Está en la página 1de 2

EDITORIAL

Ser peruano qué orgullo, qué placer, qué lujo, haber nacido en un país lleno
de magia, un país multiétnico, pluricultural, de paisajes maravillosos, de
gastronomía sin igual, hoy que conmemoramos 191 años de Independencia,
el amor a la patria parece más fuerte en este mes de peruanidad. Cómo no
sentirnos privilegiados de haber nacido en esta tierra bendita que acrisola en
su territorio a negro, zambo y cholo, donde comen juntos perro pericote y
gato decía nuestro gran Ricardo Palma. Quién en este mes no siente henchido
el corazón cuando escucha los acordes de la guitarra de Avilés y la voz del
Zambo Cavero cuando nos canta Contigo Perú, o cuando vemos bailar una
marinera, o escuchamos un huaynito Cusqueño. Dudo que haya otro país que
encierre una magia tan ancestral como la nuestra, una identidad tan propia,
sea en el país que sea, al peruano se le reconoce a simple vista, será por esa
sonrisa hospitalaria, será por ese abrazo de hermano, será por esa chispa tan
criolla, será por esa humildad tan sabia del hombre de nuestros andes, será
por eso la melancolía al recordar a nuestra tierra cuando estamos lejos.
Somos envidiados por muchos y de todos lados vienen a conocer nuestra
patria, tenemos una de las Maravillas del Mundo Moderno, tenemos el lago
más alto del mundo, tenemos una selva que aún no ha sido ultrajada por la
mano depredadora del hombre, tenemos nuestra música, nuestras danzas,
nuestra comida, tenemos miles de cosas para sentirnos orgullosos, podemos
decirle al mundo que tenemos algo por qué luchar, algo por que trabajar,
tenemos un futuro que nos espera con los brazos abiertos, ya queda en
nosotros si cambiamos la historia. En este aniversario patrio, en que
recordamos no sólo la proclamación de la independencia del Perú, sino
también el espíritu de un pueblo para rechazar la injusticia del dominio y la
explotación de los conquistadores; debemos sentirnos comprometidos are
valorar con estudio, sacrificio y fe,
el ejemplo recibido. En estos tiempos de malos gobiernos, de corrupción, de
pobreza y de impunidad, no dejemos que los problemas nos quiten lo único
que nos es innato: el orgullo de ser peruanos, por eso que en estas fiestas
patrias debemos gritar al unísono.

¡VIVA EL PERÚ!
Cultura
Cultura del Perú está formado por su pueblo, festivales, música, arquitectura y
gastronomía, la literatura en particular, las costumbres que tienen los ciudadanos
peruanos sus códigos, normas, estilos de vida y tradiciones de la sociedad. La
Cultura Perú del se formó por el parentesco entre las culturas amerindias e
hispanas.

Fiestas:
La confluencia de credos, costumbres y vivencias han creado en la vida de los
peruanos cerca de 3,000 fiestas populares al año, entre patronales, procesiones,
carnavales y rituales, expresión de la fe en un Dios, el respeto a la naturaleza y la
celebración de la libertad. Las fiestas en el Perú tienen un aspecto místico, la
mayoría manifiestan la fusión del catolicismo con las tradiciones prehispánicas de
cada región. El pago a la tierra es parte de las celebraciones principales en todas
las regiones, bajo el concepto de retribuir a la Pachamama (Madre Tierra) por su
eterna generosidad.

Música y Danzas:
La música y la danza siempre han tenido un rol importante en la sociedad peruana,
desde la época precolombina. Los antiguos peruanos utilizaron los caracoles de
mar, las cañas y hasta los huesos de animales para emitir sonidos. Se dice que los
peruanos de la cultura Nasca fueron los músicos precolombinos más importantes
del continente. Antaras o zampoñas, trompetas de terracota, pututos, constituyeron
parte de los instrumentos musicales más importantes del antiguo Perú. Las piezas
musicales tenían carácter religioso, guerrero o profano.
También como producto de sus múltiples culturas, Perú tiene hoy un folklore rico y
variado, diversidad de expresiones musicales y bailes, que combinan los géneros y
el espíritu indígena con la influencia hispana, así como estilos modernos que se han
adecuado a la cadencia y gusto de los grupos sociales mayoritarios.