Está en la página 1de 3

RELATO SOBRE MI EXPERIENCIA SIGNIFICATIVA EN LA APLICACIÓN DE LA PROPUESTA

PEDAGOGICA DE LA INSTITUCION.

Mi nombre es Liliana Beatriz Sandoval Cueto, laboro en esta institución hace dieciocho años y
once meses, actualmente me desempeño como docente en el grado 2ºC.

Cuando el Magister Víctor Goenaga me informó que había sido escogida para escribir un
relato sobre la propuesta pedagógica de la institución, y que yo si tenía mucho que escribir,
Dios, sentí un poco de temor, pues era la primera vez que iba a escribir sobre mis
experiencias en la Institución, pero bueno asumí el reto y he aquí con mucha dedicación y con
mucho amor mi relato sobre mi experiencia pedagógica en la aplicación de la Propuesta
Pedagógica de la Institución.

Trabajar en esta institución ha sido una experiencia maravillosa y enriquecedora aunque un


poco ardua y difícil, pues he aprendido muchas cosas a nivel personal y profesional, a nivel
personal he aprendido a amar lo que hago, a valorar lo que tengo, a servir sin esperar nada a
cambio, a ser luz en mis estudiantes y a dejar huellas de amor.

A nivel profesional he aprendido a ser más organizada, más comprometida en mi labor como
docente, a planificar teniendo en cuenta la comunidad en la cual me desempeño, también he
aprendido a tener una actitud abierta al cambio, a orientar procesos con amor, dedicación y
entereza, a ser más creativa, innovadora, etc.

Con la elaboración de este relato han llegado a mi mente muchos recuerdos y uno de ellos es
que en nuestra institución no existía una propuesta pedagógica definida, fue a partir del año
2009 aproximadamente que bajo la orientación de nuestro Rector Víctor Goenaga y con la
colaboración de todos los docentes se fueron dando los primeros pininos para construir una
propuesta pedagógica que se ajustara a las necesidades de nuestra comunidad educativa; se
formaron mesas de trabajo y cada uno de sus integrantes hicieron sus aportes , es así como a
través de largas jornadas de trabajo hoy en día contamos con una maravillosa propuesta
pedagógica denominada: Educamos al hombre para la vida y para la paz.

Considero que yo le doy vida a esta propuesta cuando me impregno de ella y tomo conciencia
que mi quehacer pedagógico debe centrarse en formar niños que sean capaces de aplicar sus
conocimientos, habilidades y destrezas en la transformación de su entorno socio-cultural y así
ejercer un liderazgo positivo dentro de este, sin olvidar lo más importante enseñar a ese
niño(a) a ser humano.

Por otra parte pienso que le doy vida a la propuesta cuando entiendo que esas personas que
tengo a mi cargo son diferentes y que por ende no todos van aprender de la misma forma,
debo conocerlos, descubrir cuáles son sus fortalezas para resaltarlas e incrementarlas y cuáles
son sus debilidades o dificultades para ayudarlo a superarlas, investigar de qué forma
aprenden, que piensan que sienten y cuáles son las causas que los llevan a presentar esas
dificultades

Planificar mis clases siguiendo los pasos de la clase desarrolladora es otra forma de vivenciar
nuestra propuesta, claro está, teniendo en cuenta los siguientes aspectos
Determinar con cuales estándares voy a trabajar , que temáticas se desprenden de estos, y
se ajustan a las necesidades e interese de nuestros estudiantes, buscar estrategias para que los
discentes se mantengan motivados durante todo el evento pedagógico, activar los
conocimientos previos, considerar estrategias y materiales congruentes con los contenidos a
trabajar, generar conflictos cognitivos que provoquen la reflexión, diseñar estrategias donde
los estudiantes apliquen lo aprendido, provocar la reflexión sobre el aprendizaje, promover
situaciones de participación individual, en equipo y grupal, analizar que habilidades y procesos
de pensamiento desarrollo con determinada temática y cómo logro que los conocimientos
que adquieran los niños lo vuelvan significativos, fomentar la autoevaluación, la coevaluación,
y la heteroevaluaciôn.

Por otra parte, al aplicar la propuesta me he enfrentado a ciertas dificultades que con amor,
paciencia, sabiduría perseverancia, y dedicación se van superando. Dentro de esas dificultades
se pueden mencionar factores socioeconómicos (factores sociales: como el ambiente familiar
donde se desarrollan los niños, la situación económica, el hogar, el rol familiar, la falta de
preparación de los padres de familia ya que algunos son analfabetas, drogadictos y no hacen
el debido acompañamiento a los niños. Otro factor es que en la institución por la cobertura
que exige el estado se están admitiendo niños todos los años y en ocasiones pueda que estos
niños que ingresan reúnan las características o cualidades que exige nuestra propuesta, pero
hay unos que no, que vienen a entorpecer el proceso que se lleva en el aula de clases.

Otra dificultad es que en algunas ocasiones por el afán de cumplir con los parámetros y
estándares que el estado exige a la educación, por desarrollar habilidades, destrezas, y el
corto tiempo que tenemos para lograr todo esto, les exijo mucho a mis estudiantes, quiero
que hagan las cosas perfectas y rápido, olvidándome por momentos que son niños, que tienen
ritmos de aprendizajes diferentes, que no son máquinas, que son seres humanos con muchos
problemas algunos, mas sin embargo están ahí siempre esperando algo de mi parte una
palabra de aliento, un abrazo, un gesto que diga tú me interesas, es entonces cuando me
detengo, reflexiono, tomo aire y cambio de actitud, recuerdo una frase muy hermosa que
tengo grabada en mi mente y en mi corazón:

“El maestro sabe, enseña y ama, y sabe que el amor está por encima del saber y que
sólo se aprende de verdad lo que se enseña con amor". Gregorio Marañón “

Teniendo en cuenta todo lo que plantea nuestra propuesta y llevándola a la práctica


hemos alcanzado grandes avances, aunque todavía hay que seguir trabajando para
formar el tipo de estudiante que necesita la comunidad y nuestro país.

En el aspecto personal y convivencial:

Hoy en día en nuestra institución contamos con niños(as) más cariñosos, respetuosos,
solidarios, responsables, tolerantes, colaboradores y algunos con mucho sentido de
pertenencia, niños que poco a poco han ido cambiando su forma de actuar y de
relacionarse con los demás, acatan las sugerencias u orientaciones que se le hacen,
han mejorado su presentación personal, en fin poco a poco estamos formando niños
felices aunque sea mientras están en la institución. etc.,
En el aspecto académico:

Contamos con niños con una mayor motivación para asistir a la institución, mejor
disposición para aprender, desarrollar habilidades, poner en práctica lo que aprenden,
niños más creativos, participativos, capaces de observar, analizar y resolver situaciones
de acuerdo a su edad.

El impacto que ha generado nuestra propuesta se puede apreciar en:

Padres de Familia:

Mayor credibilidad en el tipo de formación que se imparte en nuestra institución,


colaboración en las diferentes actividades que se programan, algunos hacen
acompañamiento efectivo en el proceso que se lleva con sus hijos, son más
respetuosos al dirigirse al maestro.

Estudiantes:

En lo expuesto en el punto anterior.

Docentes:

Un mejor desempeño en su quehacer pedagógico, docentes más comprometidos,


creativos, innovadores abiertos al cambio, más conscientes de su labor. Docentes que
imparten sus enseñanzas de una forma eficaz y eficiente.

Espero que mi relato satisfaga sus expectativas y que aunque en las pruebas saber no se vea
reflejado muchas de las cosas que cuento y que he experimentado en mi quehacer
pedagógico, Dios, los niños y los padres de familia saben que todo lo que se hace en la
institución lleva impregnado un sello de amor, dedicación, esfuerzo, sacrificio y esperanza de
que algún día demuestren todo lo que se les enseña aquí.

Muy respetuosamente le digo que a estos niños me les quito el sombrero, porque a pesar de
las dificultades que enfrentan en su diario vivir quieren salir adelante, son grandes guerreros,
son campeones de la vida, mis aplausos y afecto para ellos.

Liliana Sandoval.