Está en la página 1de 5

MAGNETIZACIóN DE LOS MATERIALES

Magnetización, imantación o imanación de un material es la densidad de momentos dipolares


magnéticos que son magnetizados por el metal, un proceso de separación que se lleva a cabo
cuando uno de sus componentes es ferromagnético, como se mencionará en párrafo siguiente:

En la mayoría de los materiales, la magnetización aparece cuando se aplica un campo


magnético a un cuerpo. En unos pocos materiales, principalmente los ferromagnéticos, la
magnetización puede tener valores altos y existir aun en ausencia de un campo externo.
También se puede magnetizar un cuerpo haciéndolo girar.

El cálculo analítico de la magnetización de un cuerpo es, en general, imposible, lo que incluye


casos tan simples como los electroimanes en forma de barra o de herradura. En ciertos casos
en los que el cuerpo adopta una forma concreta es posible la solución analítica, como en un
toro o un anillo completamente arrollado con un conductor (anillo de Rowland) o en esferas
en campos uniformes; hay también situaciones físicas en las que son posibles ciertas
simplificaciones para su resolución.

Para describir la imanación se recurre a tres campos promediados en el espacio, que describen
de forma macroscópica las cargas en movimiento, los momentos magnéticos cuánticos y el
campo de inducción magnética B:

 B es el promedio del campo magnético microscópico (que se representa con la misma


letra que el campo real, lo que da origen a confusiones).
 M se refiere a los momentos dipolares magnéticos de las cargas ligadas.
 H es la excitación magnética y se refiere a las corrientes libres y los polos magnéticos.
Aunque se identifica con el campo externo, el campo H puede tener fuentes en el
cuerpo magnetizado.

La relación entre estos tres campos es: En un anillo de Rowland, el campo M depende del

campo H, y están relacionados por las susceptibilidad magnética: (Aunque debería


depender de B, depende de H por razones históricas. Véase Campo magnético: nombre.)
Dado que en general M y H no tienen la misma dirección, se puede definir la susceptibilidad
a partir de sus módulos:

A su vez, B y H se relacionan de la siguiente manera:

donde μ es la permeabilidad magnética del medio en el que aparece el campo magnético. Es


una ecuación constitutiva en la que, según el medio material puede ser una constante, un
campo escalar dependiente del tiempo y/o de la posición, un tensor (matriz) en el caso de los
materiales anisótropos o incluso estar indefinido. También depende de la forma del cuerpo,
ya que la relación solo es lineal en casos muy concretos, como barras infinitas, esferas en
campos uniformes y anillos de Rowland.

Si la magnetización es positiva, el campo magnético se refuerza en el interior del material


(como ocurre en los paramagnetos y en los ferromagnetos, por ejemplo).

En cambio, si la magnetización es negativa, el campo magnético se debilita en el interior del


material (como ocurre en los diamagnetos). En los superconductores, la inducción magnética
B es nula, así que la magnetización ha de ser siempre de la misma magnitud y dirección que
el campo magnético H, pero en sentido inverso.

El campo de imanación se puede expresar por sus efectos macroscópicos de dos formas:

 donde tiene componente tangencial, con una corriente superficial. Formalmente es


rot M y contribuye al campo B;
 donde tiene componente normal, con un polo magnético. Formalmente es -div M y
contribuye al campo H.

CLASIFICACIÓN DE MATERIALES FERROMAGNÉTICOS,


DIAMAGNÉTICOS, PARAMAGNÉTICOS

MATERIALES FERROMAGNÉTICOS

Los materiales ferromagnéticos, compuestos de hierro y sus aleaciones con cobalto,


tungsteno, níquel, aluminio y otros metales, son los materiales magnéticos más comunes y
se utilizan para el diseño y constitución de núcleos de los transformadores y maquinas
eléctricas. En un transformador se usan para maximizar el acoplamiento entre los devanados,
así como para disminuir la corriente de excitación necesaria para la operación del
transformador. En las maquinas eléctricas se usan los materiales ferromagnéticos para dar
forma a los campos, de modo que se logren hacer máximas las características de producción
de par.

Diamagnetismo
El diamagnetismo es un efecto universal porque se basa en la interacción entre el campo
aplicado y los electrones móviles del material. El diamagnetismo queda habitualmente
enmascarado por el paramagnetismo, salvo en elementos formados por átomos o iones que
se disponen en “capas” electrónicas cerradas, ya que en estos casos la contribución
paramagnética se anula. Las características esenciales del diamagnetismo son:

Los materiales diamagnéticos se magnetizan débilmente en el sentido opuesto al del campo


magnético aplicado. Resulta así que aparece una fuerza de repulsión sobre el cuerpo respecto
del campo aplicado.

La susceptibilidad magnética es negativa y pequeña y la permeabilidad relativa es entonces


ligeramente menor que 1.

La intensidad de la respuesta es muy pequeña. Se puede modelar en forma sencilla el


comportamiento diamagnético mediante la aplicación de la ley de Lenz al movimiento orbital
de los electrones .El diamagnetismo fue descubierto por Faraday en 1846.

Ejemplos de materiales diamagnéticos son el cobre y el helio.

Paramagnetismo

Los materiales paramagnéticos se caracterizan por átomos con un momento magnético neto,
que tienden a alinearse paralelo a un campo aplicado. Las características esenciales del
paramagnetismo son:

Los materiales paramagnéticos se magnetizan débilmente en el mismo sentido que el campo


magnético aplicado. Resulta así que aparece una fuerza de atracción sobre el cuerpo respecto
del campo aplicado.

Propiedades de los materiales ferromagnéticos.

Aparece una gran inducción magnética al aplicarle un campo magnético.

Permiten concentrar con facilidad líneas de campo magnético, acumulando densidad de flujo
magnético elevado.
Se utilizan estos materiales para delimitar y dirigir a los campos magnéticos en trayectorias
bien definidas.

Permite que las maquinas eléctricas tengan volúmenes razonables y costos menos excesivos.

Características de los materiales ferromagnéticos.

Los materiales ferromagnéticos se caracterizan por uno o varios de los siguientes


atributos:

Pueden imanarse mucho más fácilmente que los demás materiales. Esta característica viene
indicada por una gran permeabilidad relativa m /m r.

Tienen una inducción magnética intrínseca máxima muy elevada.

Se imanan con una facilidad muy diferente según sea el valor del campo magnético. Este
atributo lleva una relación no lineal entre los módulos de inducción magnética(B) y campo
magnético.

Un aumento del campo magnético les origina una variación de flujo diferente de la variación
que originaría una disminución igual de campo magnético. Este atributo indica que las
relaciones que expresan la inducción magnética y la permeabilidad (m ) como funciones del
campo magnético, no son lineales ni uniformes.

Conservan la imanación cuando se suprime el campo.

Tienden a oponerse a la inversión del sentido de la imanación una vez imanados.

CIRCUITOS MAGNÉTICOS

Se denomina circuito magnético a un dispositivo en el cual las líneas de fuerza del campo
magnético se hallan canalizadas trazando un camino cerrado. Para su fabricación se utilizan
materiales ferromagnéticos, pues éstos tienen una permeabilidad magnética mucho más alta
que el aire o el espacio vacío y por tanto el campo magnético tiende a confinarse dentro del
material, llamado núcleo. El llamado acero eléctrico es un material cuya permeabilidad
magnética es excepcionalmente alta y por tanto apropiado para la fabricación de núcleos.

Un circuito magnético sencillo es un anillo o toro hecho de material ferromagnético envuelto


por un arrollamiento por el cual circula una corriente eléctrica. Esta última crea un flujo
magnético en el anillo cuyo valor viene dado por:
Donde el flujo magnético, es la fuerza magnetomotriz, definida como el producto del número
de espiras N por la corriente y es la reluctancia, la cual se puede calcular por:

Donde la longitud del circuito, medida en metros, representa la permeabilidad magnética del
material, medida en H/m (henrio/metro) y el Área de la sección del circuito (sección del
núcleo magnético, perpendicular al flujo), en metros cuadrados.

Los circuitos magnéticos son importantes en electrotecnia, pues son la base teórica para la
construcción de transformadores, motores eléctricos, muchos interruptores automáticos,
relés, etc.