Está en la página 1de 16

PARTE DEMANDANTE: NIZAR ABOU ASSAF EID EL ASHKAR y JESUS EDUARDO

DELASCIO MONTERO, venezolanos, mayores de edad, titulares de las cédulas de


identidad Nº V-17.379.773 y V-17.867.247 respectivamente, actuando el primero en
nombre propio y el segundo en su condición de Presidente y representante legal de la
firma mercantil MIND E INVERSIONES, C.A. inscrita en el Registro de Información
Fiscal bajo el N° J-30008771-9.-

APODERADO DE LA PARTE DEMANDANTE: Abg. JESUS ANTONIO PEREZ, inscrito


en el Inpreabogado bajo el Nº 219.611.

PARTE DEMANDADA: IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE y JOAO INACIO SANTOS DE


CORTE, venezolanos, mayores de edad, titulares de las cédulas de identidad N° V-
13.033.341 y V-7.444.163 respectivamente, de este domicilio

APODERADO DE LA PARTE DEMANDADA: ABG. AARÓN SOTO GARCÍA, inscrito en


el Inpreabogado bajo el Nº 23.422.

MOTIVO: ACCIÓN REIVINDICATORIA

SENTENCIA: DEFINITIVA DE REGULACIÓN DE COMPETENCIA.

SÍNTESIS DE LA CONTROVERSIA

De conformidad con lo preceptuado por el artículo 243, ordinal 3° del Código de


Procedimiento Civil, se procede a hacer una síntesis de la controversia y se hace en los
siguientes términos:

Revisadas las presentes actuaciones se evidencia que el presente Recurso de Regulación


de Competencia fue interpuesto en fecha 17/06/2019 por el Abg. Aaron Soto, en su
carácter de apoderado judicial del ciudadano IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE, parte
demandada; en que expone que el Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil,
Mercantil del Transito de esta Circunscripción Judicial en fecha 12/06/2019 dictó
sentencia en juicio de Acción Reivindicatoria en relación a un lote de terreno sobre el cual
su presentado ejerce posesión legitima ubicado en una Zona de Reserva Agrícola,
violentándose de esa manera el derecho a ser conocido por la jurisdicción agraria,
consideración esta en base a los siguiente elementos: PRIEMRO: Que su representado
interpuso una acción mero declarativa de aseguramiento a la continuidad de la actividad
agraria, la cual cursa por ante el Juzgado Primero de Primera Instancia Agraria de esta
Circunscripción Judicial, en asunto signado con el alfanumérico KP02-S-2018-000319, en
donde se verifica como venían ejerciendo esa actividad agraria. SEGUNDO: Que por
solicitud del Tribunal, el Ministerio del Poder Popular de los Recursos Naturales y No
Renovables, determinó conforme a las coodernadas señaladas por los actores, la
certificación de ubicación como zona de aprovechamiento agrícola especial, lo cual
violenta que el juez natural conozca la causa. TERCERO: Que su representado es
integrante de la Sociedad Mercantil ALIMENTOS CONCENTRADOS TRIPLE J C.A. detentora
de Titulo de Adjudicación Socialista Agrario Nº 1362281719RATOO12602. CUARTO: Que
debido al decreto de medida de secuestro dictada por el Juzgado Primero de Primera
Instancia en lo Civil, Mercantil del Transito de esta Circunscripción Judicial sobre los
terrenos, fue afectada la actividad agrícola lesionando gravemente el sembradío y
desconociendo la medida judicial de aseguramiento de la actividad agropecuaria
decretada por el Juzgado Primero de Primera Instancia Agraria de esta Circunscripción
Judicial en fecha 07/02/2019, violentando con ello la competencia agraria y el derecho a
ser juzgados por el juez natural.

Seguidamente fundamentó su recurso en la doctrina y finalmente señaló que a


consecuencia de la sentencia del 12/06/2019 declarando sin lugar la oposición al
embargo y ratificando la medida de secuestro traje como consecuencia en cese a la
actividad agro productiva impidiendo la continuidad del ejercicio de la actividad agrícola
del lote de terreno sobre el cual se pretende la reivindicación, deduce una atribución
impropia de la competencia que ha producido daños a la actividad agropecuaria.

Suben las presentes actuaciones a esta Alzada en virtud de corresponderle el turno por
Distribución efectuada por la Unidad Receptora de Documentos Civiles del Estado Lara,
para conocer del presente Recurso de Regulación de Competencia interpuesto en fecha
17/06/2019 por el Abg. Aaron Soto, en su carácter de apoderado judicial del ciudadano
IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE, parte demandada, contra la decisión dictada por el Juzgado
Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito del Estado Lara, de
fecha 12/06/2019, donde se decidió: “…SE DECLARA COMPETENTE para conocer de la
acción reivindicatoria planteada por los ciudadanos NIZAR ABOU ASSAF EID EL ASHKAR
y JESUS EDUARDO DELASCIO MONTERO, actuando el primero en nombre propio y el
segundo en su condición de Presidente y representante legal de la firma mercantil MIND
E INVERSIONES, C.A., contra los ciudadanos IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE y JOAO INACIO
SANTOS DE CORTE, todos identificados…”; asunto recibido el día 08 de julio de 2019 y el
11 del mismo mes y año, se le dio entrada y fijó lapso legal para decidir, conforme a lo
establecido en el artículo 73 del Código de Procedimiento Civil.

DE LA COMPETENCIA Y SUS LÍMITES


Corresponde determinar a este Juzgador su competencia, la cual está otorgada a esta
Alzada por ser el Tribunal Superior de la Circunscripción Judicial al Juzgado donde se
planteó la Regulación, de conformidad con lo previsto en el artículo 71 del Código de
Procedimiento Civil, para conocer sobre la Regulación de Competencia, y así se decide.

MOTIVA

Corresponde a esta alzada determinar, cuál es el tribunal competente para conocer del
caso sub lite, si lo es el Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil del
Transito de esta Circunscripción Judicial o el Juzgado Primero de Primera Instancia
Agraria de esta Circunscripción Judicial o si lo es uno distinto a éstos, y para ello se ha de
tener presente los siguientes hechos.

De las actas procesales se infieren los siguientes hechos:

A) Que el presente recurso de Regulación de Competencia, se planteo con ocasión a


un juicio por Acción Reivindicatoria planteada por los ciudadanos NIZAR ABOU
ASSAF EID EL ASHKAR y JESUS EDUARDO DELASCIO MONTERO, actuando el
primero en nombre propio y el segundo en su condición de Presidente y
representante legal de la firma mercantil MIND E INVERSIONES, C.A., contra los
ciudadanos IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE y JOAO INACIO SANTOS DE CORTE, ante
el Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil del Transito de esta
Circunscripción Judicial, el cual se declaró competente para conocer del mismo.
B) Que el juicio está relacionado con lote de terreno que les fue adjudicados a los
ciudadanos IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE y JOAO INACIO SANTOS DE CORTE,
titulares de las cédulas de identidad N° V-13.033.341 y V-7.444.163,
respectivamente, mediante CARTA AGRARIA SOCIALISTA, Nº
1362281719RATOO12602 la cual fue aprobada por el Instituto Nacional de
Tierras, mediante Sesión de Directorio Nº ORD 1076-19, FECHA 14/02/2019
quedando anotado en los libros, bajo el Nº7, folio 13,14, Tomo 4850; constituido
por un lote de Terreno con una superficie de VEINTITRES HECTAREAS CON UN
MIL NOVECIENTOS DOS METROS CUADRADOS (23has con 1902 mts2),
ubicados en la Parroquia Agua Vivas, Municipio Palavecino del Estado Lara, (folios
141y142).
C) Que el referido lote de Terreno, tal como consta en dicha Carta Agraria, es de
propiedad de un ente público como lo es el Instituto Nacional de Tierra según
consta en documento Protocolizado por ante la Oficina Subalterna de Registro
Publico del Municipio Palavecino del Estado Lara, bajo el Nº 54, folios 064 al 068,
Protocolo 1, IV Trimestre, de fecha 02/12/1965 y que además el objeto de esa
adjudicación es transformar las referidas tierras en unidades económicas
productivas, (folio 143 vuelto).
D) Que el artículo 20 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, el cual establece: “Se
garantiza la permanencia de los conuqueros y conuqueras en las tierras por ellos
cultivadas y tendrán derecho preferente de adjudicación en los términos de la
presente Ley”, y en consideración a lo precedentemente señalado se determina,
que el terreno sobre el cual se relaciona el juicio de Acción Reivindicatoria, es de
vocación agrícola, el cual se encuentra ubicado en el Sector El Peñusco,
asentamiento campesino Tarabana, Parroquia Agua Viva, Municipio Palavecino del
Estado Lara.

Ahora bien, dado a lo precedentemente señalado y en virtud de ser la Acción


Reivindicatoria sobre terreno propiedad del INSTITUTO NACIONAL DE TIERRAS, y
subsumiendo estos hechos dentro de los supuestos de hecho establecidos en el artículo
197 ordinales 1 y 15 de la LEY DE TIERRAS Y DESARROLLO AGRARIO el cual preceptúa
lo siguiente:

Los juzgados de primera instancia agraria conocerán de las


demandas entre particulares que se promuevan con ocasión de la
actividad agraria, sobre los siguientes asuntos 1) Acciones
declarativas, petitorias ,reivindicatorias y posesoria en materia
agraria; 2, 3…”omisis” 15 En general, todas las acciones y
controversias entre particulares relacionados con la actividad
agraria.

En este mismo orden de ideas, se observa que en la sentencia Nº 65 de la Sala Plena del
Tribunal Supremo de Justicia, publicada en fecha dieciséis (16) de Julio del año dos mil
nueve (2009), Exp. Expediente: 2007-00127, con ponencia del Magistrado RAFAEL
ARISTIDES RENGIFO CAMACARO, se estableció:

“…En el mismo sentido, el artículo 208 de la mencionada Ley señala lo


siguiente:

“Artículo 208: Los juzgados de primera instancia agraria conocerán de


las demandas entre particulares que se promuevan con ocasión de la
actividad agraria, sobre los siguientes asuntos:
1. Acciones declarativas, petitorias, reivindicatorias y posesorias en
materia agraria. (…)” (destacados añadidos).

A los fines de determinar la naturaleza agraria de una controversia, la


jurisprudencia de este Supremo Tribunal ha enfatizado como criterio
determinante que en el conflicto se encuentre involucrado un inmueble
susceptible de explotación agropecuaria donde se realice actividad de
esta naturaleza, indistintamente de si el mismo está ubicado en un
medio rural o urbano (sentencia de la Sala de Casación Social Nº 523
del 4 de junio de 2004, caso José Rosario Pizarro Ortega).
Se determina, que el juzgado competente por la materia y por el territorio para conocer
de la presente Acción Reivindicatoria, virtud de la Resolución Nro 2008-27, de fecha 06
de agosto del 2008 emanada del Tribunal Supremo de Justicia, mediante la cual declaró
en proceso de reestructuración los Tribunales en Materia Especial Agraria y en tal sentido
procedió a modificar la estructura jurisdiccional de este Estado mediante la creación de
un nuevo Juzgado de Primera Instancia, en consecuencia, al producirse la modificación
de la competencia territorial y asignarle la misma al nuevo Tribunal que se denominó
Juzgado Segundo de Primera Instancia Agrario de la Circunscripción Judicial del Estado
Lara con sede en el Tocuyo, quedó competente para el conocimiento de los conflictos
suscitados entre particulares, con ocasión a la actividad agraria en los Municipios Morán,
Jiménez, Andrés Eloy Blanco y Torres; y de conformidad con lo dispuesto en el numeral
4º del artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en
concordancia con el artículo 42 del Código de Procedimiento Civil, y en acatamiento a
dicha resolución, declararse competente territorialmente para conocer la presente causa
al Juzgado Primero de Primera Instancia Agrario de la Circunscripción Judicial del Estado
Lara con sede en Barquisimeto, en virtud de que el inmueble sobre el cual versa la
demanda se encuentra en Jurisdicción del Municipio de Palavecino, del Estado Lara. En
consecuencia obliga a declarar con lugar el recurso de Regulación de Competencia,
ordenándose la remisión del expediente al referido tribunal competente, y así se decide.

DECISION

En virtud de las consideraciones precedentemente expuestas, este Juzgado Superior


Segundo en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Lara, actuando en
nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, DECLARA:

PRIMERO: CON LUGAR el Recurso de Regulación de Competencia interpuesto en fecha


17/06/2019 por el Abg. Aaron Soto, inscrito en el IPSA bajo el Nº 23.422, en su carácter
de apoderado judicial del ciudadano IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE, titular de la cédula de
identidad N° V-13.033.341, parte demandada.

SEGUNDO: SE DECLARA COMPETENTE para conocer de la Acción Reivindicatoria


interpuesta en el asunto Nº KP02-V-2018-001308 por los ciudadanos NIZAR ABOU
ASSAF EID EL ASHKAR y JESUS EDUARDO DELASCIO MONTERO, titulares de las cédulas
de identidad Nº V-17.379.773 y V-17.867.247 respectivamente, actuando el primero en
nombre propio y el segundo en su condición de Presidente y representante legal de la
firma mercantil MIND E INVERSIONES, C.A. inscrita en el Registro de Información Fiscal
bajo el N° J-30008771-9, contra los ciudadanos IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE y JOAO
INACIO SANTOS DE CORTE, titulares de las cédulas de identidad N° V-13.033.341 y V-
7.444.163 respectivamente, al JUZGADO PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA AGRARIO DE
LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO LARA con sede en Barquisimeto.

Se acuerda la remisión de las presentes actuaciones a la URRD Civil a los fines de la


distribución al JUZGADO PRIMERO PRIMERA INSTANCIA AGRARIA DE LA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO LARA, cuya sede este en Barquisimeto para
que se continúe con la tramitación de la presente solicitud.

Déjese copia certificada de la referida sentencia de conformidad con lo establecido en el


artículo 248 del Código de Procedimiento Civil.

Publíquese y regístrese.

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho del Juzgado Superior Segundo en lo


Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Lara, en
Barquisimeto, a los veintinueve (29) días del mes de Julio del año dos mil diecinueve
(2.019). Años 209° y 160°

El Juez Titular,

Abg. José Antonio Ramírez Zambrano. La Secretaria Accidental

Abg. Raquel Hernández M.

Publicada en esta misma fecha, a las 11:54 am, asentado en el Libro Diario bajo el N° 10.

JARZ/ar

MOTIVA
PUNTO PREVIO
Considera esta Alzada que se ha de apercibir a la Juez a quo, a que sea más cuidadosa
en la tramitación de las incidencias de Regulación de Competencias, la cual está
contemplada en el artículo 71 del Código Adjetivo Civil, el cual preceptúa:

“La solicitud de regulación de la competencia se propondrá ante el Juez que


se haya pronunciado sobre la competencia, aun en los casos de los artículos
51 y 61, expresándose las razones o fundamentos que se alegan. El Juez
remitirá inmediatamente copia de la solicitud al Tribunal Superior de la
Circunscripción para que decida la regulación. En los casos del artículo 70,
dicha copia se remitirá a la Corte Suprema de Justicia si no hubiere un
Tribunal Superior común a ambos jueces en la Circunscripción. De la misma
manera procederá cuando la incompetencia sea declarada por un Tribunal
Superior. Salvo lo dispuesto en la última parte del artículo 68, o que fuere
solicitada como medio de impugnación de la decisión a que se refiere el
artículo 349, la solicitud de regulación de la competencia no suspenderá el
curso del proceso y el Juez podrá ordenar la realización de cualesquiera
actos de sustanciación y medidas preventivas, pero se abstendrá de decidir
el fondo de la causa mientras no se dicte la sentencia que regule la
competencia”.

Y al tramitar la misma como lo hizo para que se decidiera la regulación de competencia


de autos, se violó el debido proceso, consagrado en la garantía constitucional contenida
en el artículo 49 de nuestra Carta Magna, por cuanto mandó el expediente completo y
con ello paralizó el curso legal de la causa y así se decide.

Corresponde a esta alzada determinar, cuál es el tribunal competente para conocer del
caso sub lite, si lo es el Tribunal Segundo de Municipio Ordinario y Ejecutor de Medidas
del Municipio Iribarren o el Juzgado Segundo de Municipio Ordinario y Ejecutor de Medida
de los Municipios Palavecino y Simón Planas de esta Circunscripción Judicial o si lo es
uno distinto a éstos, y para ello se ha de tener presente los siguientes hechos.

De las actas procesales se infieren los siguientes hechos:

A) Que la presente solicitud de título supletorio se fundamenta, en que los


solicitantes señalan que dichas bienhechurías les pertenecen según consta en
documento CARTA AGRARIA SOCIALISTA, debidamente autenticada por ante
la Notaria Publica Tercera del Municipio Chacao del Estado Miranda, en fecha 11
de Abril del 2008, insertó bajo el N°67, Tomo 119 de los Libro de Autenticaciones
llevados ante esa Notaría constituido por un lote de Terreno con una superficie de
TRES HECTAREAS CON SEIS MIL OCHOCIENTOS OCHO METROS
CUADRADOS (3has con 6.808 mts2), denominado Bella Vista, sector El
Palaciero, Parroquia José Gregorio Bastidas, Municipio Palavecino, Estado Lara,
(folios 1 y 2).
B) Que el referido lote de Terreno, tal como consta en dicha Carta Agraria, es de
propiedad de un ente público como lo es el Instituto Nacional de Tierra y que
además el objeto de esa adjudicación es transformar las referidas tierras en
unidades económicas productivas, (folios 22 y 23).
C) Que el artículo 20 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, el cual establece: “Se
garantiza la permanencia de los conuqueros y conuqueras en las tierras por ellos
cultivadas y tendrán derecho preferente de adjudicación en los términos de la
presente Ley”, y en consideración a lo precedentemente señalado se determina,
que el terreno sobre el cual se pretende el decreto de bienhechurías, es de
vocación agrícola, el cual se encuentra ubicado en el Sector Palaciero, Parroquia
José Gregorio Bastidas , Municipio Palavecino del Estado Lara.

Ahora bien, dado a lo precedentemente señalado y en virtud de ser la petición de decreto


de titulo supletorio de bienhechurías sobre terreno propiedad del INSTITUTO NACIONAL
DE TIERRAS ,y subsumiendo estos hechos dentro de los supuestos de hecho establecidos
en el artículo 197 ordinales 1 y 15 de la LEY DE TIERRAS Y DESARROLLO AGRARIO el
cual preceptúa lo siguiente:

Los juzgados de primera instancia agraria conocerán de las


demandas entre particulares que se promuevan con ocasión de la
actividad agraria, sobre los siguientes asuntos 1) Acciones
declarativas, petitorias ,reivindicatorias y posesoria en materia
agraria; 2, 3…”omisis” 15 En general, todas las acciones y
controversias entre particulares relacionados con la actividad
agraria.

Se determina, que el juzgado competente por la materia y por el territorio para conocer
de la presente solicitud, es el Juzgado Primero de Primera Instancia Agraria de la
Circunscripción Judicial del Estado Lara, con sede en Barquisimeto y en consecuencia
obliga a declarar con lugar la regulación de competencia, ordenándose la remisión del
expediente al referido tribunal competente, y así se decide.

DISPOSITIVA

En virtud de las consideraciones precedentemente expuestas, este Juzgado Superior


Segundo en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Lara, actuando en
nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, DECLARA:
PRIMERO: CON LUGAR la Regulación de competencia planteada por el Juzgado
Segundo de Municipio Ordinario y Ejecutor de Medidas de los Municipios
Palavecino y Simón Planas de la Circunscripción Judicial del Estado Lara.
SEGUNDO: SE DECLARA COMPETENTE para conocer de la petición de decreto de titulo
supletorio de bienhechurías planteada en el asunto Nº KP02-R-2019-000322 por los
ciudadanos FERNANDO MANUEL COSTA GONCALVES y MARIANGELY JOSEFINA
MORILLO FERRER, identificados en autos, al JUZGADO PRIMERO DE PRIMERA
INSTANCIA AGRARIO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO LARA con sede
en Barquisimeto.

Se acuerda la remisión de las presentes actuaciones a la URRD Civil a los fines de la


distribución al JUZGADO PRIMERO PRIMERA INSTANCIA AGRARIA DE LA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO LARA, cuya sede este en Barquisimeto
para que se continúe con la tramitación de la presente solicitud.

Déjese copia certificada de la referida sentencia de conformidad con lo establecido en el


artículo 248 del Código de Procedimiento Civil.

Publíquese y regístrese.

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho del Juzgado Superior Segundo en lo


Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Lara, en
Barquisimeto, a los veinticinco (25) días del mes de Julio del año dos mil dieciocho
(2.019). Años 209° y 160°

El Juez Titular,

Abg. José Antonio Ramírez Zambrano. La Secretaria Accidental

Abg. Raquel Hernández M.

Publicada en esta misma fecha, a las 11:54 am, asentado en el Libro Diario bajo el N° 10.

JARZ/ar

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA


PODER JUDICIAL
Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Transito de la
Circunscripción Judicial del Estado Lara
Barquisimeto, doce (12) de junio de dos mil diecinueve (2019)
208º y 160º
ASUNTO: KP02-V-2018-001308
PARTE DEMANDANTE: NIZAR ABOU ASSAF EID EL ASHKAR y JESUS EDUARDO
DELASCIO MONTERO, venezolanos, mayores de edad, titulares de las cédulas de identidad
Nº V-17.379.773 y V-17.867.247 respectivamente, actuando el primero en nombre propio y el
segundo en su condición de Presidente y representante legal de la firma mercantil MIND E
INVERSIONES, C.A. inscrita en el Registro de Información Fiscal bajo el N° J-30008771-9.-

APODERADO DE LA PARTE DEMANDANTE: Abg. JESUS ANTONIO PEREZ, inscrito


en el Inpreabogado bajo el Nº 219.611.
PARTE DEMANDADA: IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE y JOAO INACIO SANTOS DE
CORTE, venezolanos, mayores de edad, titulares de las cédulas de identidad N° V-13.033.341
y V-7.444.163 respectivamente, de este domicilio
APODERADO DE LA
PARTE
DEMANDADA: ABG. AARÓN SOTO GARCÍA, inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº
23.422.

MOTIVO: ACCIÓN REINVINDICATORIA. Sentencia de competencia.


En fecha 20/07/2018, se presentó ante la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos
(URDD Civil), demanda de acción reivindicatoria intentada por los ciudadanos NIZAR
ABOU ASSAF EID EL ASHKAR y JESUS EDUARDO DELASCIO MONTERO, titulares
de las cédulas de identidad Nº V-17.379.773 y V-17.867.247 respectivamente, actuando el
primero en nombre propio y el segundo en su condición de Presidente y representante legal de
la firma mercantil MIND E INVERSIONES, C.A. inscrita en el Registro de Información
Fiscal bajo el N° J-30008771-9, contra los ciudadanos IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE y
JOAO INACIO SANTOS DE CORTE, titulares de las cédulas de identidad N° V-13.033.341
y V-7.444.163 respectivamente, correspondiendo conocer a este tribunal.
En fecha 27/07/2018 se admitió la demanda, en fecha 14/08/2018 se libraron las compulsas,
en fecha 18/09/2018 se presentó escrito de reforma de demanda y en fecha 24/09/2018 se
admitió la misma y se ordenó citar a las partes, en fecha 24/09/2018 el ciudadano Ibrahim
Ibraim Debsie otorgó poder apud acta al abogado Aaron Soto García, en fecha 05/10/2018 el
alguacil del tribunal José Calderón consignó compulsa sin firmar para el ciudadano Joao
Inacio Santos de Corte, por no haberle encontrado. En fecha 08/10/2018 solicitó la parte
actora la citación por carteles, en fecha 09/10/2018 se acordó la citación por carteles de
conformidad con el artículo 223 del Código de Procedimiento Civil, en fecha 10/10/2018 se
recibió comunicación emanada del Juzgado Primero de Primera Instancia Agraria de la
Circunscripción Judicial del Estado Lara, solicitando información de este asunto, en fecha
08/10/2018 la parte actora presentó escrito referido a la extemporaneidad de la oposición a la
medida nominada de secuestro, sobre la falta de jurisdicción y sobre la competencia del
tribunal, en fecha 24/10/2018 consignaron los carteles de citación debidamente publicados, en
fecha 05/11/2018 la secretaria del tribunal procedió a fijar el cartel de citación, en fecha
19/11/2018 la Abg. Dioselis Pérez, se abocó al conocimiento del asunto, en fecha 08/02/2019
se agregó resultas de recurso de amparo signado con el N° KP02-O-2019-000005, en fecha
13/03/2019 la parte demandada presentó escrito de recurso de regulación de competencia, en
fecha 20/03/2019 la parte actora presentó escrito de improcedencia de la regulación de
competencia, en fecha 22/03/2019 la parte demandada presentó escrito solicitando
pronunciamiento sobre la competencia del tribunal por la materia, en fecha 29/04/2019 se
ordenó abrir incidencia establecida en el artículo 607 del Código de Procedimiento Civil, en
fecha 06/05/2019 se ordenó abrir articulación probatoria de ocho días de despacho, en fecha
21/05/2019 se admitieron las pruebas promovidas, en fecha 05/06/2019 se difirió el
pronunciamiento de la sentencia para el quinto día de despacho siguiente.
DE LA DEMANDA.
La parte actora narra que en su condición de persona natural y jurídica son propietarios de los
lotes de terreno N° 1 y 2 y las bienhechurías en ellos construidas ubicados en la actual
avenida Nectario María Yepez, sector Tarabana, parroquia Agua Viva, municipio Palavecino
del estado Lara, a los cuales puede accederse libremente por no estar separados con cerca
perimetral, que un día y mes no determinado con precisión del año 2014, en forma oculta o
poco visible, los demandados comienzan paulatinamente a realizar una ocupación mediante el
acceso a los lotes de terreno sin autorización colocando trabajadores encargados de ejercer la
vigilancia privada a nombre de los poseedores ilegítimos, que tales actuaciones fueron
labrando el camino para el arrebato total del objeto litigioso, que se les ha impedido realizar
cualquier acto de ocupación, uso o explotación, que desde el año 2014 ha sido imposible
lograr alguna conversación conciliatoria con alguno de los ocupantes para solventar la
situación de forma amistosa por lo que solicitaron que les sea respetado su derecho de
propiedad y declarados propietarios de los lotes de terreno y sean condenados a la entrega,
devolución o restitución de la totalidad de los lotes de terreno N° 1 y 2 así como de las
bienhechurías en ellos construidas y se les coloque en la posesión de los mismos.
DE LA SOLICITUD DE REGULACIÖN DE COMPETENCIA.
El abogado AARÓN SOTO GARCÍA, inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº 23.422,
actuando en nombre y representación de la parte demandada, presentó escrito mediante el cual
indica que en la causa se encuentra comprometido el orden público en razón de la falta
inminente de jurisdicción o competencia de este tribunal dado que los lotes de terreno en
litigio están sujetos y declarados por Ley Especial de Reglamentación del Valle del Turbio al
Uso Exclusivo Agrícola, que ha si lo ha indicado la Dirección del Ministerio del Ambiente de
esta jurisdicción determinándolo en correspondencia con las coordenadas señaladas por los
actores, que este tribunal no tiene competencia para conocer del asunto por tratarse de
inminente naturaleza agraria y se corresponde con el orden público procesal, que el hecho de
no hacer cesar las medidas le ha ocasionado irremediables pérdidas económicas con el
impedimento del ejercicio de la actividad agro productiva y lesivas a la soberanía alimentaria,
que revisten carácter penal y que las víctimas han manifestado su obligación de participar a la
Fiscalía del Ministerio del ambiente tales hechos, por todo ello solicitó se abriere articulación
probatoria conforme al artículo 607 del Código de Procedimiento Civil para determinar la
incompetencia del tribunal.
DE LA PROMOCION DE LAS PRUEBAS.
Las promovidas por la parte demandada.
1.- Promovió copia certificada de carta de adjudicación emanada del Instituto Nacional de
Tierras, otorgado a la sociedad mercantil Alimentos Concentrados Triple J C.A, de la cual el
demandado es órgano administrador, la prueba descrita es tomada en su pleno valor
probatorio por cuanto la misma no fue impugnada en la oportunidad procesal correspondiente
de conformidad con lo establecido en el artículo 429 del Código de Procedimiento Civil. Así
se establece.

2.- Copia certificada de certificación de ubicación, indicando que se determinó que las
coordenadas de los lotes de terreno señalados en el petitum de demanda se corresponden con
la ubicación de la zona de aprovechamiento agrícola especial del Valle del Turbio, esta
Juzgadora procede analizar el mismo por ser un documento público administrativo y del
mismo se constata que los terrenos sobre los cuales recayó la medida no fueron determinados
por dicho organismo como de aprovechamiento agrícola, de la prueba se desprende que hay
una descripción genérica del área consultada sin hacer identificación precisa sobre los mismos
si se trata de zona de aprovechamiento agrícola o zona urbana, indica expresamente “…no se
puede establecer un ámbito espacial cerrado propio del levantamiento de lotes de terreno y la
proyección de las coordenadas van desde la zona de aprovechamiento agrícola Valle del
Turbio en parte del municipio Palavecino hasta la zonificación urbana del municipio Iribarren,
lo que imposibilita a la Sala de Cartografía emitir un informe vinculante para la certificación
de ubicación de algún lote de terreno…”, la prueba es tomada en su pleno valor y sirve para
constituir conclusión sobre la competencia de este tribunal para el conocimiento de la causa.
Así se establece.
La parte actora no promovió pruebas con respecto a esta incidencia.
Con las consideraciones descritas esta operadora judicial pasa a indicar lo siguiente:
Primero: La ley establece la competencia de los Jueces para conocer sobre ciertos asuntos,
partiendo de que la misma viene a señalar los límites de la actuación del órgano jurisdiccional
en atención a la materia, territorio y cuantía.
La competencia según la materia
Uno de los elementos para determinar el tribunal competente es la materia, y se debe tener
presente lo establecido en el artículo 28 del Código de Procedimiento Civil:
“La competencia por la materia se determina por la naturaleza de la cuestión que se discute y
por las disposiciones legales que la regulan”
Sobre el particular, el Tribunal considera importante traer a colación el siguiente criterio
emanado de la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia, de fecha 27/05/2009 (Expediente
Nº AA10-L-2007-000127) que estableció:
Asimismo, esta Sala Plena, en sentencia número 200, del 14 de agosto de 2007, caso Aníbal
Jesús Núñez Beauperthuy vs. Agropecuaria La Gloria, C.A., señaló:
“Conforme a lo antes expuesto, todos los inmuebles susceptibles de explotación agropecuaria
gozan de la protección especial que consagra la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario,
independientemente de que los mismos estén ubicados en poligonales urbanas o rurales.
Por otro lado, ha señalado la Sala Constitucional que del análisis de los artículos 197 y 208 de
la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, antes citados, se desprende que el legislador ha
establecido ‘en primer lugar un foro atrayente con respecto a la jurisdicción agraria (artículo
197 eiusdem) para ventilar conflictos que se produzcan entre particulares con motivo de dicha
actividad; y en segundo lugar, atribuyen competencia para conocer y decidir de determinadas
acciones (como las del caso de marras, esto es, acciones derivadas de perturbaciones o daños
a la propiedad o posesión agraria) a los Juzgados de Primera Instancia Agrarios, dejando en su
último ordinal una cláusula abierta para que estos Juzgados conozcan de ‘(…) todas las
acciones y controversias entre particulares relacionados con la actividad agraria’ (artículo 208
eiusdem)’ (subrayado añadido) (sentencia número 5047 del 15 de diciembre de 2005, caso
Humberto Lobo Carrizo).
Por tal razón, considera esta Sala Plena que cuando el artículo 208, numeral 15 de la Ley de
Tierras y Desarrollo Agrario atribuye competencia a los juzgados de primera instancia agraria
para conocer de ‘todas las acciones y controversias entre particulares relacionados con la
actividad agraria’, debe entenderse como una cláusula abierta que comprende cualquier
controversia en la que pueda verse afectada la producción agroalimentaria. Ello en virtud de
que el juez agrario ‘debe velar por el mantenimiento de la seguridad agroalimentaria de la
Nación y el aseguramiento de la biodiversidad y la protección ambiental’ (artículo 207
eiusdem)”.
De manera que, la competencia de los tribunales agrarios está determinada por el objeto sobre
el cual recaen las distintas pretensiones. Esto conlleva al tribunal que debe regular la
competencia a efectuar un análisis del objeto de la pretensión, pues el tipo de pretensiones que
pueden plantearse en la jurisdicción especial agraria son similares a las que pueden ventilarse
en la jurisdicción civil ordinaria: pretensiones declarativas, reivindicatorias, posesorias,
servidumbres, deslindes, sucesorales, contractuales, de créditos, etc.
Esta decisión ilustra muy bien que para determinar la competencia debe atenderse al objeto en
sí, si el destino del inmueble incide de manera directa en aspectos de orden público como la
seguridad agroalimentaria de la Nación, el aseguramiento de la biodiversidad o la protección
ambiental, el Tribunal no tendría ninguna duda en trasladar la causa a un Juzgado con
competencia agraria, sin embargo, no es ese el presente caso, ya que no ha quedado
demostrado que esté involucrada la seguridad agroalimentaria de la Nación. Para la
determinación del tribunal competente para conocer de la causa, debe atenderse a la
naturaleza de la cuestión que se va a dilucidar, lo que implica que puede ser civil, penal,
laboral, contencioso administrativo, de niños y adolescentes, mercantil, etc. y a las
disposiciones legales que regulen la situación. Lo anterior quiere decir que dependiendo del
derecho que se reclame se va a determinar la naturaleza de la cuestión y por vía de
consecuencia, el tribunal competente en este caso. Ahora bien en relación a la materia que se
ventila en el este asunto se trata por acción reivindicatoria, lo que implica una acción civil, es
decir, que en razón a la materia este Juzgado es competente para conocer sobre el presente
asunto. Partiendo de lo antes señalado y considerando la naturaleza del asunto planteado en el
libelo de la demanda por acción reivindicatoria y en los alegatos presentados por la parte
demandada, este Juzgado determina que es competente por la materia para conocer de la litis
y decidir sobre la misma, no existen a los autos argumentos suficientes que puedan desvirtuar
la tesis de la competencia aquí planteada. Así se establece.
Por las razones expuestas, estima quien suscribe que la presente oposición no es procedente
en derecho y en consecuencia se ratifica la medida cautelar de secuestro decretada
previamente por este juzgado.
DISPOSITIVA
En virtud de las anteriores consideraciones, este Juzgado Primero de Primera Instancia en lo
Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Lara, administrando
justicia en nombre de República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la ley, con
fundamento en el artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y
28 del Código de Procedimiento Civil Venezolano vigente, DECLARA:
1) PRIMERO: SE DECLARA COMPETENTE para conocer de la acción reivindicatoria
planteada por los ciudadanos NIZAR ABOU ASSAF EID EL ASHKAR y JESUS
EDUARDO DELASCIO MONTERO, actuando el primero en nombre propio y el segundo en
su condición de Presidente y representante legal de la firma mercantil MIND E
INVERSIONES, C.A., contra los ciudadanos IBRAHIM IBRAHIM DEBSIE y JOAO
INACIO SANTOS DE CORTE, todos identificados.
PUBLÍQUESE Y REGÍSTRESE.
Déjese copia certificada por Secretaría del presente fallo, de conformidad con lo dispuesto en
el artículo 248 del Código de Procedimiento Civil, en concordancia con el artículo 1.384 del
Código Civil y a los fines legales previstos en los ordinales 3 y 9 del artículo 72 de la Ley
Orgánica del Poder Judicial.
Dada, firmada y sellada en la Sala del Despacho del JUZGADO PRIMERO DE PRIMERA
INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL Y TRANSITO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN
JUDICIAL DEL ESTADO LARA, en Barquisimeto, a los doce (12) días del mes de junio de
dos mil diecinueve (2019). Años 208° de la Independencia y 160° de la Federación.
La Juez,
Abg. Rosángela M. Sorondo Gil.

EL SECRETARIO,

Abg. Gustavo Gómez.


En la misma fecha se dictó y publicó el fallo que antecede, siendo las 12:00 m.
Resolución N° 100/2019.
EL SECRETARIO,

Abg. Gustavo Gómez.

OTRA MOTIVA

Corresponde a esta Alzada determinar cuál es el tribunal competente para conocer del
proceso de pretensión de reivindicación del inmueble ubicado en jurisdicción del
Municipio Palavecino del Estado Lara, si lo es el Juzgado Primero de Primera Instancia en
lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial Estado Lara o si es el
Juzgado de Primera Instancia Agraria dela misma Circunscripción Judicial u otro Juzgado,
para tal efecto es pertinente establecer que dicho **** se hará sobre los siguientes
parámetros que son la competencia por la materia por la cuantía y por el territorio.

Ahora bien, sobre el primer particular tenemos que el artículo 28 del Código Civil,
preceptúa: “La competencia por la materia se determina por la naturaleza de la cuestión
que se discute, y por las disposiciones legales que la regulan.” Al respecto tenemos que
la acción del caso sub lite se trata de una acción de reivindicación la cual esta
consagrada en el artículo 548 del Código Civil, el cual preceptúa: “El propietario de una
cosa tiene el derecho de reivindicarla de cualquier poseedor o detentador, salvo las
excepciones establecidas por las leyes.” Sin embargo, a pesar de lo establecido en esta
norma no es suficiente para determinar que la competencia sea de un juzgado civil, por
cuanto al plantear el solicitante de Regulación de Competencia del caso sub judice, que
él considera, se observa que el artículo 197 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario
contempla competencia de Tribunales de Primera Instancia Agraria, para conocer de
acciones de reivindicación, cuando preceptúa:

“Los juzgados de primera instancia agraria conocerán de las demandas


entre particulares que se promuevan con ocasión de la actividad agraria,
sobre los siguientes asuntos:
1. Acciones declarativas, petitorias, reivindicatorias y posesorias en
materia agraria.
2. Deslinde judicial de predios rurales.
3. Acciones relativas al uso, aprovechamiento, constitución de
servidumbres y demás derechos reales, para fines agrarios.
4. Acciones sucesorales sobre bienes afectos a la actividad agraria.
5. Acciones derivadas del derecho de permanencia.
6. Procedimientos de desocupación o desalojos de fundos.
7. Acciones derivadas de perturbaciones o daños a la propiedad o
posesión agraria.
8. Acciones derivadas de contratos agrarios.
9. Acciones de indemnización de daños y perjuicios derivados de la
actividad agraria.
10. Acciones originadas con ocasión a la constitución del patrimonio
familiar agrario.
11. Acciones derivadas de conflictos suscitados entre sociedades de
usuarios, uniones de prestatarios, cooperativas y demás organizaciones
de índole agraria.
12. Acciones derivadas del crédito agrario.
13. Acciones, y controversias surgidas del uso, aprovechamiento,
fomento y conservación de los recursos naturales renovables que
determine la ley.
14. Acciones derivadas del uso común de las aguas de regadío y de las
organizaciones de usuarios de las mismas.
15. En general, todas las acciones y controversias entre particulares
relacionados con la actividad agraria.”

Situación ésta que obliga a recurrir a la doctrina de la Sala Especial Agraria de la Sala
Social de nuestro Máximo Tribunal de Justicia, a cuyo efecto es pertinente traer a
colación la establecida en la sentencia en la sentencia N° 912 de fecha 5 de Agosto del
2004 (EXP N° AA60-S-2004. 000324) en la cual amplió el criterio para establecer la
competencia agraria, señalando lo siguiente:

“…Omissis…Tal y como se explica en las líneas que anteceden, era


menester verificar la existencia de los dos requisitos preseñalados para el
establecimiento de la competencia agraria, como lo eran que se tratase de
un inmueble (predio rústico o rural) susceptible de explotación
agropecuaria donde se realice actividad de esta naturaleza y que la acción
incoada sea con ocasión de esta actividad y que ese inmueble no haya sido
calificado como de uso urbano o que se encuentre dentro de este predio;
debiéndose cumplir con ambos requisitos para que procediera la
competencia del Tribunal Agrario. Empero, esta Sala Especial Agraria, con
la finalidad de ampliar el criterio jurisprudencial enfocado ut supra, estima
pertinente considerar que para poder determinar la competencia genérica
de los Juzgados Agrarios se tendrá como norte la naturaleza del conflicto
en función de la actividad agraria realizada, debiendo cumplir el mismo
con los siguientes requisitos: 1°) Que se trate de un inmueble susceptible de
explotación agropecuaria donde se realice actividad de esta naturaleza y
que la acción que se ejercite sea con ocasión de esta actividad, y 2º) que el
inmueble en cuestión esté ubicado en el medio urbano o en el medio rural,
indistintamente… Omissis…” (Cursivas del Tribunal).
Sobre este mismo particular se pronunció la Sala Plena de nuestro Máximo Tribunal
Supremo de Justicia, en sentencia publicada en fecha 16 de Julio del 2009, EXP 2007-
00127 con ponencia del Magistrado Arístides Rengifo Camacaro, en la cual estableció:

“(…)Una vez asumida la competencia, la Sala Plena pasa a determinar


cuál es el órgano judicial competente para resolver la presente causa,
para lo cual hace las siguientes consideraciones: El artículo 197 de la
Ley de Tierras y Desarrollo Agrario establece lo siguiente: “Artículo 197.
Las controversias que se susciten entre particulares con motivo de las
actividades agrarias serán sustanciadas y decididas por los tribunales de
la jurisdicción agraria, conforme al procedimiento ordinario agrario, el
cual se tramitará oralmente, a menos que en otras leyes se establezcan
procedimientos especiales.

En el mismo sentido, el artículo 208 de la mencionada Ley señala lo


siguiente: “Artículo 208: Los juzgados de primera instancia agraria
conocerán de las demandas entre particulares que se promuevan con
ocasión de la actividad agraria, sobre los siguientes asuntos: 1. Acciones
declarativas, petitorias, reivindicatorias y posesorias en materia agraria.
(…)” (destacados añadidos). A los fines de determinar la naturaleza
agraria de una controversia, la jurisprudencia de este Supremo Tribunal
ha enfatizado como criterio determinante que en el conflicto se
encuentre involucrado un inmueble susceptible de explotación
agropecuaria donde se realice actividad de esta naturaleza,
indistintamente de si el mismo está ubicado en un medio rural o urbano
(sentencia de la Sala de Casación Social Nº 523 del 4 de junio de 2004,
caso José Rosario Pizarro Ortega). ”

A su vez esta Sala Plena, en sentencia N° 200 del 14 de Agosto del


2007, caso