáreas de capa vegetal
que han fragmentado los corredores vitales de cientos de especies animales,
dejándolas aisladas. Grandes obras de infraestructura también lo han puesto en
peligro, “muchas de las grandes construcciones hidroeléctricas en Colombia están
asociadas a bosque seco: Ituango, Quimbo, Espíritu Santo o el proyecto Cañafisto”,
afirma Hernando García, director (e) del Instituto Humboldt González (2017).

PROBLEMÁTICA
Pese a que el departamento de Córdoba tiene el 46% de los terrenos aptos para el
uso agropecuario, la ocupación de la actividad generada es del 66%, desplazando
a la agricultura y afectando los recursos naturales. En la actualidad, los 30
municipios de Córdoba tienen presencia agropecuaria, un factor que debería
concentrarse y focalizarse principalmente en las poblaciones del norte del
departamento como San Bernardo del Viento, Chima, Lorica, Moñitos, Cotorra,
Ciénaga de Oro, San Pelayo, Puerto Escondido, Cereté, Montería, Los Córdobas y
San Carlos (Reyes, T. 2000).
Este explica además que debido a ese uso inadecuado, las áreas con capacidad
agroforestal y para la conservación se han visto afectadas. El 51,1% de Córdoba
posee suelos aptos para actividades como sistemas agroforestales, forestales,
cultivos semipermanentes o de protección, cifra que en realidad se da solo en el
26,5%.
CONCLUSION
El bosque seco tropical Cordobés, solo es una pequeña fracción del ecosistema de
BST de la costa caribe, la cual está conformado por paisajes montañosos y un
relieve que se considera variado y contrastante, donde por una parte la generalidad
es de llanura y por otra es de las mayores alturas de Suramérica. Sin embargo se
evidencia muy poco el contenido eco sistémico Cordobés dado a que sus mayores
recursos son explotados desmesuradamente, su mayor aprovechamiento está
basado en la ganadería, convirtiendo sus sabanas en pastizales, de mano de la
deforestación y extracción de madera, ignorando casi por completo los sub-
productos de origen vegetal que éste ecosistema genera además del deterioro a la
dinámica del ecosistema perjudicando su equilibrio ecológico al reducir el habitad
de muchas especies. De igual manera se encuentra gravemente amenazado por
los grandes vacíos de información, que se reflejan en la forma en que la ordenación
forestal maneja insosteniblemente la cobertura boscosa del país y por ende del
departamento. Por tanto Bajo estas condiciones la pérdida de especies es
inevitable, lo que sugiere un futuro aún peor para algunos elementos de la fauna y
flora en el contexto local y una tendencia hacia la aridación de los suelos y con ello,
un empobrecimiento todavía mayor de la biota si no se toman de manera inmediata
medidas adecuadas de manejo y desarrollo.
Anexos

Tomadas por Lina Villalba


BIBLIOGRAFIA
 Abril, Diana. (2010) LAS ERICÁCEAS CON FRUTOS COMESTIBLES DEL
ALTIPLANO CUNDIBOYACENSE. (Trabajo de grado, pregrado de Biología).
Bogotá, Colombia. Pontificia Universidad Javeriana. 41p.
 CORRALES R, E. (2002). Sostenibilidad agropecuaria y sistemas de
producción campesinos. Cuadernos Tierra y Justicia No. 5. ILSA. IER.
Bogotá, Colombia .Universidad Javeriana, IDEA Universidad Nacional; ASDI
Suecia; Suipcol, Suiza; Sécours Catholique, Francia y SEPAS, Colombia con
el apoyo del Reino de Noruega. 8p
 El tiempo; 30 de Agosto-2018. A Córdoba le sigue impulsando la ganadería.
Tomado de: https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/a-cordoba-
lo-sigue-impulsando-la-ganaderia-261320
 Francisco Alcaraz (2012). «Bosques monzónicos y sabanas». Universidad de Murcia
 González, D.V. (2003). Los Productos Naturales No Maderables (PNNM):
Estado del arte de la investigación y otros aspectos. Biocomercio Sostenible.
Bogotá, Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
“Alexander von Humboldt”
 Instituto Alexander Von Humboldt, IAVH, (1998). El bosque seco tropical en
Colombia. Programa de inventario de la biodiversidad, Bogotá. Grupo de
exploradores y monitoreo ambiental GEMA.
 Leipzig, G. (1996).Informe Nacional para la Conferencia Técnica
Internacional de la FAO sobre los Recursos Fitogenéticos. Bogotá, Colombia.
Ministerio de agricultura y desarrollo rural.
 Mendoza-C, H. (1999). Estructura y riqueza florística del bosque seco tropical
en la región Caribe y el valle del rio Magdalena. Caldasia. 21 (1). 70-94.
 Otero Álvarez, E. (2006). Bosque seco tropical Colombia. Libros de la
colección Ecológica del banco de Occidente. Tomado de:
https://www.imeditores.com/banocc/seco/presentacion.htm
 Pesce-Monteiro, B. (2000). El Caribe Colombiano Frente a los Objetivos de
Desarrollo del milenio. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
Colombia
 Reyes, T. (2000). Métodos cualitativos de investigación; los grupos focales y
el estudio de caso. Conferencia presentada en la facultad de administración
de empresas de la Universidad de Puerto Rico. Puerto Rico. Centro de
investigaciones comerciales e iniciativas académicas.
 Revista Semana. Acabamos con el bosque seco tropical en Colombia.
MEDIO AMBIENTE | 2017/01/05. Tomado de:
https://sostenibilidad.semana.com/medio-ambiente/articulo/en-peligro-el-
bosque-seco-tropical-en-colombia/36792
 Serrano, N., (2016). Córdoba le apuesta a la transformación del campo. EL
UNIVERSAL. Tomado de:
https://www.eluniversal.com.co/regional/cordoba/cordoba-le-apuesta-la-
transformacion-del-campo-225802-HQEU331402
Mayerly Garces Perez
Yenaris Mesa fuente
Andres Monterroza palomino
Lina Villalba Villalba

También podría gustarte