Está en la página 1de 11

Con cariño

Para aquellos que nunca dejaron de soñar


1-Una pregunta aparentemente simple
Quizás estemos equivocados, si, así de simple y así de directo nada más comenzar este dossier.
Eso no quiere decir que no pueda generar dudas incluso en mis propias palabras, al fin y al cabo,
la total certeza, no deja de ser más que una mera utopía al alcance de unos soñadores que
acaban despertando.

Pero la duda está ahí, y este dossier, por llamarlo de alguna manera, nace de ella. Pero no de
una de esas dudas casuales que todos tenemos en la vida ¿helado de chocolate o helado de
nata? ¿Mar o montaña? ¿Blanco o negro?, nada de eso. Ya que tenemos dudas, hagámoslo a lo
grande, y si para ello tenemos que tocar los cimientos de conocimiento más básico, hagámoslo.
Las preguntas siempre son buenas, nos hacen crear respuestas allá donde no las tenemos, y si
no las encontramos, desarrollamos las herramientas necesarias, para responderlas, con la
simpática respuesta, de que siempre habrá alguna pregunta, que no seamos capaces de
resolver.

Así que en uno de esos días de respuestas, abrazadas por el silencio, la pregunta salió: ¿y si
estamos equivocados? Y de esa aparentemente simple pregunta, se empezaron a buscar
respuestas, y al no hallarlas, se comenzó a razonar, a juntar conceptos ya conocidos para de, lo
que en teoría iba a ser una respuesta simple, se convirtiese en todo un universo de preguntas.

Con estas palabras podríamos comenzar, y lanzar la base del todo, y es que para mí, para el
autor de este dossier, 1 es igual a 0. Vayamos a las respuestas.

2-Origenes
Si nos ponemos a repasar la historia, observamos algo curioso. Y es que todos los inventos tienen
un “padre-madre”. Y los números, lejos de parecer todo lo contrario, no son más que un invento.
Pero sus orígenes se desconocen, se sabe que se usaban ya en la antigüedad pero no su origen
exacto. La cosa cambiaria si hablamos de los tipos de numeraciones ya que fueron varias las
civilizaciones, las que tuvieron su propia numeración, siendo la numeración arábiga, la más
usada actualmente.

Con esta base, observamos ya algo curioso: se desconoce el origen de los números. Esto nos
puede hacer pensar, o al menos plantearnos la idea, que quizás, hemos estado equivocados. Al
fin y al cabo los números forman parte la historia. Al desconocerse el origen, se pueden abrir
diferentes interrogantes como se dan el presente dossier.

Podríamos plantear que, los números, nacieron como necesidad de llegar a acuerdos en ámbitos
comerciales. Aunque esto no dejaría de ser más que conjeturas las cuales parten bajo la base de
ámbitos comerciales. La historia nos ha demostrado que el comercio, ha sido un factor
determinante en cualquier civilización. Si aplicásemos la teoría de que los comerciantes,
necesitaban una forma de consensuar un intercambio de bienes, podríamos pensar que, los
números nacieron bajo la necesidad del comercio.

Aunque, tal y como se ha comentado al inicio de este punto, al no haber un origen claro de los
números, esto no deja de ser más que una conjetura. Pero claro, existen varios factores que nos
pueden hacer pensar que, tal y como pretendo mostrar, 0 es igual a 1, o la inversa, pues en este
sentido, el orden no altera al producto.
3-Un signo invisible
Una de las cosas que pude apreciar estudiando el silencio de los números, era que estos, de
manera automática, incorporan un signo matemático. Esto puede sonar absurdo ¿si tiene un
signo, porque no escribirlo? La práctica es simple, tan solo debemos escribir el número para que
este ya tengo el signo sin necesidad de añadirlo, una simplificación numérica en toda regla.

(X)1 = 1

Con esto podemos pensar en la necesidad real, de añadir o no dicho signo. Al fin y al cabo, ya se
añade de manera silenciosa una vez escribimos el número. Pero claro, este signo tiene uno
contrario, el cual curiosamente, a la hora de usarlo, si se escribe.

El signo en cuestión no es otro que el signo positivo, el signo “+”, lo cual podremos exponer
como:

+1 = 1

Pero claro, si escribiendo 1, ya le estamos dando un valor positivo ¿no podría ser que el signo
fuese negativo? En este caso, el signo negativo, “-“, se representa. Aunque en ámbitos
matemáticos, la operación

-1 + 1 = 0

Se representa de la siguiente manera

(-1) + 1 = 0

Esto a su vez es

1–1=0

Pero si nos fijamos en esta última operación, observamos el signo invisible

(+) 1 -1 = 0

Con esto, podemos deducir que:

+1 = 1

Con todo esto podemos deducir que, cuando escribimos 1, le estamos dando de manera
automática un valor positivo. Esto nos ayuda a comprender el porqué de este dossier ¿1 = 0?
Vayamos a ello.

4-Algo más que amigos


Podemos decir, de una manera un tanto básica que:

1 = +1

Pero ¿Por qué 0 es igual a 1? Técnicamente 0 carece de valor, da igual el signo que le pongamos,
seguirá siendo el mismo. En cambio 1 tiene un valor sea cual sea el signo que le pongamos
¿entonces, porque 1 = 0? Podríamos resumirlo con una palabra: necesidad.
Y es que el número 1 para que tenga valor tiene que contar con otro número 1. Dicho esto
podríamos pensar que simplemente:

2=1+1

Aquí encontraríamos algo curioso gracias al signo invisible. Si:

2=1+1

Podremos deducir que:

2 = + 1 +1

Ya que si:

2 = -1 + 1

El resultado no sería otro que:

2 = -1 + 1 = 2

Esto último, no podría darse, matemáticas puras y duras. En este caso, el número 1, necesita de
otro 1 para conseguir un valor. Para comprobar esto podemos poner un ejemplo con un simple
cuadro:

1 1
1

En este caso, observaríamos con el número 1, tiene una suma directa. Pero, y aquí viene la clave
de este dossier ¿Y si aislamos el número 1?

1 1
Supongamos que la barrera del cuadro, es un objeto sólido, en este caso tendríamos dos 1 pero
de manera individual, no tendrías un cuadro de 2, tendrías unidades de uno. Podríamos poner
el ejemplo de dos cajas, cada una tiene un balón ¿Cuántos balones tendríamos? En este caso
tendríamos dos cajas con un balón cada una. Vayamos un paso más allá:

En este caso, por mucho que queramos, no tenemos 9, tendríamos 9 unidades de unos. Al estar
en cuadros, no pueden interactuar entre ellos. La cosa cambiaría si sucede lo siguiente:

En este caso, las unidades sin podrían interactuar. 160 (8 filas de 20 unos…simple dato). En los
casos anteriores en los que el 1 no puede interactuar ¿Cuál es su valor? En este caso está claro
que:

1=0

Al carecer de un elemento que le permita moverse ya sea a modo de suma o cualquier otra
operación matemática, el uno carece de valor. El número 1, necesita una interacción directa,
para tener un valor real, ya que, como hemos comprobado anteriormente, al escribir 1
automáticamente le estamos dando valor positivo. El número 0 carece de valor, ponerle un signo
“+” o “ –“ no sirve de nada, y como ha comprobado, estos signos si afectan a su valor. En el
cuadro anterior,

Automáticamente estos dándole al número 1, el valor de +1 por que podríamos resumirlo como
simplemente 160 ya que de manera automáticamente, el cuadro se convierte en una suma.
Aunque curiosamente, podemos ir más allá. Sonaría absurdo pero ¿y si realmente el número 1
es infinito? Vayamos a ello.

5-Un solo número para algo infinito


Tal y como hemos demostrado, bueno o se ha demostrado, el número 1 necesita un factor
determinante para tener valor, el cual a su vez, puede ser el mismo. Si bien podemos decir que:

1 1 = 0
También podemos decir que:

1 1 = 2
Esto ya nos puede ayudar a comprender porque a su vez 1 es igual a 0 pero a su vez es igual a
3’14 ¿Cómo es posible?

En el caso de que el número 1 no interactúe con ningún otro elemento, el valor de 1 pasa
automáticamente a 0. Imaginemos el espacio exterior, 1 sola estrella aunque un segundo ¿Cómo
podemos decir 1 estrella? Aquí encontramos de manera silenciosa un elemento clave: nosotros
mismos, un 1 en toda regla. Somos un 1 por lo que ya le estamos dando un valor positivo el cual,
automáticamente, transforma el número 1, en una suma. Pero sigamos con el espacio, 1 estrella
no tendría valor alguna si no le sumamos el espacio en sí, el cual vendría a ser otro 1.
Otro ejemplo lo podríamos encontrar un elemento simple: el Ozono. La fórmula del ozono no es

más que O3, tres átomos de oxígeno. En este caso la suma de tres 1, es clave, podríamos tener
cada átomo de oxigeno por separado pero su valor sería 0, interactuando entre ellos,
conseguiríamos un valor, el cual daría como resultado ozono.

Aquí ya encontramos la clave de porque 1 es igual a 0 pero a su vez es igual a 3’14. En caso de
que el número uno interactuase con ningún otro elemento, sea cual sea, este podría seguir
creciendo de manera infinita. En caso de que el número uno 1 interactúe ya estamos
permitiendo una suma. Aislando el número 1 de manera individual, ya estamos dejando
cualquier símbolo matemático, ya sea una suma o una resta, lo cual implicaría que, sin
elementos con los que interactuar, el número 1 sería igual a 0, así que si añadimos más 1 pero
impidiendo que estos interactúen entre ellos, el número 1 sería un número infinito.

6- Sucede que todo, es posible


Ya hemos visto, como 1 puede ser igual a 0, del mismo modo que este puede ser 3’14. Pero ¿Se
podría aplicar esta teoría a elementos cuotidianos? La respuesta es un “Si” bien claro, aunque
claro, podríamos decir que “si” y quedarnos así. Pero este dossier, por llamarlo de alguna
manera, pretende demostrar con razonamientos y ejemplos prácticos, esta teoría.

En química, podríamos usar claramente un ejemplo anteriormente citado, como es el caso del
Ozono. Recordemos que la fórmula del Ozono no deja de ser más que 3 átomos de oxigeno:

= O3
En este caso, en caso se demuestra como 1, en caso de no interactuar con otros elementos, no
tendría valor alguno (0) por lo que podríamos aplicar la teoría de 1 = 0

Aplicando esta teoría a la física, encontraríamos algo similar. Imaginemos un corredor, tiene que
recorrer 6 kilómetros.

6 Kilómetros

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En este caso, encontraríamos que 6, es la necesidad de la suma de 1 + 1 +1 + 1 + 1 + 1 aplicando


a su vez la invisibilidad del signo del primer 1 (+1 + 1 +1 + 1 + 1 + 1) Pero ¿y si el 1 no pudiese
interactuar con otros elementos?

-----------|--------------------|----------------------|----------------------------|-------------------|------------
En este caso habría que contemplar el simple hecho de que para que esto suceda, debe implicar
que haya un cese de movimiento. Esto, y aplicando un ejemplo que todos entendamos, el
corredor recorre 1 kilometro, se detiene 1 minuto, correría otro kilómetro, y así sucesivamente
¿serían 6 kilómetros? En este caso sería

1 | 1 | 1| 1 | 1| 1

Esto no implicaría que el corredor no recorriese 0 kilómetros, la lógica ahí es aplastante pero
¿correría 6 kilómetros? En este caso correría 6 veces 1 kilómetro lo cual no implicaría que
recorriese 6 kilómetros ya que estos, de manera individual, no interactúan entre ellos.

Podríamos aplicar esta teoría también al ámbito más social, al del individuo. Aplicando esta
teoría 1, sería un individuo


Aplicando esta teoría, observaríamos algo curioso. Esto son 2 unos, 2 (1)

|
Pero esto, es un grupo:


Aplicando esta teoría a ejemplos cuotidianos, observamos como el razonamiento acerca de la
teoría de 1 = 0, puede marcar una diferencia en varios factores globales. Incluso esta teoría
puede ser aplicable a infinidad de campos.

Conclusiones
Quizás pueda parecer simple, pero una de las cosas más divertidas que podemos hacer, es
hacernos preguntas sin esperar respuestas. Al fin y al cabo estas salen de manera inmediata
aunque no las revisemos. Pero gracias a esas preguntas, hemos podido demostrar que 1 = 0. Y
para que esto sea posible el valor 1 no debe interactuar con nada, y eso nos incluye. Se puede
pensar que esto no sería posible, al fin y al cabo para que esto suceda, directamente no
tendríamos que estar nosotros. Pero nosotros no siempre somos necesarios, al fin y al cabo,
como se ha podido reflejar en ejemplos anteriores, en infinidad de circunstancias, esto puede
suceder, el ejemplo del espacio, es una clara muestra de ello.

Curiosamente, del mismo modo que se ha podido demostrar que 1 = 0, también ha quedado
demostrado que, aislando el número 1, este puede ser un número infinito. Del mismo modo que
se ha comentado que para que esto suceda, no podríamos estar nosotros. La respuesta viene de
la misma forma que la anterior: en diversidad de circunstancias puede darse el caso el caso de
que 1 = 0 = 3’14. Podríamos pensar que, aplicando la misma base, el número 0, al estar nosotros,
pasa a ser automáticamente un 1, pero lejos de ser esto posible, es todo lo contrario ya que el
número 0, representa la nada aunque ¿existe la nada? Podríamos diferencias entre el vacío y la
nada, conceptos que pueden parecer iguales pero no lo son aunque ambos son términos cuya
base siempre se ha debatido sin llegar nunca a una respuesta unánime. Pero aplicando acciones,
u/o derivaciones de estas, simples, está claro que 0, y dejando de lado cualquier tipo de debate,
es la nada. Veríamos entonces una diferencia clara respecto al número 1 ya que recordemos
que, y a no ser que lo especifiquemos, 1 siempre es positivo, lo cual no deja de ser “+1”, signos
los cuales no serían aplicables al número 0

Las conclusiones son claras: para que el número 1, tenga valor, este debe interactuar con algún
elemento. Algo que por otro lado nos puede dejar con la magia de que este modo, 1 = 0 = 3,14,
algo que nos demuestra que el número uno, es único…a la par que eterno.

Y con estas palabras, me vuelvo al techo que el techo está muy aburrido ^_^

Psyko