Está en la página 1de 6

RESUMEN DE LA LEY DE CONTADORES PÚBLICOS AUTORIZADOS

De la Profesión de Contador Público

Artículo 1. Del Ejercicio Profesional. El ejercicio de la profesión de


Contador Público Autorizado queda sujeto a las prescripciones de la
presente ley y a las disposiciones reglamentarias correspondientes; muy
especialmente en el marco de las funciones que se detallan en el Artículo 7
de esta ley.

Artículo 2. Contaduría Pública. Se entiende que una persona se


dedica al ejercicio de la Contaduría Pública, cuando ofrece sus servicios
profesionales al público para ejecutar como contador y mediante
remuneración, servicios que implican la realización de auditorias
financieras, administrativas e impositivas; así como, asesorías y
consultorías en contabilidad, procesos administrativos, financieros y
acciones de registros contables donde no se produzca relación de
dependencia

Artículo 3. Condiciones para el Ejercicio de Contador Público


Autorizado. Para ejercer la profesión de Contador Público Autorizado se
requiere las siguientes condiciones:

a) Ser mayor de edad y estar en pleno goce de los derechos civiles;


b) Ser de reconocida solvencia moral;
c) Poseer el título de Licenciado en Contabilidad u otro similar otorgado por
una universidad reconocida por las autoridades nacionales competentes , o
haber sido incorporado con igual carácter en el Instituto de Contadores
Públicos Autorizados de la República Dominicana.

d) Tener exequátur otorgado por el Poder Ejecutivo para ejercer la profesión


de Contador Público Autorizado en la República Dominicana.

e) Tener cuando menos dos (2) años de práctica como contador general,
gerente financiero, contralor, auditor en una firma de contadores, auditor
ayudante de un contador público, o cualquier otro puesto de dirección a
nivel ejecutivo en las condiciones que determine el Reglamento Interior del
Instituto;

De las Funciones de Contador Público

Artículo 7. Deberes de Contadores Públicos Autorizados y de las


Firmas de Contadores Registradas. Corresponde especialmente a los
Contadores Públicos Autorizados y a las Firmas de Contadores Registradas
en el Instituto:

a) Emitir su opinión de conformidad con las Normas Internacionales


de Auditoría sobre toda clase de estados financieros y dictaminar
sobre partidas específicas sobre trabajos realizados bajo
procedimientos acordados, estados patrimoniales, distribuciones de
fondos, cálculos de dividendos o de beneficios y otros similares, sea
que conciernan a personas físicas o a personas morales;

b) Intervenir para dar fe de los asuntos concernientes a los ramos de


su competencia, en la constitución, liquidación, disolución, fusión,
quiebra y otros actos similares de toda clase de sociedades,
participaciones u otras semejantes, en la rendición de cuentas de
administración de bienes, en la exhibición de libros, documentos o
piezas de otro género relacionados con la dilucidación de cuestiones
objeto de contabilización, y en la emisión.

Artículo 8. Valor de Documentos Públicos. Los documentos que


expidan los Contadores Públicos Autorizados y las Firmas de Contadores
en el ramo de su competencia, tienen un valor de documentos públicos.

Artículo 9. Prohibición para Ejercer las Funciones. Los


Contadores Públicos Autorizados y las Firmas Auditoras no pueden ejercer
sus funciones en los casos que interesen a las personas físicas o morales a
quienes presten sus servicios profesionales.
ANÁLISIS DE LA LEY Y CLASIFICACIÓN DE NORMAS DE AUDITORIA

Las normas de auditoria de estados financieros se clasifican en


normas personales, normas de ejecución del trabajo y normas de
información.
Normas personales.
Las normas personales se refieren a las cualidades que el auditor
debe tener para poder asumir, dentro de las exigencias que
el carácter profesional de la auditoria impone, un trabajo de este tipo.
Entrenamiento técnico y capacidad profesional.
El trabajo de auditoria, cuya finalidad es la de rendir una opinión
profesional independiente, debe ser desempeñado por personas que,
teniendo titulo profesional legalmente expedido y reconocido,
tengan entrenamiento técnico adecuado y capacidad profesional como
auditores.
Cuidado y diligencia profesionales.
El auditor esta obligado a ejercitar cuidado y diligencia razonables en
la realización de su examen y en la preparación de su dictamen o informe.
Independencia.
El auditor esta obligado a mantener
una actitud de independencia mental en todos los asuntos relativos a su
trabajo profesional.
Normas de ejecución del trabajo.
Al tratar de las normas personales, se señalo que el auditor esta
obligado a ejecutar su trabajo con cuidado y diligencia. Aun cuando es difícil
definir lo que en cada tarea puede representar un cuidado y diligencia
adecuados, existen ciertos elementos que, por su importancia, deben ser
cumplidos.
Planeación y supervisión.
El trabajo de auditoria deber ser planeado adecuadamente y, si se
usan ayudantes, estos deben ser supervisados en forma apropiada.
Estudio y evaluación del control interno.
El auditor debe efectuar un estudio y evaluación adecuados
del control interno existente, que le sirvan de base para determinar el grado
de confianza que va depositar en el; asimismo, que le permita determinar
la naturaleza, extensión y oportunidad que va dar procedimientos de
auditoria.
Obtención de evidencia suficiente y competente.
Mediante sus procedimientos de auditoria, el auditor debe obtener
evidencia comprobatoria suficiente y competente en el grado que requiera
suministrar una base objetiva para su opinión.
Normas de información.
El resultado final del trabajo del auditor es su dictamen o informe.
Mediante el, pone en conocimiento de las personas interesadas los
resultados de su trabajo y la opinión que se ha formado a traves de su
examen. El dictamen o informe del auditor es en lo que va a reposar la
confianza de los interesados en los estados financieros para prestarles fe a
las declaraciones que en ellos aparecen sobre la situación financiera y los
resultados de operaciones de la empresa.

Bases de opinión sobre estados financieros.


El auditor, al opinar sobre estados financieros, debe observar que:
a. Fueron preparados de acuerdo con principios de contabilidad;
b. Dichos principios fueron aplicados sobre bases consistentes; y
c. La información presentada en los mismos y en las notas relativas, es
adecuada y suficiente para su razonable interpretación.

LAS AFIRMACIONES DE AUDITORIA PROCEDIMIENTO.

La relación directa entre afirmación y procedimiento ayuda a


determinar si los procedimientos seleccionados son suficientes y
necesarios. Por tanto uno de los factores importantes consiste en
concentrar los esfuerzos en las áreas de mayor riesgo y en particular, en lo
que se denominan Afirmaciones. Las afirmaciones son declaraciones de la
máxima autoridad de la entidad sobre la información que se incluyen en los
componentes de los estados financieros, que pueden ser explicitas o
implícitas. Las afirmaciones son el eje central en la labor de auditoría, hay
muchas afirmaciones subyacentes en un juego de estados financieros. La
definición de estas afirmaciones sirve para determinar, sobre la base de la
evaluación preliminar de riesgos inherente y de control, que grupo se ve
más afectado por la presencia de determinado nivel de riesgo.

Por ello en auditoria para una mejor comprensión, es necesario


conocer la clasificación de las afirmaciones:

Existencia u ocurrencia. Esta afirmación se refiere a la verificación


de si los activos o pasivos de la entidad existen a una fecha determinada y
si las operaciones registradas han ocurrido durante el periodo dado.

Integridad. Se refieren a si todas las transacciones u operaciones y


cuentas que deben presentarse en estados financiero, en la ejecución
presupuestaria o documentos de una operación determinada, han sido
incluidos.

Propiedad o exigibilidad. Se refiere a si todos los activos


representan derechos reales de la entidad y los pasivos obligaciones de una
fecha determinada.

Valuación. Si las transacciones del activo, pasivo, ingresos y gastos,


han sido registradas o incluidas en los estados de ejecución presupuestaria
de gastos u otros, en los importes correctos o valores apropiados.

Presentación y revelación. Si las pérdidas incluidas en los estados


de ejecución presupuestaria de gastos y otros están adecuadamente
clasificadas, descritas y expuestas de conformidad con la normatividad
establecida.

Exactitud. Si todas las transacciones han sido registradas


correctamente por los importes correspondientes al ingreso o gastos y en el
respectivo periodo.