Está en la página 1de 3

Competitividad y Estrategia.

Jeniffer Chan Canto.

Capítulo 10: Análisis estratégico.

Las alianzas estratégicas, son asociaciones entre varias empresas competidoras o


potencialmente competidoras, que prefieren llevar a cabo un proyecto o una actividad
específica mediante la coordinación de las capacidades, los medios y los recursos
necesarios en lugar de fusionarse entre ellas.

Ambigüedad: Rivalidad/cooperación.

Las alianzas estratégicas se definen ante todo por la naturaleza de la relación que se
establece entre las empresas aliadas. Están intrínsecamente marcadas por la
ambigüedad de esta relación que combina rivalidad y cooperación. Las alianzas
estratégicas son portadoras de objetivos anunciados, compartidos por el conjunto de los
asociados, y pueden, pues, aparecer como estrategias relacionadas; pero como, a pesar
de la alianza, estos socios siguen siendo entidades autónomas, las alianzas estratégicas
son también el instrumento o el lugar de realización de objetivos particulares,
potencialmente conflictivos.

Ventajas y características de las alianzas estratégicas.

Si cada vez más empresas adoptan estas formas organizativas que plantean problemas
de gestión tan complejos, es porque las alianzas presentan ventajas originales que
incitan, en algunos casos, a que las empresas las prefieran a las formas más clásicas de
organización industrial (fusiones, adquisiciones, crecimiento interno). A nuestro entender,
las ventajas en cuestión son dos: la conservación de la autonomía y la reversibilidad. Las
empresas que emprenden estrategias de alianza lo hacen para alcanzar objetivos
determinados y porque consideran que estas estrategias se adaptan mejor a la realización
de sus objetivos que otras maniobras estratégicas.

Tres grandes tipos de alianzas estratégicas.

Las investigaciones recientes demuestran que “las alianzas estratégicas surgen de tres
grandes tipos con caracteres opuestos, para los que es conveniente desarrollar
soluciones específicas”.

 Las alianzas complementarias, en primer lugar, unen empresas cuyas


capacidades y contribuciones son de naturaleza diferente. Una de las empresas
Competitividad y Estrategia.
Jeniffer Chan Canto.

ha desarrollado un producto cuya comercialización se efectúa mediante la red de


la otra; el producto en cuestión es cedido por un aliado a otro.
 Las alianzas de integración conjunta un en empresas que se asocian para
realizar economías de escala sobre un componente o una fase aislados del
proceso de producción. Estos elementos comunes se incorporan a productos que
siguen siendo específicos de cada empresa y que compiten en el mercado.
 Las alianzas de adición, asocian empresas que desarrollan, producen y
comercializan un producto común. Contrariamente a las alianzas
complementarias, las capacidades y contribuciones de las empresas son de
naturaleza similar y el objetivo perseguido es un objetivo de tamaño. Se pone en el
mercado un único y mismo producto, común a todos los aliados.

Distinguir estos tres tipos de alianzas es esencial, ya que cada uno corresponde a
objetivos distintos y genera efectos muy diferentes en la rivalidad entre aliados.

Dinámica y gestión de diversos tipos de alianzas.

La tipología de las alianzas que acabamos de comentar no sólo se ciñe a la descripción.


Su interés reside en su poder explicativo de la dinámica y la gestión de las alianzas.

Estructura de las alianzas.

En las alianzas de integración conjunta, la búsqueda de un incremento de eficiencia


relacionado con el tamaño se traduce la mayor parte del tiempo en la puesta en marcha y
la gestión común de una unidad de producción en join venture, dedicada a la fabricación
del componente correspondiente.

Gestión y evolución de las alianzas.

La gestión y la dinámica de cada uno de los tres tipos ele alianzas son muy contrastadas.
Las alianzas de integración conjunta se enfrentan a menudo con un problema de
pérdida de eficacia y ven como progresivamente su producto se adapta menos a las
necesidades de sus clientes-socios y queda obsoleto frente a las evoluciones
tecnológicas del mercado.

Conclusiones.

En definitiva, parece que las trampas y los problemas de la gestión de las alianzas
dependen ante todo del tipo de alianza escogida en un principio.
Competitividad y Estrategia.
Jeniffer Chan Canto.

Con frecuencia, en las alianzas de adición, la eficacia del conjunto se opone al


mantenimiento de la autonomía estratégica de cada aliado. Para conservar esta
autonomía, cada empresa debe intervenir con su participación en diversas alianzas
simultáneamente y administrar una «cartera de alianzas» diversificada y coherente. En las
alianzas de integración conjunta, la estructura utilizada provoca una inercia que
progresivamente anula la eficacia de la asociación. El éxito de la alianza a largo plazo
está condicionado a la puesta en práctica de un sistema de gestión estratégica capaz de
dirigir su evolución frente a cambios en el entorno.

Bibliografía.

Strategor, (1995). Estrategia, estructura, decisión, identidad. Política general de empresa,


2ª. Ed., Barcelona, Ed. Biblioempresa.