Está en la página 1de 20

ASIGNATURA:

“CULTURA Y SOCIEDAD”

TEMA :

“SOBRE LA POBREZA”

GRUPO Nº 04: INTEGRANTES:

FEB 2017
INTRODUCCION

E
stamos empezando el año 2011 y estamos próximos al cambio de gobierno y
la sensación que se vive es de una “estabilidad prestada”, quizás mantenida a
duras penas por la propia inercia de la sociedad y por un liderazgo
presidencial que, tras superar sus lamentables exabruptos de su primer gobierno,
estuvo preparado para enfrentar los graves problemas sociales, culturales, políticos
y económicos del país. El Perú que vemos hoy no es el mismo de hace cinco años,
el Perú de hoy es algo más grave: ya no nos basta con salir del callejón, ahora
queremos dar el salto al progreso, y para dar ese paso decisivo debemos asumir
antes los siguientes problemas medulares: la mala educación nacional, la
corrupción, la pobreza, la salud y el crimen organizado.

La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto de la


imposibilidad de acceso y/o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades
físicas y psíquicas básicas humanas que inciden en un deterioro del nivel y calidad
de vida de las personas, tales como la alimentación, la vivienda, la educación, la
asistencia sanitaria o el acceso al agua potable. También se suelen considerar la
falta de medios para poder acceder a tales recursos, como el desempleo, la falta de
ingresos o un nivel bajo de los mismos. También puede ser el resultado de procesos
de segregación social.

El concepto de pobreza es fundamentalmente económico, aunque también tiene


impactos políticos y sociológicos. En la mayoría de los contextos se la considera
algo negativo, pero en algunos ámbitos espirituales la pobreza voluntaria se
considera una virtud por implicar la renuncia a los bienes materiales.

La pobreza expresa relaciones de discriminación y de desigualdad de oportunidades


que actúan y se reproducen constantemente en la sociedad. La situación de pobreza
es una situación de restricción de la libertad que proviene de reacciones
económicas, sociales, culturales y políticas injustas.

En el Perú, sabemos la fuerza histórica que ha tenido la conquista y la


institucionalización de la discriminación étnica, en las estructuras económicas,
sociales y políticas, que en diversos y profundos aspectos supervive en la
actualidad. Así mismo, diversas formas de discriminación de género profundamente
enraizadas en nuestro comportamiento cotidiano, así como discriminaciones hacia
grupos específicos de edad, de condición social y, más ampliamente, de debilidad
económica o política, generando factores permanentes de restricción de la libertad y
de pobreza.
La pobreza a nuestro criterio es fruto de la voluntad humana y, por tanto, del
compromiso de toda la sociedad por superarla. Asimismo, la pobreza no es
igualmente importante para todos los miembros de la sociedad. Quienes la sufren,
deberían tener mayor urgencia de superarla que quienes no la sufren.

Los principales protagonistas en la lucha contra la pobreza son los propios pobres,
hombres y mujeres que cotidianamente enfrentan la insensibilidad del resto de la
sociedad. Son ellos mismos los que tienen que poner voluntad y deseo para superar
la pobreza, que como lo dijo Indira Gandhi “… es la peor forma de contaminación”

La pobreza es una situación injusta que produce la exclusión de las oportunidades


para desempeñarse en la vida de acuerdo a las potencialidades humanas, a la
vocación de las personas y, en general, la exclusión de maneras de vivir,
consideradas valiosas por la sociedad y por los individuos.

Factores como la falta de oportunidades de trabajo, ingresos familiares bajo la línea


de pobreza y precarios que no permiten acceder con regularidad a bienes y servicios
básicos, malas condiciones básicas de vida que exponen a las personas a la
desnutrición, a diversas discapacidades, a la inseguridad afectiva, perturbando su
autoestima y desarrollo personal son algunos factores que se dan en este sombrío
panorama de la pobreza.

Los alumnos
LA POBREZA

1. MARCO CONCEPTUAL

a. Pobreza

Se define a la pobreza como una situación injusta que produce la exclusión de


las oportunidades para desempeñarse en la vida de acuerdo a las
potencialidades humanas, a la vocación de las personas y, en general, la
exclusión de maneras de vivir, consideradas valiosas por la sociedad y por los
individuos.

b. Pobreza (INEI)

Se considera pobre a todas las personas residentes en hogares particulares,


cuyo gasto per cápita valorizado monetariamente, no supera el umbral de la
línea de pobreza o monto mínimo necesario para satisfacer sus necesidades
alimentarías y no alimentarías.

c. La pobreza extrema

Se da cuando ni siquiera se logra una nutrición adecuada. La Organización


Mundial de la Salud estima que el ser humano necesita consumir 2318
calorías diarias para alimentarse de forma adecuada. Por supuesto, esta
necesidad varía de acuerdo a género, edad y fisionomía. Esas 2318 calorías
son el promedio para adultos.

d. La Línea de Pobreza Extrema

Es el valor monetario necesario para la adquisición de una canasta de


alimentos capaz de satisfacer un mínimo de necesidades nutricionales de las
personas.

e. La Línea de Pobreza Total

Es el valor de la Línea de Pobreza Extrema más el valor monetario necesario


para satisfacer un conjunto de necesidades no alimentarias consideradas
esenciales (vestido y calzado, alquiler de la vivienda, combustible, muebles y
enseres, cuidados de la salud, transporte y comunicaciones, esparcimiento,
cultura y otros gastos).
f. Pobreza monetaria, porque no considera las otras dimensiones no
monetarias de la pobreza, como desnutrición, necesidades básicas
insatisfechas, exclusión social, capacidades, etc; y no en el sentido de que los
elementos considerados provienen exclusivamente del gasto o de los
ingresos monetarios. Se incluyen otros modos de adquisición como son: el
autosuministro y autoconsumo, el pago en especies, y las donaciones
públicas y privadas.

g. Pobreza objetiva, porque el estándar con el que se mide la pobreza no


resulta de la percepción subjetiva de los individuos, sino que se deduce de un
conjunto de procedimientos que determinan si un individuo se encuentra o no
debajo del umbral que lo clasifica como pobre.

h. Pobreza absoluta, porque se mide respecto a un valor de la línea que no


depende de la distribución relativa del bienestar de los hogares (como sería
una línea de pobreza basada en la mitad de la mediana del gasto o del
ingreso). Se utilizan dos tipos de líneas: Pobreza Extrema y de Pobreza Total.

2. SITUACION GENERAL
a. La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto de la
imposibilidad de acceso y/o carencia de los recursos para satisfacer las
necesidades físicas y psíquicas básicas humanas que inciden en un deterioro
del nivel y calidad de vida de las personas, tales como la alimentación, la
vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable.
También se suelen considerar la falta de medios para poder acceder a tales
recursos, como el desempleo, la falta de ingresos o un nivel bajo de los
mismos. También puede ser el resultado de procesos de segregación social.

b. El concepto de pobreza es fundamentalmente económico, aunque también


tiene impactos políticos y sociológicos. En la mayoría de los contextos se la
considera algo negativo, pero en algunos ámbitos espirituales la pobreza
voluntaria se considera una virtud por implicar la renuncia a los bienes
materiales.

c. Puede ser descrita o medida por convenciones internacionales, aunque


pueden variar los parámetros para considerarla.
d. Un intento de definición responde al hecho de que la pobreza debe ser vista
como el resultado de un modelo económico y social, ejercido y aplicado en un
territorio y tiempo determinado, por los diversos agentes económicos y
políticos, que producen en la sociedad sectores excluidos de los beneficios
totales o parciales del modelo en ejecución. A estos sectores excluidos de
tales beneficios los llamamos generalmente pobres o más genéricamente
como parte de la pobreza existente.

e. La pobreza no es pues una causa que deba ser tratada como tal para
combatirla, es el resultado de procesos complejos y extendidos en el tiempo,
que son difíciles de apreciar a simple vista y que requieren investigación
sostenida para lograr su comprensión antes de plantear cualquier intento de
terminar con la pobreza.

f. La pobreza es una realidad que todos enfrentamos, que muchos vivimos,


pero que resulta sumamente arduo definir y medir. Es un fenómeno que tiene
muchas dimensiones, por lo que no existe una única manera de definirla.
g. Para efectos del trabajo realizado hemos creído conveniente acogernos a la
definición de pobreza del Instituto Nacional de Estadística e Informática que
desde el año 1997 mide la incidencia de la pobreza, utilizando para ello el
enfoque monetario absoluto y objetivo de la pobreza. Según esta noción de
pobreza, se considera pobre a todas las personas residentes en hogares
particulares, cuyo gasto per cápita valorizado monetariamente, no supera el
umbral de la línea de pobreza o monto mínimo necesario para satisfacer sus
necesidades alimentarias y no alimentarias.

h. Se dice que es pobreza monetaria, porque no considera las otras


dimensiones no monetarias de la pobreza, como desnutrición, necesidades
básicas insatisfechas, exclusión social, capacidades, etc; y no en el sentido
de que los elementos considerados provienen exclusivamente del gasto o de
los ingresos monetarios. Se incluyen otros modos de adquisición como son: el
autosuministro y autoconsumo, el pago en especies, y las donaciones
públicas y privadas.
i. Es pobreza objetiva, porque el estándar con el que se mide la pobreza no
resulta de la percepción subjetiva de los individuos, sino que se deduce de un
conjunto de procedimientos que determinan si un individuo se encuentra o no
debajo del umbral que lo clasifica como pobre.
j. Otra definición importante a tener en cuenta en referencia a la pobreza es la
siguiente: Insatisfacción de un conjunto de necesidades consideradas
esenciales por un grupo social especifico y que reflejan el estilo de vida de
esa sociedad. Este enfoque nos permite inferir que las personas son pobres
o no pobres.
k. En la economía de mercado que vivimos actualmente, el estado a través de
sus instituciones cumple un rol muy importante en la lucha contra la pobreza,
para permitir un mayor grado de igualdad de oportunidades. Atacar el
problema de la pobreza es una necesidad, no solo por razones humanitarias,
sino también por razones económicas.
l. La pobreza es un circulo vicioso, que además de tener efectos graves sobre
la economía y estabilidad sociopolítica del país, las familias que enfrentan una
situación de pobreza se ven afectados por las secuelas en la nutrición, salud
y en la capacidad para recibir instrucción que en muchos casos no puede ser
remontadas, aunque los ingresos mejoren. Debemos tener en cuenta que una
población pobre, tiene una baja expectativa de vida, sufre altas tasas de
incidencia de enfermedades, es mano de obra poco calificada y por ello,
constituye una fuerza de trabajo poco productiva.
m. El Perú presenta una gran diversidad cultural, étnica y racial y es considerado
en la región como uno de los países con mayor grado de desigualdad social y
económica, lo cual determina la existencia de ciudadanías insuficientemente
expandidas y marcadamente desiguales. Esta heterogeneidad estructural
finalmente constituye una barrera para la universalización de los derechos
sociales y económicos de su población, especialmente de la niñez y la mujer.
n. En los últimos años el Perú, aumento significativamente los recursos
destinados a numerosos programas sociales para aliviar la pobreza y
favorecer el desarrollo de la población de menos recursos. Aun con
limitaciones, estos programas aunados a la estabilidad económica y a un
crecimiento económico general, podrían permitir la reducción de la pobreza
en el país.
o. Los siguientes aspectos básicos en los que se expresa la pobreza son:
1) Ingresos familiares bajo la línea de pobreza y precarios que no permiten

acceder, con regularidad, a bienes y servicios básicos.


2) Malas condiciones básicas de vida que exponen a las personas a la
desnutrición, a diversas discapacidades, a la inseguridad afectiva,
afectando su autoestima y desarrollo personal.
3) Reducidas oportunidades para desempeñarse adecuadamente debido a:
discriminaciones (de género, regionales, étnicas, generacionales),
inseguridad, situaciones de violencia y otras.
p. La pobreza es una condición en la cual una o más personas tienen un nivel
de bienestar inferior al mínimo socialmente aceptado. En una primera
aproximación, la pobreza se asocia con la incapacidad de las personas para
satisfacer sus necesidades básicas de alimentación. Luego, se considera un
concepto más amplio que incluye la salud, las condiciones de vivienda,
educación, empleo, ingresos, gastos, y aspectos más extensos como la
identidad, los derechos humanos, la participación popular, entre otros.

q. En el año 2009, la tasa de pobreza total en el Perú se redujo en 1.4 puntos


porcentuales respecto al año anterior, ya que pasó de 36.2% a 34.8%, lo que
significo que 290 mil personas dejaron de ser pobres pese al contexto de
crisis financiera internacional; es decir, 35 personas de cada 100 tuvieron un
nivel de gasto inferior a la canasta básica de consumo, tal porcentaje de
peruanos no llega a gastar más de S/.257.1 al mes, que es el valor de la
canasta mínima alimentaría y el que determina también la línea de pobreza
total. La mayor disminución de la pobreza se registró en el área urbana, que
pasó de 23.5 por ciento en el 2008 a 21.1 por ciento durante el 2009, es decir,
2.4 puntos porcentuales menos. Mientras que en el área rural, la pobreza
aumentó ligeramente en 0.5 puntos porcentuales.
r. Al analizar la incidencia de la pobreza total por áreas de residencia y regiones
naturales, se constata que el promedio nacional oculta situaciones de
contraste. Mientras que la incidencia de la pobreza era de 21,1% en las áreas
urbanas, en las áreas rurales del país es de 60,3%.
s. Desagregando la información por región natural, se constata que la pobreza
incidió en el 19,1% de la población de la Costa, siendo 34,3% puntos
porcentuales menos que la pobreza de la Sierra (53,4%) y 26,9% puntos
porcentuales menos que en la Selva (46,0%). En el 2009, la Sierra fue la
región natural que presentó la mayor disminución de pobreza, al variar de
56,2%, en el 2008, a 53,4% en el 2009, cifra que representó una disminución
de 2,8 puntos porcentuales. Asimismo, en la Costa bajó de 21,3% a 19,1%,
mientras que, la Selva aumentó de 40,9% a 46,0%, con respecto al 2008.

t. El Jefe del INEI, indicó que 13 departamentos, registraron tasas de pobreza


superiores al promedio nacional: Huancavelica (77,2%), Apurímac (70,3%),
Huánuco (64,5%), Ayacucho (62,6%), Puno (60,8%), Amazonas (59,8%),
Loreto (56,0%), Cajamarca (56,0%), Pasco (55,4%), Cusco (51,1%), San
Martín (44,1%), Piura (39,6%) y La Libertad (38,9%). En tanto 11
departamentos presentan las tasas de pobreza inferiores al promedio
nacional: Junín (34,3%), Lambayeque (31,8%), Ancash (31,5%), Ucayali
(29,7%), Tumbes (22,1%), Arequipa (21,0%), Moquegua (19,3%), Tacna
(17,5%), Lima (15,3%), Ica (13,7%) y Madre de Dios (12,7%). Cabe destacar
que se reduce la incidencia de la pobreza en los departamentos de la Sierra
como: Pasco en -8,9 puntos porcentuales, Cusco (-7,3), Ancash (-6,9),
Huancavelica (-4,9), y en Junín (-4,5 puntos porcentuales). En los
departamentos de la Costa, la reducción de la incidencia de la pobreza se
registra en Moquegua en -10,9 puntos porcentuales y Lima (-3,0). En tanto
que en la selva, la reducción se da los departamentos de Madre de Dios en
-4,8 puntos porcentuales. De otro lado, la incidencia de la pobreza aumentó
en el departamento de San Martín en 11,0 puntos porcentuales y en Loreto en
6,3.
u. La pobreza extrema en el 2009 afectó al 11,5% de la población, disminuyendo
en 1,1 puntos porcentuales con respecto al año 2008. Al respecto, precisamos
que en condición de pobreza extrema se encuentran todas aquellas personas
cuyo gasto per cápita no cubre el costo de la Canasta de Alimentos. Entre los
años 2008 y 2009, la pobreza extrema se redujo tanto en el Área Rural (-1,9
puntos porcentuales) como en el Área Urbana (-0,6 punto porcentual).
v. Según región natural, la mayor reducción se reportó en la Sierra al disminuir
en 3,5 puntos porcentuales; comportamiento que también se observa tanto en
el Área Urbana (-2,4 puntos porcentuales) como Rural (-4,2 puntos
porcentuales). En la Costa, la pobreza extrema en el Área Urbana, se contrajo
ligeramente (-0,1 punto porcentual), en tanto que, en el Área Rural se
incrementó en 1,3 puntos porcentuales. En la Selva, la pobreza extrema se
incrementó en 2,4 puntos porcentuales, aumento que se produjo tanto en el
Área Urbana (1,6 puntos porcentuales) como Rural (3,1 puntos porcentuales).
3. ANALISIS

a. LA POBREZA

1) Por primera vez desde 1985 la pobreza se ubicó por debajo del 30%
(34,8% exactamente), mientras que la pobreza extrema descendió en 2,4%
hasta ubicarse en 11,1%. Asimismo, en el área urbana la pobreza pasó de
23,5% a 21,1%, mientras que en el área rural esta pasó de 59,8% a 60,3%.
En el 2009, la Sierra fue la región natural que presentó la mayor
disminución de pobreza, al variar de 56,2%, en el 2008, a 53,4% en el
2009, cifra que representó una disminución de 2,8 puntos porcentuales.
Asimismo, en la Costa bajó de 21,3% a 19,1%, mientras que, la Selva
aumentó de 40,9% a 46,0%, con respecto al 2008.
2) Esta mejora significativa en la calidad de vida de las personas se
explicaría debido a la mayor cantidad de empleos que viene generando la
economía durante los últimos años, como consecuencia del dinamismo
alcanzado por los sectores construcción, agroexportación, y manufactura;
actividades que tienden a ser intensivas en mano de obra. Sin embargo,
aun son preocupantes los temas de desigualdad, distribución del ingreso,
y calidad de vida de las poblaciones que viven en las zonas rurales del
país; en ese sentido, cabe resaltar que el INEI alertó sobre la
concentración del 42,4% de la pobreza total en la sierra rural del país; por
ejemplo, departamentos como Huancavelica, Apurímac, y Ayacucho,
continúan registrando tasas de pobreza por encima del 68%.

3) Por lo tanto, se hace imprescindible iniciar una verdadera política de


focalización del gasto social que esté en función de los resultados
obtenidos de este último informe; solo de esa forma podremos llegar al
2011 con un país que muestre no solo un menor ratio de pobreza, sino una
mayor equidad en la distribución del ingreso y mejores niveles de calidad
de vida en las localidades menos favorecidas del país.

4. CONCLUSIONES

a. LA POBREZA
1) La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto de

la imposibilidad de acceso y/o carencia de los recursos para satisfacer las


necesidades físicas y psíquicas básicas humanas que inciden en un
deterioro del nivel y calidad de vida de las personas, tales como la
alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso
al agua potable. También se suelen considerar la falta de medios para
poder acceder a tales recursos, como el desempleo, la falta de ingresos o
un nivel bajo de los mismos. También puede ser el resultado de procesos
de segregación social.

2) La pobreza no es pues una causa que deba ser tratada como tal para
combatirla, es el resultado de procesos complejos y extendidos en el
tiempo, que son difíciles de apreciar a simple vista y que requieren
investigación sostenida para lograr su comprensión antes de plantear
cualquier intento de terminar con la pobreza.

3) El Perú presenta una gran diversidad cultural, étnica y racial y es


considerado en la región como uno de los países con mayor grado de
desigualdad social y económica, lo cual determina la existencia de
ciudadanías insuficientemente expandidas y marcadamente desiguales.
Esta heterogeneidad estructural finalmente constituye una barrera para la
universalización de los derechos sociales y económicos de su población,
especialmente de la niñez y la mujer.

4) En los últimos años el Perú, aumento significativamente los recursos


destinados a numerosos programas sociales para aliviar la pobreza y
favorecer el desarrollo de la población de menos recursos. Aun con
limitaciones, estos programas aunados a la estabilidad económica y a un
crecimiento económico general, podrían permitir la reducción de la
pobreza en el país.

5. POLITICAS Y ESTRATEGIAS

a. LA POBREZA

1) Organizar una economía al servicio del desarrollo de todas las


personas

La reducción de la pobreza debe lograrse, principalmente, por medio de la


generación de empleo digno. Ése es el aporte fundamental y la base de la
legitimidad del orden económico.

Para ello es necesario orientar clara y firmemente las políticas económicas


en función a objetivos sociales, vinculados al bienestar de la población y al
ejercicio de sus derechos y responsabilidades como ciudadanos.

a) Recomendaciones

 Crecimiento económico con inclusión de las mayorías

 Llevar a la práctica el Pacto Social por la Inversión y el Empleo


Digno del Acuerdo Nacional

 Elevar la productividad de las pequeñas empresas urbanas y


rurales y diversificar la producción
 Proyección de nuestra cultura y diversidad en el impulso
descentralizado del desarrollo económico

b) Medidas

 Una política de incentivos...


 Una política educativa pertinente y diversificada.
 Una política de mejora de condiciones de vida en ciudades
intermedias.
 Apoyo a las zonas de mayor pobreza...

2) Fortalecer un Estado democrático al servicio de toda la sociedad

En una sociedad fragmentada como la peruana, con enormes


desigualdades internas, en términos de calidad de vida y de poder de
decisión, se requiere profundizar la democratización del Estado y, sobre
esa base, fortalecerlo como garante de la construcción de equidad y del
ejercicio de derechos y responsabilidades.

a) Recomendaciones
 Profundización democrática de la descentralización del Estado

 Universalización de servicios públicos con estándares básicos de


calidad

3) Construir una sociedad sin indiferencia, que sea responsable de


todos sus miembros

En la sociedad peruana vivimos un proceso muy dinámico de


acercamientos y alejamientos que se expresan en la creciente escolaridad,
en la urbanización, en la participación de la mujer, en la movilización
regional y la descentralización en curso, y en la mayor conciencia de la
propia dignidad como ciudadanos.

Pero todavía es muy fuerte un modo de ser y de afirmarse basado en el


desprecio del otro, particularmente de la población indígena. Hemos
acumulado, así, hondas discriminaciones, desconfianzas mutuas y
brechas sociales que son, a la vez, base de la pobreza histórica de buena
parte de nuestras poblaciones y causa de nuestra fragilidad como
sociedad. Este tipo de sentimientos e inequidades es una de las
principales trabas para la superación de la pobreza.

Una lucha contra la pobreza eficaz demanda el compromiso de toda la


sociedad, el cual implica reconocer que somos parte de una misma
comunidad humana y política y, por lo tanto, partícipes de un destino
común. Una ética social, basada en la confianza, la asociatividad, la
cooperación y la solidaridad, es el cimiento sobre el cual la lucha contra la
pobreza puede ser viable y sostenible. A continuación presentamos
algunas recomendaciones orientadas a la construcción de esa ética en el
Perú, un desafío cuya superación está sin duda pendiente.

a) Recomendaciones

 Reconocimiento a las personas en situación de pobreza como


sujetos de derecho y los principales actores de su desarrollo
 Fortalecimiento de las capacidades de organización y
representación de la sociedad, particularmente las de los sectores
más excluidos
 Mayor incidencia de la sociedad en el desarrollo de políticas
públicas
 Promoción de una ética de confianza, cooperación y solidaridad y
de la función educadora de la sociedad

4) Con más inversión privada –sea nacional y extranjera, sea empresa


grande, mediana, pequeña o micro empresa– que permita crecer
económicamente y de manera sostenida a tasas superiores a 8% o 9% del
Producto Bruto Interno (PBI).

Un elevado crecimiento propiciaría una mayor producción en todos los


sectores y contribuiría a generar mayor mano de obra. Así, se produciría
entonces el círculo virtuoso que toda gestión gubernamental desea: más
inversión, más crecimiento, más empleo, más ingresos, mejor capacidad
de gasto, aumento del consumo, mejor calidad de vida, más ingresos para
el Estado, más recursos con los que el Estado contaría para reducir la
pobreza, mejorar la educación, salud, seguridad y justicia con una
sociedad más tranquila y un ambiente estable para las inversiones.

5) Repartir la riqueza a todos por igual, creando un ingreso de existencia


para todos, desde la infancia hasta la vejez, y un ingreso de actividad para
aquellos que decidan voluntariamente trabajar. Esta repartición comenzará
con la distribución de los beneficios de las empresas públicas y de las
empresas de carácter social que se creen mediante un crédito gratuito, por
la iniciativa de personas o de grupos de trabajadores. El florecimiento de
estas empresas y la exóneración de impuestos para las pequeñas y
medianas empresas privadas crearán puestos de trabajo, forma más
eficaz para erradicar la pobreza que el asistencialismo practicado por
todos los gobiernos de turno.
6. BIBLIOGRAFIAS