Está en la página 1de 3

"La contaminación del aire y sus consecuencias

en nuestra salud”
Uno de los grandes problemas con el que nos hemos enfrentado desde hace ya
vario tiempo, es la contaminación del aire que día a día ha venido incrementando y
es algo de lo cual nos debemos preocupar, tomar conciencia del daño que estamos
causando (por que los humanos somos los causantes de la contaminación) y tomar
cartas en el asunto. Esto es algo de lo que casi no se habla, probablemente nos lo
mencionan una o dos veces pero no volvemos a escuchar nada más hasta que algo
catastrófico suceda. Es por eso que me decidí a hablar sobre este tema para que
podamos comprender correctamente cuales son las repercusiones que tiene en
nuestra salud, la manera en que afecta a otros seres vivos y las medidas de
prevención que existen para poder acabar con este problema.
Según la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), “el aire
es una mezcla de gases que forman la atmósfera, es por ello que se encuentra en
todas partes. El aire que respiramos cuenta con más de 1000 compuestos diferentes.
Sus componentes principales son el nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono, neón,
helio, entre otros. Sin esos tres elementos, la vida en la tierra no sería posible ya que
gracias a ellos nos es posible respirar, produce la fotosíntesis de las plantas y permite
la existencia del fuego, el sonido, el viento, las nubes, las lluvias, etc… (2018)”. Es
por eso que al aumentar la contaminación, estamos causando que muchas de las
funciones del aire no sean llevadas acabo y termina afectando a todo tipo de ser vivo.
La atmósfera es la cubierta protectora con la que la cuenta la Tierra, esta actúa como
un regulador térmico, además de contener los diferentes climas con los que
contamos. Gracias a ella hay cielos brillantes y puestas de sol multicolores, pero el
hombre a ocasionado alteraciones en todo lo anterior.
La contaminación del aire es principalmente producida por la presencia de ciertos
gases tóxicos, los cuales provocan daños a la salud de los seres vivos al momento de
entrar en contacto con la atmósfera. La contaminación del aire se clasifica en varios
tipos: naturales, artificiales y otros tipos de contaminantes, los cuales amenazan al
aire y a la atmósfera la cual es indispensable tanto para vida humana como para los
diferentes tipos de ecosistemas. La mayoría de estos gases, son el resultado de las
grandes industrias que el humano ha creado.
El principal gas de efecto invernadero que esta causando el calentamiento global,
es el dióxido de carbono. Si bien todos los seres vivos emiten dióxido de carbono al
respirar, éste se considera por lo general contaminante cuando se asocia con coches,
aviones, centrales eléctricas y otras actividades humanas que requieren el uso de
combustibles fósiles como la gasolina y el gas natural.
Cómo podemos ver el uso del coche, los aviones, las fábricas, etc., son las
principales razones en los últimos 150 años, por las cuales se han emitido suficiente
dióxido de carbono provocando altos niveles de contaminación. La emisión de
humo, es decir, que es ocasionado por los vehículos motorizados y la quema de
árboles, son los que más emiten al aire, grandes cantidades de humo, que no solo
constituye un contaminante visual, sino que contiene sustancias y partículas tóxicas
que con el paso del tiempo, llegan a afectar la salud. Otras de las causas son los
aerosoles, la basura, las explosiones atómicas, etc… Como consecuencia de todo lo
anterior aparece la lluvia acida; que es producida por las céntrales de electricidad,
fabricas, escapes de los carros, calderas y el fuego, al momento en el que todos estos
gases suben al aire y se disuelven en el agua de las nubes, lo que hace que se formen
gotas de lluvias acidas. Cuando la lluvia cae, es absorbida por el suelo, lo cual afecta
las raíces y la nutrición de las plantas.
Según la OMS “Anualmente, 4,3 millones de personas mueren prematuramente
por enfermedades atribuibles a la contaminación del aire interior causada por el uso
de combustibles sólidos ineficientes (datos de 2012) “. Entre las causas de las
muertes están algunas enfermedades como: la neumonía, accidente cerebrovascular,
cardiopatía isquemia, neumopatia obstructiva crónica, cáncer del pulmón, asma,
bronquitis, entre otras. Las partículas más pequeñas que emite la contaminación,
inflaman las vías respiratorias y los pulmones, dificultando la respuesta inmunitaria
y reduciendo la capacidad de oxigenación de la sangre.
Es por esto, que año tras año, se han creado causas u organizaciones en los que la
gente dona un granito de arena para poder disminuir la contaminación en vez de
incrementarla. Algunas acciones que podemos llevar a cabo son:
• No quemar basura o llantas y evitar el uso de cohetes artificiales.
• No utilizar artículos desechables y plásticos que no son biodegradables.
• Evitar el uso de plaguicidas y el consumo de tabaco.
• No provocar incendios ni destruir las áreas verdes.
• Evitar el uso de pinturas, aceites y solventes
En conclusión, nuestras acciones que creemos “correctas” no son tan ideales como
pensábamos, todo lo que estamos ocasionando nos va a traer un futuro del cual no
podremos disfrutar debido a las grandes cantidades de contaminantes que existirán .
Nosotros mismos estamos produciendo la muerte de cientos de seres vivos, y lo peor
de todo es que no somos tan consientes como deberíamos ser. Somos irresponsables
pues la culpa de todos los problemas somos los humanos y las grandes industrias
que creamos para “mejorar” nuestra vida, en lugar de empeorarla (como lo estamos
haciendo). Tenemos que comenzar a tomar conciencia de todo lo que pasa, los
niveles de contaminación cada día van aumentando más, cada vez hay más personas
enfermas, el aire que respiramos no es puro.
¿Pero cómo lograremos esto? Con educación, si desde nuestra casa no apoyamos,
no educamos a nuestras familias, no aportamos con nuestro granito de arena, no
llegaremos a ningún lado. Retrocederemos poco a poco hasta llegar a un futuro
catastrófico.