Está en la página 1de 5

CLAMIDIA

DEFINICIÓN

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual común. Es causada por la


bacteria Chlamydia trachomatis. Las mujeres pueden contraer clamidia en el
cuello del útero, el recto o la garganta. Los hombres pueden contraer clamidia
en la uretra (el interior del pene), el recto o la garganta.

FISIOPATOLOGÍA

La clamidiasis es una infección de transmisión sexual de origen bacteriano dada


su modalidad de transmisión, que es una de las más extendidas en los países
industrializados, conjuntamente con la infección por herpes y la infección por
virus del papiloma humano (VPH).1 Es causada por la colonización, al nivel de
los órganos genitales de varones y mujeres, de la bacteria intracelular gram-
negativa Chlamydia trachomatis (la misma que es también causante del cuadro
clínico denominado tracoma). Su importancia radica en la magnitud de la
diseminación de esta enfermedad, las características peculiares de su
presentación clínica y las complicaciones que pueden surgir a causa de una falta
de diagnóstico o tratamiento o de ambos. De allí que se requiere de exámenes
de laboratorio especiales para realizar el correspondiente diagnóstico de la
enfermedad.

EPIDEMIOLOGÍA

La importancia epidemiológica de la infección por Chlamydia trachomatis radica


en las características clínicas que muestra, haciendo necesario el tamizaje de
las poblaciones que son consideradas de riesgo, como jóvenes de ambos sexos
con conductas sexuales promiscuas (se ha establecido que la enfermedad
estaría presente en adolescentes y jóvenes menores de 25 años).
La prevalencia de la infección alcanza al 3-5 % de hombres jóvenes que acuden
a las escuelas secundarias peri-urbanas, los miembros de fuerzas armadas
alcanzan un nivel de prevalencia de 10 %. 15 a 20 % en varones que acuden a
clínicas especializadas en ETS.4

Cuando las estadísticas son aplicadas a mujeres se tiene que casi un 5 % de


jóvenes asintomáticas de colegios secundarios se hallan infectadas. Más del
10 % de mujeres que asisten a centros de planificación familiar, también se
hallan infectadas, así como más del 20 % de mujeres asistiendo a clínicas de
atención de ETS.

Los programas de diagnóstico desarrollados en algunas ciudades y condados de


los Estados Unidos han logrado disminuir las cifras de prevalencia hasta en un
30 %; sin embargo, aún se requiere tamizajes más extensos dada la condición
de asintomático que se puede presentar en las poblaciones motivo de estudio. 1

En los países en desarrollo no se dispone de estudios continuos que permitan


determinar el grado de infección en la población. Sin embargo, de los pocos
estudios realizados se ha determinado que los grupos raciales afroamericano e
hispano tendrían mayor riesgo. De igual manera la infección se halla fuertemente
asociada a un bajo nivel socio-económico y a un bajo nivel educativo.1

La clamidiasis es una infección que frecuentemente no va sola, se acompaña de


otras enfermedades como gonorrea, infección por herpes genital, infección
por mycoplasma, etc. Se ha determinado también que la existencia de un cuadro
de uretritis/cervicitis condiciona un riesgo tres veces mayor de adquirir infección
por VIH, al promover un proceso inflamatorio que permite la migración de células
blanco, en este caso macrófagos que son los huéspedes naturales para la
adquisición del virus VIH, así como la presencia de lesiones sangrantes, sobre
todo en el cérvix femenino. Con respecto a esta última condición, las lesiones en
el cuello uterino permiten procesos de cambio celular (displasia) que permitirían
mayor daño ocasionado por el virus del papiloma humano (VPH), que se le ha
identificado como responsable del cáncer de cuello uterino

SÍNTOMAS

En general, la clamidia no presenta síntomas, por lo que puede no darse cuenta


que la tiene. Las personas con clamidia sin síntomas pueden infectar a otros. Si
usted tiene síntomas, éstos pueden aparecer varias semanas después de tener
relaciones sexuales con una pareja infectada.

Los síntomas en las mujeres incluyen:

 Flujo vaginal anormal, que puede tener un fuerte olor

 Sensación de ardor al orinar


 Dolor durante las relaciones sexuales

Si la infección se propaga, es posible presentar dolor abdominal bajo, dolor


durante las relaciones sexuales, náuseas o fiebre.

Los síntomas en los hombres incluyen:

 Secreción del pene

 Sensación de ardor al orinar

 Ardor o picazón alrededor de la abertura del pene

 Dolor e inflamación en uno o ambos testículos, aunque esto es menos


común

Si la clamidia infecta el recto puede causar dolor rectal, secreción y/o sangrado
tanto en hombres como en mujeres.

CAUSAS

Es la bacteria que con mayor frecuencia produce infecciones de transmisión


sexual. Como la mayoría de las personas que tienen esta bacteria en su tracto
genital ésta no produce síntomas, se convierten en reservorio de la bacteria,
infectando a aquellas personas con las que tengan relaciones sexuales no
protegidas.

En los bebés que nacen de mujeres con infección por clamidia puede haber
conjuntivitis y neumonía. Además, algunos serotipos esta bacteria producen el
tracoma, una infección ocular grave que puede producir ceguera.

Esta bacteria es una pequeña bacteria de tipo gram-negativo que necesita vivir
dentro de las células de las personas. Se transmite por vía sexual, con un
período de incubación desde el contacto sexual hasta que se produce la
infección de 1 a 3 semanas. La transmisión de hombre a mujer es igual de
probable que de mujer a hombre en las relaciones con penetración vaginal o
anal. También se transmite por el sexo oral, y en las relaciones entre hombres
en la penetración anal por su presencia en el tejido del recto. También se pueden
producir conjuntivitis (no relacionada con el tracoma) sobre todo con el sexo oral
desprotegido.
Se estima que en el mundo hay unos 100 millones de casos de clamidiasis al
año, con unas cifras en aumento progresivo. Es frecuente que se asocien a otras
enfermedades de transmisión sexual como infección por Mycoplasma, gonorrea
y tricomoniasis, además de herpes, papilomavirus humano o sífilis. Además, su
presencia aumenta por tres el riesgo de infección por el VIH.

CONSECUENCIAS

 Provoca que existan mayores probabilidades de sufrir una infección en el


líquido amniótico y también en la bolsa donde ese encuentra el bebé.

 También es relevante establecer que se incrementan las posibilidades de


que pueda producirse un aborto.

 Muy importante es saber que si la clamidia no se trata aumentan los


riesgos de que la embarazada pueda contraer otras enfermedades de
transmisión sexual e incluso el VIH.

 Se puede producir una rotura temprana de lo que son las membranas.

 Aumentan de forma considerable las posibilidades de que pueda tener


lugar un parto prematuro.

 Ni que decir tiene que también es una manera de incrementar los riesgos
de que la mujer sufra una infección uterina después de dar a luz.

PREVENCIÓN

La manera más segura de evitar el contagio de enfermedades de transmisión


sexual es absteniéndose del contacto sexual o tener una relación duradera,
mutuamente monógama, con una pareja a quien se le han hecho las pruebas y
se sabe que no está infectada.

Usted puede ayudar a prevenir la propagación de la clamidia:

 Usando un condón cada vez que tenga sexo vaginal o anal

 Usando condón para cubrir el pene durante el sexo oral

 No compartiendo juguetes sexuales


Se recomienda que todas las mujeres sexualmente activas de 25 años de edad
y menos se realicen una prueba anual de detección de la clamidia.

También se recomienda que las mujeres de mayor edad que están expuestas al
riesgo de contraer clamidia (por ejemplo, si tienen una nueva pareja sexual o
múltiples parejas sexuales) se realicen una prueba de detección anual.

Todas las mujeres embarazadas deben hacerse una prueba de detección de la


clamidia.

Todo síntoma genital, como por ejemplo secreción o ardor al orinar, una úlcera
poco usual o una irritación, debe ser razón para dejar de tener relaciones
sexuales y consultar a su médico de inmediato.

Si la persona ha sido tratada contra la clamidia (o contra otra enfermedad de


transmisión sexual), debe informar de esto a todas sus parejas sexuales
recientes para que éstas consulten a su médico y reciban tratamiento.

Esta práctica reduce el riesgo de que las parejas sexuales presenten


complicaciones graves por la clamidia y reduce el riesgo de reinfección.

La persona y todas sus parejas sexuales deben evitar tener relaciones sexuales
hasta que hayan terminado su tratamiento contra la clamidia.

INFECCIÓN POR CLAMIDIA Y EMBARAZO

 En las mujeres embarazadas, las infecciones por clamidia que no reciben


tratamiento pueden propiciar partos prematuros y provocar endometritis
postparto.

 Los bebés que nacen de mujeres infectadas pueden contraer infecciones


por clamidia en los ojos y en el tracto respiratorio.

 La clamidia es una de las causas principales de aparición temprana de


neumonía y conjuntivitis entre los recién nacidos.