Está en la página 1de 1

Doble Animo

Introducción:
El apóstol Santiago, habla aquí en este versículo, de una persona
identificada como el hombre de doble ánimo. Esta persona está en
todas los extractos sociales, en la política, en la economía, en la
educación y hasta en la Iglesia; encajando con el dicho popular “En la
viña del señor hay de todo”.
Veamos con detenimiento que tiene que decirnos el Espíritu Santo, a
través de esta epístola del apóstol Santiago.

Definición del hombre de doble ánimo (vers. 8a).


Es inconstante en todos sus caminos.
Es una persona inestable por naturaleza, no puede agradar a Dios.
Es una persona arrastrada por dos direcciones opuestas.
Es una persona con la mente y voluntad dividida.
Es una persona que su lealtad está dividida, por su falta de
sinceridad y vacila entre la fe la duda y la incredulidad (vers. 6).
El hombre de doble ánimo, es semejante al concepto que le da la
Psicología moderna, a la persona que sufre del trastorno de
bipolaridad; que tiene doble personalidad.

Los efectos del hombre de doble ánimo (vers. 8b)


El hombre de doble ánimo, está involucrado con el viejo hombre está
dominado por el (Efesios 4:22).
Pablo lo identifica al hombre de doble ánimo como el cristiano carnal
niño en Cristo (1 Corintios 3:1) es decir es la persona que sigue las
normas, de este mundo (Romanos 12:2).
El hombre de doble ánimo sirve a dos señores (Mateo 6:24).
El hombre de doble ánimo está divorciado de Dios y casado con el
mundo (Santiago 4:4).
El hombre de doble ánimo es un oidor olvidadizo (Santiago 1:22-24).