Está en la página 1de 14

Parroquia La Ascensión del Señor

La misa es la celebración más grande que un cristiano pueda


vivir; en ella recordamos y renovamos el sacrificio que Jesús
hizo por nosotros en la Cruz y la maravillosa realidad de la
Resurrección.

Jesús, durante la última cena de su vida, tomó el pan y el Vino


y dándolos a los apóstoles dijo: “Esto es mi Cuerpo… Esta es
mi Sangre, Sangre de la Alianza nueva y eterna, Derramada
por vosotros…”

En la Misa, al repetir estas palabras, el sacerdote revive y


renueva el gesto de Jesús que instituyó el sacramento de la
Eucaristía consagrando el pan y el vino.