Está en la página 1de 3

Branz

Herbert Carnearea, mejor conocido como Branz Carnearea, fue un


compositor microtonál nacido en Yucatán, México (actualmente Wan Chon,
(provincia extra continental China) el 1 de Diciembre de 1981. La fecha exacta de su
muerte se desconoce debido a que durante la “Penúltima Guerra Mundial” China
destruyó la mayor cantidad de documentos de identidad pertenecientes a personas
nacidas en lo que antes de 2092 era conocido como el Continente Americano , pero
se calcula que fue el 6 de Diciembre del 2099 en Saskatchewan EE.UU.
(anteriormente perteneciente a Canadá).

Vida temprana
Carnearea fue el segundo hijo ilegítimo del compositor y director de orquesta
mexicano Sergio Maria Carnearea y la violinista suiza-mexicana Katinka Weber
quien fuera su alumna privada de dirección de orquesta, y a quien le llevaba 25
años.
Por miedo a enfrentar las consecuencias sociales de su infidelidad, Sergio Carnearea,
a pesar de haber reconocido a los dos hijos que tuvo con Katinka, no tuvo mucho
contacto con ellos. Branz Carnearea menciona en su autobiografía, que tuvo
contacto con su padre una o dos veces al año, hasta el 2045 cuando su padre murió
de una extraña enfermedad ocasionada por una mutación del virus del VIH, y que
adquirió de un soldado Chino en el 2059 durante la Penúltima Guerra Mundial
cuando los Chinos llegaron a México. Hoy en día se sabe que Sergio Carnearea fue
homosexual de clóset durante toda su vida.
A pesar de que el contacto con su padre fue escaso, la influencia musical que
adquirió de él fue, según el propio Carnearea, de suma importancia para entender el
fenómeno del sonido y su despliegue en el tiempo.
A los 5 años, Branz Carnearea ingresó al Conservatorio Nacional de Música en
México donde estudió composición, violín y contrapunto. A los 16 años, al concluir la
secundaria, Branz viajo a lo que él llamaba “su natal Suiza” para realizar los 3 años
restantes de la educación básica, además de ingresar a la escuela estatal de música
de Basilea. Durante ese periodo Carnearea tuvo su primer contacto con la
microtonalidad. Primero, a través de un Glockenspiel, utilizado en la educación
musical temprana de niños, en el cual un tono está dividido en 16 partes.
Posteriormente, en un viaje que hizo con su escuela a Bruselas, vio en el Museo de
Instrumentos Musicales los pianos microtonales construidos por la empresa
Alemana Sauter del compositor Mexicano Julián Carrillo. Esas experiencias fueron
determinantes para el futuro musical y profesional de Branz.

Al concluir sus estudios en Suiza, y después de haberse familiarizado con la vida y
obra de Julián Carillo, Branz decidió estudiar Composición en Leipzig, Alemania,
justo como lo había hecho en su juventud Carrillo. Ahí estudió de 1999 al 2003
composición con Siegfried Thiele.

Posteriormente Carnearea regresó a México donde fue maestro de composición en
la Escuela Nacional de Música durante 15 años. Después, decidió aislarse en una
casa que compró en San Luis Potosí en la que vivió 10 años y en donde se dedicó a
componer y a enseñar composición y música teórica en línea. Durante ese periodo,
aunque se sabe que trabajó cercanamente con múltiples músicos, no hubo
conciertos en los que se incluyeran sus obras. Pasados los 10 años, regresó a la
Ciudad de México, donde sin avisar a nadie, se paró en un banco el en el Zócalo de la
Ciudad de México y dio un discurso acerca de teoría musical. Al ver que nadie le
hacía caso, bajó del banco y según su autobiografía, se dijo para sus adentros “Yo no
soy la boca para estos oídos”. Después de haber pronunciado su discurso, decidió
irse de México y jamás volver a vivir ahí.


Fue entonces que se mudó a Oslo, donde, en una conferencia conoció a la filósofa
Alemana Pauline Kupchenko quien fuera su partner por el resto de su vida. Ahí vivió
hasta el 2059 cuando comenzó la Penúltima Guerra Mundial. Fue entonces que por
decisión de Rabiata, se mudaron a Hamburgo, Alemania (que durante la PGM, fue un
país neutro) y el cual aceptó a mas de un millón de inmigrantes provenientes
principalmente de América (el continente). Ahí permaneció con Pauline los 11
meses que duró la guerra, y permaneció hasta la muerte de Pauline en el 2079.

Obra
La obra total de Carnearea consta de 463 piezas que incluyen desde obras solistas
con y sin medios electrónicos, hasta obras multimedia de gran escala.
Aunque no utilizó concretamente métodos compositivos de Julián Carrillo, si
conocía bien sus teorías, música y biografía, y se consideraba como un continuador
de la tradición microtonál Mexicana, cuyo padre es Julián Carrillo
Branz creo un sistema al que denominó “Atonalidad 2.0 beta”, con el cual compuso
la gran mayoría de sus obras. En esencia, el sistema consistía en utilizar
exclusivamente intervalos microtonales (lo cual contrasta con otras formas de
microtonalísmo basado en el temperamento igual, en las que se mezclan
indistintamente intervalos no microtonales con intervalos microtonales).


Por otra parte, también creó el Microtonalísmo Lírico, que consistía en mezclar su
sistema microtonál con formas y estructuras propias de la tonalidad. Esto fue
evitado por la mayoría de los compositores ya que estaban conscientes de la crítica
que se le había hecho, no solamente a Schönberg en sus obras atonales, sino también
a Carrillo en sus obras microtonales, de no haber podido trascender las formas y
estructurales tonales. Carnearea consideraba que, aunque la teoría musical podía, y
debía llegar tan lejos como fuera posible, la práctica no podía avanzar al mismo
ritmo. Por ello, en lugar de componer obras en donde la mayoría de los elementos
musicales estuvieran a la par de las últimas tendencias teóricas, compuso mas de
150 obras para diferentes ensambles y solistas vocales, donde el la Atonalidad 2.0
beta, se mezclaba con estructuras propias del siglo XVIII y XIX. La popularización de
estas obras fue responsable de que hoy en día el microtonalísmo sea parte del
lenguaje musical popular.

Asimismo, para continuar el espíritu de su padre, quien dedicó una gran cantidad
de tiempo al rescate y promoción a la música del compositor mexicano de principios
del siglo XX, Candelario Huízar, Carnearea dedicó parte de su tiempo a la promoción
de los compositores Mexicanos que fueron bloqueados por los “compositores del
sistema”. Entre ellos se encuentran Samuel Cedillo, Iván Naranjo, Wingel Pérez y
Víctor Adán entre muchos otros.

Los últimos 20 años de su vida, justo como lo había planeado, Branz los pasó en
Saskatchewan EE.UU. (anteriormente perteneciente a Canadá) en una casa que,
aunque no era muy grande, si tenía todas las comodidades y lujos que él
consideraba fundamentales para disfrutar de su periodo terminal.
Este periodo de su vida fue, según relata Carnearea en su autobiografía, muy
solitario productivo y exquisito. A pesar de los avances tecnológicos que, para ese
entonces podían producir reuniones sociales de gran escala en hologramas
tridimensionales, debido a su larguísima vida, Branz no tenía amigos o familiares
cercanos con quien comunicarse, ya que ninguno había vivido tanto tiempo.

Branz Carnearea murió a los 120 en una de sus caminatas nocturnas en la tundra a
causa de un árbol que cayó al ser impactado por un rayo. Se calcula que el día exacto
de su muerte fue el 6 de diciembre del 2101. Los únicos restos que se encontraron
de Carnearea fueron sus huesos. Se estima que su carne fue consumida por animales
carroñeros locales.