Está en la página 1de 17

EL BULLYING ESCOLAR: INTERVENCIÓN DESDE EL TRABAJO SOCIAL

TUTOR
DORIS LISED GARCÍA ORTIZ

GRUPO N° 1

INTEGRANTES

JESÚS ALIRIO JARAMILLO SANTIAGO


CÓDIGO: 1711990116

JUAN DE DIOS QUINTERO MENESES


CÓDIGO: 1711990115

MARILU RODRIGUEZ SANGUINO


CÓDIGO: 1821024381

ANA YULIED CHINCHILLA CARREÑO


CÓDIGO: 1821023664

MAIRA ALEJANDRA GARCÍA MARTÍNEZ


CÓDIGO: 1821024113

INSTITUCIÓN UNIVERSITARIA POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO


PRIMER BLOQUE – CONCEPTOS Y MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA
Y GEOGRÁFICA
OCAÑA, COLOMBIA
SEPTIEMBRE 2019
El Bullying Escolar: intervención desde el trabajo social

Descripción del Problema

El colegio es uno de los contextos donde se muestran las realidades sociales, culturales,
religiosos y sobre todo familiar, donde cada sujeto manifiesta y a si la violencia en la escuela se
ha reproducido en los últimos años, por múltiples cogniciones: Las discrepancias del fenómeno
de agresión entre iguales en edades precoces ya sea en la niñez, durante la pubertad, no se
observa únicamente en el argumento social, de una u otra forma, inciden en los procesos de
instrucción - amaestramiento y por ende en el perfeccionamiento propio exhaustivo de la
individuo en cualquiera de las fases de su vida.

En los últimos años se ha venido comunicando mediante de los medios de comunicación


escrita, prensa, revistas nacionales e internacionales, el internet entre otros, infinidades de
artículos, sobre violencia física en los colegios a cerca del matoneo o BULLYING, lo que ha
traído como resultado muchas víctimas a nivel local, regional, nacional, mundial, convertido en
ataque físicos, inmolaciones, defección escolar, exclusión social entre otros. Los programas de
televisión que de forma indiscriminada son vistos por menores de edad, sin ningún clase de
compañía y disposición de los padres, la violencia intrafamiliar que muchos infantes y la
juventud observan habitualmente en casa, estas expresiones de violencia, son plasmadas en el
salón de clases, y en momentos son invisibilidades por los educadores y directivas
institucionales, la carencia de diálogo a nivel familiar y colegial, trasladando como derivación la
complejidad del contexto, sin contar con la compañía de expertos en la materia. Es de mostrarse
de acuerdo que muchos de los Infantes que son víctima de BULLYING, reaccionan de forma
incorrecta al verse obligados por una idea dominante: triunfar con el mínimo esfuerzo, instintivo
que ellos distinguen mediante los medios de comunicación. Lo puntualizado anteriormente es el
pan de cada día en los centros educativos. Por lo anterior es de vital relevancia tener en cuenta lo
mencionado por Castillo, (2011) que afirma que: “la instrucción es esencial, pero no en términos
de amaestramiento de asignaturas, sino en términos de convivencia, es fundamental instruir al
infante a respetarse y aceptarse, solo así asimilará a respetar y a aceptar a sus compañeros y a
vivir en conformidad con su ambiente. En el colegio el alumno aprende sobre la vida y estudia a
vivir, siempre que este ambiente sea favorable para desplegar estas capacidades.” (p.15).
De igual forma es de vital relevancia examinar que el contexto en el que se desenvuelve y
el medio ambiente que lo envuelve son un factor significativo en el amaestramiento, porque el
avance del amaestramiento es desigual en un infante que se despliega en una casa repleta de
problemas y insuficiencias que un infante de un ambiente armónico y con un vigor en el
amaestramiento. Para conseguir un mejor amaestramiento se debe tener en cuenta las prácticas
previas y las instrucciones logrados principalmente, originar el progreso en la inclinación
creativa, la examinación, la síntesis y la independencia, porque las nuevas predisposiciones
quieren un estudiante independiente y capacitado de ser el mismo; de tomar sus propias
disposiciones. (Diaz, 2006).

Estado del arte

Para tener un punto más despejado y extenso sobre nuestro tópico del Bullying escolar, nos
dimos a la tarea de ejecutar una indagación para llegar más a fondo en nuestra investigación por
conocer que tanto se habla del Bull ying, partiendo de lo integral a lo específico. Lo cual en este
caso sería que tanta información existe y cuanta de ella se imparte en todo el mundo. El primer
punto de referencia que tomamos en cuenta fue a nivel mundial y en el encontramos una amplia
gama de averiguaciones, gracias a que en los países que lo transigen se toman más en cuenta esta
dificultad, porque se habla de varias indagaciones que han ejecutado para hallar los elementos
que sobrellevan su diligencia, aunque es más por parte de ciertas instituciones como de
individuos especialistas que no son tanto pedagógicas, ya que esas Instituciones Educativas solo
muestran esquemas y no consecuencias o medios, e incluso por parte de los padres que requieren
justicia ante la institución o ante el estado.

Sin dejar de indicar que existen artículos en los cuales se aluden los decesos de los
estudiantes que han llegado hasta el extremo de quitarse la vida, para ya no sufrir un minuto más
las degradaciones y golpes por parte de sus compañeros de clase; pero gracias a estas
lamentables muertes se le dio una relevancia por conseguir suprimir, pero no han brotado los
efectos que todos aquellos esperan, ni la asistencia requerida para apoyar a todos esos infantes
como jóvenes que están soportando y que están pensando tomar el camino hacia el suicidio para
poder ser independientes de tanto sufrimiento que recogen frecuentemente Continuando con la
investigación a nivel nacional, se halló información sobre este tema, pero no tanta como
mundialmente, debido a que se asientan en algunos artículos que ya se han hablado antes, pero si
cuneta con su propio expediente sobre los actos que se dan dentro de los centros de formación e
inclusive se aluden algunas estatutos que se están colocando en marcha, pero no en todo el país
en los cuales se le ha manifestado más, o se les ha toma más en cuenta, porque en otras se
forman como si no pasara nada, al igual que ante la secretaria que acuerda los convenios , pero
los cuales no han dado consecuencias ante tan peligrosa escenario en Colombia. (Campaña,
2009)

Investigaciones internacionales

El primer estudio sobre matoneo fue ejecutado por Olweus en Oslo en 1983, tras el
suicidio de tres jóvenes, quienes asistieron a ésta conducta para escapar de la despiadada
victimización de sus compañeros. La metodología realizada para llevar a cabo el trabajo en
cuestión, residió en emplear un cuestionario con el que se buscaba investigar los discernimientos
de los infantes, jóvenes y de los educadores acerca de la frecuencia e incidencia del bullying.
Dentro de las derivaciones derivadas se llegó a instituir que uno de cada siete alumnos que
participaron en el estudio era victimizado o victimizaba. (Comellas, 2015)

En 1984, Olweus (1983), extendió la cobertura de su estudio a las tres ciudades más
relevantes de Noruega, luego de Oslo, (Bergen, Trondheim y Stavanger) y a las tres ciudades
más relevantes de Suecia (Estocolmo, Göteborg y Malmö), hallando que el bullying existía en
otros argumentos y con tasas aún más altas.

Según señala Valdivieso (2009), Smith realizó un estudio en Inglaterra en 1993; para ello
tomó una muestra de 6758 alumnos de primaria y de secundaria, originarios de veinticuatro
escuelas, encontrando que en secundaria, 676 estudiantes habían sido víctimas del bullying de
vez en cuando, en tanto que 270 lo habían sido una vez a la semana; con relación a los agresores,
406 de los interrogados habían agredido alguna vez y 68 lo hacían una vez a la semana, este
estudio ultimó, igualmente, que a medida que aumenta la edad de los estudiantes, desciende el
número de víctimas y de victimarios y que el bullying se ejecuta la mayoría de las veces por
compañeros del mismo curso.

Con respecto a las expresiones de bullying que se mostraban entre alumnos cuyas edades
fluctuaban entre los 12 y los 16 años de edad estaban: sobrenombres (62%), agresiones físicas
(26%), amenazas (25%), rumores (24%), insultos racistas (9%) y aislamiento social (7%).
Acerca de las discrepancias del bullying por sexo, los infantes exteriorizaron mayor frecuencia
de agresiones físicas y de amenazas mientras que las niñas reportaron agresiones psicológicas
tales como el chantaje emocional, los rumores y la exclusión de grupos. Por último, relativo a los
espacios en donde se presenta el bullying, los resultados revelaron que en el patio de recreo la
ocurrencia es del 45%, seguido del aula de clase con el 39% y los pasillos y otros lugares de la
institución educativa con un 30%. (Valdivieso, 2009)

El segundo semestre de 2005 se dio a conocer en el Congreso de la República de Colombia


un estudio ejecutado en España por Menéndez (2004), quien verificó una encuesta con 2300
educandos, hallando que más de un 20% de los alumnos desde preescolar hasta la secundaria
habían vivido de forma recurrente el bullying, y que los infantes de 9 años de edad diferenciaban
entre una pelea “normal” y el bullying. Además, la indagación arrojó los siguientes resultados:
900 habían sido testigos de bullying, por lo menos una vez dentro de la última semana, 300
habían sido víctimas de bullying, por lo menos una vez dentro del último mes, 60 eran víctimas
de bullying en manera sistemática, 340 a pesar de ser víctimas de bullying no pedían ayuda al
profesor,330 nunca revelaban ser víctimas de bullying.

Cruz (2009) señala que estudios longitudinales ejecutados por, Craig y Harell manifestaron
que el bullying está coligado con conductas antisociales en la adultez, tales como la criminalidad,
y con la limitación en oportunidades para obtener condiciones de vida socialmente esperadas
como un empleo estable y relaciones a largo plazo. Craig y Harell, citados por Cruz (2009),
mantienen que Farrington estableció que, en el largo plazo, los estudiantes intimidadores, se
convierten frecuentemente en adultos intimidadores y tienen hijos que representan esta conducta.
En cuanto a los infantes victimizados, Craig y Harell, citados por Cruz (2009), describen que
existen observaciones que prueban que son más ansiosos e inseguros, que tienen más baja la
autoestima, que son más insociables y que se desalientan con más disposición que el resto de sus
pares, quienes asiduamente los rechazan. Igualmente, quienes son víctimas durante su infancia,
diariamente siguen siendo víctimas de maltrato en la adultez y tienen hijos que son victimizados.
Resulta atrayente indicar que hoy se ha reformado la evaluación del bullying, partiendo del
hecho que la amenaza es una acción estratégica, inclusive una actuación hábil que puede ayudar
al agresor a efectuar sus objetivos en el contexto de los pares, más que una falta de destrezas del
agresor que le imposibilita atañer prosocial mente con sus pares como se reflexionaba
primitivamente.

Apuntando a las secuelas del bullying, se halla el caso sucedido en 2006 en el que una alumna
chilena, ante el acoso de sus compañeras, decidió suicidarse; al ejecutar las pesquisas
concernientes y preguntar a las alumnas que la conocían, por acudir al mismo centro educativo,
por qué creían que la infanta había tomado una determinación tan drástica, la respuesta fue: todo
lo bueno que le rodeaba era envidiado por sus compañeras de curso quienes la fustigaron hasta
tal punto que escogió morir antes que volver a la escuela y aguantar las inquebrantables
degradaciones a que era sometida en los recreos. (Cruz, 2009)

Investigaciones Nacionales

Para Mejía de Camargo (1999): “El matoneo siempre ha estado. Todos recordamos lo que
hemos leído, lo que vivimos o lo que alguien nos describió sobre los jóvenes que chantajeaban,
golpeaban, quitaban las meriendas a los más chicos o pegaban a los compañeros a la salida del
colegio. Lo difícil es que hoy en día, los actos son cada vez más difíciles. Los jóvenes van
armados al centro educativo, algunos se cristianizan en intimidaciones para los compañeros y
para sus educadores; el clima del colegio es indeciso e deleznable, está sometido por las
relaciones violentas.

El proceso de prevención del matoneo, a que se alude en al párrafo anterior, fue liderado
por Alvarado en el Colegio los Nogales de Bogotá, mientras ejecutaba la Maestría en Educación
de la Universidad de los Andes; de tal manera, con la indicación de Enrique Chaux, esbozo,
realizó y valoró una interposición en la que participaron todos los educadores de los alumnos de
quinto de primaria. Durante dos bimestres, cada semana un educador ejecutaba distintas
actividades en clase y los demás educadores perpetuaban y ponían en práctica lo asimilado en las
otras clases. La valoración expuso que, luego de la intervención, los alumnos quedaban más
preparados a proceder asertivamente para frenar el bullying ya que alcanzaron que al no hacer
nada estaban siendo coautores de algo que no pretendían. En últimas, la intervención llevó a que
los alumnos se agitaran más por vigilar a sus compañeros. (Chaux, 2007)

Según Alvarado, (2004) indica que : la frecuencia nacional de ocurrencia del bullying es
muy semejante a la de las estadísticas de países como España o el Reino Unido, de la misma
forma hallaron que mientras los infantes agreden físicamente, las niñas acuden a lo verbal y lo
emocional, fundamentalmente concibiendo rumores y exceptuando socialmente a la víctima. La
encuesta hecha en 2005 con las pruebas Saber del ICFES, a cerca de un millón de alumnos de los
cursos 5º y 9º de colegios públicos y privados, expulsó como resultados que el 28% de los
alumnos de 5º enunció haber sido víctima de bullying en los meses anteriores a la prueba, el 21%
declaró haberlo ejercido y el 51% haber sido testigo del mismo. En 9º, las víctimas fueron más o
menos el 14%, los victimarios el 19% y los testigos el 56%.

Vega, (2005), describió como caso alarmante que quienes sufren el bullying tienen más
riesgo de depresión e implícitamente suicidio más tarde en la vida; y que, en otros casos, las
víctimas de bullying terminan vengándose violentamente de quienes los matonearon, como es el
caso de varias de la matanza que han pasado recientemente en colegios de los Estados Unidos y
Alemania. Conjuntamente, mantienen que quienes practican el bullying tienen mayor riesgo de
cometer crímenes más tarde en la vida. En cuanto al aspecto académico, el rendimiento se falta
como efecto del bullying al punto que con frecuencia las víctimas del matoneo no participan en
clase, no exteriorizan sus inquietudes ni sus dudas como manifestación del temor a ser objeto de
burla y diariamente no quieren volver a la escuela. En relación con lo arriba mencionado, el
bullying ordinariamente se origina en el salón de clase, en el cual uno o varios alumnos maltratan
física o psicológicamente a alguno de sus compañeros o compañeras, conductas éstas que en el
80% de los casos no son observadas por los educativos. Debe acentuarse que existen casos en los
que los educadores son quienes matonean a uno(a) o a Varios(as) alumnos.

Vega, (2005) relata que en 2006 la Universidad de los Andes y el DANE ejecutaron la
encuesta designada “Convivencia y seguridad en ámbitos escolares de Bogotá”, la cual fue
realizada con 87750 alumnos de quinto a undécimo grado. El aludido estudio proyectó, entre
otros, los siguientes resultados: Los índices de ocurrencia del bullying se han elevado en los
últimos años, Más del 33% de la población escolar bogotana ha sido víctima de maltratos físicos,
Las maneras declaras de bullying son: insultos (38%), exclusión y rechazo por parte de los(as)
compañeros(as) (22%), agresiones físicas y/o verbales (38%).

Los lugares más violentos, o, dicho de otro modo, las que mayor número de agresiones
escolares presentan son: Engativá, Suba, Bosa, Ciudad Bolívar y Kennedy. Adicionalmente,
estos sitios se determinan porque en ellas existe un alto consumo de sustancias psicoactivas y por
la concentración de armas blancas y de pandillas dentro de los centros educativos.

Sin embargo, cabe aludir que no se han adelantado estudios que se hayan encaminado a
advertir, descubrir o ejecutar una intervención primaria del bullying en los niveles de educación.
Es por esto que, gracias a que el bullying es un fenómeno que inciden en los infantes y que están
actualmente dentro de la cotidianidad de las instituciones educativas, resulta necesario aprender a
fondo a propósito de expresar propuestas tendientes a reducir en los niveles de educación. (Vega,
2005)

Hipótesis

El bullying escolar estimula el bajo rendimiento escolar en los estudiantes.

Objetivo general Identificar la intervención del trabajo social para encontrar posibles
soluciones que permitan mejorar el Bullying Escolar.

Objetivos específicos

Analizar la influencia del Bull ying en el proceso de amaestramiento de los infantes.

Analizar la dirección metodológica que los educadores hacen de las expresiones de Bull
ying en los Infantes.

Identificar las derivaciones que radica el Bull ying en el proceso de instrucción y


amaestramiento de los alumnos de las instituciones educativas.
Justificación

Las tecnologías de la Información y la Comunicación Tic permiten a los educadores


completar sus procesos mediante de destrezas transformadoras que proporcionan el quehacer
formativo en la instrucción de la didáctica. La investigación tiene una gran relevancia gracias a la
ignorancia que es relativo al tópico del Bull ying, en muchos fragmentos del mundo.
Centralizándose en las instituciones educativas. El presente busca puntualizar, instruir y mostrar
las clases de acosos, persecuciones y abusos que suelen suceder frente a los ojos de las
autoridades de un centro educativo y esto pasa muchas veces y se toma como desapercibido, El
Bull ying es un fenómeno social que perturba la salud mental de las víctimas y de los agresores.
El Bull ying es un factor que incide en la mayoría de casos de jóvenes disuadidos, degradantes,
insociables, ermitaños, con propensiones homosexuales etc.

Es por eso que el Bull ying es una dificultad que debe ser extirpado de raíz, es decir, debe
ser destruido de la mente de los individuos, muchos citan el Bull ying como algo natural del
humano, irradiando en la naturaleza adámica del individuo, es por eso que este proyecto, ha
manifestado como objetivo primordial es explicación de lo que es el Bull ying y el planteamiento
de procedimientos para suprimir este acoso. El Bull ying en los colegios tanto públicas como
privadas es tan frecuente como los noviazgos, la aspiración de cargar y ofender brota de la falla
de aprobación, formación y valores morales. Estos vicios son un común divisor en la
adolescencia del hoy y que, si no se anula a tiempo, llegará a perturbar a la generación adulta del
mañana, enalteciendo así los índices de intolerancia social, irrespeto comunitario y personal,
carencia de convenios; dando por entendido el porqué de la necesidad de Bull ying este proyecto
trazará medios al organismo de padres de familia y educadores. (Hoyos, 2005)
Marco teórico

Existe un fenómeno que cada vez es más frecuente y más amplio en los salones de clase, y
que viene perturbando el rendimiento escolar de los estudiantes, donde muchos educadores no
han podido nivelar a tiempo y cuando lo manifiesta, no está capacitado para enfrentarlo, este
fenómeno es el Bullying. Bullying se ha determinado como la manera de maltrato psicológico,
verbal o físico entre los jóvenes o infantes. El Bull ying fue conocido como inconveniente social
en los años setenta del siglo pasado en la península Escandinavia, también se le conoce como
acoso escolar y violencia entre iguales. Las enunciaciones teóricas son muchas, pero
fundamentalmente son eso: violencia entre iguales. Inclusivamente hay un autor que dice que el
Bullying se sigue dando aún en los lugares de trabajo de los adultos, en manera de segregación,
acoso y violencia.

El término “Bullying” proviene del inglés “bully” que como sustantivo representa
“valentón o matón” y como verbo “maltratar o amedrentar”, en la dinámica del fenómeno juegan
un papel relevante las figuras “bullied” que pertenece a la víctima; “bully” al provocador y
“bystander” al que legitima el problema. (Correa, 2012)

En el provocador se presencia fundamentalmente: la violencia, las ganas de sentirse


superior, la inexactitud de autocontrol (invalidez de medir su fuerza), etc. Carencias de respetos
tanto a sus compañeros y adultos, muestra una pretensión de siempre tener el dominio. El agresor
raramente llega a mostrar esta clase de conductas sin orígenes que lo llevan a él, aunque si
sucede y es algo aún más fácil de impedir que en el primer caso. Por lo regular sufre violencia
doméstica y piensa que por este medio se puede lograr todo en la vida. (Voors, 2000)

La victima puede o no vivir en un escenario de violencia, pero concluyentemente siente


que no puede confiar en sus familiares, y esto nos lleva a plantear que en esa casa hay represión.
Los perfiles de los personajes ajustan bastante bien a la hora de la dinámica, es por eso que
muchos casos de Bullying no son manifestados a tiempo. Cuando se evidencia una
transformación de actuación en algún estudiante, como falta de interés, desmotivación, falta de
interés en clase, declive en su rendimiento escolar e incluso dejadez en sus estudios, podemos
estar hablando de Bullying, por lo que es necesario estar educado a estos factores en el salón de
clases para poder tener en cuenta a los infantes en ayuda con directivos y personal de soporte de
los colegios y los padres de familia. Desgraciadamente como lo esboza, el patio de la escuela se
amplió, ahora tiene una versión virtual que es más grandiosa y distinta de lo que podemos
observar, es decir por medio de las TIC los estudiantes después de clase se mantienen en
contacto con sus compañeros, lo que amplía los medios de acoso entre ellos. Bull ying es un
término de actualidad que se maneja para representar conductas no deseadas que alcanzan desde
burlarse, hacer bromas pesadas, ignorar intencionadamente a alguien, hasta llegar a agresiones
particulares e incluso, abusos serios, conductas cometidas por un solo sujeto o por un grupo.
Estas conductas son normales en los distintos escenarios de ejercicio social de los infantes y los
jóvenes. En las víctimas de acoso escolar se hallan daños físicos indudables, pero también
efectos sociales como la inhibición o el retraimiento, daños psicosomáticos como pesadillas, falta
de apetito, trastornos gastrointestinales, etc., así como psicológicos (síntomas de depresión,
ansiedad, frustración) y conductuales en manera de agresión, irritación o rutinas obsesivas.
(Barrio, 2006)

El entorno puede nutrir, fortificar y provocar el acuerdo escolar hacia una disposición
democrática y ciudadana, pero también es fuente de peligros, compromisos y refutaciones en sus
espacios y entre los actores que entran en el proceso educativo. En estas situaciones se forman
prácticas de violencia, intransigencia, autoritarismo, impunidad, corrupción, delincuencia y otros
rasgos contrarios a un acuerdo democrático a cuyos efectos la escuela, por formar a su vez una
colectividad, es intensamente sensible; por ello se cristianiza en productora y reproductora de los
códigos socioculturales existentes, entre ellos los que completan el ejercicio de la violencia.
Cuando se están dando casos de Bullying, el estudiante no tiene mucha destreza para instruirse,
él está preocupado por lo que está ocurriendo a su alrededor, las destrezas y capacidades están
siendo afectados por su condición afectiva, por lo tanto, no se concentra ni se interesa por las
actividades y demás procesos afines con el estudio. Es por eso que el deber ser, saber y hacer
cotidiano del educador, debe establecerse en originar el progreso psicológico y la autonomía del
alumno, debe ayudar una atmósfera de reciprocidad, respeto, afectividad y autoconfianza para el
estudiante, circunscribir actividades intencionales que proporcionen la comunicación asertiva en
el intercambio de ideas, puntos de vista. En este argumento podemos discurrir que si el educador
no se da cuenta del inconveniente en el aula no estará originando el progreso psicológico del
estudiante, al estar el estudiante afectado psicológicamente, pero de modo negativo, la autonomía
necesariamente con un inconveniente de Bull ying se sobresalta, ya que la autoestima del
estudiante está totalmente dañada. (Cuevas, 2009)

Es muy relevante que el educador se dé cuenta del acoso escolar en su salón de lo contrario
no podrá tener un escenario de respeto y autoconfianza y el intercambio de los puntos de vista
entre los estudiantes se verá afectado para el progreso de sus amaestramientos, ya que totalmente
los estudiantes si se dan cuenta de que existe acoso escolar, y en su papel de testigos también
cambian su proceder, al igual que quien es la víctima y el o los agresores.

Por lo anterior es preciso tener en cuenta la teoría sociológica de Durkheim que descifra la
conducta agresiva como una respuesta “normal” ante un mal esenario el cual sería la causa de la
violencia. A estos ambientes promotores de la violencia, Bronfrenbrenner los llama sistemas y
los constituye por atribución de todos ellos al desplegar la conducta humana. La familia y la
escuela son ambientes de socialización donde los infantes reformulan sus juicios, valores y
actitudes y se van desplegando como individuos dentro de una sociedad. Para Bronfrenbrenner
la familia, la escuela y los amigos son microsistemas y la correspondencia entre ellos constituiría
el meso sistema. La correlación más directa de la familia es la primera que sobresalta al infante.
Es el sistema socializador donde asimilamos cómo son las cosas, los individuos, las
interrelaciones y porque marchan de una manera concreta, a lo que se espera de nosotros y cuáles
son nuestras perspectivas. (Davis, 2008)

El colegio es el segundo microsistema socializador donde se asimilan valores, reglas,


habilidades sociales y de comunicación. Un estilo educativo familiar extremo (muy violento o
muy permisivo) ayudaría al impulso de la agresividad en otros argumentos y es en el colegio
donde los patrones familiares se emprenden a representar. A su vez, al estudiante le impresiona
la correspondencia que existe entre los diversos sistemas con el que se atañe (mesosistema): la
familia, escuela y amigos. Si estos sistemas no están bien comunicados y no existe una red
positiva entre ellos, ayudará a la aparición de conductas desconectadas en un escenario para
lograr sus objetivos, un agrado contiguo e individual.

La Teoría de la Identidad Social de Tajjfel describe la provocación con base a los


conflictos entre los grupos, los procesos de sistematización y la comparación social, las normas
sociales que normalizan las asociaciones dentro del grupo y entre los grupos. Se instituiría el
sentimiento de pertenencia de las personas del grupo, justificando la conducta agresiva del
acosador distinguiendo evidenciar el Bullying para su favor y contra la víctima del acoso más
que proteger a la víctima. Para alcanzar la dificultad es necesario que se nivelen los protagonistas
que para este caso indicaremos los que se expresan en la página del Bullying que son: La
víctima: Aunque cualquier estudiante puede acabar siendo víctima de Bullying, se refieren a una
serie de elementos de riesgo que pueden ayudar que un infante o joven sea designado por el
acosador. También se exponen las discrepancias entre las dos clases de víctimas: la pasiva y la
activa. Víctima pasiva: Es la víctima típica. Muestra las siguientes peculiaridades: Se halla
aislado socialmente: Es malmirado y no tiene amistades en la institución escolar. Estos niños no
son designados para las actividades en común, están solitarios en el recreo. Son poco asertivos y
exponen problemas de comunicación. Son muy pasivos y manifiestan su miedo a la violencia.
Esto hace que los acosadores los vean como frágiles, ya que no se protegen ante las amenazas o
chantajes. Exponen una alta angustia, sobre todo ante las actividades deportivas y el contacto
físico. Son perplejos y tienen una baja autoestima. Inclusive se culpabilizan del acoso que están
tolerando y se sienten tan humillados que se ven inexpertos de declarar y hasta llegan a negarlo
ante sus padres y educadores. Muchos de ellos han sido sobreprotegidos por sus familias, por lo
que exponen una propensión a estar con los adultos en lugar de con infantes de su edad. (Díaz,
2005)

La violencia en el argumento escolar se forma por distintos componentes entre los que
subrayan las peculiaridades psíquicas de provocadores y de agredidos, el entorno familiar de las
víctimas y de los victimarios y las peculiaridades de los colegios educativos. La violencia a que
se manifiesta, periódicamente se declara como carencia de civismo, como burlas, como insultos,
como exclusión social o como maltrato psicológico, físico o moral. (Fossati, 2004)

Ahora bien, para encontrarse el estudio del bullying, concurren dos propensiones: una
perfeccionada desde un enfoque “revisionista” de la teoría del conflicto, mostrando disyuntivas
de carácter técnico-racional, y la otra, desde un pensamiento de la “formación política”.
(Landazabal, 2000)

El bullying, está creando reseña para las direcciones que se han derivado desde siempre y
se originan en todos los colegios, entre el estudiante y que habitan en adiestramientos negativos
como las que da origen alguien cuando hiere, daña e incómoda de forma exclusivamente a otro
individuo; el bullying logra maneras de ataque física, verbal, social, racista, sexual, emocional,
en correspondencia con la disposición sexual de las personas (bullying homofóbico) y en
comunicación con las necesidades pedagógicas específicos de los sujetos . En todas estas
conveniencias, el mecanismo intencional de efecto psíquico es centrado. (Piñuel, 2007)
Marco metodológico

El enfoque investigativo es cualitativo porque a partir de este se consigue que las


investigadoras se manifiesten ejecutando una correspondencia entre educador y estudiantes. Así
mismo la clase de indagación para el progreso del siguiente proyecto es descriptiva y analítica,
porque reside en representar las peculiaridades del tema de indagación. En nuestro caso admitirá
manifestar los efectos que tiene el Bullying en el amaestramiento de los infantes. Se ha
designado esta clase de indagación porque en el alternaremos de comprender la mayor
averiguación posible para que nos proporcione destrezas para darle tramitación a esta
problemática.

En esta indagación se empleó las sistemáticas de examinación y representación, ya que en


ella representaremos los orígenes de la derivación del Bullying en el amaestramiento de las
instituciones educativas, y luego analizaremos de qué representación le proporcionaremos una
posible tramitación a esta problemática exteriorizada. Para hacer esta indagación se despojaron
como agentes informantes a educadores. (Kemmis, 1992).
Referencias

Alvarado, R. (2004). Intervención integral para prevenir el matoneo en una institución escolar.
Bogota.
Barrio, C. (2006). Violencia Escolar: El maltrato entre iguales en la Educación secundaria
obligatoria1999-2006. Madrid.
Campaña, J. (2009). El Conflicto escolar como desafío para la transformación.
Castillo, P. (2011). El acoso escolar. De las causas,origen y manisfestaciones a la pregunta por
el sentido que le otorgan los actores.
Chaux, E. (2007). Intimidación escolar en Colombia: ¿Cuánto? ¿Dónde? ¿Por qué? Foro
Internacional sobre Intimidación Escolar. Bogotá.
Comellas, M. (2015). Un enfoque educativo para prevenir la violencia en la escuela.
Correa, I. (2012). Categoría Bullying. Manizales.
Cruz, L. (2009). Predicción del comportamiento defensor en situaciones de intimidación escolar.
.
Cuevas, M. (2009). Violencia Entre Compañeros. Pontificia Universidad . Cali.
Davis, E. (2008). Crecer sin miedo. Estrategias positivas para controlar el acoso escolar o
bullying. Bogotá: Norma.
Díaz, E. (2005). La filosofía de Michel Foucault. Argentina.: Biblos.
Diaz, M. (2006). Del acoso escolar a la cooperacion en las aulas.
Fossati, M. (2004). Cuerpo, aprendizaje y poder en la escuela. Argentina.
Hoyos, O. (2005). Agresión en la Escuela: Arma Silenciosa. Barranquilla.
Kemmis, S. (1992). Cómo planificar la investigación acción. Madrid.
Landazabal, M. (2000). La violencia entre iguales.
Mejía de Camargo, S. (1999). Matoneo en la Escuela. En: Vida de Maestro. Violencia en la
Escuela. Bogotá.
Menéndez, I. (2004). Bullying: Acoso Escolar.
Olwues, D. (1983). La intimidacion, antecedentes y medidas.
Piñuel, I. (2007). Acoso y Violencia . España.
Valdivieso, P. (2009). Violencia escolar y relaciones intergrupales. Sus prácticas y significados
en las escuelas secundarias públicas de la comuna de Peñalolen en Santiago de Chile.
Vega, L. (2005). Las relaciones de cuidado en el aula y la institución educativa,desde las éticas
del cuidado y la compasión.
Voors, W. (2000). El acoso escolar. Madrid.