Está en la página 1de 1

Parroquia San Antonio de Padua

Florida Valle

CRITERIOS BIBLICOS

- ¿Cuál es la función de la Biblia en la Iglesia?


- La Biblia no es un documento, es la misma PALABRA DE DIOS
- Hay que vivirla, escucharla, aceptarla en nuestras vidas
- Hay que hacer un apostolado bíblico a tiempo y a destiempo
- Mucha gente estudia la Biblia solo para defender la Fe y no es así, es estudiar
para crecer, madurar y dialogar
- La Palabra debe brillar e impregnar la vida de la Iglesia
- Los Presbíteros debemos ser obedientes a la Iglesia en el anuncio y difusión
de la PALABRA
- La Iglesia nos manda a evangelizar, catequizar, hacer reflexión y buscar la
verdad en la PALABRA
- Debemos estudiar la Palabra para encarnar a Jesús
- Cuando nos acercamos a la Palabra encontramos vida en abundancia
- La Palabra nos debe acercar, madurar, instruir, unir

DONDE DEBEMOS TENER LA BIBLIA

- En el nochero: cerca y muy cerca siempre para que se haga parte de nosotros,
para que sea íntima
- Tener la Biblia en la casa: en un lugar destacado. Altar sin Biblia y lectura de
ella no es altar.
- Recuperar la Biblia como Sagrada, una gran deuda del catolicismo
- Hay que caminar, avanzar, la Palabra debe ser profundizada, ella es
presencia… DIOS HABLA
- Recuperar la fuerza, la gloria de Dios en la Palabra
- Debemos venerar la presencia de Dios en la Palabra
- Jesús es camino y Palabra (Lucas 24, 13-36)
- Los cristianos tenemos: - LA MEJOR PALABRA
- EL MEJOR CAMINO
- TENEMOS LA MEJOR RESPUESTA
- Debemos conocer las escrituras para conocer a Cristo

ORACION ANTES DE LEER LA PALABRA

Señor Jesús abre mis ojos y mis oídos a tu palabra, que lea y escuche yo tu voz y
medite tus enseñanzas, despierta mi alma y mi inteligencia para que tu palabra
penetre en mi corazón y pueda yo saborearla y comprenderla.
Dame una gran fe en ti para que tus palabras sean para mí otras tantas luces que me
guíen hacia ti por el camino de la justicia y de la verdad.
Habla señor que yo te escucho y deseo poner en práctica tu doctrina, porque tus
palabras son para mí, vida, gozo, paz y felicidad.
Háblame Señor tu eres mi Señor y mi maestro y no escucharé a nadie sino a ti. Amén.