Está en la página 1de 3

HISTORIA DEL MUNDO CONTEMPORANEO

Integrantes: LUIS CARLOS BENÍTEZ – PEDRO FELIPE FERNANDEZ

En CONGRESO, 4 de julio de 1776.


LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA DE LOS TRECE ESTADOS UNIDOS
DE AMÉRICA.

En la búsqueda del respeto por nuestra condición humana y el cumplimiento


de la libertad que dictan los ideales de nuestro sentir colectivo, es necesario abolir
las relaciones políticas con otros pueblos que por años han menoscabado la
soberanía de las naciones. En virtud de nuestra emancipación diplomática
declaramos las razones que afirman con vigor la independencia de nuestro territorio.
Contemplamos a la igualdad de los hombres como pilar fundamental de nuestro
juicio, la cual está conformada por los derechos a la vida, a la libertad y la búsqueda
de la prosperidad de nuestra patria. Garantizaremos de manera solemne estos
derechos entre los hombres de la nación, haciendo frente ante cualquier institución
gubernamental cuyos actos acarreen el quebrantamiento de estos. Como pueblo
alzamos nuestra voz y elevamos con fervor el derecho a establecer una nueva forma
de dirección estatal que defienda sublimemente las convicciones y la felicidad del
pueblo; a través de una organización del poder justa, equitativa y que procure como
deseo vehemente la satisfacción de los amparados por la jurisdicción estatal.

Tomamos como derecho sublime y deber franco la decisión de abolir las


formas de gobierno que someten al pueblo a sus intereses egoístas, atropellos
inhumanos y expoliaciones, para derrocar la improcedencia de las administraciones
y disponer de caminos de libertad que permitan conseguir la seguridad de nuestros
pueblos a través de un designio ecuánime del futuro de la nación.

Hemos encontrado su usurpación como denigrante para el futuro político de


las colonias y su seguridad, debido a la interferencia opresiva en nuestras
administraciones y la obstrucción de cualquier sentido de autonomía. La anulación
de las legislaciones divulgadas por las colonias de Carolina del Sur y Virginia,
sumado a la imposición perniciosa de sus pretensiones sobre las cortes de justicia
y la intervención arbitraria sobre las propiedades privadas, han promulgado la
inconformidad irreparable de nuestros estados y en consecuencia, hacemos
valedero la jurisprudencia Divina de nuestra felicidad para sobreponer los derechos
de nuestros hombres sobre la injustica británica.

Por tanto, les notificamos al pueblo británico la consecuencia de su dirección


injustificable, de la cual reclamamos durante mucho tiempo sin obtener una
respuesta complaciente. Hoy las injusticias que entorpecían nuestra
correspondencia gubernamental han servido de motivo para trascender a la
autonomía del territorio de las trece colonias. Si bien los consideramos como
hermanos, su intransigencia ha roto paulatinamente con los lazos consanguíneos
que mantuvieron la armonización unilateral de nuestros pueblos. A la corona
británica, le recordamos la causalidad de nuestra descentralización:

- No ha permitido ni aceptado la creación de leyes de las más necesarias para


el beneficio de toda la población.
- Para eliminar la creación arbitraria de leyes inglesas por parte de un sistema
usurpador en una provincia vecina, estableciendo allí un gobierno que
permita extender su absolutismo hasta nuestras colonias.
- Ha impedido abrir camino a nuestro comercio en todas las partes del mundo.
- Ha aplicado impuestos sin el consentimiento de las administraciones
estatales.
- Ha suspendido nuestras legislaturas y se ha declarado como único poder
para ejercer normas y juicios ante cualquier caso.

Así, declaramos que las trece colonias unidas son Estados soberanos e
independientes, que todo yugo político establecido por el vínculo político entre estas
y Estado de la Gran Bretaña queda completamente erradicado. Las colonias unidas
son libres de toda lealtad a la corona de Gran Bretaña y como estado emancipado
tiene la potestad propia para establecer alianzas gubernamentales, consolidar de
manera autónoma el comercio y llevar a cabo todos los actos que conlleva ser un
estado libre de derecho, con la protección del Creador del universo.