Está en la página 1de 8

Segundo gobierno de Alan

García Pérez

El segundo gobierno de Alan García Pérez en Perú se desarrolló


entre los años 2006 y 2011. En las elecciones se presentó como
candidato del Partido Aprista Peruano, enfrentándose en la segunda
vuelta a Ollanta Humala, de la Unión por el Perú. García logró la victoria
al obtener el 52,625%.

Alan García había ocupado la presidencia casi 20 años antes, entre 1985
y 1990. Su primer gobierno, aparte de las acusaciones de corrupción,
obtuvo malos resultados económicos y no fue capaz de terminar con el
terrorismo que, en ese momento, sufría el país.
Índice
 1 Características
o 1.1 Aspecto económico
o 1.2 Educación
o 1.3 Conflictos sociales
o 1.4 Terremoto de 2007
o 1.5 Seguridad ciudadana
o 1.6 Caso Narco indultos
o 1.7 Los «petroaudios»
 2 Obras
o 2.1 Obras públicas
o 2.2 Los TLC
o 2.3 Reconstrucción de Pisco
 3 Referencias

Características
Alan García regresó a la presidencia del gobierno peruano el 28 de julio
de 2006, tras derrotar en la segunda vuelta de las elecciones al
candidato de UPP, Ollanta Humala. El político ya había ocupado ese
cargo durante el periodo entre 1985 y 1990, con una gestión
caracterizada por la grave crisis económica y el terrorismo.

Cuando Alberto Fujimori dio su autogolpe de Estado, García se exilió en


Colombia, donde permaneció hasta el regreso de la democracia en 2001.
Ese mismo año, se presentó a las elecciones presidenciales por el Partido
Aprista, aunque fue derrotado por Alejandro Toledo.

Tras proclamarse vencedor en las elecciones de 2006, Alan García


desarrolló una política con características bastante diferentes a las de su
primer mandato. Sin embargo, como también le ocurrió en la primera
ocasión, las acusaciones de corrupción empañaron su gestión.

Aspecto económico

Alan García intentó no repetir los errores cometidos durante su primer


mandato. Para ello, decidió realizar una política continuista con la
desarrollada durante el gobierno de Alejandro Toledo, aunque, en teoría,
más social.

La política económica de su segundo gobierno se caracterizó por crear


un marco que favoreciera la inversión exterior. Igualmente, aceleró la
integración del país en los mercados mundiales.

El resultado fue muy positivo en cuanto a las cifras macroeconómicas.


Las exportaciones se incrementaron notablemente y el país se vio
favorecido por los altos precios de los minerales.

El Producto Interior Bruto Interno creció de manera notable, al igual que


las Reservar Internacionales. Otro aspecto positivo fue que Perú no
resultó demasiado afectado por la crisis mundial.

El principal aspecto negativo fue que esas buenas cifras no sirvieron


para disminuir la brecha económica entre ricos y pobres, una de las más
altas de toda Latinoamérica.

Educación

Con el fin de mejorar la educación, el gobierno de Alan García creó el


Programa Nacional de Recuperación de las Instituciones Públicas
Educativas Emblemáticas y Centenarias.

Dentro de ese plan se encontraba la mejora en infraestructuras de 41


colegios en todo el país. A pesar de sus buenas intenciones, al final de
su mandato muchas obras estaban aún sin terminar.
Conflictos sociales

Las protestas sociales caracterizaron este periodo gubernamental,


especialmente en las localidades afectadas por proyectos mineros.

El suceso más grave, con un resultado sangriento, fue el llamado


Baguazo. Se produjo el 5 de junio de 2009, cuando la Ministra de
Interior dio orden a la policía de que recuperara el control de las
carreteras tomadas por los indígenas amazónicos en la región de Bagua.

El motivo de dicha protesta fueron los decretos especiales que regulaban


la explotación de sus tierras. La intervención policial acabó con la muerte
de 34 indígenas y 24 agentes.

Más adelante, a finales de 2011, estallaron grandes protestas en Puno.


Alan García no pudo ponerles fin hasta el final de su gobierno. La toma
del Aeropuerto de Juliaca, el suceso más violento durante esas
protestas, arrojó un saldo de 4 fallecidos.
Terremoto de 2007

En agosto de 2007, el gobierno peruano debió afrontar una gran


catástrofe natural. Un terremoto arrasó varias regiones del país, con
especial incidencia en Pisco. Se produjeron más de 500 fallecidos,
además de una gran destrucción de las infraestructuras.

Alan García aprobó una serie de medidas para ayudar a las víctimas y
para recuperar todo lo que había resultado destruido.

Así, aprobó la creación del Fondo de Reconstrucción Integral de las


zonas afectadas por los sismos del 15 de agosto de 2007, que declaró de
interés nacional la rehabilitación y reconstrucción de viviendas y el resto
de infraestructuras afectadas.

Sin embargo, la realización del Plan estuvo repleta de fallos. Además, se


produjeron muchos casos de corrupción. Aunque el Estado informó
positivamente de la marcha del Plan, la población mostró su descontento
por cómo se estaba gestionando la situación.
Seguridad ciudadana

Otra de las características del segundo mandato de Alan García fue su


escaso éxito en reducir la inseguridad en el país. Las estadísticas
mostraban que en Lima un 72% de los ciudadanos no se sentían seguros
y hasta un 43% había sido víctima de un delito.

Caso Narco indultos

Una de las iniciativas más controvertidas que se llevaron a cabo durante


este periodo fue la política de reducción de la población penitenciaria.
Para hacerlo, se concedieron indultos y conmutaciones de penas. Se
trataba, en principio, de acabar con el hacinamiento en las prisiones.

Sin embargo, en abril de 2013, aparecieron informaciones periodísticas


sobre las irregularidades cometidas durante ese proceso. Muchos de los
indultos o conmutaciones se dieron a conocidos narcotraficantes, tras el
pago de sobornos.

Los «petroaudios»

Otros caso de corrupción había salido a la luz en octubre de 2008. El


escándalo de los “petroaudios” implicaba a un ejecutivo de Petro Perú y
a un ex-ministro aprista, Rómulo León Alegría.

La televisión difundió una serie de conversaciones grabadas que


revelaban el pago de sobornos para favorecer a una empresa noruega,
Discover Petroleum.
Obras
Alan García puso en marcha un ambicioso plan de obras públicas en todo
el territorio peruano. Esto, además de la mejora de las infraestructuras,
favoreció la recuperación del empleo tras el gobierno de Alejandro
Toledo.

Obras públicas

Durante este periodo se hicieron más de 130 mil obras en todo el país.
Entre las más importantes destaca la construcción del Hospital del Niño,
además de la remodelación de algunos colegios. Igualmente, se
comenzó a levantar el Teatro Nacional.

En cuanto a otras infraestructuras, las más importantes fueron la


construcción del metropolitano y el reinicio de las obras para el tren
eléctrico.

En total, el segundo gobierno de Alan García ordenó construir 12


hospitales de Es salud y se construyeron (o rehabilitaron) 11 251 km de
carreteras.
Los TLC

Aunque existió cierta oposición entre algunos grupos de izquierda, la


integración de Perú en varios tratados de libre comercio suele
considerarse como positiva por los expertos.

Además del TLC con EE.UU, también se firmaron otros con China,
Canadá, Singapur, la EFTA (Suiza, Liechtenstein, Islandia y Noruega),
Tailandia, Corea del Sur, México y la Unión Europea.

Reconstrucción de Pisco

En el aspecto menos positivos, destaca la lentitud de la reconstrucción


de la ciudad más afectada por el terremoto de 2007, Pisco.

Parte del programa se retrasó durante años, a pesar de que los fondos
fueron liberados por el Congreso.