Está en la página 1de 869

F idel R ojas V argas

C ódigo P enal
P arte G eneral y E special

C omentarios y J urisprudencia

T omo II
Arts. 57° al 105° (Comentarios)
Arts. 57° al 184° (Jurisprudencia)
F idel R ojas V argas

C ó d ig o P e n a l
P a r t e G e n e r a l y E s p e c ia l

C o m e n t a r io s y J u r is p r u d e n c ia

T omo II
^ Arts. 57° al 105° (Comentarios)
Arts. 57° al 184° (Jurisprudencia)
F idel R ojas V argas

IRAN RZ BUSINESS COMPANY S.A.C.


para su sello editorial RZ Editores
Jr. Manuel Cuadros N° 168 - Lima 39 - Perú
Telf. 428-3318 - Celular: 991-594-400
E-mail: esirz@yahoo.com
Ira. edición - Octubre 2016
Tiraje: 4,000 ejemplares

ISBN: Tomo II: 978-612-47256-3-0


ISBN Obra completa: 978-612-47256-1-6
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional
del Perú N° 2016-08905

Diseño de Carátula: Rolando Bartolo


Diagramación: Luis A. Sierra Cárdenas

Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte dé este libro puede


reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico ni mecánico,
incluyendo fotocopia, grabación magnética o cualquier almacenamiento de
información y sistema de recuperación, sin permiso expreso del editor.

Impreso en Perú 2016 Printed in Perú


Í n d ic e

C apítulo IV
Suspensión de la ejecución de la pena
(C ondena C ondicional)

Comentarios............................................. ............ ......................... 23


Requisitos............................................... ..................... .................... . 27
a) Precisiones: determinación judicial ...... ........ ....... . 29
b) Omisión de señalar el plazo de p ru eb a........................... . 37
c) Modificación de la suspensión de pena condicional:
aumento- pena efectiva.................................... 38
d) Modificación de la suspensión de la pena condicional:
disminución .......... ............................... ......... ........................... 39
e) Plazo de prueba ......................... ...................... ...................... 40
f) Jurisprudencia vinculante....................... ....................... . 41
Reglas de conducta............ ........... .............................. ................... ...... 42
a) Precisiones.............. ........................... ...................... ...... ......... 43
b) Reglas de conducta im puestas.... .......... ............................ 47
Incumplimiento de las reglas de conducta: efectos ........................ 48
Revocación de la suspensión por comisión de nuevo delito doloso. 55
Efectos del cumplimiento del período de prueba: Extinción
de la condena ................................. ................... ................ 56
a) Precisiones................................ .................. ............................. 57
b) Jurisprudencia vinculante: alcances y finalidad
de la suspensión de pena ...................................... . 57

7
------------P arte G eneral y E special: C omentarios y J urisprudencia ------------

C apítulo V
R eserva del fallo condenatorio

Com entarios.... ................................................................................ 62


Requisitos................................................................................................... 64
a) Formulación general................................................................ 65
b) Precisiones.................................................................................. 66
c) Jurisprudencia vinculante: reserva de fallo
condenatorio y pena de inhabilitación............................... 68
Efectos de la Reserva de Fallo Condenatorio.................................. 70
Reglas de conducta.................................................................................. 71
Incumplimiento de las reglas de conducta: e fecto s....................... 73
Revocación del régimen de prueba por comisión de nuevo
delito d o lo so ..................................................................................... 74
Extinción del régimen de pru eb a........................................................ 75

C apítulo VI
E xención de pena

Com entarios........................................................ 76
Exención de pena: Características...................................................... 78

C apítulo VII
R ehabilitación

Com entarios............................................................ 80
Efectos de la Rehabilitación y R estricciones..................................... 83
Reserva y prohibición de comunicación de anotaciones
y registros........................................................................................... 89

T ítulo IV
De las medidas de seguridad

Com entarios..................................................................................... 93
C lases.......................................................................................................... 99
Requisitos de aplicación............. ............................................................. 101
Proporcionalidad....................................................................................... 106
Medida de internación: características............................................... 106
a) Precisiones................................................................................... 107

8
---------------------------------------------Índice------------------------

b) Jurisprudencia vinculante: fundamento,


procedimiento y oportunidad de aplicación
de la medida de seguridad ............... .............. ........ 108
Duración del intemamiento ...................... ................................. . 109
Medida de tratamiento ambulatorio: características.... ................ 112
Internación de im putables...... ...... ........................................ .............. 113

T ítulo V
E xtinción de la acción penal y de la pena

Comentarios ......................... ........ .................................... ............ 117


Formas de extinción de la acción p e n a l................................ ....... 135
a) Muerte del imputado................. ....... ..................................... 136
b) Prescripción.......... ................................. ........................... ...... 136
c) Derecho de gracia....................... ...................................... . 143
d) Cosa juzgada - ne bis in id e m .............................................. 145
e) Cosa decidida fiscal: las investigaciones preliminares
archivadas, alcances y excepciones.................. ................. 151
f) Transacción ..................................................... ......... ................ 152
Efectos de sentencia civil sobre la acción p e n a l.... ................... . 154
Prescripción ordinaria y extraordinaria. Plazos de prescripción
de la acción p e n a l...................... ........... ........................ ............... 155
a) Precisionesjurídico-conceptuales........................... ........... 157
b) Prescripción y principio de favorabilidad ................ ....... 164
c) Prescripción en situaciones de concurso de delitos
(ideal y real)............... ...................................... ........................ 165
d) Prescripción en delitos que establecen penas conjuntas
y alternativas ............................... ............................. .......... . 167
e) Prescripción agravada en delitos funcionales contra
el patrimonio del E stad o .......................... .................... . 168
f) Imprescriptibilidad en delitos contra la humanidad ...... 176
g) Jurisprudencia vinculante............................. ................. ...... 177
Reducción de los plazos de prescripción de la acción p e n a l....... 182
Inicio de la prescripción de la acción penal .................................... 183
Interrupción de la prescripción de la acción penal .......... ............ 185
a) Interrupción ......... ............................... .................................... 186
b) Prescripción ordinaria y extraordinaria............. . 188
Suspensión de la prescripción de la acción penal......................... 189

9
•Parte G eneral y E special: C omentarios y J urisprudencia

Causales de extinción de la p en a........................................................ 198


Com entarios......................................................................... 199
Plazos de prescripción de la p e n a ...................................................... 201
Interrupción de los plazos de prescripción de la p e n a ................. 202
Individualización de la prescripción.................................................. 203
Amnistía e indulto: efectos................................................................... 203
N e bis in id e m ........................................................................................... 207
a) Jurisprudencia vinculante: límites de la cosa juzgada ... 213
Renuncia a la prescripción................................................................. 215

T ítulo VI
De la reparación civil y consecuencias accesorias

C apítulo I
R eparación C ivil

Com entarios..................................................................................... 221


Determinación conjunta de la reparación civ il............................... 226
a) Precisiones.................................................................................. 227
b) Principio del daño causado, bien ju rídico.......................... 236
c) Determinación judicial de la reparación civil: aumento .. 242
d) Determinación judicial de la reparación civil:
disminución................................................................................ 253
e) Reparación civil en moneda extran jera............................. 256
f) Dificultades para determinar el monto de la reparación
civil: daños m o rales................................................................. 257
g) Vía civil y vía p e n a l................................................................. 258
h) Hipótesis particulares de reparación civil: delitos de
peligro, pluriofensivos, de función, sin contenido
patrimonial, sentencias su cesivas........................................ 258
i) Jurisprudencia vinculante....................................................... 261
Alcances de la reparación c iv il............................................................ 263
a) Precisiones. Plazo de p a g o ..................................................... 263
b) Reparación civil: Código Penal y Código C iv il................ 264
c) Reparación: daño emergente, lucro cesante,
daño m o r a l................................................................................. 266
d) Jurisprudencia vinculante: sanción penal, daños
y reparación c iv il.............................................. 268
Restitución del b ie n ................................................................................. 269

10
Índice

Solidaridad de la reparación civil: alcances ..................... .............. 270


a) Naturaleza solidaria de la reparación civ il...................... . 270
b) Limitaciones a la naturaleza solidaria de la reparación
civil ........... ..................... ................................... ........ ................ 274
Transmisión de la reparación civil a los herederos ........... . 276
Nulidad de actos posteriores que afecten el pago de la
reparación c iv il.... ....................................................... ......... ...... . 276
Ejecución de la reparación civil en la remuneración del
condenado: lím ites......................................... .................. 276
Acción civil contra terceros no considerados en la sentencia penal.. 276
Inextinguibilidad relativa de la extinción de la acción civil
derivada de d elito............ .......... ......... .......... .................. ......... . 277
Aplicación supletoria del Código C iv il................... ....................... . 278

C apítulo II
C onsecuencias accesorias

Comentarios .................... ................................... ............................ 281


Decomiso de los bienes provenientes del delito .................. 286
Decomiso facultativo........................... ......... ..................... ............... 290
Privación de beneficios ilegales obtenidos por personas jurídicas ... 290
Medidas de sanción aplicados a personas jurídicas .................. . 291
Criterios de fundamentación para aplicar consecuencias
contra personas ju rídicas................................................ ........ . 296

L ibro S egundo

P arte E special
D elitos

T ítulo I
D elitos contra la vida, el cuerpo y la salud

C apítulo I
H omicidio

Homicidio sim ple................ ........ ................ 305


a) Precisiones - bien jurídico- actos típicos - dolo -
culpabilidad - impropiedad de doble calificación -
alteración de personalidad.... .......... ................. . 305

11
------------ P arte G eneral y E special: C omentarios y J urisprudencia ------------

b)
Tentativa..................................................................................... 313
c)
D o lo ..........:.................................................................................. 314
d)
Homicidio cometido con dolo eventual........... .................. 316
e)
Homicidio cometido con dolo directo................................ 316
f)
Coautoría y com plicidad....................................................... 317
g)
Atipicidad - Causas de exención de responsabilidad penal. 318
h)
Legítima defensa im perfecta................................................. 322
i)
Diferenciación entre homicidio simple-calificado-culposo... 322
j)
Estrangulación, ahorcam iento............................................. 327
k)
Aspectos procesales - indicios-pericias-certificado
de necropsia.................................................. 328
l) Determinación judicial de pena y reparación c iv il......... 338
Parricidio................................................................................................... 339
a) Parricidio: precisiones............................................................. 341
b) Filicidio........................................................................................ 348
c) Uxoricidio - Concubinato...................................................... 349
d) Homicidio calificado en concurso con asesinato............. 350
e) Reparación civil.................................. 352
Homicidio calificado - asesinato.......................................................... 353
a) Precisiones: Autoría-Complicidad....................................... 355
b) Homicidio por ferocidad (motivo fútil), por lucro o por
placer............................................................................................ 359
c) Homicidio para facilitar u ocultar otro delito.
Imposibilidad de doble calificación..................................... 362
d) Homicidio con gran crueldad, alevosía o v en en o ........... 366
e) Homicidio por fuego, explosión motro m ed io .................. 380
f) Determinación judicial de pena y reparación c iv il......... 380
g) Aspectos procesales................................................................. 382
Homicidio calificado por la condición especial de la víctim a...... 385
Feminicidio............................ 386
Sicariato................................................................................... 396
Conspiración y Ofrecimiento para la comisión del delito
de Sicariato........................................................................................ 397
Homicidio por emoción violenta.......................................................... 398
a) Precisiones.................................................................................. 398
b) Emoción violenta y p e n a ........................................................ 403
c) Inexistencia de emoción violen ta......................................... 404

12
----------------------------------------------------Índice----------------------------------------------------

Infanticidio ................................................................................... ........... 407


Homicidio culposo ......................... ................................................. 407
a) Precisiones -la culpa, nexo causal, violación del deber
de cuidado, autopuesta a peligro, comportamientos
imprudentes, conductor ebrio, coautoría, pericias, caución,
reparación civil..................................................................... 409
b) Negligencias m édicas......................... ................................ . 417
c) Negligencias de tránsito...... .................. ...... ................. 423
d) Negligencias laborales................................................... . 426
e) Delimitación entre Homicidio culposo o muerte por
accidente (manejo imprudente de armas de fuego,
caso fortu ito)......................................................................... 427
f) Exposición a peligro por parte de la víctima: resultados
de muerte no imputables objetivam ente........................... 428
g) Análisis judicial de factores predominantes para la muerte
culposa ........................ ...................... ....................................... 434
h) Reparación civil......................... ................... ................... 435
Homicidio por piedad (Eutanasia) ............... ..................................... 435
Instigación o ayuda al suicidio..................... ....................................... 435

C apítulo II
A borto

A utoaborto..................... 437
Aborto consentido................ ................................................................ 438
a) Precisiones .......... ..................................................................... 439
b) Complicidad..................... ....... ................................................ 440
Aborto no consentido.......................................................................... 442
Aborto practicado por profesional sanitario................................. . 447
Abortopreterintencional......................... 448
No punición de aborto por indicación terap éu tica................. . 449
Abortos atenuados por indicación ética y eugenésica .......... 449

C apítulo III
L esiones

Lesiones graves .................... .................................................... . 450

13
■Parte G eneral y E special: C omentarios y J urisprudencia

a) Precisiones de tipicidad - Límites de la imputación,


lesiones deportivas, principio de subsundón, cuidado debido,
disparo en forcejeo, lesión en discusión............................. 453
b) Atipicidad, el dolo en el delito de lesiones graves........... 458
c) Aspectos procesales................................................................. 460
d) Causas de exención de responsabilidad p e n a l................. 462
e) Lesiones recíprocas.................................................................. 465
f) A gravantes............................................................................ 465
g) Lesiones graves seguidas de m u erte.................................... 466
h) Concursos...................i.............................................................. 469
i) Magnitud del daño y Reparación c iv il............................... 470
Formas agravadas. Lesiones graves cuando la víctima es menor
de edad, mayor de 65 años o persona con discapacidad .... 470
Formas agravadas. Lesiones graves por violencia contra la
mujer y su entorno fam iliar.......................................................... 473
Lesiones le v e s............................................................................................ 474
Formas agravadas. Lesiones leves cuando la víctima es un m enor... 478
Formas agravadas. Lesiones leves por violencia fa m ilia r............ 479
Lesiones con resultado fortu ito............................................................ 481
Lesiones culposas..................................................................................... 481
a) Precisiones: Concepto, aspectos de prueba, criterio
de conciencia, factores determinantes y contributivos,
compensación de culpas, reparación c iv il ................. 483
b) Creación y aumento del riesgo: Violación del deber
de cuidado.................................................................................. 491
c) Lesiones culposas seguidas de m uerte................................. 494
Lesiones dolosas al concebido.............................................................. 495

C apítulo IV
E xposición a peligro o abandono
DE PERSONAS EN PELIGRO

Exposición o abandono de personas en peligro de muerte


o grave daño............................................. 496
Omisión de socorro.................................................................................. 503
Omisión de auxilio a persona herida o en p elig ro ......................... 504
Exposición a peligro de personas dependientes.............................. 505
Circunstancias agravantes.................................................................... 506

14
----------------------------------------------------Í ndice----------------------------------------------------

C apítulo V
G enocidio

Actos de genocidio ....................................................... ........ ................. 509

T ítulo II
D elitos contra el honor

C apítulo Ú nico
Injuria , calumnia y difamación

Injuria ................................ .................. ..................... ............................ . 513


a) Precisiones .......... ......................................... ................. ......... . 513
b) Actos típ ico s ........................... .................................. . 515
c) Atipicidad.................................. ...... ....................................... . 516
Calum nia..................................... ............................................................ 517
a) Precisiones ................... ............... ............................. ................. 517
b) Actos típ ico s............................................... .......................... . 518
c) Su jetop asiv o..................................... .................. ................. . 519
d) Atipicidad.... ............................................................................. 520
e) Causal de exención de responsabilidad penal................. 522
f) Aspectos procesales................ ............................. ......... . 523
Difam ación................ ...................................................... ....................... 524
a) El bien jurídico «honor» precisiones, las personas
jurídicas y el derecho al h o n o r.... .................. ..................... 525
b) Derecho al honor y libertad de información: juicio
de ponderación ......... ............................................................ . 532
c) Precisiones: concepto, condiciones de tipicidad, dolo,
consumación responsabilidad de las personas
jurídicas, requisitos de procedibilidad............................... 537
d) Aspectos negativos del delito: Atipicidad, causas
de justificación y otras causales de exención de
responsabilidad ................................ ................................ . 546
e) Difamación calumniosa ........... . 553
f) Difamación injuriante .......................................................... . 554

15
■Parte G eneral y E special: C omentarios y J urisprudencia

g) Difamación agravada: delito de difamación por medio


de la prensa y libertad de expresión................................... 555
h) Aspectos procesales................................................................. 559
i) Inexistencia de delito por medio de la p re n sa .................. 564
j) Responsabilidad de los Directores de los medios
de expresión................................................................................ 567
. k) Funcionarios públicos: derecho a ser criticados........... . 568
l) Determinación de p e n a .................................. 570
m) Jurisprudencia vinculante: derecho al honor y a las
libertades de información, opinión, expresión y
difusión del pensam iento....................................................... 571
Casos de atipicid ad ................................................................................. 575
Casos de procedencia de la exceptio veritatis................................. 577
Inadmisibilidad de la excepción de verdad...................................... 579
Difamación o injurias encubiertas o equívocas:
consecuencias................................................................................... 580
Injurias recíprocas: consecuencias...................................................... 581
Ejercicio privado de la acción p e n a l................................................... 581

T ítulo III
D elitos contra la familia

C apítulo I
M atrimonios ilegales

Bigam ia....................................................................................................... 585


Matrimonio con persona c a s a d a ......................................................... 586
Matrimonio Ilegal celebrado dolosamente por funcionario
público......................... 586
Punibilidad del funcionario que celebra matrimonio
sin las formalidades de L e y .......................................................... 586

C apítulo II
D elitos contra el E stado C ivil

Supresión y alteración del estado c iv il............................................... 587


Fingimiento de em barazo...................................................................... 588
Alteración o supresión del estado civil de un m e n o r .................... 588
Móvil de honor en la comisión del delito: efecto s........................... 590

16
---------------------------------------------------- Índice---------------------------------------------------- -

C apítulo III
A tentados contra la patria potestad

Sustracción del m enor............... .................... ........ ........ ................. 591


Inducción a la fuga de m enores................................................... ...... 593
Instigación o participación en pandillaje pernicioso ..................... 594

C apítulo IV
O misión de asistencia familiar

Omisión del cumplimiento de la prestación de alim entos..... . 596


a) Precisiones: bien jurídico-consum ación................. .......... 596
b) Actos típ ico s.................................................................. ........... 601
c) Ausencia de dolo, atipicidad, causas de justificación .... 603
d) Aspectos procesales-requisitos de procedibilidad.... . 604
e) Simulación de obligación alimenticia 606
f) Determinación de p e n a .... ...................... .......... ......... ........ 606
g) Prescripción............................................................................. . 607
Abandono de mujer em barazada...... ................ ........ ........ ............. 608
a) Situación crítica: concepto .................... . 608
b) Actos típ ico s.... ........................................... ............................ 609
c) Atipicidad................ ..................... ..................................... . 609

T ítulo IV
D elitos contra la libertad

C apítulo I
V iolación de la libertad personal

Coacción .................................. ........ ........... .............................. ........ 615


a) Precisiones sobre violencia y am enaza ............... ........ . 615
b) Actos típ ico s........................................................... .................. 616
c) Atipicidad....................................................... .......... . 618
d) Causas de exención de responsabilidad p e n a l...... ........ . 623
e) Coacción y Secuestro: delimitación ..................... ........ . 624
Secuestro.................................................. .......... ...... .......................... . 625
a) Precisiones, actos típicos ................. . 630
b) Atipicidad.................... .................... . 638

17
------------ P arte G eneral y E special: C omentarios y Jurisprudencia------------

c) Rondas campesinas y secuestro........................................... 642


d) Secuestro agravado.................................................................. 645
e) Concurso de delitos, concurso ap arente............................ 648
f) Secuestro y derecho consuetudinario................................. 652
Trata de personas Trata de person as..........................................: 654
Formas agravadas de la trata de person as....................................... 659

C apítulo II
V iolación de la intimidad

Violación de la intimidad personal o fam iliar................................. 661


Tráfico ilegal de datos personales....................................................... 665
Violación de la intimidad agravada por la calidad del agente ... 665
Revelación de aspectos de la intimidad personal o fam iliar........ 666
Organización y empleo abusivo de archivos.................................... 666
Ejercicio privado de la acción p en al................................................... 666

C apítulo III
V iolación de domicilio

Violación de domicilio: características típ icas.................................. 668


a) Precisiones, bien jurídico............................................... 668
b) Actos típ ico s............................................................................... 670
c) Violación de domicilio y coacción: delimitación típica .. 671
d) Atipicidad................................................................................... 672
Allanamiento ilegal de m orada............................................................ 676

C apítulo IV
V iolación del secreto de las comunicaciones

Violación de correspondencia.............................................................. 678


Interferencia o escucha telefón ica...................................................... 680
Posesión o comercialización de equipos destinado a la
interceptación telefónica o sim ilar.............................................. 681
Interferencia de comunicaciones electrónicas, de mensajería
instantánea y sim ilares................................................................... 681
Supresión y extravío de correspondencia......................................... 686
Publicación indebida de correspondencia reservada..........<.......... 686

18
----------------------------------------------------Índice----------------------------------------------------

C apítulo V
V iolación del secreto profesional

Revelación de información sujeta a secreto profesional ............... 687

C apítulo VI
V iolación de la libertad de reunión

Impedimento o perturbación de reunión pública....................... . 689


Abuso cometido por funcionario público contra el derecho
a reunión................ ................................. ...... ................... ......... . 690

C apítulo VII
V iolación de la libertad de trabajo

Atentados a los derechos laborales...................... ........................ . 691


a) Precisiones, Actos típ ico s............... ..................................... . 692
b) Aspectos procesales.... ........................................................... 695
c) Cuestión p rev ia............................................................ . 696
d) Atipicidad............................................................. .................... 697
Atentado contra las condiciones de seguridad e higiene
industriales ................. ....... ................. ........ ........................ .......... 699

C apítulo VIII
V iolación de la libertad de expresión

Atentados contra la circulación y difusión de medios de


com unicación.......................................................................... 701

C apítulo IX
V iolación de la libertad sexual

Violación sexual....................... ..................... ...................... .................. 703


a) Bien jurídico y auto exposición a p elig ro ......................... 706
b) Precisiones, violencia, amenaza, sexo oral,
la perspectiva de género, consumación ..... ........... . 711
c) Tentativa................. ........ ................................... .................... . 719
d) Determinación de la ed ad ................ ................................... . 721

19
------------ P arte G eneral y E special: C omentarios y Jurisprudencia ------------

e) Autoría y participación.................. 722


f) Atipicidad-................................................................................... 723
g) Causas de exención de responsabilidad p e n a l................. 725
h) Concurso de d elitos................................................................. 726
i) Determinación de p e n a ........................................................... 726
j) Reparación civil - Consecuencias económ icas.................. 729
k) A gravantes................................................................................. 732
l) Aspectos procesales................................................................. 732
m) Jurisprudencia vinculante...................................................... 748
Violación de persona en estado de inconsciencia o en la
imposibilidad de resistir................................................................ 751
Violación de persona en incapacidad de resistencia..................... 753
a) Precisiones................................................................................. 754
b) Error de tip o ............................................................................... 757
Violación sexual de menor de e d a d ................................................... 759
a) Precisiones: bien jurídico, tentativa, consumación,
autoría y participación, valoración de embriaguez
del sujeto activo, actitud procesal de la v íctim a.............. 763
b) Delito continuado de violación se x u a l................ 776
c) Importancia de determinar la edad de la agraviada...... 777
d) Error de tipo, error de prohibición, error cultural condicionado. 781
e) Acto análogo al se x u a l............................................................ 788
f) El consentimiento de la menor de e d a d ............................. 788
g) Himen complaciente, rupturas incompletas de
membrana him enal................................................................... 790
h) Determinación de pena, pena accesoria: Inhabilitación 793
i) Matrimonio subsecuente......................................................... 796
j) A tipicidad................................................................................... 797
k) Aspectos procesales: ADN - declaraciones no uniformes-
sindicaciones-valoración de indicios-retractaciones-
pericias-duda razonable ......................................................... 798
l) Agravantes: Violación sexual realizada por el padre
o padrastro, docentes y o tr o s ................................................ 809
m) Reparación civil, Determinación de pena y artículo 22
del Código p e n a l....................................................................... 817
n) Jurisprudencia vinculante..................................................... 820
Violación sexual de menor de edad seguida de muerte
o lesión grave.................................................................................... 824

20
----------------------------------------------------Índice----------------------------------------------------

Violación de persona bajo autoridad o vigilancia 827


Seducción ................................ ................. ................... ................... . 828
a) Precisiones-engaño ........ ......................................... . 828
b) Actos típ ico s..................................... ......................... 830
c) Atipicidad....................... ..................................... ............. 831
d) Jurisprudencia vinculante.................................................... . 834
Actos contra el p u d o r................. ...................... ........... ................ 834
Actos contra el pudor en m enores......................... .................. ......... 838
a) Precisiones .............................................. .................................. 839
b) Actos típicos ........................... ...................................... 842
c) Atipicidad.... ........................................................................... . 845
d) A gravantes........................... ................... ............................. . 846
Formas agravadas ........ .................................... ..................................... 847
Responsabilidad civil especial.................................................. ......... . 849
Tratamiento terapéutico para los autores de delitos sexuales..... 850

C apítulo X
P roxenetismo

Favorecimiento a la prostitución ................... .................................... 853


Usuario-cliente.... ............... ................................... .............................. . 856
Ruñanism o....................................... 857
Proxenetismo................................. 858
Explotación comercial infantil y adolescente en ámbito
del turism o................................................................. ...... ......... . 859
Formas agravad as............................................................. ............... 860
Trata de p erson as........................................ ........ .................. ............... 861
Publicación en los medios de comunicación sobre delitos
de libertad sexual a menores ................ ......... .................. .......... 861

C apítulo XI
O fensas al pudor público

Exhibiciones y publicaciones obscenas........................... ...... . 862


Pornografía in fan til....................... 866
Proposiciones sexuales a niños, niñas y adolescentes ............. 869

21
------------ P arte G eneral y E special: C omentarios y J urisprudencia------------

C apítulo XII
D isposición común

Penalidad de los cómplices parientes o terceros............................. 870

22
C a p ít u l o IV
S u s p e n s ió n d e l a e j e c u c ió n d e l a p e n a

(C ondena C o n d ic io n a l )

COMENTARIOS
LAS ALTERNATIVAS A LA PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD
La suspensión de la ejecución de la pena, llamada condena
condicional en el Código de 1924, es la medida alternativa
mayormente utilizada por los jueces frente a la pena de
privación de libertad efectiva, la misma que supone que el
condenado cumple fuera del penal, sin desarraigo de su
contexto social, la pena impuesta por el juez, sujeta a un
conjunto de reglas (pautadas y abiertas) -que ciertamente
restringen su libertad y le someten a una serie de deberes- en
un determinado período de tiempo (plazo de prueba de 1 a 3
años) fijado en la sentencia.
Si bien la denominación del capítulo alude a la pena en
general, la suspensión no abarca a penas distintas a la
privativa de libertad, a diferencia de lo que regulan otros
Códigos penales. De otro lado, nuestra legislación no ha
previsto la necesidad de audiencia para an a liza r los
fundamentos y pertinencia de ésta y las demás medidas
alternativas a la pena privativa de libertad.
La naturaleza jurídica de la suspensión de la ejecución de
pena da cuenta de una alternativa a la pena privativa de
libertad y una opción de política penal, firmemente consolidada
en el espectro de las legislaciones penales occidentales.
Alternativa que restringe, igualmente, derechos del sujeto

23
Artículo 57° •Fidel R ojas V argas

culpable pero le permite a éste conservar su libertad de


locomoción bajo una estricta observancia de reglas fijadas por
el juez penal. Supone un momento posterior a la elección de la
pena concreta, en la que el Juez decide el modo de ejecución
de la pena ya individualizada, optando por preservar el efecto
resocializador de la pena fuera de la prisión, en atención a un
conjunto de indicadores -regulados en el tipo penal general-, en
una suerte de segunda oportunidad al sujeto primerizo a quien
el internamiento en el penal le traerá -tal es la idea, que entre
otras, sustenta el pronóstico de buen comportamiento- perjuicios
indeseables, especialmente de mayor acercamiento a prácticas
desocializadoras que el penal introyecta en los internos. Esta
renuncia que el Estado realiza, por decisión del juez, constituye
un valor positivo que la norma enfatiza y somete a estándares
de aseguramiento durante el plazo de prueba a cargo del
beneficiado, bajo sanción de revocación.
La suspensión en referencia es un modo de ejecución de
pena. La pena se ejecuta, pero excepcionalmente, fuera del
penal y con matices singulares, por lo mismo la suspensión
tiene funciones de prevención resocializadora. Que esta
función pase desapercibida incluso para los operadores del
sistema penal, no le quita parte de su naturaleza jurídica.
Por lo tanto afirmar que no hay ejecución de pena sino solo
suspensión de la misma es confundir entre lo sustantivo y lo
formal oponiéndolas desatinada e innecesariamente e implica
una mirada unilateral del sucedáneo bajo estudio.
La falta de control eficaz del cumplimiento de las reglas impuestas
por el juez al favorecido con la suspensión -a que alude H urtado
Pozo («Suspensión de la ejecución de pena y reserva de fallo»,
en Anuario de Derecho penal, 97-98, ob. cit., p. 254)-
efectivamente enfatiza uno de los mínimos siempre incumplidos
en el país, lo cual puede implicar la poca seriedad por parte del
Estado en monitorear el proceso de resocialización como
igualmente el escaso compromiso de asumir, el condenado, con
responsabilidad su reeducación y rehabilitación en libertad.
La suspensión de la ejecución de condena fue legislada a
nivel de norma penal por la Ley belga del 31 de marzo de

24
D e las penas Artículo 57°

1888 y la Ley francesa del 21 de marzo de 1891. Leyes


paradigmáticas que serían seguidas en toda Europa y en
Latinoamérica en el siglo XX.
El primer requisito para que el Juez pueda hacer uso de esta
medida alternativa reside en el hecho que la pena concreta a
imponer no supere los cuatro años de privación de libertad.
Como resulta obvio no se trata que la pena conminada sea 4
años, sino que la pena individualizada por el juez no supere los
cuatro años; indicación normativa que abre la aplicación de esta
medida alternativa a delitos diversos que incluso pueden superar
ampliamente los cuatro años de pena legal (piénsese, por
ejemplo en los casos de reductores de pena por debajo del
mínimo legal con presencia de confesión sincera).
La referencia límite a los cuatro años nos lleva de lleno al tema
de la utilidad y conveniencia político penal de las penas de
poca duración. Las penas cortas siempre han sido objeto de
crítica por sus efectos negativos, vistos desde (i) la situación
concreta del sistema penitenciario y de los penales, esto es,
que terminan descargando sobre el condenado las inequidades
y atrocidades del sistema de ejecución penal (hacinamiento,
condiciones inhumanas de vida, insalubridad, despotismo,
arbitrariedades y abusos seculares), y (¡i) del infractor
primerizo, quien es arrojado a un submundo en el cual se
verá obligado a ritualizarse o a realizar prácticas perniciosas
de sobrevivencia que en nada contribuyen a su reeducación y
rehabilitación. Para evitar tales efectos, el fundamento de la
suspensión de la ejecución de pena, adquiere consistencia y
fuerza: no desocializar a sujetos primerizos que han cometido
delitos de escaso -o mejor aún no elevado- injusto penal y
gravedad. Por cierto que esta variable puede relativizarse en
momentos de incremento peligroso de la delincuencia.
El segundo requisito consiste en la construcción de un
complicado pronóstico de conducta futura no delictiva, a la
que debe llegar el juez tomando en cuenta, y relacionando -
m ediante razonam iento in fe re n cia l- criterios objetivos
(naturaleza y modalidad del hecho punible). Espacio en el
cual el juez evalúa la clase de delito y la gravedad del mismo,

25
Artículo 57° -Fidel R ojas V argas

actitudes procesales del infractor y factores subjetivos,


apreciando el conjunto de la personalidad del agente, esto
es, los indicadores subjetivos y sociales de vida anterior y
actual que caracterizan ai condenado como persona, que lo
individualizan y relacionan frente al bien jurídico lesionado o
puesto en peligro: sentim ie ntos, actitudes, intereses,
respuestas ante los estímulos externos, peligrosidad social,
valores, móviles de actuación, expectativas y permeabilidad
positiva al cambio, que aluden todos a su modo individualizado
de vida y a su interrelación social. La alusión a la personalidad
del agente posibilita extensivamente considerar -comprendida
por ella- también a ia esperanza de vida del infractor, de modo
que resultaría desatinado e inhumano enviar a prisión a
personas ancianas, dado que ello produciría como acota
J e s c h e c k una «catástrofe vital» de imprevisibles consecuencias
(Tratado de derecho penal, ob. cit., p. 960).
Inferencias derivadas de dichos indicadores objetivos,
procesales y de personalidad que le darán al juez sustento
para emitir su pronóstico favorable del comportamiento ulterior
del condenado. No se trata aquí de deducir sino de extraer de
los indicadores, que la norma penal establece, las premisas
que sustenten la motivación del modo de ejecución de pena
concreta aplicada por el juez penal, es decir la decisión de
dictar la medida de suspensión de la ejecución de pena.
Una tercera condición, reside en la calidad de no reincidente
ni habitual en el delito que debe tener el favorecido con la
suspensión de la ejecución de pena.
Los efectos positivos (para el infractor) del cumplimiento del plazo
de prueba, esto es, el respeto de las reglas que le han sido
impuestas, así como la no comisión de nuevo delito doloso,
significarán en la práctica un estado de no pronunciamiento de
condena, tal como lo prevé el artículo 61 del Código penal, lo que
implica en consecuencia la anulación de sus antecedentes
penales. El irrespeto a las reglas requiere de significatividad y
está sometido a un tratamiento gradualizado, es decir, no cualquier
faltamiento a la reglas de conducta -en calidad e incidencia-
supone automáticamente la revocación y el cumplimiento de pena

26
D e las penas --------------------------Artículo 57°

en el penal. La norma contempla una serie de pautas previas


antes de llegar a tomar dicha decisión (artículo 59: amonestación,
prórroga del período de suspensión, revocación; art. 61: que la
infracción no sea persistente y obstinada).
La incorporación de un cuestionable párrafo final al artículo 57,
por acción de la Ley N° 30304 (28/2/2015), ha restringido la
concesión de la suspensión de la ejecución de la pena, al
determinar que ella es inaplicable a los funcionarios o servidores
públicos condenados por cualquiera de los delitos dolosos
previstos en los artículos 384 (colusión simple y colusión
agravada) y 387 (peculado).

Requisitos
Artículo 57°.- El Juez puede suspender la ejecución de la
pena siempre que se reúnan los requisitos siguientes:
1. Que la condena se refiera a pena privativa de libertad
no mayor de cuatro años;
2. Que la naturaleza, m odalidad del hecho punible,
comportamiento procesal y la personalidad del agente,
permitan inferir al juez que aquel no volverá a cometer
un nuevo delito. El pronóstico favorable sobre la
condu cta futura del condenado que form u le la
autoridad judicial requiere de debida motivación;
3. Que el agente no tenga la condición de reincidente o
habitual.
El plazo de suspensión es de uno a tres años.
La suspensión de la ejecución de la pena es inaplicable a
los funcionarios o servidores públicos condenados por cual­
quiera de los delitos dolosos previstos en los artículos 384 y
387 (*).
Texto original: Artículo 57°.-EI Juez podrá suspender la ejecución
de la pena siempre que se reúnan los requisitos siguientes:
1. Que la condena se refiera a pena privativa de libertad no mayor
de cuatro años; y
2. Que la naturaleza, modalidad del hecho punible y la personalidad
del agente hiciera prever que esta medida le impedirá cometer
nuevo delito.

27
Artículo 5 7 ° ---------------------—F idel R ojas V argas ----------------------------------

El plazo-de suspensión es de uno a tres años».


Decreto Legislativo 982: Artículo 57. El Juez podrá suspender la
ejecución de la pena siempre que se reúnan los requisitos
siguientes:
1. Que la condena se refiera a pena privativa de libertad no mayor
de cuatro años; y
2. Que la naturaleza, modalidad del hecho punible y la personalidad
del agente hiciera prever que esta medida le impedirá cometer
nuevo delito.
El plazo de suspensión es de uno a tres años.
La suspensión de la pena no procederá si el agente es
reincidente o habitual (22-07-2007)
Ley N° 29407: Artículo 57°.-EI Juez puede suspender la ejecución
de la pena siempre que se reúnan los requisitos siguientes:
1. Que la condena se refiera a pena privativa de libertad no mayor
de cuatro años; y
2. Que la naturaleza, modalidad del hecho punible y la personalidad
del agente hiciera prever que esta medida le impedirá cometer
nuevo delito; y
3. Que el agente no tenga la condición de reincidente o habitual.
El plazo de suspensión es de uno a tres años».
Ley N° 30076: Artículo 57°.- El Juez puede suspender la ejecución
de la pena siempre que se reúnan los requisitos siguientes:
1. Que la condena se refiera a pena privativa de libertad no mayor
de cuatro años;
2. Que la naturaleza, modalidad del hecho punible,
comportamiento procesal y la personalidad del agente,
permitan inferir al juez que aquel no volverá a cometer un
nuevo delito. El pronóstico favorable sobre la conducta futura
del condenado que formule la autoridad judicial requiere de
debida motivación; y
3. Que el agente no tenga la condición de reincidente o habitual
El plazo de suspensión es de uno a tres años (19/8/2013).
(*) Artículo modificado por el artículo 1o de la Ley N° 30304, publicada
el veintiocho de febrero de 2015.

S umario: a) Precisiones-determinación judicial, b) Omisión de señalar


el plazo de prueba, c) Modificación de la suspensión de pena condicional:
aumento- pena efectiva, d) Modificación de la suspensión de la pena
condicional: dism inución, e) Plazo de prueba, f) Jurisprudencia
vinculante.

28
D e las penas Artículo 57°

Jurisprudencia

a) Precisiones: determ inación ju dicial

LA NECESIDAD DE APLICAR PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD


EFECTIVA O SUSPENDIDA: REFLEXIONES DEL COLEGIADO SU­
PREMO PARA OPTAR POR UNA PENA SUSPENDIDA (PERSONA
CONDENADA A 4 AÑOS EFECTIVOS DE PENA PRIVATIVA POR
DELITO DE COHECHO PASIVO IMPROPIO, MADRE DE TRES ME­
NORES Y CON SU MADRE ENFERMA)
1147. «Es importante tener presente que si bien el merecimiento de
la pena a una conducta delictiva es una condición necesaria para im­
poner una pena en un caso concreto, sin embargo, es insuficiente, pues
resulta necesario además, que la pena sea útil y reporte a la sociedad y
al condenado un beneficio respecto a la conservación de los bienes jurí­
dicos y la estabilidad normativa. En ese sentido, es importante verificar
si en el caso de autos es necesario recurrir a la pena privativa de liber­
tad efectiva para proteger y asegurar el bien jurídico: correcto funcio­
namiento de la administración pública y si la pena efectiva va a lograr
los fines de prevención especial con la sentenciada, esto es, rehabilitarla
y reinsertarla en la sociedad, más de lo que podría lograr una pena
suspendida. Respecto a lo primero, es importante tener en cuenta que
en el presente caso, además de la pena privativa de libertad impuesta a
la impugnante, también se le ha sancionado con la pena de inhabilita­
ción en virtud de la cual se le priva del ejercicio del cargo que venía
ejerciendo, por tanto consideramos que con una pena suspendida de
tres años es suficiente para lograr que otros ciudadanos se desistan de
cometer la conducta desarrollada por el sentenciado, lográndose una
mejor incidencia de dichas conductas y por consiguiente una menor
lesión del bien jurídico. Respecto a la rehabilitación de la sentenciada,
es importante tener en cuenta su grado de instrucción superior, su con­
dición de primaria y la existencia de criminales de mayor peligrosidad
en las cárceles del Perú, para asumir una pena privativa de libertad
efectiva en su contra, la cual no ayudaría para su rehabilitación y
reinserción a la sociedad, por el contrario se vería sometida a un am­
biente de mayor criminalidad bajo el riesgo de empeorar su situación
en lugar de mejorar. Conforme a lo expuesto, consideramos que, en el
presente caso, resulta suficiente la imposición de una pena privativa de
libertad de cuatro años pero con carácter de suspendida por el período
de prueba de tres años bajo reglas de conducta, lo cual es útil tanto
para la sociedad como para el imputado».

29
Artículo 57° •Fidel R ojas V argas

Ejecutoria Suprema del 20/3/2014 (Sala Penal Transitoria), R.N. N°


2574-2013 APURIMAC, Juez supremo ponente: Salas Arenas.

RATIO ESENDI DE LA SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE


LA PENA
1148. «La suspensión de la ejecución de la pena tiene como obje­
tivo eludir o limitar la ejecución de penas privativas de libertad de
corta o mediana duración, es decir, evitar el probable efecto corruptor
de la vida carcelaria, básicamente en reos primarios, en casos que la
corta duración de la pena no permita un efectivo tratam iento
resocializador. Es pues una medida alternativa que, sin desconocer la
función preventivo-general de la pena, busca fortalecer su efecto pre-
ventivo-especial en delincuentes de poca peligrosidad o que han co­
metido hechos delictivos que no revisten mayor gravedad».
Ejecutoria Suprema del 4/07/2012 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 483-2012-LIMA, Juez supremo ponente: Víctor Prado Saldarriaga,
Gaceta penal, Tomo 43, Enero 2013, Lima, Gaceta jurídica, p. 64.

LA SUSPENSIÓN DE EJECUCIÓN DE PENA COMO SEGUN­


DA OPORTUNIDAD
1149. «El artículo 57 del Código penal tiene como finalidad otorgar
al imputado una segunda oportunidad, si se valora que este se encuentra
integrado a las expectativas de la sociedad, tratándose de un delincuente
primario que infringió la norma penal en virtud de una situación excep­
cional, de lo que se colige que este hecho difícilmente se volverá a repetir,
motivo por el cual la citada norma resulta aplicable al presente caso,
máxime si se tiene en cuenta que la función preventiva, protectora y
resocializadora de la pena, así como el principio de proporcionalidad y
racionalidad de la misma, priman respecto a las disposiciones contenidas
en leyes especiales, conforme lo dispuesto en los numerales séptimo, oc­
tavo, noveno y décimo del Título Preliminar del Código penal».
Ejecutoria Suprema del 16/12/2013 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 2791-2013-SAN MARTÍN, Juez supremo ponente: Príncipe Trujillo,
Gaceta penal, Tomo 60, Junio 2014, Lima, Gaceta jurídica, p. 113.
EL ENTORNO FAMILIAR ES UN DATO DECISIVO PARA
SUSPENDER LA PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD
(Casación)
1150. «El medio social, y dentro de él el entorno familiar, en
que se desenvuelve el sujeto activo, es un dato que en efecto, debe

30
--------------------------------------------D e las penas --------------------------Artículo 57°

ser tomado en cuenta, particularmente en el caso en que correspon­


da suspender una pena. Una vez más, es atinente señalar que es
posible suspender las penas de cuatro años de privación de libertad,
nótese que el artículo 57 del Código penal faculta al juez a decidir la
no efectividad de la pena impuesta, es decir, el no internamiento
carcelario, si estima, quien juzga, que los requisitos legales se han
cumplido. No se aprecia un mandato legal de suspensión, sino la
posibilidad de evitar los efectos de la prisión de corta duración, cuan­
do estime el juzgador que corresponda».
Sentencia de Casación N° 226-2011 LIMA, del 5 de Febrero de 2013,
(Sala Penal Permanente) Fundamento jurídico 2.3.3, Juez supremo
ponente: Salas Arenas.

SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE PENA PRIVATIVA TIE­


NE POR OBJETO EVITAR EFECTOS CORRUPTORES DE LA VIDA
CARCELARIA. DEBIÓ DICTARSE PENA SUSPENDIDA Y NO
EFECTIVA: OMISIONES DEL COLEGIADO SUPERIOR SON CO­
RREGIDAS POR COLEGIADO SUPREMO
1151. «Con respecto a las penas impuestas a los sentenciados
-tres años de pena privativa de libertad efectiva- se advierte que si
bien la Sala Penal Superior tomó en cuenta la gravedad del delito por
el que han sido sancionados, que son agentes primarios, y que se so­
metieron a la confesión sincera; no obstante, en su determinación no
se observó lo dispuesto por la Resolución Administrativa N° 321-2011-
PJ, recaída en la Circular para la debida aplicación de la suspensión
de pena privativa de libertad que establece criterios para su aplica­
ción. A mérito de dicha norma administrativa, la referida suspensión
tiene como objetivo eludir o limitar la ejecución de penas privativas
de libertad de corta o mediana duración, es decir evitar el probable
efecto corruptor de la vida carcelaria, básicamente en reos primarios,
en casos que la corta duración de la pena no permita un efectivo
tratamiento resocializador. Se trata pues de una medida alternativa
que sin desconocer la función preventiva general de la pena, busca
fortalecer el efecto preventivo especial de la misma a delincuentes de
poca peligrosidad o que han cometido hechos delictivos que no revis­
tan una mayor gravedad; situación, que en el caso concreto resulta
aplicable, pues los encausados son sujetos primarios y la sanción con­
creta no supera los cuatro años; en consecuencia, habiéndose cumpli­
do los presupuestos formales y materiales del artículo 57 del Código
penal, este Supremo Tribunal está facultado para reformar la pena de

31
Artículo 5 7 °--------- --------------F idel R ojas V argas------------------------------------------

efectiva a una condicional por un período de prueba, sin perjuicio de


fijarle las reglas de conducta correspondientes».
Ejecutoria Suprema del 4/07/2012 (Sala Penal Permanente), R.N.
N° 483-2012-LIMA, Juez supremo ponente: Prado Saldarriaga.

DETERMINACIÓN JUDICIAL DE PENA SUSPENDIDA EN SU


EJECUCIÓN
1152. «Para la imposición de la pena se debe tener en cuenta
las condiciones personales de los acusados, la naturaleza del delito
y la forma y circunstancias de la comisión del evento delictivo, así
como las reglas o factores previstos por los artículos 45° y 46° del
Código Penal; también se debe tener en cuenta que la determinación
judicial de la pena, es aquella que se relaciona exclusivamente con
toda la actividad que desarrolla la autoridad jurisdiccional para iden­
tificar de modo cualitativo y cuantitativo la sanción a imponer; en el
caso sub judice -esto es, el Juez luego de valorar los hechos y contras­
tarlos con la participación de cada uno puede decidir por la clase, la
extensión y el modo de ejecución de la pena, medida de seguridad o
consecuencia accesoria que resulte aplicable en una sentencia- que,
en el presente caso, se cumplen los requisitos establecidos en el artícu­
lo 57° del Código Penal, esto es, la pena privativa de libertad impues­
ta a los encausados no es superior a cuatro años y que en atención a
las circunstancias del hecho y la personalidad de los acusados, se asu­
me un pronóstico favorable sobre la conducta futura de los precitados
en que no volverán a cometer nuevo delito, en consecuencia la pena
privativa de libertad efectiva impuesta a los precitados es inadecua­
da, debiendo la misma ser reformada, declararon haber nulidad en la
sentencia (...) y reformándola les impusieron cuatro años de pena
privativa de libertad suspendida en su ejecución por el período de
prueba de tres años...».
Ejecutoria Suprema del 30/3/2007, R.N. N° 003407-2006-
AYACUCHO. Gaceta penal y procesal penal, t. 5, Gaceta Jurídica, Lima,
noviembre 2009, p. 74.

CRITERIOS DE PELIGROSIDAD DEL INFRACTOR QUE DE­


TERMINAN LA EFECTIVIDAD EN LA EJECUCIÓN DE PENA
PRIVATIVA DE LIBERTAD
1153. «La efectividad de una pena o su suspensión no se rigen
por los mismos criterios utilizados al momento de la determinación

32
------------------------------------------- D e LAS PENAS--------------------------Artículo 57°

de la pena, sino por el contrario se asumen aquellos que han sido


desarrollados por la prevención especial; es decir, observar la peligro­
sidad del condenado, situación que se puede advertir por la forma en
que se ha ejecutado el hecho criminal -para el caso en concreto, dar
el golpe de puño en el ojo izquierdo de la agraviada, fractura del arco
cigomático del lado izquierdo y fractura del complejo cigomático-malar
izquierdo- lo que demuestra la gran peligrosidad del encausado para
la sociedad, siendo necesario que realice su resocialización intramu­
ros; declararon no haber nulidad en la sentencia que impone cuatro
años de pena privativa de libertad efectiva».
Ejecutoria Suprema del 15/1/2010, R.N. N° 3323-2009-LIMA
NORTE. Juez supremo ponente: Rodríguez Tineo, Gaceta Penal, t. 16,
Gaceta Jurídica, Lima, octubre 2010, p. 86.

DETERMINACIÓN JUDICIAL DE PENA SUSPENDIDA: CUL­


PABILIDAD DISMINUIDA DE CONDENADO QUE CONTRAS­
TA CON LA ALTA CULPABILIDAD Y NOCIVIDAD SOCIAL DE
LOS ACTOS ILÍC ITO S REALIZAD O S POR SUS
COCONDENADOS.
1154. «Para efectos de dosificar la pena debe estimarse que las
exigencias que determinan su aplicación no se agotan en el principio
de culpabilidad sino que además debe tenerse en cuenta el principio
de proporcionalidad, contemplado en el artículo octavo del Título
Preliminar del Código Penal, que constituye un límite al ius puniendi
en tanto procura la correspondencia entre el injusto cometido y la
pena a imponerse, y que éstas en rigor deben cumplir los fines que
persigue la pena -preventiva, protectora, resocializadora- conforme
lo prevé el numeral 6 del artículo 5o de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos, el mismo que ha sido recogido en el nume­
ral 21 y 22 del artículo 139° de la Constitución Política y en el artículo
nueve del Título Preliminar del Código Penal; criterios legales y de
razonabilidad que no fueron apreciados adecuadamente por el cole­
giado superior al imponer la sanción penal a los condenados... pues
atendiendo a sus condiciones personales, y especialmente al grave
perjuicio patrimonial causado al Estado con sus conductas ilícitas (in­
fracción de deber), deberían ser merecedores de una pena aún ma­
yor, pero al no haber impugnado el representante del Ministerio Pú­
blico en este extremo y en aplicación del no reformado in peius, solo
corresponde confirmar las penas impuestas a los citados condenados.
Sin embargo, no ocurre lo mismo respecto del condenado, pues a di­

33
Artículo 57° ■Fidel R ojas V argas

ferencia de sus cosentendados, se le condenó solo por haber dispues­


to desembolsos de dinero mediante «vales provisionales» y además
que su deber de cautela sobre estos caudales se reduce a un período
de tres meses, por cuyo motivo el reproche penal no puede ser de la
misma magnitud, aún más si no se apropió para sí de dinero alguno
del Estado, por lo que atendiendo a los principios de culpabilidad y
proporcionalidad concreta y a la humanización de las penas estima
este Supremo Tribunal que corresponde imponerle al citado encausa­
do una pena suspendida, la que resultará suficiente para disuadirle
que no vuelva a cometer nuevo delito».
Ejecutoria Suprema del 26/8/2009, R.N. N° 5434-2008-JUNIN. Juez
supremo ponente: Robinson Gonzáles Campos, Gaceta Penal, t. 15,
Gaceta Jurídica, Lima, setiembre 2010, p. 116.

VARIACIÓN DE DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LI­


BERTAD EFECTIVA POR DOS AÑOS DE PENA SUSPENDIDA
1155. «Aparece de lo actuado que el encausado, en su condi­
ción de Secretario de Juzgado de Paz Letrado, fue intervenido por
personal de la Oficina de Control de la Magistratura del Poder
Judicial, en circunstancias que recibía de la quejosa un billete de
cien nuevos soles, suma que solicitó a fin de llevar a cabo una dili­
gencia de embargo en un proceso de alimentos; que, aun cuando
el citado justiciable primigeniamente negó los hechos tratando de
justificar su conducta, manifestando haber sido inducido por su
coprocesada, sin embargo ante la flagrancia del delito y del mérito
de las pruebas actuadas, su responsabilidad se encuentra suficien­
temente acreditada en autos; que aun cuando el hecho punible
cometido por el justiciable resulta grave por su trascendencia y por
constituir violación de un deber inherente a la función pública, para
los efectos de la graduación de la pena debe tenerse en cuenta la
forma y circunstancias de la comisión del delito, así como sus con­
diciones personales, teniendo en cuenta además los principios de
proporcionalidad y el grado de lesividad causado al bien jurídico
tutelado, de manera que la pena a imponérsele cumpla con la fun­
ción protectora y resocializadora, conforme lo establecen los artí­
culos octavo y noveno del Título Preliminar del Código Penal, res­
pectivamente, los cuales guardan armonía con lo previsto en el
inciso vigésimo segundo del artículo 139 de la Constitución Políti­
ca del Perú, por lo que resulta procedente modificar el carácter de

34
------ — ---------------------------------D e las penas --------------------------Artículo 57°

la pena, por reunir los presupuestos establecidos en el artículo 57°


del Código Penal; y estando a la facultad conferida en el artículo
300° del Código de Procedimientos Penales, modificado por la Ley
N° 27454, declararon haber nulidad en la sentencia, en cuanto le
impone dos años de pena privativa de libertad efectiva, reformán­
dola en este extremo impusieron dos años de pena privativa de
libertad suspendida en su ejecución por el término de prueba de
dos años bajo reglas de conducta».
Ejecutoria Suprema del 19/10/2002, R.N. N° 3146-2001-CONO
NORTE DE LIMA. P érez A rroyo , Miguel, La evolución de la
Jurisprudencia penal en el Perú (2001-2005), t. II, Instituto Peruano de
Criminología y Ciencias Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial
San Marcos, Lima, 2006, p. 1472.

NATURALEZA FACULTATIVA DE LA SUSPENSIÓN DE EJE­


CUCIÓN DE CONDENA
1156. «La aplicación de una condena con pena privativa de
libertad es en principio efectiva, siendo facultad del juzgador sus­
pender su ejecución cuando se dan los requisitos exigidos por el ar­
tículo 57 del Código Penal».
Ejecutoria Suprema del 25/5/2004, R.N. N° 269-2004-MADRE DE
DIOS. Á valos Rodríguez, Constante y R obles Briceño, Mery, Modernas
tendencias dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema,
Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 191.

1157. «La facultad discrecional del Juzgador de suspender con­


dicionalmente la ejecución de la pena, debe aplicarse con la pruden­
cia y cautela que cada caso amerita, estableciendo el artículo 57° del
Código Penal que el Juez puede suspender la ejecución de la pena
privativa de libertad cuando ésta sea menor de cuatro años, si la
naturaleza del hecho y la personalidad del agente hicieran prever
que no cometerá nuevos delitos».
Ejecutoria Suprema del 18/10/2004, R.N. N° 429-2004-LORETO.
Á valos R odríguez, Constante y R obles B riceño , Mery, Modernas
tendencias dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema,
Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 190.

CRITERIO DE PRUDENCIA PARA SUSPENDER LA EJECU-


CIÓN DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD
1158. «Es facultad discrecional del juzgador, suspender la eje­
cución de la pena, pero esta facultad discrecional debe aplicarse con

35
Artículo 57° •Fidel R ojas V argas

la prudencia y. cautela que cada caso amerita, teniendo en cuenta


para ello la personalidad del agente, la modalidad, naturaleza y gra­
vedad del ilícito penal».
Ejecutoria Suprema del 18/08/94. Exp. N° 2011-963-B-AREQUIPA.
R ojjasi P ella , Carmen, Ejecutorias supremas penales, 1993-1996,
Legrima, Lima, 1997, p. 133.

SUSPENSIÓN DE EJECUCIÓN DE PENA Y FIJACIÓN DEL


PLAZO DE SUSPENSIÓN
1159. «El colegiado al suspender la ejecución de la pena al en­
causado, no ha fijado el plazo de suspensión a que se refiere el artí­
culo 57 in fine del Código Penal vigente, por lo que es del caso inte­
grar dicho fallo conforme a la facultad conferida por el penúltimo
párrafo del artículo doscientos 98 del Código de Procedimientos Pe­
nales; integrándola fijaron en 3 años el plazo de suspensión de la
pena condicional».
Ejecutoria Suprema del 12/12/94. Exp. N° 203-94-B-PIURA. G ómez
M endoza, Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. II, Idemsa, Lima, 1996, p. 60.

1160. «La suspensión de la ejecución de pena conlleva la deter­


minación del plazo de suspensión, el que se extiende de 1 a 3 años;
siendo el caso integrar estos extremos de la sentencia».
Ejecutoria Suprema del 25/08/97. Exp. N° 6086-96-PIURA. R ojas
V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 222.

CONFESIÓN SINCERA, ACTOS EN RELACIÓN DE DEPEN­


DENCIA DE TERCEROS Y SUSPENSIÓN DE EJECUCIÓN DE
CONDENA
1161. «Que, en lo atinente a la graduación de la pena en el
extremo condenatorio, este colegiado pone en evidencia que los en­
causados, aun cuando rodeado de elementos de prueba en su con­
tra, han admitido en un nivel razonable, estar vinculados con el
delito que se les imputa; con lo que se produce los efectos jurídicos
previstos para esta circunstancia por el artículo ciento treinta y seis
del Código de Procedimientos Penales; de otro lado, resulta perti­
nente hacer mención, que sus conductas, de algún modo estuvieron
supeditadas a la decisión de un tercero a tal punto que la decisión
de éste, fue quien desencadenó que el último de los citados movili­
zara las armas para ser ocultadas en el domicilio de los dos prime­

36
------------------------------------------- D e LAS PENAS------------------------------- Artículo 57°

ros; todo lo cual, legitima la sustentación de la decisión declarativa


de culpabilidad, bajo el sistema de suspensión de la ejecución de la
pena, regulada en el artículo cincuenta y siete del Código Penal, con
los rigores previstos por el a c¡uo; toda vez, que la primacía del valor
justicia, en armonía con los afanes de prevención general, legitiman
imponer una pena que no suponga privación de la libertad de los
sujetos a condena, sino merecer una pena por debajo del mínimo
legal, en sujeción al principio de proporcionalidad y racionalidad,
pues es reconocido a nivel doctrinario, en concordancia con el artí­
culo octavo del Título Preliminar del Código Penal, que «si bien el
Derecho penal debe ser el medio adecuado para la protección de los
bienes, especialm ente, no debe producir consecu encias
desproporcionadas».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal Especial C de la Corte
Superior de Justicia de Lima, del 9 de agosto de 2004, Exp. N°
029-2001. B arandiarán , Roberto y N olasco , José, Jurisprudencia
penal generada en el subsistema anticorrupción, t. I, Palestra, Lima,
2006, p. 91.

b) Omisión de señalar el plazo de prueba

1162. «El colegiado superior no ha señalado en la sentencia el


plazo de prueba a que se refiere el artículo 57 in fine del Código Penal,
resultando pertinente integrar el fallo materia de grado, conforme a
la facultad conferida por el penúltimo párrafo del artículo 298° del
código adjetivo señalar el plazo de prueba de la pena de ejecución
suspendida; integrando la sentencia señalaron en 2 años el plazo de
prueba de la pena condicional».
Ejecutoria Suprema del 8/8/96. Exp. N° 2435-95-B-HUARAZ. Gómez
M endoza, Gonzalo, Jurisprudencia penal t. IV, Rodhas, Lima, 1999, p. 320.

1163. «En caso no se fije el período de prueba en la sentencia,


ésta debe interpretarse como que este período ha sido fijado por el
mismo plazo de pena. No procede revocar la suspensión de la pena
cuando ya ha transcurrido el período de prueba».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
22 de octubre de 1997, Exp. N° 4688-97-B. L a R osa G ómez de la
T orre, Miguel, Jurisprudencia del proceso penal sumario, Grijley, Lima,
1999, p. 93.

37
Artículo 57° ---------- ----------- F idel R ojas V argas ------------------------------------------

c) Modificación de la suspensión de pena condicional: aumen­


to-pena efectiva

TRES AÑOS DE PENA EFECTIVA Y NO CUATRO DE PENA


SUSPENDIDA
1164. «Estando a la gravedad del delito, cometido bajo el con­
texto de circunstancias agravantes que aumentan el injusto penal,
resulta procedente modificar el carácter de la pena, conforme a lo
preceptuado en el artículo 46° del Código Penal; declararon haber
nulidad en la sentencia en cuanto impone a los acusados 4 años de
pena privativa de libertad suspendida condicionalmente, y reformán­
dola impusieron 3 años de pena de libertad efectiva».
Ejecutoria Suprema del 14/12/94, Exp. N° 224-94-B-LIMA. G ómez
M endoza, Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. II, Idemsa, Lima, 1996, p. 118.

FACULTAD DISCRECIONAL DEL JUEZ PARA SUSPENDER


EJECUCIÓN DE PENA DEBE SER TOMADA CON PRUDENCIA
Y CAUTELA: EFECTIVIZARON LOS TRES AÑOS DE PENA SUS­
PENDIDA
1165. «Que es facultad del juzgador suspender la ejecución de
la pena condicionalmente, por lo que esta facultad discrecional debe
de aplicarse con la prudencia y cautela que cada caso amerita, te­
niendo en cuenta para ello la naturaleza del ilícito penal, su moda­
lidad y personalidad del agente, requisitos que no se han dado en el
presente caso, y estando a la gravedad del delito, resulta procedente
modificar el carácter de la pena impuesta; declararon haber nulidad
en la sentencia en el extremo que impone al acusado tres años de
pena de libertad suspendida condicionalmente, reformándola la hi­
cieron efectiva».
Ejecutoria Suprema del 14/12/94. Exp. N° 173-94-B-LIMA. G ómez
M endoza, Gonzalo, Jurisprudencia penal, t II, Idemsa, Lima, 1996, p. 120.

INAPLICABLE SUSPENSIÓN DE EJECUCIÓN DE PENA AL


TRATARSE DE UN ROBO CON DIVERSAS AGRAVANTES: IM­
POSICIÓN DE PENA EFECTIVA
1166. «En el presente caso deviene inaplicable la suspensión de
la ejecución de la pena, por cuanto la situación jurídica penal del
acusado se halla incursa en las previsiones contenidas en los incisos

38
--------------------------------------------D e las penas ------------------------- Artículo 57°

2, 3, 4 y 5 del artículo 189° del Código Penal; resultando procedente


modificar la pena; impusieron al acusado 4 años de pena privativa
de libertad efectiva».
Ejecutoria Suprema del 11/09/96. Exp. N° 2666-95-B-LAMBAYEQUE.
R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999,
p. 231.

d) Modificación de la suspensión de la pena condicional: dis­


minución
1167. «El plazo de prueba de la pena privativa de la libertad de
ejecución suspendida debe señalarse dentro de los términos que pres­
cribe el artículo 57° del Código Penal y en atención a la naturaleza y
modalidad del hecho punible perpetrado, así como a las condicio­
nes personales del agente, resultando procedente modificarla en el
presente caso; declararon haber nulidad en la sentencia en la parte
que señala en 2 años el plazo de prueba de la pena condicional,
reformándola la fijaron en 1 año».
Ejecutoria Suprema del 03/09/96. Exp. N° 2386-95-B-AREQUIPA.
R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999,
p. 225.

1168. «Conforme a lo establecido por la parte in fine del artículo


57° del Código Penal, el plazo de la suspensión de la ejecución de la
pena se extiende de uno a tres años; al haber el colegiado consigna­
do indebidamente un período de prueba de 4 años, se ha contrave­
nido el citado dispositivo legal; irregularidad que es del caso modifi­
car; declararon haber nulidad en la sentencia en la parte que impo­
ne al acusado el período de prueba de 4 años, reformándola la im­
pusieron en 3 años».
Ejecutoria Suprema del 15/09/97, Exp. N° 1845-97-TUMBES. R ojas
V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 224.

INVOCACIÓN DEL PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD


PARA DISMINUIR PLAZO DE PRUEBA: DE 2 A 1 AÑO DE PENA
SUSPENDIDA
1169. «Que si bien la naturaleza de la acción, la modalidad del
hecho punible y la personalidad del agente hacen prever que la sus­
pensión de la ejecución de la pena le impedirá cometer un nuevo
delito, también lo es que el plazo de la misma debe guardar propor­

39
Artículo 57° •Fidel R ojas V argas

cionalidad con tal determinación y sus fines; en el caso de autos


resulta conveniente' disminuir el plazo de prueba acorde con los ele­
mentos concurrentes que hacen viable la suspensión de la ejecución
de la pena; declararon haber nulidad en la sentencia en cuanto fija
en 2 años el plazo de suspensión de ejecución de pena, reformándo­
la fijaron en 1 año».
Ejecutoria Suprema del 23/1/2001, R.N. N° 1638-2000-LIMA.
U rquizo O laechea , José / C astillo A lva, José / Salazar Sánchez,
Nelson, Jurisprudencia penal, Jurista Editores, Lima, 2005, p. 301.

e) Plazo de prueba

1170. «La duración del plazo de prueba debe establecerse aten­


diendo a la naturaleza y modalidad del hecho punible, así como a las
condiciones personales del agente; si los hechos revisten gravedad, el
plazo de prueba debe extenderse al máximo que fija la ley».
Ejecutoria Suprema del 18/12/97, Exp. N° 4870-97-LIMA. P rado
Saldarriaga, Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra,
Lima, 1999, p. 380.

VARIABILIDAD DEL PLAZO DE PRUEBA


1171. «El plazo de prueba dispuesto en una sentencia que re­
serva el fallo condenatorio puede ser aumentado o disminuido por
el órgano de revisión en atención a la naturaleza del delito sub judies».
Ejecutoria Suprema del 3/7/97, Exp. N° 3425-96-LAMBAYEQUE.
P rado S aldarriaga , Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia,
Palestra, Lima, 1999, p. 382.

PLAZO DE PRUEBA POR FUERA DE LA LEY


1172. «No es adecuado a ley fijar un plazo de prueba de 6 me­
ses en un régimen de reserva del fallo condenatorio, ya que el artí­
culo 62° in fine del Código Penal establece que el extremo mínimo de
duración de dicho plazo es de un año».
Ejecutoria de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Lima del
10 de marzo de 1997, Exp. N° 1824-96. P rado Saldarriaga, Víctor,
Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra, Lima, 1999, p. 385.

1173. «El plazo del período de prueba no necesariamente debe


coincidir con el número de años de pena privativa de la libertad
impuesta; aquél se señalará dentro de los términos del artículo 57°

40
--------------------------------------------D e las penas -------------------------- Artículo 57°

del Código Penal y en atención a la naturaleza y modalidad del


hecho punible, así como a las condiciones personales del agente».
Ejecutoria de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Lima del
10 de enero de 1997, Exp. N° 3992-95. P rado S aldarriaga, Víctor,
Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra, Lima, 1999, p. 386.

f) Jurisprudencia vinculante
ALCANCES E INAPLICACIONES DE LA SUSPENSIÓN DE
LA EJECUCIÓN DE PENA
1174. «La suspensión de la pena no se extiende a las demás penas
principales y accesorias y, menos a la reparación civil -esta última como
es obvio no es una pena ni está dentro de los límites del ius puniendi del
Estado e incluso las reglas de la prescripción en orden a su ejecución
están normadas en el artículo 2001° del Código Civil-; que, en tal vir­
tud, aun cuando fuera procedente el artículo 61° del Código Penal y,
en su caso, la rehabilitación prevista en el artículo 69° del Código Penal,
ello no obsta a que el condenado deba pagar la reparación civil, pues lo
contrario importaría una lesión directa al derecho de la víctima a la
reparación y un atentado clarísimo a su derecho a la tutela jurisdiccio­
nal, incluso dejándola en indefensión material; que tener por no pro­
nunciada la condena, según estatuye el artículo 61° del Código Penal,
no puede significar entonces que igualmente se extingan las penas no
suspendidas y, menos, la exigencia del pago de la reparación civil, por
lo que en tal supuesto la orden judicial solo debe comprender la des­
aparición de la condena impuesta a una pena privativa de libertad
-con la consiguiente anulación de los antecedentes en ese extremo- que­
dando subsistentes si es que no se han cumplido las demás penas prin­
cipales o accesorias y, particularmente la reparación civil».
Ejecutoria Suprema del 20/4/2006. R.N. N° 2476-2005-
LAMBAYEQUE. San M artín C astro, César, Jurisprudencia y precedente
penal vinculante, selección de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra,
Lima, 2006, p. 179.

SUSPENSIÓN DE EJECUCIÓN DE PENA ES UN MEDIO PARA


RESOCIALIZAR AL CONDENADO
1175. «Vencido el plazo de prueba cesa la posibilidad de amo­
nestación, éste ya no podrá prorrogarse, ni tampoco podrá ser revo­
cada la pena privativa de libertad suspendida, y solo tendrán que
cumplirse aquellas reglas de conducta que importen la reparación efec­

41
Artículo 58° ■Fidel R ojas V argas

tiva del daño, salvo desde luego que opere la prescripción de la ejecu­
ción de la pena; asimismo, es de aclarar, que conforme a lo dispuesto
al artículo 57° del código sustantivo y al propio título de la institu­
ción, lo que se suspende es la ejecución de la pena privativa de liber­
tad impuesta, de suerte que sus efectos solo están referidos a esa pena;
que, aun cuando también se le denomine condena condicional, se tra­
ta de una modalidad de ejecución de la pena y, si se tiene en cuenta
sus fines, constituye un medio para resocializar al condenado».
Ejecutoria Suprema del 20/4/2006. R.N. N° 2476-2005-
LAMBAYEQUE. San M artín C astro, César, Jurisprudencia y precedente
penal vinculante, selección de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra,
Lima, 2006, p. 179.

Reglas de conducta
Artículo 58°.- Al suspender la ejecución de la pena, el Juez
impone las siguientes reglas siguientes reglas de conducta
que sean aplicables al caso:
1. Prohibición de frecuentar determinados lugares;
2. Prohibición de ausentarse del lugar donde reside sin
autorización del Juez;
3. Comparecer mensualmente al juzgado, personal y
obligatoriamente para para informar y justificar sus
actividades;
4. Reparar los daños ocasionados por el delito o cumplir
con su pago fraccionado, salvo cuando demuestre que
está en imposibilidad de hacerlo;
5. Prohibición de poseer objetos susceptibles de facilitar
la realización de otro delito;
6. O b lig a ció n de so m e te rse a u n tra ta m ie n to de
desintoxicación de drogas o alcohol
7. Obligación de seguir tratamiento o programas laborales
o educativos, organizados por la autoridad de ejecución
penal o institución competente, o,
8. Los demás deberes adecuados a la rehabilitación social
del agente, siempre que no atenten contra la dignidad
del condenado (*).

42
--------------------------------------------D e las penas --------------------------Artículo 58°

Texto original: Artículo 58°.-El Juez al otorgar la condena condicional


impondrá las siguientes reglas de conducta:
1. Prohibición de frecuentar determinados lugares;
2. Prohibición de ausentarse del lugar donde reside sin
autorización del Juez;
3. Comparecer personal y obligatoriamente al Juzgado, para
informar y justificar sus actividades;
4. Reparar los daños ocasionados por el delito, salvo cuando
demuestre que está en imposibilidad de hacerlo;
5. Que el agente no tenga en su poder objetos susceptibles de
facilitar la realización de otro delito; y,
6. Los demás deberes que el Juez estime convenientes a la
rehabilitación social del agente, siempre que no atente contra
la dignidad del condenado.
(*) Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N° 30076, publicada
el 19 de agosto de 2013

S umario : a) Precisiones, b) Reglas de conducta impuestas.

Jurisprudencia
a) Precisiones
CONSTITUYE DEBER DEL JUEZ Y NO DEL FISCAL DAR
CUMPLIMIENTO A LAS REGLAS DE CONDUCTA ESTABLECI­
DAS EN LA SENTENCIA
(Casación)
1176. «No es correcto determinar que sea el Ministerio Públi­
co el encargado de dar cumplimiento a las reglas de conducta
impuestas en una sentencia condenatoria, pues como lo dispone
el artículo 488° del Código Procesal Penal el Ministerio Público es
quien realiza el control de la ejecución de las sanciones; siendo
así, debe ejercer vigilancia sobre dicho cumplimiento, conforme a
sus atribuciones; contrario sensu, el juez de la Investigación Pre­
paratoria, es quien tiene competencia para ejecutar el cumplimien­
to de las reglas de conducta, conforme lo establecido en el inciso
cuatro del artículo 29° del Código adjetivo, en concordancia con
el artículo 58° del Código penal, principalmente en el numeral
tercero de dicho artículo, tanto más si el juez está facultado para
resolver los incidentes que se susciten durante la ejecución de las
sanciones».

43
Artículo 58° •Fidel R ojas V argas

Sentencia de Casación N° 116-2010 CUSCO, del 5 de mayo de 2011,


Fundamento jurídico noveno (Sala Penal Permanente), Juez supremo
ponente: Pariona Pastrana.

ALCANCES DE LA SUSPENSIÓN DE EJECUCIÓN DE LA


PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD
1177. «La suspensión condicional de la ejecución de la pena
principal podrá ser extendida por el Juez a la de las penas acceso­
rias y a la de las incapacidades establecidas en la sentencia, pero no
a la reparación del delito».
Ejecutoria Suprema del 6/1/88, Exp. N° 09-87-LIMA. R etamozo,
Alberto y P once, Ana María, Jurisprudencia Penal de la Corte Suprema,
laemsa, Lima, p. 378, p. 349.

COMPARECER ANTE EL JUZGADO PARA JUSTIFICAR AC­


TIVIDADES: PRECISIONES
1178. «El artículo 58° del Código Penal dispone al juzgador impo­
ner reglas de conducta y en su inciso tercero obliga al condenado a com­
parecer personal y obligatoriamente al juzgado, para informar y justifi­
car sus actividades y ésta debe efectuarse cuando el juzgado lo crea con­
veniente y no en forma mensual como se precisa en la sentencia venida
en grado, por lo que es del caso modificar dicha regla de conducta».
Ejecutoria Suprema de 9/1/1997 (Sala C), Exp. N° 5342-96-LIMA.
P rado Saldarriaga, Víctor, Las consecuencias jurídicas del delito, Lima,
2000, p. 1999.

NO CONSTITUYE REGLA DE CONDUCTA LA PROHIBICIÓN


DE COMETER NUEVO DELITO
1179. «No es del caso imponer como regla de conducta lo que la ley
por propio imperio prohíbe; declararon insubsistente la regla de conduc­
ta impuesta como prohibición de cometer nuevo delito doloso».
Ejecutoria Suprema del 17/08/98. (Sala C) Exp. N° 2666-98-LIMA.
R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999,
p. 226.

1180. «La no comisión de un nuevo delito no constituye una


regla de conducta, pues ello es una norma de conducta inherente a
toda persona y no puede sujetarse la imposición de una pena a una
exigencia no contemplada en la ley».

44
------------------------------------------- D e las penas -------------------------- Artículo 58°

Ejecutoria Suprema de 7/7/2000 (Sala B) Exp. N° 123-99-


APURIMAC. Diálogo con la Jurisprudencia, año 7, N° 29, Gaceta
Jurídica, Lima, febrero 2001, p. 319.

1181. «Advirtiéndose que el A-quo ha dispuesto como regla de


conducta al condenado el no incurrir en la comisión de nuevo delito
doloso, la misma debe declararse nula, toda vez que se afecta el
principio de publicidad de las normas penales, las mismas que son
de obligatorio cumplimiento».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
1 de octubre de 1998, Exp. N° 2448-98. Baca C abrera / Rojas V argas /
N eira H uamán, Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 496.

NO CONSTITUYE REGLA DE CONDUCTA RESPETAR EL


PATRIMONIO AJENO
1182. «La regla de conducta «respetar el patrimonio ajeno»,
constituye un imperativo legal cuyo incumplimiento trae las conse­
cuencias que la propia ley establece, por lo cual resulta inadecuada
su imposición como regla de conducta».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Lima del 19 de
septiembre de 2000, Exp. N° 5293-99. R ojas V argas , Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 329.

NO CONSTITUYE REGLA DE CONDUCTA CUMPLIR CON


LA PENSIÓN ALIMENTICIA
1183. «Que el cumplir con la pensión alimenticia constituye un
imperativo emanado de resolución judicial, para cuyo cumplimien­
to la ley establece los mecanismos debidos, resultando inadecuada
su imposición como regla de conducta».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
12 de septiembre de 2000, Exp. N° 2107-2000 R ojas V argas, Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 489.

NO CONSTITUYE REGLA DE CONDUCTA EL PAGO DE


SUMA DE DINERO POR CONCEPTO DE REPARACIÓN CIVIL
1184. «El pago de una suma fijada por concepto de reparación
civil no constituye regla de conducta, no pudiendo condicionarse la

45
Artículo 58° ■Fidel R ojas V argas

ejecución de la pena a la exigencia de su pago; debiendo, en todo


caso, utilizarse los mecanismos procesales de carácter civil».
Ejecutoria Suprema del 15/12/97, Exp. N° 806-97-APURIMAC R ojas
V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 257.

1185. «El pago de la suma fijada por concepto de reparación


civil no constituye regla de conducta, por lo tanto no se puede con­
dicionar la ejecución de la pena a la exigencia de su pago; en todo
caso para la materialización de su pago es pertinente utilizar los
mecanismos procesales de carácter civil».
Ejecutoria Suprema del 25/7/97, Exp. N° 3770-96-LIMA. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 263.

1186. «El pago de la reparación civil no puede ser considerado


como regla de conducta, pues la misma no está comprendida en el
artículo 58° del Código Penal, por lo que es menester declarar nula
la resolución recurrida en cuanto a este extremo; asimismo, la sus­
pensión en su ejecución de la pena solo alcanza a las penas privati­
vas de libertad, en consecuencia la inhabilitación conminada en la
ley penal como pena conjunta debe aplicarse con carácter efectivo;
declararon nula la sentencia en el extremo que fija como regla de
conducta el pago de la reparación civil y la inhabilitación con carác­
ter de suspendida en su ejecución».
Ejecutoria Suprema del 1/8/2003, R.N. N° 2376-2002-CUSCO. P érez
A rroyo, Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú (2001-
2005), t. I, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias Penales,
Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006, p. 658.

NO CONSTITUYE REGLA DE CONDUCTA DEVOLVER LO


DEFRAUDADO
1187. «Deviene en insubsistente fijar como regla de conducta,
en un régimen de suspensión condicional de la pena, la obligación
de devolver lo defraudado dentro de un plazo de 15 días».
Ejecutoria Suprema del 6/11/97, Exp. N° 2796-97-LIMA. P rado
Saldarriaga, Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra,
Lima, 1999, p. 377.

PRECISIONES SOBRE EL PERÍODO DE PRUEBA


1188. «La suspensión de la ejecución de la pena, conlleva la
fijación de un plazo de prueba que se extiende de uno a tres años,

46
------------------------------------------- D e las penas --------------------------Artículo 58°

plazo durante el cual el procesado deberá observar las reglas de


conducta que de manera ineludible deben de fijarse conforme a lo
estipulado por los artículos 57° y 58° del Código Penal, presupuestos
que no deben soslayarse aun cuando el acusado se encuentre privado
de su libertad, por estar siendo investigado en otro proceso penal».
Ejecutoria Suprema del 13/01/98. (Consulta) Exp. N° 733-97-JUNÍN.
R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999,
p. 227.

PRECISIONES SOBRE LAS REGLAS DE CONDUCTA


1189. «En el delito de omisión de asistencia familiar, la restitu­
ción de las pensiones adeudadas es considerada como una de las
reglas de conducta, establecidas para la suspensión condicional de
la pena, que ha de cumplir el sentenciado».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de la Corte Superior de Justicia de
Loreto del 1 de julio de 1999, Exp. N° 98-0163-191601-SP-01. A cademia
de la M agistratura, Serie de Jurisprudencia, Lima, 2000, p. 326.

1190. «Las reglas de conducta que establece la autoridad judi­


cial al aplicar la suspensión de la ejecución de la pena, deben guar­
dar relación con la naturaleza y características de la conducta puni­
ble del condenado; en consecuencia, cabe integrar la sentencia recu­
rrida incluyendo como regla de conducta que el sentenciado se abs­
tenga de realizar ruidos molestos».
Ejecutoria Suprema del 30/7/97, Exp. N° 848-97-CUSCO. P rado
Saldarriaga, Víctor,-. Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra,
Lima, 1999, p. 365. .

b) Reglas de conducta impuestas


1191. «Le impusieron cuatro años de pena privativa de la liber­
tad, suspendidas en su ejecución por el período de prueba de tres
años, bajo las siguientes reglas de conducta: a) no variar el lugar de
su residencia sin previo aviso al Juez de la causa; b) comparecer
personal y mensualmente al juzgado a firmar el libro correspondiente
dando cuenta de sus actividades, y c) no frecuentar lugares de du­
dosa reputación, bajo apercibimiento de aplicarse cualquiera de las
alternativas previstas en el artículo 59° del Código Sustantivo».
Ejecutoria Suprema del 8/7/2004, Exp. N° 1103-2004-SAN MARTÍN.
C astillo A lva, José Luis, Jurisprudencia penal 1, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 223.

47
Artículo 59 o- ■Fidel R ojas V argas

1192. «Haber nulidad en el extremo de la sentencia que les im­


pone tres años de pena privativa de libertad efectiva con ejecución
suspendida por el período de prueba de dos años; reformándola, les
impusieron a dichos procesados una año de pena privativa de liber­
tad suspendida en su ejecución, a condición de que cumpla con las
siguientes reglas de conducta: a) no variar de domicilio ni ausentar­
se del lugar de su residencia, sin autorización de la Sala Penal; b)
comparecer personal y obligatoriamente al juzgado el último día hábil
de cada mes a fin de justificar sus actividades; c) abstenerse de libar
licor en la vía pública y no frecuentar lugares de dudosa reputación,
bajo apercibimiento de aplicársele lo dispuesto en el artículo 59° del
Código Penal».
Ejecutoria Suprema del 23/11/2004, R.N. N° 560-2004-LORETO.
C astillo A lva, José Luis, Jurisprudencia -penal 1, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 567.

Incumplimiento de las reglas de conducta: efectos


Artículo 59°.- Si durante el período de suspensión el condena­
do no cumpliera con las reglas de conducta impuestas o fuera
condenado por otro delito, el Juez podrá, según los casos:
1. Amonestar al infractor;
2. Prorrogar el período de suspensión hasta la mitad del
plazo inicialmente fijado. En ningún caso la prórroga
acumulada excederá de tres años; o,
3. Revocar la suspensión de la pena.
Jurisprudencia
REVOCATORIA DE LA SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE
LA PENA: PRECISIONES: NO PUEDE LA PENA SUSPENDIDA
REVOCADA CONVERTIRSE EN PENA NO PRIVATIVA DE LI­
BERTAD
(Casación)
1193. «Conforme a lo regulado por el artículo 59° del Código pe­
nal, la suspensión de la pena debe ser revocada si durante su vigencia
no se cumple con las reglas de conducta impuestas. En este contexto, el
juez procede a condenar al agente y a determinar la aplicación de la
pena que corresponde al delito, la misma que debe ejecutarse en sus

48
------------------------------------------- D e LAS PENAS--------------------------Artículo 59°

propios términos. En consecuencia, la revocatoria de la suspensión, que


da lugar a una sanción privativa de libertad efectiva, no puede conver­
tirse en otra pena no privativa de libertad, tal supuesto no está previsto
en el Código penal, pues no existe la revocatoria de la revocatoria, que
llevaría a que la pena efectiva impuesta a consecuencia de la revocatoria
de la suspensión de la ejecución de la pena, nuevamente se convierta
en una medida para obtener la recuperación de la libertad. En efecto,
el condenado incumplió las reglas de conducta impuestas, y por lo tan­
to se le revocó la libertad suspendida, imponiéndosele una pena priva­
tiva de libertad efectiva de dos años y seis meses, que debió ejecutarse
hasta su culminación. Sin embargo la Sala Penal Superior le concedió
la libertad anticipada extendiendo los alcances de la medida alternati­
va de conversión de pena con lo cual la sanción firme de condena no
ha sido ejecutada en su totalidad. En definitiva, a pesar de la cancela­
ción de las pensiones devengadas no cabe pedido de libertad anticipa­
da -vía conversión de pena-, ya que no se puede amparar conversión
alguna hacia una medida que de nuevo le otorgue libertad ambulatoria,
al no estar previsto en la ley. De lo anotado, es menester señalar que la
decisión de la Sala Penal Superior desconoció que el sentenciado fue
condenado bajo los parámetros de la suspensión de la ejecución de
pena, y no de la conversión de pena (que se efectúa al momento de
emitir el fallo), lo cual no hace sino reforzar que se hizo una aplicación
extensiva de los alcances del instituto de conversión de pena y de la
figura procesal no regulada de la libertad anticipada, contraviniendo
con ello la regla que la sentencia se cumple en sus propios términos».
Sentencia de Casación N° 382-2012 LA LIBERTAD, del 17 de octubre
de 2013, Fundamentos jurídicos IV y IV (Sala Penal Permanente),
Juez supremo ponente: Pariona Pastrana Véase Voto minoritario del
Dr. Morales Parraguez que invocando el artículo 491° del Código
Procesal Penal, fundamenta en sentido diferente para pronunciarse
por la concesión de la libertad anticipada a un procesado que cumple
con pagar la totalidad de las pensiones devengadas.

EFECTOS DE LA INOBSERVANCIA DE LAS REGLAS DE


CONDUCTA FIJADAS POR EL JUEZ
1194. «La inobservancia de las reglas de conducta en el caso de
una condena condicional, da lugar a la aplicación de una amones­
tación, la prórroga del período de suspensión o la revocación de la
misma, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 59° del Códi­
go Penal; que en el caso de autos, si bien es cierto las reglas de con­

49
Artículo 59° — ------------------ F idel R ojas V argas------------------------------------------

ducta impuestas al condenado no han sido cumplidas cabalmente


en lo que respecta al pago del íntegro de las pensiones alimenticias
ordenadas en la sentencia, también lo es que no se encuentra acre­
ditado que dicho incumplimiento obedezca a un accionar doloso por
parte del sentenciado, lo que determina que resulte de aplicación lo
dispuesto en el inciso dos del artículo 59° del código sustantivo».
Ejecutoria Suprema del 6/11/2002, R.N. N° 844-2002-
LAMBAYEQUE. P érez A rroyo , Miguel, La evolución de la
Jurisprudencia penal en el Perú (2001-2005), t. I, Instituto Peruano de
Criminología y Ciencias Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial
San Marcos, Lima, 2006, p. 662.

IMPROPIEDAD DEL APERCIBIMIENTO DE REVOCAR LA


CONDICIONALE)AD DE LA PENA
1195. «La inobservancia de las reglas de conducta en el caso de
una condena condicional, da lugar a la aplicación de una amones­
tación, la prórroga del período de suspensión o la revocación de la
misma; por lo cual resulta insubsistente el apercibimiento de revocar
la condicionalidad de la pena».
Ejecutoria Suprema del 29/1/98, Exp. N° 6454-97- LIMA. Diálogo
con la Jurisprudencia, año 6, N° 24, Gaceta Jurídica, Lima, Setiembre
2000, p. 162.

1196. «La condicionalidad de la pena se dicta en este caso bajo


apercibimiento de aplicarse las sanciones contenidas en el artículo
59° del Código Penal y el no cumplimiento de las reglas de conduc­
ta no puede ser motivo para dictar un apercibimiento de revocatoria
de la condicionalidad de la pena».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para reos libres
de la Corte Superior de Justicia de Lima del 28 de noviembre de
1997, Exp. N° 5900-97. L a R osa G ómez de la T orre , Miguel,
Jurisprudencia del proceso penal sumario, Grijley, Lima, 1999, p. 50.

PRECISIONES DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL ACERCA


DE LAS CONSECUENCIAS DEL INCUMPLIMIENTO DE LAS
REGLAS DE CONDUCTA
1197. «De acuerdo a lo previsto en el artículo 59° del Código
Penal, la aplicación, de medidas por incumplimiento de reglas de
conducta, que incluye la revocación de la condicionalidad de la pena,
no requiere de ningún requisito de procedibilidad previo, por lo que
bastaría que se configuraran los hechos previstos en la norma, es

50
------------------------------------------- D e las penas --------------------------Artículo 59°

decir la falta de cumplimiento de las reglas de conducta o la conde­


na por la comisión de otro delito, para proceder a la revocación. El
órgano jurisdiccional no se encuentra obligado de apercibir al sujeto
inculpado que incumple las reglas de conducta o que haya sido con­
denado nuevamente para imponer las medidas previstas en el men­
cionado artículo 59° del Código Penal; constituye una facultad del
Juez determinar de acuerdo a su criterio y las circunstancias del
caso particular las acciones previstas en el artículo precitado».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 20 de enero de 2010, Exp.
N° 04373-2009- PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 7, enero 2010, Gaceta
Jurídica, Lima, 2009, p. 306

REVOCAMIENTO ILEGAL DE LA CONDICIONALIDAD DE


LA PENA: TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DISPONE EXCARCE­
LACIÓN Y REHABILITACIÓN DEL AFECTADO
1198. «En el presente caso, teniendo en cuenta que el beneficiario
en este proceso, mediante sentencia de fecha 8 de noviembre de 1996
fue condenado a un año de pena privativa de libertad con el carácter
de suspendida por el mismo plazo, y que luego, de acuerdo con el
artículo 59° inciso 2 del Código Penal, se dispuso la prórroga del pe­
ríodo de suspensión por 6 meses, se concluye que el vencimiento del
plazo de condena se produjo el 8 de mayo de 1997. En tal sentido, la
resolución judicial de fecha veintitrés de marzo de mil novecientos
noventa y ocho, que revocó la condicionalidad de la pena, fue expe­
dida cuando ya había transcurrido el plazo de la pena originaria­
mente impuesta más la prórroga correspondiente; por lo que el bene­
ficiario de esta acción de garantía debe ser excarcelado y, de acuerdo
con los artículos 60° y 69° del Código Penal, rehabilitado.
Sentencia del Tribunal Constitucional del 13 de mayo de 2002, Exp.
N° 363-2002-HC/TC-LIMA. Fundamento único. Á valos R odríguez,
Constantes y R obles B riceño , Mery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 114.

RESOLUCIONES JUDICIALES QUE TRANSGREDEN EL PLA­


ZO MÁXIMO DE PRÓRROGA DE LA SUSPENSIÓN DE EJECU­
CIÓN DE PENA. TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DISPONE LA
REHABILITACIÓN INMEDIATA DEL AFECTADO
1199. «Considerando que inicialmente la suspensión de la ejecu­
ción de la pena se otorgó por el máximo establecido por ley, vale de­
cir, tres años; las resoluciones judiciales expedidas, de fecha catorce

51
Artículo 59° — ---------- ■
---------F idel R ojas V argas------------------------------------------

de junio y veinticuatro de agosto de mil novecientos noventa y nueve,


respectivamente, en virtud de las cuales se prorrogó el período de
suspensión de la pena hasta la mitad del plazo inicialmente fijado, es
decir, año y medio más, haciendo un total de cuatro años y seis me­
ses; han transgredido el artículo 59°, inciso 2) del Código Penal; ...el
Tribunal Constitucional falla, revocando la recurrida, que confirman­
do la apelada declaró improcedente la acción de hábeas corpus, y
reformándola, la declara fundada; en consecuencia, ordena que ce­
sen los actos que amenazan la libertad personal del accionante, de­
biéndose disponer su rehabilitación inmediata».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 23 de abril de 2002, Exp.
N° 005-2002-HC/TC-AREQUIPA. Fundamento 4. Á valos R odríguez,
Constantes y R obles B riceño , Mery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 116.

CARACTERÍSTICAS DE LA AMONESTACIÓN
1200. «La amonestación a que alude el inciso 1 del artículo 59°
del Código Penal, debe realizarse de modo formal y directamente
ante el condenado».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
16 de noviembre de 1998, Exp. N° 4878-98. P rado Saldarriaga, Víctor,
Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra, Lima, 1999, p. 379.

PRÓRROGA DEL PERÍODO DE SUSPENSIÓN DE EJECUCIÓN


DE PENA
1201. «Al haber el sentenciado incumplido con presentarse cada fin
de mes al juzgado a justificar sus actividades y firmar el libro de control
respectivo, así como en cancelar el saldo restante de la restitución del
bien, pese a ser requerido por la autoridad judicial, se resuelve prorrogar
el período de suspensión de la pena impuesta, a efectos de garantizar el
debido cumplimiento de la sanción y de las reglas de conducta fijadas».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
9 de septiembre de 1998, Exp. N° 3513-98. R ojas V argas, Fidel,
Jurisprudencia penal patrimonial, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 335.

PRECISIONES SOBRE LA REGLA DE ACUDIR AL JUZGADO


1202. «La regla de conducta a que alude el inciso 3 del artículo
58° del Código Penal dispone la concurrencia del condenado para

52
------------------------------------------- D e las penas -------------------------- Artículo 59°

informar o justificar sus actividades en la oportunidad que el órga­


no jurisdiccional estime pertinente; que en consecuencia, no resul­
tando adecuado a ley establecer una concurrencia obligatoria cada
mes durante todo el período de prueba, declararon haber nulidad
en el extremo de la sentencia que fija como regla de conducta al
sentenciado, el concurrir mensualmente al juzgado, reformándola
fijaron como regla de conducta el concurrir personal y obligatoria­
mente al juzgado cuantas veces sea requerido para justificar e infor­
mar sus actividades».
Ejecutoria Suprema del 9/1/97, Exp. N° 5242-96-LIMA. P rado
S aldarriaga, Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra,
Lima, 1999, p. 363.

PRÓRROGA DEL PERÍODO DE PRUEBA Y NO REVOCA­


CIÓN DE LA CONDICIONALIDAD, AL NO HABERSE NOTIFI­
CADO DEBIDAMENTE AL SUSPENDIDO
1203. «Si bien la sentenciada ha incumplido con las reglas de
conducta que le fueron fijadas, razón por la cual se le amonestó bajo
apercibimiento de prorrogarse el período de prueba, y posteriormente
ante la continuación de su conducta omisiva se resolvió prorrogarle el
período de prueba, bajo apercibim iento de revocársele la
condicionalidad de la pena impuesta; que, del estudio de autos se
tiene que si bien es cierto la sentenciada no ha cumplido con las re­
glas de conducta que le fueran impuestas, también lo es que la aludi­
da no ha tomado conocimiento de la variación que sufriera la pena
que se le impuso inicialmente, lo que denota descuido por parte del
juzgador, toda vez que si no se la ubicó en su domicilio real se debió
tratar de ubicarla mediante otros mecanismos, como el notificarla en
el domicilio procesal señalado en autos; fundamentos por los cuales
reformaron el auto recurrido y reformándolo prorrogaron el período
de prueba».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Lima del 5 de octubre
de 1998, Exp. N° 2886-98. B aca C abrera / R ojas V argas / N eira
H uamán, Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica, Lima,
1999, p. 836.

1204. «En caso de incumplimiento de las Reglas de Conducta, a que


se encuentra sujeto el condenado, se procederá conforme a lo dispuesto
por los artículos cincuenta y nueve y sesenta del Código Penal».

53
Artículo 59° — --------- =
----------F idel R ojas V argas------------------------------ -----------

Ejecutoria Suprema del 10/12/96, Exp. N° 760-95-B-LIMA. G ómez


M endoza , Gonzalo, Jurisprudencia penal de la Corte Suprema, t. III,
Idemsa, Lima, 1997, p. 98.

ES DESPROPORCIONADO REVOCAR LA SUSPENSIÓN DE


LA EJECUCIÓN DE LA PENA POR EL SOLO INCUMPLIMIENTO
DEL PAGO DE LA REPARACIÓN CIVIL
1205. «La parte agraviada solicita la revocatoria de la pena con­
dicional impuesta al sentenciado y que se haga efectiva, sustentan­
do su pretensión en que el sentenciado no ha cumplido con el pago
de la reparación civil, asimismo ha incumplido con la regla de con­
ducta que le impone concurrir mensualmente al juzgado a fin de
firmar el respectivo cuaderno de control y justificar sus actividades;
que, al respecto la doctrina mayoritaria y la uniforme Jurispruden­
cia señalan: la revocación de la suspensión se trata de la sanción
más severa, por lo que su uso debe ser excepcional y luego de haber­
se aplicado las sanciones precedentes de amonestación o de prórro­
ga. En todo caso, su uso debe limitarse en lo posible al hecho de que
el sentenciado haya cometido nuevo delito, mereciendo por ello otra
condena. A nuestro entender, resulta desproporcionado revocar la
suspensión por el mero incumplimiento del pago de la reparación
civil, como distorsionadamente se considera por cierto sector de la
judicatura nacional».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Lima del 26 de
septiembre de 2000, Exp. N° 5555-98. R ojas V argas , Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 325.

REVOCACIÓN DE LA CONDICIONALIDAD DE LA PENA


1206. «El pago de la reparación civil no fue fijado como regla
de conducta, por lo que su incumplimiento no podría generar la
revocatoria de la suspensión de la pena; además estaría vulnerando
el derecho consagrado en el artículo segundo, inciso 24, letra c) de
la Constitución Política que prevé «no hay prisión por deudas», por
lo que dicho fundamento deviene en insuficiente; no concurriendo
lo mismo respecto al segundo y principal fundamento relativo al
incumplimiento de otra regla de conducta, concretamente por no
haber concurrido la recurrente al juzgado para informar y justificar
sus actividades, situación que motivó su amonestación, con el aper­
cibimiento de revocarse la condicionalidad de la pena, por lo que al

54
--------------------------------------------D e LAS PENAS-------------------------- Artículo 60°

observar una conducta renuente y omisiva al mandato judicial reve­


la una intención de burlar la justicia, por lo tanto la ejecución del
apercibimiento decretado se encuentra arreglado a ley».
Ejecutoria Suprema del 29/11/2003, R.N. N° 2586-2003-CUSCO.
C astillo A lva, José Luis, Jurisprudencia penal 2, Sentencia de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 391.

Revocación de la suspensión por comisión de nuevo


delito doloso
Artículo 6 0 °.-La suspensión será revocada si dentro del plazo
de prueba el agente es condenado por la comisión de un nuevo
delito doloso cuya pena privativa de libertad sea superior a tres
años; en cuyo caso se ejecutará la pena suspendida condicio­
nalmente y la que corresponda por el segundo hecho punible.
Jurisprudencia
REVOCACIÓN DE LA SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE
LA PENA NO REQUIERE REQUISITO DE PROCEDIBILIDAD
1207. «La aplicación de la revocación de la condicionalidad de
la pena no requiere de ningún requisito de procedibilidad previo,
por lo que bastaría que se configuraran los hechos previstos en la
norma (es decir la falta del cumplimiento de las reglas de conducta
o la condena por la comisión de otro delito) para proceder a la revo­
cación. En otros términos, el órgano jurisdiccional no se encuentra
obligado a apercibir al sujeto inculpado que incumpla las reglas de
conducta o que haya sido condenado nuevamente para imponer las
medidas previstas en el artículo 59° del Código Penal. A mayor
abundamiento, cabe precisar que este mismo criterio ha sido soste­
nido por este Tribunal en la sentencia recaída en el Exp. N° 3165-
2006-PHC/TC, al señalar (fundamento 2) que ante el referido in­
cumplimiento de las reglas de conducta, la suspensión de la ejecu­
ción de la pena puede ser revocada sin necesidad de que previa­
mente se notifiquen las amonestaciones».,
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 7 de enero del 2010, Exp.
N° 02503-2009-PHC/TC-LAMBAYEQUE. Fundamentos 4 y 5 Gaceta
Penal, t. 6, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2009, p. 365.

1208. «En el presente caso, de los documentos obrantes en au­


tos se observa que la actuación de los emplazados, al revocar la sus­
pensión de la ejecución de la pena y disponer el cumplimiento suce­

55
Artículo 610— :----------:-------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

sivo de las dos penas dictadas en contra del recurrente, no reflejan


de modo concreto o específico una transgresión directa de sus dere­
chos constitucionales, toda vez que actuaron en uso de las compe­
tencias que le otorga el artículo 60° del Código Penal, al verificar
que el recurrente volvió a delinquir cuando se encontraba en perio­
do de prueba, debiendo, por lo tanto, desestimarse la presente de­
manda, más aún si el accionante, al cometer el segundo delito, ha
actuado voluntariamente, propiciando el fracaso del tratamiento
penitenciario y por lo tanto, de los objetivos de reeducación, rehabi­
litación y reincorporación del penado a la sociedad, que establece el
artículo 139°, inciso 22), de la Constitución».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de febrero de 2004, Exp.
N° 0957-2003-HC/TC-AREQUIPA. Fundamento 3. Á valos
R odríguez, Constantes y R obles B riceño, Mery, Jurisprudencia del
Tribunal Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 112.

NATURALEZA DUAL DE LA SUSPENSIÓN DE EJECUCIÓN


DE PENA
1209. «Tratándose de la suspensión de la ejecución de pena su
revocatoria tiene carácter facultativo u obligatorio. En el primer caso,
procede cuando el agente incumple las reglas de conducta impuesta
o es condenado por otro delito; mientras que en el segundo caso
procede cuando dentro del período de prueba es condenado por la
comisión de un nuevo delito doloso a pena privativa de libertad su­
perior a tres años».
Ejecutoria Suprema del 20/10/1997, Exp. N° 234-96-TACNA. R ojas
V argas, Fidel, Delitos contra la Administración Pública, Grijley, Lima,
2007, p. 881.

Efectos del cum plim iento del período de prueba:


Extinción de la condena
Artículo 61°.- La condena se considera como no pronun­
ciada si transcurre el plazo de prueba sin que el condena­
do cometa nuevo delito doloso, ni infrinja de manera per­
sistente y obstinada las reglas de conducta establecidas en
la sentencia.
Sumario: a) Precisiones, b) Jurisprudencia vinculante: alcances y finalidad
de la suspensión de pena.

56
D e las penas Artículo 61°

Jurisprudencia
a) Precisiones
EFECTOS DEL CUMPLIMIENTO DEL PLAZO DE PRUEBA
1210. «Conforme a lo dispuesto por el artículo 61° del Código Pe­
nal, la condena se considera como no pronunciada si transcurre el pla­
zo de prueba sin que el condenado cometa nuevo delito doloso, su­
puesto que se ha verificado en el caso de autos, por lo que, la rehabili­
tación dispuesta a favor del sentenciado se encuentra conforme a ley,
sin que ello importe una limitación al derecho de la parte agraviada a
la exigencia de su pago; en todo caso para su materialización es perti­
nente utilizar los mecanismos procesales de carácter civil».
Ejecutoria Suprema del 21/9/2004, R.N. N° 338-2004-HUÁNUCCX
Á valos R odríguez, Constante y R obles B riceño, Mery, Modernas
tendencias dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema,
Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 196.
FENECIMIENTO DEL PERÍODO DE PRUEBA ESTABLECIDO
EN SENTENCIA
1211. «Estando a la pretensión solicitada, por la parte agraviada,
de revocación de la pena condicional y que se haga efectiva por no
haber pagado la reparación civil, la misma está supedita al transcurso
del tiempo. Se tiene que: con fecha 22 de julio de 2000, se ha extinguido
el plazo de prueba, establecido mediante sentencia de fecha 24/9/98,
confirmada por esta Superior Sala, período de prueba prorrogado por
el plazo de seis meses, con fecha 15 de octubre de 1999; fundamentos,
por los cuales confirmaron la resolución que declara improcedente la
revocatoria de la condicionalidad de la pena, con lo demás que contie­
ne declararon fenecido el período de prueba impuesto al sentenciado».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Lima del 27 de
septiembre de 2000, Exp. N° 5555-98. R ojas V argas , Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 326.

b) Jurisprudencia vinculante: alcances y finalidad de la suspen­


sión de pena
CUMPLIMIENTO DEL PERÍODO DE PRUEBA Y LA REPA­
RACIÓN DEL DAÑO
1212. «Que como ya se anotó, otro requisito que impone el artículo
61° del Código Penal es que el condenado durante el período de prueba

57
Artículo 61° •Fidel R ojas V argas

no cometa nuevo delito doloso ni inflinja de manera persistente y obs­


tinada las reglas de conducta; que el imputado no cumplió con una de
las reglas de conducta que le fueron impuestas consistente en reparar
el daño causado, consistente en la devolución de dinero; que la repara­
ción del daño causado, que en el presente caso -por disposición de la
propia sentencia- consiste en la devolución de una suma determinada
de dinero, cuya obligación no escapaba al sentenciado, e importa ob­
viamente una negativa persistente y obstinada de su parte, sin que pueda
entenderse que para esa calificación sea necesario al órganos jurisdic­
cional requerimientos o amonestaciones expresas, en consecuencia sólo
se requiere que de autos se desprenda que el obligado se mantenga
firme o constante en no reparar el daño, que sea perseverante y tenaz
en esa decisión; por lo demás la reparación del daño impone al conde­
nado un deber positivo de actuación, cuyo incumplimiento importa una
condena omisiva, que en este caso comunica inequívocamente una
manifiesta voluntad -hostil al derecho- de incumplimiento a la regla de
conducta impuesta en el fallo; que este entendimiento del artículo 61°
del código acotado es independiente y no se opone a lo dispuesto por el
artículo 59° del mismo cuerpo de leyes, que autoriza al órgano jurisdic­
cional para que ante el incumplimiento de las reglas de conducta pue­
da amonestar al infractor, prorrogar el período de suspensión o revo­
car la suspensión de la pena; que por otro lado, la inaplicación del
artículo 61° del Código Penal porque se infringió las reglas de conducta
no significa que el imputado siempre tendrá inscrita la sentencia, sino
únicamente que no opera esta causal excepcional de extinción de la
responsabilidad penal».
Ejecutoria Suprema del 20/4/2006. R.N. N° 2476-2005-
LAMBAYEQUE. San M artín C astro, César, Jurisprudencia y precedente
penal vinculante, selección de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra,
Lima, 2006, p. 178.

REQUISITOS PARA LA EXTINCIÓN DE CONDENA


1213. «Cuarto: Que el artículo sesenta y uno del Código Penal,
invocado por el citado encausado y por el Superior Tribunal, exige
que haya transcurrido el plazo de prueba y que el condenado no
haya cometido nuevo delito doloso ni infringido de manera persis­
tente y obstinada las reglas de conducta establecidas en la senten­
cia; que, en cuando al cómputo del indicado plazo, es de tener pre­
sente el artículo trescientos treinta del Código de Procedimientos

58
--------------------------------------------D e LAS PENAS--------------------------Artículo 61°

Penales, que establece que la sentencia condenatoria, como en el


presente caso, se cumplirá aunque se interponga recurso de nuli­
dad, salvo los casos en que la pena sea la de intemamiento, relega­
ción, penitenciaría o expatriación; que ello significa que, salvo esas
penas, la impugnación contra una sentencia condenatoria no es
suspensiva y, por consiguiente, se ejecuta provisionalmente confor­
me a sus propios términos, lo que por lo demás reitera el artículo
doscientos noventa y tres del Código de Procedimientos Penales y
en tal virtud, obliga al órgano jurisdiccional a disponer lo conve­
niente para que sus disposiciones se ejecuten cumplidamente mien­
tras se absuelva el grado, lo que significa que deberá instarse el cum­
plimiento de las reglas de conducta, las penas que no son objeto de
suspensión y el pago de la reparación civil, en tanto que para tales
cometidos la competencia del órgano jurisdiccional de ejecución no
está suspendida, que, por consiguiente, en el caso de autos ese pri­
mer requisito se ha cumplido, pues la sentencia de primera instan­
cia se emitió el treinta de octubre de dos mil uno y el período de
prueba venció el veintinueve de octubre de dos mil cuatro.
Quinto: Que, como ya se anotó, otro requisito que impone el artí­
culo sesenta y uno del Código Penal es que el condenado, durante el
período de prueba, no cometa nuevo delito doloso ni infrinja de ma­
nera persistente y obstinada las reglas de conducta; que el imputado
no cumplió con una de las reglas de conducta que le fueron impues­
tas: «... reparar el daño causado consistente en la devolución que
deberán hacer los procesados de la suma de treinta y dos mil nove­
cientos setenta y nueve nuevos soles con noventa y cuatro céntimos...»;
que la reparación del daño causado, que en el presente caso -por
disposición de la propia sentencia- consiste en la devolución de una
suma de dinero determinada, cuya obligación no escapaba al senten­
ciado, e importa obviamente una negativa persistente y obstinada de
su parte, sin que pueda entenderse que para esa calificación sea nece­
sario al órgano jurisdiccional requerimientos o amonestaciones expre­
sas, en consecuencia, solo se requiere que de autos se desprenda que
el obligado se mantenga firme o constante en no reparar el daño, que
sea perseverante y tenaz en esa decisión, que es precisamente lo que
ha ocurrido en autos; que, por lo demás, la reparación del daño im­
pone al condenado un deber positivo de actuación, cuyo incumpli­
miento importa una conducta omisiva, que en este caso comunica
inequívocamente una manifiesta voluntad -hostil al derecho- de in­

59
Artículo 61° —-------------------- F idel R ojas V argas -----------------------------------------

cumplimiento a la regla de conducta impuesta en el fallo; que, siendo


así, la solicitud del sentenciado debe desestimarse por incumplimien­
to del segundo requisito analizado.
Sexto: Que este entendimiento del artículo sesenta y uno del
Código acotado es independiente y no se opone a lo dispuesto por el
artículo cincuenta y nueve del mismo cuerpo de leyes, que autoriza
al órgano jurisdiccional que ante el incumplimiento de las reglas de
conducta, pueda amonestar al infractor, prorrogar el período de
suspensión o revocar la suspensión de la pena; que, por otro lado, la
inaplicación del artículo sesenta y uno del Código Penal porque se
infringió las reglas de conducta no significa que el imputado siem­
pre tendrá inscrita la sentencia, sino únicamente que no opera esta
causa excepcional de extinción de la responsabilidad penal; que, al
respecto, jurista como P rats C anut sostiene que la remisión de la
pena [o en nuestro caso, de tener por no pronunciada la condena]
importa una forma específica de rehabilitación diferente de la nor­
ma fijada en el Código Penal [Autores Varios, Comentarios al Código
Penal, t. I, Aranzadi, Navarra, 1996, p. 472], por lo que quienes se
encuentren en esa situación tendrán que someterse a lo dispuesto en
las reglas generales de la rehabilitación previstas en el artículo se­
senta y nueve del Código Penal, con la obvia aclaración que vencido
el plazo de prueba cesa la posibilidad de amonestaciones, éste ya no
podrá prorrogarse, ni tampoco podrá ser revocada la pena privati­
va de libertad suspendida, y solo tendrán que cumplirse aquella re­
glas de conducta que importen la reparación efectiva del daño (artí­
culo cincuenta y ocho inciso cuatro del Código Penal), salvo desde
luego que opere la prescripción de la ejecución de la pena.
Séptimo: Que, finalmente, es de aclarar que, conforme a lo dis­
puesto en el artículo cincuenta y siete del Código Sustantivo y al pro­
pio título de la institución, lo que se suspende es la ejecución de la
pena privativa de libertad, de suerte que sus efectos solo están referi­
dos a esa pena [aun cuando también se la denomine condena condi­
cional -artículo cincuenta y ocho del Código Penal-, se trata, como
afirma H urtado P ozo- , de una modalidad de ejecución de la pena y,
si se tiene en cuenta sus fines, constituye un medio para resocializar
al condenado: Suspensión de la ejecución de la pena y reserva del
fallo, Anuario de Derecho penal noventa y siete / noventa y ocho,
Lima, mil novecientos noventa y nueve, página doscientos treinta y
siete]; que, por tanto, la suspensión no se extiende a las demás penas

60
--------------------------------------------D e LAS PENAS------------------------------ Artículo 61°

principales y accesorias y, menos, a la reparación civil -esta última,


como es obvio, no es una pena ni está dentro de los límites del ius
puniendi del Estado, e incluso las reglas de prescripción en orden a su
ejecución están normadas en el artículo dos mil uno del Código Civil-;
que, en tal virtud, aun cuando fuera procedente el artículo sesenta y
uno del Código Penal y, en su caso, la rehabilitación prevista en el
artículo sesenta y nueve del Código Penal, ello no obsta a que el con­
denado deba pagar la reparación civil, pues lo contrario importaría
una lesión directa al derecho de la víctima a la reparación, y un aten­
tado clarísimo a su derecho a la tutela jurisdiccional, incluso dejándo­
la en indefensión material; que tener por no pronunciada la condena,
según estatuye el artículo sesenta y uno del Código Penal, no puede
significar entonces que igualmente se extingan las penas no suspendi­
das y, menos, la exigencia del pago de la reparación civil, por lo que
en tal supuesto la orden judicial solo debe comprender la desapari­
ción de la condena impuesta a una pena privativa de libertad -con la
consiguiente anulación de los antecedentes en ese extremo-, quedan­
do subsistentes -si es que no se han cumplido- las demás penas prin­
cipales o accesorias y, particularmente, la reparación civil -como acla­
ran Z affaroni/ A lagia/ Slokar, el cumplimiento de la condición no hace
desaparecer el acto jurisdiccional, sino solo la condenación a la pena
de prisión [Derecho penal. Parte General, Ediar, Buenos Aires, 2000,
p. 924]-».
Ejecutoria Suprema del 20/4/2006. R.N. N° 2476-2005-
LAMBAYEQUE. San M artín C astro, César, Jurisprudencia y precedente
penal vinculante, selección de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra,
Lima, 2006, p. 176.

61
C a p ít u l o V
R e s e r v a d e l f a l l o c o n d e n a t o r io

COMENTARIOS
La reserva del fallo condenatorio, o más propiamente de pena
concreta, es otra de las medidas alternativas a las penas cortas
de privación de libertad, que goza de igual fundamento jurídico
que la suspensión de la ejecución de pena. Se diferencia de
esta última en su mayor alcance de aplicación en relación a las
penas, ya no solo en función a la privativa de libertad sino también
a la de multa, prestación de servicios a la comunidad - limitación
de días libres y la pena de inhabilitación. Su distintivo esencial
radica en que no llega a dictarse la condena (lo que si sucede
en la suspensión de ejecución de pena), quedando en estado
de reserva o suspensión de dictado. Esto último no significa
que no exista pena, pues la misma es una consecuencia de la
comisión del delito, en condiciones de culpabilidad y necesidad
de pena, lo que sucede es que el dictado de la sanción
individualizada por el juez, y contenida en la parte resolutiva de
la sentencia, es sometida a un racionalizado criterio de reserva
o cautela condicionada, sujeta un conjunto de reglas de
cumplimiento obligatorio por el favorecido, pena que se accionará
al incumplir éste los deberes establecidos por el juez en la
sentencia que dispone la reserva. Si bien no se dicta el fallo
conteniendo la pena, sin embargo el juez debe determinar y
dictar la correspondiente reparación civil.
Llama la atención en la descripción normativa de la reserva
de fallo no solo que la reincidencia y la habitualidad no la

62
D e las penas --------------------------- Artículo 62°

excluyan, sino también la reducción de los indicadores


objetivos. En efecto, la norma solo ha contemplado las
circunstancias individuales (el infractor y sus circunstancias)
que deben llevar al juez a colegir el pronóstico favorable de
no comisión de delito por parte del beneficiado. Asimismo, a
diferencia del razonamiento inductivo exigido en la regulación
de la suspensión de la ejecución de pena, la norma penal
aquí alude al razonamiento deductivo («pueda colegir») como
vía metodológica para generar el hipotético y razonable buen
comportamiento del infractor. Igualmente llama la atención
que la norma penal señale que el plazo de reserva del fallo
condenatorio (1 a 3 años) se cuente a partir de que la
decisión adquiera calidad de cosa juzgada, precisión
inexistente en el caso de la suspensión de la ejecución de
condena.
Las restricciones legales para configurar reserva de fallo
están dados: (i) por el quantum punitivo abstracto del delito
que no debe superar los 3 años de privación de libertad o
cuando se trate de pena de multa; (i¡) las noventa jornadas
(como máximo de pena concreta) para las penas limitativas
de derechos; (iii) los dos años de inhabilitación en tanto pena
concreta. Esto posibilita inferir que la reserva de fallo está
pensada para delitos de escaso injusto y gravedad.
Las reglas de conducta (bajo el mismo sistema pautado y abierto
de la suspensión), debidamente motivadas por el juez, impuestas
al favorecido son las mismas que las de la suspensión de
ejecución de condena. La revocación de la reserva acontece
cuando el infractor incumple las reglas en un sistema de
gradualidad (severa advertencia, prórroga del régimen de prueba,
revocación). La norma penal aquí, a diferencia de la suspensión
de ejecución de pena, exige motivación de las reglas de
conducta. Igualmente, a diferencia de la suspensión de ejecución
de condena, alude al incumplimiento simple.
Es importante que el artículo 63° haya establecido pautas
para asegurar la naturaleza de la reserva del fallo: registro
especial confidencial y provisional e incomunicabilidad al
cumplirse el período de prueba.

63
Artículo 62°:---------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------

Requisitos
Artículo 62°.- El Juez puede disponer la reserva del fallo
condenatorio siempre que de las circunstancias individua­
les, verificables al momento de la expedición de la senten­
cia pueda colegir que el agente no cometerá nuevo delito.
El pronóstico favorable sobre la conducta futura del sen­
tenciado que formule la autoridad judicial requiere de de­
bida motivación.
La reserva es dispuesta en los siguientes casos:
1. Cuando el delito está sancionado con pena privativa
de libertad no mayor de tres años o con multa;
2. Cuando la pena a imponerse no supere las noventa
jornadas de prestación de servicios a la comunidad o
de limitación de días libres; o
3. Cuando la pena a imponerse no supere los dos años
de inhabilitación.
El plazo de reserva del fallo condenatorio es de uno a tres
años, contado desde que la decisión adquiere calidad de
cosa juzgada (*).
Texto original: Artículo 62°.-EI Juez podrá disponer la reserva del
fallo condenatorio cuando la naturaleza, modalidad del hecho
punible y personalidad del agente, hagan prever que esta
medida le impedirá cometer un nuevo delito.
La reserva será dispuesta:
1. Cuando el delito está sancionado con pena privativa de libertad
no mayor de tres años o con multa;
2. Cuando la pena a imponerse no supere las noventa jornadas
de prestación de servicios a la comunidad o de limitación de
días libres; o
3. Cuando la pena a imponerse no supere los dos años de
inhabilitación.
El plazo de reserva del fallo condenatorio es de uno a tres
años, contado desde que la decisión adquiere calidad de cosa
juzgada.
Ley 29407: Artículo 62°.-EI Juez puede disponer la reserva del fallo
condenatorio cuando la naturaleza, modalidad del hecho punible

64
------------------------------------------- D e las penas -------------------------- Artículo 62°

y personalidad del agente, hagan prever que esta medida le


impedirá cometer un nuevo delito.
La reserva es dispuesta:
1. Cuando el delito está sancionado con pena privativa de libertad
no mayor de tres años o con multa;
2. Cuando la pena a imponerse no supere las noventa jornadas
de prestación de servicios a la comunidad o de limitación de
días libres; o
3. Cuando la pena a imponerse no supere los dos años de
inhabilitación.
El plazo de reserva del fallo condenatorio es de uno a tres
años, contado desde que la decisión adquiere calidad de cosa
juzgada (18-09-2009)
(*) Artículo modificado por el Artículo 1o de la Ley N° 30076 del diecinueve
de agosto de 2013.
S umario ; a) Formulación general, b) Precisiones, c) Jurisprudencia
vinculante: reserva de fallo condenatorio y pena de inhabilitación.
Jurisprudencia
a) Formulación general
1214. «La reserva del fallo condenatorio viene a ser una figura
que constituye una alternativa a la pena privativa de libertad, sien­
do aplicable a los agentes que por la modalidad del hecho punible y
su personalidad, hicieran prever que esta medida, les impedirá co­
meter un nuevo delito, sujetándose a las reglas de conducta y al
régimen de prueba que establezca el juzgador».
Ejecutoria Suprema del 01/12/95. Exp. N° 2583-95-PIIIRA. R ojjasi
P ella, Carmen, Ejecutorias supremas penales, 1993-1996, Legpima, Lima,
1997, p. 136.

RESERVA DE FALLO: ALTERNATIVA A LA PENA PRIVATE


VA QUE REFLEJA MÍNIMA INTERVENCIÓN Y ULTIMA RATIO
DEL DERECHO PENAL
1215. «La reserva del fallo, viene a ser la figura jurídica que cons­
tituye una alternativa a las penas privativas de libertad, atendiendo a
los principios de mínima intervención del Estado y el Derecho penal y
ultima ratio, siendo aplicables a los agentes que por la modalidad del
hecho punible y su personalidad hicieran prever que esta medida les
impedirá cometer nuevo delito, sujetándose a las reglas de conducta
y al régimen de prueba que establezca el juzgador».

65
Artículo 62°;----------------------- F idel R ojas V argas---------------------------------------—

Ejecutoria Superior - Corte Superior de Justicia de La Libertad, Exp.


N° 148-2000, Jurisprudencia penal, Editora Normas Legales, Trujillo,
2003, p. 127.

RESERVA DE FALLO SUPONE CULPABILIDAD DEL AUTOR


DE DELITO
1216. «La reserva del fallo condenatorio, que se regala en los
artículos 62° a 67° del Código Penal, en términos concretos, supone
que en la sentencia se declara formalmente la culpabilidad del pro­
cesado, pero éste no es condenado ni se le impone, por tanto pena
alguna; el fallo de condena queda de momento suspendido y se con­
diciona su pronunciamiento a la observancia de reglas de conducta
durante un régimen de prueba, dentro del cual el sentenciado debe­
rá abstenerse de cometer nuevos delitos y tendrá que cumplir las
reglas de conducta que señala el Juez».
Ejecutoria Suprema del 17/9/2001, R.N. N° 3192-2001-TACNA.
P érez A rroyo, Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú
(2001-2005), t. I, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias
Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006,
p. 666.

b) Precisiones

1217. «A tenor de lo dispuesto en los artículos 62° y 63° del Códi­


go Penal, y conforme postula un sector de la doctrina penalista, en
caso que se imponga reserva de fallo condenatorio, en la parte
considerativa del mismo, debe estipularse la pena objeto de reserva».
Ejecutoria Suprema del 28/6/2004, R.N. N° 742-2004-AYACUCHO.
C astillo A lva, José Luis, Jurisprudencia penal 1, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 464.

RESERVA DE FALLO EN PENAS CONJUNTAS


1218. «La operatividad de la reserva del fallo condenatorio, ha sus­
citado el problema referido a la posibilidad de su aplicación en caso de
penas conjuntas. Al respecto debemos señalar la existencia de una ten­
dencia que estima que es posible aplicar la reserva del fallo condenatorio
si las penas conminadas para el delito cometido son privativa de libertad
y multa; por su parte, la segunda posición niega su aplicación en tales
casos, argumentando que el artículo sesenta y dos inciso primero solo
alude a supuestos de penas alternativas de privación de libertad o multa;
a esta interpretación se le ha objetado que desde una perspectiva de ra-

66
--------------------------------------------De LAS PENAS--------------------------Artículo 62°

zonamiento lógico, si la reserva del fallo es procedente en delitos con


pena privativa de libertad no mayor de tres años, y también, es proce­
dente para otros delitos con penas conminadas de multa, la consecuen­
cia resultante sería que dicha medida puede también utilizarse para he­
chos punibles que estén sancionados simultáneamente con ambas penas;
que dicha controversia se ha visto zanjada con lo acordado en el Pleno
Jurisdiccional de 1999, cuyas conclusiones sirven como directrices para
unificar criterios en la administración de justicia, conforme a lo expuesto
en la parte considerativa de la Resolución Administrativa N° 650-CME-
PJ, publicada el 24 de junio de 1997, donde se establece que procede
también disponer la reserva del fallo condenatorio tratándose de delitos
sancionados con penas conjuntas o principales, de las clases y con los
límites previstos en el artículo 62° del Código Penal».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Lima del 26 de
septiembre de 2000, Exp. N° 503-00. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia
penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 326.

APLICACIONES
1219. «Al quedar demostrado que la responsabilidad penal de
las acusadas es mínima, por lo mismo es procedente aplicar al pre­
sente caso la reserva del fallo en concordancia con lo que suponen
los artículos 62° al 64° del Código Penal».
Sentencia de Juzgado de la Corte Superior de Justicia de Arequipa
del 1 de diciembre de 1998, Exp. N° 26-99. A cademia de la
M agistratura, Serie de Jurisprudencia 4, Lima, 2000, p. 327.

1220. «Es procedente la reserva del fallo condenatorio si el pro­


cesado es una persona joven, carente de antecedentes penales y aten­
diendo a que las lesiones que infirió al agraviado fueron consecuen­
cia de una pelea por razones de trabajo, no denotando por ello pe­
ligrosidad».
Ejecutoria de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Lima del
25 de marzo de 1997, Exp. N° 2207-96. P rado Saldarriaga, Víctor,
Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra, Lima, 1999, p. 353.

ANOMALÍAS EN LA APLICACIÓN DE LA RESERVA DE


FALLO
1221. «La reserva del fallo condenatorio es una opción que tie­
ne el juzgador, que no puede ser aplicada a cualquier delito; al ha­

67
Artículo 6 2 °------------:----------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

ber el colegiado aplicado dicha reserva para un delito penado con 5


años en su extremo mínimo, ello deviene en una determinación ju­
dicial de pena irregular que vicia de nulidad la resolución».
Ejecutoria Suprema del 13/11/93, Exp. N° 1831-92-AMAZONAS.
R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999,
p. 223.

1222. «Habiéndose omitido fijar el plazo de reserva del fallo


condenatorio a que hace referencia el artículo 62° del Código Penal,
es del caso integrarla en ese extremo conforme el artículo 298° del
Código Adjetivo».
Ejecutoria Suprema del 03/11/95. Exp. N° 3366-94-B-LIMA. R ojjasi
P ella, Carmen, Ejecutorias supremas penales, 1993-1996, Legrima, Lima,
1997, p. 248.

1223. «Estando a que la pena a imponerse en este caso es la que


señala el artículo 225° del Código Penal (pena privativa de libertad
no menor de 1 ni mayor de 4 años), no cabe la reserva del fallo, ya
que ésta sólo procede a tenor de lo dispuesto por el artículo 62° del
mismo cuerpo de leyes, cuando el delito es sancionado con pena no
mayor de 3 años o con multa».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia del 14/10/97,
Exp. N° 1507-97. L a R osa G ómez de la T orre, Miguel, Jurisprudencia
del proceso penal sumario, Grijley, Lima, 1999, p. 437.

1224. «Que la reserva del fallo condenatorio procede sólo en los


casos taxativamente señalados en la ley, esto es, cuando el delito se
halla penado con un máximo de 3 años de privación de libertad o
multa, mas no así cuando el delito se halla sometido a doble puni­
ción o pena conjunta privativa de libertad y multa».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
3 de julio de 1998, Exp. N° 1584-98. P rado Saldarriaga, Víctor, Derecho
penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra, Lima, 1999, p. 360.

c) Jurisprudencia vinculante: reserva de fallo condenatorio y


pena de inhabilitación
1225. «Quinto. Que regulada en los artículos sesenta y dos y
sesenta y siete del Código Penal, es importante precisar:

68
-------------------------------------------- D e LAS PENAS--------------------------Artículo. 62°

a) Que ésta es una medida alternativa a la pena privativa de liber­


tad de uso facultativo para el Juez, que se caracteriza funda­
mentalmente por reservar la imposición de la condena y el seña­
lamiento de la pena concreta para el sentenciado culpable;
b) Que en consecuencia, tal medida consiste en declarar en la
sentencia la culpabilidad del procesado, pero sin emitir la
consiguiente condena y pena. Estos últimos extremos se re­
servan y se condiciona su extinción o pronunciamiento a la
culminación exitosa o no de un período de prueba, dentro
del cual el sentenciado deberá abstenerse de cometer nuevo
delito y cumplir las reglas de conducta que le señale el Juez;
c) Que la reserva del fallo condenatorio procede cuando con­
curren estos presupuestos: i) Que el delito esté sancionado
con pena conminada no superior a tres años de pena priva­
tiva de libertad o con multa; o con prestación de servicios a
la comunidad o limitación de días libres que no excedan a
noventa jomadas semanales; o con inhabilitación no supe­
rior a dos años; ii) Que el Juez, en atención a las circunstan­
cias del hecho y a la personalidad del agente, emita un pro­
nóstico favorable sobre la conducta futura del imputado; iii)
Es de señalar que la reserva del fallo condenatorio también
es aplicable en caso de pena conjuntas o alternativas, siem­
pre que tales sanciones se adecúen a los marcos cualitativos
y cuantitativos antes mencionados;
Sexto - Que la aplicación debe inscribirse en el registro respectivo.
Séptimo - Que se advierte de autos que la Sala Superior Penal,
ha aplicado indebidamente la reserva del fallo condenatorio por lo
que debe precisarse al respecto lo siguiente:
a) Que según lo dispuesto por el artículo cuatrocientos veinti­
séis del Código Penal, los delitos previstos en los capítulos
segundo y tercero del título decimoctavo, serán sanciona­
dos, además, con pena de inhabilitación;
b) Que la inhabilitación que corresponde a los casos del artícu­
lo precitado, tiene la calidad de pena principal y conjunta,
con un máximo de duración de tres años y con los alcances
contenidos en el artículo treinta y seis, inciso uno y dos;
c) Que, como ya se ha señalado, la reserva del fallo condena­
torio resulta aplicable solo cuando la pena conminada a
imponerse no supere los dos años de inhabilitación;

69
Artículo 63o- -Fidel R ojas V argas

d) Que, por consiguiente, para el caso en examen la pena con­


minada de inhabilitación, principal y conjunta, tiene un
máximo de duración de tres años, por lo que la aplicación
de la reserva del fallo condenatorio hecha por el colegiado
Superior es improcedente».
Ejecutoria Suprema del 27/5/2005. R.N. N° 3332-2004, JUNÍN. San
M artín C astro, César, Jurisprudencia y precedente penal vinculante,
selección de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra, Lima, 2006, p. 82.

Efectos de la Reserva de Fallo Condenatorio


Artículo 63°.- El Juez, al disponer la reserva del fallo con­
denatorio, se abstendrá de dictar la parte resolutiva de la
sentencia, sin perjuicio de fijar las responsabilidades civiles
que procedan.
La reserva de fallo se inscribirá en un registro especial, a
cargo del Poder Judicial. El Registro informa exclusivamen­
te a pedido escrito de los jueces de la República, con fines
de verificación de las reglas de conducta o de comisión de
nuevo delito doloso. El Registro es de carácter especial, con­
fidencial y provisional y no permite, por ningún motivo, la
expedición de certificados para fines distintos.
Cumplido el período de prueba, queda sin efecto la inscrip­
ción en forma automática y no podrá expedirse de él cons­
tancia alguna, bajo responsabilidad. El Juez de origen, a
pedido de parte, verifica dicha cancelación (*).
Texto original: Artículo 63°.- El Juez al disponer la reserva del fallo
condenatorio se abstendrá de dictar la parte resolutiva de la
sentencia, sin perjuicio de fijar las responsabilidades civiles
que procedan.
La reserva del fallo condenatorio importa la suspensión de su
inscripción en el Registro Judicial.
(*) Artículo modificado por el artículo 1o de la Ley N° 27868, publicada
el 20 de noviembre del 2002.
Jurisprudencia
CASO EN EL QUE RESULTA PROCEDENTE LA RESERVA
DEL FALLO
1226. «Habiendo el procesado reconocido su ilícito proceder,
tanto al ren d ir su m an ifestació n p o licia l com o al deponer

70
--------------------------------------------D e las penas --------------------------Artículo 64°

instructivamente, manifestando además estar totalmente arrepenti­


do; estando a las calidades personales del encausado, a la naturale­
za del delito cometido y concurriendo los presupuestos indicados en
el artículo 62° del Código Penal, resulta conveniente en el presente
caso reservar el fallo condenatorio».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones de reos libres
de la Corte Superior de Justicia de Lima del 19 de mayo de 1998,
Exp. N° 8750-97. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal comentada,
Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 815.

RESERVA DE FALLO E IMPOSICIÓN DE MULTA DESNA­


TURALIZA EL SUCEDÁNEO PENAL
1227. «Se desnaturaliza el sentido de la reserva del fallo conde­
natorio en caso de señalarse la aplicación de dicha figura e impo­
nerse al mismo tiempo una pena multa al inculpado, por lo que ha
de ser declarada nula la sentencia».
Sentencia de la Sala Especializada en lo Penal de la Corte Superior
de Justicia del Cono Norte de Lima del 27 de mayo de 1998, Exp. N°
3118-97. A cademia de la M agistratura, Serie de Jurisprudencia, Lima,
2000, p. 328.

RESERVA DE FALLO NO IMPIDE AL JUEZ ESTABLECER


CONSECUENCIAS CIVILES DEL DELITO
1228. «La reserva del fallo condenatorio no impide a la Corte el
señalar las consecuencias civiles del delito; en este caso de delito de
abandono de mujer embarazada, la reparación civil y la pensión
alimentaria».
Sentencia de la Sala Penal de la Corte Superior de Justicia de Huaraz
del 22 de enero de 1998, Exp. N° 473-97. A cademia de la
M agistratura, Serie de Jurisprudencia 1, Lima, 1999, p. 569.

Reglas de conducta
Artículo 64°.-Al disponer la reserva de fallo, el juez impo­
ne de manera debidamente motivada las siguientes reglas
de conducta que resulten aplicables al caso:
1. Prohibición de frecuentar determinados lugares;
2. Prohibición de ausentarse del lugar donde reside sin
autorización del Juez;

71
Artículo 64° •Fidel R ojas V argas

3. Comparecer mensualmente al juzgado, personal y


obligatoriam ente, para inform ar y ju stific a r sus
actividades;
4. Reparar los daños ocasionados por el delito o cumplir
con su pago fraccionado, salvo que demuestre que está
en imposibilidad de hacerlo;
5. Prohibición de poseer objetos susceptibles de facilitar
la realización de otro delito;
6. O b lig a ció n de so m eterse a u n tra ta m ie n to de
desintoxicación de drogas o alcohol
7. Obligación de seguir tratamiento o programas laborales
o educativos, organizados por la autoridad de ejecución
penal o institución competente; o,
8. Los demás deberes adecuados a la rehabilitación social
del agente, siempre que no atenten contra la dignidad
del condenado (*).
Texto original: Artículo 64o- El Juez, al disponer la reserva del
fa llo condenatorio, im pondrá las reglas de conducta
siguientes:
1. J Prohibición de frecuentar determinados lugares;
2. Prohibición de ausentarse del lugar donde reside sin
autorización del Juez;
3. Comparecer mensualmente al juzgado, personal y
obligatoriamente, para informar y justificar sus actividades;
4. Reparar los daños ocasionados por el delito, salvo que
demuestre que esté imposibilitado de hacerlo;
5. Que el agente no tenga en su poder objetos susceptibles de
facilitar la realización de otro delito; y
6. Las demás reglas de conducta que el Juez estime convenientes
para la rehabilitación social del agente, siempre que no atente
contra la dignidad del procesado.
(*) Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N° 30076, publicada
el 19 de agosto de 2013.

FACULTADES REGLADAS Y DISCRECIONALES DEL JUEZ


1229. «Conforme se infiere del artículo 64° del Código Penal,
este dispositivo establece en forma imperativa la imposición de re­

72
____________________________ D e las penas --------------------------Artículo 65°

glas de conducta contenidas en sus incisos, confiriendo además al


Juez penal, la facultad de imponer otras adicionales que estime con­
veniente, siempre que no atente contra la dignidad del procesado
que también debe ser respetada».
Ejecutoria Suprema del 27/5/2005. R.N. N° 3332-2004, JUNÍN. San
M artín C astro, César, Jurisprudencia y precedente penal vinculante,
selección de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra, Lima, 2006, p. 82.

REGLA DE CONDUCTA INADECUADA


1230. «La regla de conducta «respetar el patrimonio ajeno» consti­
tuye un imperativo legal cuyo incumplimiento trae las consecuencias que
la propia ley establece, por lo que resulta inadecuada su aplicación como
regla de conducta; declararon nula dicha regla de conducta».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Lima del 19 de
septiembre de 2000, Exp. N° 5293-99. R ojas V argas , Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 330.

1231. «La reserva de fallo condenatorio consiste en declarar en la


sentencia la culpabilidad del procesado, pero sin emitir la consiguiente
condena y pena. Estos últimos extremos se reservan y se condiciona su
extinción o pronunciamiento a la culminación exitosa o no de un perío­
do de prueba, dentro del cual el sentenciado deberá abstenerse de co­
meter nuevo delito y cumplir las reglas de conducta que le señale el
Juez».
Ejecutoria Suprema del 27/5/2005. R.N. N° 3332-2004, JUNÍN. San
M artín C astro, César, Jurisprudencia y precedente penal vinculante,
selección de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra, Lima, 2006, p. 82.

Incumplimiento de las reglas de conducta: efectos


Artículo 65°.- Cuando el agente incumpliera las reglas de
conducta impuestas, por razones atribuibles a su responsa­
bilidad, el Juez podrá:
1. Hacerle una severa advertencia;
2. Prorrogar el régimen de prueba sin exceder la mitad
del plazo inicialm ente fijado. En ningún caso la
prórroga acum ulada sobrepasará de tres años; o
3. Revocar el régimen de prueba.

73
Artículo 66° ■Fidel R ojas V argas

Jurisprudencia
APERCIBIMIENTO IMPERTINENTE
1232. «El incumplimiento de las reglas de conducta impuestas
en un régimen de suspensión de la ejecución de la pena, da lugar,
según los casos, a la aplicación de lo dispuesto en los artículos 59° y
60° del Código Penal; por consiguiente, no cabe establecer como
apercibimiento en una sentencia condenatoria a pena privativa de
libertad suspendida, lo que la infracción a las reglas de conducta
genera, exclusivamente».
Ejecutoria Suprema del 24/1/97, Exp. N° 1531-95-LIMA. P rado
Saldarriaga, Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra,
Lima, 1999, p. 357.

JUSTIFICACIÓN DE INCUMPLIMIENTO DE REGLA DE CON­


DUCTA ADUCIDA POR EL RECURRENTE ES DESESTIMADA,
SE PRORROGA EL RÉGIMEN DE PRUEBA
1233. «Que, si bien es cierto que el mismo día en que se resolvió
prorrogar el régimen de prueba, la defensa del sentenciado presentó
un escrito mediante el cual comunicaba la variación del domicilio, sin
embargo, también lo es que la regla de conducta ordena que dicha
comunicación se debe realizar previamente; en todo caso, no lo hizo en
el lapso de siete días que existió entre la variación domiciliaria y la
constatación policial, razón por la cual dicho escrito no justifica el in­
cumplimiento del recurrente de la regla de conducta mencionada; más
aún si curiosamente dicho escrito no lleva consignada la hora en que
fue presentado al local del juzgado, tan solo la firma del encargado de
recibirlo; por lo que confirmaron la resolución que resuelve prorrogar el
régimen de prueba impuesto al sentenciado por seis meses más».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Lima del 13 de
septiembre de 2000, Exp. N° 2605-00A. R ojas V argas , Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 328.

Revocación del régimen de prueba por comisión de


nuevo delito doloso
A rtículo 66°.- El régim en de prueba podrá ser revocado
cuando el agente com eta un nuevo delito doloso por el
cual sea condenado a pena privativa de libertad superior
a tres años.

74
-------------------------------------D e las penas --------------------------Artículo 67°

La revocación será obligatoria cuando la pena señalada para


el delito cometido exceda de este límite. La revocación de­
termina la aplicación de la pena que corresponde al delito,
si no hubiera tenido lugar el régimen de prueba.

Extinción del régimen de prueba


Artículo 67 o.» Si el régimen de prueba no fuera revocado
será considerado extinguido al cumplirse el plazo fijado y
el juzgamiento como no efectuado.

75
C a p ít u l o VI
E x e n c ió n d e pena

COMENTARIOS
Esta alternativa a las medidas punitivas constituye la de
mayor favorabilidad para el infractor con las que cuenta el
catálogo de sanciones del Código penal. Conocida también
como dispensa de pena en el Código penal alemán (art. 60°)
se fundamenta tanto en la existencia de delitos de mínimo
injusto penal como también en la culpabilidad mínima del
agente, por lo mismo en los principios de ultima ratio y mínima
intervención. Al igual que la suspensión de ejecución de pena
y la reserva de fallo, la exención no constituye un derecho
subjetivo del condenado sino una alternativa a las penas
efectivas asumida por la política penal nacional.
Resulta aplicable para el infractor incurso en delitos dolosos: (i)
cuando el extremo máximo no supere los dos años de pena
conminada (por ejemplo: incumplimiento de funciones, art. 377°,
abandono simple de cargo, art. 380°; omisión simple de denuncia,
art. 407°; sustracción de menor, art. 147°; coacción, art. 151°;
violación de domicilio, art. 159°, perturbación de reunión pública,
art. 166°, hurto de uso, art. 187°, entre otros); (ii) cuando la pena
sea la de prestación de servicios comunitarios (modalidades
de aborto contenidas en los arts. 114°, 118° y 120°; injuria, art.
130°; ostentación de títulos y honores, art. 362°, desacato, art.
375°) o (iii) multa (calumnia, art. 131°; omisión de auxilio a herido,
art. 127°, producción-comercialización de productos destinado
al consumo humano, art. 288°). Igualmente puede aplicarse en
los casos de delitos culposos no agravados cuyo monto máximo

76
■De las penas Artículo 68°

de pena no sea superior a los dos años (homicidio, art. 111°,


primer párrafo; lesiones culposas simples, art. 124°; delitos de
contaminación y propagación culposos conforme a lo dispuesto
en el artículo 295° del Código Penal, los delitos contemplados
en los artículos 288° y 291°, peculado culposo, art. 387°).
Para todos esos casos en los cuales la naturaleza del delito no es
significativa (algunos delitos llegan a ser de bagatela) ni la gravedad
social del mismo es notoria, la norma condiciona la exención de
pena a que la responsabilidad del agente fuere mínima. Estipulación
que le obliga al juez a tener que evaluar la intensidad de la culpabilidad
del infractor. El tema en realidad nos puede llevar a entender por
dada la culpabilidad mínima en delitos de mínima penalidad, con lo
cual no tendría sentido la referencia normativa, sin embargo, en la
medida que la culpabilidad puede graduarse incluso en delitos de
escasa gravedad social y penalidad, es deber del juez atender al
restrictor colocado por la norma penal. En dicho sentido el análisis
judicial evaluará los móviles o finalidades no egoístas que llevaron
al infractor a la comisión del delito, la existencia de atenuantes que
disminuyen el rigor de su culpabilidad, las debilidades de su
personalidad, la provocación relativa de la que habría sido objeto,
las compensaciones por los daños que hubiera sufrido a
consecuencia de su acción, además de todo factor imperfecto de
exigibilidad conforme a derecho, a tomar en cuenta para mensurar
su responsabilidad penal a efectos de exención punitiva.
Resulta interesante lo que sugiere Javier V illa Stein (Derecho
penal. Parte general, Lima, ARA editores, 2014, pp. 601-602),
cuando sostiene la necesidad de modificar la redacción del artículo
68° del Código penal, para incorporar la composición del delito
mediante el arreglo o la transacción entre el agraviado y el sujeto
activo del delito (el sujeto ofensor) y eleva a los cuatro años de
pena conminada el universo de casos en los cuales, bajo su
discreción informada y razonada, aplicar exención de pena.
Destaca en el cuerpo normativo de la exención la inexistencia
de condicionam ientos normativos específicos que si se
aprecian en la suspensión de ejecución de condena, por
ejemplo, de lo que puede deducirse que la misma resulta
aplicable incluso en casos de reincidencia o habitualidad.

77
Artículo 68° •Fidel R ojas V argas

Exención de pena: Características


Artículo 68°.- El Juez puede eximir de sanción, en los ca­
sos en que el delito esté previsto en la ley con pena privati­
va de libertad no mayor de dos años o con pena limitativa
de derechos o con multa, si la responsabilidad del agente
fuere mínima (*).
Texto original: Artículo 68°.- El Juez podrá eximir de sanción, en
los casos en que el delito esté previsto en la ley con pena
privativa de libertad no mayor de dos años o con pena limitativa
de derechos o con multa, si la responsabilidad del agente fuere
mínima.
(*) Artículo modificado por la el artículo 1o de la Ley N° 29407 publicada
el dieciocho de septiembre de 2009.
Jurisprudencia
1234. «La exención de pena procede, si fuese el caso, luego de
realizado el acto oral en el que se verificarán si concurren los presu­
puestos que exige el tipo penal».
Ejecutoria Suprema del 6/11/96. (Consulta) Exp. N° 1544-95-B-
LAMBAYEQUE, Rojas Vargas, Fidel, Jurisprudencia penal, Lima,
Gaceta jurídica, 1999, p. 236.

EXENCIÓN DE PENA EXCEPCIONAL, EN EL CASO DE CO­


LABORADORES, EN INVOCACIÓN DEL DECRETO LEGISLATI­
VO N° 824 (TID)
1235. «El Decreto Legislativo N° 824, en su artículo 19°, literal
a), regula supuestos que permiten a una persona investigada o pro­
cesada por delito de Tráfico ilícito de drogas lograr la exención de
pena; que el numeral dos de dicha norma, por su parte, precisa los
requisitos legales para la obtención del indicado beneficio premial;
que en este último supuesto la información que proporciona el agente
debe permitir tres resultados concretos: el primero, decomisar dro­
gas, insumos, dinero, materias primas, infraestructuras y otros me­
dios utilizados en la obtención de drogas, que a su vez establezcan
fehacientemente el funcionamiento -como opera- de una organiza­
ción dedicada al tráfico ilícito de drogas; el segundo, identificar -no
capturar- a los dirigentes o jefes de la organización; y el tercero, des­
baratar la organización criminal -en el sentido de deshacer, arrui­
nar, desarticular o descomponer en su lógica funcional y estructural
la asociación delictiva. Asimismo, el mencionado Decreto Legislati­

78
------------------------------------------- D e las penas -------------------------- Artículo 68°

vo prevé el procedimiento que debe seguirse en estos casos, siendo


de resaltar que, en lo esencial la solicitud de exención con la consi­
guiente declaración judicial de conversión del imputado -colabora­
dor en testigo requiere un pronunciamiento efectivo del Fiscal -en
rigor, teniendo a la vista el atestado policial elaborado al efecto (...),
incluso teniéndose a la vista las actuaciones que determinaron el
procesamiento del imputado-colaborador que solicita acogerse al
beneficio premial correspondiente».
Ejecutoria Suprema del 6/11/96. (C onsulta) Exp. N° 1544-95-B-
LAMBAYEQUE, R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Lima,
Gaceta Jurídica, 1999, p. 236.

79
C a p ít u l o VII
R e h a b il it a c ió n

COMENTARIOS
La rehabilitación refleja la naturaleza del Derecho penal post
penitenciario más que cualquier otra institución, es la piedra de
toque del Derecho penal. A través de ella se expresa el interés
o desinterés del Estado por asegurar la enmienda concreta del
interno, brindándole las facilidades para su reinserción en la
sociedad. Es más, la rehabilitación, cuyo espacio de
posicionamiento jurídico corresponde a la fase post ejecutiva
de la pena, pone a prueba la función especial resocializadora
de las penas, ya que constituye el eslabón último de la cadena
de im posicio nes que se inicia con la d e claració n de
merecimiento y necesidad de pena. Sin rehabilitación efectiva
decae todo el discurso de garantías y se abre el puro despotismo
penal, mirando retroactivamente, permite apreciar en su real
dim ensión todo el discurso previo, las consistencias o
apariencias académicas, la sinceridad del discurso judicial o
las hipocresías propias del sistema punitivo global.
No posibilitar la rehabilitación de determinados ex reclusos
-terroristas, violadores, traficantes de drogas, entre otros-
fenómeno jurídico manifestación del derecho penal defensivo
del enemigo, cohesiona una de las tendencias de grave
inconsecuencia con los postulados del derecho penal propio
de un Estado Constitucional y Democrático de Derecho.
Rehabilitar significa volver a habilitar a alguien, restituirle el
goce de sus derechos, es hacer del ex interno y del post

80
D e las penas ------------------------- Artículo 69°

condenado nuevamente una persona, devolverle formalmente


los derechos y honores no vinculados con el delito que tenía
antes del e n ju icia m ie n to y condena y que le fueron
oficialmente conculcados por la violencia estatal legítima.
Implica así una efectiva medida para prevenir el delito. El
desdén o descuido de los órganos encargados de otorgar y
asegurar los efectos de la rehabilitación, o su obstaculización
vía trabas burocráticas o actitudes de inercia o rehusamientos,
no solo va en contra de los fines resocializadores de la pena
sino refleja la calidad de la justicia penal, de sus operadores
y el tipo de Estado que les da sustento. Como nos dice Cesar
C am argo H ern án d ez(La rehabilitación, historia, doctrina,
derecho extranjero y español. Barcelona, 1960, Bosch, p. 7).
«/Vacía puede contribuir más eficazmente a asegurar la paz
social que una amplia y generosa regulación del instituto de
la rehabilitación, que no solo premia con el completo olvido
del delito cometido la buena conducta posterior a la condena,
sino que, además, al restituir al condenado a la situación
anterior a la comisión de su delito y hacer que en las
certificaciones de los registros penales no figure la condena
sufrida, le facilita la obtención de un nuevo trabajo o le restituye
al que anteriormente desempeñaba».
Su naturaleza jurídica corresponde a la de un derecho subjetivo
del ex condenado o sujeto culpable. Los antecedentes de la
rehabilitación, las encontramos ya en la legislación romana (in
integrum restitutio), en las «Siete Partidas» española, siendo
regulada en forma específica en la Ordenanza francesa de
1670 que a través de las Lettres de réhabilitation otorgó al
condenado su buena fama y buen nombre. En sus orígenes
estuvo confundida con la gracia que otorgaba el rey, emperador
o príncipe, y por la cual el otrora delincuente recobraba su
anterior estado de derechos. En plena modernidad es en
Francia y Dinamarca, que con las Leyes del 26 de marzo de
1891 y 1897 donde se establece legalmente la rehabilitación
automática por el trascurso del tiempo.
La rehabilitación le corresponde tanto al ex interno, esto es
quien ha cumplido pena efectiva en un penal, como a quien lo
ha cumplido en libertad. Igualmente a quien ha sido condenado

81
Artículo 69° •Fidel R ojas V argas

por cualquier otra pena distinta a la privación de libertad (multa,


prestación de servicios comunitarios, limitación de días libres
o inhabilitación, cuando han sido impuestas como penas
autónomas o conjuntas). Igual le corresponde a quien ha sido
condenado por delito doloso o culposo como a aquel que ha
sido condenado por faltas. La rehabilitación constituye un
derecho del infractor que ha cumplido pena y es un deber de
los operadores jurídicos asegúrarselo de la form a más
expeditiva posible. Le asiste el mismo derecho a rehabilitarse
a quien ha sido sometido a una medida de seguridad.
Cabe rehabilitación por cum plim iento de la pena, por
prescripción de la pena por indulto o por derecho de gracia,
incluso, en vía extrapenal, cabe rehabilitación postmorten del
nombre y apellido. Son efectos de esta institución: (i) restituir
a la persona, que cum plió su condena, los derechos
suspendidos o restringidos por la sentencia, sin que ello
implique la restitución de cargos, comisiones o empleos que
le fue privado al agente; (¡i) la cancelación de los antecedentes
penales, judiciales y policiales, (iii).el hecho que los certificados
no expresen la pena rehabilitada ni la rehabilitación.
Es destacable el espíritu optim ista de la norm a, que
formalmente desburocratiza la respuesta oficial, cuando indica
que la rehabilitación opera sin más trámite. Afirm ación
normativa casi siempre inexacta, pues no hay nada en la
Administración Pública nuestra que opere de puro derecho,
esto es, sin trámite. El trámite es la característica secular
que da cuenta de la burocracia estatal, en el caso del Perú
es su definidor modal, su consigna básica, por lo mismo es
deber del juez -cuando no pueda sujetarse estrictamente a
lo dispuesto en la norma- conducir sus actos de modo de
ajustarse a dicho estándar propio de la rehabilitación,
flexibilizando la interpretación de los requisitos, proactivando
la declaratoria judicial del estado de rehabilitación.
Relativiza la naturaleza de la rehabilitación, va en contra del
imperativo de su inmediatez y eficacia, el condicionamiento
temporal de cinco años de provisionalidad, contenido en el
último párrafo del artículo 69° -incorporado por la Ley 29407

82
D e las penas Artículo 69°

(2009) y confirmada por la Ley N° 30076- para que se


efectivice la cancelación de los antecedentes penales,
judiciales o policiales, cuando se trate de pena privativa de
libertad impuesta por la comisión de delito doloso. El legislador
al agregar tal dispositivo ha desnaturalizado esta institución,
la ha tornado contradictoria.
El texto original (1991), quebrando la lógica de redacción observada
en el Código penal de 1924, optó por no establecer diferencias
entre penas en materia de rehabilitación. Al discriminarse ahora
la pena privativa de libertad por delito doloso (para otorgarle un
régimen propio más gravoso) del resto de penas -en materia de
rehabilitación- la norma ha entronizado una ratio carente de
legitimidad interna, esto es, que hay una rehabilitación para los
que fueron condenados por pena de delito culposo, multa,
inhabilitación y penas limitativas y otra para quienes lo fueron por
pena privativa de libertad por delito doloso. Establece así, en suma,
este condicionamiento normativo indeseables e innecesarias
diferencias que afectan la dignidad humana.
Razonable en cambio se presentó la reforma producida por
la Ley 28730 (2009) que dejaba en suspenso la cancelación
de los referidos antecedentes de producirse reincidencia,
hasta el cumplimiento de la nueva pena. Ahora la versión
final otorgada por la Ley 30076, aglutina ambas condiciones
en una sola redacción a la que se ha agregado la habitualidad.
En la práctica la rehabilitación no solo está condicionada por
la reincidencia y la habitualidad y en general por el plazo
genérico de los 5 años de provisionalidad, sino también por
el incumplimiento del pago de la reparación civil, el mismo
que frecuentemente tiende a rebasar el plazo de prueba, sin
que por ello tenga necesariamente capacidad para revocar
la suspensión de condena o la reserva de fallo.

Efectos de la Rehabilitación y Restricciones


Artículo 69°.- El que ha cumplido la pena o m edida de
seguridad que le fue impuesta, o que de otro modo ha
extinguido su responsabilidad, queda rehabilitado sin más
trámite.

83
Artículo 69° — --------------------F idel R ojas V argas------------------------------------------

La rehabilitación produce los efectos siguientes:


1. Restituye a la persona en los derechos suspendidos o
restringidos por la sentencia. No produce el efecto de
reponer en los cargos, comisiones o empleos de los que
se le privó; y
2. La cancelación de los antecedentes penales, judiciales
y policiales. Los certificados correspondientes no deben
expresar la pena rehabilitada ni la rehabilitación.
Tratándose de pena privativa de libertad impuesta por la
comisión de delito doloso, la cancelación de antecedentes
penales será provisional hasta por cinco años. Vencido di­
cho plazo y sin que medie reincidencia o habitualidad, la
cancelación será definitiva (*).
Texto original: Artículo 69°.- El que ha cumplido la pena o medida
de seguridad que le fue impuesta, o que de otro modo ha
extinguido su responsabilidad, queda rehabilitado sin más
trámite.
La rehabilitación produce los efectos siguientes:
1. Restituye a la persona en los derechos suspendidos o
restringidos por la sentencia. No produce el efecto de reponer
en los cargos, comisiones o empleos de los que se le privó; y
2. La cancelación de los antecedentes penales, judiciales y
policiales. Los certificados correspondientes no deben expresar
la pena rehabilitada ni la rehabilitación. (**)
La reincidencia deja sin efecto la cancelación de los
antecedentes penales, judiciales y policiales, hasta el
cumplimiento de la nueva pena (***).
(*) Artículo modificado por el Artículo 1o de la Ley N° 29407 publicada
el dieciocho de septiembre de 2009. El artículo 1o de la Ley 30076
agregó la palabra «o habitualidad» en el último párrafo.
(*) Texto rectificado por Fe de Erratas (09-05-91).
(**) Párrafo adicionado por el artículo 2o de la Ley N° 28730, publicada
el 13-05-2006.
REHABILITACIÓN INMEDIATA POR VENCIMIENTO DE
CONDENA O REVOCACIÓN DE LA SUSPENSIÓN DE EJECU­
CIÓN DE LA PENA
1236. «En la presente acción de hábeas Corpus, el demandante
señala que, mediante la sentencia de fecha dos de setiembre de mil

84
------------------------------------------- D e las penas ---------------------------Artículo 69°

novecientos noventa y ocho fue condenado a pena privativa de li­


bertad de tres años con el carácter de suspendida, así como al pago
de una reparación civil de tres mil nuevos soles. Y, no obstante ha­
ber cumplido la condena impuesta, el 2 de setiembre de 2001, la
Sala Penal, confirmando la resolución expedida por el juzgado es­
pecializado, ha revocado la suspensión de la ejecución de la pena;
sin tener en cuenta que, por vencimiento de la condena, correspon­
de su rehabilitación automática. El juzgado especializado en lo pe­
nal, con fecha 16 de noviembre de 2001, declaró improcedente la
acción de hábeas corpus, por considerar que el accionante fue con­
denado a tres años de pena privativa de libertad, suspendida por el
mismo plazo, a condición de cumplir determinadas reglas de con­
ducta, entre ellas, reparar el daño ocasionado; decisión que fue con­
firmada por la Segunda Sala Penal. Pero que pese a que se requirió
al accionante el pago de la reparación civil, al no haber cumplido
fue amonestado. En vista de que el accionante mantenía dicha acti­
tud, se resolvió prorrogar el plazo de suspensión de ejecución de la
pena y, por último, al no haber cumplido con el pago antes referido,
se revocó la suspensión, ordenándose que el accionante cumpla la
condena impuesta de tres años de pena privativa de libertad en el
establecimiento penitenciario de varones. En el caso de autos consi­
derando que inicialmente la suspensión de la ejecución de la pena
se otorgó por el máximo establecido por ley, vale decir, tres años; las
resoluciones judiciales en virtud de las cuales se prorrogó el periodo
de suspensión de la pena hasta la mitad del plazo inicialmente fija­
do, es decir, año y medio más, haciendo un total de cuatro años y
seis meses; han transgredido el artículo 59°, inciso 2) del Código
Penal».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 23 de abril de 2002,
Expediente N° 005-2002-HC/TC-AREQUIPA. Fundamento 4. A valos
R odríguez, Constantes y R obles B riceño , Mery, Jurisprudencia del
Tribunal Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 116.

PRECISIONES SOBRE LA REHABILITACIÓN AUTOMÁTICA


CON REFERENCIA A LA REPARACIÓN CIVIL Y LA SUSPEN­
SIÓN DE EJECUCIÓN DE PENA
1237. La rehabilitación, conforme a los artículos 61° y 69° del
Código penal, opera de forma automática, encontrándose únicamente
condicionada al cumplimiento de la pena. Dicho criterio ha sido
jurisprudencialmente recogido en el precedente vinculante recaído

85
Artículo 69° •Fidel R ojas V argas

en el Recurso de Nulidad N° 2005 del 20 de abril de 2006, que seña­


la que conforme a lo dispuesto en el artículo 57 del Código Sustantivo y
al propio título de la institución, lo que se suspende es la ejecución de la
pena privativa de libertad, de suerte, que sus efectos solo están referidos a
la pena (...) que, por tanto la suspensión no se extiende a las demás penas
principales y accesorias, menos a la reparación civil -esta última, como es
obvio, no es una pena ni está dentro de los límites del ius puniendi del
Estado-, (...); que, aun cuando fuera procedente el artículo 61° del Código
penal y, en su caso, la rehabilitación prevista en el artículo 69° del Código
penal, ello no obsta a que el condenado deba pagar la reparación civil,
pues lo contrario importaría una lesión directa al derecho de la víctima a
la reparación civil y un atentado clarísimo a su derecho a la tutela juris­
diccional, incluso dejándola en indefensión material; que tener por no pro­
nunciada la condena, según estatuye el artículo 61° del Código penal, no
puede significar entonces que igualmente se extingan las penas no sus­
pendidas y, menos la exigencia del pago de la reparación civil, por lo que
en tal supuesto la orden judicial solo debe comprender la desaparición de
la condena impuesta a una pena privativa de libertad (...), quedando sub­
sistente -si es que no se ha cumplido- las demás penas principales o acce­
sorias y, p articu larm en te la reparación civil (...). Esta línea
jurisprudencial concuerda con lo que establece la sentencia emitida
por el Tribunal Constitucional, recaída en el Exp. N° 2263-2002-HC/
TC (Caso Luis Cáceres Velásquez), fundamento jurídico 2, que se­
ñala: La rehabilitación (...) conforme lo expresa el artículo 69° del Código
penal, opera automáticamente, esto es, sin más trámite que el puro y sim­
ple cumplimiento de la pena o medida de seguridad impuesta (...), lo cual
reafirma la postura que la rehabilitación opera de forma automáti­
ca, encontrándose únicamente condicionada al cumplimiento de la
pena».
Ejecutoria Suprema del 14/5/2015 (Sala Penal Permanente),
Apelación: Expediente 05-2002-2010, Juez supremo ponente: Pariona
Pastrana, Actualidad penal 11 Mayo 2015, Lima, Instituto Pacífico,
p. 132.

REHABILITACIÓN AUTOM ÁTICA: CUMPLIMIENTO DE


CONDENA
1237-A. «Si bien con fecha dos de septiembre de mil novecien­
tos noventa y ocho, se condenó al accionante a tres' años de pena
privativa de libertad suspendida por el mismo plazo; debe entender­
se que el cumplimiento de dichos plazos se produjo el dos de setiem­

86
--------------------------------------------D e las penas ---------------------------- Artículo 69°

bre de dos mil uno. Por tanto, aun cuando la Sala Penal de la Corte
Superior de Justicia de Arequipa, con fecha diecisiete de setiembre
de dos mil uno, confirmando la resolución de fecha trece de julio del
mismo año, revocó la suspensión de la ejecución de la pena; debe
tenerse presente que dichas resoluciones judiciales fueron expedidas
cuando ya había transcurrido el plazo de la pena impuesta al
accionante. En consecuencia, de acuerdo con el artículo 69° del Có­
digo Penal, el demandante debe ser rehabilitado por haber cumpli­
do la pena».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 23 de abril de 2002,
Expediente N° 005-2002-HC/TC-AREQUIPA. Fundamento 5. A valos
R odríguez, Constantes y R obles B riceño , Mery, Jurisprudencia del
Tribunal Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 116.

CANCELACIÓN DE ANTECEDENTES EN CASO DE REIN­


CIDENCIA
1237-B. «La reforma del artículo 69° del Código Penal, sobre
cancelación de antecedentes y rehabilitación inmediata, tuvo lugar
mediante la Ley N° 28730, del 13/5/2006. Esto es, cuatro días des­
pués que la Ley N° 28726 que introdujo el artículo 46° B sobre la
agravante de reincidencia. Por consiguiente, la primera de las nor­
mas citadas modificó implícitamente a la segunda. Siendo así el pá­
rrafo in fine del nuevo texto del artículo 69° donde se dispone que
«La reincidencia deja sin efecto la cancelación de los antecedentes
penales, judiciales y policiales, hasta el cumplimiento de la nueva
pena», derogó el párrafo final del artículo 46° B del Código Penal
que establecía que «A los efectos de esta circunstancia no se compu­
tarán los antecedentes penales cancelados». De esta manera, pues,
a partir de la vigencia de la Ley N° 28730, la reincidencia es una
excepción a la regla general de la rehabilitación inmediata por cum­
plimiento de la pena privativa de libertad impuesta. Ahora bien, esa
excepción solo debe ser aplicable a condenas que se hayan impuesto
y cumplido con posterioridad a la ya citada reforma del numeral
69° del Código Penal. En todo caso, cuando se haya vencido el pla­
zo de prescripción de la reincidencia acordado en cinco años poste­
riores a la excarcelación, operará definitivamente la cancelación de
los antecedentes generados por esa condena».
Acuerdo plenario N° l°-2008-CJ-116 (Pleno Jurisdiccional de las
Salas Penales Permanente y Transitoria de la Corte Suprema de la
República), de 28 julio de 2008, fundamento N° 13.

87
Artículo 69° —-------------------- F idel R ojas V argas ------------------------------------------

REHABILITACIÓN AUTOMÁTICA Y CUMPLIMIENTO DEL


PAGO DE LA REPARACIÓN CIVIL: PRECISIONES DEL COLE­
GIADO SUPREMO
1238. Que, si bien el cumplimiento del plazo de suspensión de
la pena impuesta implica que el sentenciado se encuentra rehabilita­
do de manera automática; sin embargo, esta rehabilitación como
culminación del cumplimiento de toda la sanción penal, conlleva
que lo dispuesto en el fallo judicial -pena, reglas de conducta y re­
paración civil- también se encuentran cumplidas totalmente; es de­
cir, que el justiciable ve liberada su obligación con el Estado al haber
acatado de manera responsable las exigencias establecidas en la de­
cisión judicial. Solo bajo esta premisa podríamos decir que estaría
cumpliendo con los preceptos que determinan la rehabilitación. Así
el artículo 61° del Código de Procedimientos Penales establece, en el
caso de los efectos de la pena condicional que: La condena se conside­
ra como no pronunciada si transcurre el plazo de prueba sin que el conde­
nado cometa nuevo delito doloso ni infrinja de manera persistente y obs­
tinada las reglas de conducta establecidas en la sentencia. Al respecto
debemos tener en cuenta lo establecido en el precedente vinculante
recaído en el recurso de nulidad número 2473-2005, del 20 de abril
de 2006, que señala (...) que la suspensión no se extiende a las demás
principales y accesorias y, menos a la reparación civil -esta última como
es obvio, no es una pena ni está dentro de los límites del ius puniendi del
Estado; que, aun cuando fuera procedente el artículo 61° del Código penal
y, en su caso la rehabilitación prevista en el artículo 69° del Código Penal
ello no obsta a que el condenado deba pagar la reparación civil, pues lo
contrario importaría una lesión directa al derecho de la víctima a la repa­
ración civil y un atentado clarísimo a su derecho a la tutela jurisdiccional,
incluso dejándola en indefensión material; que tener por no pronunciada
la condena, según el artículo 61° del Código penal, no puede significar
entonces que igualmente se extingan las penas no suspendidas y, menos,
la exigencia del pago de la reparación civil, por lo que en tal supuesto la
orden judicial solo debe comprender la desaparición de la condena im­
puesta a una pena privativa de libertad (...) quedando subsistente -si es
que no se ha cumplido- las demás penas principales o accesorias y, parti­
cularmente, la reparación civil. Teniendo en cuenta lo antes expuesto
y estando a que uno de los cuestionamientos por parte de los sujetos
procesales (agraviado) es el cumplimiento cabal de las resoluciones
emitidas por el órgano jurisdiccional en un tiempo razonable, como

88
--------------------------------------------D e la s p e n a s -------------------------- Artículo 70°

es la sentencia que pone fin a un proceso; es bajo dicha naturaleza


que un criterio jurisdiccional ampliamente extendido se dirige a dis­
poner que el pago de la reparación civil constituye una regla de
conducta, cuyo incumplimiento es objeto de revocación de la sus­
pensión de la pena impuesta, supuesto que en el caso de autos ya
no resultaría eficaz al haberse cumplido dicho plazo de suspensión;
sin embargo, esto no limita de modo alguno que la reparación civil
se cumpla, lo que no vulnera de ninguna manera los alcances del
artículo 2o, inciso vigésimo cuarto, literal «c» de la Constitución Po­
lítica que garantiza la prohibición de utilizar la coerción penal para
hacerse pago de una deuda, debido a que el cumplimiento de una
regla de conducta referida a reparar los daños ocasionados por el
delito, no constituye una obligación de orden civil, contrariamente a
ello es una verdadera condición de ejecución de la sanción penal
(...) salvo que el condenado demuestre que está imposibilitado de
hacerlo».
Sentencia de la Sala Penal Especial de la Corte Suprema de la
República del 22 /9/ 2014, Exp. N° 05-2002-B, Juez supremo
ponente: Pariona Pastrana. Sentencia expedida ante el recurso de
apelación contra la resolución que declaró improcedente la solicitud
de rehabilitación del sentenciado.

Reserva y prohibición de comunicación de anotaciones


y registros
Artículo 70°.- Producida la rehabilitación, los registros o
anotaciones de cualquier clase relativas a la condena im­
puesta solo podrán ser comunicados a solicitud del Minis­
terio Público o del Juez (*).
Texto original.- Artículo 70°.- Producida la rehabilitación, los
registros o anotaciones de cualquier clase relativas a la condena
impuesta, no pueden ser comunicados a ninguna entidad o persona.
(*) Texto legal modificado por el artículo 1 de la Ley N° 30076, publicada
el 19/08/2013.

89
T ít u l o IV
De l a s m e d i d a s d e s e g u r id a d
COMENTARIOS
Las medidas de seguridad, conceptualmente, fueron el aporte
histórico de la escuela positiva italiana del derecho penal
( L o m b r o s o , F e r r i , G a r ó f a l o ). Escuela penal que consideró el
delito un fenómeno de base, principalmente, genética, frente
al cual la pena, en especial la privativa de libertad, no podía
jugar papel de importancia más que no sea un irracional
castigo. Al respecto, L o m b r o s o , señalaba a fines del siglo XIX
«las cárceles reputadas del lugar más seguro de corrección,
son el principal centro de corrupción e incorregibilidad (Cesare
L o m b r o s o . Los criminales, Buenos Aires, Ediar, 1943, p. 95).

Si la cárcel o centro de reclusión por el delito cometido, es


una institución pública (o privada) incapacitada para rehabilitar
o cumplir una función social, la única manera de luchar
eficazmente contra el delito es tratando al delincuente -por
d e fin ic ió n un s u je to te m ib le - en e s ta b le c im ie n to s
especialm ente configurados para ello. Las medidas de
seguridad en tanto medidas de tratamiento psiquiátrico o
médico para el delincuente recibieron así el espaldarazo
jurídico científico de su momento. La neurociencia de nuestro
tiempo y el estudio del delito desde perspectivas no formales
parecieran darle, en gran parte, la razón a los portavoces
más autorizados de la escuela antropológica positiva del
Derecho penal, del siglo XIX, ya citados.
Haciendo un recuento histórico, Alvaro M ayrink da C o st a anota
(en su Direito penal. Parte geral, tomo II, 5 edicao, 1995, p.
670) que no podemos olvidar que el Congreso Penitenciario
Internacional de Londres de 1925 consideró que todos los
detenidos, acusados o condenados debían ser examinados

93
Artículo 7 1 °-----------------------F idel R ojas V argas

física o mentalmente por médicos especializados, así como


todo establecimiento carcelario debía contar con laboratorios
para ese fin, para contribuir a determ inar a las causas
biológicas y sociales de la criminalidad y para precisar el
tratamiento adecuado del delincuente.
Las m edid as de se g u rid a d re sca ta ro n los e n fo q u e s
crim inológicos y sociológicos del delito y el delincuente
(preteridos por las escuelas clásicas o formales del delito),
para enfatizar la personalidad del agente y sus patologías.
Medidas que ingresaron a los códigos penales occidentales
con su incorporación, primero, en el Código penal italiano de
1930 (que reemplazara al de 1889). Ni la legislación penal
peruana de 1924 ni las diferentes versiones españolas
precedentes al Código de 1995 regularon dicha institución de
form a sistem ática. En Alemania, com o en otros países
europeos, sería normativizado inicialmente en leyes especiales,
antes de su incorporación en los respectivos códigos penales.
Como nos lo recuerda Felipe V illavicencio T e r r e r o s (Código
penal comentado, Lima, Grijley, 2002, p. 235) fue el jurista
Carlos S t o o s quien por primera vez propuso su introducción
orgánica (en el discurso jurídico) al contemplarlo en el proyecto
de Código penal suizo en 1893.
El Código penal peruano de 1991 ha regulado dos medidas
de seguridad: la internación y el tratamiento ambulatorio. La
primera aplicada a los inimputables (por excepción también a
los imputables relativos o semi-imputables). La segunda a los
semi-imputables. Se diferencia, la legislación nacional, así de
otros códigos penales que normativizan un mayor conjunto de
medidas o lo amplían a sujetos no necesariamente peligrosos
o que son susceptibles de penas distintas a la de privación de
libertad (véase los artículos 95° y 96° del Código penal español
de 1995).
El internamiento está reservado para el caso de sujetos que
cometieron el ilícito penal en estado de inimputabilidad (anomalía
síquica, grave alteración de la conciencia o anomalías en la
percepción) y se cumple en recintos médicos especializados
(centros hospitalarios u otros afines) con el objeto de someter

94
D e la s m ed idas d e seg u r id a d ------------------Artículo 71°

al agente infractor a un tratamiento terapéutico que los rehabilite


ante la sociedad y a la par le brinde custodia en tanto forma de
inocuizarlo frente a la sociedad. Resulta obvio entender que
dicho ¡nternamiento no puede practicarse en penales ni en
centros de reclusión de internos. La norma penal 74, segundo
párrafo del Código penal, condiciona el ¡nternamiento al hecho
de que concurra peligro de que el agente cometa delitos
considerablemente graves. Esta precisión, de naturaleza
imperativa, que cumple el papel de filtro para la aplicación de la
medida de ¡nternamiento, resulta particularmente interesante
porque racionaliza su uso, pero a la vez es preocupante por
cuanto permite concluir que al no darse el supuesto de gravedad
del delito que se pretende evitar entonces no resultaría
legalmente imponible la medida de ¡nternamiento. La pregunta
queda abierta: qué es lo procedente en dicho caso: la norma
penal aquí no brinda salidas. Se podría pensar que un tratamiento
ambulatorio decidido por el juez -d a d o que no cabe aquí
absolución, al no haber juicio de culpabilidad, tampoco condena-,
sin embargo tal alternativa se desvanece cuando el artículo 76°
reserva dicha medida al imputable relativo y en un marco
conjunto con la aplicación de pena. Esta aporía o callejón sin
salida -m ás allá de la posibilidad de determinar la custodia
familiar o de sujetarse (el agente, bajo control de su familia) a
tratamientos médico psiquiátricos externos en locales públicos
o privados- merece una inmediata reforma legislativa.
El Código penal alemán, de mayor prolijidad normativa en
este punto, es de bastante utilidad académica y práctica al
momento de determinar la ejecución concreta de la medida
de seguridad. En efecto, regula en sus artículos 63° al 66° el
¡nternamiento en: (i) establecimientos psiquiátricos (estado
de inculpabilidad o de culpabilidad dism inuida), (ii) de
deshabituación (para el caso de drogadictos o alcohólicos),
(iii), de te ra p é u tica social (gra ve pe rtu rb a ció n de la
personalidad), (¡v) de internación asegurativa, en estos dos
últimos casos conjuntamente con la pena, y (v) una variedad
de control con vigilancia de la autoridad. Esta segmentación
de modelos de tratamiento, que incluso pueden ser impuestas
al semimputable (iii y iv), le da sentido a la regulación del

95
Artículo 71o- •Fidel R ojas V argas

artículo 63° de dicho Código, cuando también hace depender


el internamiento en establecimiento siquiátrico solo si de la
evaluación conjunta del hecho y del estado de su autor pueda
inferirse que cometerá hechos antijurídicos, debiendo el juez
-a n te un pronóstico diferente- adoptar las otras formas de
tratamiento terapéutico. Contempla también el Código penal
alemán (art. 67b) supuestos de transferencia de una u .otra
medida así como la posibilidad de dictar suspensión a prueba
de las medidas asegurativas de internamiento siempre que
circunstancias especiales justifiquen la esperanza de que la
finalidad de la medida se obtendrá igualmente de dicho modo.
Cabe pensar para el caso de los inimputables que sufren
anomalías en la percepción en un internamiento con fines de
educación especial.
El artículo 77° del Código penal nacional prevé la aplicación
de internación a un imputable relativo (o semi-imputable), a
un toxicómano o alcohólico imputable antes de la pena
privativa de libertad, lo que en la práctica viene a ser una
medida cautelar y de tratamiento especial, cuyos efectos son
los de computarse como tiempo de cumplimiento de pena.
El juez puede igualmente en tal caso dar por extinguida la
condena o reducir su duración en función al éxito del
tra ta m ie n to . Es esta una d isp o sició n in h e re n te a la
denominada vía vicarial en la que, en un marco de imposición
conjunta de pena privativa de libertad y medida de seguridad
(sistema dualista), el cumplimiento de la medida se abona
como descuento de la pena privativa de libertad o de ser el
caso la libera o suspende a condición de considerar el juez
que, con la ejecución de la pena de prisión, se pone en peligro
la rehabilitación obtenida con la medida de seguridad.
El tratamiento ambulatorio, segunda modalidad de medida
de seguridad está reservada en línea de exclusividad a los
semi-imputables o imputables relativos (todos quienes al
momento de la comisión del hecho punible se hallen bajo las
hipótesis imperfectas de inculpabilidad-imputabilidad art. 21°
del Código penal) que lo requieran (esto es, no para todo
imputable relativo, lo cual implica que será suficiente la pena
impuesta. Tema bastante delicado que deberá ser dilucidado

96
D e la s m ed ida s de seg u r id a d ------------------Artículo 71°

por el juez con los respectivos informes médico psiquiátricos


o psicológicos), con fines terapéuticos o de rehabilitación. Este
tratamiento se cumple conjuntamente con la pena impuesta,
ya sea en el penal si es efectiva o en libertad si la pena se
impone de modo distinto a la privación efectiva de libertad o
si se determina pena distinta a la de pena privativa de libertad.
El imputable relativo, en casos límite, puede ser objeto de
internamiento cuando así la situación concreta lo requiera,
conforme a lo dispuesto en la primera frase del artículo 77°
del C ó d ig o penal. R e g u la c ió n n o rm a tiva c ritic a d a
enfáticamente en la doctrina nacional (Véase Raúl P eña
C a b r e r a F r e y r e . Derecho penal. Parte general, cuarta edición,
Tomo II, Lima, Idemsa, 2013 p. 334). La situación de
necesidad de la medida da cuenta aquí tanto de criterios de
defensa social como de la situación particular de peligrosidad
del agente, requerida de tratamiento especializado.
La sobrevinencia al sentenciado de alteración o patología
mental implicará necesariamente de parte del Estado el
respectivo tratamiento en centro de internación para tales
efectos. Hipótesis sobre la cual el Código penal no contiene
norma expresa. Similar situación ocurre con el caso en el
cual la sobrevinencia de patología mental a nivel de anomalía
psíquica o alteración de conciencia se produce en el curso
del proceso penal.
Tanto la internación como el tratamiento ambulatorio, las dos
modalidades de medidas de seguridad reguladas en el Código
penal peruano, son afectaciones a la libertad del agente, quien
se verá obligado a someterse a dichas decisiones adoptadas
por el juez penal. Constituyen medidas coactivas sobre quien
cometió un ilícito penal, esto es, un hecho típico y antijurídico
sancionado con pena privativa de libertad, en un contexto de
ausencia de capacidad de culpabilidad de dicha persona
(caso de los inimputables), para que dicha pena privativa
cumpla sus efectos de prevención especial resocializadora.
Su doble naturaleza coactiva y de tratamiento le confiere su
nota de singularidad y le diferencia de la penas, pero al igual
que éstas su finalidad es también de prevención especial.

97
Artículo 71° ■Fidel R ojas V argas

Las medidas de seguridad se hallan -al igual que las penas-


sometidas a los principios de legalidad (no pueden aplicarse
otras medidas de seguridad distintas a las consideradas en
la ley penal, lo que excluye la aplicación de medidas pre-
delictuales, esto es, antes de la comisión de delito; así como
en el modo y procedim ientos establecidos en la ley),
jurisdiccionalidad (es el ju e z el único a u toriza do a
determinarlas, dictarlas e imponerlas), proporcionalidad (la
naturaleza y duración de la medida de seguridad está en
función a la peligrosidad delictual del agente, la gravedad del
hecho cometido y, en pronóstico razonable, a los delitos que
pudiera cometer si no fuera objeto de tratamiento. Este principio
también da cuenta del hecho que no podrá aplicarse la medida
de internamiento si la pena reservada para el delito cometido
por el agente no es privativa de libertad), temporalidad (la
medida de seguridad no puede durar tiempo mayor que la pena
privativa de libertad que hubiere correspondido aplicar por el
ju e z penal, lo que prohíbe la aplicación de m edidas
temporalmente indeterminadas), debido proceso (se adopta
siguiendo las reglas y procedimientos establecidos en la ley
procesal),control judicial (es competencia y deber del juez
hacer un seguimiento temporal de la eficacia de la medida de
seguridad, ello sin perjuicio de que la autoridad médica remita
al ju ez informes periciales del avance del tratamiento, y
cesabilidad (que procede cuando, como resultado del informe
médico remitido por la autoridad del centro de internación, se
acredita que las causas que hicieron necesaria la medida de
seguridad han desaparecido. Supuesto en el cual el juez hace
cesar la medida, lo que da por cum plido los fines del
internam iento, suponiendo ello la salida del centro de
internamiento del sujeto rehabilitado. En el caso del tratamiento
ambulatorio, la cesabilidad de la medida significa la liberación
del semiimputable de dicho tratamiento y en su caso el
cumplimiento del resto de la pena o simplemente de la pena).
Los presupuestos para la imposición de una medida de
seguridad son, de conformidad a lo dispuesto en el artículo
72° del Código penal: (i) que el agente haya realizado un hecho
previsto como delito (por el Código penal o cualquier ley penal

98
D e la s m edidas d e seg u r id a d ------------------Artículo 71°

especial). La ley penal no discrimina entre delito doloso o


culposo, lo que se explica por cuanto los ilícitos culposos
recurrentes ponen de m anifiesto por igual a un sujeto
objetivamente peligroso; (¡i) que del hecho y de la personalidad
del agente pueda deducirse un pronóstico de comportamiento
futuro que revele una elevada probabilidad de comisión de
nuevos delitos. Este segundo presupuesto nos coloca de lleno
en el denominado criterio de peligrosidad del agente, que
explica la naturaleza especial de las medidas de seguridad.
La peligrosidad se entiende en función a la comisión de delitos
en sus graduaciones jurídicas de tipicidad y antijuridicidad, lo
que descarta la idea que pueda aplicarse medida de seguridad
ante un hecho solamente típico por peligroso que sea o parezca
el agente. El criterio de peligrosidad delictual -pensado para
futuros acontecimientos antijurídicos- a que debe llegar el juez
da cuenta de un marco probable de actuaciones futuras lesivas
de bienes jurídicos penales por parte de quien ha cometido un
ilícito penal (sin que sea culpable o lo sea solo parcialmente);
sujeto este, sobre el cual, por su personalidad y actitudes
(aspectos subjetivos y objetivos) resulta pasible de recibir un
pronóstico judicial de peligrosidad delictual con base a informes
psicológicos y criminológicos.

Clases
Artículo 71°.- Las medidas de seguridad que establece este
Código son:
1. Internación; y
2. Tratamiento ambulatorio.
Jurisprudencia
REQUISITOS PARA SU APLICACIÓN
1239. «La medida de seguridad se aplica ante un pronóstico
de peligrosidad post-delictual, en atención al delito cometido, la
modalidad de ejecución y la evaluación psicológica, con la finali­
dad que el sujeto no cometa nuevos delitos; habiendo desapareci­
do la peligrosidad y atendiendo al informe médico se hará cesar la
internación».

99
Artículo 710------------ :-----------F idel R ojas V argas------------------------------------------

Resolución de la Primera Sala Penal Corporativa para procesos ordinarios


de la Corte Superior de Justicia de Lima del 7 de agosto de 1998.

PRECISIONES SOBRE SU APLICACIÓN Y CESE


1240. «La imposición de una medida de seguridad no implica
necesariamente que el agente sea inimputable durante todo el perío­
do en que ésta se fije, pues como ejemplo, es factible cesar la medida
de internación cuando la autoridad correspondiente informe al juez,
mediante una pericia médica que las causas que hicieron necesarias
la medida han cesado».
Ejecutoria Suprema del 18/1/2000 (Sala C) Exp. N° 4749-99-LIMA.
Diálogo con la Jurisprudencia, año 6, N° 24, Gaceta Jurídica, Lima,
Setiembre 2000, p. 162.

DIFERENCIAS ENTRE LA PENA Y LA MEDIDA DE SEGURIDAD


1241. «En nuestro ordenamiento, las penas tienen una natura­
leza muy distinta con respecto a las medidas de seguridad. Así, mien­
tras que la pena constituye la sanción tradicional que caracteriza al
Derecho penal, y es un mal con el que este amenaza en el caso que
se realice un acto considerado como delito; las medidas de seguri­
dad no suponen la amenaza de un mal en el caso que se cometa un
delito, sino un tratamiento dirigido a evitar que un sujeto peligroso
llegue a cometerlo. Mientras que la pena se infiere por un delito
cometido, la medida de seguridad se impone como medio de evitar­
lo. No obstante, desde la perspectiva del Derecho constitucional, la
medida de internación no solo se justifica porque persigue evitar la
comisión de futuros delitos, sino también porque su finalidad es la
recuperación de la persona. Y no puede ser de otro modo, pues nues­
tra Constitución Política (artículo I o) establece que la persona y la
protección de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y el
Estado, condición que no se pierde por el hecho de haber sido con­
denado o, como en el presente caso, por haber sido sometido a una
medida de seguridad».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 17 de enero de 2006, Exp.
N° 8815-2005-HC/TC. Fundamento 5. C aro J ohn, José, Diccionario de
Jurisprudencia penal, Grijley, Lima, 2007, p. 404.

TRATAMIENTO TERAPÉUTICO A INFRACTORES SEXUALES


1242. «Declarada la responsabilidad del inculpado por un deli­
to contra la libertad sexual, procede ordenar se le realice un trata­

100
—--------------------------------D e la s m edidas de seg u r id a d ---------------- Artículo 72°

miento terapéutico, previo examen médico o psicológico para facili­


tar su readaptación social».
Sentencia de la Segunda Sala Penal Corporativa para procesos
ordinarios con reos en cárcel de la Corte Superior de Justicia de
Lima del 19 de octubre de 1998, Exp. N° 1877-98. A cademia de la
M agistratura, Serie de Jurisprudencia 4 , Lima, 2000, p. 180.

1243. «Integrando la propia sentencia ordenaron que el senten­


ciado por delito de violación de la libertad sexual sea sometido a un
tratamiento terapéutico a fin de facilitar su readaptación social».
Ejecutoria Suprema del 7/10/97, Exp. N° 3989-97-HUANUCO. Rojas
V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 259.

INIMPUTABLE EXENTO DE PENA Y POSIBILIDAD DE ME­


DIDA DE SEGURIDAD
1244. «Si existe la probabilidad de que el inimputable exento de
pena pueda incurrir en nuevos hechos delictivos, cabe aplicarle una
medida de seguridad de internación».
Ejecutoria Suprema del 6/5/97, Exp. N° 3274-96-LIMA. P rado
Saldarriaga, Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra,
Lima, 1999, p. 407.

Requisitos de aplicación
Artículo 72°.- Las medidas de seguridad se aplicarán en
concurrencia con las circunstancias siguientes:
1. Que el agente haya realizado un hecho previsto como
delito; y
2. Que del hecho y de la personalidad del agente pueda
deducirse un pronóstico de comportamiento futuro que
revele una elevada probabilidad de comisión de nuevos
delitos.
Jurisprudencia
FALTA DE CAPACIDAD PENAL, PERICIAMIENTO Y MEDI­
DA DE SEGURIDAD: PRECISIONES: CRITERIOS DEL TRIBUNAL
SUPREMO PARA LA MEDIDA DE INTERNACIÓN
1245. «La falta de capacidad penal del imputado tiene pleno sus­
tento pericial. En efecto, la pericia psiquiátrica reveló que el encausa­

101
Artículo 72° ----------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

do presenta esquizofrenia paranoide crónica descompensada, y debe­


ría ser declarado inimputable. Tal conclusión es coincidente con el
informe médico para ESSALUD que indicó que el encausado tiene
trastorno orgánico esquizofrénico permanente. En igual sentido se
pronunció el informe del Hospital San Juan de Dios; y, con contun­
dencia, la evaluación psiquiátrica del Instituto de Medicina Legal: el
imputado sufre de esquizofrenia paranoide crónica y es peligroso. El
informe médico del doctor Carlos Anticona Bringas, concluyó que el
imputado padece de esquizofrenia paranoide de evolución crónica e
incapacidad laboral y social. Además, la sentencia del Séptimo Juzga­
do de Familia de Lima declaró al encausado incapaz absoluto y le
nombró una curadora. El encausado no solo padece de esquizofrenia
paranoide crónica, en tanto trastorno de carácter orgánico. Tal con­
dición permanente y la necesidad de tratamiento médico, por su peli­
grosidad -alta probabilidad de comisión de delitos-, que se evidencia
con el hecho típicamente antijurídico cometido y el propio mal que
padece, obliga a la imposición de una medida de seguridad de in­
ternación (artículo 72° y 73° del Código Penal). Ahora bien, como exis­
te peligro de que el imputado cometa delitos graves, cuyo indicio -y
solo eso- es el gravísimo delito ya perpetrado que, a su vez, se proyec­
ta hacia el futuro, es evidente la necesidad de la medida de interna­
ción. Prima, siempre, el efecto preventivo que demanda la peligrosi­
dad del infractor, pero tomando en cuenta la necesidad de equilibrar
la propia capacidad punitiva de la reacción estatal (H urtado P ozo/
P rado Saldarriaga. Manual de Derecho Penal. Parte general. Tomo II,
4ta edición, Idemsa, Lima, 2011, p. 394). La función limitadora de la
intervención que desarrolla el principio de culpabilidad en la me­
dición de la pena es asumido en las medidas de seguridad por el
principio de proporcionalidad que se deduce ya del Derecho Consti­
tucional (Jescheck/ W eigend. Tratado de Derecho Penal. Parte general.
Volumen II, Instituto Pacífico, Lima, 2014, p. 1202). Que establecida
la necesidad y cumplidos los presuntos materiales que hacen viable la
imposición de la medida de seguridad de internación, resta resolver
la duración de la misma. Al respecto, a su fuente parcialmente hispa­
na, el primer párrafo del artículo 75° del Código Penal establece que:
«La duración de la medida de internación no podrá exceder el tiem­
po de duración de la pena privativa de libertad que hubiera corres­
pondido aplicarse por el delito cometido». La sentencia correspon­
diente, por tanto, ha de fijar un límite máximo de la medida de
internación -ese, en todo caso, es un límite objetivo- (Sentencia del

102
---------------------------------- D e la s m ed idas d e seg u r id a d ------------------ Artículo 72°

Tribunal Supremo español N° 2107/2001, del 12/11). El criterio para


la fijación de dicho límite es el tiempo que habría durado la pena
privativa de libertad si el sujeto hubiera sido declarado responsable;
esto es, desde la dicción de la norma nacional, en función a lo prescri­
to en el artículo IX del Título Preliminar del Código Penal, que guía el
fin de la medida de seguridad, y el artículo VIII del mismo Código,
que menciona el principio de proporcionalidad desde los intereses
públicos predominantes, debe tomarse en consideración la pena con­
creta. Es de entenderse que tal límite se encuentra primero, en la pena
que fija el tipo legal concreto perpetrado -las medidas de seguridad
no pueden resultar más gravosas que la pena aplicable al hecho co­
metido-; segundo, el grado de ejecución del delito y el grado de par­
ticipación del imputado; y, tercero, las circunstancias atenuantes y
agravantes que pudieran concurrir -siempre que estén desconectadas
de aquellos por lo que se aplicó la eximente completa-, A nivel de la
culpabilidad, salvo la capacidad penal que no se toma en cuenta, no
se presentan marcadas circunstancias que permitan una supuesta
penalidad por encima del mínimo legal, de por sí muy grave. Por
tanto, si se aplica ese criterio, entonces, el límite máximo, visto el con­
junto del suceso histórico y su dañosidad social, no podrá ser superior
a 30 años -que es la pena mínima prevista en el artículo 173° inciso 2
Código Penal, modificado por la ley N° 28704, del 05/04/2006-.Por
ahora no puede fijarse un límite menor, aun cuando es de entender
que las normas individualizadoras de los criterios que concretan la
peligrosidad son estrictamente personales y no pueden transferirse de
individuo en individuo, lo que funciona como un límite subjetivo que
se concreta mediante un pronóstico judicial con base, entre otros, en
la apreciación pericial psiquiátrica, más allá de todas las dificultades
e inseguridad que aquello comporta (Vives A ntón, Tomás. Coméntanos
al Código penal español de 1995. Volumen I, Editorial Tirant lo Blanch,
Valencia, 1996, p. 64). Debe quedar claro, en todo caso, que el hecho
previo es solo una pauta orientativa concreta para examinar cuál se­
ría una duración razonable de la internación; no es una base definiti­
va para la mensuración de la medida (Z iffer, Patricia. Medidas de se­
guridad. Pronósticos de peligrosidad en Derecho Penal. Editorial
Hammurabi, Buenos Aires, 2008, pp. 124 y 1298). No puede equi­
pararse pena y medida de seguridad, por los distintos objetivos que
persiguen. Que con arreglos a los párrafos segundo y tercero del citado
artículo 75° del Código Penal, el límite máximo fijado no es irreversible
o inmodificable- por esto es solo máximo -sino que, por su propia

103
Artículo 72° •Fidel R ojas V argas

naturaleza, permite que la duración de la internación acordada se


interrumpa antes del vencimiento de dicho tope cuando la recupera­
ción o mejora de la salud del anormal psíquico grave permita la cesa­
ción de dicha medida; esto es, cuando conste la curación o la desapa­
rición del estado de peligrosidad- la medida de seguridad se funda­
menta en la peligrosidad y está orientada a prevenirla-. Este juicio en
orden de la probabilidad de una conducta futura del interno social­
mente dañosa, así como el convencimiento sobre el grado de remisión
de la enfermedad, corresponde al Juez de la Ejecución, a través de
controles sucesivos con los que ha de comprobar la concurrencia o no
de los presupuestos que en su día determinaron la decisión de la in­
ternación (Sentencia del Tribunal Constitucional español N° 112/1998,
del 08/06, y 241/1993 del 21/01) .La internación se cumplirá en un
centro hospitalario especializado o, según las exigencias institucionales,
por decisión del Juez de la Ejecución, en otro establecimiento especia­
lizado, con fines terapéuticos, siempre que se asegure el debido trata­
miento y seguridad del interno. No cabe, por principio, una finalidad
de mera custodia, porque la enfermedad crónica y orgánica que pa­
dece el imputado requiere de un tratamiento terapéutico sostenido. El
recurso acusatorio debe estimarse y así se declara».
Ejecutoria Suprema del 27/3/2015 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 3608-2015 PIURA, Juez supremo ponente: San Martín Castro.
NATURALEZA Y FUNCIONES DE LA MEDIDA DE SEGURI­
DAD. TIEMPO DE DURACIÓN
1246. «La doctrina y la jurisprudencia son unánimes al señalar
las consecuencias de las medidas de seguridad y los presupuestos en
que corresponde su aplicación, y que la medida de internación no
implica una restricción de la libertad ambulatoria, sino que su fun­
ción es predominantemente de rehabilitación, y consiste en someter
al sentenciado a un régimen de atenciones de carácter médico, psi­
cológico o de otra índole que su estado personal requiera para su
recuperación. Asimismo, este tipo de medidas no se realizan en cen­
tros carcelarios, sino en un centro hospitalario especializado u otro
establecimiento adecuado. Por su parte la, Sala Superior, ha especi­
ficado las razones que justifican la peligrosidad que representaría
para la sociedad que la encausada inimputable no reciba tratamien­
to terapéutico apropiado ni se encuentre debidamente custodiada
por personal especializado, con la finalidad de evitar que vuelva a
cometer las conductas criminales, que efectuó en perjuicio de sus

104
---------------------------------- D e las medidas de seguridad---------------- Articulo 72°

hijos. Respecto al plazo de duración de la medida, según la ley, no


puede superar el tiempo de la pena privativa de libertad que hubie­
ra correspondido aplicarse por el delito. La Sala Penal Superior, en
este sentido, ha impuesto un plazo de internación dentro del marco
previsto y ha señalado las razones que justifican el lapso fijado, sin
dejar de lado, que conforme se establece en el artículo 75° del Códi­
go penal, este período no será definitivo, sino que depende del avance
del tratamiento y de la desaparición de las causas que hicieron ne­
cesarias la imposición de la medida».
Ejecutoria Suprema del 20/3/2014 (Sala Penal Transitoria), R.N. N°
2574-2013-APURIMAC, Juez supremo ponente: Salas Arenas.
FUNDAMENTO DE LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD
1247. «Uno de los fundamentos de las medidas de seguridad
radica en que existen sujetos que no ofrecen la fiabilidad cognitiva
para ser tratadas como personas en Derecho, o como sujetos que no
muestran en conjunto una línea de vida que permita concluir que
serán fieles al D erecho; en este sentido, la necesidad de
heteroadministrar implica que la persona portadora de deberes y
derechos incumple de manera obstinada determinados deberes; por
lo que ya no puede ser tratada como tal ni igual que a los demás.
No significando ello que se genere una discriminación, sino que se le
priva de derechos para neutralizarla como fuente de peligro, esto es
heteroadministración de la existencia que se produce en el caso de
internam iento en un hospital p siq u iátrico , un centro de
deshabituación o en custodia de seguridad (Jakobs, Günther, Coac­
ción y personalidad..., Barcelona, 1999, p. 10), lo que es posible en la
medida en que no sea la sociedad la que evite a la persona, sino que
se coaccione a la persona para evitar a la sociedad o para hacerse
de nuevo capaz de vivir en sociedad».
Ejecutoria Suprema del 26/1/2010, R.N. N° 2375-2009-CUSCO. Juez
supremo ponente: Barandiarán Dempwolf, Gaceta Penal, t. 17, Gaceta
Jurídica, Lima, noviembre 2010, p. 119.

IMPORTANCIA DE LOS INFORMES PERICIALES


1248. «Habiendo los peritos psiquiatras emitido sus informes
periciales, los mismos que han sido objeto de esclarecedor debate,
concluyendo que el acusado es portador de un desorden orgánico
cerebral, asociado a síntomas psicóticos de tipo paranoide y que
también adolece de síndrome amnésico inducido por el alcohol,

105
Arts. 73°-74° •Fidel R ojas V argas

el colegiado arriba a la conclusión que existe lesión a nivel cere­


bral producido por el consumo indiscriminado de alcohol desde
hace más de 20 años; que el procesado representa potencialmen­
te un peligro para la integridad física de sí mismo y de las perso­
nas de su entorno, por lo que ordenaron su internamiento en el
hospital «Domingo Olavegoya» de la ciudad de Jauja para su tra­
tamiento hasta que su salud permita se le dé de alta. Debiendo
informar a la Sala Penal el director de referido centro de trata­
miento en forma periódica sobre la evolución del estado mental
del inimputable».
Sentencia de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Justicia
de Junín del 17 de abril de 1996, Exp. N° 885-93.

Proporcionalidad
Artículo 73°.- Las medidas de seguridad deben ser propor­
cionales con la peligrosidad delictüal del agente, la grave­
dad del hecho cometido y los que probablemente cometiera
si no fuese tratado.
Jurisprudencia
1249. «La declaratoria de peligrosidad de un acusado deberá
votarse como una cuestión de hecho, requiriéndose la unanimidad
para su aceptación».
Ejecutoria Suprema del 2/10/87, Exp. N° 656-87-LIMA. R etamozo,
Alberto y P once, Ana María, Jurisprudencia penal de la Corte Suprema,
Idemsa, Lima, 1994, p. 197.

Medida de internación: características


Artículo 74°.- La internación consiste en el ingreso y trata­
miento del inimputable en un centro hospitalario especiali­
zado u otro establecimiento adecuado, con fines terapéuti­
cos o de custodia.
Solo podrá disponerse la internación cuando concurra el
peligro de que el agente cometa delitos considerablemente
graves.
S um ario : a) Precisiones, b) Proceso de seguridad, c) Jurisprudencia
vinculante: fundamento, procedimiento y oportunidad de aplicación de la
medida de seguridad.

106
D e la s m ed id a s d e seg u r id a d ----------------- Artículo 74°

Jurisprudencia

a) Precisiones
1250. «La medida de seguridad de tratamiento ambulatorio solo
se impone al imputable relativo, conforme a lo dispuesto por el artícu­
lo 76° del Código Penal; al haberse acreditado que el acusado al mo­
mento de cometer los hechos se encontraba en pleno uso de sus facul­
tades mentales, debe disponerse se deje sin efecto dicho tratamiento».
Ejecutoria Suprema del 28/10/97, Exp. N° 4344-97-CALLAO. R ojas
V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 237.

PROCESO DE SEGURIDAD Y PROCESO COMUN


(Casación)
1251. «La discusión si el proceso común es diferente al proceso
de seguridad no se puede responder en abstracto. Es claro que cam­
bia su objeto jurídico: el proceso de seguridad discute no solo los
hechos, aspecto en el que es idéntico al proceso común, sino la pre­
sencia del binomio peligrosidad/medida de seguridad; pero esa di­
ferencia no lo hace necesariamente incompatible con el proceso co­
mún -comparte el cuadro matriz de las garantías de todo enjuicia­
miento-, pues en este último proceso tras el juicio oral, el Tribunal
puede incluso imponer una medida de seguridad si se dan los pre­
supuestos para ella y medio una discusión y un debate sobre el par­
ticular, es decir si se cumplió el principio de contradicción -artículo
393°, apartado 3), literal a) del NCPP-. La prohibición de acumula­
ción de un proceso de seguridad con el común es obvia, pero solo
dice de la imposibilidad de conexidad debido al diferente objeto de
ambos procesos. La acumulación por conexidad importa en este úl­
timo caso, y en sentido estricto, diversidad de delitos, culpándose a
una sola persona o a varias, y procede si se cumplen sus presupues­
tos y condiciones; tiene como fundamento el tratamiento unitario de
esas causas o imputaciones para garantizar la economía y la celeri­
dad procesal; así, como para evitar fallos contradictorios y posibili­
tar un conocimiento más integral de los cargos con arreglo al princi­
pio de inmediación y, en su caso, se pueda aplicar las reglas del
concurso de delitos. La base común del rito del juicio oral para am­
bos procesos, cuando es del caso transformarlos, solo autoriza, de
modo general, a repetir aquellas actuaciones especiales que en el

107
Artículo 7 4 °------------ :---------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

caso del proceso de seguridad se realizaron sin el concurso del im­


putado por razones de salud. No debe empezarse de cero -no pue­
de entenderse que las actuacion es previas son ineficaces
procesalmente-, sino que debe continuar en lo que es compatible y
repetir lo que se hizo al margen del principio de bilateralidad y pre­
sencia efectiva del imputado»
Sentencia de Casación N° 16-2009-HUAURA, del 12 de marzo de
2010, (Sala Penal Permanente), fundamento noveno.

b) Jurisprudencia vinculante: fundamento, procedimiento y opor­


tunidad de aplicación de la medida de seguridad
DEFINICIÓN, NATURALEZA Y CARACTERÍSTICAS DE LA
MEDIDA DE INTERNACIÓN
1252. «Que, por otro lado, teniendo en cuenta que la Corte Su­
prema tiene facultad casatoria conforme lo reconoce el artículo ciento
cuarenta uno de la Constitución Política del Estado, esta Sala Penal
Suprema debe establecer las siguientes precisiones: a) Que las medi­
das de seguridad son sanciones que se aplican judicialmente a los
inimputables o imputables relativos que han cometido un hecho
punible; que la medida de internación es privativa de libertad y solo
puede aplicarse cuando existe el peligro p otencial de que el
inimputable pueda cometer en el futuro otros delitos considerable­
mente graves. Por tanto, la internación es una medida de seguridad
que conlleva graves efectos restrictivos en la libertad de las perso­
nas. Por lo demás, como señala Claus R oxin, «...el fin de la pena y
las medidas de seguridad no se diferencia en esencia. Ciertamente,
los fines preventivos se persiguen por las medidas de seguridad de
una forma diferente y que la mayoría de las veces contrasta también
con la orientación de los cometidos de la pena en el caso individual,
pero la tendencia fundamentalmente preventiva es la misma» (R oxin,
Claus, Derecho penal. Parte general, t. I, Civitas, Madrid, 1997). b)
Que, en consecuencia, tratándose de una sanción la medida de in­
ternación solo puede ser impuesta en la sentencia y luego de que en
juicio se haya acreditado la realización del delito por el inimputable
y su estado de peligrosidad, c) Que la duración de la medida de
internación no puede ser indeterminada, por eso el operador judi­
cial debe definir en la sentencia su extensión temporal, la cual con­
forme lo establece el artículo setenta y cinco ab initio, en ningún caso
puede exceder los límites cuantitativos de la pena privativa de liber­

108
---------------------------------- D e las m ed id a s de seg u r id a d ------------------ Artículo 75°

tad concreta, que se hubiera aplicado al procesado si hubiera sido


una persona imputable, d) Que, además, la duración de la medida
de internación debe ser proporcional a la peligrosidad potencial del
agente y coherente con las recomendaciones que sobre el tratamien­
to a aplicar haya precisado el perito psiquiatra».
Ejecutoria Suprema del 16/3/2005. R.N. N° 104-2005-
AYACUCHO. San M artín C astro, César, Jurisprudencia y precedente
penal vinculante, selección de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra,
Lima, 2006, p. 140.

Duración dei internamiento


Artículo 75°.- La duración de la medida de internación no
podrá exceder el tiempo de duración de la pena privativa
de libertad que hubiera correspondido aplicarse por el deli­
to cometido (*).
Sin perjuicio de que el Juez lo solicite cada seis meses, la
autoridad del centro de internación deberá remitir al Juez
una pericia m édica a fin de darle a conocer si las causas
que hicieron necesaria la aplicación de la medida han
desaparecido.
En este último caso, el Juez hará cesar la medida de inter­
nación impuesta.
(*) Texto rectificado por Fe de Erratas (09-05-91).
Jurisprudencia
DURACIÓN DE LA PENA DE INTERNACIÓN: REVERSI­
BILIDAD Y. MODIFICABILIDAD. PRECISIONES SOBRE LA ME­
DIDA DE SEGURIDAD DE INTERNAMIENTO
1253. «El encausado no solo padece de esquizofrenia paranoide
crónica, en tanto trastorno de carácter orgánico. Tal condición per­
manente y la necesidad de tratamiento médico, por su peligrosidad
-alta probabilidad de comisión de delitos- que se evidencia con el he­
cho típico antijurídico cometido y el propio mal que padece, obliga a
la imposición de una medida de seguridad. Ahora bien, como existe
peligro de que el imputado cometa delitos graves, cuyo indicio -y solo
eso- es el delito gravísimo de violación de un menor de 10 años, a
quien captó por chat de Hotmail, que a su vez se proyecta hacia el
futuro, es evidente la necesidad de la medida de internación. Prima

109
Artículo 75° •Fidel R ojas V argas

siempre, el efecto preventivo que demanda la peligrosidad del infrac­


tor, pero tomando en cuenta la necesidad de equilibrar la propia ca­
pacidad punitiva de la reacción estatal (H urtado P ozo / P rado
Saldarriaga. Manual de Derecho penal. Parte General. Tomo II, 4ta edi­
ción, Idemsa, Lima, 2011, p. 394). La duración de la medida de inter­
nación no podrá exceder el tiempo de duración de la pena privativa
de libertad que hubiere correspondido aplicarse por el delito cometi­
do (art. 75° del Código penal). Es de entender que tal límite se en­
cuentra, primero en la pena que fija el tipo legal concreto perpetrado
-las medidas de seguridad no pueden ser más gravosas que la pena
aplicable al hecho cometido-; segundo, el grado de ejecución del delito
y el grado de participación del imputado; y, tercero, las circunstan­
cias atenuantes y agravantes que pudieren concurrir -siempre que no
estén desconectados de aquellos por los que se aplicó la eximente com­
pleta. Con arreglo a los párrafos 2 y 3 del citado artículo 75° del
Código penal, el lím ite m áxim o fijado n o es irreversible o inmodificable
-por esto es solo máximo- sino que, por su propia naturaleza, permite
que la duración de la internación acordada se interrumpa antes del
vencimiento de dicho tope cuando la recuperación o mejora de la
salud del anormal psíquico grave permita la cesación de dicha medi­
da; esto es, cuando conste la curación o la desaparición del estado de
peligrosidad -la medida de seguridad se fundamenta en la peligrosi­
dad y está orientada a prevenirla-. La internación se cumplirá en un
centro hospitalario especializado o, según las exigencias institucionales,
por decisión del Juez de Ejecución, en otro establecimiento especiali­
zado, con fines terapéuticos, siempre que se asegure el debido trata­
miento y seguridad del interno. No cabe por principio una finalidad
de mera custodia, porque la enfermedad crónica y orgánica que pa­
dece el imputado requiere de un tratamiento terapéutico sostenido».
Ejecutoria Suprema del 26/03/2015 (Sala Penal Transitoria), R.N.
No3608-2014-PIURA, Juez supremo ponente: San M artín C astro, Gaceta
penal, Tomo 71, Mayo 2015, lima, Gaceta jurídica, pp. 70-71.
LAS PERICIAS DETERMINAN LA PERMANENCIA AÚN DEL
INTERN AMIENTO
1254. «Considerando que no habiendo desaparecido las causales
que hicieron necesaria la aplicación de la medida señalada en la sen­
tencia, ni la peligrosidad del inimputable, conforme se desprende de
las respectivas pericias médicas; no es posible aún cesar la medida de
seguridad impuesta hasta que se logre su total recuperación».

110
-------------------------------- D e la s m ed idas d e s eg u r id a d ------------------ Artículo 75°

Resolución N° 2108 de la novena Sala Penal de la Corte Superior de


Justicia de Lima del 23 de Febrero de 1992, en el Expediente 257-90.

Jurisprudencia vinculante

DETERMINACIÓN DEL TIEMPO DE INTERNACIÓN DE


INIMPUTABLE
1255. «Para determinar el tiempo de la medida de internación
del procesado, se debe tener en cuenta los siguientes aspectos: a) que
conforme es de verse, de la evaluación psiquiátrica, se concluye que
dicho procesado presenta trastorno esquizofreniforme delusional or­
gánico y requiere evaluación y tratamiento en institución especializa­
da; pericia que al ser ratificada, los especialistas señalaron que el exa­
minado presente un trastorno mental que tiene dos componentes, uno
orgánico, es decir, que tiene lesión orgánica cerebral demostrable, y
dos, tiene alteraciones en el funcionamiento del cerebro como conse­
cuencia de dicha lesión, esto es esta persona tiene el cerebro con alte­
raciones donde se juntan los dos componentes, tiene alterado no solo
el pensamiento, porque se siente perseguido, acosado, etc., sino tam­
bién, tiene alterada la percepción porque ve o escucha cosas donde
no las hay, entonces está alterada la voluntad, la conciencia, la per­
cepción y el pensamiento; no se da cuenta perfectamente de lo que
hace, no logra entender lo que es bueno o malo, le da lo mismo si
hubiera matado a alguien, lo describiría con lujo y detalle, porque
para él es un hecho común que no reviste la magnitud que le da el
tipo penal o moral que tiene una persona normal. Por eso el procesa­
do es una persona peligrosa que debe recibir un tratamiento en una
institución especializada para que el daño no sea mayor, b) que para
fijar el tiempo de internación del procesado se debe tener en cuenta la
peligrosidad delictual del agente, la gravedad del hecho cometido y
los delitos que probablemente cometería si no fuera tratado, c) que
según las conclusiones de la evaluación psiquiátrica se diagnostica
peligrosidad potencial derivada y conexa con la enfermedad que pa­
dece dicho procesado, enfatizando que ella puede controlarse
prudencialmente con un tratamiento psiquiátrico adecuado, d) que la
autoridad correspondiente del centro de internación, cada seis meses
deberá remitir al Juez de la causa una pericia circunstancial que dé
información sobre la necesidad de mantener la medida de interna­
ción aplicada, conforme lo exige el artículo 75° del Código Penal; dis­
pusieron, integrando la sentencia que la duración de la medida de

111
Artículo 76° ----------- ------------F idel R ojas V argas------------------------------------------

internación dispuesta será de dos años debiendo permanecer el


inimputable en el centro especializado designado».
Ejecutoria Suprema del 16/3/2005. R.N. N° 104-2005-AYACUCHO. San
M artín C astro, César, Jurisprudenáa y precedente penal vinculante, selección
de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra, lima, 2006, pp. 140-141.

Medida de tratamiento ambulatorio: características


A rtículo 76°.- El tratam iento ambulatorio será estableci­
do y se aplicará conjuntamente con la pena al im putable
relativo que lo requiera con fines terapéuticos o de reha­
bilitación.
Jurisprudencia
SE DEJA SIN EFECTO TRATAMIENTO AMBULATORIO
1256. «La medida de seguridad de tratamiento ambulatorio
solo se impone al imputable relativo, conforme lo dispuesto por el
artículo 76° del Código Penal; al haberse acreditado que el acusa­
do al momento de cometer los hechos, se encontraba en pleno uso
de sus facultades m entales, conforme se ha detallado en los
considerandos de la sentencia, debe disponerse se deje sin efecto
dicho tratamiento».
Ejecutoria Suprema del 28/10/97. (Consulta) R.N. N° 924-2004-
CALLAO. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 237.
INTERNO QUE REQUIERE TRATAMIENTO EN NOSOCOMIO
ESPECIALIZADO
1257. «Atendiendo a que el inimputable necesita de un trata­
miento adecuado para que pueda recuperar su salud mental; a que
es cierto que la infraestructura de los nosocomios nacionales no per­
miten cupo en sus instalaciones, y siendo el tratamiento recomenda­
do externo o ambulatorio, encontrándose el beneficiario en cárcel,
lugar no adecuado y teniendo en cuenta lo señalado en los artículos
72° (inciso segundo) y 74 del Código Penal vigente, el mismo que
señala que será la autoridad judicial quien dispondrá la internación
del procesado; por lo que dispusieron que se oficie en el día al direc­
tor del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) y al director del Hos­
pital Víctor Larco Herrera a fin que el inimputable sea internado en
dicho nosocomio; debiendo dichas autoridades tomar las providen-

112
--------------------------------D e la s m ed idas d e seg u r id a d ----------------- Artículo 77°

das del caso para el cumplimiento de la presente resolución bajo


apercibimiento de ser denunciados por delito contra la Administra­
ción Pública -violencia y resistencia a la autoridad».
Resolución Número 1400 de la Novena Sala Penal de la Corte
Superior de Justicia de Lima del 16 de diciembre de 1992, en el
Expediente 257-70.

Internación de imputables
Artículo 77°.- Cuando se necesite aplicar una medida de
internación a un imputable relativo, o a un toxicómano o
alcohólico imputable, el Juez dispondrá que ella tenga lu­
gar antes de la pena. El período de internación se compu­
tará como tiempo de cumplimiento de la pena sin perjuicio
que el Juez pueda dar por extinguida la condena o reducir
su duración atendiendo al éxito del tratamiento.

113
T ít u l o V
E x t in c ió n d e l a a c c ió n p e n a l y d e l a p e n a
COMENTARIO
Q ue la «acción penal» y la «pena» se extingan significa que el
Ministerio Público y los órganos jurisdiccionales no pueden
hacer permanente en el tiempo la persecución del delito y las
faltas, ni tampoco que la pena deba cumplirse de todos modos
y a como dé lugar, esto es, que el derecho y deber del Estado
de asegurar la persecución y la respuesta punitiva, en tanto
dos de las expresiones de racionalidad y eficacia del ius
puniendi, ante la comisión de hechos punibles, tiene límites
que le vienen determinados por la naturaleza democrática del
Estado. En efecto, los principios de seguridad jurídica, paz
social y razonabilidad del ejercicio del ius puniendi -que se
relativiza y enerva con el paso del tiempo o la presencia de
otros indicadores de naturaleza diversa - configuran el sistema
penal peruano. Por cierto, las decisiones político criminales
pueden extremar la persecución penal y la aplicación temporal
de la pena-y ello ha sucedido históricamente con cierta
frecuencia en diversos momentos y latitudes-, absolutizándola
y haciendo de ella un instrumento de persecución no sujeta a
límites temporales ni materiales, lo cual escenificaría un
derecho penal irracional y totalitario ajeno a los presupuestos
de una sociedad democrática y por lo mismo sin fronteras ni
sobrepesos. El derecho penal preliberal -la denominada edad
de piedra del pensamiento penal occidental- se caracterizó
justamente por dicho esquema absoluto y brutal, al perseguir
al agente con prescindencia de si había o no m uerto
(imprescriptibilidad post mortem de la acción), por llamar a
juicio a los espíritus de los que en su tiempo estuvieron en
vida, por extender la responsabilidad penal a los familiares del

117
Artículo 78° •Fidel R ojas V argas

in fra c to r a qu ie n e s se les e xp o lia b a y ro tu la b a por


generaciones, por castigar al margen de dolo o culpa o por
razones religiosas, por hacer responsables penalmente a los
animales y otras notas saltantes que caracterizaron esa etapa
de evolución del pensamiento jurídico penal en el ejercicio del
derecho a castigar. Orientaciones concretadas a lo largo de la
historia, que en la actualidad, en parte, se expresan bajo la
tesis que aceptar la prescriptibilidad de los delitos es abonar
por su impunidad. Posición bastante opinable que pugna por
hacer del derecho penal un instrumento de control sin límites.
La extinción de la acción penal resulta así una condición de
existencia del sistema democrático y base del derecho penal
m oderno som etido a fro n te ra s en su config uración y
aplicación. Que la acción penal o la pena se extingan significa
que el Estado - o el ofendido en el caso de delitos cuya
denuncia corresponde a instancia privada- pierde el derecho
a perseguir los delitos y las faltas, de presentarse alguna de
las circunstancias establecidas en el artículo 78° y 79° del
Código penal: muerte del imputado, prescripción, amnistía,
derecho de gracia, cosa juzgada, por desistim iento y
transacción en el caso de hechos punibles perseguidos por
acción privada y cuando la licitud del hecho lo declara así la
vía civil, o a ejecutar la pena de concurrir igualmente la muerte
del condenado, la amnistía indulto, prescripción, cumplimiento
o exención de pena, o perdón del ofendido. Circunstancias,
contingencias o factores todos que obedeciendo a naturalezas
d is tin ta s -n a tu ra le s (la m uerte), el paso del tiem po
(prescripció n), conveniencias políticas o hum anitarias
(amnistía, indulto y derecho de gracia), estrictamente jurídicas
(cosa juzgada, licitud del hecho - imputado como delito- que
resulta de la ejecutoria en vía civil), de la voluntad del ofendido
jurídico o natural (desistimiento y perdón) y de la bilateralidad
de voluntades (transacción) someten la acción penal a
estándares de razonabilidad en su aplicación.
La acción penal, en tanto facultad de iniciar y mantener en
un tiempo determinado las funciones persecutorias del delito
y asegurar así las de procesamiento y correspondiente sanción
que corresponde a los órganos fiscales y judiciales, puede

118
-Extinción de la acción pen a l y de la pen a -------- A rtícu lo 780

ser pública o privada. La primera es absoluta o condicionada.


La acción penal pública absoluta (o no sometida a condiciones)
la promueve el Ministerio Público, sin que dependa más que
de los fundamentos materiales y de los elementos iniciales de
convicción que recoge su disposición de investigación. La
acción pública condicionada, necesita de la denuncia o informe
de órganos públicos especializados (por ejemplo SUNAT en
delitos tributarios). La acción privada prescinde del Ministerio
Público para hacer recaer en la persona ofendida o su
representante, el derecho de activar la acción penal (delitos
contra el honor: injurias, calumnia, difamación, delitos que
afectan la intimidad personal) directamente ante el juez penal.
LA MUERTE DEL IMPUTADO O DEL CONDENADO (causal
que extingue la acción penal y la pena). Dice el adagio latino
Mors omnia solvit, esto es, que la muerte disuelve todo, lo
que aplicado al Derecho penal significa que el fallecimiento
del infractor elimina la posibilidad de procesarlo o de aplicarle
pena, cualquiera sea esta última (incluida la multa). Rige así
el principio de la personalidad de la pena, esto es que la
persecución del delito y la pena existen en función a la persona
humana viva, mientras ella exista, no siendo trasmisibles sus
efectos jurídicos-penales a otras personas (familiares o
terceras personas). La muerte (fallecimiento) del imputado
(quien se halle sometido a investigación penal o se encontró
procesado penalmente o sobre quien se dictó sentencia firme
de condena) deberá acreditarse con la respectiva partida de
defunción. Sin embargo, la m uerte del imputado o del
condenado no exime de la responsabilidad civil; obviamente,
la referencia a la responsabilidad civil no está hecha en función
a la reparación civil (en el caso del imputado) en tanto
consecuencia jurídica del delito cometido y acreditado mediante
resolución judicial. La acción civil ex delicio puede ejercerse
contra los herederos del fallecido, conforme a las reglas del
Código Civil. En este punto, si bien el tema no ha sido
profundizado, la posibilidad de accionar civilmente dependerá
de la condición de imputado del agente muerto, lo que permite
afirmar que si no existió imputación alguna no es posible
accionar civilmente al inexistir vinculación jurídica necesaria.

119
Artículo 78° •Fidel R ojas V argas

LA PRESCRIPCIÓN (causal que extingue la acción penal y la


pena). Esta causa de extinción penal, logro definitivo del derecho
penal liberal del siglo XIX, hace fenecer la función persecutoria
del delito y las faltas (prescripción de la acción penal), al igual
que la posibilidad de ejecutar la condena dictada por el juez
penal (prescripción de la pena) de concurrir específicos
determinadores temporales contemplados en la ley penal. La
prescripción de la acción penal en tanto una de las causas que
le privan al Estado del derecho a ejercer ius puniendi fue conocida
ya en el derecho penal romano imperial, siendo eclipsada en el
derecho penal europeo bárbaro de los siglos Vil al XIV, para
reaparecer con el Derecho canónico que aportó el período de
20 años para la prescripción de la persecución de los delitos y
los pecados (al respecto véase Sergio V e l a T r e v iñ o . La
prescripción en materia penal, Editorial Trillas, México, 1980, pp.
32 a 40; Id ., Oscar V e r a B a r r ó s La prescripción penal en el
Código penal, Córdoba, Editora Lerner, 2007, pp. 40 a 45). El
pensamiento penal propio de la revolución francesa (Código
penal de 1791) completó el esquema legal con una concepción
más amplia de la prescripción al comprender también la
prescripción de la pena -n o aceptada en Roma ni en el derecho
can ó n ico - y e lim in a r las excep cio n e s que sobre la
imprescriptibilidad de determinados delitos se habían establecido.
Proceso que se unlversalizaría, durante todo el siglo XIX con
las regulaciones normativas recogidas por los Códigos penales
de ios países y reinos europeos, influenciados por el espíritu
ilustrado y liberal burgués dominante en su tiempo.
Constituye contenido de la prescripción el transcurso de
determinados períodos de tiempo vinculados a las penas
máximas fijadas en los tipos delictivos cuyo cumplimiento
en régimen ordinario (extremo superior de la pena abstracta)
o extraordinario (extremo superior de la pena abstracta más
una mitad), sin que el órgano persecutor (Ministerio Público)
haya activado acción penal (prescripción o rd in aria) o
existiendo ya actuaciones fiscales o judiciales, incluso
sentencia no ejecutoriada (prescripción extraordinaria) le
privan e impiden al Estado poder investigar, procesar o

120
-Extinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 7 8 0

ejecutar la pena ya dictada contra la persona natural sobre


quien se presume haya cometido infracción penal. Tiene así
la prescripción de la acción penal una triple función: (i) de
advertencia a los órganos estatales a fin que se desempeñen
con diligencia y profesionalism o en la persecución y
procesamiento del delito, bajo estándares del debido proceso
y plazo razonable, con riesgo que de no suceder ello las
consecuencias serán las de impedir al Estado el ejercicio
del ius puniendi] (i¡) liberatoria, al favorecer la situación jurídica
del imputado o condenado, al apartarlo de la persecución
penal, evitando así el abuso y la arbitrariedad al haber perdido
el órgano persecutor y de justicia penal competencia para
ejerce r ius puniendi, al haber tran scurrid o los plazos
prescriptoños y; (iii) expresiva de la inercia o deficiencias
técnicas de los órganos del Estado para, en los tiempos
fijados en la ley, llevar al agente a una condena firme.
Forma presupuesto de la lógica interna de la prescripción de
la acción penal el hecho que -com o sostiene Ramón R a g ú e s
i V a l l e s -I o s acontecimientos que forman parte del pasado

no ponen en peligro el modelo social vigente y, por tanto,


carecen de contenido lesivo que justifique su sanción (La
prescripción penal: fundamentos y aplicación, Barcelona,
2004, p. 126). Igualm ente da cuenta de su lógica de
posicionamiento en el Código penal la razón pragmática de
evitar -com o sostiene Iván M eini- el colapso del sistema penal
con más casos de los que se puede resolver («Sobre la
prescripción de la acción penal», en Temas de Derecho penal,
Lima, Ediciones Legales, 2012, p. 53).
La prescripción posee doble naturaleza-jurídica (teoría mixta)
tanto sustantiva, predominante, como procesal, lo que da
lugar a que se lo regule en el Código Penal como en el
Procesal (para una evolución de las teorías al respecto véase
V e r a B a r r ó s , ob. c it ., pp. 97 a 1 1 0 ).Su n a tu ra le za
predominante material abona por la irretroactividad de los
dispositivos perjudiciales al imputado o al reo, salvo cuando
le resultan favorables, supuesto en el cual la retroactividad
favorable es invocable jurídicamente.

121
Artículo 78° —--------------------- F idel R ojas V argas

El papel que juega el tiempo para dar lugar al cese imperativo


de la función persecutoria es explicado, en palabras de
Francesco C a r r a r a : «En materia penal, el tiempo extingue la
acción, porque además de hacer difícil la justificación del
inocente, hace cesar el daño social merced al presunto olvido
del delito, lo cual conduce a la cesación de la impresión moral
que nació de él, sea respecto a los buenos, en quienes deja
de existir el temor, sea respecto de los malvados, en quienes
deja de tener efecto el mal ejemplo» (Programa de derecho
criminal. Tomo I, Bogotá, Temis, 1988, parágrafo 576, p. 378).
Se ha señalado igualmente en favor de la prescriptibilidad de
la acción penal que el paso del tiempo no habiendo delinquido
otra vez el agente revela su corrección, arrepentimiento y
falta de peligrosidad, al igual que objetivamente se enerva el
material probatorio en su contra. El Tribunal Constitucional
peruano, al respecto, mediante sentencia de fecha 29 de abril
de 2005, Exp. N° 1805-2005-HC/TC LIMA, considera que la
Prescripción desde un punto de vista general es la institución
jurídica mediante la cual, por el transcurso del tiempo, la
persona adquiere derechos o se libera de obligaciones. Y,
desde la óptica penal, es una causa de extinción de la
responsabilidad criminal fundada en la acción del tiempo
sobre los acontecimientos humanos o la renuncia del Estado
al ius puniendi en razón de que el tiempo transcurrido borra
los efectos de la infracción, existiendo apenas memoria social
de la misma (...). Dicho de otro modo, en una norma
fundamental inspirada en el principio Pro Homine, la ley penal
material otorga a la acción penal una función preventiva y
resocializadora en la cual el Estado autolimita su potestad
punitiva contemplando la necesidad de que, pasado cierto
tiempo se elimine toda incertidumbre jurídica y la dificultad
de c a s tig a r a quien lle va m ucho tie m p o v iv ie n d o
honradamente, consagrando de esta manera el principio de
seguridad jurídica».
La legislación penal establece que el plazo máximo para que
prescriban los delitos castigados con pena privativa de
libertad, tanto en vía de persecución penal como en la de
cumplimiento de pena son 20 y 30 años para los supuestos

122
-Extinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 78°

delictivos castigados con pena de cadena perpetua, ello con


indiferencia de que en un buen número de delitos las penas
de estos sean superiores al quantum máximo de dicho
marcador temporal, dado que no se trata de establecer
correspondencias, sino de limitar el ejercicio del ius puniendi,
en el entendido que 20 años es un plazo extremadamente
alto y severo en el cual el Estado tiene que demostrar
diligencia y eficiencia en la persecución del delito. Los delitos
merecedores de otras penas tienen un plazo máximo de
prescripción de 2 años. Las faltas prescriben de modo general
al año (acción penal y pena), excepcionalmente a los dos
años de presentarse reincidencia y de forma agravada a los
tres años en los supuestos de faltas-lesiones y en las faltas-
hurto y daño, conforme determina el artículo 440° del Código
penal.
Los artículos 80°, 81° y 83° del Código penal establecen un sistema
detallado y específico de los extremos de la prescripción de la
acción penal. Así, comprende: (i) la prescripción ordinaria, de
¡nexistir actuaciones fiscales o judiciales contra una persona
imputada de delito o falta, la que se construye con el máximo
de la pena fijada en el tipo penal especial, que es el tiempo en
que prescribe la actividad persecutoria del delito. La prescripción
ordinaria se fija delito por delito, pero en términos generales no
puede superar el máximo de 20, tal y como lo establece el cuarto
parágrafo del artículo 80° del Código penal. Término máximo
que incluso, rige igualmente para la prescripción extraordinaria,
en la cual no es dicho término máximo lo que está en cuestión
sino la posibilidad de incrementar en una mitad el plazo de
prescripción de los delitos en especie (así, en una estafa, los 6
años de prescripción ordinaria por efectojde. la prescripción
extraordinaria se incrementan a 9 años); (ii) la prescripción
extraordinaria, que es la que se presenta cuando, con la
terminología utilizada por el primer párrafo del artículo 83° del
Código penal, existen actuaciones del Ministerio Público o de
las autoridades judiciales. No queda suficientemente claro, que
haya que entender por «actuaciones del Ministerio Público», con
entidad para producir efectos de la envergadura capaces de
generar el escenario normativo de la interrupción de la

123
Artículo 78 o- •Fidel R ojas V argas

prescripción. Son éstas de carácter general, esto, es cualquier


diligencia llevada a cabo por el Fiscal antes de la instrucción o
de la formalización de la investigación preparatoria, es decir,
cuando desempeña actividades puramente administrativas
orientadas a preparar la acción penal. O en rigor, solo pueden
estar referidas a aquellas actividades fiscales una vez iniciado
el proceso penal (al em itir el Fiscal la disposición de
Investigación Preparatoria, o el Juez el auto de instrucción). En
este punto, el artículo 339.1 del Código Procesal Penal, puede
generar un cúmulo de sorpresas a la interpretación extensiva
que comúnmente suele practicarse al respecto, dado que más
allá del error conceptual en que incurre el legislador al confundir
interrupción con suspensión, cuando normativiza que la
formalización de la investigación penal -e s decir el inicio del
proceso penal- tiene el efecto de suspender la prescripción, está
en la práctica confirmando una interpretación restrictiva de las
actuaciones fiscales. Y ello es, formalmente así, por cuanto al
poseer la prescripción de la acción penal un tratamiento
normativo mixto (sustantivo y procesal) la interpretación de sus
alcances significativos deberá merecer una evaluación también
sustantiva procesal. La tesis restrictiva del sentido de las
actuaciones fiscales, es decir cuando existe ya inicio de
investigación preparatoria formal o procesamiento penal, esto
es, cuando se producen actuaciones fiscales y/o judiciales que
integran el ámbito del proceso penal (con el inicio y continuación
de la in stru cció n , según el le n g u a je del C ódigo de
Procedimientos Penales), que llega a incluir la sentencia, su
impugnación y el curso ulterior del proceso), es una manera de
abordar los alcances de la prescripción extraordinaria y por lo
mismo de la ordinaria, nada fácil de soslayar, pero por cierto
para una perspectiva de un derecho penal defensista o del
enemigo se tornará de escasa utilidad práctica. La perspectiva
restrictiva, obliga al Ministerio Público al máximo de diligencia y
productividad en el manejo del tiempo propio de las indagaciones
preliminares, las que no pueden ser desnaturalizadas con su
excesiva duración.
Esta clase de prescripción tiene la característica, conforme al
modelo peruano, de determinar que el plazo máximo de

124
-Extinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 78°

prescripción del delito se vea incrementado en una mitad que


se agrega al tiempo máximo de la pena conminada para el
delito en específico. El acuerdo plenario 9 -2007 ha interpretado
-vía jurisprudencia vinculante- que en el m arco de la
prescripción extraordinaria el plazo máximo para que opere la
prescripción será de 30 años y cuando la pena sea de cadena
perpetua dicho plazo extraordinarios se incrementa hasta los
45 años. Preocupa esta anómala y decisionista percepción
jurisprudencial de la Corte Suprema de «completar» la norma
sustantiva, mediante progresiones aritméticas actuando como
legislador impropio y a modo de intérprete que agrava la
situación jurídica del agente; (iii) la prescripción agravada,
que se produce cuando el funcionario o servidor público comete
delito contra el patrimonio público, y cuyo efecto es duplicar el
plazo de prescripción del delito (así, si el peculado tiene pena
máxima de 12 años, la duplicación de la prescripción será
aritmáticamente 24 años). La jurisprudencia vinculante de la
Corte Suprema en este punto ha sido enfática en señalar que
para que opere dicha agravación debe afectarse efectivamente
el patrimonio público, debiendo existir una vinculación directa
funcional de los funcionarios o servidores públicos con dicho
patrimonio (Acuerdo plenario 1-2010); igualmente, que dicha
prescripción no alcanza a los extraneus partícipes y cómplices
(acuerdo plenario 2 - Pleno 2011). Asimismo es oportuno
c o n s id e ra r que esta p re s c rip c ió n no está pensada
legislativamente para los delitos contra la administración de
justicia (incluso conexos con los de manejo de fondos púbicos)
ni se produce en todos los casos de los delitos funcionales
contra la administración pública, menos aún en el marco de
los delitos cometidos por particulares contra la administración
pública o en aquellos delitos comunes que llegan a lesionar el
patrimonio público (así, en las estafas o falsificaciones, con
prescindencia que sea funcionario o particular quien las
cometa). La prescripción agravada, tiene así un círculo
restringido de aplicaciones en los cuales el sujeto especial se
halla vinculado con el bien jurídico «patrimonio público»
(peculado, colusión agravada) por especiales posiciones de
garante específico de naturaleza in stitu cio n a l; (iv) la

125
Artículo 78° -Fidel R ojas V argas

prescripción privilegiada, por la cual se reducen los plazos


prescriptorios a la mitad de tener el agente al momento de la
comisión del hecho punible menos de 21 y más de 65 años
(una exposición de los fundamentos de la reducción de los
plazos de prescripción en función de la edad, véase en Raúl
P eña C a b r e r a F r e y r e . Derecho penal. Parte general, Lima,
Idemsa, 2013, Tomo II, pp. 588 a 590).
Además, el artículo 80° especifica que en el caso de concurso
real de delitos las acciones prescriben separadamente en el
plazo señalado para cada uno. Solución legal que permite
hacer razonable la persecución penal. En el caso de concurso
ideal de delitos, la solución atiende al plazo máximo de la
pena del delito más grave.
El plazo de prescripción de la acción penal en el caso de delitos
conminados con penas conjuntas que incluyen a la privativa de
libertad se reputa con base a esta última. Cuando se trate de
penas alternativas a la de privación de libertad comprendidas
en el tipo penal especial igualmente rige el plazo de la pena
privativa de libertad. La situación es diferente cuando se trata
de ejecución de la pena alternativa adoptada por el juez, supuesto
en el cual decae la pena privativa de libertad y se adopta, para
determinar el plazo de prescripción, el máximo de la pena
alternativa sea esta restrictiva de libertad o multa (dos años).
La norma penal peruana carece - a diferencia de otras
legislaciones (Alemania, España. El Código penal de este
último hace imprescriptibles los delitos de lesa humanidad,
genocidio, los delitos contra las personas y bienes protegidos
en casos de conflicto armado, así como el delito de terrorismo
que haya causado muerte. Art. 131.4)- de norma específica
para regular la imprescriptibilidad de los delitos de genocidio
y de lesa humanidad. Rigiendo en este punto la normativa
internacional aprobada y ratificada por el Perú (Convención
sobre imprescriptibilidad sobre los crímenes de guerra y
delitos de lesa humanidad, Estatuto de Roma).
La C orte Suprem a m ediante desarrollo jurisprudencial
adoptado en el Acuerdo Plenario 9-2007, ha completado la
norma penal 83 de la parte general del Código penal al indicar

126
-Extinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 780

que en los casos de prescripción extraordinaria el plazo


máximo de prescripción de la acción penal para los delitos
sometidos a pena privativa es de 35 años y para los delitos
castigados con cadena perpetua es de 45 años. Singular
acuerdo que legisla donde la norma penal no había regulado
al respecto y que trata así de normalizar los supuestos vacíos
que el régimen de interrupción de la prescripción presenta.
Decisionismo y activismo judicial, criticable por cierto, cuya
validez legal es bastante dudosa al afectar el principio de
legalidad, instaurar un esquema de interpretación opuesto al
principio del favor re i e in currir en error cognitivo de
apreciación, máxime si se toma en cuenta que una de las
funciones de la prescriptibilidad de los delitos es evitar el
abuso y colocar límites a los poderes del Estado.
La interrupción y la suspensión son dos instituciones
jurídicas que afectan sensiblemente el plazo de prescripción
de la acción penal del delito en especie. Las diferencias entre
ambas no siempre han sido delimitadas con el rigor y de
modo suficiente por la doctrina, confundiéndose en algunos
casos en un solo concepto en algunos códigos penales;
confusión, que se aprecia por igual en la regulación
administrativa general y en los estatutos disciplinarios de las
reparticiones públicas. Sin embargo, queda, en términos
generales establecido que la interrupción se produce con las
actuaciones del fiscal y/o el juez, esto es, cuando existe ya
en curso un ámbito de persecución efectiva del delito lo que
lo aleja del horizonte conceptual de la prescripción ordinaria
y lo ubica en el contexto de la prescripción extraordinaria.
Los efectos de la interrupción de la prescripción de la acción
penal, radican en que abre un nuevo cómputo del plazo de
prescripción, dejando sin efecto el plazo ganado con la
prescripción ordinaria, es decir, cuando no existían las
aludidas actuaciones fiscales. Sin embargo esta apertura
puede tomarse irrazonable cuando las actuaciones se alargan
afectando el plazo razonable, fundamento por el cual el propio
artículo que regula dicha institución cierra la indeterminación
al asertivizar que «la acción penal prescribe en todo caso,
cuando el tiempo transcurrido sobrepasa en una mitad al

127
Artículo 78o- ■Fidel R ojas V argas

plazo ordinario de prescripción», con lo que da por concluido


probables interpretaciones en perjuicio del agente.
La suspensión, en cambio se produce cuando obstáculos
-p o r lo general extrapenales- condicionan el comienzo o la
continuación del proceso penal. La norma penal 84 se refiere
a « c u a lq u ie r cu e stió n que deba re s o lv e rs e en o tro
procedimiento». El efecto de la suspensión de la prescripción
de la acción penal es detener el curso de la prescripción
hasta que el procedimiento extrapenal concluya, lo que
im plica que no se pierde el plazo ganado. La fra se
«cuestiones que deban resolverse en otro procedimiento»
hace alusión a un conjunto de actos tales como el antejuicio
constitucional y el desafuero parlam entario, cuestiones
previas diversas, cuestiones prejudiciales, la existencia de
un recurso de queja excepcional (que impide el cumplimiento
de lo judicialmente decidido o su archivo), entre otras. El
Código penal no ha regulado la institución de la suspensión
extraordinaria, no pudiendo en este punto el juez darla por
co n s titu id a -p rá ctica anóm ala, sin e m bargo no poco
frecuente- con base a interpretaciones analógicas negativas
o deducciones de contexto perjudiciales a los intereses del
imputado (porque si está contemplado para la interrupción
debería estarlo también en la suspensión), que además de
afectar el principio de corrección del razonamiento jurídico
lesionan el principio de legalidad de la ley penal. Resulta
importante destacar que el artículo 84° del Código penal regula
la suspensión tomando como referente el proceso penal no
las indagaciones preliminares, igualmente enfatizar que el
obstáculo o cuestión requiere de otro procedimiento, no de
una opinión o informe decididos por fuera de la noción de
procedimiento. De otro lado considerar que la prescripción
quede en suspenso, reporta un dato de interés objetivo, dado
que ello no implica que empiece a correr un nuevo plazo de
prescripción, como sucede con la interrupción.
Un manejo jurídico conceptual hibridizante y confuso se ha
producido en el artículo 339° numeral 1 del Código Procesal
Penal que alude a la suspensión de la prescripción como efecto

128
-Extinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 78°

de la formalización de la investigación, esto es, una actuación


fiscal que, en rigor, y en la lógica del Nuevo Código Procesal
Penal, da cuenta de la interrupción de la prescripción ha sido
categorizado como entidad propia de la suspensión. Al respecto
el acuerdo plenario 1-2010, ofrece razones no convincentes a
los efectos de dotarle de corrección y razonabilidad, en su
interpretación, a dicho dispositivo receptado irreflexiblemente de
la legislación procesal penal comparada.
La p re scrip ción ordinaria de la pena se ve afectada
también por la interrupción. Como punto de partida, el plazo
de prescripción de la pena da comienzo con el momento en
que la sentencia condenatoria queda firme, a partir del cual
pueden suceder circunstan cias tales com o (i) que el
condenado rehuya la acción de la justicia punitiva, (ii) comete
nuevo delito, (iii) le es revocada la condena condicional o la
reserva de fallo. Supuestos todos en los cuales comienza a
correr un nuevo plazo de prescripción de la pena. Al igual
que con la interrupción de la acción penal, el legislador ha
incorporado un estándar de razonabilidad ai cerrar la apertura
construyendo la prescripción extraordinaria de la pena, por
la cual en todo caso la pena prescribe en los mismos plazos
de la acción penal.
El artículo 81° expresa una de las manifestaciones del ne
b is in íd e m , dado que no se puede valorar como ilícito penal
el mismo hecho que en la vía civil, mediante sentencia firme,
ha sido declarado lícito. La unidad del ordenamiento jurídico
y el p rin c ip io re c to r de p ro s c rip c ió n de se n te n c ia s
contradictorias dan vida a tal articulado.
Si bien el artículo 88° del Código penal señala que la prescripción
corre, se suspende o se interrumpe separadamente para cada
uno de los partícipes del hecho punible, ello no es obstáculo para
extender los efectos liberatorios de la prescripción a quien no
impugnó o presentó excepción de prescripción, si la situación
jurídica, generada por el paso del tiempo, de los coautores o
partícipes es la misma. Así, lo establece la Ejecutoria Suprema del
18/3/2009, R.N. N°1174-2007-CUZCO, vocal ponente Neyra Flores,
José. Gaceta penal, Tomo 13, Gaceta jurídica Lima, julio 2010, p. 103.

129
Artículo 78 o-------------■------------ F id el R ojas V argas

El artículo 91° del Código penal regula la renuncia a la


prescripción de la acción penal. Cuestión de honor que
puede hacer valer, bajo su discreción, el agente quien busca
que se declare su inocencia y que habilita al juez penal a
pronunciarse, bajos estándares de corrección material y
suficiente material probatorio, por la inocencia o condena.
A s u n to por lo visto de opin a b le n a tu ra le z a dada la
cuestionable, en términos generales, calidad de la justicia
peruana, la que sin embargo en determinados casos llega a
exhibir altos estándares.
La jurisprudencia vinculante que ha establecido la Corte
Suprema en materia de prescripción es particularm ente
abundante. Así, los acuerdos plenarios: 6-2007 referido a la
queja excepcional interpuesta en tanto factor de suspensión
de la prescripción; 9-2007, que analiza y fija posición sobre
el máximo temporal de los plazos de prescripción en el
sistema ordinario y extraordinario (artículos 80° y 83° del Código
penal); 8-2009, centrado en establecer líneas de interpretación
de los artículos 46-A y 49° desde la perspectiva de la
prescripción de la acción penal; 1-2010, acuerdo plenario que
analiza la prescripción agravada, la prescripción extraordinaria
y sus efectos en faltas objeto de reincidencia, así como
analiza y trata de normalizar el contenido significativo (en su
interpretación) del artículo 339° del Código Procesal Penal; y
el acuerdo plenario 2-2011, que retoma el estudio de la
prescripción agravada ahora desde la perspectiva de los
extraneus partícipes y cómplices que dan aportes en los
delitos funcionales que lesionan el patrimonio público.
LA AMNISTÍA (produce sus efectos extintivos en la acción
penal y la pena), y el DERECHO DE GRACIA (extingue la
acción penal) constituyen dos expresiones de la voluntad
política de indulgencia soberana y de abdicación del ejercicio
del ius puniendi.
Por la Amnistía, el Congreso de la República (el órgano
público legitimado para dictarla) tomando en cuenta razones
de interés común o de pacificación social otorga mediante
Ley, cada cierto tiempo, ya de modo general (diversidad de

130
-Extinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 7 8 0

delitos, enfatizando -n o exclusivizando- los de naturaleza


política) o específico (un determinado delito), propiamente
(antes de que exista condena) o impropiamente (después
de dictada condena firme) un acto político de magnanimidad
o de conveniencia político social -de naturaleza irrenunciable-
que da por olvidado el delito cometido y/o hace fenecer los
efectos de la pena, lo que supone la cancelación de la
in v e s tig a c ió n pen al, e n ju ic ia m ie n to s o co n d e n a s,
antecedentes. Dice Julio C h a p pi n n i , recogiendo el parecer de
la jurisprudencia argentina que la amnistía es una medida
prevalentemente política que significa el olvido de un hecho
delictivo para establecer la calma y la concordia social
(Problemas de derecho penal, Buenos Aires, Rubinzal-
Culzoni, p. 17). Las amnistías, dada la proclividad a su abuso,
han sido frecuentem ente objeto de cuestionam ientos,
habiendo establecido el Tribunal Constitucional (ha merecido
adem ás decisiones vincula nte s de parte de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos) en varias de sus
sentencias un conjunto de requisitos (límites) formales y
materiales: (i) requiere de una ley ordinaria (observancia del
procedimiento legislativo y de la generalidad y abstracción
propia de una ley), (ii) respeto al principio de igualdad jurídica,
(iii) la am nistía debe ser com patible con los derechos
fundam entales garantizados en la Constitución. En este
punto, el Tribunal Constitucional consideró que no operaba
la cosa ju z g a d a que es el e fe c to de una a m n istía
co n stitucionalm e nte concedida, si se com prueba que
mediante el ejercicio de la competencia de dictar leyes de
amnistía, el legislador penal pretendió encubrir la comisión
de delitos de lesa humanidad. Tampoco cuando el ejercicio
de dicha competencia se utilizó para garantizar la impunidad
por graves violaciones de derechos humanos (Sentencia del
2 de m arzo de 2007, Exp. N° 679-2005-PA/TC -LIM A,
Fundamento 53, Gaceta penal, Tomo 8, Gaceta jurídica, Lima,
febrero de 2010, p. 364). Otras legislaciones penales son
más explícitas al respecto. Así, la ley 733/2002 de Colombia
determina en su artículo 13° que en ningún caso el autor o
partícipe de los delitos de terrorismo, secuestro o extorsión,

131
Artículo 78° -Fidel R ojas V argas

en cualquiera de sus modalidades podrá ser beneficiado con


amnistías, indultos, ni podrán ser considerados conexos con
el delito político, dada su condición de atroces.
El Derecho de Gracia, por su parte es una potestad del
soberano, quien a través de resolución suprema, con refrendo
ministerial, la concede a pedido del recurrente y, en casos
excepcionales, por propia voluntad aprovechando determinados
m om e nto s im p o rta n te s en fa v o r de d e te rm in a d a (o
determinadas) persona. La gracia puede igualmente conmutar
la pena y se concede sin discriminar la naturaleza del delito.
La gracia atiende a especiales situaciones de anomalías
insoportables del sistema judicial (vulneración del plazo
razonable del procesamiento) y por razones humanitarias del
favorecido (estado de salud deteriorado). El derecho de gracia,
como es fácil inferir posee un destinatario personalizado a
diferencia del carácter general y abstracto de la amnistía. La
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 18 de diciembre de
2007, Exp. N° 4053-2007-PHC/TC-LIMA en sus Fundamentos
27 y 28, establece importantes precisiones acerca de los
requisitos para la concesión de la gracia presidencial (véase
infra la primera sumilla que corresponde a la jurisprudencia
del derecho de gracia).
Tanto la amnistía como el derecho de gracia, también el
indulto suponen injerencias significativas en sentido negativo
en la labor persecutoria y jurisdiccional del Estado, por parte
de otros órganos del Estado, sin embargo y en contrapeso a
través de dichas instituciones políticas se obtienen resultados
de ju s tic ia y equidad que el rig o r de las leyes y la
interpretación de las normas penales no pueden brindar, esto
es salidas político-sociales y de humanidad. La amnistía
conserva en su configuración un debido respeto a la igualdad,
esto es, no puede discriminar a las personas por lo que
favorece comúnmente a todos los involucrados en el delito o
delitos, en cambio el derecho de gracia se funda en lo
excepcional de la situación jurídica o humana del favorecido.
La amnistía como el derecho de gracia, en el caso de existir
condena, no elimina la reparación civil, a favor de particulares,

132
-ExnNaÓN DE LA ACCIÓN PENALY DE LA PENA--------Artículo 78 0

derivada del delito cometido. De no haberse dictado condena


los daños causados con el ilícito penal serán objeto de
dilucidación en la vía civil, que es donde la parte afectada
solicitará tutela indemnizatoria. La amnistía se hace valer ante
el órgano jurisdiccional en vía de excepción de amnistía. Los
momentos de la amnistía y el derecho de gracia son los
mismos, esto es, pueden producirse durante la investigación,
procesamiento o sentencia. En el caso de la legislación
peruana, para diferenciarlo del indulto, el derecho de gracia,
artículo 118. 21 de la Constitución, ha sido radicado en
procesados con plazo de procesamiento excedido, por lo
mismo está destinado a extinguir la acción penal, lo cual no
impide efectuar analogía favorable humanitaria). La gracia se
ejecuta inmediatamente, cortándose el proceso que es
sobreseído o excarcelándose al interno. La amnistía conserva
en su configuración un respeto a la igualdad, el derecho de
gracia se funda en lo excepcional de la situación jurídica o
humana del favorecido. La amnistía tiene reconocimiento
constitucional en el artículo 139. 13. El derecho de gracia
igualmente se encuentra regulado en el artículo 118.21 de la
Constitución Política. En ambos casos la evolución de dichas
instituciones en el marco del Estado Constitucional se
encuentra som etido en la actualidad a un conjunto de
requisitos que buscan evitar su desnaturalización o abuso,
tal y como se aprecia del sumillado que forma parte del
artículo 89° del Código penal.
La COSA JUZGADA (extingue la acción penal y la pena),
constituye una tradicional e histórica causa de extinción de
la acción penal y de la pena que genera seguridad jurídica, al
imposibilitar una doble persecución o doble condena (efectos
de ne bis in ídem de la cosa juzgada) y garantizar los
derechos del justiciable en el sentido de que las resoluciones
que hayan puesto fin al proceso judicial no puedan ser objeto
ya de impugnación y que el contenido de lo decidido sea
respetado (incluso en el tráfico jurídico).
Por Cosa juzgada se entiende así el estado jurídico de
¡namovilidad de lo resuelto a través de sentencia firme sobre

133
Artículo 78° •Fidel R ojas V argas

el fondo del asunto, esto es, ya porque fue consentida por


quien pudo impugnar y no lo hizo, o ejecutoriada, cuando
impugnándola la sentencia fue confirmada por el órgano
superior o supremo en cumplimiento de la legalidad y el debido
proceso, ya sea que se trate de una resolución dictada en el
país o por tribunales extranjeros. La calidad de cosa juzgada
es también extensiva a resoluciones de menor entidad jurídico
formal tales como el sobreseimiento definitivo, sentencia de
terminación anticipada y de conformidad, cosa decidida
material (o sobre la atipicidad o antijuridicidad del hecho),
excepciones sobre atipicidad o antijuridicidad declaradas
fundadas en vía de apelación, ídem excepciones de
prescripción en igualdad situación jurídica. También la amnistía,
la gracia y el indulto poseen calidad de cosa juzgada.
Se distingue, por su naturaleza y alcances entre Cosa Juzgada
Formal y Cosa Juzgada Material. La cosa juzgada formal
atiende a la condición de inimpugnabilidad o firmeza de la
resolución en su propio ámbito procesal. La cosa juzgada
material, en cambio está referida a la inmutabilidad de la decisión
en cualquier otro ámbito del ordenamiento jurídico. Son requisitos
de la cosa juzgada tanto formal como material: la identidad de
hecho, de persona y fundamento jurídico En determinados
casos la cosa juzgada (formal-material) se relativiza al existir
anomalías que han conculcado el debido proceso y la tutela
procesal efectiva. Un conjunto de sentencias del Tribunal
Constitucional precisan y fijan los límites de la cosa juzgada. La
relativización de la cosa juzgada se aprecia igualmente con la
acción excepcional de revisión y sobre todo en materia de
decisiones judiciales finales que hayan afectado derechos
humanos en el marco de los delitos contra la humanidad.
La Corte Suprema mediante el acuerdo plenarío vinculante 4-
2006 ha establecido pautas de interés sobre la materia (la
eficacia negativa de la cosa juzgada, sus límites objetivos y
subjetivos).
Importante resulta el razonamiento de la Corte Suprema cuando
al referirse a la cosa juzgada aparente o fraudulenta, sostiene
que la misma se produce cuando el Estado, mediante absolución

134
-Extinción de la acción penal y de la pena-------- Artículo 780

o sobreseimiento, sustrae al procesado de su responsabilidad


penal en abierta violación a los derechos humanos o al derecho
internacional, a los principios de independencia e imparcialidad.
Supuesto en el cual no se presenta la institución de la cosa
juzgada (Ejecutoria Suprema del 11/6/ 2008, R.N. N° 4780-2007-
LIMA, Gaceta penal y procesal penal, Tomo 5, Gaceta Jurídica,
Urna, noviembre de 2009, p. 81).
El DESISTIMIENTO Y LA TRANSACCIÓN son causales
de extinción de la acción penal, jurídicamente válidas en los
delitos perseguibles por acción privada (delitos contra el
honor: arts. 131°, 132°, 133°; delitos que violan la intimidad:
arts. 154°, 155°, 156°, 157°) y en las faltas. Por el desistimiento
la persona ofendida por el delito renuncia voluntariamente a
la persecución del delito ya sea activamente mediante acta
firmada ante la autoridad judicial (o el personal jurisdiccional)
o pasivamente con el abandono de la causa (artículo 464°
del Código Procesal Penal). El derecho considera que quien
desiste o abandona la causa sometida a querella no tiene
interés en obtener tutela jurisdiccional, y al no regir aquí el
principio de oficialidad de la investigación y el proceso se
mantiene dominante la decisión de la parte afectada por la
infracción penal. Con la Transacción o el acuerdo patrimonial
entre las partes igualmente se le priva al Estado de ejercer
el ius puniendi estatal.

Formas de extinción de la acción penal


Artículo 78°.- La acción penal se extingue:
1. Por muerte del imputado, prescripción, amnistía y el
derecho de gracia.
2. Por autoridad de cosa juzgada.
3. En los casos que solo proceda la acción privada, ésta
se extingue, además de las establecidas en el numeral
1, por desistimiento o transacción. (*)
Texto original: «Artículo 78°.- La acción penal se extingue:
1. Por muerte del imputado, prescripción, amnistía y el derecho
de gracia.

135
Artículo 78° -Fidel R ojas V argas

2. Por autoridad de cosa juzgada.


3. En los casos que sólo proceda la acción privada, ésta se
extingue, además de las establecidas en el inciso 1, por
desistimiento o transacción, y, en los delitos contra la libertad
y el honor sexuales, por matrimonio subsiguiente».
Modificación ai texto original
Ley 26770: «Artículo 78°.- La acción penal se extingue:
(...)

3. En los casos que sólo proceda la acción privada, ésta se


extingue, además de las establecidas en el numeral 1, por
desistimiento o transacción. (15/04/97).
(*) Artículo (Inciso Tercero) modificado según el Artículo 1o de la Ley N°
26993 del 24 de noviembre de 1998.

Sumario: a) Muerte del imputado, b) Prescripción, c) Derecho de gracia, d)


Cosa juzgada-ne bis idem. e) Cosa fiscal decidida: las investigaciones
preliminares archivadas, alcances y excepciones, f) Transacción
Jurisprudencia

a) Muerte del imputado


1258. «Con la partida de defunción presentada ante la Sala Pe­
nal, se advierte que el encausado ha fallecido en el establecimiento
penal, declararon nula la sentencia en el extremo que lo condena».
Ejecutoria Suprema del 13/1/92, Exp. N° 1271-91-LIMA, G ómez
M endoza, Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. II, Idemsa, Lima, 1994, p. 107.
1259. «Con las partidas de defunción se acredita el faUedmiento de
los encausados, por lo que de conformidad con lo establecido en el artículo
78° del Código Penal, es procedente declarar la extinción de la acción».
Ejecutoria Suprema del 19/11/97. (Consulta) Exp. N° 4890-96-
CAJAMARCA. R ojas V arg as , Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta
Jurídica, Lima, 1999, p. 239.

b) Prescripción

DEFINICIÓN
1260. «La prescripción, desde un punto de vista general es la
institución jurídica mediante la cual, por el transcurso del tiempo, la
persona adquiere derechos o se libera de obligaciones. Y, desde la
óptica penal es una causa de extinción de la responsabilidad crimi­

136
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena------- Artículo 780

nal fundada en la acción del tiempo sobre los acontecimientos hu­


manos o la renuncia del Estado al ius puniendi, en razón de que el
tiempo transcurrido borra los efectos de la infracción, existiendo
apenas memoria social de la misma. Es decir que, mediante la ,pres­
cripción se limita la potestad punitiva del Estado, dado que se extin­
gue la posibilidad de investigar un hecho criminal y, con él, la res­
ponsabilidad del supuesto autor o autores del mismo. Dicho de otro
modo, en una Norma Fundamental inspirada en el principio pro
homine, la ley penal material otorga a la acción penal una función
preventiva y resocializadora en la cual el Estado autolimita su po­
testad punitiva contemplando la necesidad de que, pasado cierto
tiempo, se elimine toda incertidumbre jurídica y la dificultad de cas­
tigar a quien lleva mucho tiempo viviendo honradamente, consa­
grando de esta manera el principio de seguridad jurídica. El Código
Penal reconoce la prescripción como uno de los supuestos de extin­
ción penal».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29/4/2005, Exp. N° 1805-
2005-HC/TC-LIMA. Fundamentos 6 y 8.

PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN Y DE LA PENA


1261. «La prescripción igualmente constituye un supuesto de
extinción de la acción penal, tal como lo prevé el artículo 78°.l del
Código Penal, y la norma material reconoce también la prescripción
de la ejecución de la pena (artículo 85°.l del CP). Así, la primera
prescripción, llamada de la persecución penal, está referida a la pro­
hibición de iniciar o continuar con la tramitación de un proceso pe­
nal, en tanto que por la segunda, llamada de la ejecución penal, se
excluye la ejecución de la sanción penal si ha transcurrido un plazo
determinado, de lo cual se infiere que la prescripción del delito extin­
gue la responsabilidad penal, en tanto que la prescripción de la pena
lo que extingue es la ejecución de la sanción que en su día fue decre­
tada».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29/4/2005, Exp. N° 1805-
2005-HC/TC-LIMA. Fundamentos 11 y 12

PRESCRIPCIÓN, INTERÉS PÚBLICO Y LÍMITES AL ÓRGA­


NO JURISDICCIONAL
1262. «La prescripción es una causal de extinción de la acción
penal y se fundamenta en obvios motivos de interés público, de modo

137
Artículo 78° ----------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

que cuando opera impide al órgano jurisdiccional fallar sobre el fondo


del asunto, de ahí que el artículo 5o del Código de Procedimientos
Penales autoriza al órgano jurisdiccional el deducirla de oficio».
Ejecutoria Suprema del 26/1/2005, R.N. N° 122-2004-AREQUIPA.
Jurisprudencia penal II, Editora Normas Legales, Trujillo, 2005, p. 107.

IUS PUNIENDI ESTATAL: PRECISIONES


1263. «El ius puniendi estatal es la potestad de persecución pe­
nal del Estado, el cual no puede en ningún modo ser indefinido y/
o indeterminado, pues uno de sus límites se fija en atención al cóm­
puto de los plazos de prescripción penal, que se rige conforme a
las reglas de la prescripción ordinaria y extraordinaria de la ac­
ción penal».
Ejecutoria Suprema del 10/3/2010, R.N. N° 1895-2008-LIMA. Juez
supremo ponente: Rodríguez Tineo, Gaceta Penal, t. 17, Gaceta
Jurídica, Lima, noviembre 2010, p. 208

TEMPORALIDAD DEL EJERCICIO DEL IUS PUNIENDI


1264. «El ejercicio del ius puniendi expresado en la potestad del
Estado para la persecución de las conductas reprochables como in­
fracciones penales no puede desenvolverse ad infinitum, teniendo un
límite temporal que se encuentra establecido por ley para cada con­
ducta humana específica; constituyéndose la prescripción en una
causa legal que imposibilita un pronunciamiento de mérito sobre el
fondo del asunto materia de controversia».
Ejecutoria Suprema del 18/7/2003, R.N. N° 646-2003-PUNO.
C astillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 2, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 665.

1265. «La prescripción es un causal de extinción de la acción penal


y se fundamenta en obvios motivos de interés público, de modo que cuando
opera impide al órgano jurisdiccional fallar sobre el fondo del asunto».
Ejecutoria Suprema del 20/9/2004, R.N. N° 438-2004-CUSCO.
Á valos rodríguez , Constante y R obles B r iceñ o , Mery, Modernas
tendencias dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema,
Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 196.

EFECTO LIBERATORIO DE LA PRESCRIPCIÓN


1266. «La prescripción de la acción penal opera cuando trans­
curre el plazo máximo de la pena señalada en la ley para el delito

138
-------------------------- E xtinción de la acción penal y de la pena--------Articulo 7 8 0

-según sea el caso- con el objeto de extinguir el derecho de ejecutar


o de continuar sosteniendo la acción penal; que transcurrido dicho
plazo, aquella produce efecto liberatorio pudiendo, ser declarada
incluso de oficio por el Juez».
Ejecutoria Suprema del 15/12/2004, R.N. N° 160-2004-ANCASH.
Á valos R odríguez , Constante y R obles B riceñ o , Mery, Modernas
tendencias dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema,
Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 197.

PRESCRIPCIÓN, NECESIDAD DE PENA Y TRANSCURSO DEL


TIEMPO
1267. «En la prescripción el transcurso del tiempo extingue la
posibilidad de ejercer la acción penal (persecución procesal del he­
cho), pero además al hacer desaparecer la necesidad de pena (fun­
damento material de prescripción), impide la prosecución de la mis­
ma, en caso de haberse ejercitado habría interrupción, prescribien­
do en todo caso cuando el tiempo transcurrido sobrepasa la mitad
el plazo ordinario».
Ejecutoria Superior - Corte Superior de Justicia de Arequipa, del 11
de octubre de 2000, Exp. N° 745-97, Jurisprudencia penal, Editora
Normas Legales, Lima, 2003, p. 126.

PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL, ASPECTOS DE NO


INJERENCIA DE LA JUSTICIA CONSTITUCIONAL
1268. «A pesar que la prescripción tiene relevancia constitucio­
nal, el cálculo de dicho lapso requiere, en algunas ocasiones, la dilu­
cidación de aspectos que no corresponde determinar a la justicia
constitucional. En efecto, en ocasiones a fin de contabilizar los pla­
zos de prescripción de la acción penal es preciso primero determi­
nar la fecha de consumación del delito, o si se trata de un delito
instantáneo o permanente, o la presencia de concursos delictivos.
En tales casos, cuando para dilucidar la alegada prescripción de la
acción penal se tenga que determinar aspectos reservados a la justi­
cia ordinaria como los arriba mencionados, la demanda debe ser
rechazada (Cfr. Exps. N° 2203-2008-PHC/TC, 3523-2008-PHC/TC,
2320-2008-PHC/TC, 174-2009-PHC/TC)».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de noviembre de 2010,
Exp. N° 00218-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 17, Gaceta
Jurídica, Lima, noviembre 2010, p. 372.

139
A rtículo 7 8 °----------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL, ASPECTOS DE IN­


JERENCIA DE LA JUSTICIA CONSTITUCIONAL
1269. «El Código Penal reconoce a la prescripción como uno
de los supuestos de extinción de la acción penal. Es decir, me­
diante la prescripción se limita la potestad punitiva del Estado,
dado que extingue la posibilidad de investigar un hecho criminal
y, con él, la responsabilidad del supuesto autor o autores del m is­
mo. A su vez, conforme a reiterada Jurisprudencia de este Tribu­
nal Constitucional, la prescripción de la acción penal tiene rele­
vancia constitucional, por lo que muchas de las demandas de
hábeas Corpus en las que se ha alegado prescripción de la acción
penal han merecido pronunciamiento de fondo por parte de este
colegiado. En suma, la prescripción de la acción penal constituye
un aspecto que puede, conforme a la actual Jurisprudencia de
este Tribunal Constitucional, merecer pronunciamiento de fondo,
siempre que ello no implique dilucidar aspectos que solo compe­
ten a la justicia ordinaria, tales como la fecha de com isión de
delito entre otros (Cfr. STC Exps. N° 3523-2008-PHC/TC, 0616-
2008/PH C /TC , 2203-2008-PH C /TC 4959-2008-PH C /TC , 4352-
2009-PHC/TC)».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de noviembre de 2010,
Exp. N° 00218-2009-PHC/TC-LIMA. Fundamentos 4, 5 y 6. Gaceta
Penal, t. 17, Gaceta Jurídica, Lima, noviembre 2010, p. 372.

LÍMITES AL USO DE LA PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN


PENAL CUANDO EL ESTADO ACTÚA COMO ENTE ENCUBRI­
DOR DEL DELITO
1270. «La prescripción de la acción penal que supone la defen­
sa del individuo contra los excesos del poder estatal, no puede ser
utilizada con la finalidad de avalar el encubrimiento que el Estado
haya realizado de hechos que deben ser investigados. Una interpre­
tación conforme a la Constitución de las normas de prescripción de
la acción penal implica dejar de contabilizar todo el lapso en que se
sustrajeron los hechos de una efectiva investigación a través de ór­
ganos judiciales incompetentes y de leyes de amnistía inconstitucio­
nales (...) cuando el ordenamiento jurídico o el accionar del Estado
represente un obstáculo para el procesamiento de hechos tan gra­
ves, como el de lesa humanidad que motiva el proceso penal que se
cuestiona en la demanda».

140
-------------------------- E xtinción de la acción penal y de la pena------- Artículo 780

Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de noviembre de 2010,


Exp. N° 00218-2009-PHC/TC-LIMA, Fundamento 14, 17, 19. Gaceta
Penal, t. 17, Gaceta Jurídica, Lima,¡ noviembre 2010, p. 374.

PRESCRIPCIÓ N DE LA ACCIÓN PENAL COM PRENDE


IGUALMENTE AL PROCESADO NO IMPUGNANTE
1271. «De autos se infiere que el plazo de prescripción de la ac­
ción penal se ha cumplido en exceso, debiéndose declarar la extinción
de la acción penal, la cual debe hacerse extensiva, por serle más favo­
rable, al procesado no impugnante (que no formuló recurso de nuli­
dad), pues su situación jurídica debe resolverse en virtud de lo dis­
puesto en el artículo 300° inciso 2 del Código de Procedimientos Pe­
nales».
Ejecutoria Suprema del 18/3/2009, R.N. N° 1174-2007-CUZCO. Juez
supremo ponente: Neyra Flores, José, Gaceta Penal, t. 13, Gaceta
Jurídica, Lima, julio 2010, p. 103.

LA PRESCRIPCIÓN: CONCEPTUALIZACIÓN Y CRÍTICAS A


LA ACTITUD FUNCIONAL DEL FISCAL
1272. «La prescripción, desde un punto de vista general, es la
institución jurídica mediante la cual, por el transcurso del tiempo, la
persona adquiere derechos o se libera de obligaciones. Y, desde la
óptica penal, es una causa de extinción de responsabilidad criminal
fundada en la acción del tiempo sobre los acontecimientos humanos
o la renuncia del Estado al ius puniendi, en razón de que el tiempo
transcurrido borra los efectos de la infracción, existiendo apenas
memoria social de la misma. Es decir, que mediante la prescripción
se borra la potestad punitiva del estado, dado que se extingue la
posibilidad de investigar un hecho criminal y, con él, la responsabi­
lidad del supuesto autor o autores del mismo. Dicho de otro modo,
en una Norma Fundamental inspirada en el principio pro homine, la
ley penal material otorga a la acción penal una función preventiva
y resocializadora en la cual el Estado autolimita su potestad puniti­
va contemplando la necesidad de que, pasado cierto tiempo, se eli­
mine toda incertidumbre jurídica y la facultad de castigar a quien
lleva mucho tiempo viviendo honradamente, consagrando de esta
manera el principio de seguridad jurídica. El Código Penal reconoce
la prescripción como uno de los supuestos de extinción de la acción
penal. Así la ley considera varias razones que permiten extinguir la

141
Artículo 7 8 °--------------- :--------F idel R ojas V argas------------------------------------------

acción penal, en virtud de las cuales autolimita su potestad puniti­


va: pueden ser causas naturales (muerte del infractor), criterios de
pacificación o solución de conflictos sociales que tienen como base
la seguridad jurídica (cosa juzgada o prescripción) o razones
sociopolíticas o de Estado (amnistía). En este orden de ideas, resulta
lesivo a los principios de economía y celeridad procesal, vinculados
al debido proceso, que el representante del Ministerio Público, titu­
lar de la acción penal sostenga una imputación cuando esta se ha
extinguido, o que formule denuncia penal cuando la potestad
persecutoria del Estado, por el transcurso del tiempo, se encuentra
extinguida, y que el órgano jurisdiccional abra instrucción en tales
supuestos».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 29 de abril de 2005, Exp.
N° 1805-2005 HC/TC-LIMA. Fundamentos, 6, 7, 8, 9 y 10. Q uiroga
L eón , Aníbal y C hiabra V alera , María Cristina, El derecho procesal
constitucional y los precedentes vinculantes del Tribunal Constitucional,
APECC, Lima, 2009, pp. 933

CASOS DE EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL POR PRES­


CRIPCIÓN
1273. «Apreciándose que los hechos han sido calificados como
delito de abuso de autoridad, previsto y sancionado en el artículo
376° del Código Penal, con pena privativa de libertad no mayor a
dos años; en consecuencia de conformidad a lo establecido en el
último párrafo del artículo 83° del Código acotado, la acción penal
se ha extinguido por prescripción, lo cual impide al juzgador a pro­
nunciarse sobre la responsabilidad o no de la encausada».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
8 de septiembre de 2000, Exp. N° 1048-00 R ojas V argas , Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 368.

1274. Desde el momento consumativo del delito a la fecha, al


haber transcurrido más de cinco años, la acción penal que generó la
conducta omisiva incriminada al encausado, se ha visto afectada
extintivamente, pues según la pena máxima de tres años prevista en
el numeral 149° del Código Penal, concordante con los artículos 80°
y 83°, la vigencia de la acción penal quedó limitada al plazo de cua­
tro años y seis meses, situación jurídica del que emerge el imperati­
vo de amparar la excepción de prescripción».

142
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena-------- Artículo 780

Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos


sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
6 de septiembre de 2002, Exp. N° 2414-2000. R ojas V argas, Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 486.

PRESCRIPCIÓN Y DILIGENCIAS ORDENADAS POR LA


CORTE SUPREMA
1275. «A pesar de que el proceso penal vaya a culminar por la
prescripción de la acción penal, ha de cumplirse con las diligencias
ordenadas previamente por la Corte Suprema».
Sentencia de la Sala Penal de la Corte Superior de Justicia de Junín
del 30 de enero de 1998, Exp. N° 1125-97. A c a d em ia de la
M agistratura, Serie de Jurisprudencia 3, Lima, 1999, p. 340.

c) Derecho de gracia
LA GRACIA PRESIDENCIAL: PRECISIONES, LÍMITES CONS­
TITUCIONALES FORMALES Y MATERIALES
1276. «Del mismo modo es de señalar que para el caso de la
gracia presidencial, es claro que constituyen límites formales de la
misma, los requisitos exigidos de manera expresa en el artículo 118°
de la Constitución, a saber: 1) Que se trate de procesados no de con­
denados, 2) Que la etapa de la instrucción haya excedido el doble de
su plazo más su ampliatoria, 3) Aparte de los requisitos ya menciona­
dos cabe señalar la necesidad de refrendo ministerial (artículo 120 de
la Constitución). En lo referente a los límites materiales de la gracia
presidencial, es de señalarse que en tanto interviene en la política cri­
minal del Estado, tendrá como límites el respetar los fines constitucio­
nalmente protegidos de las penas, a saber preventivo especiales (artí­
culo 139°, inciso 22 de la Constitución) y fines preventivo generales,
derivados del artículo 44° de la Constitución y de la vertiente objetiva
del derecho a la libertad y seguridad personales (Cfr. Exp. N° 019-
2005-PI/TC). Asimismo, el derecho de gracia, en tanto implica inter­
ceder ante alguno o algunos de los procesados en lugar de otros, debe
ser compatibilizado con el principio-derecho de igualdad. Así, será
válida conforme al principio de igualdad la gracia concedida sobre la
base de las especiales condiciones del procesado. En este sentido la
gracia presidencial deberá ser concedida por motivos humanitarios,
en aquellos casos en los que por la especial condición del procesado
(por ejemplo, portador de una enfermedad grave e incurable en esta­

143
A rtículo 78° — :----------■
---------F idel R ojas V argas----------------------------------------- -

do terminal) tomarían inútil una eventual condena, desde un punto


de vista preventivo especial. Por el contrario, la concesión de la gracia
presidencial en un caso en el que la situación del procesado no sea
distinta a la de los demás procesados y no existan razones humanita­
rias para su concesión, será además de atentatoria del principio de
igualdad, vulneratoria de los fines preventivo-generales de las penas
constitucionalmente reconocidos, fomentando la impunidad en la per­
secución de conductas que atenían contra bienes constitucionalmente
relevantes que es necesario proteger».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 18 de diciembre de 2007,
Exp. N° 4053-2007-PHC/TC-LIMA. Fundamentos 27 y 28. Diálogo
con la Jurisprudencia, año 13, N° 115, Gaceta Jurídica, Lima, abril
2008, p. 40.
1277. «El artículo 118°, inciso 21 de nuestra Constitución Políti­
ca vigente reconoce la potestad presidencial de conceder indultos y
conmutar penas. Ejercer el derecho de gracia en beneficio de los
procesados en los casos en que la etapa de instrucción haya excedi­
do el doble del plazo más sus ampliatoria. Asimismo, según el artí­
culo 78°, inciso 1 del Código Penal, la gracia presidencial constituye
una causal de extinción de la acción penal. La gracia presidencial
podrá ser materia de control jurisdiccional, en atención a la protec­
ción de otros bienes de relevancia constitucional. En lo referente a
los límites materiales de la gracia presidencial, es de señalarse que
en tanto interviene en la política del Estado, tendrá como límites el
respetar los fines constitucionalmente protegidos de las penas, a sa­
ber fines preventivos especiales (artículo 139°, inciso 22 de la Cons­
titución) y fines preventivos generales, derivados del artículo 44° de
la Constitución y de la vertiente objetiva del derecho a la libertad y
seguridad personales».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 18 de diciembre de 2007,
Exp. N° 4053-2007-PHC/TC. Fundamentos 25, 26. LIMA. Gaceta Penal,
t. 8, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2010, p. 332.
1278. «En lo que respecta a uno de los acusados, se aprecia de
la Resolución Suprema de autos, que éste ha sido beneficiado con el
derecho de gracia, acto del Poder Ejecutivo, previsto en el artículo
118.21 de la Constitución Política y que acarrea como consecuencia
jurídica el archivamiento de los actuados».
Ejecutoria Suprema del 22/5/98, Exp. N° 101-97-LIMA. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 252.

144
---------------------------EXTINCIÓNDE LA ACCIÓNPENAL Y DE LA PENA------- Artículo 78 0

d) Cosa juzgada - ne bis in ídem

COSA JUZGADA Y LEY PENAL FAVORABLE DICTADA POS­


TERIORMENTE
1279. «Una vez que una sentencia adquiere firmeza y ostenta
la calidad de cosa juzgada no es posible modificarla o alterar sus
fundamentos, salvo que, con independencia del ejercicio de la ac­
ción de revisión penal, durante su ejecución se dictare una ley más
favorable en cualquier ámbito de la estructura del delito (artículo 6o
del Código penal), lo que puede importar (i) la sustitución de la san­
ción impuesta por la que corresponde conforme a la nueva ley, has­
ta (ii) la reconducción del tipo legal -si de uno u otro modo subsiste
la punibilidad de la conducta pero se modifican de alguna manera
sus elementos típicos: eliminación o limitación de los subtipos agra­
vados, o inclusión o ampliación de subtipos privilegiados- (iii) la ab­
solución si la conducta objeto de sanción no se amolda -supuestos
de ley penal abolitiva, artículo 7o del Código sustantivo- a figura
delictiva alguna o se incorpora alguna causa de justificación».
Ejecutoria Suprema del 8/06/2010 (Sala Penal Permanente), R.N.
N° 4717-2009-AYACUCHO, Juez supremo ponente: S an M artín
C astro , Gaceta penal, Tomo 36, Junio 2012, Lima, Gaceta jurídica,
p. 66.

PRECISIONES JURÍDICO CONCEPTUALES


1280. «En lo que concierne a la institución de la cosa juzgada, es
necesario esclarecer su real dimensión en nuestro ordenamiento jurídi­
co; y en efecto, cuando se habla de cosa juzgada debe entenderse como
tal a lo resuelto en forma definitiva por el órgano jurisdiccional, luego
de un debate contradictorio y con las garantías del debido proceso,
equiparándose a ésta las prescripciones y sobreseimientos definitivos».
Ejecutoria Suprema del 2/5/94, Exp. N° 717-93-LAMBAYEQUE.
Normas Legales, Revista de legislación y Jurisprudencia, vol. CCXXXIV,
Editora Normas Legales, Trujillo, noviembre de 1995, p. J-47.

DEBERES DEL FISCAL Y JUEZ ANTE LA COSA JUZGADA


1281. «El artículo 78° del Código Penal señala que la acción penal
se extingue, entre otras causas legales, por la autoridad de cosa juzga­
da. Esta norma hace referencia a la denominada eficacia negativa de la
cosa juzgada, es decir, impide una nueva sentencia sobre el mismo ob-

145
Artículo 78° •Fid el R ojas V argas

jeto penal enjuiciado con anterioridad; evita que una misma persona
pueda ser enjuiciada dos veces por los mismos hechos, en tanto se trate
de un enjuiciamiento jurídico homogéneo. (...). Resulta lesivo a los prin­
cipios de economía y celeridad procesal, vinculados al derecho al debi­
do proceso, que el representante del Ministerio Público, titular de la
acción penal, sostenga una imputación cuando ésta se ha extinguido o
que formule denuncia penal cuando la potestad persecutoria del Esta­
do, por el transcurso del tiempo, se encuentra extinguida, y que el ór­
gano jurisdiccional abra instrucción en tales supuestos».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29/4/2005, Exp. N° 1805-
2005-HC/TC-LIMA, Fundamentos 9 y 10.

LAS TRES IDENTIDADES


1282. «En materia penal se requiere para la procedencia de la
cosa juzgada, que se den tres identidades: a) La identidad objetiva,
esto es, que se trate de los mismos hechos, b) La identidad subjetiva,
que se trate de la misma persona, y c) La identidad de acción, cuan­
do las acciones obedecen al mismo propósito; las resoluciones que
causan cosa juzgada en materia penal son las que, vinculadas con
el fondo de la imputación, la resuelven definitivamente, ya sea en la
sentencia o en una resolución que no siendo sentencia acarrea
sobreseimiento definitivo».
Ejecutoria Suprema del 18/12/2003, Exp. N° 2357-2003-
CAJAMARCA. C astillo A lv a , José Luis, Jurisprudencia penal 2,
Sentencias de la Corte Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima,
2006, p. 87.

EFECTOS DE LA COSA JUZGADA


1283. «Al haber alcanzado la autoridad de cosa juzgada la sen­
tencia deviene no sólo en inimpugnable sino que adquiere un carác­
ter imperativo, no pudiendo ser variada ni por aquél que la dictó;
en este orden de ideas, no corresponde a este supremo tribunal revi­
sar ni emitir pronunciamiento respecto de la misma, tal como lo so­
licita el señor Fiscal Supremo».
Ejecutoria Suprema del 29/9/99, R.N. N° 2802-99. R ojas V argas, Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 369.
1284. «Nadie puede ser juzgado nuevamente por hechos por los
cuales haya sido absuelto o condenado por sentencia firme. Los
sobreseimientos definitivos producen los efectos de la cosa juzgada».

146
-------------------------- E xtinción de la acción penal y de la pena ------- Artículo 780

Ejecutoria Suprema del 21/6/91, Exp. N° 970-90-AREQUIPA.


R etamozo, Alberto y P once , Ana María, Jurisprudencia penal de la Corte
Suprema, Idemsa, Lima, 1994, p. 363.

EFECTOS DE COSA JUZGADA DE UN AUTO DE SOBRE­


SEIMIENTO
1285. «El efecto de cosa juzgada de un auto de sobreseimiento
solo tiene lugar cuando está referido a la consideración que ese hecho
objeto del proceso es atípico, cuando el imputado es ajeno al delito
acreditado o cuando el acusado está excluido de responsabilidad por
una causa prevista en la ley penal material, siendo ajeno a estos efec­
tos un sobreseimiento como el presente, en que la causa que lo motivó
es de carácter meramente procesal y obedece a una circunstancia con­
tingente de un fallo anterior, que luego fue anulado por imperio de la
ley; que a ello debe agregarse que el sobreseimiento especial instaurado
tanto por esa ley como por la Ley N° 26832, que modificó el artículo
51° del Código Penal, es ostensiblemente inconstitucional por vulne­
rar el Derecho constitucional a la tutela jurisdiccional de la víctima y
la garantía de igualdad, así como el derecho a la verdad como exi­
gencia fundamental de todo aquél afectado por un delito de conocer
lo que sucedió en su contra».
Ejecutoria Suprema del 1/9/2004, R.N. N° 2066-2003-LIMA. C astillo
A lva ,José Luis, Jurisprudencia penal 3, Sentencias de la Corte Suprema
de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 402.

EXCEPCIÓN DE COSA JUZGADA: REQUISITOS Y APLICA­


CIONES
1286. «Para la procedencia de la excepción de cosa juzgada es
requisito esencial la existencia de fallo definitivo, capaz de impedir
segundo juzgamiento por el mismo hecho punible».
Ejecutoria Suprema del 22/4/91, Exp. N° 579-91-AREQUIPA.
R etamozo , Alberto y P once , Ana María, Jurisprudencia penal de la Corte
Suprema, Idemsa, Lima, 1994, p. 79.

ELEMENTOS DE LA COSA JUZGADA


1287. «La excepción de cosa juzgada es procedente cuando el
hecho denunciado ha sido objeto de una resolución firme, nacional
o extranjera, en el proceso penal seguido contra la misma persona,
debiendo de cumplirse los siguientes presupuestos: a) Identidad de

147
Artículo 7 8 o----------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

sujeto, mas no de sujetos, es decir, ello hace alusión a la parte proce­


sada y no a los agraviados; b) Identidad del hecho, acto u omisión
imputada; y c) Resolución definitiva, esto es, la que da por conclui­
da con carácter irreversible el proceso penal».
Ejecutoria Suprema del 13/4/98. (Sala B) Exp. N° 134-98-PIURA.
Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999,
R ojas V argas,
p. 246.

PROCESO FENECIDO ABARCA EN SU TOTALIDAD A LA


NUEVA DENUNCIA. FUNDADA EXCEPCIÓN DE COSA JUZGADA
1288. «Procede declarar fundada la excepción de cosa juzgada,
si en el proceso fenecido se falló definitivamente por los mismos he­
chos y las mismas personas procesadas en la nueva causa, es decir,
el proceso fenecido abarcó en su totalidad a la nueva denuncia».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
22 de abril de 1998, Exp. N° 5267-97. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 626.

EXCEPCIÓN DE COSA JUZGADA FUNDADA


1289. «Procede declarar fundada la excepción de cosa juzgada
si se presentan las identidades de persona, acción y cosa, comunes
al proceso fenecido y a la nueva denuncia; por lo que se impide una
nueva denuncia sobre lo ya resuelto por la justicia ordinaria».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
27 de mayo de 1998, Exp. N° 8300-97-A. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 630.

1290. «Procede declarar fundada la excepción de cosa juzgada,


si en el proceso fenecido se falló definitivamente por los mismos he­
chos y las mismas personas procesadas en la nueva causa, es decir,
el proceso fenecido abarcó en su totalidad a la nueva denuncia».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos Ubres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
22 de abril de 1998, Exp. N° 5267-97. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 626.

148
---------------------------E xHNCIÓNDE LA ACQÓNPENAL Y DE LA PENA--------Artículo 78 0

EXCEPCIÓN DE COSA JUZGADA INFUNDADA


1291. «No procede declarar fundada la excepción de cosa juz­
gada si el procesado en la causa fenecida fue considerado como agra­
viado, y además las imputaciones son ahora por otros delitos».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
27 de mayo de 1998, Exp. N° 8300-97-A. B aca C abrera / R ojas V argas
/ N eira H ua m á n , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta
Jurídica, Lima, 1999, p. 630.

RESOLUCIÓN QUE DENIEGA APERTURA DE INVESTIGA­


CIÓN NO GENERA COSA JUZGADA FORMAL
1292. «Que en principio, el Juzgado penal no emitió una resolu­
ción de no ha lugar a la apertura de instrucción, pues ante la no
promoción de la acción penal por el Fiscal Provincial, consecuente­
mente ni siquiera se puede sostener que se está ante una resolución
judicial única jurídicamente relevante que cause estado; que por otro
lado la denegación de la promoción de la acción penal e, incluso, la
resolución judicial que deniega la apertura de instrucción -que impli­
ca la previa formalización de una denuncia fiscal- no constituye una
resolución capaz de generar cosa juzgada formal, tal como lo ha sos­
tenido el Tribunal Constitucional en la sentencia de fecha 8 de julio
de 2002, recaída en el asunto Manuel García Quiroga, expediente 1077-
2002 HC/TC, en cuyo párrafo seis señala que se trata de un simple
auto dictado sin mediar investigación judicial ni la realización de un
contradictorio previo; por estos fundamentos declararon no haber
nulidad en el auto de vista que confirmando la resolución de primera
instancia declara infundada la excepción de cosa juzgada deducida
por la encausada en la instrucción que se le sigue por los delitos de
abuso de autoridad, exacción y colusión ilegal».
Ejecutoria Suprema del 2/6/2004, R.N. N° 1950-2003-PUNO. P érez
A rroyo ,Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú (2001-
2005), t. I, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias Penales,
Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006, p. 687.

RESOLUCIÓN QUE HA GENERADO CALIDAD DE COSA


JUZGADA
1293. «Es de advertir que los hechos submateria se encuen­
tran tipificados dentro del artículo 2 0 4 1 del Código Penal y no en el

149
Artículo 7 8 °----------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

artículo 202° del mismo cuerpo de leyes, como erróneamente lo


han dispuesto las instancias de mérito; es por ello que mediante
Ejecutoria Suprema de fecha 10 de noviembre de 2000, se declaró
fundada la queja interpuesta por el encausado, por la irregulari­
dad antes expuesta; sin embargo se advierte de autos, que en la
presente causa se han expedido sentencias que han adquirido la
calidad de cosa juzgada, conforme es de verse, por lo que siendo
ello así, y a fin de garantizar la seguridad jurídica, no podrá
ampliarse la presente causa, por el delito de usurpación agravada,
porque ello implicaría revivir procesos ya fenecidos que tienen sen­
tencias firmes».
Ejecutoria Suprema del 15/10/2002, R.N. N° 3170-2001-CHINCHA.
P érezarroyo , Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú
(2001-2005), t. I, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias
Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006,
p. 672.

COLEGIADO QUE DISPONE NUEVA INSTRUCCIÓN INCU­


RRE EN NULIDAD
1294. «Que de la revisión de autos, se desprende que los proce­
sados fueron instruidos, juzgados y sentenciados por el delito de
homicidio calificado -asesinato- previsto en el artículo 108° del Có­
digo Penal, modificado por el Decreto Legislativo 896, vigente a la
época de los hechos, tramitándose la causa con arreglo al Decreto
Legislativo 897, recayendo posteriormente Ejecutoria Suprema, ha­
biendo por consiguiente adquirido la calidad de cosa juzgada. Que
el colegiado superior al disponer nueva instrucción y juzgamiento
en aplicación de la Ley N° 27569, incurre en causal de nulidad, puesto
que la norma invocada está referida para quienes fueron procesa­
dos y sentenciados por delito de terrorismo agravado, seguido ante
el fuero militar con arreglo al Decreto Legislativo 897, lo que se veri­
fica en su artículo tercero, el que dispone el procedimiento de remi­
sión de expedientes en giro o fenecidos del fuero militar al fuero
común, supuesto normativo en el que no se encuentra el presente
caso, lo contrario sería atentar contra el principio de seguridad jurí­
dica con protección constitucional».
Ejecutoria Suprema del 21/5/2004, R.N. N° 152-2004-APURÍMAC.
P érez A rroyo, Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú
(2001-2005), 1.1, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias Penales,
Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006, p. 690.

150
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 7 8 0

e) Cosa decidida fiscal: las investigaciones preliminares archi­


vadas, alcances y excepciones
1295. «Una cuestión que merece consideración es si las investiga­
ciones preliminares fiscales que arriban a una resolución conclusiva
de archivo, pueden generar la aplicación de la garantía del ne bis in
idem. Este Tribunal constitucional ha señalado en precedente senten­
cia (Exp. N° 6081-2005-PHC/TC, FJ. 7. Caso Alonso Leonardo Esquivel
Cornejo) que, «una resolución emitida por el Ministerio Público en la
que se establece no hay mérito para formalizar denuncia no constitu­
ye cosa juzgada, por lo que la presente sentencia, no impide que la
demandante pueda ser posteriormente investigada y, de ser el caso,
denunciada penalmente por los mismos hechos (Exp. N° 6081-2005-
PHC/TC, FJ. 7. Caso Alonso Leonardo Esquivel Cornejo). No obstan­
te dicho criterio merece una excepcional inaplicación cuando los mo­
tivos de la declaración de no ha lugar a formular denuncia penal por
parte del fiscal, se refieren a que el hecho no constituye delito, es de­
cir, carecen de ilicitud penal. Este Tribunal afirma que la decisión de
No ha lugar a formular denuncia penal en los términos expresados ante­
riormente genera un estatus de inamovible. Esta afirmación tiene sus­
tento en dos postulados constitucionales: a) La posición constitucio­
nal del Ministerio Público, lo encumbra como el único órgano
persecutor autorizado a promover el ejercicio de la acción penal, es
decir, ostenta el monopolio acusatorio que le asigna el artículo 159°
de la Constitución Política, en otras palabras, es el fiscal quien decide
qué persona debe ser llevada ante los tribunales por la presunta comi­
sión de un delito; b) Si bien las resoluciones de archivo del Ministerio
Público no están revestidas de la calidad de cosa juzgada, sin embar­
go, tienen la naturaleza de cosa decidida que las hace plausible de se­
guridad jurídica. Este Tribunal ha señalado en precedente sentencia
(Exp. N° 0413-2000-AA/TC. FJ.3. Caso: Ingrid del Rosario Peña
Alvarado) que el principio de cosa decidida forma parte del derecho
fundamental al debido proceso en sede administrativa, por lo que,
frente a su transgresión o amenaza, necesariamente se impone el otor­
gamiento de la tutela constitucional correspondiente. Distinto sería el
caso, si el motivo de archivamiento fiscal de una denuncia, se decidie­
se por déficit o falta de elementos de prueba, por cuanto la existencia
de nuevos elementos probatorios, no conocidos con anterioridad por
el Ministerio Público, permitiría al titular de la acción penal reabrir la
investigación preliminar, siempre que los mismos revelen la necesidad
de una investigación del hecho punible y el delito no haya prescrito».

151
Artículo 78° •Fid el R ojas V argas

Sentencia del Tribunal Constitucional del 22 de septiembre de 2008,


Exp. N° 2725-2008-PHC/TC-LIMA. Caso: Roberto Boris Chauca
Temoche y otros.

f) Transacción

TRANSACCIÓN EN PROCESO PENAL: EXIGENCIAS EN LA


ARGUMENTACIÓN QUE PRETENDE HACER VALER LA TESIS
DE LA COSA JUZGADA
1296. «Dentro de los medios extintivos de las obligaciones, el Có­
digo Civil regula en el artículo 1302° y siguientes, el instituto de la
Transacción, mediante las cuales las partes pueden hacerse concesio­
nes recíprocas y decidir sobre algún asunto litigioso, evitando el pleito
que podría promoverse o finalizando el que está iniciado; y acorde al
artículo 1306° del mismo cuerpo sustantivo resulta posible transigir
sobre la responsabilidad civil que provenga de delito. Al respecto en
la sentencia del Pleno Casatorio Civil del 21 de enero de 2008 (Casa­
ción N° 1465-2007), se ha establecido que para nuestro ordenamiento
jurídico nacional, la transacción es un acto jurídico de naturaleza
patrimonial (contrato) por el que las partes, en el ejercicio de su auto­
nomía (de la voluntad) haciéndose concesiones recíprocas, deciden
sobre algún asunto dudoso o litigioso. A nivel formal, al ser un con­
trato, apunta a zanjar cuestiones existentes entre las partes, es decir a
extinguir relaciones jurídicas existentes que se encuentran en contro­
versia. En cuanto a nivel de fondo, lo que subyace en el corazón de
esta figura se centra en la búsqueda de la paz y armonía. Asimismo,
es opinión mayoritaria en la doctrina que la transacción produce di­
versos efectos, siendo los principales: a) es obligatoria o vinculante, b)
extintiva, c) tiene efectos declarativo, y d) tiene valor de cosa juzgada,
lo cual está expresamente contemplado en la última parte del artículo
130° del Código Civil. Si bien dicha norma otorga a la transacción el
valor de cosa juzgada, aquel que pretenda oponer esta defensa debe
demostrar que se reúnen -al igual que para la cosa juzgada- las tres
identidades de objeto, sujetos y causa. En cuanto al objeto, debe en­
tenderse que se transa sobre los derechos que obran en el acuerdo,
por lo que no es posible extender el entendimiento a situaciones aná­
logas o similares. También los sujetos deben coincidir. Con relación a
la causa ésta debe ser idéntica, pues debe estar fundada en los mis­
mos hechos que fueron fuente de las pretensiones reclamadas. (...)

152
•-----------------------------E xtinción de la acción pen a l y de la pen a --------- A rtícu lo 780

No concurrirán los requisitos de las tres identidades, referidas ante­


riormente, para oponer la transacción como cosa juzgada frente a los
términos de la sentencia, si los derechos indemnizatorios derivados
de la reparación civil fijada en la sentencia no son los mismos que
obran como objeto del acuerdo transaccional».
Ejecutoria Suprema del 20/09/2012 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 4046-2011-LIMA, Juez supremo ponente: Tello Gilardi, Gaceta
penal, Tomo 51, Septiembre 2013, Lima, Gaceta jurídica, pp. 68 y 70.

1297. «De otro lado y en vista que la transacción ha sido celebrada


entre personas jurídicas ajenas al encausado, la reparación civil debe
ser fijada como resultado conexo del delito y la responsabilidad del
agente, conforme a lo dispuesto en el artículo 92° del Código Penal».
Ejecutoria Suprema del 7/11/97, Exp. N° 6476-96-PUNO. R ojas
V argas,Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 703.

1298. «Tratándose de créditos a favor de un menor, resulta im­


prescindible recordar, que para transigir sobre los mismos se requie­
re autorización judicial de los padres, conforme expresa disposición
del artículo 448° del Código Civil; que sin embargo, habiéndose rea­
lizado, en mérito de una transacción defectuosa, el pago de una
cierta suma de dinero por uno de los responsables civiles a favor del
menor, puede ser opuesta en compensación al momento de realizar­
se la liquidación de la deuda, la misma que, a falta de acuerdo arre­
glado a ley, debe determinarse en la sentencia».
Ejecutoria Superior de la Sala Mixta de Camaná de la Corte Superior
de Justicia de Arequipa del 31 de diciembre de 1998, Exp. N° 565-
98. A rmaza G aldos , Jorge y Z a v a la T o ya , Fernando, La decisión
judicial, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 275.

TRANSACCIÓN DE LA REPARACIÓN CIVIL DEBE LLEVARSE


A CABO DIRECTAMENTE CON LA VÍCTIMA O SUS HEREDEROS
1299. «Si bien es cierto el artículo mil trescientos seis del Código
Civil permite transigir la reparación civil proveniente del delito, tam­
bién lo es que esta transacción debe llevarse a cabo personalmente
con la víctima, con sus herederos legales en caso de fallecimiento o
con la persona que se haya constituido en parte civil».
Ejecutoria Suprema del 6/9/96, Exp. N° 2355-95-B-LAMBAYEQUE.
Ejecutorias, Editora Normas Legales, Trujillo, 1998, p. 95.

153
Artículo 79° ----------- ------------ F idel R ojas V argas------------------------------------------

FUERZA DEL DERECHO CONSUETUDINARIO EN MATE­


RIA DE TRANSACCIÓN
1300. «El Teniente Gobernador que participa en la firma de un
acta que busca una transacción sobre la reparación civil de un delito,
no comete delito contra la función jurisdiccional, ya que debe tenerse
en cuenta la costumbre de algunas comunidades campesinas respecto
a la función de dichas autoridades, habiendo actuado bajo un error
de tipo. También debe considerarse que posteriormente el inculpado
procedió a denunciar el delito ante las autoridades policiales».
Sentencia de la Sala Penal de la Corte Superior de Loreto del 26 de
febrero de 1999, Exp. N° 98-001-191601-JPOS. A c a d em ia de la
M agistratura, Serie de Jurisprudencia 4, Lima, 2000, p. 469.

Efectos de sentencia civil sobre la acción penal


Artículo 79°.- Se extingue la acción penal si de la sentencia
ejecutoriada dictada en la jurisdicción civil, resulte que el
hecho imputado como delito es lícito.

Jurisprudencia
1301. «Es causa de extinción de la acción penal la existencia de
sentencia civil ejecutoriada, exigiendo fundamentalmente que el he­
cho imputado como delito sea lícito, esto es, que exista identidad de
objeto entre lo decidido en la sentencia civil firme y el de la preten­
sión contenida en la sentencia penal».
Ejecutoria Suprema del 12/1/98, Exp. N° 4677-97-JUNÍN. R ojas
V argas,Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 250.

ES GRAVE IRREGULARIDAD PRETENDER CUESTIONAR EN


VÍA PENAL ASUNTOS YA EJECUTORIADOS EN VÍA CIVIL
1302. «Constituye grave irregularidad que en el proceso penal
se pretenda cuestionar asuntos que han sido materia del proceso
civil y que han pasado en autoridad de cosa juzgada».
Ejecutoria Suprema del'26/9/90, Exp. N° 843-88-LIMA. R etamozo ,
Alberto y P once, Ana María, Jurisprudencia Penal de la Corte Suprema,
Idemsa, Lima, 1994, p. 400.

1303. «No se dan los requisitos legales para amparar la excep­


ción de cosa juzgada deducida por el encausado, en razón que el

154
---------------------------EXTINCIÓNDE LA ACQÓN PENAL Y DE LA PENA--------Artículo 80 0

contrato de arrendamiento que constituye el Corpus delicti no ha sido


motivo de ninguna acción civil».
Ejecutoria Suprema del 18/11/97, Exp. N° 3869-95-JUNÍN. R ojas
V argas ,Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999,
p. 248.

1304. «Del análisis de autos no se aprecia la existencia en los


expedientes civiles de resolución alguna que haya declarado lícitos
los hechos punibles incriminados en contra del acusado; declararon
no haber nulidad en el auto que declara infundada la solicitud for­
mulada solicitando la extinción de la acción penal».
Ejecutoria Suprema del 8/11/96-AREQUIPA. R ojas V argas, Fidel,
Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 251.

1305. «Al existir una sentencia civil, que se pronuncia sobre los
mismos hechos que se le atribuyen al inculpado, procede declarar
extinta la acción penal en virtud al principio non bis in ídem, que
prohíbe el perseguir múltiples veces a una persona, a pesar de que
la sentencia se haya pronunciado en una vía distinta a la penal. Así
mismo debe tenerse en cuenta que ha de evitarse que existan dos
sentencias contradictorias».
Sentencia de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Justicia
de Junín del 10 de julio de 1997, Exp. N° 3908-97. A cademia de la
M agistratura, Serie de Jurisprudencia 3, Lima, 2000, p. 422.

1306. «Que los hechos materia de la presénte instrucción han


sido objeto de un pronunciamiento en la vía civil, quedando debida­
mente amparados como lícitos por sentencia dictada en dicha juris­
dicción, en consecuencia la hipótesis incriminatoria esgrimida por el
agraviado ha quedado desarticulada, encontrándonos dentro de los
presupuestos de la aplicación del artículo 79° del Código Penal».
Ejecutoria Superior - Corte Superior de Justicia de La Libertad, del
18 de mayo de 2001, Exp. N° 773-97, Jurisprudencia penal, Editora
Normas Legales, Trujillo, 2003, p. 169.

Prescripción ordinaria y extraordinaria. Plazos de


prescripción de la acción penal
Artículo 80°.- La acción penal prescribe en un tiempo igual
al máximo de la pena fijada por la ley para el delito, si es
privativa de libertad.

155
Artículo 80° •Fid el R ojas V a rg as

En caso de. concurso real de delitos, las acciones prescriben


separadamente en el plazo señalado para cada uno.
En caso de concurso ideal de delitos, las acciones prescri­
ben cuando haya transcurrido un plazo igual al máximo
correspondiente al delito más grave.
La prescripción no será mayor a veinte años. Tratándose
de delitos sancionados con pena de cadena perpetua se
extingue la acción penal a los treinta años.
En los delitos que merezcan otras penas, la acción prescri­
be a los dos años.
En casos de delitos cometidos por funcionarios y servidores
públicos contra el patrimonio del Estado o de organismos
sostenidos por éste, o cometidos como integrante de organi­
zaciones criminales, el plazo de prescripción se duplica (*).
Texto original: «Artículo 80°.- La acción penal prescribe en un
tiempo igual al máximo de la pena fijada por la ley para el
delito, si es privativa de libertad.
En caso de concurso real de delitos, las acciones prescriben
separadamente en el plazo señalado para cada uno.
En el caso de concurso ideal de delitos, las acciones prescriben
cuando haya transcurrido un plazo igual al máximo
correspondiente al delito más grave.
En ningún caso, la prescripción será mayor a veinte años.
En los delitos que merezcan otras penas, la acción prescribe
a los tres años».
Modificaciones ai texto original
Ley N° 26314: [se incorpora el siguiente párrafo]: «En caso de delitos
cometidos por funcionarios y servidores públicos contra el
patrimonio del Estado o de organismos sostenidos por éste, el
plazo de prescripción se duplica». (28/05/1994)
Ley N° 26360: Artículo 80°.- La acción penal prescribe en un tiempo
igual al máximo de la pena fijada por la ley para el delito, si es
privativa de libertad.
En caso de concurso real de delitos, las acciones prescriben
separadamente en el plazo señalado para cada uno.
En caso de concurso ideal de delitos, las acciones prescriben
cuando haya transcurrido un plazo igual al máximo
correspondiente al delito más grave.

156
------------------------------E xtinción de la acción pen a l y de la pen a -------- A rtícu lo 8 0 0

La prescripción no será mayor a veinte años. Tratándose de


delitos sancionados con pena de cadena perpetua se extingue
la acción penal a los treinta años.
En los delitos que merezcan otras penas, la acción prescribe
a los tres años.
En caso de delitos cometidos por funcionarios y servidores públicos
contra el patrimonio del Estado o de organismos sostenidos por
éste, el plazo de prescripción se duplica (29-09-94).
Ley N° 28117: Artículo 80o- La acción penal prescribe en un tiempo
igual al máximo de la pena fijada por la ley para el delito, si es
privativa de libertad.
En caso de concurso real de delitos, las acciones prescriben
separadamente en el plazo señalado para cada uno.
En caso de concurso ideal de delitos, las acciones prescriben
cuando haya transcurrido un plazo igual al máximo
correspondiente al delito más grave.
La prescripción no será mayor a veinte años. Tratándose de
delitos sancionados con pena de cadena perpetua se extingue
la acción penal a los treinta años.
En los delitos que merezcan otras penas, la acción prescribe
a los dos años.
En casos de delitos cometidos por funcionarios y servidores públicos
contra el patrimonio del Estado o de organismos sostenidos por
éste, el plazo de prescripción se duplica (10-12-2003)
(*) Artículo modificado por la Primera Disposición Modificatoria de la
Ley N° 30077, publicada el 20-08-2013.

S umario: a) Precisiones jurídico conceptuales. b) Prescripción y principio


defavorabilidad. c) Prescripción en situaciones de concurso de delitos (ideal
y real), d) Prescripción en delitos que establecen penas conjuntas y
alternativas, e) Prescripción agravada en delitos funcionales contra el
patrimonio del Estado, f) Imprescriptibilidad en delitos contra la humanidad,
g) Jurisprudencia vinculante.

Ju risp ru d en cia

a) Precisiones jurídico-conceptuales
PRESCRIPCIÓN: PRECISIONES JURÍDICO CONSTITUCIONA­
LES.. LA PRESCRIPCIÓN PUEDE SER CUESTIONADA A TRAVÉS
DE LA JUSTICIA CONSTITUCIONAL
1307. «La prescripción, desde un punto de vista general, es la ins­
titución jurídica mediante la cual, por el transcurso del tiempo, la per­

157
Articulo 8 0 o- ■Fidel R ojas V argas

sona adquiere derechos o se libera de obligaciones. La prescripción es


una causa de extinción de la acción penal, bajo el supuesto de que el
tiempo borra los efectos de la infracción, existiendo apenas memoria
social de ella. Siguiendo una línea propia del Estado Constitucional,
inspirada en el principio pro homine, la ley penal material otorga a la
acción penal una función preventiva y resocializadorá, en la cual el
Estado se autolimita en su potestad punitiva y persecutoria, lo cual se
funda en la necesidad de que se abandone el castigo de quien
presumiblemente se encuentra viviendo honradamente durante mucho
tiempo. El Código penal reconoce la prescripción como uno de los
supuestos de extinción de la acción penal. Es decir, mediante la pres­
cripción se limita la potestad punitiva del Estado, dado que se extin­
gue la posibilidad de investigar un hecho criminal y, con ello, la res­
ponsabilidad del supuesto autor o los supuestos autores del mismo.
Conforme a lo expuesto, este Tribunal considera que la prescripción
de la acción penal tiene relevancia constitucional, toda vez que se
encuentra relacionada con el contenido del derecho al plazo razona­
ble del proceso, por lo tanto puede ser cuestionada a través de la
justicia constitucional».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 6 de agosto de 2015,
Expediente N° 02071-2009-PHC/TC AYACUCHO, Fundamento
jurídico: 8 y 9.

NO HAY DERECHO A LA PRESCRIPCIÓN SÍ A LA SEGURI­


DAD JURÍDICA, FUNDAMENTO Y PRINCIPIOS DE LA PRESCRIP­
CIÓN: PRECISIONES DE CARÁCTER VINCULANTE
1308. «Mediante la prescripción de la acción penal se limita la
potestad punitiva del Estado, dado que se extingue la posibilidad de
investigar un hecho primal y, con él, la responsabilidad del supuesto
autor o autores. Su justificación no se encuentra en la imposibilidad
de generar determinados efectos futuros castigando hechos pretéri­
tos, como pretenden los planteamientos basados en la función de la
pena sino por la falta de lesividad de tales hechos: los acontecimien­
tos que forman parte del pasado no ponen en peligro el modelo social
vigente y, por tanto, carecen de contenido lesivo que justifique su san­
ción (R agúes i V alles, Ramón, La prescripción penal: fundamentos y apli­
cación, Barcelona, 2004, p. 126). Como es sabido, la regulación de la
prescripción de la acción penal está vinculada a la política criminal
que adopta el Estado a través del órgano competente -el Congreso o
en su caso el Poder Ejecutivo, vía facultades delegadas por aquel-

158
---------------------------EXTENCIÓNDE LAACCIÓNPENAL Y DE LA PENA--------Artículo 80 °

conforme a sus potestades. El legislador a la hora de regular la pres­


cripción de los delitos escogió ciertos parámetros objetivos como el
tipo de pena y el extremo mayor de la sanción, ello con el fin de
procurar, de acuerdo a las características propias de cada delito, un
normal desarrollo de la prosecución de la acción penal y del proceso,
en caso llegue a ejercerse. En nuestra legislación se ha optado que
para efectos de la prescripción de la acción penal se ha de tomar en
cuenta la pena abstracta fijada para el delito. Dicho factor, en térmi­
nos de legitimación, servirá de parámetro para conciliar los intereses
del Estado en la persecución del delito y los derechos del ciudadano
frente a su poder punitivo. Así entendido, no hay un derecho a la
prescripción, sino más bien el derecho a la seguridad jurídica, a la
legalidad, a la tutela jurisdiccional y a la igualdad -como consecuen­
cia de la regulación de la prescripción- principios que no resultan
lesionados por el Estado en tanto los plazos establecidos para la de­
nuncia, investigación y juzgamiento de los delitos establecidos por el
legislador sean razonables y estén definidos y limitados por la ley.
Desde el punto de vista material la prescripción importa la deroga­
ción del poder penal del Estado, por el transcurso del tiempo, en con­
secuencia dicho instrumento jurídico es el realizador del derecho fun­
damental a la definición del proceso penal en un plazo razonable,
confirmando el vínculo que tiene este instituto con el Estado de Dere­
cho. Por tanto la interpretación de la prescripción siempre partirá de
criterios de favorabilidad (H urtado P ozo, José, Manual de Derecho pe­
nal. Parte general, Grijley, Lima, 2005, p. 330)».
Acuerdo Plenario N° 8-2009-CJ-116 (Pleno Jurisdiccional de las Salas
Penales Permanente y Transitoria de la Corte Suprema de la
República), del 5 de noviembre de 2002, Fundamento 10.

LA PRESCRIPCIÓN Y EL TRANSCURSO DEL TIEMPO


1309. «La prescripción constituye un medio de liberarse de las
consecuencias penales por la comisión de un ilícito o una condena
por efecto del tiempo y en las condiciones exigidas por la ley, siendo
factor predominante para que opere la excepción de prescripción el
transcurso del tiempo».
Ejecutoria Suprema del 5/11/2002, R.N. N° 140-2002-CAJAMARCA.
Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú
P érez A rroyo ,
(2001-2005), t. I, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias
Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006,
p. 698.

159
A rtícu lo 8 0 ° -------------------------- F idel R ojas V a r g a s ----------------------------------------------

1310. «La. prescripción es una de las formas de extinción de la


acción penal reconocidas por nuestro Código Penal, reconociéndose
a nivel doctrinario que la prescripción del delito o de la falta consis­
te en la extinción de toda posibilidad de valorar jurídico-penalmente
los hechos y de atribuir responsabilidad criminal por los mismos,
debido al transcurso que viene computado desde el momento de la
comisión de la infracción punible».
Sentencia de la Sala Penal de Apelaciones para procesos sumarios
con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del 16 de
marzo de 1998, Exp. N° 4537-97-A. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia
penal patrimonial, Grijley, Lima, 1999, p. 364.
1311. «Por el instituto de la prescripción se pone fin a la potestad
represiva, ya sea porque el poder penal del Estado nunca dio lugar a
la formación de causa (cualquiera que fuere el motivo), o porque ini­
ciada ya la persecución se omitió proseguirla con la continuidad debi­
da y dentro de un plazo legal, que vence indefectiblemente por el
transcurso del tiempo sin que se haya expedido sentencia».
Sentencia de la Sala Penal de Apelaciones para procesos sumarios
con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del 16 de
marzo de 1998, Exp. N° 4537-97-A. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia
penal patrimonial, Grijley, Lima, 1999, p. 364.
1312. «Que, por el instituto de la prescripción se pone fin a la
potestad represiva, ya sea porque el poder penal del Estado nunca
dio lugar a la formación de causa (cualquiera que fuere el motivo), o
porque iniciada ya la persecución, se omitió proseguirla con la con­
tinuidad debida y dentro de un plazo legal que vence indefectible­
mente por el transcurso del tiempo sin que se haya expedido senten­
cia; por lo que el Estado mediante su representante -El Juez- no
puede por el discurrir del mismo ejercer el ius puniendi acerca de
una notitia criminis, es decir no se podrá decidir sobre la realización
de un hecho delictivo, la responsabilidad que tenga su autor o par­
tícipe, y la sanción legal a imponérsele».
Ejecutoria de la Sala de Apelaciones con reos libres de la Corte
Superior de Justicia de Lima, del 3 de Junio de 1998, Exp. N° 1260-
98. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal patrimonial, Grijley, Lima,
2000 p. 402.
1313. «La presente causa ha rebasado las exigencias de tempo­
ralidad previstas por ley, por lo que resulta amparable aplicar de
oficio lo más beneficioso al procesado y actuar de oficio».

160
---------------------------EXTINCIÓNDE LA ACCIÓNPENAL Y DE LAPENA------- Artículo 80 0

Ejecutoria Suprema del 30/12/96, Exp. N° 5432-96-B-LIMA. G ómez


M endoza, Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. El, Idemsa, Lima, 1997, p. 38.

LOS PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN NO ESTÁN RELACIONA­


DOS CON EL TÍTULO DE IMPUTACIÓN (AUTORÍA O COMPLI­
CIDAD) SINO CON EL PLAZO MÁXIMO LEGAL DE PENA CON­
MINADA PARA EL DELITO
1314. «Respecto de lo alegado por los demandantes en el senti­
do de que se habría cumplido el plazo prescriptorio para el delito
por el cual fueron condenados en calidad de cómplices secundarios,
cuya pena sería menor que la establecida para el autor, es preciso
indicar que si bien los demandantes habrían sido condenados como
cómplices secundarios del delito de cohecho pasivo propio (artículo
393° del CP), y a su vez el artículo 25° del Código Penal señala que
a los cómplices secundarios se les disminuirá prudencialmente la pena
en la medida que su actividad no es indispensable para la consuma­
ción del delito, la prescripción de la acción penal, entendida como
supuesto de extinción de la acción penal se rige por los artículos 80°
y 83° del Código Penal ya citado, fijándose que el plazo de la pres­
cripción en el caso de delitos sancionados con pena privativa de
libertad será igual al máximo de la pena establecida en la ley para el
plazo ordinario y dicho plazo más la mitad para el plazo extraordi­
nario. Sentado lo anterior, si bien la condena a imponerse en un
proceso penal puede ser variable en atención al grado de participa­
ción del agente, el plazo de prescripción del delito se computa sobre
la base del plazo máximo establecido para el delito imputado, sien­
do este el único referente válido».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 27 de marzo de 2007, Exp.
N° 9291-2006-PHC/TC-LIMA. Fundamentos 10 y 11.

CASOS DE CONCLUSIÓN DE LA POTESTAD PE R SE ­


CUTORA DEL ESTADO
1315. «Teniendo en cuenta que los hechos m ateria de
juzgamiento ocurrieron el 30 de abril de 1992, a esta parte se han
cumplido las exigencias temporales a que se refieren los artículos
80° y 83 in fine del Código Penal, cesando en consecuencia la potes­
tad coercitiva del Estado para el juzgamiento del ilícito en mención,
resultando procedente declarar de oficio fundada la excepción de
prescripción de la acción penal».

161
A rtícu lo 8 0 ° ----------- --------------- F id el R ojas V a r g a s ----------------------------------------------

Ejecutoria Suprema del 21/11/96, Exp. N° 3566-95-B-AREQUIPA.


G ómez M endoza , Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. III, Idemsa, Lima,
1997, p. 106.

ABUSO DE AUTORIDAD
1316. «Los hechos incriminados de abuso de autoridad a los proce­
sados, se encuentran tipificados en el artículo 376° del Código Penal y
sancionados con pena privativa de libertad no mayor de 2 años; que
tales hechos ocurrieron en el mes de junio de 1992 cuando no se encon­
traba vigente el Decreto Ley 25662 (13 de agosto de 1992) que agrava las
penas tratándose de personal policial que incurra en la comisión de he­
chos punibles calificados como delitos comunes; en consecuencia habien­
do transcurrido hasta la fecha más de cuatro años y medio, ha prescrito
la acción penal de conformidad con los artículos. 80° y 83° in fine del
Código Penal, por lo que es del caso declararla de oficio fundada».
Ejecutoria Suprema del 27/12/96, Exp. N° 1863-95-B-LIMA. G ómez
M endoza, Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. DI, Idemsa, Lima, 1997, p. 175.

FIJACIÓN DEL PLAZO DE PRESCRIPCIÓN EN DELITO TRÁ­


FICO ILÍCITO DE DROGAS COMETIDO ANTES DE LA VIGEN­
CIA DEL CÓDIGO PENAL
1317. «El delito de tráfico ilícito de drogas se perpetró el 9 de junio
de 1988, bajo el imperio del artículo 55° inciso uno del Decreto Ley
22095, modificado por el Decreto Legislativo 122; que el artículo 119°
del Código Penal de 1924, modificado por el Decreto Legislativo 121,
estableció que si el delito estaba conminado con pena de penitenciaria
como el de tráfico ilícito de drogas, el plazo de prescripción era de 10
años, al que debía aumentársele una mitad por tratase de delitos en
agravio del Estado, que siendo así, al amparo de dicha normatividad,
el delito de tráfico ilícito de drogas prescribe, en su término ordinario a
los 15 años, al que debe aumentarse una mitad, en virtud del plazo
extraordinario o absoluto, como consecuencia de la interrupción del
mismo por los actos del proceso penal, tal como fue regulado por el
artículo 121 in fine del Código Penal anterior. Que, no obstante ello, el
plazo adicional por tratarse de un delito en agravio del Estado no re­
sulta de aplicación en el presente caso porque la nueva legislación pe­
nal sólo la contempla cuando se trata de servidores o funcionario pú­
blicos en agravio del patrimonio del Estado y, por lo demás, tal previ­
sión recién se incorporó mediante Ley 26360, del 29 de septiembre de
1994; que siendo así el, plazo de prescripción ya operó».

162
------------------------- ExnNaóN de la AcaóN penal y de la pena--------Artículo 80 0

Ejecutoria Suprema del 17/7/2003, R.N. N° 2954-2003-AYACUCHO.


P érez A rroyo,Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú
(2001-2005), t. I, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias
Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006,
p. 706.
1318. «Habiendo ocurrido los hechos delictivos en 1981, resulta
aplicable al presente caso de homicidio simple el artículo 119° del
Código Penal de 1924, el mismo que fijaba en 10 años el tiempo
para que opere la prescripción, y teniendo en cuenta lo dispuesto en
el último párrafo del artículo 83° del Código Penal vigente, desde la
realización del evento delictivo a la actualidad ha transcurrido el
plazo previsto para que opere la prescripción de la acción penal».
Ejecutoria Suprema de 18/9/97, Exp. N° 4117-97-PUNO. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 241.

1319. «Habiéndose omitido señalar fecha para el cómputo de


plazo de prescripción, no puede determinarse el tiempo transcurri­
do para declarar fundada o infundada la excepción deducida, incu­
rriendo el Tribunal en violación de la norma penal sustantiva».
Ejecutoria Suprema del 13/77/90, Exp. N° 412-90-LAMBAYEQUE.
R etamozo , Alberto y P once , Ana María, Jurisprudencia penal de la Corte
Suprema, Idemsa, Lima, 1994, p. 260.

PLAZOS COMPLEJOS DE PRESCRIPCIÓN: DISMINUCIÓN-


AUMENTO
1320. «Cuando en circunstancias que por un lado los plazos de
prescripción se reducen a la mitad, mientras que por otro deben
duplicarse, efectuando el cálculo correspondiente (la reducción en
una mitad y luego el aumento en una mitad) el resultado es que
debe operar el plazo normal de prescripción, esto es, el previsto en
el artículo 83° del Código Penal».
Ejecutoria Suprema del 1/6/2000, Exp. N° 3073-99-LIMA. Normas Legales,
t. 292, Editora Normas Legales, Trujillo, Setiembre 2000, p. A-46.

CÓMPUTO DE LA PRESCRIPCIÓN CON BASE A HECHOS


SUCEDIDOS EN MOMENTOS DIFERENTES
1321. «Que, para establecer el cómputo de la prescripción se
debe de tener en cuenta que los hechos denunciados han acontecido
en momentos diferentes; en consecuencia, habiéndose determinado
que el documento incriminado fue utilizado para obtener el recono­

163
Artículo 8 0 °----------:------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

cimiento de la Municipalidad de Villa María del Triunfo como po­


seedores del inmueble sub litis y que dicha resolución fue emitida el
veintitrés de setiembre de mil novecientos ochenta y ocho, se tiene
que tener en cuenta esta fecha para iniciar el cómputo de la pres­
cripción, ya que ésta constituye fecha cierta, pues asegura el mo­
mento en que se hizo uso del documento, por lo que de acuerdo a lo
señalado en el considerando primero; el plazo para alcanzar la pres­
cripción por los Delitos de Falsificación de Documentos y Estafa ha
vencido en exceso, produciéndose la extinción de la acción penal
respecto a estos ilícitos penales por el transcurso inexorable del tiem­
po, lo que gravita de manera sustancial sobre el ius puniendi del Es­
tado, tal como lo establece el artículo 5o del Código de Procedimien­
tos Penales, modificado por el Decreto Legislativo N° 126. Que, con
relación a los Delitos de Usurpación y Hurto, se debe de tener en
cuenta la fecha de constatación policial que obra a fojas setenta y
uno y la señalada en la denuncia de ampliación realizada por el
agraviado que obra a fojas cincuenta y uno, respectivamente».
Ejecutoria de la Sala de Apelaciones con reos libres de la Corte
Superior de Justicia de Lima, del 17 de marzo de 1998, Exp. N°
4537-97-A. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal patrimonial, Grijley,
Lima, 2000, pp. 366-367. __
PRESCRIPCIÓN Y EMISIÓN DE SENTENCIA
1322. «Que aun cuando se advierte que la acción penal por los
delitos incriminados ha prescrito por el transcurso del tiempo -aten­
tos a la fecha de comisión del delito (23/10/2003), la pena máxima
prevista en el tipo más grave (difamación agravada: 1 a 3 años), y a
las reglas de prescripción estipuladas en los artículos 80° y 83° del
Código Penal-, se opta por el pronunciamiento más favorable para
los encausados, que es la absolución».
Ejecutoria Suprema del 15/9/2008, R.N. N° 546-2006-UCAYALI. Juez
supremo ponente: Urbina Ganvini, Gaceta penal y procesal penal, t. 1,
Gaceta Jurídica, Lima, julio 2009, p. 301.

b) Prescripción y principio de favorabilidad


FUNDAMENTOS Y APLICACIÓN DE LOS PRINCIPIOS DE
COMBINACIÓN Y FAVORABILIDAD EN MATERIA DE PRES­
CRIPCIÓN
1323. «La prescripción penal, por la esencia misma del ordena­
miento punitivo opera coactivamente. La prescripción implica la

164
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena-------Artículo 80°

cesación de la potestad punitiva del Estado, al transcurrir un período


de tiempo determinado, en virtud de que el propio Estado abdica su
potestad punitiva, por razón de que el tiempo anula el interés repre­
sivo, apaga la alarma social y dificulta la adquisición de pruebas res­
pecto a la realización del evento delictivo. Que los hechos imputados
a los procesados consisten en haber pertenecido a la organización te­
rrorista de Sendero Luminoso y como tales haber participado en di­
versos atentados, los que acontecieron durante los años 1981 y 1988,
tipificándose su accionar delictivo en el artículo uno del Decreto Le­
gislativo 046, estableciéndose la sanción de penitenciaría; que en ese
sentido les alcanza las normas comprendidas en vigencia del Código
Penal de 1924, por lo que de conformidad al principio de combina­
ción y íavorabilidad de la ley penal en caso de conflicto de leyes, pres­
crito en el artículo 6o del Código Sustantivo, corresponde aplicar la
ley más benigna al procesado, esto es, los artículos 119° inciso 3, y
121° del acotado Código; que en el caso materia de autos debería de
transcurrir quince años, empero a la fecha han transcurrido más de
18 años, habiendo prescrito el delito imputado tanto más si la aplica­
ción de la última parte del artículo 119° del Código Penal derogado,
respecto al plazo de prescripción de delitos en agravio del Estado,
argumento planteado por el representante de la Procuraduría Pública
Especializada para delitos de Terrorismo, no le alcanza, ya que el
Código vigente no contempla ese aspecto».
Ejecutoria Suprema del 11/4/2008, R.N. N° 404-2008-AYACUCHO.
Juez supremo ponente: Salas Gamboa, Gaceta Penal y procesal penal, t.
1, Gaceta Jurídica, Lima, julio 2009, p. 104.
1324. «No obstante que la acción ilícita se desarrolló en 1990,
no resulta de aplicación el penúltimo párrafo del artículo 119° del
Código Penal de 1924 que prescribe el incremento en una mitad
más el término de prescripción, por tratarse de delito en agravio del
Estado, toda vez que este incremento no ha sido contemplado en el
Código Penal sustantivo vigente».
Ejecutoria Suprema del 12/5/98, Exp. N° 3395-97-LIMA. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 243.

c) Prescripción en situaciones de concurso de delitos (ideal y


real)
1325. «En el presente proceso existe un concurso ideal de deli­
to, por lo tanto no se puede invocar independientemente la pres­

165
Artículo 8 0 °-----------=
------------ F idel R ojas V argas ------------------------------------------

cripción de la acción penal respecto de los delitos contra el patrimo­


nio-estafa, contra la Administración Pública, contra la confianza y
buena fe en los negocios -usura, contra la función jurisdiccional-
fraude procesal y contra la función jurisdiccional- omisión de de­
nuncia, los cuales prescribirían cuando haya transcurrido un plazo
igual al máximo correspondiente al delito más grave».
Ejecutoria Suprema del 11/4/2003, R.N. N° 2155-2001-LIMA. R ojas
V argas, Fidel, Jurisprudencia penal comentada, t. II, Idemsa, Lima, 2005,
p. 167.

1326. «Tratándose de acciones delictivas continuadas debe


computarse para efectos de su prescripción la última fecha».
Ejecutoria Suprema del 5/6/2003, R.N. N° 4241-2001-HUÁNUCO.
R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal comentada, t. II, Idemsa, Lima,
2005, p. 169.

CONCURSO DE DELITOS: APOLOGÍA Y COLABORACIÓN


CON EL TERRORISMO
1327. «Respecto a la solicitud de prescripción de la acción pe­
nal por el delito de apología del terrorismo -actualmente prevista y
tipificada en el artículo 316° del Código Penal- es de advertir que a
los mencionados acusados, también se les imputa el delito de terro­
rismo en la modalidad de colaboración con este tipo de organizacio­
nes, afiliación e instigación, tipos penales que se encuentran
tipificados en el artículo 4o incisos b, c, d, f, y en los artículos 5o y 6o
del Decreto Ley N° 25475, conforme se advierte de la denuncia fis­
cal, auto apertorio de instrucción y acusación fiscal; norma esta úl­
tima que fija una penalidad mínima de 20 años; en consecuencia
existiendo un concurso ideal de delitos, las acciones prescriben cuando
haya transcurrido un plazo igual al máximo correspondiente al de­
lito más grave, en todo caso cuando haya transcurrido en una mi­
tad el plazo ordinario de prescripción».
Ejecutoria Suprema del 17/11/2003, R.N. N° 170-2003-LIMA.
C astillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 2, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 557.

CONCURSO IDEAL DE DELITOS


1328. «En cuanto al delito de patrocinio indebido es de tener en
cuenta que en el presente caso existe un concurso ideal de delitos,
por lo que las acciones prescriben cuando hayan transcurrido un

166
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 80°

plazo igual al máximo correspondiente al delito más grave, de con­


formidad con los artículos 80 y 83 del Código Penal; que siendo más
graves los delitos de enriquecimiento indebido y de falsificación de
documentos, la acción penal no ha prescrito».
Ejecutoria Suprema del 5/8/2004, R.N. N° 544-2004-SANTA. Á valos
R odríguez, Constante y R obles B riceño , Mery, Modernas tendencias
dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema, Diálogo con
la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 201.
1329. «Que tratándose de un concurso ideal de delitos donde
existe unidad de acción y pluralidad de leyes afectadas, la acción
penal prescribe al haber transcurrido un plazo igual al máximo de
pena señalado para el delito más grave».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del 11
de diciembre de 1997, Exp. N° 4561-97-A. L a R osa G ómez de la T orre,
Miguel, Jurisprudencia del proceso penal sumario, Grijley, Lima, p. 276.

d) Prescripción en delitos que establecen penas conjuntas y


alternativas
PRESCRIPCIÓN EN SITUACIÓN DE PENAS CONJUNTAS
1330. «Con respecto al tipo penal, es de apreciarse que si bien pre­
senta penas conjuntas, el acuerdo del Pleno Jurisdiccional llevado a cabo
en la ciudad de Arequipa, en mil novecientos noventa y siete dispone
que «la prescripción de la acción debe fijarse atendiendo al plazo que
corresponda al elemento más grave integrado a la sanción, que en su
caso será la pena privativa de la libertad, incluso aunque ésta sea no
mayor a dos años; siendo así, este colegiado es de opinión que no se
puede decidir sobre la realización del hecho delictivo, la responsabilidad
que tenga su autor o partícipe, y mucho menos la sanción legal a
imponérsele, en razón que se ha extinguido la acción penal».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
7 de enero de 1999, Exp. N° 4935-98-A. R ojas V a r g a s , Fidel,
Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 367.
PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD Y PENA DE MULTA
1331. «En los delitos que prevén sanciones conjuntas de pena
privativa de libertad y multa, procede declarar fundada la excep­
ción de prescripción teniendo en cuenta la primera clase de pena».

167
Artículo 80o- -Fidel R ojas V argas

Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos


sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
11 de setiembre de 1998, Exp. N° 2553-98. B aca C abrera / R ojas
V argas / N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta
Jurídica, Lima, 1999, p. 624.

PENAS ALTERNATIVAS
1332. «Si el delito se encuentra sancionado con penas conminadas
alternativas, la prescripción de la acción penal solo opera al vencerse,
de modo paralelo o secuencial, todos los plazos que corresponden a
cada tipo de pena conminada; por tanto, si el delito sub judice se halla
sancionado con pena privativa de libertad no mayor de 2 años o con
multa o prestación de servicios a la comunidad, como penas alternati­
vas, la prescripción de la acción penal se producirá extraordinariamen­
te al cumplirse cuatro años y seis meses del hecho incriminado».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
29 de mayo de 1998, Exp. N ° 250-94. P rado S aldarriaga , Víctor,
Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra, Lima, 1999, p. 431.

PLAZO DE PRESCRIPCIÓN EN PENAS DISTINTAS A LA


PRIVATIVA DE LIBERTAD
1333. «El plazo regular de prescripción de la acción penal, en
los casos de penas no privativas de libertad, como el de días-multa,
es de tres años, siendo el plazo extraordinario el de cuatro años y
seis meses. Este plazo debe tomarse en cuenta en el caso de que el
tipo penal señale una pena adicional a la privativa de libertad».
Sentencia de la Sala Penal de la Corte Superior de Justicia del Cono
Norte de Lima del 7 de enero de 1999, Exp. N° 858-98. A cademia de
la M agistratura , Serie de Jurisprudencia, Lima, 2000, p. 344.

e) Prescripción agravada en delitos funcionales contra el patri­


monio del Estado
DUPLICACIÓN DEL PLAZO DE LA PRESCRIPCIÓN NO SE
APLICA EN DELITOS CONTRA LA ADMINISTRACIÓN DE JUS­
TICIA CONEXOS CON DELITOS QUE COMPROMETEN EL PA­
TRIMONIO PÚBLICO
1334. «El Procurador Público en su recurso de nulidad alegó
que en su caso de autos debe aplicarse la duplicidad del plazo de

168
-------------------------- E xtinción de la acción penal y de la pena-------- Artículo 800

prescripción, dado que el delito imputado al procesado guarda


conexión directa con el delito de Peculado imputado a Vladimiro
Montesinos Torres, por cuanto los vehículos que estaban destina­
dos para su seguridad personal fueron adquiridos con dinero del
erario nacional, los que finalmente terminaron en actos ilícitos
simulados de ventas y transferencias; que en el caso de autos se
atribuye al encausado el delito de encubrimiento real, previsto en
el artículo 405° del Código Penal, que sanciona a sus autores con
pena privativa de la libertad no menor de 2 ni mayor de 4 años,
y teniendo en cuenta que los hechos imputados al referido en­
causado se produjeron el 11 de octubre de 2000, a la fecha ha
transcurrido con exceso los plazos de prescripción ordinaria y
extraordinaria previstos en los artículos 80° y 83°, respectivamen­
te del Código Penal; que, es de precisar que en el caso de autos,
no resulta de aplicación la duplicidad del plazo de prescripción,
toda vez que en el delito submateria, el bien jurídico tutelado es el
normal y correcto desarrollo de la administración de justicia; cuya
acción típica busca dificultar la acción de la justicia con el fin de
favorecer al autor del ilícito anterior ocultando las pruebas del
delito y no el patrimonio del Estado o de organismos sostenidos
por este».
Ejecutoria Suprema del 21/1/2010, R.N. N° 1412-2009-LIMA. Juez
supremo ponente: Biaggi Gómez, Gaceta Penal, t. 15, Gaceta Jurídica,
Lima, setiembre 2010, p. 224.

SISTEMAS DIFERENTES DE PRESCRIPCIÓN AGRAVADA:


CÓDIGO PENAL DE 1924-CÓDIGO PENAL DE 1991
1335. «De otro lado debe precisarse que el segundo párrafo del
artículo 119° del Código Penal de 1924 señalaba que el plazo de pres­
cripción se aumentará en una mitad tratándose de delitos en agravio
del Estado, de todo lo cual se colige que el plazo ordinario de prescrip­
ción sería de 15 años para el delito instruido más su duplicidad; sin
embargo, teniendo en cuenta que el vigente Código Penal en el artículo
80° ultimo parágrafo establece que en casos de delitos cometidos por
funcionarios y servidores públicos contra el patrimonio del Estado o de
organismos sostenidos por éste, el plazo de prescripción se duplica; esto
demuestra claramente que se ha derogado automáticamente lo estable­
cido en el Código Penal de 1924, en lo pertinente que se duplica el
plazo sin excepción para todos los delitos donde resulte agraviado el
Estado».

169
Artículo 80° -Fidel R ojas V argas

Ejecutoria Suprema del 4/6/2003, R.N. N° 4229-2001-HUÁNUCO.


R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal comentada, t. II, Idemsa, Lima,
2005, p. 171.

APLICACIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN AGRAVADA EN DE­


LITO DE MALVERSACIÓN DE FONDOS
1336. «El artículo 80° del Código Penal vigente establece que la ac­
ción penal prescribe en un tiempo igual al máximo de la pena fijada por
la ley para el delito si es privativa de la libertad, agregando en el último
párrafo que cuando el delito es cometido por funcionarios o servidores
públicos contra el patrimonio del Estado o de organismos sostenidos por
éste, el plazo de prescripción se duplica. En tal sentido, teniendo en cuenta
los tres años que establecía el artículo 389° del Código Penal -antes de su
modificatoria por Ley N° 27151- plazo que se duplica, y aplicando el
último parágrafo del artículo 83° del citado código sustantivo, se requiere
de nueve años desde la realización del evento delictivo para que opere la
prescripción, plazo que a la fecha aún no ha prescrito».
Ejecutoria Suprema del 15/10/2004, R .N . N ° 398-2004-LIMA. Á valos
R odríguez , Constante y R obles B riceño , Mery, Modernas tendencias
dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema, Diálogo con
la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 203.

EN DELITO DE PECULADO CULPOSO


1337. «La responsabilidad penal del citado acusado por delito de
peculado es a título de culpa, tipificando los hechos en el tercer pá­
rrafo del artículo 387° del Código Penal, al haber permitido el cobro
de un cheque por 3,000 nuevos soles, por la adquisición de 60 buzos,
sustentados en una factura falsa. Si bien los hechos ocurrieron en agosto
de 1998 y el citado ilícito establece una sanción no mayor de 2 años
de pena privativa de libertad o con prestación de servicios comunita­
rios de 20 a 40 jornadas, también es verdad que a la época de la
ejecución de los mismos, el acusado tenía la calidad de funcionario
público; por tanto por imperio del artículo 41° parte in fine de la Cons­
titución Política del Estado concordante con el artículo 80° del Código
Penal, los plazos de prescripción se duplican, no verificándose aún
que la acción liberadora del tiempo haya transcurrido».
Ejecutoria Suprema del 10/6/2004, R.N. N° 1158-2003-TACNA.
Á valos R odríguez , Constante y R obles B r iceñ o , Mery, Modernas
tendencias dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema,
Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 204.

170
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena------- Artículo 800

IN A PLICA CIÓ N DE PRESC RIPC IÓ N AGRAVADA POR


ULTRAACTIVIDAD DE LA NORMA PENAL
1338. «El artículo 80° del código sustantivo, antes de su modifi­
cación por la Ley N° 26360 del 29 de septiembre de 1994, no preveía
la duplicación del plazo de prescripción en caso de los delitos come­
tidos por funcionarios y servidores públicos contra el patrimonio del
Estado, por lo que resulta de aplicación el texto original del artículo
80° del Código Penal en aplicación del principio de favorabilidad de
la ley penal, por cuanto en la fecha que ocurrieron los hechos, esto
es, febrero de 1994, no se había producido la modificación de este
artículo, cuyo primer párrafo establece que la acción penal prescribe
en un tiempo igual al máximo de la pena fijada por la ley para cada
delito, si es privativa de la libertad; dispositivo que igualmente es
concordante con el último parágrafo del artículo 83° in fine del mis­
mo cuerpo legal, que establece que la acción penal prescribe en todo
caso cuando el tiempo sobrepasa en una mitad al plazo ordinario
de prescripción».
Ejecutoria Suprema del 17/7/2003, R.N. N° 2083-2002-
HUANCAVELICA. R ojas V argas, Fidel, jurisprudencia penal comentada,
t. II, Idemsa, Lima, 2005, p. 165.
1339. «El artículo 80° del Código Penal, antes de su modifica­
ción por la Ley N° 26360 del 29 de septiembre de 1994, no preveía
la duplicación del plazo de prescripción, en caso de delitos cometi­
dos por funcionarios y servidores públicos contra el patrimonio del
Estado, por lo que resulta de aplicación el texto original del artículo
80° del código sustantivo, por el principio de favorabilidad de la ley
penal, por cuanto en la fecha en que ocurrieron los hechos no se
había producido la modificación de este artículo».
Ejecutoria Suprema del 17/7/2003, R.N. N° 2083-2002-
HUANCAVELICA, R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal comentada,
t. II, Idemsa, Lima, 2005, p. 165.

PRESCRIPCIÓN AGRAVADA POR LA NATURALEZA PÚBLI­


CA DEL PATRIMONIO AFECTADO NO INCLUYE AL DELITO
DE INCUMPLIMIENTO DE FUNCIONES
1340. «La parte civil sostiene que los hechos imputados a los acu­
sados causaron perjuicio al patrimonio del Estado, pues el encausa­
do, propietario de la empresa Busines Oil, utilizó el permiso otorgado
por los imputados para comprar combustible libre de impuesto y

171
Artículo 80°----------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

enajenarlo a una empresa que no ejercía actividades de aviación; que


por lo tanto, de conformidad con el último párrafo del artículo 80° del
Código Penal, el plazo de la prescripción debe duplicarse. En el caso
concreto se atribuye al procesado Director General de Hidrocarburos
del Ministerio de Energía y Minas, no haber observado lo dispuesto
en el literal d) del artículo 74° del D.S N° 045-2001-EM, que exige se
acredite experiencia técnica para el otorgamiento de la autorización
para la distribución mayorista de combustible de aviones, y expedir la
constancia de autorización para la comercialización de combustible a
la empresa Business Oil. Que si bien los imputados inobservaron una
ley, sin embargo no puede alegarse la presencia de una relación de
causalidad e imputación del resultado de la acción incriminada con
el comportamiento posterior del propietario de la referida empresa al
transferir fraudulentamente el combustible, adquirido con exonera­
ción de impuestos, a una persona jurídica para que lo comercialice
como querosene, y como consecuencia de ello causar un perjuicio eco­
nómico al Estado. «El delito de omisión de actos funcionales no afecta
directamente el patrimonio público (caudales o efectos), sino lesiona
esencialmente el correcto funcionamiento de la Administración Públi­
ca, en cuanto persigue garantizar la regularidad y legalidad de los
actos realizados por los funcionarios públicos en las actividades pro­
pias del cargo y evitar una actuación arbitraria que sea contraria a la
Constitución, leyes o deberes -distinto a los delitos de peculado, con­
cusión impropia o malversación, enriquecimiento ilícito u otros conte­
nidos en el capítulo de delitos contra la administración pública, don­
de se afectan directamente los intereses patrimoniales; que, la inter­
pretación amplia y difícilmente precisable que pretende el recurrente
generaría incertidumbre e inseguridad jurídica en la determinación
de la conducta de los agentes; por lo que declararon no haber nuli­
dad en el auto de vista que declaró fundada la excepción de prescrip­
ción deducida por el Fiscal Superior a favor de los procesados».
Ejecutoria Suprema del 21/1/ 2010, R.N. N° 2347-2008-LIMA, Juez
supremo ponente: Lecarios Cornejo, Gaceta penal y procesal penal, t.
13, Gaceta Jurídica, Lima, julio 2010, p. 219.

PATROCINIO ILEGAL: NO ES DE APLICACIÓN LA PRES­


CRIPCIÓN AGRAVADA
1341. «Se incrimina a los procesados haberse valido de su condición
de funcionarios para patrocinar intereses particulares ante la Adminis­
tración Pública, en el presente caso la Municipalidad, conducta que se

172
•------------------------- E xtinción de la acción penal y de la pena-------- Artículo 800

encuentra tipificada en el artículo 385° del Código Penal y sancionada


con pena privativa de libertad no mayor de 2 años; por lo que, de con­
formidad con el artículo 80° y 83° del mismo cuerpo legal, la prescrip­
ción extraordinaria opera a los tres años de ocurrido el hecho, tiempo
que ha transcurrido en exceso en el presente caso, no resultando aplica­
ble la dúplica del plazo de prescripción establecido en el último párrafo
del citado artículo 80°, por cuanto no se ha afectado el patrimonio del
Estado, conforme se desprende del peritaje contable obrante en autos».
Ejecutoria Suprema del 22/3/2002, R.N. N° 3580-2002-LIMA.
U rquizo O laechea , José / C astillo A l va , José / S alazar S ánchez ,
Nelson, Jurisprudencia penal, Lima, Jurista Editores, 2005, p. 638.

DUPLICACIÓN DE PLAZO DE PRESCRIPCIÓN NO SE APLI­


CA EN DELITO DE CONCUSIÓN
1342. «Es de precisar que en el delito de Concusión el bien jurí­
dico protegido es el normal orden y legal desenvolvimiento de la
función de los órganos del Estado, pero de ninguna manera se pue­
de afirmar que con la consumación de dicho ilícito penal, el patri­
monio general del Estado sufra desmedro alguno; por lo que no re­
sulta al presente caso la aplicación de lo dispuesto en la última par­
te del artículo en mención, por cuanto con dichos ilícitos penales no
se afecta directamente el patrimonio del Estado».
Ejecutoria Suprema del 11/03/2010 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 4553-2008-LIMA, Juez supremo ponente: Biaggi Gómez, Gaceta
penal, Tomo 22, Abril 2011, Lima, Gaceta jurídica, p.100.

DUPLICACIÓN DEL PLAZO DE PRESCRIPCIÓN NO A L­


CANZA AL DELITO DE COHECHO
1343. «No es aplicable al delito de cohecho el supuesto de dupli­
cación del plazo de prescripción -último párrafo del art. 80° del CP-,
pues en este tipo de delitos el bien jurídico protegido específicamente
es el principio de imparcialidad en el desempeño de la función públi­
ca, esto es, el correcto funcionamiento de la Administración Pública,
en la medida que el funcionario infractor incumple sus obligaciones a
favor de un tercero a fin de lograr un beneficio indebido -no necesa­
riamente patrimonial-; no siendo, por lo tanto, un presupuesto del
tipo penal el perjuicio económico del Estado».
Ejecutoria Suprema del 1/10/2009 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 3323-2008-LIMA, Juez supremo ponente: José Neyra Flores,
Gaceta penal, Tomo 40, Octubre 2012, Lima, Gaceta jurídica, p. 209.

173
Artículo 80o- ■Fidel R ojas V argas

DUPLICACIÓN DEL PLAZO DE PRESCRIPCIÓN NO ALCAN­


ZA A LOS DELITOS DE COHECHO Y TRÁFICO DE INFLUENCIAS
1344. «En estos tipos de delitos -tráfico de influencias y cohecho
pasivo propio- el bien jurídico protegido es el correcto y normal funcio­
namiento de la administración pública, y el prestigio y el regular desen­
volvimiento de la justicia jurisdiccional y la justicia administrativa, res­
pectivamente; no siendo por tanto, un presupuesto de lós mencionados
tipos penales el perjuicio económico, por tales consideraciones se conclu­
ye que si el plazo de prescripción es de 9 años -para ambos delitos- a la
fecha la acción liberadora del tiempo ha operado en exceso -ha transcu­
rrido más de 10 años-, debiendo establecerse por tanto, que la resolución
materia de grado se encuentra arreglada a ley».
Ejecutoria Suprema del 2/6/2010 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 3123-2009 LIMA, Juez supremo ponente: Neyra Flores.

DUPLICACIÓN DEL PLAZO DE PRESCRIPCIÓN NO ES APLI­


CABLE A LOS DELITOS DE PATROCINIO ILEGAL DE INTERE­
SES NI AL DELITO DE TRÁFICO DE INFLUENCIAS
1345. «En lo pertinente a la alegada aplicación de los alcances de
la duplicidad del plazo de prescripción que establece el artículo 80° del
Código penal, si bien el procesado es servidor público -dado que al
momento de los hechos prestaba servicios en la entidad pública-, sin
embargo, conforme a los alcances del Acuerdo Plenario 1-2010, con­
cretamente en su fundamento jurídico 15 se exige no solamente que el
sujeto activo sea un agente público (funcionario o servidor público),
sino adicionalmente que en el caso sub materia (art. 385° del Código
penal) exista cierta vinculación con el patrimonio del Estado, esto es,
que goce del ejercicio real o potencial de actos de administración, cus­
todia o percepción sobre los bienes objeto del delito; apreciándose que,
el citado procesado, si bien tenía el cargo de auxiliar coactivo de la
SUNAT, sin embargo carece de los específicos vínculos funcionales re­
señados sobre bienes públicos; por otro lado, los bienes jurídicos que se
tutelan en los delitos de patrocinio ilegal y tráfico de influencias son
ajenos al patrimonio público; por lo que, al no configurarse el supuesto
contenido en el último párrafo del artículo 80° del Código penal, no
corresponde aplicar el efecto de duplicidad del plazo de prescripción».
Ejecutoria Suprema del 24/01/2012 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 3304-2011-LIMA, Juez supremo ponente: Inés Villa Bonilla,
Gaceta penal, Tomo 45, Marzo 2013, Lima, Gaceta jurídica, p. 62.

174
-------------------------- EXTINCIÓNDE LA ACCIÓNPENAL Y DE LA PENA------- Artículo 80 0

PRESCRIPCIÓN AGRAVADA NO SE APLICA EN DELITO DE


INTERÉS INDEBIDO EN CONTRATACIONES PÚBLICAS
1346. «Por su propia naturaleza y alcances, la excepción de
prescripción desde una perspectiva procesal se dilucida desde la
propia imputación y en función al tipo legal perseguido. En el pre­
sente caso, la acusación fiscal calificó los hechos como delito de ne­
gociación incompatible. Por consiguiente es de analizar si, teniendo
en cuenta la fecha de su comisión -en los términos de la acusación
fiscal- el delito ya prescribió. Que, el artículo 80° in fine del Código
penal, según el texto de la Ley 28117, del 10/12/2004 prescribe que
en casos de delitos cometidos por funcionarios y servidores públicos
contra el patrimonio del Estado o de organismos sostenidos por éste,
el plazo de prescripción se duplica. Conforme al acuerdo plenario
1-2010, la aludida disposición de la Parte General se orienta al Ca­
pítulo II. Título XVIII del Libro Segundo del Código penal. Empero,
no todos los delitos allí comprendidos tienen contenido patrimonial,
por lo que en cada tipo penal se tiene que analizar si se cumple con
el presupuesto establecido para prolongar el plazo de prescripción
en función a la afectación de los bienes jurídicos tutelados vincula­
dos directamente con el patrimonio público. Por su propia configu­
ración e, incluso, por su ubicación en la Sección IV referida a los
delitos de corrupción de funcionarios, se trata de un tipo legal que
no protege directamente el patrimonio del Estado, por lo que no es
aplicable la duplicidad del plazo de prescripción prevista en el artí­
culo 80°, parte in fine del Código penal».
Ejecutoria Suprema del 19/04/2013 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 2068-2012 -LIMA, Juez supremo ponente: San Martín Castro,
Gaceta penal, Tomo 63, Setiembre 2014, Lima, Gaceta jurídica, p.190.
PRESCRIPCIÓN AGRAVADA QUE DUPLICA LA PRESCRIP­
CIÓN NO SE APLICA EN DELITOS DE FALSIFICACIÓN: SENTI­
DO JURÍDICO DE LA DÚPLICA DEL PLAZO DE PRESCRIPCIÓN
1347. «Cabe precisar que el delito de falsedad genérica no agra­
via el patrimonio estatal, pues el objeto de tutela penal en dicho
ilícito es la fe pública -que posibilita la confianza en las expresiones
y actos de las personas-, menos aún si se toma en cuenta que este
delito se configura como uno de tipo residual, en la medida que solo
puede aplicarse para los supuestos que no tengan cabida en las de­
más formas de falsedad, y si bien la comisión de este injusto podría
generar un perjuicio tanto a particulares como a la Administración

175
Artículo 80° ------------:-----------F idel R ojas V argas------------ -------------------------- --

Pública, no es ese el objeto de protección de la norma penal. En esa


orientación la dúplica del plazo de prescripción debe aplicarse solo
en los casos en que el bien jurídico sea concretamente la correcta y
funcional utilización y aplicación de los fondos públicos, entendidos
como bienes y dinero administrados por los funcionarios y servido­
res públicos vinculados funcionalmente con dichos fondos, dejando
de lado delitos que no comprometan de manera directa intereses
patrimoniales en tanto objetos jurídicos específicos de tutela».
Ejecutoria Suprema del 28/04/2011 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 513-2010-LA LIBERTAD, Juez supremo ponente: Elvia Barrios
Alvarado, Gaceta penal, Tomo 61, Julio de 2014, Lima, Gaceta
jurídica, p. 93.

PRESCRIPCIÓ N AGRAVADA NO SE A PLICA A LOS


EXTRANEUS QUE INTERVIENEN EN LOS DELITOS DE FUNCIÓN
COMETIDOS POR LOS FUNCIONARIOS O SERVIDORES PÚBLI­
COS CONTRA EL PATRIMONIO PÚBLICO
1348. «Como es obvio, no puede existir discusión respecto de
los extraneus. Según el acuerdo plenario 2-2011, a ellos no se extien­
de el término del plazo de prescripción previsto para los autores,
pues no infringen ningún deber jurídico especial que se corresponda
con el bien jurídico que es objeto de tutela penal».
Ejecutoria Suprema del 19/04/2013 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 2068-2012 -LIMA, Juez supremo ponente: San Martín Castro,
Gaceta penal, Tomo 63, Setiembre 2014, Lima, Gaceta jurídica, p.191.

f) Imprescriptibilidad en delitos contra la humanidad


LA REGLA DE IMPRESCRIPTIBILIDAD DE LA ACCIÓN PE­
NAL EN DELITOS CONTRA LA HUMANIDAD: PRECISIONES
1349. «Tal como ha puntualizado este Tribunal Constitucio­
nal en la sentencia recaída en el Expediente N° 218-2009 PHC/TC,
la prescripción de la acción penal, que supone la defensa del indi­
viduo frente a los excesos del poder estatal, no puede ser utilizada
con la finalidad de avalar el encubrimiento por parte del Estado
de hechos que deben ser investigados. Así, se ha señalado que la
prescripción de la acción penal, en tanto garantía en favor de la
dignidad humana, no puede ser concebida desde una perspectiva
meramente formal, lo que terminaría desnaturalizándola. Antes
bien, es un instrumento de garantía a favor de la persona humana

176
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 8 0 0

y no en contra de ella. De este modo la prescripción de la acción


penal no puede ser mal utilizada para encubrir crímenes contra la
humanidad. Por ello, en el caso de que se persiga penalmente la
presunta comisión de delitos que constituyen crímenes de lesa hu­
manidad, estos resultan imprescriptibles, tal como lo ha estableci­
do este T ribu nal C o n stitu cion al. En efecto , la regla de
imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad es una nor­
ma de ius cogen, por lo que tales crímenes son imprescriptibles cual­
quiera sea la fecha en que se hayan cometido (Cfr. STC 024-2010-
AI/TC, fundamentos 42-69). Al respecto, el Tribunal Constitucio­
nal ha reconocido que se configura un crimen de lesa humanidad
cuando se presentan copulativamente los siguientes supuestos: a)
cuando por su naturaleza y carácter denota una grave afectación
de la dignidad humana, violando la vida o produciendo un grave
daño en el derecho a la integridad física o mental de la víctima en
su derecho a la libertad personal o la igualdad; b) cuando se per­
petra como parte de un ataque generalizado o sistemático; c) cuan­
do responde a una política (no necesariamente formalmente decla­
rada) promovida o consentida por el Estado, y d) cuando se dirige
contra la población civil».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 6 de agosto de 2015,
Expediente N° 02071-2009-PHC/TC AY ACUCHO, Fundamentos
jurídicos: 10 y 11.

g) Jurisprudencia vinculante

CÓMPUTO DEL PLAZO MÁXIMO DE PRESCRIPCIÓN OR­


DINARIA Y EXTRAORDINARIA DE LOS DELITOS
1350. «El Código Penal distingue de manera sistemática y fun­
cional dos clases de plazos para la prescripción de la acción penal.
Es así que en el artículo 80° regula lo concerniente al plazo ordina­
rio y en el artículo 83° in fine hace referencia al plazo extraordinario.
Con relación al plazo extraordinario, la norma antes mencionada
precisa que este se vence cuando, el tiempo transcurrido sobrepasa
en una mitad el plazo ordinario de prescripción. Cabe señalar que
para ambos tipos de plazos de prescripción el cómputo se inicia ob­
servando las reglas que se definen en el artículo 82° del Código Pe­
nal. Ahora bien tratándose de delitos sancionados con pena privati­
va de libertad temporal, el plazo ordinario de prescripción corres­

177
Artículo 8 0 °----------------------- F idel R ojas V argas ------------------------------------------

ponde al máximo de la pena conminada en la ley para el delito come­


tido. Sin embargo, existiendo en el artículo 29° del Código Penal o en
diferentes delitos tipificados en la parte especial del Código Penal y
en leyes penales complementarias la posibilidad legal de que la pena
privativa de libertad temporal conminada pueda alcanzar un máxi­
mo de 35 años, el artículo 80° del referido Código incluye en su párra­
fo cuarto un límite cuantitativo excepcional para la prescripción ordi­
naria en tales casos, lo mismo ocurre cuando la pena conminada pri­
vativa de libertad es la de cadena perpetua. Al respecto el legislador
ha precisado en dicho párrafo que el plazo ordinario de prescripción
para delitos sancionados con pena privativa de libertad temporal siem­
pre será de 20 años y en hechos punibles reprimidos con pena de
cadena perpetua de treinta años. No obstante es de destacar que tales
límites excepcionales solo operan en relación al plazo ordinario de
prescripción de la acción penal. No afectan en nada ni menos exclu­
yen la operatividad de las reglas que regulan el cómputo del plazo
extraordinario de prescripción de la acción penal, y que se precisan
en el párrafo final del artículo 83° del Código Penal. En consecuencia,
cuando se trate de delitos cuya pena conminada privativa de libertad
tiene un máximo legal superior a 20 años, el plazo ordinario de pres­
cripción de la acción penal será de 20 años. En tales supuestos el
plazo extraordinario de prescripción de la acción penal será de 30
años, y cuando la pena que reprime el delito sea la cadena perpetua,
el plazo ordinario de prescripción de la acción penal será de 30 años.
Para estos delitos el plazo extraordinario de prescripción de la acción
penal será de 45 años».
Acuerdo Plenario N° 8-2008-CJ-116 (Pleno Jurisdiccional de las salas
permanente y transitorias de la Corte Suprema de la República) Lima,
del 16 de noviembre de 2007, fundamentos 6 al 10.

PRESCRIPCIÓN AGRAVADA DE LA ACCIÓN PENAL EN


DELITOS QUE AFECTAN EL PATRIMONIO PÚBLICO
1351. «En un país que vive en extrema pobreza, con millones
de niños y adolescentes en situación de miseria, no es posible acep­
tar la impunidad de la corrupción, porque el accionar del Estado no
les alcanzó o porque se acude a argucias legales para impedirlo. Es
por ello que la Norma Suprema establece que el plazo de la pres­
cripción se duplica en caso de delitos cometidos por funcionarios
públicos contra el patrimonio del Estado. La redacción del texto cons­
titucional no es claro, parece que se refiere a todos los delitos en

178
-------------------------- ExnNQÓN DE LAACCIÓNPENAL Y DE LA PENA--------Artículo 80 0

agravio del Estado, pero consideramos que no es así, ya que por el


principio de legalidad y seguridad jurídica debe entenderse tal pla­
zo de prescripción en el contexto de todo el artículo y, mejor aún,
en el contexto de todo el capítulo, que trata exclusivamente de los
funcionarios y servidores públicos. Este supremo colegiado conside­
ra que duplicar el plazo de prescripción en todos los delitos cometi­
dos en agravio del Estado, sería atentar contra el principio de lega­
lidad, de cuya interpretación pro homine se infiere que aplicarlo a
todos los imputados a los que se procese es extender in malam parte
lo que pudiere afectar a éste, cuando por el contrario su aplicación
debe ser in bonam parte. En consecuencia dicha duplicidad solo es
aplicable en el caso de delitos cometidos contra el patrimonio del
Estado o de organismos sometidos por éste, de conformidad con el
artículo 41° in fine de la Constitución».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29/4/2005, Exp. N° 1805-
2005-HC/TC-LIMA. Fundamentos 15 y 16.
EL EXTRANEUS Y LOS DELITOS CONTRA LA ADMINISTRA­
CIÓN PÚBLICA
1352. «El extraneus puede participar en delitos funcionariales y
responderá por el injusto realizado por un autor que infringe el de­
ber especial. Por tanto, la participación del extraneus no constituye
una categoría autónoma de co-ejecución del hecho punible, sino que
es dependiente del hecho principal. Esto es, no posee autonomía y
configuración delictiva propia a pesar de que aquél toma parte en la
realización de la conducta punible.
Desde esta posición subsidiaria, serán partícipes los que sin infrin­
gir el deber, formen parte del hecho referido a la acción del infractor
del deber -el hecho punible está unido esencialmente al autor y consti­
tuye una imputación única-. Esta posición guarda absoluta concordan­
cia con el artículo 26° CP que regula las reglas de la incomunicabilidad
de las circunstancias de participación y señala lo siguiente: «Las cir­
cunstancias y cualidades que afectan la responsabilidad de algunos de
los autores y partícipes no modifican las de los otros autores o partíci­
pes del mismo hecho punible». Esta fórmula ratifica la opción dogmá­
tica y jurisprudencial que sostiene la imposibilidad de la punibilidad
del extraneus como autor de un delito de infracción de deber.
Lo expuesto significa, además, que el partícipe solo merece ser
sancionado si existe un hecho antijurídico por parte del autor».

179
Artículo 8 0 °------------ :--------- F idel R ojas V argas-------------------------------------------

Acuerdo Plenario N° 2-2011/CJ-115, Lima 6 de diciembre de 2011,


Fundamentos 11 y 12.

LA PRESCRIPCIÓN AGRAVADA SOLO ES APLICABLE A


LOS AUTORES-COAUTORES, NO A LOS PARTÍCIPES
1353. «Los que no detentan esas condiciones, no infringen el
deber jurídico especial que vincula al funcionario o servidor público
y, en ese sentido, no son merecedores de un mayor reproche penal
en vinculación con la extensión del plazo de la prescripción. Es ese
contexto, el marco concretado para el autor de un delito de infrac­
ción de deber, en términos de prescripción, no puede sostener una
mayor extensión de los mismos para el extraneus.
Desde esta perspectiva y al amparo de los principios de propor­
cionalidad y razonabilidad, es necesario que exista una diferencia­
ción entre el intranei y extraneus derivada de la diferente condición y
ausencia del deber jurídico especial. Esta distinción entre interven­
ciones principales y accesorias tiene el efecto de la escisión del tér­
mino de la prescripción, pues con ello se va conseguir una justicia
justa y un equilibrio punitivo en función a la real magnitud de la
participación del agente. Esta posición, asimismo, guarda absoluta
coherencia con la regulación prescrita en el artículo 88° CP que es­
tatuye «La prescripción corre, se suspende o se interrumpe separa­
damente para cada uno de los partícipes del hecho punible».
En suma, los extraneus se regirán por la pena correspondiente
al delito ejecutado por el autor -dentro de los comprendidos en el
Capítulo II, Título XVIII, del Libro Segundo del CP-, pero para los
efectos del cómputo de la prescripción no se les extenderá el térmi­
no del plazo previsto para los autores, pues a ellos no les alcanza la
circunstancia agravante que solo corresponde al autor.
Acuerdo Plenario N° 2-2011/CJ-115, Lima 6 de diciembre de 2011,
Fundamentos 16, 17 y 18.

INTERPRETACIÓN RESTRICTIVA DE ÚLTIMO PÁRRAFO


DEL ARTÍCULO 80° DEL CÓDIGO PENAL: DUPLICACIÓN DE
LA PRESCRIPCIÓN SOLO ABARCA A LOS DELITOS RECOGI­
DOS EN EL CAPÍTULO II DEL LIBRO XVIII DEL CÓDIGO PE­
NAL QUE TIENEN CONTENIDO PATRIMONIAL
1354. «El legislador incrementó el plazo de prescripción -dupli­
có- en el último párrafo del artículo 80° del CP y destacó la mayor

180
-------------------------- E xtinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 800

gravedad cuando el delito es cometido por un funcionario o servi­


dor contra el patrimonio del Estado, ello en concordancia con el
último párrafo del artículo 41° de la Constitución Política del Perú.
La ley consideró que tenía que reconocerse un mayor reproche, tra­
ducido en el plazo de la prescripción, por tratarse de un atentado
contra el normal funcionamiento de la administración pública y la
observancia del deber de fidelidad del funcionario público hacia el
patrimonio público, desde la perspectiva de las obligaciones del car­
go o función que ejerce y abusa. En tal sentido, el ataque contra el
patrimonio público es ejecutado por personas que integran la Admi­
nistración pública a las que se les confió el patrimonio y se colocó al
bien en una posición de especial vulnerabilidad por aquellos. Esto
implica un mayor desvalor de la acción y del resultado. Debe enten­
derse que el último párrafo del artículo 80° del Código Penal -en
una interpretación de la ley desde la perspectiva de su coherencia
con el ordenamiento jurídico y el contexto en que se utilizó (método
lógico sistemático)- se orienta al Capítulo II del Título XVIII del Li­
bro Segundo del Código Penal, «Delitos contra la administración
pública cometidos por funcionarios públicos», atendiendo a dos as­
pectos concretos: A. En este Capítulo se regulan los delitos cometi­
dos por funcionarios y servidores públicos; B. Dicho capítulo pro­
tege además el patrimonio público vulnerado por esos sujetos es­
peciales. Es de resaltar que no todos los delitos comprendidos allí
tienen contenido patrimonial, por lo que en cada tipo legal se tiene
que analizar si se cumple con el presupuesto establecido para pro­
longar el plazo de prescripción en función a la afectación de los
bienes jurídicos tutelados vinculados directamente con el patrimo­
nio público o solo afectan el correcto funcionamiento de la admi­
nistración pública propiamente dicha, vulnerando el ejercicio de
funciones y servicios públicos bajo pautas de corrección y someti­
miento a la legalidad, la observancia de los deberes del cargo como
empleo, regularidad y desenvolvimiento normal de tal ejercicio, el
prestigio y la dignidad de la función, la imparcialidad en el desen­
volvimiento decisional, y otros, desvinculados totalmente de la afec­
tación del patrimonio del Estado y como tal excluidos. Si el funda­
mento esencial de la duplicidad de la prescripción es la lesión efec­
tiva del patrimonio del Estado realizada por los funcionarios o ser­
vidores públicos es necesario que exista una vinculación directa
entre estos. Tal fundamento exige el concurso de tres presupuestos
concretos: A. Que exista una relación funcionarial entre el agente

181
Artículo 81° ■Fidel R ojas V argas

infractor especial del delito y el patrimonio del Estado; B. El víncu­


lo del funcionario o servidor público con el patrimonio del Estado
implica que éste ejerza o pueda ejercer actos de administración,
percepción o custodia sobre bienes públicos, C. Puede servir como
fuente de atribución de dicha posición y facultad funcionarial una
orden administrativa y, por tanto, es posible que a través de una
disposición verbal se pueda también transferir o delegar total o
parcialmente el ejercicio de funciones concretas de administración,
percepción o custodia sobre bienes público al funcionario o servi­
dor que originalmente por su nivel y facultades específicas no po­
seía. Una interpretación distinta sería irrazonable y vaciaría de
contenido la gravedad de la conducta de los funcionarios y servi­
dores públicos respecto del patrimonio del Estado y asimilaría el
hecho a delitos comunes sin ninguna diferenciación que le otorgue
sentido a la disposición legal».
Acuerdo Plenario N° 1-2010-CJ-U6 (Pleno Jurisdiccional de las Salas
Permanente y Transitorias.de la Corte Suprema de la República),
Lima, del 16 de noviembre de 2010, fundamentos 12 al 16.

Reducción de los plazos de prescripción de la acción


penal
Artículo 81°.- Los plazos de prescripción se reducen a la
mitad cuando el agente tenía menos de veintiún o más de
sesenta y cinco años al tiempo de la comisión del hecho
punible.
Jurisprudencia
MAYORES DE 65 AÑOS Y PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN
PENAL POR REDUCCIÓN
1355. «El término de prescripción de la acción penal se reduce
a la mitad cuando el infractor es mayor de 65 años, por considerar­
lo la ley de responsabilidad restringida».
Ejecutoria Suprema del 12/1/98. (Sala C) Exp. N° 5490-LIMA. R ojas
V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 245.

1356. «Si de lo actuado se acredita que el imputado, al momento


de la comisión del delito, contaba con más de 65 años de edad, cabe
declarar la prescripción de la acción penal, al vencerse los plazos re­
ducidos conforme a lo previsto en el artículo 81° del Código Penal».

182
---------------------------E xtinción de laacción penal y de la pena------- Artículo 82°

Ejecutoria Suprema del 1 2 / 2 / 9 7 , Exp. N° 1 6 2 4 - 9 6 . P rado


S aldarriaga , Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra,
Lima, 1999, p. 439.

EXCLUSIÓN DE LA REDUCCIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN Y


DETERMINACIÓN JUDICIAL DE PENA
1357. «En los casos en los que el procesado en el momento
de la comisión del delito cuente con veinte años de edad, el artí­
culo 81° del Código Penal establece que los plazos de prescripción
se reducen a la mitad; así también, tratándose de un delito de
tráfico ilícito no puede reducirse prudencialmente la pena al im ­
putado mayor de 18 años y menor de 21 años de edad, tal como
lo establece el artículo 22° del Código Penal, sin embargo esa ex­
clusión, por su propia naturaleza restrictiva solo puede aplicarse
llegado el momento de individualizar judicialmente la pena, por
lo que es ajena a su ámbito de aplicación la determinación del
plazo de prescripción reglado por una norma jurídica distinta
-artículo 81° del Código Penal- que no ha incorporado dicha ex­
clusión».
Ejecutoria Suprema del 21/9/2004, R.N. N° 162-2004-HUÁNUCO.
Jurisprudencia penal II, Editora Normas Legales, Trujillo, 2005, p. 110.

CASO DE REDUCCIÓN Y AMPLIACIÓN DE LOS PLAZOS


DE PRESCRIPCIÓN
1358. «Cuando en circunstancias que por un lado los plazos de
prescripción se reducen a la mitad, mientras que por otro deben
duplicarse, efectuando el cálculo correspondiente (la reducción en
una mitad y luego el aumento en una mitad) el resultado es que
debe operar el plazo normal de prescripción, esto es, el previsto en
el artículo 83° del Código Penal».
Ejecutoria Suprema del 1/6/2000, Exp. N° 3073-99-UMA. Normas Legales,
t. 292, Editora Normas Legales, Trujillo, Setiembre 2000, p. A-46.

Inicio de la prescripción de la acción penal


Artículo 82°.- Los plazos de prescripción de la acción pe­
nal comienzan:
1. En la tentativa, desde el día en que cesó la actividad
delictuosa;

183
Artículo 82° — ---------- ----------F idel R ojas V argas -----------------------------------------

2. En el delito instantáneo, a partir del día en que se


consumó;
3. En el delito continuado, desde el día en que terminó la
actividad delictuosa; y
4. En el delito permanente, a partir del día en que cesó la
permanencia.

Jurisprudencia

DELITO INSTANTÁNEO
1359. «El delito de usurpación es de carácter instantáneo con
efectos permanentes, por lo que el término de prescripción de la ac­
ción penal se computa a partir de la fecha de comisión del ilícito
penal».
Ejecutoria Suprema del 9/12/94, Exp. N° 3218-93-B-LAMBAYEQUE.
G ómez M endoza ,Gonzalo, jurisprudencia penal de la Corte Suprema, t.
II, Idemsa, Lima, 1996, p. 162.

1360. «En los delitos instantáneos como es el delito de estafa;


que además es un delito de resultado material; el plazo de prescrip­
ción de la acción penal comienza a partir del día en que se consu­
mó; en este caso el delito de estafa se entiende consumado cuando
el sujeto pasivo al ser inducido o mantenido en error por el sujeto
pasivo; realiza el acto de disposición patrimonial que provoca el daño
en el patrimonio; esto es, se consuma con el perjuicio a partir del
cual el desvalor del resultado adquiere su plenitud».
Ejecutoria Suprema del 14/9/2004, R.N. N° 3344-2003-AYACUCHO.
Jurisprudencia Penal II, Editora Normas Legales, Trujillo, 2005, p. 113.

DELITO PERMANENTE
1361. «Conforme a la doctrina, se denomina delito de comisión per­
manente a aquél en el cual el estado de antijuridicidad no cesa y persiste
por actos posteriores del agente; en el caso de autos los delitos tipificados
en los artículos 168° y 368° del Código Penal son de consumación ins­
tantánea, por lo que el plazo de prescripción correspondiente debe con­
tabilizarse desde el día en que ambos se cometieron».
Ejecutoria Suprema del 20/5/96, Exp. N° 332-95-LIMA. P rad o
S aldarriaga , Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra,
Lima, 1999, p. 445.

184
-------------------------ExnNaóN de la acción penal y de la pena-------- Artículo 830

1362. «El delito es de carácter permanente cuando la acción


antijurídica y su efecto necesario para la consumación del hecho delictivo
pueden mantenerse sin intervalo por la voluntad del agente, de tal ma­
nera que cada momento de su duración debe reputarse como una pró­
rroga del estado de consumación. Es así que la prolongación de la activi­
dad antijurídica y su efecto consiguiente, cuyas posibilidades dilatorias
dependen de la acción indicada por el verbo principal empleado por el
tipo penal, viene a determinar en realidad, el tiempo que dura la consu­
mación. La finalización de este dinamismo prorrogado puede producirse
ya sea por la decisión del agente o por causas extrañas a su voluntad
como sería, por ejemplo, la intervención de la autoridad policial».
Ejecutoria Suprema del 27/5/2005, R.N. N° 3944-2004-LIMA. Diálogo
con la Jurisprudencia, año 11, N° 86, Gaceta Jurídica, Lima, noviembre
2005, p. 183.

1363. «El delito de omisión de asistencia familiar es un delito


permanente, cuyos efectos duran mientras exista la situación de
inasistencia, esto es, mientras el agente no cumple con la obligación
alimentaria el delito subsiste; por lo que el plazo de prescripción
comienza a contabilizarse desde que cesó la permanencia».
Ejecutoria de la Sala Penal de Apelaciones para procesos sumarios
con reos en cárcel de la Corte Superior de Justicia de Lima, del 1 de
julio de 1998, Exp. N° 1202-98. P rado Saldarriaga, Víctor, Derecho
penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra, Lima, 1999, p. 442.

Interrupción de la prescripción de la acción penal


Artículo 83°.- La prescripción de la acción se interrumpe
por las actuaciones del Ministerio Público o de las autorida­
des judiciales, quedando sin efecto el tiempo transcurrido.
Después de la interrupción comienza a correr un nuevo
plazo de prescripción, a partir del día siguiente de la últi­
ma diligencia.
Se interrumpe igualmente la prescripción de la acción por
la comisión de un nuevo delito doloso.
Sin embargo, la acción penal prescribe, en todo caso, cuan­
do el tiempo transcurrido sobrepasa en una mitad al plazo
ordinario de prescripción.
S u m a rio : a) Interrupción, b) Prescripción ordinaria y extraordinaria.

185
Artículo 83° •Fidel R ojas V argas

Jurisprudencia

a) Interrupción
CORTE SUPREMA PRECISA CUALES SUPUESTOS DE AC­
TUACIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO INTERRUMPEN LA PRES­
CRIPCIÓN: ACTUACIONES POSTERIORES A LA CULMINACIÓN
DEL PLAZO ORDINARIO DE PRESCRIPCIÓN NO INTERRUM­
PEN EL PLAZO DE PRESCRIPCIÓN YA VENCIDO
(Casación)
1364. «Debe precisarse que no es cualquier actividad realizada
por el Ministerio Público las que interrumpen el plazo ordinario de
la prescripción sino aquellas de entidad suficiente, en las que se apre­
cia que se ha efectuado una imputación válida contra el procesado,
tales como la disposición que apertura las diligencias preliminares
con imputación de cargos contra una persona; pues solo así, tene­
mos la certeza que los efectos del proceso penal pueden recaer sobre
una persona determinada, pues aun cuando se haya recepcionado
la declaración de un sujeto, si éste no ha sido comprendido en for­
ma expresa en el proceso bajo una imputación valida, no se le con­
siderará como una actuación realizada por el Ministerio Público ten­
diente a interrumpir el plazo ordinario de prescripción, toda vez
que puede ser que esté declarando en calidad de téstigo, no existien­
do certeza o precisión de que se encuentre comprendido en el pro­
ceso penal; ello en resguardo de los derechos fundamentales que le
asisten al procesado, tales como ser informado de la imputación, su
derecho de defensa, el principio de igualdad de armas, entre otros.
En consecuencia, las actuaciones del Ministerio Público, respecto de
otros procesos, no interrumpen el plazo ordinario de prescripción
de una persona que aún no ha sido incluido como partícipe en la
investigación o procesamiento del hecho delictivo, ni pueden sus
efectos serle extensivos. Por ello, el artículo 88° del Código penal
establece que los plazos de prescripción corren, se interrumpen o
suspenden en forma separada para cada uno de los partícipes del
hecho punible. Por lo expuesto, habiéndose demostrado que el Mi­
nisterio Público comprendió en el presente proceso, recién en for­
ma expresa y plena al procesado, cuando ya había transcurrido el
plazo ordinario de prescripción de la acción penal, la interpreta­
ción desarrollada por la Sala Superior, que declaró fundada la ex­
cepción de prescripción es acorde a derecho, pues resguardó los

186
---------------------------Exención de la acción penal y de la pena--------Artículo 8 3 0

derechos fundamentales del procesado y realizó una correcta in­


terpretación del artículo 88° del Código penal».
Sentencia de Casación N° 347-2011 LIMA, del 14 de mayo de 2013
de junio de 2012, Fundamentos jurídicos 4.7, 4.8, 4.9 (Sala Penal
Permanente), Juez supremo ponente: Villa Stein.

PRESCRIPCIÓN EXTRAORDINARIA Y EFECTOS DE LA IN­


TERRUPCIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN
1365. «La prescripción extraordinaria opera cuando se ha inte­
rrumpido por la prescripción por actuación del Ministerio Público,
de las autoridades judiciales o por la comisión de un nuevo delito
doloso, es decir, después de la interrupción comienza a correr un
nuevo plazo de prescripción y cancela el tiempo transcurrido fijan­
do un nuevo punto de partida para el cómputo del tiempo, que se
inicia desde el día siguiente de la última diligencia; no obstante la
persecución penal prescribe, cuando desde su comienzo ha transcu­
rrido el plazo ordinario más la mitad, como se consigna en el artícu­
lo 83° in fine del Código acotado».
Ejecutoria Suprema del 9/4/2010, R.N. N° 65-2009-CAJAMARCA.
Juez supremo ponente: Barandiarán Dempwolf, Gaceta Penal, tomo
20, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2011, p. 60.

PRESCRIPCIÓN DE DELITO (CON INTERRUPCIÓN DEL


PLAZO EXTRAORDINARIO) OCURRIDO CON LEY ANTERIOR,
DONDE ES APLICABLE LA LEY INTERMEDIA Y NO LA VIGEN­
TE ULTERIORMENTE
1366. «El delito de tráfico ilícito de drogas se perpetró el 9 de
junio de 1988, bajo el imperio del artículo 55° inciso uno del Decreto
Ley N° 22095, modificado por el Decreto Legislativo N° 122; que el
artículo 119° del Código Penal de 1924, modificado por el Decreto
Legislativo N° 121, estableció que si el delito estaba conminado con
pena de penitenciaria como el de tráfico ilícito de drogas, el plazo
de prescripción era de 10 años, al que debía aumentársele una mi­
tad por tratarse de delitos en agravio del Estado, que siendo así, al
amparo de dicha normatividad, el delito de tráfico ilícito de drogas
prescribe, en su término ordinario a los 15 años, al que debe aumen­
tarse una mitad, en virtud del plazo extraordinario o absoluto, como
consecuencia de la interrupción del mismo por los actos del proceso
penal, tal como fue regulado por el artículo 121° in fine del Código

187
Artículo 8 3 °------------- ---------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

Penal anterior. Que, no obstante ello, el plazo adicional por tratarse


de un delito en agravio del Estado no resulta de aplicación en el
presente caso porque la nueva legislación penal sólo la contempla
cuando se trata de servidores o funcionarios públicos en agravio del
patrimonio del Estado y, por lo demás, tal previsión recién se incor­
poró mediante Ley 26360, del 29 de septiembre de 1994; que siendo
así el, plazo de prescripción ya operó».
Ejecutoria Suprema del 19/7/2004, R.N. N° 2954-2003-AYACUCHO.
Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú
P érez A rroyo ,
(2001-2005), t. I, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias
Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006,
p. 706.

b) Prescripción ordinaria y extraordinaria


1367. «Nuestro ordenamiento jurídico penal sustantivo estable­
ce las formas de extinción de la acción penal, entre ellas la prescrip­
ción que, conforme lo establece el artículo 80° del Código Penal, opera
cuando transcurre un tiempo igual al máximo de la pena fijada por
ley para el delito y en caso de darse la interrupción de los plazos, en
aplicación del último párrafo del artículo 83° de Código Penal, ésta
opera indefectiblemente cuando el tiempo transcurrido sobrepasa en
una mitad el plazo ordinario».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
16 de marzo de 1998, Exp. N ° 7061-97-B. Baca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 402.

1368. «La prescripción extraordinaria es una excepción a los


supuestos del artículo 83° del Código Penal, donde el cómputo im­
plica el transcurso de un plazo ininterrumpido desde la comisión
del delito hasta el término del plazo ordinario de prescripción,
incrementado en una mitad».
Sentencia de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Lima,
Exp. N° 60-95. P rado S aldarriaga , Víctor, Derecho penal, jueces y
Jurisprudencia, Palestra, Lima, 1999, p. 450.

1369. «Al plazo ordinario de prescripción se le debe de agregar


la mitad cuando se ha producido la interrupción de la prescripción
por imperio de lo dispuesto en el artículo 83° del Código Penal».

188
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena------- Artículo 8 4 0

Ejecutoria Suprema del 28/12/94, Exp. N° 608-94-B-AYACUCHO. Gómez


M endoza, Gonzalo, Jurisprudencia penal, Idemsa, Lima, 1996, p. 309.

1370. «Si al momento de resolver la apelación de una resolu­


ción que declara infundada la excepción de prescripción deducida,
se advierte que ha vencido el plazo extraordinario de prescripción,
cabe declarar fundada dicha excepción, aun cuando las sentencias
se hubieran emitido estando expedita la acción penal».
Ejecutoria Suprema del 11/11/96, Exp. N° 1980-95-LIMA. P rado
S aldarriaga , Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia, Palestra,
Lima, 1999, p. 448.

Suspensión de la prescripción de la acción penal


Artículo 84°.- Si el comienzo o la continuación del proceso
penal depende de cualquier cuestión que deba resolverse
en otro procedimiento, se considera en suspenso la pres­
cripción hasta que aquél quede concluido.

Jurisprudencia

INTERRUPCIÓN Y SUSPENSIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN:


DIFERENCIAS
1371. «Existen causas establecidas en la ley que tienen por efec­
to interrumpir o suspender el plazo de prescripción de la acción
penal. La interrupción y la suspensión del plazo se distinguen en el
hecho de que, producida la interrupción el plazo vuelve a contabili­
zarse. En cambio, la suspensión solo detiene el cómputo del plazo y,
superada la causal de suspensión, el plazo transcurrido se mantiene
y se continúa contabilizándose».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 6 de junio de 2005, Exp.
N° 4118-2004-HC/TC-PIURA. Fundamento 5.

SUSPENSIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN: PRECISIONES


1372. «A diferencia de la interrupción, regulada en el artículo
83°, la suspensión de la prescripción no cuenta con causales estable­
cidas en el Código, sino que se dispone que si el comienzo o la con­
tinuación del proceso penal depende de cualquier cuestión que deba
resolverse en otro procedimiento, se considera en suspenso la pres­
cripción hasta que aquel quede concluido. Puede considerarse como
causal de suspensión, por ejemplo la cuestión prejudicial, se puede

189
Artículo 849 -Fidel R ojas V argas

considerar también la prerrogativa del antejuicio. En tal sentido es


evidente que el plazo de prescripción puede ser suspendido cuando
es necesario que se resuelva alguna cuestión en otro procedimiento,
puesto que es necesario un pronunciamiento previo a efectos de que
se ejerza la acción penal».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 1 de octubre de 2013, Exp.
N° 03116-2012-PHC/TC-LIMA, Fundamentos jurídicos 9 y 13,
Gaceta penal N° 52, octubre 2013, Lima, Gaceta penal, p. 315.

LA SUSPENSIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN NO ES ETERNA NI


INDEFINIDA: CONSIDERACIONES CASATORIAS SOBRE EL
ARTÍCULO 339.1 DEL CÓDIGO PROCESAL PENAL
(Casación)
1373. «El titular de la acción penal cuestionó la resolución recu­
rrida, al considerar que la Sala Superior de Apelaciones se apartó
del precedente vinculante 1-2010 que establece la vigencia del artí­
culo 339° del Código Procesal Penal, al establecer que la formalización
de la investigación preparatoria suspenderá el curso de la prescrip­
ción de la acción penal. Al respecto, debemos indicar que lo señala­
do por el Fiscal Superior es erróneo, toda vez que la suspensión del
plazo prescriptorio no es indeterminada o ilimitada, sino que tiene
como límite un tiempo equivalente al plazo ordinario de la prescrip­
ción más una mitad de dicho plazo. En efecto, dicho Acuerdo Ple-
nario que luego fue aclarado mediante el Acuerdo Plenario 3-2012,
en su fundamento 32 ha dejado claramente establecido que «el pla­
zo de suspensión del proceso se producé dentro del marco impuesto
por la ley, no es ilimitado o eterno y se corresponde con la realidad
legislativa de la nueva norma procesal y el marco de política crimi­
nal del Estado. Ello es acorde con los derechos fundamentales con­
sagrados y reconocidos intemacionalmente en los pactos de los cua­
les nuestro país es parte suscriptora como son la Convención
Interamericana de Derechos Humanos, la Declaración Americana
de Derechos y Deberes del Hombre y el Pacto Internacional de De­
rechos Civiles y Políticos, toda vez que un proceso penal no puede
convertirse en interminable, como es el derecho de toda persona a
ser procesada en un plazo razonable, que forma parte del derecho
fundamental al debido proceso y todo proceso no puede ser indefi­
nido en el tiempo, ya que se distorsionaría el instituto de la prescrip­
ción y se haría inoperante subsecuentemente».

190
------------------------------E xtinción de la acción pen a l y d e la pen a --------- A rtícu lo 84°

Sentencia de Casación N° 383-2012 del 15 de octubre de 2013 - LA


LIBERTAD (Sala Penal Permanente), Fundamento jurídico 4.12, Juez
supremo ponente: Villa Stein.

CAUSALES REMISIVAS, CARACTERÍSTICA DE LA SUSPEN-


SIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN
1374. «A diferencia de la interrupción de la prescripción de la
acción penal, la suspensión no cuenta con causales establecidas en
el Código Penal, sino que se dispone que «si el comienzo o la conti­
nuación del proceso penal depende de cualquier cuestión que deba
resolverse en otro procedimiento, se considera en suspenso la pres­
cripción hasta que aquel quede concluido». En tal sentido puede
considerarse como causal de prescripción, por ejemplo, la cuestión
prejudicial regulada en el artículo 4o del Código de Procedimientos
Penales. Se puede considerar también la prerrogativa del antejuicio».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 6 de junio de 2005, Exp.
N° 4118-2004-HC/TC-PIURA. Fundamento 7.

IMPLICANCIAS DEL RECURSO DE HABEAS CORPUS Y EL


RECURSO DE QUEJA EXCEPCIONAL SOBRE EL CÓMPUTO DE
LA SUSPENSIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN
1375. «Es del caso considerar, en orden a la aplicación de la
suspensión de la prescripción (artículo 84° del Código penal), si
debe contarse el tiempo transcurrido luego de precluir el proceso
declarativo de condena, con la especial circunstancia de un proce­
so de habeas corpus, que finalmente dispuso se reabra la causa
para expedir una nueva decisión de segunda instancia. Que culmi­
nado el proceso penal declarativo de condena con la sentencia de
vista -por tratarse de un proceso sumario- se dio la especial cir­
cunstancia de un proceso constitucional de Habeas Corpus, en el
que el Tribunal Constitucional decidió la reapertura del proceso de
declaración. Esos tiempos, desde que se dictó la sentencia de vista
-anulada posteriormente- hasta la notificación de la sentencia cons­
titucional, desde luego no pueden computarse. Se ha de entender
que el término de prescripción durante ese lapso estaba suspendi­
do -la justicia penal ya no actuaba por estimar que solo procedía
la ejecución de la condena impuesta: el proceso penal de ejecu­
ción-. No cabe entenderlo de otra manera, pues ello implicaría que
como consecuencia de un proceso excepcional y autónomo de pro­
tección de la libertad, la posibilidad de prescripción y la consiguiente

191
Artículo 84° ------------=
----------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

impunidad -de ampararse la demanda- quedarían afirmadas, lo


que va en contradicción con el fundamento material de prescrip­
ción. En igual sentido no cabe computar el tiempo transcurrido
durante la tramitación del recurso de queja excepcional, pues tie­
ne un carácter no suspensivo de las actuaciones de ejecución pro­
cesal y esta fue desestimada por el Tribunal Especial. Su carácter
excepcional permite una interpretación como la presente, al pun­
to que incluso de haberse amparado dicha queja, la tramitación
de la misma suspendería el plazo de prescripción, como ha que­
dado establecido en el Acuerdo Plenario 6-2007. En suma el cóm­
puto se reinicia a partir de la fecha de comunicación a la Sala
Penal Especial de la sentencia del Tribunal Constitucional hasta
la fecha en que se absuelve el grado por dicho órgano constitu­
cional».
Ejecutoria Suprema del 17/3/2015, Sala Penal Transitoria, R.N.
N° 2304-2014-LIMA, Juez supremo ponente: San Martín Castro.

INICIO DEL CÓMPUTO DE LOS PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN


EXISTIENDO PROCEDIMIENTO PARLAMENTARIO DE ACUSA­
CIÓN CONSTITUCIONAL: PRECISIONES SOBRE LA «SUSPEN­
SIÓN DE ORIGEN».
1376. «Que se discute si, a los efectos de la suspensión del pla­
zo, solo debe computarse el tiempo de inicio y culminación del pro­
cedimiento parlamentario de acusación constitucional o, por el con­
trario, si la suspensión se cuenta desde la fecha de comisión del de­
lito hasta la culminación del procedimiento de acusación constitu­
cional. El artículo 84° del Código penal estipula que «si el comienzo
(...) del proceso penal depende de cualquier cuestión que deba re­
solverse en otro procedimiento (...)». Es evidente que, en el presente
caso, tratándose de la atribución de un delito cometido en el ejerci­
cio de sus funciones, no podía iniciarse un proceso penal hasta la
decisión del Congreso de la República. Se está ante un impedimento
procesal para la persecución del delito de carácter absoluto y tal
posibilidad corta de plano el inicio de la actividad procesal válida
en orden a la investigación y el enjuiciamiento por el delito. La alu­
dida configuración normativa, en estos casos, hace prevalecer la
acción persecutoria y la condena como fundamento de la suspen­
sión en casos de acusación constitucional e inmunidad de los Con­
gresistas, lo que importa asumir, respecto del artículo 84° del Código

192
---------------------------EXTINCIÓNDE LA ACCIÓNPENAL Y DE LA PENA------- Artículo 84°

penal, el fundamento procesal de la prescripción sin desestimar el


fundamento de mayor calado, que es el material y que en este caso
concurre razonablemente. La concepción que se asume, de la sus­
pensión de origen del término de prescripción, no solo se basa en
un entendimiento gramatical de la norma ordinaria específica
-esta menciona el comienzo del proceso penal y, por ello, por su
lógica excepcional, torna inaplicable la regla general del inicio del
plazo la fecha de la comisión del delito- sino que, concurrentemente-
desde una perspectiva general de la institución- se incardina en
la naturaleza jurídica de la institución de la prescripción en orden
al transcurso del tiempo: esto es, en su fundamento material, de
procedencia por falta de necesidad de pena (M ir P uig, Santiago.
Derecho penal. Parte General, 6ta edición, Editorial Repertor, Barce­
lona, 2008, p. 759). Tratándose de delitos cometidos por altos fun­
cionarios con abuso o desviación de poder, el sentimiento de alar­
ma social que en su día puede producir un delito de esa magnitud
no cesa mientras el Congreso no decida la suerte del Congresista y
la justicia pueda pronunciarse. Alzado el obstáculo procesal que
representa la acusación constitucional, recién puede iniciarse el cóm­
puto de la prescripción, pues de otra forma se alentaría la impuni­
dad de autoridades públicas con mayor capacidad de afectar bie­
nes jurídicos de especial importancia; y, de este modo se desnatu­
ralizaría el fundamento material de la prescripción. En suma, el
cómputo del término de prescripción se inicia en la fecha de publi­
cación de la Resolución Legislativa que declara haber lugar a la
formación de causa, y se suspende en la fecha de emisión de la
sentencia de vista».
Ejecutoria Suprema del 17/3/2015, Sala Penal Transitoria, R.N.
N° 2304-2014-LIMA, Juez supremo ponente: San Martín Castro.

SUSPENSIÓN DE LOS PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN POR


DECLARACION DE CONTUMACIA
1377. «El artículo primero de la Ley 26641 precisa la situación
procesal de quienes pese a tener conocimiento fehaciente de la exis­
tencia de una investigación judicial, adoptan una conducta omisiva
renuente a las citaciones judiciales; que al acusado contra quien se
le sigue proceso penal por los delitos de colusión ilegal, negociación
incompatible, cohecho pasivo y enriquecimiento ilícito en agravio
del Estado, se le ha notificado vía exhorto diplomático cursado por

193
Artículo 8 4 °-----------------------F idel R ojas V argas ------------------------------------------

el Vocal Supremo Instructor, habiéndose además comunicado por


la Embajador del Perú en Colombia al apoderado legal del referido
acusado, obrando asimismo el oficio cursado por el Ministerio de
Relaciones Exteriores a la Fiscalía General de la Nación de la Repú­
blica de Colombia, las órdenes de captura tanto a nivel nacional e
internacional y llamado mediante edictos al declararse la proceden­
cia a juicio oral; consecuentemente, de lo expuesto se tiene que el
mencionado acusado tiene conocimiento del presente proceso, al que
ha rehuido por acción personal, en tal sentido declararon por ma­
yoría reo contumaz al acusado, y en consecuencia se suspende la
prescripción de la acción penal hasta su puesta a Derecho».
Ejecutoria Suprema del 6/9/96. (Sala Penal Especial) Exp. N° 01-
95. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal comentada, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 493.

PRECISIONES SOBRE LA SUSPENSIÓN DEL PLAZO DE


PRESCRIPCIÓN EXISTIENDO PROCESO DISCIPLINARIO (CUES­
TIÓN PREJUDICIAL)
' 1378. «En el presente caso, la suspensión de los plazos de pres­
cripción (artículo 84° del Código Penal), en virtud de las sustanciación
de un proceso administrativo disciplinario, hubiera sido viable si el
proceso penal dependiera de una cuestión que deba resolverse en
tal procedimiento (cuestión prejudicial); sin embargo, dicha circuns­
tancia no se presentó en la presente causa, donde no fue necesario
que se determine en la vía administrativa el carácter delictuoso de
los hechos imputados a título de abuso de autoridad y omisión,
rehusamiento o demora de actos funcionales».
Ejecutoria Suprema del 4/3/2008, R.N. N° 1170-2007-ICA. Juez
supremo ponente: Urbina Ganvini, Gaceta Penal, t. 8, Gaceta Jurídica,
Lima, febrero 2010, p. 79.

QUEJA EXCEPCIO N AL SUSPENDE LA PRESCRIPCIÓN :


CÓMPUTO DE PLAZO
1379. «Que, por un lado, sobre la extinción de la acción penal y
de la pena, el artículo 84° del Código Penal estatuye y regula la sus­
pensión de la prescripción de la acción penal: «Si el comienzo o la
continuación del proceso penal depende de cualquier cuestión que
deba resolverse en otro procedimiento, se considera en suspenso la
prescripción hasta que aquel quede concluido»; de ahí que la norma

194
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena-------- Artículo 84°

exige razonablemente presupuestos que determinan el efecto suspensivo


del plazo de prescripción: i) que preexista o surja después una cues­
tión jurídica controvertida que impida la iniciación o la continuación
del proceso penal incoado, es decir, el primer presupuesto material
que determina la suspensión del plazo de prescripción se presenta,
puesto que la interposición del recurso de queja dio origen a una cues­
tión jurídica inédita, centrada en definir si el tribunal Ad quem de
mérito vulneró la Constitución o el bloque de constitucionalidad, y
que su dilucidación, más allá o independientemente del propio efecto
del recurso, obligó a establecer si el proceso debe o no continuar, si se
abre o no una instancia jurisdiccional excepcional -artículo 141° de la
Constitución: casación y última instancia-; es decir, impide hasta su
dilucidación el archivo definido del proceso penal incoado, el mismo
que habría operado de no haberse interpuesto el citado recurso; y ii)
la decisión que incida sobre la iniciación o continuación del proceso
se realice en otro procedimiento, obviamente distinto del que se ve
impedido de continuar o del que, por lo anterior, no pueda instaurarse,
esto es, aquí se presenta el segundo presupuesto que ocasiona la sus­
pensión del plazo de prescripción. Que, por tanto la incoación y trá­
mite del recurso de queja se adecúa a las exigencias de los procedi­
mientos que suspenden la prescripción de la acción penal; en conse­
cuencia, para el cómputo de los plazos de prescripción en el presente
proceso no puede considerarse el lapso comprendido entre la interpo­
sición del recurso de queja excepcional -es decir desde el 6 de julio de
2005-, como consecuencia del denegatorio del recurso de nulidad y la
remisión al tribunal superior de la copia certificada de la Ejecutoria
Suprema que estima el recurso en cuestión y concede el recurso de
nulidad respectivo -esto es, hasta el tres de mayo de 2006».
Ejecutoria Suprema del 19/3/2008, R.N. N° 2543-2006-LIMA. Juez
supremo ponente: Pariona Pastrana, Gaceta penal y procesal penal, t.
1, Gaceta Jurídica, Lima, julio 2009, p. 298.
CÓMPUTO DE LOS PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN EN DELI­
TOS FUNCIONALES COMETIDOS POR FUNCIONARIOS A QUIE­
NES LES ASISTE INMUNIDAD Y EL ANTEJUICIO
1380. «El artículo 84° del Código Penal establece que la suspen­
sión de la prescripción -la cual se aplica única y exclusivamente a
los plazos de prescripción de la acción penal- opera cuando el co­
mienzo de un proceso penal depende de cualquier cuestión que deba
resolverse en una vía extrapenal. La suspensión de la prescripción

195
Artículo 8 4 °----------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

se rige, pues, por el aforismo latino contra non valentem agere non
currit praescriptio, lo cual implica que contra quien no se puede ejer­
cer una acción penal, la prescripción no corre (R oy F reire, Luis E.,
Causas de extinción de la acción penal y de la pena, Grijley, Lima, 1997,
p. 84). La inmunidad parlamentaria y el antejuicio que se reconoce
en la Constitución a los congresistas configuran un claro supuesto
de suspensión de la prescripción de eficacia absoluta y por imperio
de la ley. El artículo 84° del Código Penal incorpora dos formas de
suspensión de los plazos de suspensión de la prescripción de la ac­
ción penal. En primer lugar, dicha norma alude a la suspensión de
origen, la cual se configura por imperio legal, directo y absoluto,
cuando no es posible el inicio de un proceso penal sin previa autori­
zación específica que regula la ley, caso de la inmunidad parlamen­
taria y el antejuicio político. Y en segundo lugar, se refiere también
a la suspensión sobreviviente, que es la que tiene lugar en función a
una circunstancia posterior a la incoación del proceso penal, pero
que impide su prosecución hasta que el obstáculo sea superado, caso
de las cuestiones prejudiciales o los procedimientos de extradición
activa».
Ejecutoria Suprema del 4/5/2010, Exp. N° 07-2007-LIMA. Juez
supremo ponente: Prado Saldarriaga, Gaceta penal y procesal penal, t.
11, Gaceta Jurídica, Lima, mayo, 2010, pp. 418 y 419.

EFECTOS SUSPENSIVOS DE LA PRESCRIPCIÓN DE LA IN­


MUNIDAD PARLAMENTARIA Y EL ANTEJUICIO
1381. «La inmunidad parlamentaria y el antejuicio que se reco­
noce en la Constitución a los congresistas configuran un claro su­
puesto de suspensión de la prescripción de carácter absoluto y por
imperio de la ley. De otro lado, la inmunidad y por ende, el antejuicio
conforme a lo dispuesto en los artículos 93°, 99° y 100° de la Carta
Magna son obstáculos procesales que afectan la persecución del de­
lito en el caso de congresistas de la República «desde el día en que
son elegidos hasta un mes después de haber cesado en sus funcio­
nes». Ello implica que los congresistas solo pueden ser sujetos de
acción penal luego que lo autorice el Congreso, previo procedimien­
to de antejuicio. Entones, durante todo ese período que transcurra
desde la comisión del delito hasta la decisión de ha lugar a causa,
los plazos de prescripción de la acción penal no transcurren por
estar suspendidos».

196
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 84°

Ejecutoria Suprema del 4/5/2010, Exp. N° 07-2007-LIMA. Juez


supremo ponente: Prado Saldarriaga, Gaceta penal y procesal penal, t.
11, Gaceta Jurídica, Lima, mayo 2010, p. 419.

Jurisprudencia vinculante
SUSPENSIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN Y RECURSO DE QUE­
JA EXCEPCIONAL EN PROCESOS SUMARIOS
1382. «Según estatuye el artículo 84° del Código Penal, si el comien­
zo o la continuación del proceso penal depende de cualquier cuestión que deba
resolverse en otro procedimiento, se considera en suspenso la prescripción
hasta que aquél quede concluido. La citada disposición legal, así expuesta,
exige como presupuesto que determina el efecto suspensivo del plazo
de prescripción, en primer lugar que preexista o surja ulteriormente
una cuestión jurídica controvertida que implica la iniciación o conti­
nuación del proceso penal incoado, y en segundo lugar que la decisión
que incida sobre la iniciación o la continuación del proceso se realice en
otro procedimiento, obviamente distinto del que se ve impedido de con­
tinuar o del que, por lo anterior no pueda instaurarse. La posibilidad
de que el Supremo Tribunal conozca de las resoluciones que ponen fin
a la instancia en los procesos sumarios -vía recurso de nulidad- pasa
por el filtro del recurso de queja excepcional conforme a lo dispuesto
por el apartado dos del artículo 297° del Código de Procedimientos
Penales, modificado por Decreto Legislativo 959. El objeto de este re­
curso extraordinario tiene por objeto que la Sala Penal Suprema resuel­
va la admisibilidad de un recurso de nulidad rechazado por la Sala
Penal Superior que actuó como tribunal Ad Quem. El mencionado re­
curso será estimado siempre que, se acredite que la resolución impug­
nada o el procedimiento que la precedió infringió normas constitucio­
nales o normas con rango de ley directamente derivadas de aquellas.
En este sentido, se debe dilucidar si la interposición del recurso de que­
ja excepcional suspende los plazos de prescripción.
Acuerdo Plenario N° 6-2007-CJ-116 (Pleno jurisdiccional de las salas
penales permanente y transitoria de la Corte Suprema de la
República), del 16 de noviembre de 2007, fundamentos 6 y 7.

DILUCIDACIÓN ACERCA DE SI EL RECURSO DE QUEJA


EXCEPCIONAL SUSPENDE LA PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN
PENAL
1383. «El primer presupuesto material que determina la sus­
pensión de los plazos de prescripción se presenta con toda eviden-

197
Artículo 85° ■Fidel R ojas V argas

cía, puesto que.la interposición del recurso de queja da origen a una


cuestión jurídica inédita, centrada en definir si el órgano jurisdiccio­
nal de mérito -en concreto, el tribunal Ad Quem- vulneró la Consti­
tución o e n u n sentido más amplio, el bloque de constitucionalidad,
de suerte que su dilucidación, más allá o independientemente del
propio efecto del recurso en análisis, obliga a establecer si la causa
debe o no continuar, si se abre o no una instancia jurisdiccional. Es
decir, impide hasta su dilucidación el archivo definitivo del proceso
penal incoado, el mismo que habría operado de no haberse inter­
puesto el citado recurso. El segundo recurso material que origina la
suspensión del plazo de prescripción, también ocurre en el presente
caso. En efecto, como consecuencia de su interposición se forma un
cuaderno de queja que opera de forma independiente al expediente
principal a través de un procedimiento, sin duda excepcional y au­
tónomo, a mérito del cual el archivo de la causa se suspende hasta
que no se resuelva el recurso de queja. Por tanto, la incoación y el
trámite del recurso de queja respecto de las resoluciones que ponen
fin a la instancia en los procesos sumarios se adecúa a las exigencias
de los procedimientos que suspenden la prescripción de la acción
penal. En consecuencia, para el cómputo de los plazos de prescrip­
ción en el referido supuesto, no puede considerarse el lapso com­
prendido entre la interposición del recurso de queja excepcional,
como consecuencia del denegatorio del recurso de nulidad, y la re­
misión al tribunal superior de la copia certificada de la Ejecutoria
Suprema que estima el recurso en cuestión y concede el recurso de
nulidad respectivo».
Acuerdo Plenario N° 6-2007-CJ-116 (Pleno jurisdiccional de las salas
penales permanente y transitoria de la corte suprema de la
República), del 16 de noviembre de 2007, fundamentos 8 a 10.

Causales de extinción de la pena


Artículo 85°.- La ejecución de la pena se extingue:
1. P or m uerte del condenado, am n istía, in d u lto y
prescripción;
2. Por cumplimiento de la pena;
3. Por exención de la pena; y
4. Por perdón del ofendido en los delitos de acción
privada.

198
-Extinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 850

COMENTARIOS
Son causales propias de extinción de la ejecución de la pena
(artículo 85° del Código penal) además de las ya estudiadas
(muerte del infractor, prescripción, amnistía, cosa juzgada):
el indulto, el cumplimiento de la pena, la exención de pena y
el perdón del ofendido en los delitos de acción privada.
El indulto. Histórica prerrogativa del príncipe feudal para salvar
al condenado de la pena capital o de la ejecución de la pena. Al
igual que el derecho de gracia constituye otra de las
manifestaciones de magnanimidad del mandatario, que tiene la
característica de extinguir la pena sin que suponga un olvido del
delito cometido. El indulto afecta exclusivamente la punibilidad y
deja intacto el delito, por lo mismo la reparación civil mantiene su
vigencia. Ha sido utilizado frecuentemente como un mecanismo
corrector de errores judiciales, al igual que como vía de salida a
situaciones carcelarias inhumanas y de gran vulnerabilidad por la
edad y salud del intemo o, como sostiene J e s c h e c k , sirve para
eliminar rigores desproporcionados que no han sido perseguidos
por el legislador en la aplicación del derecho al caso concreto
{Tratado, ob. cit., p. 995). El indulto queda a discreción y voluntad
del mandatario, sin que se requiera expresamente solicitud del
recurrente, lo cual sin embargo no impide que dicha solicitud se
produzca o que una Comisión de indultos procese la información
para dar cumplimiento a esta facultad presidencial. El indulto no
necesariamente requiere extinguir la totalidad de la pena, pues
puede rebajarla, sustituirla o conmutarla por otra menos gravosa
(indulto total o parcial). El indulto mereció la atención de
pensadores ilustrados de la talla de M o n t es q u ieu , para quien la
gracia del indulto es un gran resorte de los gobiernos moderados.
El poder de indultar que tiene el príncipe, usado con discreción,
puede producir efectos admirables {Del espíritu de las leyes,
Tomo I, Madrid, Sarpe, 1984). El indulto al igual de lo que sucede
con la amnistía tiene un sector de detractores quienes, a ultranza,
consideran que con él se fomenta impunidad e interfiere en las
decisiones judiciales. El indulto junto a la conmutación de penas
se encuentra regulado en el artículo 118. 21 de la Constitución
Política.

199
Artículo 85° ■Fidel R ojas V argas

El cumplimiento de la pena. Es esta una consecuencia normal


que extingue la pena. Ello supone la terminación del íntegro de
la pena privativa de libertad o, con base a sus sucedáneos, la
satisfacción jurídica de los plazos de prueba concedidos en vía
de semilibertad o libertad condicional, supuestos estos dos
últimos que también dan vida al cumplimiento de pena.
Cumplimiento de la pena también implica el del resto de penas
distintas a la de privación de libertad.
Que el interno cumpla la pena al interior del penal, o que el
condenado lo haga fuera del mismo, o que de otro modo ultima
la ejecución de la pena (penas de prestación de servicios a la
comunidad, limitación de días libres, inhabilitaciones o pago del
íntegro de la multa), que le fuera impuesta por el juez penal,
extingue de dicho modo no solo su responsabilidad penal, la pena
y la deuda con la sociedad sino que tiene expedito la vía de su
rehabilitación. Como bien anota Mir P uig para el cumplimiento de
la condena no es preciso, sin embargo, que se cumpla la parte
de la condena referida a las costas ni la que declara la
responsabilidad civil (Derecho penal. Parte general, ob. cit., p. 755).
La exención de pena. Se halla contemplado en los modernos y
siempre debatidos sistemas premíales de colaboración eficaz
para quienes ayudan al Fiscal y en general a la administración de
justicia a develar las estructuras y funcionamiento de las
organizaciones criminales. La liberación de pena que en tanto
alternativa sustantiva se halla recogida en el artículo 68, encuentra
aquí a nivel de las causas que extinguen la acción penal y la
pena un mayor posicionamiento jurídico que lo hace aplicable a
un conjunto diverso de delitos y por lo mismo supera las
estrecheces del artículo 68 del Código penal. Así puede ser pasible
de favorecerse con la exención de pena los terroristas,
secuestradores, lavadores de activos, procesados por corrupción,
entre otros, a condición que no sean líderes (jefes, cabecillas,
dirigentes principales) de la organización. Al respecto el Código
Procesal penal pormenoriza esta causa de extinción de la acción
penal y la pena.
El perdón del ofendido. Válido jurídicamente en los delitos
perseguible mediante querella (históricamente también estuvo

200
-Extinción de la acción penal y de la pena--------Artículo 860

vinculado a determinados delitos contra el honor sexual y


otros). Más allá de la singular ubicación en el marco de
causas que extinguen la pena, destaca esta redacción por
incorporar una expresión de un derecho penal restaurativo y
consensual no usual en la legislación penal nacional, pues
pudo ser regulado más propiamente como una causal de
extinción de la acción penal o también como dicha causal
(en esta línea de pensamiento puede considerarse, sin
embargo, que el desistimiento es en realidad una forma de
perdón implícito que concede el ofendido). Perdón que tiene
que hallarse expresamente positivizado y declarado así ante
el juez antes del dictado de la sentencia. La norma penal
nacional no ha regulado el perdón judicial som etido a
condiciones legales, ni la retractación posterior, que por
ejemplo contempla el Código penal brasilero vigente.

Plazos de prescripción de la pena


Artículo 86o,” El plazo de prescripción de la pena es el
mismo que alude o fija la ley para la prescripción de la
acción penal. El plazo se contará desde el día en que la
sentencia condenatoria quedó firme.
Jurisprudencia
LA PRESCRIPCIÓN DE LA PENA ABARCA LA PENA IM­
PUESTA NO EJECUTADA Y LA PENA QUEBRANTADA
1384. «La prescripción de la pena implica la imposibilidad jurí­
dica de materializar la sanción penal impuesta al responsable de
una infracción, y la extinción, por lo tanto, de la responsabilidad
criminal adquirida. Como en la prescripción de la infracción, en esta
modalidad prescriptiva se contiene una renuncia del Estado a com­
pletar el ejercicio del ius puniendi ya iniciado que culminaría con la
ejecución de la pena impuesta, motivada por el transcurso del plazo
legal previsto desde la fecha de la sentencia firme condenatoria o des­
de el quebrantamiento de la condena; en este contexto, la sentencia
que definió la situación jurídica del encausado quedó firme con la
Ejecutoria Suprema del 1 de junio de 2006. Ahora bien, la pena im­
puesta al sentenciado fue de dos años de pena privativa de libertad, a
la que debe adicionarse la duplicidad que prescribe el artículo 80° in

201
Artículo 8 7 °----------- :----------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

fine del Código Penal para los delitos cometidos por funcionarios pú­
blicos contra el patrimonio del Estado, por lo que es de concluir que
aún no se ha cumplido el plazo prescriptorio alegado».
Ejecutoria Suprema del 5/4/2010, Exp. N° 89-2009-APURÍMAC. Juez
supremo ponente: Biaggi Gómez, Gaceta penal y procesal penal, t. 20,
Gaceta Jurídica, Lima, febrero, 2011, p.419.
1385. «Con la prescripción de la ejecución de la pena, se excluye
la ejecución de una sanción penal si ha transcurrido un plazo deter­
minado, de lo cual se infiere que la prescripción del delito extingue la
responsabilidad penal, en tanto que la prescripción de la pena lo que
extingue es la ejecución de la sanción que en su día fue decretada».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29 de abril de 2005, Exp.
N° 1805-2005-HC/TC, fundamento 12.
1386. «Para efectos del cómputo del plazo de la prescripción, se
tiene que el delito de lesiones culposas está sancionado hasta con 2
años de pena privativa de libertad y además con pena de multa de
sesenta a ciento veinte días, resultando de aplicación el último pá­
rrafo del artículo 80° del Código Penal; por lo que, el plazo de pres­
cripción es de cuatro años y seis meses desde su comisión».
Ejecutoria de la Sala Penal de Apelaciones para procesos sumarios
con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del 28 de
octubre de 1997, Exp. N° 5722-97. L a R osa G ómez de la T orre, Miguel,
Jurisprudencia del proceso penal sumario, Grijley, Lima, 1999, p. 24.

Interrupción de los plazos de prescripción de la pena


Artículo 87°.- Se interrumpe el plazo de prescripción de la
pena, quedando sin efecto el tiempo transcurrido, por el
comienzo de ejecución de la misma o por haber sido apre­
hendido el condenado a causa de la comisión de un nuevo
delito doloso.
Una vez interrumpida la prescripción, comenzará a correr
de nuevo, si hay lugar a ello, como si antes no se hubiese
iniciado.
En los casos de revocación de la condena condicional o de
la reserva del fallo condenatorio, la prescripción comienza
a correr desde el día de la revocación.
Sin embargo, la pena prescribe, en todo caso, en los mis­
mos plazos de la acción penal.

202
-------------------------- E xtinción de la acción penal y de la pena------- Arts. 88 °-89°

Individualización de la prescripción
Artículo 88 V La prescripción corre, se suspende o se inte­
rrumpe separadamente para cada uno de los partícipes del
hecho punible.

Amnistía e indulto: efectos


Artículo 89°.- La amnistía elimina legalmente el hecho pu­
nible a que se refiere e implica el perpetuo silencio respecto
a él. El indulto suprime la pena impuesta.
Jurisprudencia
EFECTOS DEL INDULTO: SENTENCIADO INDULTADO
QUE VUELVE A COMETER DELITO
1387. «Se aprecia de la recurrida, que en aplicación del artículo
52° del Código de Ejecución penal, se revocó el beneficio penitencia­
rio de semilibertad que venía gozando el encausado, por lo que ha­
biendo este cumplido solo seis años y ocho meses de la condena,
dispone que se cumpla con el resto de la misma, computándose el
plazo de la nueva pena impuesta, una vez cumplida la pena ante­
rior. Que se aprecia sin embargo, conforme a la copia de la Resolu­
ción Suprema N° 206-200-JUS que al referido encausado se le con­
cedió indulto antes de cometer el presente hecho; que el indulto,
conforme lo prevé el inciso 13 del artículo 139° de nuestra Constitu­
ción Política produce los efectos de cosa juzgada, por lo que se debe
declarar la nulidad del extremo de la sentencia que revoca el benefi­
cio penitenciario de semilibertad que venía gozando el encausado y
dispone el cumplimiento de la pena pendiente».
Ejecutoria Suprema del 12/1/2004, R.N. N° 2734-2003-AREQUIPA.
Diálogo con la Jurisprudencia, año 13, N° 111, Gaceta Jurídica, Lima,
diciembre 2007, p. 246.

EFECTOS CIVILES DEL INDULTO PRESIDENCIAL


1388. «De la revisión de autos, el Tribunal aprecia que el recu­
rrente fue condenado por delito de homicidio calificado a 18 años
de pena privativa de libertad y al pago de una reparación civil a
favor de los herederos legales del agraviado, pero obtuvo posterior­
mente, indulto, por razones humanitarias. En mérito de ello solicitó
redención de la reparación civil por enfermedad irreversible, que fue
declarada improcedente por resoluciones judiciales, tras señalarse

203
Artículo 89°------------- :--------- F idel R ojas V argas ------------------------------------------

que, de conformidad al artículo 89° del Código Penal, el indulto solo


suprime la pena impuesta mas no la reparación civil. El Tribunal
estima que la pretensión del recurrente debe ser desestimada. La
concesión del indulto, como han sostenido las resoluciones cuestio­
nadas mediante el amparo, no suprime la reparación civil, sino solo
la pena. Determinar si en un caso dado debe (o no) ordenarse la
redención de la reparación civil, es competencia que corresponde a
los jueces penales. Un asunto de esa naturaleza solo puede ventilar­
se por el Juez de los derechos fundamentales si, al aplicarse las leyes
penales, los jueces ordinarios no han observado el significado cons­
titucional de los derechos fundamentales, o si no han efectuado una
correcta ponderación de los bienes constitucionales que hayan pu­
dieran estar comprometidos».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 17 de enero de 2007, Exp.
N° 09513-2006-PA/TC-CONO NORTE. Gaceta Penal, t. 8, Gaceta
Jurídica, Lima, febrero 2010, p. 366.

AMNISTÍA: FUNDAMENTACIÓN Y LÍMITES


1389. «La amnistía, al igual que la gracia presidencial, extingue
la acción penal. Al respecto, según lo estableció la Jurisprudencia de
este Tribunal, la amnistía tiene límites formales como materiales (Cfr.
Exp. N° 0679-2005-PA/TC). Constituyen límites formales a dicha
facultad congresal, que la misma solo puede formalizarse en virtud
de una ley ordinaria. Ello implica que además de respetar los princi­
pios constitucionales que informan el procedimiento legislativo, debe
observarse los criterios de generalidad y abstracción exigidos por el
artículo 103° de la Constitución. Igualmente, las leyes de amnistía
deben respetar el principio-derecho de igualdad jurídica, lo que im­
pide que, previsto el ámbito de aplicación de la ley de amnistía, el
legislador pueda brindar un tratamiento diferenciado que no satis­
faga las exigencias que impone el principio de proporcionalidad.
Tampoco la amnistía puede fundarse en un motivo incompatible con
la Constitución. En este sentido, el Tribunal Constitucional determi­
nó que cualquiera que sea la competencia constitucional de que se
trate, el ejercicio de la labor del legislador debe estar orientado a
garantizar y proteger los derechos fundamentales como manifesta­
ciones del principio-derecho de dignidad humana (artículo I o de la
Constitución) y a servir a las obligaciones derivadas del artículo 44°
de la Ley Fundamental, esto es, garantizar la plena vigencia de los
derechos humanos».

204
-------------------------- E xtinción de la acción penal y de la pena------- Artículo 8 9 0

Sentencia del Tribunal Constitucional, del 18 de diciembre de 2007,


Exp. N° 4053-2007- PHC/TC-LIMA, Fundamentos 22, 23 y 24. Gaceta
Penal, t. 8, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2010, p. 332.

CONTROL DE LAS LEYES DE AMNISTÍA: LAS LEYES DE


AMNISTÍA SON COSA JUZGADA CONSTITUCIONAL SI ES QUE
NO BUSCAN ENCUBRIR DELITOS DE LESA HUMANIDAD
1390. «La expedición de leyes de amnistía constituye una compe­
tencia jurídico constitucional del Congreso de la República, de modo
que las resoluciones judiciales que se dictan en aplicación de leyes de
amnistía constitucionalmente legítimas dan lugar a las configuraciones
de la cosa juzgada constitucional. El control de las leyes de amnistía,
sin embargo, parte de la presunción de que el legislador penal ha que­
rido actuar dentro del marco de la Constitución y el respeto de los
derechos fundamentales. No opera, por tanto, dicho sucedáneo cuan­
do se comprueba que mediante el ejercicio de la competencia de dictar
leyes de amnistía, el legislador penal pretendió encubrir la comisión de
delitos de lesa humanidad. Tampoco cuando el ejercicio de dicha com­
petencia se utilizó para «garantizar» la impunidad por graves violacio­
nes de derechos humanos. Tal fue la situación en la que se desenvolvie­
ron las actividades del denominado «Grupo Colina», al que pertenecía
el recurrente. Cabe señalar que si bien el Poder Legislativo tiene la atri­
bución de ejercer el derecho a amnistiar, es decir olvidar el delito come­
tido por determinadas personas, lo que produce los efectos de la cosa
juzgada, según los artículos 102°, inciso 6 y 139°, inciso 13 de la Cons­
titución, ello no significa que el Congreso pueda cobijar en las leyes de
amnistía a delitos de lesa humanidad -como el secuestro, tortura y eje­
cución sumaria de personas, por ejemplo-, por cuanto la legitimidad
de la Constitución reposa en la defensa de la persona humana y en el
respeto de su dignidad, como fin supremo de la sociedad y el Estado».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 2 de marzo de 2007, Exp.
N° 679-2005-PA/TC-LIMA, Fundamentos 52, 53 y 58. Gaceta Penal,
t. 8, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2010, p. 364.

RAZONAMIENTO A FORTIORI EN CASO DE INDULTO PRE­


SIDENCIAL
1391. «El actual Código Penal en su artículo 78°, establece como
causal de extinción de la acción penal («hecho punible»), entre otros, al
derecho de gracia, que no es otro que el indulto, el cual está
específicamente reconocido en el artículo 89° del Código Penal y referido

205
Artículo 89 o— •Fid el R ojas V a rg as

a «suprimir la pena impuesta». El sentenciado mientras cumplía la con­


dena impuesta y estando pendiente de resolución su recurso de nulidad,
mereció la gracia del indulto presidencial, con fecha anterior a la expedi­
ción de la Ejecutoria de la Sala Penal de la Corte Suprema que anuló la
sentencia por la que se le había condenarlo, en vez de proceder, como
correspondía, archivando la causa por haber sobrevenido el indulto a
favor de dicho condenado. En tanto la posibilidad del indulto nace desde
que hay proceso (artículo 78°) y si el Poder Ejecutivo puede lo más (in­
dulto a sentenciados), es claro que puede también lo menos, como es
indultar a un procesado sentenciado, estando pendiente el recurso de
nulidad, de oficio declararon extinguida la acción penal por el indulto».
Ejecutoria Suprema del 14/12/2004, R.N. N° 492-2004-PUNO.
Áva l os R odríguez , Constante y R obles B riceñ o , Mery, Modernas
tendencias dogmáticas en la Jurisprudencia ipenal de la Corte Suprema,
Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 211.

RESOLUCIÓN QUE CONCEDE GRACIA PRESIDENCIAL


DEBE SER MOTIVADA
1392. «Si bien se advierte que la resolución suprema inaplicada
carece de motivación, aspecto que fue determinante para que la sala
emplazada decida inaplicar el derecho de gracia concedido, este
Tribunal considera que habiéndose dilucidado la ausencia de arbi­
trariedad del acto mediante el cual se decreta la referida gracia pre­
sidencial, toda vez que es respetuoso de sus límites materiales y for­
males derivados de la Constitución, la falta de motivación no invalida
la resolución adoptada. Queda claro, sin embargo que de cara a
futuros casos en los que puedan cuestionarse medidas que supon­
gan el otorgamiento de la gracia presidencial, deberá tomarse en
cuenta la necesidad de que toda resolución suprema que disponga
dicho beneficio, tenga que aparecer debidamente motivada a los efec­
tos de que, en su caso, pueda cumplirse con evaluar su compatibili­
dad o no con la Constitución Política del Estado».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 18 de diciembre de 2007,
Exp. N° 4053-2007- PHC/TC-LIMA, Fundamentos 31 y 32. Gaceta
Penal, t. 8, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2010, p. 335.

ENFERMEDAD DEL PROCESADO ES FUNDAMENTO PARA


CONCEDER DERECHO DE GRACIA
1393. «En el presente caso, como es de verse del texto de la
Resolución Suprema publicada en el Diario Oficial, fue expedido

206
-------------------------- E xtinción de la acción penal y de la pena-------- Articulo 900

por el Presidente de la República y contó con refrendo ministerial.


Asimismo, tal como consta de las copias de las actas del procedi­
miento llevado a cabo en el Ministerio de Justicia, el plazo de ins­
trucción se habría excedido en más del doble, por lo que puede
afirmarse que la misma reúne los requisitos formalmente estableci­
dos. Es de señalarse, además que es de público conocimiento que
el procesado padece de cáncer en uno de sus ojos, motivo, por el
que, a juicio de este colegiado considerando la gravedad de la en­
fermedad, coloca al procesado en una situación distinta de los de­
más coprocesados, y en tal sentido se configura como un caso en
el que se justifica la extinción de la acción penal que conlleva la
gracia sin sacrificar los fines de la pena constitucionalmente reco­
nocidos. Cabe señalar, además que la grave enfermedad que sufre
el recurrente suele ser un motivo usualmente empleado para la
concesión del derecho de gracia presidencial, tal como se advierte
de otras gracias presidenciales concedidas (Resoluciones Supremas
N° 001-2006-JUS, 160-2006-JUS, 206-2007-JUS, 191-2005-JUS, 172-
2005-JUS, 051-2005-JUS), por lo que tampoco se ve vulnerado el
p rin cip io de ig u ald ad , en tanto se trata de situ acion es
excep cio n alísim as que no co n stitu y en un trato d esigual
discriminatorio respecto de otros acusados».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 18 de diciembre de 2007,
Exp. N° 4053-2007- PHC/TC-LIMA, Fundamentos 29, 30. Gaceta
Penal, t. 8, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2010, pp. 334, 335.

Ne bis ín ídem
Artículo 90°.- Nadie puede ser perseguido por segunda vez
en razón de un hecho punible sobre el cual se falló definiti­
vamente.
Jurisprudencia
LÍMITES A LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO NE BIS IN
IDEM: SENTENCIA CON COSA JUZGADA APARENTE
1394. «En lo que toca al principio de ne bis in idem, aun
cuando es un derecho humano reconocido en el artículo 8. 4 de
la Convención Americana, no es un derecho absoluto y, por tan­
to, no resulta aplicable cuando: 1) la actuación del tribunal que
conoció el caso y decidió sobreseer o absolver al responsable de
una violación a los derechos humanos o al Derecho Internacio­

207
Artículo 90° ------------:-----------F idel R ojas V argas------------------------------------------

nal obedeció al propósito de sustraer al procesado de su respon­


sabilidad penal; 2) el procedimiento no fue instruido indepen­
diente o imparcialmente de conformidad con las garantías pro­
cesales; o 3) no hubo la intención real de someter al responsable
a la acción de la justicia. Una sentencia pronunciada en las cir­
cunstancias indicadas produce una cosa juzgada aparente o frau­
dulenta».
Ejecutoria Suprema del 11/6/2008, R.N. N° 4780-2007-LIMA.
Gaceta penal y procesal penal, t. 5, Gaceta Jurídica, Lima, noviembre
2009, p. 81.

COSA JUZGADA Y NE BIS IN IDEM


1395. «La excepción de cosa juzgada es uno de los medios de
defensa técnica que puede utilizar el imputado para impugnar defi­
nitivamente la constitución o el desarrollo de la relación procesal;
encontrándose el fundamento de dicha excepción en el principio ne
bis in ídem o no dos veces por la misma causa, consagrado en el
inciso trece del artículo 113° de la Constitución Política; en conse­
cuencia, esta excepción se declarará fundada si es que se verifican
las tres identidades: de persona, acción y cosas comunes al proceso
fenecido y a la denuncia».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
20 de abril de 1998, Exp. N° 4387-97. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , lurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 628.

NATURALEZA CONSTITUCIONAL DEL NE BIS IN IDEM


1396. «El principio ne bis in idem no se encuentra textualmente
reconocido en la Constitución como un derecho fundamental de
orden procesal, por lo que al desprenderse del derecho reconocido
en el inciso 2 del artículo 139° de la Constitución (cosa juzgada),
se trata de un derecho implícito que forma parte de un derecho
expreso (cfr. STCX 4587-2004-PHC/TC, fundamento 46, Caso San­
tiago Martín Rivas). El contenido constitucionalmente protegido del
ne bis in idem debe identificarse en función de sus dos dimensiones
(formal y material); en lo formal: nadie puede ser castigado dos
veces por un mismo hecho; esto es, existe la imposibilidad de que
recaigan dos sanciones sobre el mismo sujeto por una misma in­

208
---------------------------ExnNQÓN DE LA ACCIÓNPENAL Y DE LA PENA-------- Artículo 90 0

fracción, que constituiría un exceso del poder sancionador, contra­


rio a las garantías propias del Estado de Derecho, por lo que impi­
de que una persona sea castigada dos (o más veces) por una mis­
ma infracción cuando exista identidad de sujeto, hecho y funda­
mento. En lo procesal: nadie puede ser juzgado dos veces por los
mismos hechos; es decir, que un mismo hecho no pueda ser objeto
de dos procesos distintos ni que se inicien dos procesos con el mis­
mo objeto, para impedir la dualidad de procedimiento y el inicio
de un nuevo proceso en cada uno de esos órdenes jurídicos. Esto
presupone la interdicción de un doble proceso penal por la misma
conducta, para proteger al imputado del riesgo de una nueva per­
secución penal, con abstracción del grado alcanzado por el proce­
dimiento, simultánea o sucesiva, por la. misma realidad histórica
atribuida, siendo inadmisible la repetición del proceso penal como
una doble condena o el riesgo de afrontarla, que es el límite mate­
rial frente a los mayores poderes de persecución que tiene el Esta­
do, que al ejercer su ius puniendi debe tener una sola oportunidad
de persecución. El ne bis in idem es una garantía que forma parte
del derecho al debido proceso (artículo 139°, inciso 3, de la Consti­
tución), que requiere de un triple análisis. Verificar la existencia o
no de una persecución penal múltiple requiere la conjunción de
tres identidades distintas: identidad de la persona perseguida
(eadem personaé), identidad del objeto de persecución (eadem res) e
identidad de la causa de persecución (eadem causa petendi)».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 22 de julio de 2010, Exp.
N° 00614-2010-PHC/TC-LIMA NORTE, Fundamentos 3, 4 y 5. Gaceta
Penal, t. 15, Gaceta Jurídica, Lima, setiembre 2010, p. 410.

PRECISIONES SOBRE EL NE BIS IN IDEM PROCESAL


1397. «Si bien el accionante viene siendo procesado por una
conducta similar a la que fue objeto de sobreseimiento en un
proceso penal previo, también lo es que se trata de hechos dife­
rentes, y ello es así no solo porque han sido efectuados en m o­
mentos diversos, sino porque además estos han sido efectuados
en agravio de otras personas, ya que al variar en cada proceso
la persona del agraviado hace que se configure en cada caso un
hecho totalmente distinto; en consecuencia dado que no se su­
pera el test de la triple identidad (de la persona perseguida, del
objeto de persecución, el mismo fundamento), se colige que no

209
Artículo 90° •Fid el R ojas V a rg as

se ha producido la violación del principio constitucional del ne


bis in idem».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 13 de agosto de 2009,
Exp. N° 03394-2009- PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 6, Gaceta
Jurídica, Lima, diciembre 2009, p. 237.

COSA JUZGADA: PRECISIONES


1398. «El Tribunal Constitucional reitera que mediante el dere­
cho a que se respete una resolución que ha adquirido la autoridad
de cosa juzgada se garantiza el derecho de todo justiciable, en pri­
mer lugar a que las resoluciones que ponen fin al proceso judicial no
puedan ser recurridas por medios impugnatorios, porque ha trans­
currido el plazo para impugnarla o porque estos han sido agotados;
y, en segundo lugar, a que el contenido de las resoluciones que ha­
yan adquirido tal condición, no pueda ser dejado sin efecto ni modi­
ficado, sea por actos de otros poderes públicos, de terceros o, inclu­
so, de los mismos órganos jurisdiccionales que resolvieron el caso en
el que se dictó».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 5 de noviembre de 2005,
Exp. N° 03938-2007-PA/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
14, N° 119, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2008, p. 46.

COSA JUZGADA: CONTENIDO Y EFECTOS


1399. «El artículo 139°, inciso 13 de la Ley Fundamental re­
conoce el derecho a la cosa juzgada. En la STC 4587-2004-AA/
TC este Tribunal destacó que su contenido constitucional protegi­
do garantiza el derecho de todo justiciable, en primer lugar, a
que las resoluciones que hayan puesto fin al proceso judicial no
puedan ser recurridas mediante medios impugnatorios, ya sea
porque estos han sido agotados o porque ha transcurrido el pla­
zo para impugnarla; y, en segundo lugar, a que el contenido de
las resoluciones que hayan adquirido tal condición, no pueda ser
dejado sin efecto ni modificado, sea por actos de otros poderes
públicos, de terceros o, incluso, de los mismos órganos jurisdic­
cionales que resolvieron el caso en el que se dictó. Igualmente en
la misma sentencia, este Tribunal precisó que uno de los efectos
que se deriva de haberse alcanzado dicha autoridad de cosa ju z­
gada es la prohibición de que por los mismos fundamentos se
pueda volver a juzgar a la misma persona. Esa eficacia negativa

210
---------------------------ExnNQÓN DE LAACCIÓN PENAL Y DE LA PENA--------Artículo 90°

de las resoluciones que pasan con la calidad de cosa juzgada, a


su vez configura lo que en nuestra Jurisprudencia hemos deno­
minado el derecho a no ser juzgado dos veces por el mismo fun­
damento (ne bis in idem)».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 2 de marzo de 2007, Exp.
N° 679-2005-PA/TC-LIMA. Fundamentos 13, 14 y 15. Gaceta Penal,
t. 8, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2010, p. 354.

LÍMITES A LA COSA JUZGADA MATERIAL


1400. «La cosa juzgada material penal está sujeta a dos lími­
tes esenciales: subjetivos y objetivos: el primero -subjetivo-, se
circunscribe a la persona del imputado, de modo que quien haya
sido juzgado no puede volver a serlo (eadem personae); y el segun­
do -objetivo- se ciñe a los hechos penales tal como se describen en
la sentencia o auto de sobreseimiento (eadem res), estando al mar­
gen de ese supuesto la calificación jurídica del referido hecho pu­
nible y sus consecuencias jurídico penales; que es de precisar que
la sentencia o auto de sobreseimiento debe ser firme, y que no tie­
ne trascendencia alguna a estos efectos tanto la identidad de quie­
nes ejercitan la acción, como el título por el que se acusó. Que en
el presente caso, por los mismos hechos, que involucraban la te­
nencia del vehículo materia de este proceso penal, ya se juzgó al
encausado, sobreseyendo la causa en su favor; que, la circunstan­
cia que en el proceso anterior fue considerado como agraviado una
persona jurídica privada y no el Estado, como lo es en esta causa,
es absolutamente intrascendente en tanto que el hecho punible es,
en puridad el mismo; por estos fundamentos declararon no haber
nulidad en la sentencia en cuanto de oficio declara fundada la
excepción de naturaleza de cosa juzgada a favor del procesado en
la instrucción seguida en su contra por el delito de peculado ex­
tensivo».
Ejecutoria Suprema del 24/5/2004, R.N. N° 660-2003-JUNÍN. P érez
A rroyo , Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú (2001-
2005), t. I, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias Penales,
Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006, p. 678.

COSA JUZGADA FORMAL Y MATERIAL: EFECTOS


1401. «Respecto a la cosa juzgada, es evidente que la senten­
cia de vista que declaró nula la sentencia de primera instancia y
nulo el auto de apertura de instrucción, en el extremo que abrió

211
Artículo 90° •Fid el R ojas V a rg as

instrucción contra el procesado por los delitos de homicidio culposo


y otros, e insubsistente todo lo actuado hasta la formalización de
la denuncia, a la vez que ordenó se remita el expediente a otro
juez, por su firmeza adquirió la condición de cosa juzgada formal.
Esta a su vez es presupuesto de la cosa juzgada material, la que
d esp lieg a efectos p o sitiv o s y n eg ativ o s: e jecu to ried ad ,
prejudicialidad, de un lado, y ne bis in ídem, de otro. Desde una
perspectiva general, se entiende el efecto prejudicial cuando lo re­
suelto con fuerza de cosa juzgada en la sentencia firme -propia­
mente el fallo y las declaraciones jurídicas sobre hechos que se eri­
gen en la causa de pedir de la prestación- que haya puesto fin a
un proceso, vincula a un órgano jurisdiccional de un proceso pos­
terior cuando en este aparezca como antecedente lógico de lo que
sea su objeto, siempre que las partes sean las mismas, en concreto
el imputado (G imeno Sendra, Vicente, Derecho procesal penal, Colex,
Madrid, 2007, pp. 705-708)».
Ejecutoria Suprema del 10 de diciembre del 2010, R.N. N° 2167-
2008-LIMA. VOCAL PONENTE: San M artín C astro, Gaceta penal y
procesal penal, t. 18, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre, 2010, p. 360.

NO SE AFECTA AL NE BIS IN IDEM PROCESAL SI EL AN­


TERIOR PROCESAMIENTO FUE LLEVADO ANTE JUEZ INCOM­
PETENTE
1402. «No resulta vulneratorio del ne bis in idem el doble
juzgamiento si el primer proceso se llevó a cabo ante un juez incom­
petente ratione materiae, en el presente caso en tanto el fuero militar
era incompetente para conocer de los delitos de homicidio, secues­
tro y desaparición forzada que se le imputa al recurrente, el nuevo
juzgamiento ante el fuero común por los mismos hechos no consti­
tuye ninguna vulneración a los derechos invocados».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 21 de octubre de 2010,
Exp. N° 00021-2010-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 17, Gaceta
Jurídica, Lima, noviembre 2010, p. 389.

COSA JUZGADA Y REMISIÓN DE EXPEDIENTES DEL FUE­


RO MILITAR AL FUERO COMÚN
1403. «De la revisión de los autos, se desprende que los proce­
sados fueron, instruidos, juzgados y sentenciados por el delito de
homicidio calificado -asesinato- previsto en el artículo 108° del Có­
digo Penal, modificado por Decreto Legislativo 896, vigente a la fe­

212
----------------------------- ------ E xn N C IÓ N DE LA ACCIÓN PEN AL Y DE LA PEN A ---------- Artículo 90 0

cha de los hechos, tramitándose la causa con arreglo al Decreto Le­


gislativo 897, recayendo posteriormente la Ejecutoria Suprema, de
fecha 2 de junio de 1999, habiendo por consiguiente adquirido la
calidad de cosa juzgada. El superior colegiado al disponer nueva
instrucción y juzgamiento en aplicación de la Ley N° 27569, incurre
en causal de nulidad, puesto que la norma invocada está referida
para quienes fueron procesados y sentenciados por el delito de te­
rrorismo agravado ante el fuero militar, con arreglo al Decreto Le­
gislativo 895 y bajo el procedimiento del Decreto Legislativo 897, lo
que se verifica en su artículo tercero, el que dispone el procedimien­
to de remisión de expedientes del fuero militar al fuero común, su­
puesto normativo en el que no se encuentra el presente caso, lo con­
trario sería atentar contra el principio de seguridad jurídica que cuen­
ta con protección constitucional».
Ejecutoria Suprema del 21/5/2004, R.N. N° 152-2004-APURIMAC.
Aval os R odríguez , Constante y R obles B riceñ o , Mery, Modernas
Tendencias Dogmáticas en la Jurisprudencia Penal de la Corte Suprema,
Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 212.

a) Jurisprudencia vinculante: límites de la cosa juzgada


1404. «El diseño de un Estado Democrático de Derecho im­
porta limitaciones al ius puniendi del Estado, a toda la potestad
sancionadora en general y a los procedimientos establecidos para
dicho fin, en tanto significa el reforzamiento de la plena vigencia
de los Derechos Fundamentales y de las condiciones de su reali­
zación.
El Pacto Internacional de la Derechos Civiles y Políticos, en su
artículo 14°, inciso 7), estatuye que: «Nadie podrá ser juzgado ni
sancionado por un delito por el cual haya sido ya condenado o ab­
suelto por una sentencia firme de acuerdo con la ley y el procedi­
miento en cada país».
La Constitución Política del Estado en el artículo 139°, inc. 13,
establece que: «La prohibición de revivir procesos fenecidos con re­
solución ejecutoriada, la amnistía, el indulto, el sobreseimiento defi­
nitivo y la prescripción producen los efecto de cosa juzgada».
El Código Penal en su artículo 78°, sobre las formas de extin­
ción de la acción penal y la pena, señala: «La acción penal se extin­

213
Artículo 90° —-------------------- F idel R ojas V argas ------------------------------------------

gue: ... 2) Por la autoridad de cosa juzgada». Esta norma hace refe­
rencia a la denominada eficacia negativa de la cosa juzgada, es de­
cir, impide una nueva sentencia sobre el mismo objeto penal enjui­
ciado con anterioridad; evita que una misma persona pueda ser en­
juiciada dos veces por los mismos hechos en tanto se trate de un
enjuiciamiento jurídico homogéneo.
Más precisamente, el mismo Código en su artículo 90° afirma
que: «Nadie puede ser perseguido por segunda vez en razón de un
hecho punible sobre el cual se falló definitivamente». Todas las reso­
luciones que ponen fin al proceso producen el efecto de cosa juzga­
da una vez firmes, precisión en la que se incluyen los autos de
sobreseimiento en tanto se los considera como negación anticipada
del derecho de pena del Estado.
Desde el punto de vista procesal, el artículo 5o del Código de
Procedimiento señala: «Contra la acción penal puede deducirse las
excepciones... de Cosa Juzgada, cuando el hecho denunciado ha
sido objeto de una resolución firme, nacional o extranjera, en el pro­
ceso penal seguido contra la misma persona». Ello significa, en cuanto
a los límites subjetivos de la cosa juzgada, que la única identidad
que cabe entender es la pasiva o del condenado, esto es, a quien se
le atribuye el hecho punible materia de condena firme -nunca la
activa o del acusador- en el proceso penal se busca la declaración
de que existe el deber y el derecho de castigar, de imponer penas;
este deber-derecho incide directa y solamente sobre la persona del
acusado, lo que por razones de certeza y seguridad jurídicas prohíbe
la extensión subjetiva de la eficacia de la cosa juzgada penal a un
tercero, distinto del imputado.
Respecto a los límites objetivos de la cosa juzgada, se requiere
que se trate tanto del mismo suceso histórico -identidad de una
conducta que sucedió en la realidad externa- [hechos que han sido
objeto de la acusación y posterior juicio], cuanto del mismo funda­
mento -que se subsuma en tipos penales o administrativos de ca­
rácter homogéneo-. Esto último -la denominada «consideración pro­
cesal del hecho»- debe entenderse desde una perspectiva amplia,
de suerte que comprenda los concursos de leyes y reales de delitos
o de ilícitos administrativos, con exclusión de los supuestos de de­
litos continuados y concursos ideales en que el bien jurídico fuera
heterogéneo».

214
---------------------------E xtinción de la acción penal y de la pena------- Artículo 91 °

Acuerdo Plenario N° 4-2006-CJ-116 (Pleno Jurisdiccional de las Salas


Penales Permanente y Transitoria de la Corte Suprema de la
República), Lima, 13/10/2006.

Renuncia a la prescripción
Artículo 91°.- El imputado tiene derecho a renunciar a la
prescripción de la acción penal.

Jurisprudencia
1405. «La institución de la prescripción, según lo establecido en
el inciso primero del artículo 78° del Código Penal, es una de las
formas de extinción de la acción penal y conforme a lo previsto en
el artículo quinto del Código de Procedimientos Penales, dicho me­
dio de defensa puede deducirse en cualquier estado del proceso y
ser resuelto, inclusive, de oficio por el órgano jurisdiccional, confor­
me a la facultad descrita en el artículo 301° del indicado código; sin
embargo, no habiéndose amparado el accionante en las citadas nor­
mas, pudiéndolo haber efectuado en observancia del artículo 91°
del código sustantivo que estipula que «El imputado tiene derecho a
renunciar a la prescripción de la acción penal...», corresponde ana­
lizar el fondo de la controversia».
Ejecutoria Suprema del 9/12/2004, R.N. N° 573-2004-LIMA. Á valos
R odríguez , Constante y R obles B riceño , Mery, Modernas Tendencias
Dogmáticas en la Jurisprudencia Penal de la Corte Suprema, Diálogo con
la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 209.

1406. «La renuncia a la prescripción de la acción penal es un


derecho que tiene todo procesado, que conlleva la necesaria revisión
del tema de fondo para pronunciarse con una sentencia absolutoria
o condenatoria».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones de reos libres
de la Corte Superior de Justicia de Lima del 8 de Agosto de 1997,
Exp. N° 2220-97. La R osa G ómez de la T orre, Miguel, Jurisprudencia
del proceso penal sumario, Grijley, Lima, 1999, p. 353.

1407. «La Sala deja constancia que, desde el 27 de agosto de


2000 (en que se atribuye la comisión del delito) hasta la fecha en
que se dicta esta sentencia han transcurrido 6 años y 25 días, por lo
que la acción penal ha prescrito; no obstante ello la no proposición

215
Artículo 91° ■Fid el R ojas V a rg a s

como medio técnico de defensa por parte de la defensa, importa


una renuncia tácita».
Sentencia de la Primera Sala Penal especial de la Corte Superior de
Justicia de Lima, del 21 de setiembre de 2006, Exp. N° 038-2001.
Fundamento 337. Las FARC y el tráfico de armas: El caso Montesinos
Jurisprudencia de impacto, año 2, N° 6, noviembre de 2006. Diálogo
con la Jurisprudencia, Editora Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 67.

EL DERECHO A RENUNCIAR A LA PRESCRIPCIÓN: PRECI­


SIONES ACERCA DEL DESISTIMIENTO A DICHA RENUNCIA
1408. «El representante del Ministerio Público al fundamentar
su recurso de nulidad, señala que discrepa con lo resuelto por el
Colegiado superior, pues el encausado ya había -en sesión de au­
diencia- renunciado expresa y voluntariamente a la prescripción de
la acción penal, toda vez que se consideraba inocente, sin embargo
de manera extraña luego de haberse iniciado el interrogatorio se
desiste de la renuncia a la prescripción, lo que no resulta factible,
pues dicha renuncia ya habría generado efectos jurídicos en el pro­
ceso; que si bien, no hay una norma expresa que prohíba el desisti­
miento a la renuncia de la prescripción, sin embargo, si hay norma
expresa que prohíbe promover un mismo medio de defensa en el
proceso por los mismos hechos, en este caso la excepción de pres­
cripción, tal y como se advierte del inciso 2 del artículo 232° del
Código de Procedimientos Penales; que en el caso de autos, convali­
dar el pedido del acusado constituye en sí admitir nuevamente la
presentación del mismo medio de defensa, promoviendo una doble
incidencia sobre dicho pedido ya resuelto por el Colegiado Superior,
lo que desnaturaliza el proceso ?y vulnera el principio de preclusión
de los actos procesales. En el presente caso, debe efectuarse el análi­
sis correspondiente a efectos de determinar si una persona procesa­
da que ha renunciado a beneficiarse con la prescripción del delito,
posteriormente puede efectuar desistimiento de dicha renuncia. El
artículo 91° del Código penal, señala que el imputado tiene derecho a
renunciar a la prescripción de la acción penal, en tal sentido, debe
advertirse que dicha renuncia se encuentra en la esfera de disposi­
ción del imputado, por tanto es de colegir que su aplicación se cons­
treñirá a los casos en que sus efectos le beneficien, pues resultaría
incomprensible concluir que dicha renuncia se efectúe en perjuicio
de sus intereses; que siendo así, es perfectamente aceptable que el
imputado se pueda desistir de su renuncia a la prescripción de la

216
-EXTINCIÓNDE LAACQÓN PENAL Y DE LA PENA-

acción penal, tanto más, si no existe una norma legal que lo prohíba
expresamente, incluso recurriendo a nuestra Carta Magna, el pará­
grafo a), inciso 24 del artículo 2o, señala que «Nadie está obligado a
hacer lo que la ley no manda ni impedido de hacer lo que ella no
prohíbe»
Ejecutoria Suprema del 2/6/2010 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 3123-2009-LIMA, Juez supremo ponente: Neyra Flores.
T ít u l o ¥1
D e l a r e p a r a c i ó n c iv il y c o n s e c u e n c ia s a c c e s o r ia s
C a p ít u l o I
R e p a r a c ió n C iv il

COMENTARIOS
Es consecuencia derivada de la comisión de delitos y faltas
que el órgano jurisdiccional al dictar sentencia condenatoria
(en algunos casos sin necesidad de condena, por ejemplo
en el caso del artículo 208° del Código penal) fije y asegure
la reparación civil derivada del delito cometido por el infractor
y que ha afectado los derechos del sujeto pasivo, sea éste
una persona natural, una persona jurídica, colectivo social o
in s titu c ió n p ú b lic a . R e p a ra c ió n cuyo c o n te n id o
sustantivamente, según el artículo 93° del Código penal,
comprende la devolución del bien (objeto materia del delito)
o de no ser ello posible el pago de su valor, así como la
fijación de un monto indemnizatorio por los daños y perjuicios
ocasionados con el delito, en un contexto en el que, por así
haberlo dispuesto el artículo 11.2 del Código Procesal Penal,
también incluye la declaración de nulidad de los actos jurídicos
que correspondan, esto es, que posibiliten dotarle de efectos
prácticos a la restitución-indemnización, vale decir que la
aseguren cuando el sujeto activo del delito o el obligado a
re p a ra r haya p ra c tic a d o sobre los bienes a ctos de
disposición, que devienen fraudulentos, o actuaciones de
simulación patrimonial que la pongan en peligro.
La re p a ra ció n c iv il se c o n s titu y e a sí en la te rc e ra
consecuencia jurídica, junto a las penas y las medidas de
seguridad, que em ana del hecho típico y antijurídico

221
Artículo 92° •Fid el R ojas V arg as

constituido en delito y atribuido a un sujeto culpable. Posee


una indudable, aunque no total, naturaleza extrapenal, lo que
comúnmente hace que los artículos del Código penal (de
contenido civil) se completen con los dispositivos del Código
Civil. Consideración jurídica matizada que justamente permite
alejarnos de aquella tesis reductiva, comúnmente asumida en
la doctrina de nuestro medio, que ve en la reparación del delito
una cuestión de absoluta naturaleza civil. Vale decir, la
naturaleza mayoritariamente civil de la reparación no nos puede
hacer perder de vista que posee un contenido de origen que
lo vincula a la esfera del Derecho penal, y que es el Fiscal
penal, quien por lo común -d e no haber constituido actor civil-
ejercita dicha pretensión en la mayoría de delitos (salvo en los
supuestos en los cuales el Procurador público interviene en
defensa de los órganos del Estado o la parte civil en defensa
de intereses no públicos). Es más, abonando la tesis mixta o
matizada, la reparación civil detenta un efecto preventivo -tesis
no dominante en doctrina- quizás de mayor eficacia que la
pena conminada. Al respecto, Concepción M olina B l a s q u e z
consolida esta idea cuando sostiene que «No debemos olvidar
que los últimos avances en doctrina penal y en criminología
consideran que el castigo del delincuente vuelve a perjudicar
a la víctima porque reduce drásticamente la voluntad a favor
de la reparación, cuando no lo dificulta o impide totalmente, y
que, sin embargo el resarcimiento del daño contribuye de
manera notable a los fines penales de prevención general y
especial, y de ahí que se postule un acercamiento del Derecho
Civil y el Derecho Penal (La aplicación de las consecuencias
jurídicas del delito, Barcelona, Bosch, 2055, p. 232).
Es presupuesto, en línea general, para la existencia de la
reparación civil, en tanto forma concreta de responsabilidad
civil debatida en el proceso penal, la existencia de un delito o
falta y de un sujeto penalmente culpable que está llamado a
re spon der civilm e n te para re p a ra r el daño causa do.
Usualmente se acude a criterios objetivos tales como la
magnitud del daño ocasionado y daño emergente como
consecuencia del delito, el lucro cesante, el daño a la persona
y las p o s ib ilid a d e s del co nd enad o, com o ta m b ié n a

222
•De la repa ra ció n o v il y co n secu en cia s a cceso r ia s ------- Art. 92°

delimitadores subjetivos de prudencia y razonabilidad para


fija rla bajo estándares de proporcionalidad y justicia,
manteniendo una distancia razonable de las poquedades y
los excesos. El proceso de determinación judicial de la
reparación civil, con base a dichos delimitadores, deberá
term in ar in dividualizando y esp e cifica n d o los m ontos
in d e m n iz a to rio s que c o rre s p o n d e al co n d e n a d o o
condenados, en forma solidaria, además de la obligación de
restituir el bien, en los supuestos que así lo admitan.
El daño ocasionado con el delito se constituye así en el punto
de partida y piedra de toque para la medida de la reparación
civil. Sin embargo, excepcionalmente, la reparación civil, por
daño, puede ir desvinculada de la responsabilidad penal, esto
es, incluso cuando el procesado haya sido absuelto o
sobreseído, de existir daño resarcible. De conformidad al
artículo 12.3 del Código Procesal Penal, el Juez penal puede
establecer monto indemnizatorio, «cuando proceda». Frase
esta última a ser llenada por el Juez de fallo, si el hecho
como mínimo alcanzó naturaleza típica y antijurídica material.
La Ejecutoria Euprema del 5/6/2004, R.N. N° 3150-2004-
JUNÍN ha fijado un importante criterio a tener en cuenta al
momento de definir estrategias que le doten de contenido y
sentido justificativo a la reparación civil, en su extremo
indemnizatorio. Sostiene dicha ejecutoria, que debe fijarse el
monto indemnizatorio atendiendo la situación en que se
encontraría la víctima si el daño no se hubiese producido.
El obligado a reparar es el sujeto condenado (único o
múltiple) que ha generado daño patrimonial o no patrimonial, y
que se encuentra en una necesaria relación de inmediatez
con el delito. Obligación que llega a sus herederos, hasta donde
lo permita la herencia, en el caso de fallecer aquél. Igualmente
está obligado a reparar de manera solidaria el tercero civilmente
responsable (persona natural o jurídica). El obligado a reparar
es tanto el autor o solidariamente los coautores, como los
partícipes -instigadores y cómplices- que colaboran en el delito,
debiendo producirse en este extremo la debida proporcionalidad
que exige la diferencia de aportes y causalidades para la

223
Artículo 92° •Fid el R o ja s V a rg as

producción del daño. Cabe igualmente que sea considerado


obligado a reparar civilmente quien haya sido favorecido
ilícitamente con el delito. En el caso de ilícitos penales
ocasionados por inimputables, están obligados a reparar los
terceros curadores o responsables a cargo de dichos sujetos.
Lá insolvencia del obligado, que carece de bienes para ejecutar
se reconduce al tema de fijar un monto de su remuneración
obtenida en libertad o al interior del penal (artículo 98° del Código
penal). De tratarse de un sujeto sin bienes y sin trabajo que
se halla fuera del penal, el tema de la reparación civil se muestra
imposible de satisfacer, por lo menos provisoriamente.
La persona, natural o jurídica, resarcible es quien detenta el
bien jurídico protegido (sujeto pasivo del delito) y que ha sufrido el
daño. En determinados supuestos son resarcibles tanto el titular
del bien jurídico y el afectado directo: por ejemplo en el delito de
abuso de autoridad, el Estado y el particular ó colectivo social
afectado materialmente con el acto arbitrario o el incumplimiento
funcional; en el robo con lesiones, tanto el titular del bien jurídico
patrimonio como quien sufre la lesión. En los casos de destrucción
del detentar del bien jurídico, por ejemplo los delitos de homicidio,
la persona resarcible será el deudo del occiso (sus familiares
más cercanos, con base a las preeminencias que establece el
Código Civil). El heredero del perjudicado puede igualmente
solicitar la reparación civil o perseguirla.
El objeto de reparación en vía indemnizatoria son: (i) los
perjuicios o daños patrimoniales causados o daños físicos
ocasionados con el delito, los que por su naturaleza objetiva
son técnicamente valuables con prueba pericial y cuantías
indemnizatorias (fijadas incluso legal o contractualmente); (i¡)
los daños morales o extrapatrimoniales evaluados mediante
un estimado indemnizatorio pecuniario o con bienes; daños,
que quedan sometidos, por lo general, a la prudencia del juez
y el grado de afectación psicológica, moral o social de la
víctima, incluyéndose aquí también el daño a la imagen o
viabilidad en el sistema (para este último supuesto para el
caso de las personas jurídicas afectadas); (iii) el daño a la
persona, a su proyecto de vida a su posibilidades de

224
■De l a reparació n civil y co n secuen cia s a cceso r ia s ------- Alt. 92°

realización personal y/o social; iv) los daños institucionales,


esto es, la afectación de los valores fundantes de la
adm inistración pública o de justicia; asunto igualmente
discrecional y bastante opinable en su mensuramiento.
Discutida largamente en la doctrina es el tema de si los
delitos de peligro abstracto vinculen un ámbito obligatorio
de reparación civil, dadas las dificultades para precisar
objetivamente el daño causado. Al respecto, la jurisprudencia
del Acuerdo Plenario 6-2006 ha utilizado un argumento de
naturaleza formal para justificar la necesidad de reparación
civil en dichos delitos sin daño concreto. En efecto, considera
que en los delitos de peligro abstracto, si bien no cabe negar
a priori la posibilidad de que surja responsabilidad civil, puesto
que en ellos -s in perjuicio, según los casos, de efectivos
daños generados en intereses individuales concretos- se
produce una alteración del ordenamiento jurídico con entidad
suficiente, para ocasionar, según los casos, daños civiles.
La tesis de la «alteración del ordenamiento jurídico» ha
sido utilizada igualmente para fundamentar la reparación civil
en aquellos delitos contra la Administración Pública y de
Justicia caracterizados por hallarse desprovistos de contenido
patrimonial (abuso de autoridad, usurpación de funciones,
patrocinio ¡legal, cohechos, prevaricato, etc.). Las dificultades
en este últim o ám bito acusan el riesgo de fom entar
e s c e n a rio s de s u b je tiv id a d -g e n e ra lm e n te por
sobredimensionamientos- en la fijación de la reparación civil,
al no existir forma de establecer parámetros objetivos para
ponderar una justa reparación civil, lo que en definitiva torna
discrecional y manipulativo y, puede que, hasta arbitrario dicho
proceso de individualización. Igual de problem ática se
presenta la reparación civil en casos de tentativa de delito y
en las faltas contra las buenas costumbres, la seguridad y la
tranquilidad pública, puntos en los cuales la discrecionalidad
del juez juega papel decisivo.
Similares problemas se aprecia en los delitos de hurto de las
franjas del espectro electromagnético, en el autoaborto, en los
delitos contra el honor y contra la libertad e indemnidad sexual.

225
Artículo 92° -F id el R o jas V a rg a s

Áreas delictivas todas con sus particularidades al momento


de fijar reparación civil. En lo particular y en los delitos contra
la libertad sexual, para cuantificar el daño moral, la Ejecutoria
Suprema del 9/7/ 2004, R.N. N° 300-2004 SAN MARTIN, ofrece
los siguientes criterios -que pueden servir igualmente en otros
delitos de agravio psicológico contra las víctimas-: «si bien es
cierto que no existen parámetros objetivos para cuantificar los
perjuicios morales (...), sin embargo la existencia del daño si
puede ser apreciada de manera objetiva, traduciéndose en los
sufrimientos, en la aflicción, el resentimiento y el ansia que
padece la menor como consecuencia de las relaciones
sexuales a las que fue sometida por el sentenciado». Tema,
por cierto, bastante opinable, si es que ello no va aparejado
de indicadores y evaluación objetiva.
La existencia de dos Acuerdos Plenarios de la máxima
jerarquía (6-2006 y 5-2011) y un nutrido elenco de sentencias
c a s a to ria s (pena les y c iv ile s ), así com o n u m e ro sa s
ejecutorias supremas dan cuenta del interés jurisprudencial
de las Salas Penales de la Corte Suprema en esta materia,
la que sin embargo deja abierto aún diversos temas de interés
no abordados jurisprudencialmente.
En la doctrina nacional, véase el trabajo de Tomás G á lv ez
(La Reparación Civil en el proceso penal, Lima,
V il l e g a s
Idemsa, 1999). Autor que sostiene la autonomía absoluta de
la reparación civil y que analiza con amplitud y detalle los
diversos escenarios del daño resarcible.

Determinación conjunta de la reparación civil


Artículo 92°.- La reparación civil se determina conjunta­
mente con la pena.
S umario : a) Precisiones, b) Principio del daño causado, bien jurídico, c)
Determinación judicial de la reparación civil: aumento, d) Determinación
judicial de la reparación civil: disminución, e) Reparación civil en
moneda extranjera, f) Dificultades para determinar el monto de la
reparación civil: daños morales, g) Vía civil y vía penal, h) Hipótesis
particulares de reparación civil: delitos de peligro, pluriofensivos, de
fu n ció n , sin contenido patrim on ial, sen ten cias su cesivas, i)
Jurisprudencia vinculante.

226
------------------D e la reparación ovil y consecuencias accesorias------ Alt. 92°

Jurisprudencia

a) Precisiones
PRECISIO N ES ACERCA DE LA REPARACIÓN CIVIL:
BÚSQUDA DE LA PAZ SOCIAL
1409. «La reparación del daño causado por la conducta punible
supone la compensación de las consecuencias del hecho con el fin de
restituir a la víctima y alcanzar la paz social; en efecto, la comisión
por parte del agente de un hecho ilícito, tipificado como delito, no
solo acarrea una sanción de carácter penal sino también civil, en tan­
to se pueden lesionar intereses o derechos subjetivos de los particula­
res, causando un daño a la víctima, lo que tiene que ser resarcido
para paliar o restituir -total o parcialmente- el menoscabo sufrido por
el afectado o el agraviado; que por ello el juez penal, debe no solo
contar con todos los elementos de juicio necesarios para pronunciarse
con relación a la responsabilidad penal del agente, sino también con
toda la información necesaria para pronunciarse respecto a los ele­
mentos y factores integrantes de la responsabilidad civil».
Ejecutoria Suprema del 23/1/2012 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 2930-2011-CAÑETE, Juez supremo ponente: Elvia Barrios
Alvarado, Gaceta penal, Tomo 42, Diciembre 2012, Lima, Gaceta
jurídica, p. 132.

REPARACIÓN CIVIL Y AFECTACIÓN CONCRETA DEL BIEN


JURÍDICO
(Casación)
1410. «La naturaleza de la acción civil ex delicto es distinta (con
relación a la pena), pues tiene como finalidad reparar el daño o efecto
que el delito ha tenido sobre la víctima (Ejecutoria Suprema vinculante,
R. N° 948-2005 JUNIN, del 7/6/2005, Acuerdo Plenario 1-2005) y,
consecuentemente, debe guardar proporción con los bienes jurídicos
que se afectan (...); que, al respecto, este Tribunal Supremo considera
pertinente precisar, además, que la ñj ación del monto de la repara­
ción civil debe guardar relación no con el bien jurídico abstractamente
considerado, sino con la afectación concreta sobre dicho bien jurídico;
de igual forma, la fijación de dicho monto no se regula en relación a
la capacidad económica del procesado, al respecto el profesor García
C avero, afirma que el punto de mira de la reparación civil derivada

227
Artículo 9 2 °---------- ------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

del delito debe centrarse en el daño producido y no en el agente o


sujeto activo de dicho delito (pide. «La naturaleza y alcance de la re­
paración civil», en www. Itaiusestocom)».
Sentencia de Casación N° 164-2011-LA LIBERTAD, del 14 de Agosto
de 2012 (Sala Penal Permanente), Fundamento Quinto. 2, Juez
supremo ponente: Rodríguez Tineo.

PLAZO PARA EL PAGO DE LA REPARACIÓN DEBE SER


FIJADO POR EL JUEZ PENAL
1411. «El juez penal tiene la facultad de precisar el plazo en el
cual debe efectivizarse el pago de la reparación civil, consolidándo­
se de esta manera la tutela procesal efectiva a la víctima, no debién­
dose perder de vista que el tercero puede hacer uso del derecho de
repetición y excusión, y en caso exista demora en los trámites admi­
nistrativos del erario nacional, debe ser evaluado por el juez encar­
gado de la ejecución de la condena».
Sentencia de Casación N° 164-2011-LA LIBERTAD, del 14 de Agosto
de 2012, Fundamentos tercero. D (Sala penal Permanente), Juez
supremo ponente: Rodríguez Tineo.

LA REPARACIÓN CIVIL COMO CONSECUENCIA DEL DE­


LITO
1412. «Todo delito acarrea como consecuencia no solo la impo­
sición de una pena, sino también puede dar lugar al surgimiento de
responsabilidad civil por parte del autor; es así, que en aquellos ca­
sos en los que la conducta del agente produce un daño reparable,
corresponde fijar junto a la pena el monto de la reparación civil».
Ejecutoria Suprema del 21/10/99, Exp. N° 3362-99-SAN ROMÁN-
JULIACA. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal patrimonial, Grijley,
Lima, 2000, p. 113.

1413. «Conforme a los artículos 92° y 101° del Código Penal, la


reparación civil, como consecuencia proveniente del hecho punible,
busca la reparación del daño ocasionado a la víctima; esta repara­
ción comprende la restitución del bien materia del delito o de su
valor y el pago de los daños y perjuicios; la reparación, se rige ade­
más por las disposiciones del Código Civil, por lo que para determi­
narla se debe tener en cuenta el daño emergente, el lucro cesante y
el daño a la persona».

228
------------------ D e la reparación civil y consecuencias accesorias------ Art. 92°

Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos


sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del 30
de junio de 1997, Exp. N° 3322-97. L a R osa G ómez de la Torre, Miguel,
Jurisprudencia del proceso penal sumario, Grijley, Lima, 1999, p. 16.
REPARACIÓN CIVIL RESULTA APLICABLE INCLUSO EN
SUPUESTOS DE NO RESPONSABILIDAD PENAL: RESPONSABI­
LIDAD POR RIESGO
(Casación)
1414. «La Casación N° 1135-95 expedida por la Sala Civil de la
Corte Suprema de la República estableció «aquel que mediante un
bien riesgoso o peligroso o por el ejercicio de una actividad riesgosa o
peligrosa causa un daño a otro está obligado a repararlo, establecien­
do así un supuesto de responsabilidad por riesgo, entendiéndose que
ante la producción de un daño no es necesario determinar la culpa o
dolo en el agente, pudiéndose afirmar que existe una especie de culpa
virtual por el hecho de la utilización de la actividad riesgosa. La Ca­
sación recaída en la causa 86-2008, del 1/12/2008 emitida por la
Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema señaló que la doctrina na­
cional ha dado una noción del riesgo creado y señala que todos los
bienes y actividades que se utilizan en la vida moderna para la satis­
facción de las diferentes necesidades existentes suponen un riesgo or­
dinario o común para las personas. Sin embargo, existen también, y
cada vez en mayor número, bienes y actividades que significan un
riesgo adicional al ordinario, tales, como: los automotores, los artefac­
tos eléctricos, las cocinas a gas, ascensores, los diferentes tipos de ar­
mas, escaleras mecánicas, los insecticidas, productos químicos para
limpieza, medicamentos, productos enlatados, las actividades indus­
triales, etc. Para todo este tipo de riesgos y actividades no será necesa­
rio examinar' la culpabilidad del autor, pues bastará con acreditar el
daño causado, la relación de causalidad y que se ha tratado de un
daño producido mediante un bien o actividad que supone un riesgo
adicional al ordinario y común y que por ello mismo merecen la cali­
ficación de riesgosos. Haya sido el autor culpable o no, será igualmen­
te responsable por haber causado el daño mediante una actividad
riesgosa o peligrosa. El artículo 12° del Código Procesal Penal habilita
la posibilidad de que el juzgador emita pronunciamiento sobre la res­
ponsabilidad civil de una persona involucrada en un proceso penal a
pesar de que su responsabilidad por el delito -entiéndase acción típi­
ca, antijurídica y culpable- no se haya declarado por no cumplirse
con los estándares mínimos de condena».

229
Artículo 92° ----------;------------ F idel R ojas V argas----------------------------------- ------

Sentencia de Casación N° 240-2011-AREQUIPA, del 20 de Septiembre


de 2012, Fundamentos segundo. 2.2.3, tercero. 3.3.2 y 3.5.2 (Sala
penal Permanente), Juez supremo ponente: Salas Arenas.

EXCLUSIÓN DE RESPONSABILIDAD CIVIL POR ACTUA­


CIÓN DETERMINANTE DE TERCERO Y FRACTURA DEL NEXO
CAUSAL
(Casación)
1415. «Respecto del hecho determinante de tercero, como cau­
sa de exoneración de responsabilidad civil, por la supuesta interven­
ción de tercero -otra unidad vehicular- y la concreción de la fractu­
ra del nexo causal, cabe precisar que dicha intervención ha de ser
determinante o decisiva en el daño acontecido para que pueda ex­
cluir al agente al que se atribuye la responsabilidad de la reparación
del daño causado». La doctrina, en materia civil, ha señalado que el
demandado por daños y perjuicios puede exonerarse acreditando
que la causa del accidente fue una tercera persona y que su partici­
pación fue circunstancial en los hechos, de dicha premisa se infiere
que por tratarse de un proceso de naturaleza civil, corresponde pro­
bar dicho supuesto a quien lo alega».
Sentencia de Casación N° 240-2011-AREQUIPA, del 20 de Septiembre
de 2012, Fundamento tercero 3.5.5 y 3.5.7 (Sala penal Permanente),
Juez supremo ponente: Salas Arenas.

DIFERENTES FUNDAMENTOS DE LA PENA Y LA REPARA­


CIÓN CIVIL
1416. «En lo que se refiere a la reparación civil, se debe tener en
cuenta que ésta nace con la ejecución de un hecho típico penalmente,
pero que no se determina en proporción a la gravedad del delito,
como ocurre con la pena, sino a partir de los efectos producidos por
el mismo; siendo que, en el caso concreto se aprecia que a pesar que
estamos ante una conducta agravada por el medio comisivo utiliza­
do, se debe tener en cuenta que no se advierte un resultado que impli­
que consecuencias que irroguen una reparación civil elevada, por lo
que corresponde disminuir prudencialmente la reparación civil».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
1 de octubre de 1998, Exp. N° 12448-98. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 496.

230
----------------- D e la reparación civil y consecuencias ACCESORIAS------- Art. 92°

NATURALEZA PENAL Y CIVIL DEL HECHO DELICTIVO


1417. «Las consecuencias jurídicas del delito no se agotan con
la imposición de una pena o medida de seguridad, sino que surge la
necesidad de imponer una sanción reparadora, cuyo fundamento
está en función a que el hecho delictivo no sólo constituye un ilícito
penal sino también un ilícito de carácter civil, por lo que su imposi­
ción como regla de conducta resulta errónea, en atención a su natu­
raleza jurídica, no pudiéndose supeditar la condicionalidad de la
pena a la exigencia de su pago».
Ejecutoria Suprema del 21/10/98, Exp. N° 100-96-CUSCO. Revista
de Jurisprudencia peruana, año II, N° 4, Editora Normas Legales,
Trujillo, 2000, p. 347.

REPARACIÓN CIVIL Y PENA: PRECISIONES


1418. «La reparación civil no constituye parte integrante de la
pena desde que su pago no se encuentra condicionado al plazo de
duración de la ejecución de la pena o al de su prescripción, debien­
do anotarse además que la norma sustantiva invocada en el recurso
de nulidad solamente establece que la pena y la reparación civil de­
ben fijarse de manera conjunta -entiéndase- al momento de la ex­
pedición de la respectiva sentencia condenatoria, sin que se desprenda
de su texto que la segunda forme parte de la primera».
Ejecutoria Suprema del 21/9/2004, R.N. N° 338-2004-HUÁNUCO.
Á valos R odríguez , Constante y R obles B r iceñ o , Mery, Modernas
tendencias dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema,
Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 213.

1419. «La reparación civil no constituye parte integrante de la


pena, no estando su pago sujeto al plazo de duración de la ejecu­
ción de la pena o al de prescripción de la pena; por lo tanto se man­
tiene el derecho del agraviado o de la parte civil a hacer efectivo
dicho pago, aun después del plazo de la ejecución de la pena».
Sentencia de la Sala Penal de la Corte Superior de Justicia de
Lambayeque del 11 de agosto de 1999, Exp. N° 638-97. A cademia de
la M agistratura, Serie de Jurisprudencia, Lima, 2000, p. 351.

LIMITACIONES A LAS PRETENSIONES DE LA PARTE CIVIL


1420. «La parte civil cuestiona el extremo de la pena impuesta
y la reparación civil. Al respecto, es de precisar lo siguiente: (i) que

231
Artículo 92o------------------------ F idel R ojas V argas------------------------------------------

la actuación procesal de la parte civil solamente está circunscrita al


ejercicio de la acción civil, pues el interés que conlleva su interven­
ción se circunscribe básicamente a la persecución de una pretensión
patrimonial -como consecuencia de la comisión de un hecho delictivo-, y
dentro de este contexto, va a direccionar su actuación a la obten­
ción de la restitución de la cosa, la reparación del daño causado o la
indemnización de los perjuicios; que, siendo así, no tiene injerencia
en la cuestión penal sino en la medida en que interesa para funda­
mentar su pretensión pecuniaria, y en tal virtud, no puede cuestio­
nar la pena privativa de libertad fijada en la sentencia salvo que sea
absolutoria, debiendo desestimarse los argumentos que integran su
recurso de nulidad en el extremo que solicita el aumento de pena de
los sentenciados».
Ejecutoria Suprema del 26/05/2010 (Sala Penal Permanente), R.N.
N° 2040-2009-LIMA, Juez supremo ponente: Lecaros Cornejo, Gaceta
penal, Tomo 40, Octubre 2012, Lima, Gaceta jurídica, pp. 169-170.

BASES PARA LA DETERMINACIÓN DE LA CUANTÍA DE


LA REPARACIÓN CIVIL
1421. «La reparación civil implica la reparación del daño y la
indemnización de los perjuicios materiales y morales, y está en fun­
ción de las consecuencias directas y necesarias que el delito generó en
la víctima; que, la estimación de la cuantía de la reparación civil debe
ser razonable y prudente, en la perspectiva cierta de cubrir los fines
reparadores asignados a dicha institución; que en el presente caso, ha
de tenerse en cuenta que se trató de dos robos con propósito terroris­
ta, que medió un enfrentamiento con la policía, que el autor utilizó
armamento de guerra y los efectivos policiales se vieron obligados a
hacer uso de sus armas de reglamento, que el imputado también esta­
ba en posesión de explosivos; que se dañó a la unidad policial por los
impactos de bala, que se tuvo que atender al imputado en un hospital
público por herida de bala, y que el enfrentamiento tuvo entidad su­
ficiente para generar fundada alarma social, a lo que se agrega la
propia actividad terrorista del imputado; que esas bases de determi­
nación de la cuantía de la reparación civil autorizan a aumentar el
monto fijado en la sentencia recurrida acogiendo parcialmente los
agravios del Procurador Público; por esos fundamentos declararon
haber nulidad en la sentencia en cuanto fija en 10,000 nuevos soles el
monto de la reparación civil, reformándola la fijaron en 20,000 nue­
vos soles dicho monto a favor del Estado».

232
------------------De la reparación civil y CONSECUENCIAS ACCESORIAS------- Alt. 92°

Ejecutoria Suprema del 28/4/2005, R.N. N° 594-2005-LIMA. P érez


A rroyo , Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú (2001-
2005), t. II, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias Penales,
Iuris Cónsul ti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006, p. 806.

LAS INCAUTACIONES NO DAN LUGAR A REPARACIÓN


CIVIL
1422. «En todo proceso penal el pago de indemnización solo
está referido a favor del agraviado mediante la reparación civil; las
incautaciones que se lleven a cabo en cualquier proceso no dan lu­
gar a indemnización, porque los Magistrados que la disponen y eje­
cutan lo hacen en ejercicio regular de la función jurisdiccional».
Ejecutoria Suprema del 4/6/97, Exp. N° 2519-96-LIMA. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 261.

REPARACIÓN CIVIL NO MOTIVADA


1423. «En cuanto a la reparación civil se ha producido una afec­
tación grave al deber de motivación, pues se advierte una ausencia
absoluta de fundamentos que respalden la determinación de la suma
que se impuso por concepto de reparación civil, habiéndose consig­
nado únicamente lo siguiente: «la comisión de delitos ha generado
daños a los fondos públicos, por lo que para reparar el mismo se
debe fijar un monto adecuado y proporcional, es decir, cincuenta
millones de soles» lo que evidencia no solo una insuficiencia de mo­
tivación respecto a los factores que permitirían individualizar y de­
terminar en forma prudencial y proporcional la reparación civil -en
función a la entidad del daño causado por la comisión del delito-
sino su inexistencia absoluta».
Ejecutoria Suprema del 25/05/2012 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 3641-2011-LIMA, Juez supremo ponente: Elvia Barrios Alvarado,
Gaceta penal, Tomo 45, Marzo 2013, Lima, Gaceta jurídica, p.146.

DELITOS FUNCIONALES, AGRAVIADO Y REPARACIÓN


CIVIL
1424. «Tratándose de delitos contra la administración pública,
en perjuicio de los Gobiernos Locales o Regionales, solo éstos de­
ben ser considerados como agraviados y no el Estado a la vez, por
cuanto ello implicaría una duplicidad de pago respecto a la repa­
ración civil».

233
Artículo 92° ---------- -------------F idel R ojas V argas------------------------------------------

Ejecutoria Suprema del 2/4/2004, R.N. N° 3730-2002-CUSCO. Á valos


R odríguez , Constante y R obles B riceño , Mery, Modernas tendencias
dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema, Diálogo con
La Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 217.

CUMPLIMIENTO DE LA REPARACIÓN CIVIL SE SUJETA AL


CÓDIGO CIVIL
1425. «El pago de la reparación civil no puede estar sujeto a un
término, en razón de que para su cumplimiento son aplicables en
forma supletoria las disposiciones contenidas en el Código Procesal
Civil en ejecución de sentencia».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
8 de mayo de 1998, Exp. N° 7537-97. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 548.

REPARACIÓN CIVIL Y PARTE CIVIL


1426. «La reparación civil comprende no solo la indemnización
por daños y perjuicios irrogados al agraviado, sino también la resti­
tución del bien o el pago de su valor. Nuestra legislación procesal
penal, al incorporar a la parte civil como sujeto de la relación proce­
sal, lo hace para los efectos de coadyuvar no solo en la determina­
ción del delito, sino también en la determinación del daño causado,
desde la perspectiva cuantificada».
Ejecutoria Suprema del 15/9/96. (Sala C) Exp. N° 1122-99-ANCASH.
Normas Legales, t. 287, Editora Normas Legales, Trujillo, abril 2000,
p. A-65.

OMISIONES EN LA SENTENCIA: INTEGRACIÓN


1427. «Que contrariamente a lo que afirma la parte civil, el su­
perior colegiado al fijar el monto de la reparación civil sí ha tenido
en cuenta el daño ocasionado como consecuencia del delito cometi­
do, sin embargo omitió disponer el pago de la suma objeto de per­
juicio, que asciende a 10,800 nuevos soles, de conformidad con lo
dispuesto por el inciso primero del artículo 93° del Código Penal,
que prescribe que la reparación civil está integrada por la restitu­
ción del bien sino es posible el pago de su valor; por lo que es del
caso integrar este extremo de la recurrida, en aplicación de lo dis­
puesto por el artículo 298° del Código de Procedimientos Penales».

234
----------------- D e la reparación civil y consecuencias accesorias------ Art. 92°

Ejecutoria Suprema del 13/5/2004, R.N. N° 284-2003-CONO NORTE


DE LIMA. P érez A rroyo , Miguel, La evolución de la Jurisprudencia
penal en el Verá (2001-2005), t. II, Instituto Peruano de Criminología y
Ciencias Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima,
2006, p. 762.

1428. «Que, el colegiado al expedir sentencia materia del grado


ha omitido señalar la reparación civil que deberán abonar los sen­
tenciados en forma solidaria a favor de la entidad agraviada, siendo
del caso integrar dicho extremo en aplicación del penúltimo párrafo
del artículo 298° del Código de Procedimientos Penales».
Ejecutoria Suprema del 28/10/99, R.N. N° 3412-99-LIMA. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 382.

INCLUSO EN CASOS DE TERRORISMO LA REPARACIÓN


CIVIL SE DETERMINA TOMANDO EN CUENTA POSIBILIDADES
DEL CONDENADO
1429. «Cuando el Derecho penal organiza un sistema de sancio­
nes en el plano de la responsabilidad por reparación de daños, la san­
ción estriba en una mengua patrimonial que se le impone al responsa­
ble del hecho a favor del damnificado; que en el presente caso los abo­
gados de la Procuraduría a cargo de los asuntos judiciales del Ministe­
rio del Interior relativos al delito de terrorismo han impugnado la sen­
tencia condenatoria en el extremo de la reparación civil por considerar­
la diminuta; sin embargo, es de advertirse que el colegiado ha pondera­
do tales aspectos al momento de determinar la reparación civil a favor
de cada uno de los perjudicados, teniendo en cuenta las limitadas posi­
bilidades económicas del sentenciado, por lo que el monto de la repara­
ción civil fijada en la recurrida se encuentra arreglada a ley».
Ejecutoria Suprema del 8/6/2004, R.N. N° 591-2004-JUNÍN. C astillo
A lva ,José Luis, Jurisprudencia penal 1, Sentencias de la Corte Suprema
de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 542.
DETERMINACIÓN DE REPARACIÓN CIVIL: AMA DE CASA
Y ESTUDIANTES
1430. «En cuanto al monto de la reparación civil impugnado
por la parte civil, se debe tener en cuenta la magnitud del daño
ocasionado por la comisión del delito y la posibilidad económica de
los responsables, y si bien el colegiado no ha sustentado de modo
alguno dicho extremo para efectos de determinación, cierto es que
en el caso de los procesados, resultan ser estudiantes y ama de casa,

235
Artículo 9 2 °------------------------ F idel R ojas V argas------------------------------------------

por tanto no tienen un ingreso económico fijo, por lo que en este


extremo de la recurrida también se encuentra arreglada a ley».
Ejecutoria Suprema del 23/6/2004, R.N. N° 2519-2003-ANCASH.
C astillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 2, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 283.
A PLICACIÓ N DEL PRIN CIPIO TANTUM DEVO LU TUM
QUANTUM APELLATUM, EL PERJUICIO SE DETERMINA EN
FUNCIÓN A CADA AGRAVIADO
1431. «En cuanto a la reparación civil, si bien el tribunal de ins­
tancia omitió determinar, en primer lugar que ésta debe comprender
el pago del valor de los parabrisas destrozados y en segundo lugar la
devolución de lo sustraído; como el recurso solo se ha interpuesto por
el acusado, no es del caso corregir tal omisión en aplicación del prin­
cipio tantum devolutum quantum apellatum; que, sin embargo, si es ne­
cesario acotar que la reparación civil está considerada en función del
perjuicio de cada agraviado, dada su naturaleza de proporción cuan­
titativa con el perjuicio individual correspondiente, por lo que se debe
precisar que el monto que se establece corresponde a cada uno de
ellos, entendiéndose a favor de cada uno de los agraviados».
Ejecutoria Suprema del 9/8/2004, R.N. N° 1288-2004-LA LIBERTAD.
C astillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 1, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 390.
INCUMPLIMIENTO DEL PAGO DE LA REPARACIÓN CIVIL
IMPORTA VOLUNTAD HOSTIL AL DERECHO
1432. «La reparación del daño impone al condenado un deber
positivo de actuación, cuyo incumplimiento importa una condena
omisiva, que en este caso comunica inequívocamente una manifies­
ta voluntad -hostil al derecho- de incumplimiento a la regla de con­
ducta impuesta en el fallo».
Ejecutoria Suprema del 20/4/2006. R.N. N° 2476-2005-
LAMBAYEQUE. San M artín C astro, C é sa r, Jurisprudencia y precedente
penal vinculante, selección de ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra,
Lima, 2006, p. 178.

b) Principio del daño causado, bien jurídico


PRINCIPIOS QUE RIGEN LA DETERMINACIÓN DE LA RE­
PARACIÓN CIVIL
1433. «La reparación civil se rige por el principio del daño cau­
sado, cuya unidad procesal civil y penal protege el bien jurídico en

236
----------------- De la reparación civil y consecuencias ACCESORIAS------ Alt. 92°

su totalidad y garantiza el oportuno derecho indemnizatorio de la


víctima; que, por lo tanto no debe fijarse en forma genérica, sino
que es necesario individualizarla y determinarla en forma pruden­
cial y proporcional a la entidad del daño causado; que en dicho
contexto, el monto fijado como reparación civil por el Tribunal de
Instancia responde a los principios de necesidad, proporcionalidad
y razonabilidad, pues se valoró en forma concreta el daño irrogado
al agraviado, además el señor Fiscal Superior, en su acusación soli­
citó como reparación civil la suma de 2,000 nuevos soles, lo que
resulta el límite insuperable».
Ejecutoria Suprema del 26/3/209, R.N. N°. 1569-2007-AREQUIPA.
Juez supremo ponente: Barrios Alvarado, Elvia, Gaceta -penal y procesal
penal, t. 12, Gaceta Jurídica, Lima, junio 2010, p. 101.

RESULTADO DAÑOSO INDEMNIZABLE, BIEN JURÍDICO Y


TIPICIDAD PENAL, DELITOS DE PELIGRO Y DE MERA ACTIVI­
DAD: PRECISIONES
(Casación)
1434. «Mediante Acuerdo Plenario 1-2005, se estableció como
Ejecutoria Vinculante, el Recurso de Nulidad N° 948-2005 JUNIN,
de fecha 7 de junio de 2005, que consideró «La naturaleza de la
acción civil ex delito es distinta -con relación a la pena- pues tiene
como finalidad reparar el daño o efecto que el delito ha tenido sobre
la víctima, y consecuentemente debe guardar proporción con los bie­
nes jurídicos que se afectan». Al respecto, este Tribunal Supremo,
considera pertinente precisar además que la fijación del monto de la
reparación civil debe guardar relación no con el bien jurídico
abstractamente considerado sino con la afectación concreta sobre
dicho bien jurídico». Sobre los fundamentos de la responsabilidad
civil en el proceso penal el profesor Silva Sánchez ha señalado que se
halla orientado en un criterio de economía procesal orientado a evi­
tar el denominado peregrinaje de jurisdicciones. Tal posición dog­
mática se ve fielmente recogida en el artículo 444°, numeral 3 del
Nuevo Código Procesal Penal (...). Esto, implica que la reparación
penal derivada del delito, no exige que el daño causado por éste
tenga una relevancia penalmente a nivel de tipicidad, es decir, no es
necesario que el resultado dañoso constituya un elemento del delito
por el que se condena o no tiene por qué ser coincidente con el re­
sultado típico del delito. Caso distinto es la legitimidad del Juez para

237
Artículo 92° ■Fidel R ojas V argas

imponer una reparación civil, aquí se exigirá que se acredite no solo


el hecho, como lo afirma la doctrina mayoritaria, sino, tal como dis­
crepa y sostiene autorizadamente el profesor G arcía C avero, no bas­
ta la sola exigencia de un hecho dañoso sin que sea necesario siquie­
ra un juicio de tipicidad para determinar la reparación civil, este
juicio de tipicidad no tiene porqué abarcar su vertiente subjetiva,
por lo que bastará con que el juez determine respecto del hecho su
tipicidad objetiva y la ausencia de una justificación objetiva (...).
Por ello los criterios según los cuales se afirma que los delitos de
peligro o de mera actividad no generan responsabilidad por el he­
cho de que no produce efectivamente un daño, son equívocos, pues
la lógica del legislador penal ha sido adelantar el momento de la
consumación del delito relegando el eventual resultado lesivo a la
condición de circunstancia post consumativa».
Sentencia de Casación N° 164-2011-LA LIBERTAD, del 14 de Agosto
de 2012, Fundamento Tercero, III. 2 (Sala Penal Permanente), Juez
supremo ponente: Rodríguez Tineo.

SISTEMA DE LA REPARACIÓN INTEGRAL DE LOS DAÑOS


PREVISTOS Y PREVISIBLES Y (EXCEPCIONALMNTE) IMPREVI­
SIBLES. DAÑO MATERIAL, DAÑO MORAL, DAÑO A LAS PER­
SONAS, DAÑOS DIRECTOS E INDIRECTOS
1435. Al respecto es necesario señalar que la determinación de la
reparación civil se rige bajo el sistema o principio de la reparación integral,
debido a que el obligado debe reparar todos los daños, los previstos y los
previsibles, incluso los imprevisibles (excepcionalmente y según el caso), así
como los daños directos e indirectos; el monto de la obligación resardtoria
proveniente del acto constitutivo de delito, consecuentemente este concep­
to está integrado por la magnitud del perjuicio, efectivamente causado,
comprendiendo: el daño material (sea como daño emergente o lucro ce­
sante y estos a su vez, presentes o futuros y directos e indirectos); asimis­
mo, formará parte del contenido indemnizatorio el daño moral y,
adicionalmente, el «daño a las personas», según lo dispuesto en el artículo
1985° del Código Qvil en concordancia con el artículo 93° del Código Penal.
La reparación comprende todo tipo de medida para restablecer las cosas a
su estado anterior al daño, comprendiendo, inclusive, tanto el resarcimien­
to como tal, es decir al otorgamiento a favor del perjudicado de una suma
de dinero, adecuada para originar una situación económicamente equiva­
lente a las comprometidas, así como también, la reintegración en forma
específica; es decir, la creación de una situación materialmente correspon­

238
------------------D e la reparación civil y consecuencias accesorias-------A rt 920

diente a la que existía antes de producirse el daño, como la reposición de la


cosa o la entrega de una cosa con iguales características de la dañada y,
finalmente, la indemnización, esto es, la compensación patrimonial».
Ejecutoria Suprema del 23/8/ 2013 (Sala Penal Transitoria), R. N.
N° 3026-PUNO, Juez supremo ponente: Rodríguez Tineo.

QUIEN CAUSA UN DAÑO A OTRO SE ENCUENTRA EN LA


OBLIGACIÓN DE INDEMNIZARLO
1436. «Conforme lo dispone el inciso segundo del artículo 93° del
Código Penal, la reparación civil comprende la indemnización de los
daños y perjuicios. La renuencia de la encausada, además del daño
causado al citado agraviado, quien se vio impedido de disponer de su
patrimonio no obstante existir mandato judicial de por medio, trajo
como consecuencia la innecesaria apertura de un proceso judicial, así
como también el costo que representa para la Procuraduría Pública
encargada de la defensa del Estado, la asunción del presente proceso.
En tanto es un principio de derecho en materia de responsabilidad
civil que quien causa un daño a otro se encuentra en la obligación de
repararlo, debiendo fijarse el monto indemnizatorio atendiendo a la
situación en que se encontraría la víctima si el daño no se hubiese
producido, situación que no se verifica en autos, al no existir propor­
ción entre la suma ordenada a pagar por dicho concepto y el daño
ocasionado al Estado como agraviado, resultando necesaria la eleva­
ción prudencial del quantum indemnizatorio».
Ejecutoria Suprema del 5/6/2004, R.N. N° 3150-2004-JUNIN. Á v a l o s
R odríguez , Constante y R obles B riceño , Mery, Modernas tendencias
dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema, Diálogo con
la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 219.
DAÑOS MATERIALES Y DAÑOS MORALES INTEGRAN LA
REPARACIÓN CIVIL
1437. «La reparación civil comprende la indemnización de los da­
ños y perjuicios, incluyéndose tanto los daños morales como materia­
les, pudiendo ser de dos clases: a) el daño emergente y b) el lucro ce­
sante; teniéndose en consideración que en el caso sub judice, el perjuicio
sufrido por el agraviado es superior a lo precisado por el A-quo en su
resolución final y en concordancia con lo expuesto por nuestroTribunal
Penal Supremo en reiteradas ejecutorias, en el sentido de que si la repa­
ración civil fijada por el juzgador no guarda proporción con el daño
causado, resulta procedente elevarla prudencialmente».

239
Artículo 92° ■Fidel R ojas V argas

Ejecutoria Superior de. la Sala Penal de Apelaciones para procesos


sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de lim a del 19
de enero de 1998, Exp. N° 1347-97. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Lima, Gaceta
Jurídica.

NECESIDAD DE INDIVIDUALIZAR Y DETERMINAR CON


PRECISIÓN EL MONTO DE LA REPARACIÓN CIVIL: ROBO
AGRAVADO Y RECEPTACIÓN COMETIDOS POR PERSONAS
DIFERENTES CONTRA EL AGRAVIADO
1438. «Cuando en un proceso se sentencia a diferentes agentes
por conductas delictivas referidas a delitos de la misma naturaleza,
aun cuando los hechos estén tipificados en distintos tipos penales, la
reparación civil se rige por el principio del daño causado; que si
bien en el caso de autos, se sentencia a un agente por delito de
receptación y a otro por delito de robo agravado, ambos de natura­
leza patrimonial y fija una reparación en forma genérica, es perti­
nente individualizarla e incrementarla en forma prudencial en fun­
ción del citado principio; declararon haber nulidad en la sentencia
en cuanto fija en 2 nuevos soles por concepto de reparación civil en
forma solidaria, reformándola la establecieron en 200 nuevos soles».
Ejecutoria Suprema del 17/11/97, Exp. N° 5416-97-CONO NORTE
DE LIMA. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 266.

PRINCIPIO DEL DAÑO CAUSADO QUE TOMA EN CUEN­


TA LAS POSIBILIDADES ECONÓMICAS DE LA VÍCTIMA
1439. «En cuanto al monto de la reparación civil, al respecto cabe
mencionar que se rige por el principio del daño causado, cuya uni­
dad procesal civil y penal, protege el bien jurídico en su totalidad, así
como a la víctim a apreciándose que la m ism a se encuentra
prudencialmente graduada, tomando en cuenta además las posibili­
dades económicas de la procesada, quien es ama de casa, siendo el
caso mantenerlo, tanto más si el fundamento de la impugnación del
Procurador Público anticorrupción está referido a los costos y costas
procesales que no están regulados en nuestro ordenamiento jurídico
procesal».
Ejecutoria Suprema del 7/12/2004, R.N. N° 007-2004-CONO NORTE
DE LIMA. C astillo A lva, José Luis, Jurisprudencia penal 1, Sentencia de
la Corte Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 554.

240
------------------De la reparación civil y consecuencias accesorias------- Art. 92°

DAÑO CAUSADO A LA EXCLUSIVIDAD DE LOS BIENES Y


A LA REPUTACIÓN INDUSTRIAL
1440. «La reparación civil debe guardar proporción con el daño
y perjuicio causado. En el presente caso, la venta de prendas deporti­
vas de procedencia y calidad no precisada, a los cuales se ha incorpo­
rado una marca registrada de reconocido prestigio, no solo afecta la
exclusividad de las prendas originales, sino la propia reputación in­
dustrial y comercial de los titulares de las referidas marcas; que estan­
do a ello, la reparación civil fijada en la sentencia recurrida, por ser
mínima, en modo alguno podría compensar y menos indemnizar ta­
les daños, por lo que debe ser incrementada prudencialmente».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de A pelaciones para
procesos sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia
de Lima del 18 de septiembre del 2000, Exp. N° 667-2000. R ojas
V argas , Fidel, Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima,
2002, p. 390.
1441. «A efectos de sustentar su apelación en cuanto al monto
de la reparación civil, además de acreditarse las lesiones sufridas, el
agraviado debe de acreditar el perjuicio económico sufrido».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
19 de diciembre de 1997, Exp. N° 3807-97. L a R osa G ómez de la
T orre, Miguel, Jurisprudencia del proceso penal peruano, Grijley, Lima,
1999, p. 30.

NECESIDAD DE PRECISAR EL DAÑO CAUSADO


1442. «La reparación civil debe fijarse en función al daño irrogado
a los distintos y no en términos generales, más aún cuando uno de los
acusados debe responder por la comisión de otro delito no susceptible
de responsabilidad solidaria con los demás procesados».
Ejecutoria Suprema del 15/12/99, Exp. N° 3755-99-LIMA. R ojas
Fidel, Jurisprudencia penal patrimonial, Grijley, Lima, 2000,
V argas ,
p. 93.

CUANTIFICACIÓN DE LA REPARACIÓN CIVIL EN DELITOS


NO PATRIMONIALES (DELITO DE NOMBRAMIENTO ILEGAL)
1443. «En delitos como el que motiva la presente causa, delito de
nombramientos ilegales, no cabe restitución ni reparación, en tanto és­
tas se refieren solo a bienes de carácter patrimonial, sino una indemni­

241
Artículo 9 2 °--------------- :------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

zación, que significa condenar al pago de una cantidad dinerada sufi­


ciente para cubrir el daño producido por el delito, el mismo que en
atención a la prueba de los hechos, está suficientemente acreditado. Su
cuantificación en suma debe ser establecida con criterios de equidad
atendiendo a las circunstancias en que ocurrió y se desarrolló el evento
delictivo y a las características particulares de la parte agraviada».
Ejecutoria Suprema del 4/5/2010, Exp. N° 07-2007-LIMA. Juez
supremo ponente: Prado Saldarriaga, Gaceta penal y procesal penal,
t. 11, Gaceta Jurídica, Lima, mayo 2010, p. 417.

c) Determinación judicial de la reparación civil: aumento

COLEGIADO SUPREMO ACEPTA PEDIDO DE INCREMENTO


DE REPARACIÓN CIVIL AL HABERSE AFECTADO CALIDAD DE
VIDA FUTURA DE VÍCTIMA EN UN CONTEXTO DE CONCURREN­
CIA DE CULPAS DE PROCESADO (PREVALENTE) Y AGRAVIADO

1444. «En cuanto a la cuestionada determinación de la repara­


ción civil, es del caso admitir los agravios expuestos por la defensa de
la víctima, pues la reparación civil fue fijada sin considerar adecua­
damente las pruebas objetivas aportadas, debiendo entenderse que la
determinación del daño es absolutamente independiente de las cau­
sas que lo generaron y a la responsabilidad de quienes deban concu­
rrir a cubrirla. Ahora bien desde la investigación preliminar hasta el
final de la instrucción, la defensa de la víctima ha venido sustentando
documentalmente los gastos médicos en general que viene generando
la recuperación de la víctima que a la fecha ascendían a 248,820 nue­
vos soles. Se ocasionó al agraviado traumatismo encéfalo craneano
grave, presentando estado de coma, desconectado de su entorno, con
secuelas neurológicas severas, las que requieren de control y trata­
miento médico en forma continua, con pronóstico de calidad de vida
reservado. Teniendo en cuenta que al daño concurrieron culpas del
procesado como del encausado, con mayor prevalencia de este últi­
mo, atendiendo a la forma como se suscitaron los hechos, correspon­
de ajustar proporcionalmente el monto que por concepto de repara­
ción civil deberá abonar el procesado solidariamente con los terceros
civilmente responsables; fundamentos por los cuales, declararon ha­
ber nulidad en la sentencia en el extremo que fijó en 300,000 nuevos
soles el monto que por concepto de reparación civil, reformándola
incrementaron a 350,000 nuevos soles».

242
------------------D e la reparación civil y consecuencias accesorias------ Art. 92°

Ejecutoria Suprema del 10/8/2011 (Sala Penal Transitoria), R.N. N°


1208-2011-LIMA, Juez supremo ponente: Barrios Alvarado, Gaceta
penal, Tomo 41, Noviembre 2012, Lima, Gaceta jurídica, p. 92.

INCREMENTO DE LA REPARACIÓN CIVIL


1445. «Que conforme se aprecia de las circunstancias de la co­
misión del delito y el perjuicio económico ocasionado en la entidad
agraviada, quien merece un resarcimiento económico adecuado a
los principios de racionalidad y proporcionalidad, que no han sido
tomados en cuenta, corresponde incrementar prudencialmente; en
consecuencia declararon haber nulidad en la sentencia en el extre­
mo que fija el pago de la reparación civil, en 500 nuevos soles, refor­
mándola fijaron en 1,000 nuevos soles que cada uno de los dos pro­
cesados pagará a la entidad agraviada».
Ejecutoria Suprema del 12/4/2004, R.N. N° 2161-2002-MADRE DE
DIOS. P érez A rroyo, Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en
el Perú (2001-2005), t. II, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias
Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006,
p. 753.

LIMITACIONES DEL JUZGADOR PARA INCREMENTAR


PENA: PRINCIPIO DE VINCULACIÓN
1446. «Que el Fiscal superior en su acusación solicitó 3,000 nue­
vos soles por concepto de reparación civil, ámbito que no fue materia
de una pretensión alternativa por la víctima, por lo que atento al prin­
cipio dispositivo que informa el objeto civil del proceso civil no es po­
sible que el órgano jurisdiccional de oficio imponga una reparación
civil mayor; que, siendo así cabe corregir el exceso del tribunal senten­
ciador y fijarla conforme al daño ocasionado por el delito; por estos
fundamentos, declararon haber nulidad en la sentencia en cuanto fija
en 5,000 nuevos soles el monto de la reparación civil, reformándola,
fijaron en 3,000 nuevos soles dicho monto».
Ejecutoria Suprema del 5/5/2005, R.N. N° 634-2005-MADRE DE DIOS.
Actualidad jurídica, t. 163, Gaceta Jurídica, Lima, junio 2007, p. 217.

AUMENTO ARBITRARIO DE LA REPARACIÓN CIVIL: FA­


LLO EXTRA PETITA, REDUCCIÓN DE LA REPARACIÓN CIVIL
(Casación)
1447. «La actuación de oficio de la Sala Penal de Apelaciones
en incrementar el monto de reparación civil (de 15,000 a 100,000

243
Artículo 9 2 °-------------- :--------F idel R ojas V argas -------------------------------------------

mil nuevos soles), ha sido fundamentado sobre argumentos subjeti­


vos y no objetivos, desconociendo y emitiendo un fallo extra petita o
plus petita, decidiendo más allá de lo pedido, lo que a su vez
transgrede el principio de congruencia procesal, aunado a ello la
decisión de incrementar el monto solicitado por el Fiscal a la suma
antes indicada no se ha amparado en documentación u otro medio
que fortalezca su decisión, es decir, no existen otros elementos, con­
diciones específicas o cualidades especiales o de juicio que al ser
valorados permitan objetivamente determinar un monto elevado
como el fijado por las instancias inferiores; asimismo, ha desconoci­
do que la motivación y fundamentación de fijar la reparación civil
responde a la lógica y los fines de las reglas del Derecho Civil, las
mismas que tienen como sustento el principio de la autonomía de la
libertad, no siendo ajeno a esto el Nuevo Código Procesal, en su
artículo 106°, que si bien como regla general señala que la constitu­
ción en actor civil impide que presente demanda indemnizatoria en
la vía extrapenal, también, regula como regla especial, que el actor
civil que se desiste como tal, antes de la acusación fiscal no está
impedido de ejercer la acción indemnizatoria en la otra vía, dicho
dispositivo procesal se armoniza con las reglas del Derecho Civil;
por tanto, el monto fijado por el juzgado colegiado y la Sala de
Apelaciones debe reducirse al monto solicitado por el Ministerio
Público en su dictamen acusatorio, esto es, a la suma de quince mil
nuevos soles».
Sentencia de Casación N° 164-2011. LA LIBERTAD, del 14 de Agosto
de 2012, Fundamento Quinto, 4. 3 (Sala penal Permanente), Juez
supremo ponente: Rodríguez Tineo
AUMENTO DE REPARACIÓN CIVIL RECURRIDA POR LA
PARTE CIVIL ES DESESTIMADA
1448. «La parte civil en su recurso formalizado, sostiene que el
delito perpetrado es el de homicidio calificado, pues el imputado
actuó con extrema ferocidad, por lo que debe anularse la sentencia
venida en grado; además, pide se eleve al doble la reparación civil
fijada a su favor, porque la señalada por el tribunal es ínfima en
atención al daño causado. Más allá de cuestionar el título de conde­
na, lo que es inadmisible, porque su legitimación se circunscribe al
objeto civil, la parte civil ha pedido que se incremente al doble la
reparación civil fijada en la sentencia para ser concordante con el
daño causado. La Fiscalía solicitó treinta mil nuevos soles por dicho

244
-------------------D e la reparación civil y consecuencias accesorias-------Art. 92°

concepto, pero el Tribunal la fijó en cincuenta mil nuevos soles y la


parte civil no incorporó pretensión alternativa, por lo que no cabe
modificar la suma fijada en sede superior».
Ejecutoria Suprema del 14/03/2013 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 3517-2012-LIMA NORTE, Juez Supremo ponente: San Martín Castro,
Gaceta penal, Tomo 56, Febrero, 2013, Lima, Gaceta jurídica, p. 158.

1449. «No existiendo proporción entre la reparación civil con el


daño ocasionado al agraviado, es del caso elevarla en forma pru­
dencial; por otro lado, el plazo de reserva del fallo condenatorio es
de uno a tres años, contado desde que la decisión adquiere calidad
de cosa juzgada».
Ejecutoria Suprema del 3/7/97, Exp. N° 3425-96-LAMBAYEQUE. R ojas
V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 272.

1450. «La reparación civil se rige por el principio del daño cau­
sado, cuya unidad procesal -civil y penal- protege el bien jurídico
en su totalidad así como a la víctima; que así, la reparación civil
fijada por esta Sala Penal Superior no guarda proporción con la
magnitud del daño causado, así como con la naturaleza del delito,
ameritándose elevarla prudencialmente».
Ejecutoria Suprema del 7/4/99, Exp. N° 565-99-LIMA. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal y procesal penal, Idemsa, Lima, 2002, p. 370.

REPARACIÓN CIVIL: DESFIGURACIÓN DE ROSTRO


1451. «Que tratándose de sentencia condenatoria, la parte civil
solo puede impugnar esta resolución en lo referente al monto de la
reparación civil, conforme lo estipula el artículo 290° del acotado
código adjetivo; en tal sentido y teniendo en cuenta lo diagnostica­
do en el Certificado Médico Legal, esto es, lesiones ocasionadas por
objeto contuso, agente cortante y uña humana, con pérdida orgáni­
ca del pabellón auricular derecho que altera la simetría facial, resul­
ta evidente que la agraviada ha sufrido una lesión grave que impli­
ca desfiguración del rostro; por lo que es viable y razonable que se
incremente a su favor el monto de la reparación civil; declararon
haber nulidad en la sentencia, en cuanto establece en 1,500 nuevos
soles el monto de la reparación civil, reformándola la fijaron en 5,000».
Ejecutoria Suprema del 23/6/2004, R.N. N° 889-2004-HUÁNUCO.
C astillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 1, Sentencia de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 157.

245
Artículo 9 2 °---------- ------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

LIMITACIONES LEGALES PARA INCREMENTAR EL MON­


TO DE LA REPARACIÓN CIVIL Y OTRAS PRECISIONES
1452. «Que el señor Procurador Público del Estado, alega que el
monto fijado por reparación civil es desproporcionado e irrisorio, no
guardando relación con el daño causado, debiendo tomarse en cuen­
ta el gasto en el que incurrió el Estado para poner en funcionamiento
la maquinaria judicial; que la reparación civil debe incrementarse en
tres mil nuevos soles, para que contribuya a los fines de la pena y
respete la gravedad del delito cometido y la cuantificación de la cul­
pabilidad. La pretensión civil del Ministerio Público fue de mil nuevos
soles; no habiendo la Procuraduría Pública del Estado formulado una
pretensión civil alternativa conforme a lo dispuesto por el artículo 227o
del Código de Procedimientos Penales, por lo que por estrictas razo­
nes de congruencia procesal civil y atento al principio dispositivo que
rige el objeto civil no es posible fijar una reparación civil superior al
monto fijado por el Ministerio Público; que la reparación civil com­
prende los extremos taxativamente fijados en el artículo 93° del Códi­
go Penal y está en función al principio del daño causado a los perju­
dicados en el delito, esto es, persigue la eliminación o neutralización
del daño ya causado por el delito, no está vinculada a la culpabilidad
y a los fines de la pena, pues su presupuesto es la existencia de un
daño resarcible causado por un hecho antijurídico. La reparación ci­
vil para la restauración del orden jurídico económico alterado y per­
turbado en el aspecto civil, en mayor o menor medida, por la infrac­
ción punible, comprende una cantidad que cubra la entidad de los
daños causados y la indemnización por los perjuicios ocasionados,
que en este caso comprende el daño emergente y lucro cesante».
Ejecutoria Suprema del 25/2/2010, R.N. N° 61-2009-CALLAO. Juez
supremo ponente: San Martín Castro, Gaceta penal y procesal penal, t.
12, Gaceta Jurídica, Lima, junio 2010, p. 97.

SENTENCIA QUE ABSUELVE POR DELITO DE HOMICIDIO


CULPOSO Y FIJA REPARACIÓN CIVIL POR EL DAÑO CAUSA­
DO: PRECISIONES: IMPRUDENCIA DE MENOR NO ES CAUSAL
PARA EXCLUIR LA RESPONSABILIDAD PENAL
(Casación)
1453. «Este Tribunal supremo advierte que la decisión de Se­
gunda Instancia concluyó que no se podía determinar la responsabi­

246
----------------- D e la reparación ovil y consecuencias accesorias------ Art. 92°

lidad penal del recurrente por homicidio culposo al existir informes


técnicos contradictorios y por no haber claridad sobre la forma en
que se desarrollaron los hechos objeto de imputación, debido a que
luego de la actividad probatoria no fue posible determinar el deber
de cuidado que habría infringido el imputado, pero sí se determinó
que su accionar contribuyó a que se produzca la muerte del menor,
en ese sentido, se evaluaron cuestiones con implicancias netamente
civiles, como es la indemnización por un hecho dañoso. Es menester
adicionar al razonamiento del colegiado superior, siguiendo la línea
jurisprudencial de las salas civiles, que la alegada imprudencia del
menor, entendida como falta de prudencia, cautela o precaución,
no puede ser considerada como un elemento determinante de exo­
neración de responsabilidad civil del recurrente, puesto que la vícti­
ma, es decir, quien sufrió el daño directo como consecuencia del
manejo del camión, era un menor de edad (14 años) en el momento
en que sucedieron los hechos, según han dejado sentado la parte y
los magistrados de mérito, por lo que su calificación legal es la de
incapaz absoluto, en aplicación del inciso 1 del artículo 43° del Có­
digo Civil».
Sentencia de Casación N° 240-2011. AREQUIPA, del 20 de
Septiembre de 2012, Fundamento tercero 3.5.4 y 3.5.5 (Sala penal
Permanente), Juez supremo ponente: Salas Arenas.

REPARACIÓN CIVIL EN DELITO DE HOMICIDIO CULPOSO.


INCORPORACIÓN DE TERCERO CIVIL RESPONSABLE
1454. «Si el bien jurídico tutelado por el delito de homicidio culposo
es la vida humana, no es correcto que la Sala Superior adicionalmente
ordene el pago de los costos que importe la refacción o restitución del
valor del vehículo del agraviado -los mismos que deberán ser pagados
en forma solidaria con el tercero civilmente responsable-, puesto que el
bien jurídico que aquí se protege y el objeto de la reparación civil está
circunscrito a la vida humana y a todo aquello directa o indirectamen­
te referido al resarcimiento de los daños tendientes a la satisfacción de
ese atentado al aludido bien jurídico. Por consiguiente, el pago de los
costos de restitución del vehículo no es congruente con el daño genera­
do por el delito de homicidio culposo a los agraviados, en tanto parien­
tes del occiso, sin perjuicio que debe dejarse a salvo el derecho de aque­
llos para acudir en este ámbito específico a la vía civil. En suma no
existen elementos de juicio consolidados que sustenten válidamente el
incremento de la reparación civil. En lo atinente al Tercero Civilmente

247
Artículo 9 2 o — -------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

Responsable, es correcta la actuación del Superior Colegiado, pues al


advertir la existencia de un Tercero Civil Responsable, de acuerdo a la
concordancia de lo dispuesto por los artículos 93° y 95° del Código penal
-norma última que señala que la reparación civil será solidaria entre los
responsables del hecho punible y los terceros civilmente responsables-
incorporó a la Empresa para que conjuntamente con el procesado cum­
pla con el pago de la pretensión económica fijada por concepto de re­
paración civil, no solo porque por error involuntario el Juez de la Inves­
tigación Preparatoria omitió pronunciarse al respecto, sino también
porque constituyó uno de los argumentos invocados por la agraviada,
quien señaló que el imputado no solo era socio y gerente de la citada
empresa, sino también poseía gran parte de dichas acciones. No existió
indefensión materia al incorporarlo como tal, y la necesidad de su con­
currencia como obligado civil surge del artículo 95° del Código penal».
Sentencia de Casación N° 37-2008-LA LIBERTAD, del 10 de Marzo
de 2010, Fundamento Quinto E y sexto (Sala Penal Permanente),
Juez supremo ponente: Príncipe Trujillo.

REPARACIÓN CIVIL EN DELITO DE PELIGRO: TRÁFICO


ILÍCITO DE DROGAS
1455. «No está en cuestionamiento la culpabilidad del procesado,
sino el quantum del monto de la reparación civil fijada en la sentencia,
extremo impugnado por la Procuraduría Pública, por considerarla dimi­
nuta no habiéndose tenido en cuenta la extensión de los daños ocasiona­
dos por el delito. Que, tratándose de un delito de peligro como lo es el de
autos -tráfico ilícito de drogas-, la suma por concepto de reparación civil
debe determinarse en función a la cantidad y calidad de droga incauta­
da, así como la magnitud o extensión del daño ocasionado sobre la base
de suficiencia, razonabilidad y proporcionalidad».
Ejecutoria Suprema del 23/04/2010 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 4137-2009-CALLAO, Juez supremo ponente: Biaggi Gómez,
Gaceta penal, Tomo 21, Marzo 2011, Lima, Gaceta jurídica, p. 93.

LA REPARACIÓN CIVIL EN EL DELITO DE COLUSIÓN:


SUPUESTO EN EL QUE NO CABE SOLIDARIDAD
1456. «En el presente caso, la reparación civil fijada tomó en cuen­
ta en forma razonable, los efectos negativos de carácter patrimonial
derivados de las concretas conductas colusorias verificadas, y de la
consecuente lesión de los derechos de naturaleza económica ocasio­
nada a los agraviados, sin que consten, adicionalmente, pagos excesi­

248
-------------------D e la reparación ovil y consecuencias accesorias-------Art. 92°

vos por bienes o servicios, su falta de prestación o que sean de menor


calidad al estipulado. Que, por otro lado, aparece que el colegiado
superior dispuso que el encausado abone el monto de la reparación
civil en forma solidaria, sin embargo, la sentencia recurrida afirmó
que los hechos imputados al otro procesado son distintos a los
incriminados al encausado y, además advirtiéndose que no existen
otros condenados por el mismo delito de colusión sino solo encausa­
dos ausentes, en tal sentido dado que no corresponde la solidaridad
del pago de la reparación civil, es de rigor anular dicho extremo del
fallo».
Ejecutoria Suprema del 24/09/2008 (Sala Penal Permanente), R.N.
N° 486-2007-UCAYALI, Juez supremo ponente: Urbina Ganvini,
Gaceta penal, Tomo 22, Abril 2011, Lima, Gaceta jurídica, p. 100.

MONTO DE REPARACIÓN CIVIL: VIOLACIÓN SEXUAL


1457. «La suma fijada por concepto de reparación civil no se
encu entra acorde con el daño ocasionado, siendo necesario
incrementarla bajo los criterios contenidos en el artículo 93° del Có­
digo sustantivo, aún más si la menor agraviada en el delito de viola­
ción sexual ha presentado síndrome de maltrato mixto, según lo es­
tablecido por la respectiva pericia, declararon haber nulidad en el
extremo de la sentencia que fija en 1,000 nuevos soles el monto de la
reparación civil, reformándola la fijaron en 4,000».
Ejecutoria Suprema del 25/5/2004, R.N. N° 166-2004-SANTA.
C astillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 1, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 277.

MONTO DE REPARACIÓN CIVIL EN DELITO DE COLUSIÓN


DESLEAL
1458. «Cabe señalar que la Jurisprudencia y doctrina nacional
son uniformes en precisar que la reparación civil como consecuen­
cia de un hecho punible debe ser proporcional al daño irrogado
por el sentenciado, es decir, el daño ocasionado debe ser la medida
de la reparación civil; por lo que en el caso materia de autos, se
debe tener en consideración la conducta de los procesados quienes
tenían la condición de funcionarios públicos y así como también
las consecuencias de sus actos, los cuales han causado un perjuicio
en la economía nacional; razones por las cuales se considera que
la reparación civil impuesta por el colegiado no es proporcional
con el daño ocasionado, debiendo elevarse en forma prudencial y

249
Artículo 92° •Fidel R ojas V argas

adecuada a los. principios de racionalidad y proporcionalidad, de­


clararon haber nulidad en la sentencia, en el extremo que fija en
500 nuevos soles el pago de la reparación civil a cada uno a favor
de la agraviada, reformándola fijaron en 1,000 nuevos soles dicho
monto».
Ejecutoria Suprema del 12/7/2004, R.N. N° 2161-2002-MADRE DE DIOS.
P érez A rroyo, Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú
(2001-2005), t. II, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias Penales,
Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006, p. 753.
MONTO DE REPARACIÓN CIVIL EN DELITO DE HOMICI­
DIO TOMANDO EN CUENTA HIJOS MENORES DE EDAD
1459. «Si bien la reparación civil en modo alguno puede re­
sarcir el daño ocasionado, por más considerable que sea, tenien­
do en consideración que la vida humana es inapreciable en dine­
ro, también debe tenerse en cuenta que el perjuicio es de gran
magnitud para su familia y herederos legales, que son menores
de edad, por lo que la reparación civil fijada en primera instan­
cia debe ser aumentada prudencialmente; en consecuencia, de­
clararon haber nulidad en la sentencia en el extremo que fija la
reparación civil en 10,000 nuevos soles, reformándola, la fijaron
en 15,000 nuevos soles».
Ejecutoria Suprema del 9/4/2003, R.N. N° 3472-2002-ANCASH. P érez
A rroyo, Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú (2001-
2005), t. II, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias Penales, Iuris
Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006, p. 753.

REPARACIÓN CIVIL EN CONDUCCIÓN DE VEHÍCULOS EN


ESTADO DE EBRIEDAD
1460. «Para fijar el monto de la reparación civil se debe conside­
rar la entidad del daño causado, el valor de la afección del bien, las
posibilidades económicas del responsable y las necesidades de la vícti­
ma; siendo esto así, y teniendo en consideración las consecuencias de
la conducta del procesado así como el resultado que diera el certifica­
do de dosaje etílico resulta amparable la pretensión de elevar el mon­
to de la reparación civil fijada por el A-quo; revocaron a la sentencia
en el extremo que establece en 100 nuevos soles la reparación civil,
reformándola la fijaron en 300 nuevos soles».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del

250
-------------------De la reparación civil y consecuencias accesorias------ Art. 92°

11 de junio de 1998, Exp. N° 8489-97. R ojas V a r g a s , Fidel,


Jurisprudencia penal comentada, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 817.

AUMENTO E INDIVIDUALIZACIÓN DEL MONTO DE LA


REPARACIÓN CIVIL PARA CADA UNO DE LOS AGENTES, EN
EL PRESENTE CASO APLICABLE AL CÓMPLICE PRIMARIO:
ESTAFA Y FE PÚBLICA
1461. «El monto de la reparación civil será fijado en atención
a la magnitud del daño irrogado, así como el perjuicio producido,
en el caso de autos, robo agravado, no existe proporcionalidad entre
éstos y el monto que por dicho concepto se ha fijado en la senten­
cia, correspondiendo incrementarla e individualizarla en relación
a cada uno de los agraviados; declararon haber nulidad en la sen­
tencia en cuanto fija en 3,000 nuevos soles el monto que por con­
cepto de reparación civil deberá abonar el sentenciado a favor de
cada uno de los agraviados; reformándola, fijaron en 800 nuevos
soles el monto que por concepto de reparación civil deberá abonar
el encausado en favor de la compañía Alvarez Bohl; en 6,000 nue­
vos soles el monto que por concepto de reparación civil abonará al
Banco de Crédito; y en quinientos nuevos soles el monto que por el
mismo concepto deberá abonar el sentenciado a favor de la Muni­
cipalidad Provincial».
Ejecutoria Suprema del 14/7/2000, R.N. N° 663-2000-PIURA.
U rquizo O laechea , José, C astillo A lva , José, S alazar S ánchez , Nelson,
Jurisprudencia penal, Jurista Editores, Lima, 2005, p. 322.

REPARACIÓN CIVIL EN HOMICIDIO EN GRADO DE TEN­


TATIVA
1462. «La reparación civil fijada por la Sala Penal Superior a favor
de los agraviados del delito de homicidio calificado en grado de tenta­
tiva, no guarda proporción con el daño irrogado; que al no haber pro­
cedido de esta manera la Sala Penal Superior, corresponde a esta Su­
prema Sala modificarla en forma prudencial; declararon haber nulidad
en la sentencia en cuanto fija en 100 nuevos soles el monto que por
concepto de reparación civil abonará el sentenciado a favor de la agra­
viada, reformándola en este extremo fijaron en 1,000 nuevos soles di­
cho monto».
Ejecutoria Suprema del 17/11/2000, R.N. N° 3625-2000-AREQUIPA.
U rquizo O laechea , José / C astillo A lv a , José / S alazar S ánchez ,
Nelson, Jurisprudencia penal, Jurista Editores, Lima, 2005, p. 335.

251
Artículo 92° ------------------------F idel R ojas V argas-----------------------------------------

REPARACIÓN CIVIL EN TENENCIA ILEGAL DE ARMA


1463. «De acuerdo a lo establecido por el artículo 93° del Códi­
go Penal, el momento de la reparación civil será fijado en atención a
la magnitud del daño irrogado, así como al perjuicio producido; que
en el caso de autos no existe proporcionalidad entre éstos y el mon­
to que por dicho concepto ha sido fijado por la Sala Penal Superior
a favor del Estado, en la sentencia de grado, por delito de tenencia
ilegal de arma, correspondiendo incrementarla proporcionalmente:
declararon haber nulidad en la sentencia en la parte que fija 200
nuevos soles el monto que por concepto de reparación civil abonará
el sentenciado a favor del Estado, reformándola en este extremo fi­
jaron en 600 nuevos soles la suma que por concepto de reparación
civil deberá abonar el sentenciado».
Ejecutoria Suprema del 9/3/2001, R.N. N° 3602-2000-LIMA. U rquizo
O la ech ea , José / C astillo A lva , José / S alazar S á n ch ez , Nelson,
jurisprudencia penal, Jurista Editores, Lima, 2005, p. 337.

MONTO GLOBAL DE REPARACIÓN CIVIL QUE DEBE SER


INDIVIDUALIZADO
1464. «Al advertirse que en la sentencia se ha fijado un monto
global por concepto de reparación civil, en vía de integración, debe
ésta ser debidamente individualizada señalándose una suma pro­
porcional al daño causado».
Ejecutoria Suprema del 2/10/95, Exp. N° 916-95-LAMBAYEQUE.
G ómez M endoza ,Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. II, Idemsa, Lima,
1996, p. 363.

REPARACIÓN CIVIL EN HOMICIDIO


1465. «Que, asimismo, todo delito, acarrea como consecuencia
no sólo la imposición de una pena, sino que también puede dar lu­
gar al surgimiento de responsabilidad civil por parte del autor; es
así, que en aquellos casos en los que la conducta del agente produce
un daño reparable, corresponde fijar junto a la pena el monto de la
reparación civil que, de la revisión de autos se tiene que la repara­
ción civil fijada por el superior colegiado, no guarda proporción con
la magnitud del daño irrogado, conforme a lo establecido por el ar­
tículo 92° del Código Penal, por lo que resu lta pertin ente
incrementarla. Declararon haber nulidad en la propia sentencia, en
cuanto impone a los procesados, veinte años de pena privativa de la

252
-------------------D e la reparaqón civil y consecuencias accesorias------- Art. 92°

libertad y quince años de pena privativa de la libertad; y fija en


10,000 mil nuevos soles el monto que por concepto de reparación
civil deberán abonar los citados encausados en forma solidaria a
favor de los herederos legales de la agraviada; con lo demás que al
respecto contiene; reformándola en este extremo: Impusieron a los
procesados veinticinco años de pena privativa de la libertad; y vein­
te años de pena privativa de la libertad, y fijaron en 30,000 mil nue­
vos soles, el monto que por concepto de reparación civil deberán
abonar los citados encausados en forma solidaria a favor de los he­
rederos legales de la agraviada».
Ejecutoria Suprema del 7/10/99, R.N. N° 3362-99-SAN ROMAN-
JULIACA-PUNO. R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal patrimonial
1998-2000, Grijley, Lima, 2000, p. 113.

REPARACIÓN CIVIL EN HURTO Y DAÑOS AGRAVADOS


CONTRA EL PATRIMONIO CULTURAL
1466. «Que, la sentencia materia de grado se halla dictada con
la debida valoración del hecho y la correcta comprobación de las
pruebas y actuados que contiene este proceso; empero la reparación
civil no ha sido prudencialmente graduada por no haberse tomado
en cuenta que el efecto de la acción delictiva ha causado alarma
social por el daño ocasionado al arte de la escuela cusqueña decla­
rado como patrimonio cultural; así como la solidaridad del pago de
la reparación civil; a cuyo mérito, confirmaron la sentencia apelada
que condena al encausado por delito de hurto y daños agravados,
en agravio de la parroquia Virgen Dolorosa del Distrito de San
Sebastián y el Estado, a ocho y cinco años de pena privativa de la
libertad, respectivamente; revocaron la misma en cuanto fija en treinta
mil nuevos soles por reparación civil en forma solidaria; reformando
en este extremo fijaron en cincuenta mil nuevos soles por concepto
de reparación civil que los sentenciados abonarán en forma solida­
ria».
Corte Superior de Justicia del Cuzco, Ejecutoria Superior Causa N°
99 0407 10 0801-JP 04, del 13 de junio de 2000. R ojas V argas, Fidel,
Jurisprudencia penal patrimonial 1998-2000, Grijley, Lima, 2000, p. 531.

d) Determinación judicial de la reparación civil: disminución


1467. «La reparación civil debe fijarse en atención a los daños
ocasionados al agraviado así como a las posibilidades del imputado,

253
Artículo 9 2°------------ -----------F idel R ojas V argas ------------------------------------------

por lo que resulta pertinente rebajarla tanto la pena como la repara­


ción civil impuestas, en aplicación de la facultad conferida por el
artículo 300° del Código de Procedimientos Penales».
Ejecutoria Suprema del 12/12/95, Exp. N° 4852-95-CONO NORTE-
LIMA. G ómez M endoza , Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. II, Idemsa,
Lima, 1996, p. 177.

CRITERIOS VALORADOS PARA DETERMINAR REPARA­


CIÓN CIVIL
1468. «Que el procesado se encuentra en calidad de confeso,
habiendo manifestado su arrepentimiento en el juicio oral; y al mo­
mento de fijarse la reparación civil a que queda obligado se ha valo­
rado su escasa educación, el medio social en el que se desenvuelve,
los reducidos ingresos económicos que percibe y que por desconoci­
miento de la ley utilizaba el arma sin la licencia respectiva».
Ejecutoria Suprema del 6/5/2003, R.N. N° 2126-2002-UCAYALI.
Diálogo con la Jurisprudencia, año 10, N° 73, Gaceta Jurídica, Lima,
Octubre 2004, p. 122.

DISMINUCIÓN DEL MONTO DE LA REPARACIÓN: INCRE­


MENTO NO SOLICITADO POR EL MINISTERIO PÚBLICO NI LA
PARTE CIVIL
1469. «Se aprecia que el colegiado superior impuso un monto
de reparación civil superior al solicitado por el Fiscal Superior, sin
que la parte civil introdujera una pretensión alternativa, por lo que
es del caso rebajarla proporcionalmente según el daño ilícito produ­
cido a consecuencia de los hechos»
Ejecutoria Suprema del 14/2/2008, R.N. N° 3750-2006-AYACUCHO.
Juez supremo ponente: Urbina Ganvini, Gaceta Penal, t. 8, Gaceta
Jurídica, Lima, febrero 2010, p. 77.

PECULADO: MONTO DE REPARACIÓN CIVIL DE 2'000,000


DE NUEVOS SOLES ES REBAJADO A 500,000
1470. «En cuanto a la reparación civil impuesta, ésta no ha sido
establecida sobre la base del delito cometido, delito de peculado, como
en el caso de la pena, sino en referencia a los efectos que ha produ­
cido, es decir en relación con el daño causado y apreciándose de
autos que el colegiado ha impuesto una suma elevada y no propor­
cional, resulta procedente rebajar la misma a un monto adecuado;

254
------------------ D e la reparación civil y consecuencias ACCESORIAS------ Art. 92°

declararon haber nulidad en la propia sentencia en el extremo que


fija la reparación civil en la suma de dos millones de nuevos soles
que deberán abonar solidariamente los sentenciados y reformándola
la fijaron en 500,000 nuevos soles».
Ejecutoria Suprema del 15/12/2003, R.N. N° 1813-2003-LIMA.
P érez A rroyo , Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el
Perú (2001-2005), t. II, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias
Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006,
p. 768.

ANOMALÍAS EN LA FIJACIÓN DE LA REPARACIÓN CIVIL


1471. «Se advierte que el colegiado ha ñjado sumas por concep­
to de reparación civil en modo independiente en relación a los par­
ticipantes del delito, contraviniendo lo dispuesto por el artículo 95°
del Código Penal; asimismo, evidencia que el quantum de tales con­
ceptos resultan diminutos y no se corresponden con el daño ocasio­
nado por los ilícitos, siendo pertinente aumentarlo; declararon ha­
ber nulidad en el extremo de la suma de 1,000 nuevos soles estable­
cidas por concepto de reparación civil, reformándolo fijaron en 5,000
nuevos soles dicho monto que deberán pagar los sentenciados en
forma solidaria a favor de la menor agraviada por el delito de viola­
ción sexual».
Ejecutoria Suprema del 28/4/2004, R.N. N° 2722-2003-HUÁNUCO.
P érez A rroyo,Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú
(2001-2005), t. II, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias
Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006,
p. 784.

RECUPERACIÓN DE ACCESORIOS DE MOTOR MOTIVA


DISMINUCIÓN DEL MONTO DE LA REPARACIÓN CIVIL
1472. «La reparación civil debe ser reducida si se tiene en cuen­
ta que las especies hurtadas por los trabajadores de la empresa fue­
ron recuperadas; revocaron la sentencia en el extremo que establece
la suma de 4,000 nuevos soles por concepto de reparación civil, re­
formándola la fijaron en 1,000 nuevos soles».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
1 de octubre de 1998, Exp. N° 1070-97. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 255.

255
Artículo 92 °----------------------- F idel R ojas V argas ------------------------------------------

REBAJA DE MONTO DE REPARACIÓN CIVIL EN APROPIA­


CIÓN ILÍCITA
1473. «Que es menester rebajar el monto de la reparación civil,
por cuanto ésta debe fijarse de acuerdo a las condiciones personales
del sentenciado y a la naturaleza del delito cometido, que en tal
sentido habiendo el Ministerio Público pedido una reparación civil
de 1,000 nuevos soles, la misma, fijada en la sentencia en 2,000 nue­
vos soles deberá rebajarse prudencialmente a dicho monto;».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
28 de enero de 1998, Exp. N° 3567-97. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 267.

REPARACIÓN CIVIL EN ESTAFA EN GRADO DE TENTATIVA


1474. «El monto de la reparación civil debe fijarse guardando
proporción con el daño ocasionado; que en este caso el agraviado
no ha sufrido desmedro económico, siendo conveniente rebajarlo
prudencialmente; revocaron la sentencia en el extremo que fija el
monto de la reparación en 500 nuevos soles, reformándola la fijaron
en 200 nuevos soles».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
15 de junio de 1998, Exp. N° 1036-98. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 321.

e) Reparación civil en moneda extranjera


1475. «Se declara haber nulidad en el extremo de la sentencia
del colegiado superior, que fijó la reparación civil en dólares ameri­
canos en lugar de hacerlo en nuevos soles, que es la moneda de
curso regular; reformándolo en este extremo fijaron la reparación
civil en moneda nacional».
Ejecutoria Suprema del 14 de diciembre de 1994, Exp. N° 121-94-B-
UCAYALI. G ómez M en d o za , Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. II,
Idemsa, Lima, 1996, p. 82.

1476. «La reparación civil debe ser expresada en monto fijo y


en nuevos soles, teniendo en cuenta el daño ocasionado».

256
------------------- De la reparación ovil y consecuencias accesorias------- Art. 92°

Ejecutoria Suprema del 7/10/97, Exp. N° 3989-97-HUÁNUCO.


Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima,
R ojas V argas ,
1999 p. 259.

f) Dificultades para determinar el monto de la reparación civil:


daños morales

PERJUICIO AL ESTADO POR USO INDEBIDO DEL ESPEC­


TRO ELECTROMAGNÉTICO NO PUEDE SER DETERMINADO
CON PRECISIÓN
1477. «No siendo posible cuantificar con precisión el perjuicio
que representa para el Estado el uso indebido del espectro electro­
magnético, materia del ilícito, por no haberse presentado en autos
medios probatorios que acrediten a cuánto asciende el agravio
irrogado, la reparación civil debe ser fijada prudencialmente como
lo ha efectuado el Juez de la causa, en 1,000 nuevos soles».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
10 de julio de 1998, Exp. N° 858-98. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uamán , Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 257.

CRITERIOS PARA DETERMINAR REPARACIÓN CIVIL BA­


SADA EN PERJUICIO MORAL CAUSADO A LA VÍCTIMA DE
DELITO DE VIOLACIÓN SEXUAL
1478. «Si bien es cierto no existen parámetros objetivos para
cuantificar los perjuicios morales -los únicos ocasionados a la agra­
viada, conclusión a la que se arriba al valorarse las pruebas en su
conjunto-, sin embargo la existencia del daño sí puede ser aprecia­
da de manera objetiva, traduciéndose en los sufrimientos, la aflic­
ción, el resentimiento y el ansia que padece la menor como conse­
cuencia de relaciones sexuales a las que fue sometida por el senten­
ciado, situación que a criterio de este Supremo Tribunal justifican la
elevación del monto fijado por concepto de reparación civil, en apli­
cación de lo preceptuado por el artículo 1984° del Código Civil, de
aplicación supletoria en virtud de lo dispuesto por el artículo 101°
del Código Penal».
Ejecutoria Suprema del 21/9/2004, R.N N° 162-2004-HUÁNUCO.
Jurisprudencia penal II, Editora Normas Legales, Trujillo, 2005, p. 110.

257
Artículo 9 2 °-------- --------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

g) Vía civil y vía penal


1479. «Con respecto al monto de la reparación civil impuesta
por el juzgado penal, debe tenerse en cuenta que el agraviado ha
recurrido a la vía civil en donde por sentencia se ha señalado la
suma de 3,000 nuevos soles a su favor como indemnización, la mis­
ma que se halla en ejecución de sentencia, por lo que debe ser reba­
jado prudencialmente».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
28 de abril de 1998, Exp. N° 8285-97. R o ja s V a r g a s , Fidel,
Jurisprudencia Penal comentada, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 652.

h) Hipótesis particulares de reparación civil: delitos de peligro,


pluriofensivos, de función, sin contenido patrimonial, senten­
cias sucesivas
1480. «La reparación civil respecto de la comisión de los delitos
de abandono de personas en peligro y contra la función jurisdiccio­
nal debe señalarse en forma individual y proporcional a los daños
ocasionados a los agraviados». -
Ejecutoria Suprema del 29/4/96, Exp. N° 612-96-CONO NORTE
DE LIMA. Ejecutorias, Editora Normas Legales, Trujillo, 1998, p. 115.

REPARACIÓN CIVIL EN CASO DE ABORTO


1481. «La reparación civil en el delito de aborto es a favor de la
sociedad representada a través del Estado y no de la acusada».
Ejecutoria Suprema del 23/10/97, Exp. N° 4794-96-HUÁNUCO.
P rado S aldarriag a , Víctor, Derecho penal, jueces y Jurisprudencia,
Palestra, Lima, 1999, p. 198.

REPARACIÓN CIVIL EN DELITOS CONTRA EL HONOR


1482. «En los delitos contra el honor, el daño moral irrogado a
la víctima es irreparable, por cuya razón la reparación civil debe
tender a compensar de alguna manera dicho agravio, y debe fijarse
prudencialmente de acuerdo a la magnitud del mismo».
Ejecutoria Suprema del 13/4/93, Exp. N° 744-91-A-LA LIBERTAD.
Revista de legislación y Jurisprudencia, vol. CCXXXVIII, Editora Normas
Legales, Trujillo, marzo 1996, p. 1-35,

258
----------------- D e l a reparación civil y co n secuen cias ACCESORIAS------- A r t 9 2 °

REPARACIÓN CIVIL EN DELITOS DE PELIGRO ABSTRACTO


1483. «Que tratándose de un delito de peligro abstracto, de riesgo o
de pura actividad como es el tráfico ilícito de drogas, cuya punibilidad
por lo demás tiene origen en la situación de peligro eventual que nace de
las conductas típicas, la reparación civil debe fijarse en fimción a la can­
tidad y dañosidad de la droga incautada, así como a la magnitud o enti­
dad del hecho delictivo y el número de individuos que han participado
en su comisión, sobre la base de los principios de suficiencia y
razonabilidad o proporcionalidad; que, en el presente caso, se trató de
una tenencia con fines de tráfico al exterior de 468 gramos de clorhidrato
de cocaína ingeridas mediante cápsulas, a cuyo efecto el imputado debió
ser evacuado a un Hospital de Estado, delito en el que han intervenido,
por lo menos, otros dos individuos en Brasil y Perú; que siendo así, el
monto de la reparación civil debe incrementarse prudencialmente».
Ejecutoria Suprema del 21/09/2004; R.N. N° 1766-2004-CALLAO.

REPARACIÓN CIVIL EN DELITOS DE PELIGRO ABSTRACTO


1484. «Que, la materialidad del delito instruido y la responsabi­
lidad penal del procesado se acredita con el acta de incautación y el
informe técnico, corroborado con la propia manifestación del proce­
sado en la que refiere que dicha arma la poseía en razón de que su
padre se la dejó como herencia; que respecto al monto de la repara­
ción civil por tratarse de un delito de peligro, que en forma concreta
afecta a la colectividad debe fijarse prudencialmente, extremo que
la Sala Penal Superior no ha tenido en cuenta por lo que es necesa­
rio incrementarla, declararon haber nulidad en la propia sentencia
en el extremo que fija en 500 nuevos soles el monto que por concep­
to de reparación civil deberá abonar el procesado a favor del agra­
viado; y reformándola fijaron en 1,000 nuevos soles».
Ejecutoria Suprema del 8/7/2002, R.N. N° 3024-2001-SAN MARTÍN.
Juez supremo ponente: Garay Salazar, Julián Rodolfo, Diálogo con la
Jurisprudencia, año 13, N° 111, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2007,
p. 226.

REPARACIÓN CIVIL EN DELITOS DE INFRACCIÓN DE


DEBER FUNCIONAL: PECULADO, COLUSIÓN
1485. «En relación a la reparación civil, tratándose de delitos
pluriofensivos como el peculado y la colusión desleal, que lesionan
tanto el patrimonio público como el regular ejercicio de las funcio­

259
Artículo 9 2 °----------------------- F idel R ojas V argas------------------------------------------

nes públicas, debe fijarse en consideración a la magnitud del hecho


delictivo y al grado de intervención del agente en él, tomando como
base y límites los principios de proporcionalidad y razonabilidad.
En el caso sub judice se advierte que se ha considerado como agra­
viados tanto al Proyecto Especial Sierra Centro Sur como al Estado,
sin embargo no se ha tenido en cuenta que este Proyecto es un órga­
no de ejecución del Instituto Nacional de Desarrollo - INADE que
depende del Ministerio de la Presidencia, es decir se trata de una
entidad estatal, cuya representación y defensa es asumida por los
procuradores públicos relacionados con el sector correspondiente,
conforme al decreto Ley N° 17537, por lo que en el presente caso
nos encontramos ante un solo titular del derecho a resarcimiento,
esto es el Estado a través del Proyecto Especial Sierra Centro Sur».
Ejecutoria Suprema del 11/11/2004, R.N. N° 145-2004-AYACUCHO.
Jurisprudencia penal II, Editora Normas Legales, Trujillo, 2005, p. 115.

1486. «En aquellos casos en los que la conducta del agente pro­
duce un daño irreparable, corresponde fijar junto a la pena el mon­
to de la reparación civil, la misma que se rige por el principio del
daño causado, cuya unidad procesal civil-penal protege el bien jurí­
dico en su totalidad, así como a la víctima».
Ejecutoria Suprema del 3/6/2004, Exp. N° 385-2004-LIMA.
Jurisprudencia penal II, Editora Normas Legales, Trujillo, 2005, p. 121.

SUJETO FAVORECIDO CON LA REPARACIÓN CIVIL EN


DELITOS DE CORRUPCIÓN
1487. «En el delito de corrupción de funcionarios, el titular del
bien jurídico es el Estado, correspondiéndole a éste la reparación
civil y no a las personas que entregan los donativos al funcionario
público, quienes no pueden figurar como agraviados».
Sentencia de la Sala Penal de Loreto del 13 de julio de 1999, Exp. N°
97-197-191601-JP-01. A c a d e m ia de l a M a g is t r a t u r a , Serie de
Jurisprudencia 4, Lima, 2000, p. 420.

REPARACIÓN CIVIL EXISTIENDO SENTENCIAS SUCESIVAS


1488. «En cuanto a la reparación civil, es del caso anotar que tra­
tándose de sentencias sucesivas en un mismo proceso, la Sala Penal de
la Corte Suprema, en reiteradas ejecutorias, ha establecido que a fin de
evitar duplicidad de pronunciamientos sobre el objeto civil del proceso
debe considerarse el monto determinado en la primera sentencia».

260
------------------D e LA REPARACIÓN OVIL y co n secuen cias a cceso rias ------- Art. 92°

Sentencia de la Sala Penal Transitoria de la Corte Superior de Justicia


de Huaura, del 27 de octubre de 2008, Exp. N° 253-2007, en
Jurisprudencia penal de la Corte Superior 2006-2008, Diálogo con la
Jurisprudencia, Lima, 2009, Gaceta Jurídica, p. 136.

i) Jurisprudencia vinculante
CONSTITUCIÓN EN PARTE CIVIL: NATURALEZA, FINALI­
DAD, PRECISIONES Y VALORACIONES JURISPRUDENCIALES
SOBRE EL DERECHO A LA REPARACIÓN CIVIL
1489. «Como ya ha sido establecido por esta Suprema Sala al
amparar el presente recurso de queja, no hace falta que la víctima,
declarada así por sentencia firme de condena, haya estado previa­
mente constituida en parte civil, desde el proceso penal declaratorio
de condena, para intervenir en el proceso de ejecución y, como tal,
participar en su desarrollo con la finalidad de garantizar el cumpli­
miento de la reparación civil fijada a su favor. La Constitución en
parte civil del agraviado solo tiene sentido, desde una perspectiva de
tutela de su derecho de participación procesal, en tanto persiga una
concreta indemnización o reparación civil, que solo una sentencia fir­
me de condena puede estipular (véase artículos 57° y 58° del Cde PP);
que declarado judicialmente el derecho indemnizatorio la interven­
ción de la víctima para concretarlo, en modo alguno puede limitarse
y, menos exigirse al agraviado que con anterioridad se haya constitui­
do en parte civil, pues ello vulneraría -como se hizo- el derecho cons­
titucional a la tutela jurisdiccional (artículo 139.3 de la Constitución)
que garantiza el acceso a los tribunales a toda persona en resguardo
de sus derechos e intereses legítimos; que a ello tampoco obsta que el
agraviado haya promovido un juicio civil, en tanto que no está en
discusión la determinación del monto de la reparación civil sino su
cobro efectivo, respecto del cual, por cierto, debe tenerse en cuenta lo
declarado y ejecutado en sede civil».
Ejecutoria Suprema del 20/6/2005, R.N. N° 1538-2005-LIMA. S an
M artín C astro, César, Jurisprudencia y precedente penal vinculante,
Palestra, Lima, 2006, p. 152.

LA CONFESIÓN SINCERA NO DETERMINA REPARACIÓN


CIVIL
1490. «La confesión sincera no puede ser valorada como presu­
puesto para establecer la cuantía de la reparación civil -que no es

261
Artículo 9 2 °---------- ;------------ F idel R ojas V argas-----------------------------------------

una pena- en -tanto que está reservada, de ser el caso, para rebajar
la pena del confeso a límites inferiores al mínimo legal; siendo dis­
tinta la naturaleza de la acción civil ex delicio, pues tiene como fina­
lidad reparar el daño o efecto que el delito ha tenido sobre la vícti­
ma y, consecuentemente, debe guardar proporción con los bienes
jurídicos que se afectan».
Ejecutoria Suprema del 7/6/2005, R.N. N° 948/2005-JUNÍN. San
M artín C astro ,César, Jurisprudencia y precedente penal vinculante,
Palestra, Lima, 2006, p.151.

DELITOS DE PELIGRO Y REPARACIÓN CIVIL


1491. «Cabe establecer, si los delitos de peligro pueden ocasio­
nar daños civiles, y por lo tanto si es menester fijar la correspon­
diente reparación civil, más allá de las especiales dificultades que en
estos delitos genera la concreción de la responsabilidad civil. El daño
civil, como se ha dicho, lesiona derechos de naturaleza económica
y/o derechos de legítimos intereses existenciales, no patrimoniales
de las personas. Por consiguiente, aun cuando es distinto el objeto
sobre el que recae la lesión en la ofensa penal y en el daño civil, es
claro que, pese a que no se haya producido un resultado delictivo,
es posible que existan daños civiles que deban ser reparados. En los
delitos de peligro, desde luego, no cabe negar a priori la posibilidad
de que surja responsabilidad civil, puesto que en ellos -sin perjuicio,
según los casos, de efectivos daños generados en intereses indivi­
duales concretos- se produce una alteración del ordenamiento jurí­
dico con entidad suficiente, según los casos, para ocasionar daños
civiles, sobre el que obviamente incide el interés tutelado por la nor­
ma penal -que, por lo general y que siempre sea así, es de carácter
supraindividual-. Esta delictiva alteración o perturbación del orde­
namiento jurídico se debe procurar restablecer, así como los efectos
que directa o causalmente ha ocasionado su comisión (el daño como
consecuencia directa y necesaria del hecho delictivo) (Conforme R oig
Torres, Margarita, La reparación del daño causado por el delito, Tirant
lo Blanch, Valencia, 2000, pp. 124 y 125). Por consiguiente, no cabe
descartar la existencia de responsabilidad civil en esta clase de deli­
tos y, en tal virtud, corresponderá al órgano jurisdiccional en lo pe­
nal determinar su presencia y fijar su cuantía».
Acuerdo Plenario N° 6-2006-CJ-116 (Pleno Jurisdiccional de las Salas
Penales Permanente y Transitoria de la Corte Suprema de la
República) del 13/10/2006, fundamentos 9 y 10.

262
----------------- De l a reparación civil y co n secuen cia s ACCESORIAS------ Art. 93°

Alcances de la reparación civil


Artículo 93°.- La reparación comprende:
1. La restitución del bien o, si no es posible, el pago de su
valor; y
2. La indemnización de los daños y perjuicios.

Sumario: a) Precisiones. Plazo de pago, b) Reparación civil: Código Penal


y Código Civil, c) Reparación: daño emergente, lucro cesante, daño moral.
d) Jurisprudencia vinculante: sanción penal, daños y reparación civil.

Jurisprudencia

a) Precisiones. Plazo de pago

HOMICIDIO Y LESIONES: SE INCREMENTA MONTO DE


REPARACIÓN CIVIL DE 70,000 A 300,000 NUEVOS SOLES
1492. «Que a efectos de fijarse la reparación civil, es necesario
tener en cuenta lo establecido por el artículo 93° del Código Penal;
que implica la valoración del daño económico y moral -daño emer­
gente y lucro cesante- causado al agraviado o en su defecto a los
familiares de la víctima, según sea el caso; en ese sentido ha queda­
do plenamente establecido la gravedad de la afectación ocasionada
a la agraviada por las lesiones sufridas y a los familiares de la falle­
cida por la pérdida irreparable de su hija; al momento de fijarse el
monto de reparación civil no se ha tomado en cuenta la real magni­
tud del perjuicio ocasionado al bien jurídico protegido, que en el
caso de autos es la vida; en ese sentido el monto de la reparación
civil fijada por la Sala penal no se condice con la realidad, por lo
que éste debe ser incrementado; en consecuencia, declararon haber
nulidad en la propia sentencia en el extremo que fija 70,000 nuevos
soles la suma que por concepto de reparación civil deberá abonar el
sentenciado a favor de los herederos legales de la agraviada, refor­
mándolo fijaron en 300,000 nuevos soles dicha suma».
Ejecutoria Suprema del 10/7/2003, R.N. N° 1249-2003-LIMA. P érez
A rroyo, Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú (2001-
2005), t. II, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias Penales, Iuris
Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006, p. 856-857.

1493. «Procede ser integrada la sentencia donde se omitió con­


signar que el sentenciado debía devolver la suma indebidamente li­

263
Artículo 93° ■Fidel R ojas V argas

brada, la misma que constituye parte de la reparación civil, según lo


dispone el articuló 92° del Código Penal».
Ejecutoria de la Sala Penal de Apelaciones para procesos sumarios
con reos libres de la Corte Superior de Lima del 19 de mayo de 1997,
Exp. N° 1567-97. L a R osa G ómez de la T orre, Miguel, Jurisprudencia
del proceso penal sumario, Grijley, Lima, 1999, p. 385.

FACULTAD DEL JUEZ PENAL DE FIJAR PLAZO PARA EL


PAGO DE LA REPARACIÓN CIVIL

(Casación)
1494. «El recurrente denuncia que la orden establecida por la
Sala de Apelaciones, referido a que el Instituto Peruano del Deporte
cumpla en el plazo no mayor de 60 días con abonar, el monto de
reparación civ il, contados a p artir que la sentencia quede
ejecutoriada, contraviene el artículo sexto de la Ley 28112, Ley Mar­
co de la Administración Financiera del Sector Público, que señala:
Las entidades del Sector Público solo pueden ejecutar ingresos y rea­
lizar gastos conforme a Ley, sin embargo, tal pretensión de parte
resulta ser una interpretación errónea, pues, tal como lo ha señala­
do la Sala de Apelaciones el juez penal tiene la facultad de precisar
el plazo en el cual debe efectivizarse el pago de la reparación civil,
consolidándose de esta manera la tutela procesal efectiva a la vícti­
ma, no debiéndose perder de vista que el tercero puede hacer uso
del derecho de repetición y excusión, y en caso exista demora en los
trámites administrativos del erario nacional, debe ser valorado por
el juez encargado de la ejecución de la condena».
Sentencia de Casación N° 164-2011-LA LIBERTAD, del 14 de Agosto
de 2012, Fundamento Quinto (Sala penal Permanente), Juez supremo
ponente: Rodríguez Tineo

b) Reparación civil: Código Penal y Código Civil


1495. «La ejecución de la reparación civil se rige por las normas
del Código Penal y además por las normas pertinentes del Código
Civil, por lo que deviene inaplicable el pago de la suma en el térmi­
no perentorio de seis meses como considera el colegiado».
Ejecutoria Suprema del 31 de diciembre de 1996, Exp. N° 5340-95-B-
HUÁNUCO. G ómez M endoza , Gonzalo, Jurisprudencia penal, t. III,
Idemsa, Lima, 1997, p. 47.

264
----------------- D e la reparación civil y consecuencias a cceso rias ------- Art. 930

RESTITUCIÓN DEL MONTO APROPIADO Y CRITERIOS JU­


DICIALES PARA DETERMINAR EL MONTO INDEMNIZATORIO
A FAVOR DEL ESTADO EN DELITO DE PECULADO, POR EL
DAÑO CAUSADO
1496. «El monto de la reparación civil constituye el resarcimiento
del daño ocasionado y la devolución de lo ilícitamente habido o su
valor, convirtiéndose de esta manera en restitutiva y resarcitoria, de­
biendo además establecerse dentro de esta última condición todas las
responsabilidades a las que está obligado quien ocasiona un daño,
esto es, de ser el caso el lucro cesante y el daño moral, además del
daño material propiamente. En ese contexto establecer un monto esti­
mado que satisfaga todas estas obligaciones provenientes de la res­
ponsabilidad penal, debe ser debidamente evaluado, atendiendo a los
criterios normativos contenidos en los artículos 92°, 93°, 94°, 95°, 96°,
97° y siguientes del Código Penal. Establecer el monto que debe de­
volver el procesado al Estado está en función del monto cuantificado
que ha beneficiado ilícitamente a sus coacusados, quienes registran
desbalances patrimoniales, totalizando 2.800,000 nuevos soles, que sería
el monto estimativo de devolución al que están obligados los procesa­
dos; pero además deben pagar otra suma como indemnización por el
daño que le han ocasionado al Estado, que en función a la gravedad
y el grado de participación de cada uno de los acusados encontrados
culpables origina sumas diferentes, estimaciones que se hacen en fun­
ción de una ponderación de los intereses del Estado que se ha visto
pequdicado por estos acusados, los gastos en que ha incurrido para
lograr la imposición de su jurisdicción, la que éste colegiado estima en
la suma de un millón de nuevos soles y quinientos mil nuevos soles
que deben pagar cada uno de los procesados respectivamente, con­
juntamente con los terceros civilmente responsables. El estimado que
hace el colegiado del monto resarcitorio por los daños ocasionados al
Estado agraviado por el accionar delictivo está necesariamente sujeto
a una evaluación subjetiva que, en la medida de lo posible debe aproxi­
marse a un estimado razonable que cumpla el propósito de la repara­
ción del daño; en consecuencia, cabe preguntarse en qué consistió el
daño que el procesado le ha ocasionado al Estado, evidentemente se
trata de un daño no cuantificable, no estimable en términos numéri­
cos con precisión, sin embargo podemos establecer con elemental sen­
tido común que sustraerle dinero a un Estado cuya economía está en
desarrollo y de los escasos recursos que posee para atender la deman­
da social aun reducirlo más, necesariamente constituye un daño gra­

265
Artículo 93o- -F idel R ojas V argas

ve para el Esta.do y la sociedad que cuando menos se puede estimar


en el doble del dinero estimado como indebidamente utilizado. Si esa
suma resulta diminuta o excesiva puede ser discutible precisamente
por la subjetividad en el cálculo estimado del daño ocasionado, pero
en todo caso necesariamente el monto que se estime estará sujeto al
arbitrio de quien lo determine».
Sentencia de la Segunda Sala Penal Especial de la Corte Superior de
Justicia de lima, del 15 de noviembre de 2005, Exp. N° 045-2001-SPE/
CSJL. B arandiarán, Roberto y N olasco, José, Jurisprudencia penal generada
en el subsistema anticorrupción, t. II, Palestra, Lima, 2006, pp. 778-779.

c) Reparación: daño emergente, lucro cesante, daño moral


REPARACIÓN DEL DAÑO Y REGLA DE CONDUCTA
1497. «Debe tenerse presente, como ya lo ha señalado el Tribunal
Constitucional en la sentencia recaída en el Expediente N° 1428-2002-
HC/TC (fundamento 2), que la exigencia del pago de la reparación del
daño ocasionado por la comisión del delito, como regla de conducta
cuya inobservancia derivaría en la revocación de la pena, tiene asidero
en que dicha obligación no es de naturaleza civil, por cuanto, al encon­
trarse dentro del ámbito del Derecho penal, se constituye en una condi­
ción para la ejecución de la pena; consecuentemente, no es que se pri­
vilegie el enriquecimiento del erario nacional o el carácter disuasorio de
la pena en desmedro de la libertad individual del condenado, sino fun­
damentalmente, la propia eficacia del poder punitivo del Estado y los
principios que detrás de ella subyacen, como son el control y regula­
ción de las conductas de acuerdo con ciertos valores y bienes jurídicos
que se consideran dignos de ser tutelados».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 20 de enero de 2010, Exp.
N° 04373-2009- PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 7, enero 2010, Gaceta
Jurídica, Lima 2009, p. 307.

DAÑO EMERGENTE Y LUCRO CESANTE


1498. «En el ámbito de la reparación civil o del resarcimiento
(restauración del orden jurídico económico alterado y perturbado
en mayor o menor medida, por la infracción punible) ha de tenerse
en cuenta no solo el valor de lo apropiado -que responde a la idea
de reparación del daño realmente producido-, sino también los per­
juicios causados por la transgresión punible: daño emergente y lu­
cro cesante, así como, según los ilícitos, el daño moral».

266
-------------------D e l a reparación civil y co n secuen cias a cceso rias ------- Art. 930

Ejecutoria Suprema del 8/2/2010, R.N. N° 4879-2008-LA LIBERTAD.


Juez supremo ponente: San Martín Castro, César, Gaceta Penal, t. 13,
Gaceta Jurídica, Lima, julio 2010, p. 100.
CRITERIOS PARA CUANTIFICAR DAÑO MORAL
1499. «Si bien es cierto que no existen parámetros objetivos para
cuantificar los perjuicios morales -los únicos ocasionadas a la agra­
viada, conclusión a la que se arriba luego de valorar la prueba en su
conjunto-, sin embargo la existencia del daño sí puede ser aprecia­
da de manera objetiva, traduciéndose en los sufrimientos, en la aflic­
ción, el resentimiento y el ansia que padece la menor como conse­
cuencia de las relaciones sexuales a las que fue sometida por el sen­
tenciado. Situación, que a criterio de este Supremo Tribunal justifi­
can el incremento del monto fijado por concepto de reparación, en
aplicación de lo preceptuado por el artículo 1984° del Código Civil,
de aplicación supletoria, de conformidad a lo indicado en el artículo
101° del Código Penal».
Ejecutoria Suprema del 9/7/2004, R.N. N° N° 300-2004. San Martín.

DAÑO MORAL Y FRUSTACIÓN DEL PROYECTO DE VIDA:


PRECISIONES SOBRE LA REPARACIÓN CIVIL
1500. «El daño moral entendido como el perjuicio o detrimento
que se verifican en la esfera sentimental de los sujetos, si bien no es
reparable, puesto que no es posible volver al estado anterior de las co­
sas, los intereses conculcados no serán plenamente satisfechos dado que
se desconoce la medida del perjuicio. La doctrina, en este punto, ha
considerado que la función satisfactoria debe tomarse como una «fun­
ción consolatoria» y por ello la indemnización buscará «la compra del
dolor por distracción» (teoría del premiun dolores), teniendo como base
la creencia de que el ser humano tiene la capacidad natural de contro­
lar sus emociones mitigando los perjuicios a sus afectos conforme lo­
gren disiparse adecuadamente. Asimismo, corresponde estimar el daño
a la persona, en atención al grado de frustración del proyecto de vida.
Respecto a estos dos ámbitos de daño indemnizable, es de considerar el
deplorable estado de salud, que desde la fecha del accidente, se en­
cuentra el agraviado, quien para entonces contaba con 20 años de edad:
postrado en una cama, requiriendo de asistencia hasta para sus más
básicas e íntimas necesidades, sin poder desarrollar una vida normal,
sumado a los sufrimientos y aflicciones que tal estado causa natural­
mente a la víctima y a los familiares directos de estos, así como las

267
Artículo 93° •Fid el R ojas V arg as

alteraciones en las condiciones de sus existencias, frustrando el desa­


rrollo de su personalidad y proyecto de vida. Estos daños inmateriales
no requieren demostración específica, por lo que junto a los gastos de
recuperación futura -sobre la base de proformas adjuntadas- y al daño
emergente se estima en 650,000 nuevos soles».
Ejecutoria Suprema del 10/8/2011 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 1208-2011-LIMA, Juez supremo ponente: Barrios Alvarado,
Gaceta penal, Tomo 41, Noviembre 2012, Lima, Gaceta jurídica, p. 93.

d) Jurisprudencia vinculante: sanción penal, daños y reparación civil


REPARACIÓN CIVIL Y SANCIÓN PENAL, DAÑO PATRIMO­
NIAL Y DAÑO NO PATRIMONIAL
1501. «La reparación civñ, que legalmente define el ámbito del obje­
to civil del proceso penal y está regulada por el artículo 93° del Código
Penal, desde luego, presenta elementos diferenciadores de la sanción pe­
nal; existen notas propias, finalidades y criterios de imputación distintos
entre responsabilidad penal y responsabilidad civil, aún cuando compar­
ten un mismo presupuesto: el acto ilícito causado por un hecho antijurídico,
a partir del cual surgen las diferencias respecto de su regulación jurídica
y contenido entre el ilícito penal y el ilícito civil. Así las cosas, se tiene que
el fundamento de la responsabilidad civil, que origina la obligación de
reparar, es la existencia de un daño civil causado por un ilícito penal, el
que obviamente no puede identificarse con "ofensa penal" -lesión o pues­
ta en peligro de un bien jurídico protegido, cuya base se encuentra en la
culpabilidad del agente- [la causa inmediata de la responsabilidad penal
y la civil ex delito, infracción / daño, es distinta]; el resultado dañoso y el
objeto sobre el que recae la lesión son distintos.
Desde esta perspectiva el daño civil debe entenderse como aque­
llos efectos negativos que derivan de la lesión de un interés protegi­
do, lesión que puede originar consecuencias patrimoniales y no pa­
trimoniales. Una concreta conducta puede ocasionar tanto (i) daños
patrimoniales, que consisten en la lesión de derechos de naturaleza
económica, que debe ser reparada, radicada en la disminución de la
esfera patrimonial del dañado y en el no incremento en el patrimo­
nio del dañado o ganancia patrim onial neta dejada de percibir
-menoscabo patrimonial-; cuanto (ii) daños no patrimoniales, circuns­
crita a la lesión de derechos o legítimos intereses existenciales -no
patrimoniales- tanto de las personas naturales como de las personas
jurídicas -se afectan, como acota Alastuey D obón, bienes inmateriales

268
-------------------D e l a reparación o v il y co n secuen cias a cceso rias ------- A rt 94°

del perjudicado, que no tienen reflejo patrimonial alguno- (Confor­


me: E spinoza E spinoza, Juan, Derecho de la responsabilidad civil, Gace­
ta Jurídica, 2002, pp. 157/159)».
Acuerdo Plenario N° 6-2006-CJ-116 (Pleno Jurisdiccional de las Salas
Penales Permanente y Transitoria de la Corte Suprema de la
República), Lima, 13/10/2006, fundamentos 7 y 8.

Restitución del bien


Artículo 94°.- La restitución se hace con el mismo bien aun­
que se halle en poder de terceros, sin perjuicio del derecho
de éstos para reclamar su valor contra quien corresponda.
Jurisprudencia
1502. «La reparación civil no solo comprende la indemnización
de los daños y perjuicios, sino también la restitución del bien objeto
de la acción; debiéndose en consecuencia aclarar el extremo de la
sentencia que dispone como regla de conducta la reparación del daño
causado, precisándose que dicha regla se refiere a la devolución de
la suma indebidamente apropiada».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
8 de enero del 2000, Exp. N° 3634-97. R ojas V a r g a s , Fidel,
Jurisprudencia penal patrimonial, Grijley, Lima, 2000, p. 318.

MONTO DE REPARACIÓN CIVIL EN GRADO DE TENTATIVA


1503. «Tratándose de un delito que quedó en tentativa, no pue­
de determinarse la restitución de un bien que no fue sustraído, por
lo que el monto de la reparación civil debe fijarse prudencialmente,
máxime si ha existido un acuerdo entre las partes».
Sentencia N° 160-98 de la Sala Mixta de Camaná de la Corte Superior
de Justicia de Arequipa del 6 de mayo de 1998. A rm aza G aldos,
Jorge y Z avala T oya, Femando, La decisión judicial, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 71.

Jurisprudencia vinculante
RESTITUCIÓN DEL BIEN EXISTIENDO PLURALIDAD DE
ACUSADOS
1504. «Que la restitución, pago de valores, del bien o indemniza­
ción por los daños y perjuicios ocasionados, según corresponda, cuan­

269
Artículo 9 5 ° ---------- =
------------F idel R ojas V argas------------------------------------ -----

do se trate de procesos en los que exista pluralidad de acusados por el


mismo hecho y sean sentenciados independientemente, por diferentes
circunstancias contempladas en nuestro ordenamiento procesal penal,
debe ser impuesta para todos, conforme a lo fijado en la sentencia fir­
me, esto con el objetivo que: a) exista proporción entre el daño ocasio­
nado y el resarcimiento, b) se restituya, se pague o indemnice al agra­
viado sin mayor dilación, y c) no se fijen montos posteriores que
distorsionen la naturaleza de la reparación civil dispuesta mediante los
artículos 93° y 95° del Código Penal».
Ejecutoria Suprema del 14/4/2005, R.N. N° 216-2005-HUÁNUCO.

Solidaridad de la reparación civil: alcances


Artículo 95°.- La reparación civil es solidaria entre los res­
ponsables del hecho punible y los terceros civilmente obli­
gados.

S umario: a) Naturaleza solidaria de la reparación civil, b) Limitaciones a la


naturaleza solidaria de la reparación civil.
Jurisprudencia

a) Naturaleza solidaria de la reparación civil

PRECISIONES SOBRE LA NATURALEZA SOLIDARIA DE LA


REPARACIÓN CIVIL
1505. «Debe precisarse que la solidaridad es una modalidad de
las obligaciones, la cual establece una relación directa, inmediata y
obligatoria entre las partes. Se caracteriza por la multiplicidad de
sujetos activos, los cuales se pueden desenvolver como acreedores,
deudores o bien en ambos papeles. La prestación de la obligación
será exigible o bien pagada, según sea el caso, en una sola exhibi­
ción y por un solo sujeto, sin importar que ésta sea divisible. En tal
sentido, para que el resarcimiento económico se haga efectivamente
posible es indispensable establecer que la suma de 20,000 nuevos
soles a favor del agraviado debe ser sufragada por todos los respon­
sables de manera solidaria y ejecutarse bajo el ámbito de un pago
solidario conforme con los alcances del artículo 1183° del Código
Civil».
Ejecutoria Suprema del 23/8/2013 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 3026-2012-PUNO, Juez supremo ponente: Rodríguez Tineo.

270
--------------- De l a REPARACIÓN OVIL y co n secuen cias a cceso r ia s -------Art. 950

RESPONSABILIDAD DE TERCERO POR DAÑO CAUSADO


POR SU DEPENDIENTE
1506. «Para preservar el derecho de la víctima a ser reparada
por el daño causado por el delito, se debe tener como un objetivo
fundamental identificar quienes están obligados a indemnizar dicho
daño patrimonial, ya que no solo recae la obligación de indemnizar
sobre aquellos que han participado directamente en la comisión del
hecho -en calidad de autores, cómplices o cualquier otra forma de
participación directa-, sino sobre terceros que si bien no han partici­
pado directamente en la producción del hecho delictivo, están llama­
dos por ley a responder solidariamente (artículo 95° del Código pe­
nal). El artículo 1981° del Código Civil, por su parte, de aplicación
supletoria al proceso penal, que regula la responsabilidad
extracontractual, establece textualmente. Aquel que tenga bajos sus
órdenes responde por el daño causado por éste último, si ese daño se
realizó en ejercicio del cargo o en cumplimiento del servicio respecti­
vo. El autor directo e indirecto están sujetos a responsabilidad solida­
ria. En efecto en esta norma jurídica se regula la responsabilidad de
un tercero por un acto ajeno, esto es la responsabilidad por daño del
subordinado, fijándose los presupuestos para que se configure la res­
ponsabilidad civil del tercero no interviniente en la perpetración del
evento dañoso».
Ejecutoria Suprema del 23/1/2012 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 2930-2011-CAÑETE, Juez supremo ponente: Elvia Barrios Alvarado,
Gaceta penal, Tomo 42, Diciembre 2012, Lima, Gaceta jurídica, pp. 132.

TERCERO CIVIL RESPONSABLE RESPONDE SOLIDARIA­


MENTE CON EL SENTENCIADO
1507. «La calidad de tercero civilmente responsable no fue ma­
teria de cuestionamiento alguno al no haberse impugnado la resolu­
ción que la tiene como tal; que la calidad de responsabilidad civil
solidaria le es imputable en tanto es la propietaria del cargador fron­
tal y conocía perfectamente que el sentenciado, a quien contrató como
chofer del citado vehículo, no contaba con licencia para conducir y
que el citado cargador tenía desperfectos en los frenos, por lo que
debe acudir en forma solidaria con el condenado en el pago de la
reparación civil».
Ejecutoria Suprema del 23/1/2012 (Sala Penal Transitoria), R.N.
N° 2930-2011-CAÑETE, Juez supremo ponente: Elvia Barrios Alvarado,
Gaceta penal, Tomo 42, Diciembre 2012, Lima, Gaceta jurídica, pp. 133.

271
Artículo 95 o- -Fid el R ojas V argas

1508. «En relación a la reparación civil es preciso señalar que la


obligación que contiene es de naturaleza solidaria, es decir, que ya
sea el obligado directo, ya el tercero civil responsable, la deuda debe
ser exigida en su integridad a cualquiera de ellos; que, satisfecho el
crédito por el deudor solidario, su codeudor queda liberado de la
deuda, rigiendo las disposiciones del Código Civil para las relacio­
nes internas entre los deudores».
Ejecutoria Superior de la Sala Mixta de Camaná de la Corte Superior
de Justicia de Arequipa, del 31 de diciembre de 1998, Exp. N° 565-
98. A r m a za G aldos , Jorge y Z av a la T o ya , Fernando, La decisión
judicial, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 274.

PAGO DE MODO SOLIDARIO DE LA REPARACIÓN CIVIL


1509. «Cuando existen varios responsables de un hecho punible, la
reparación civil deberá ser abonada de manera solidaria, tal como lo
dispone el artículo 95° del Código Penal, presupuesto que no ha sido
considerado por el colegiado en la sentencia impugnada, correspondien­
do a esta suprema instancia pronunciarse sobre el particular».
Ejecutoria Suprema del 18/5/2004, R.N. N° 08-2004-HUÁNUCO.
C astillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 1, Sentencia de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 302.

CORRESPONDE IMPONER UNA REPARACIÓN SOLIDARIA


Y NO INDIVIDUAL A LOS AGENTES DEL DELITO CON SIMI­
LAR APORTE
1510. «La reparación civil es solidaria entre los responsables del
hecho punible, por tanto, al haber tenido ambos sentenciados simi­
lares participaciones en el hecho delictivo, corresponde imponerles
una reparación civil solidaria y no individual como erróneamente se
ha fijado en la recurrida».
Ejecutoria Suprema del 26/11/2004, R.N N° 168-2004-PIURA.
Jurisprudencia penal II, Editora Normas Legales, Trujillo, 2005, p. 118.

RESPONSABILIDAD SOLIDARIA EN LUGAR DE RESPON­


SABILIDAD MANCOMUNADA
1511. «Que conforme aparece de la parte resolutiva de la senten­
cia impugnada, la Sala ha fijado en 500 nuevos soles el monto que por
concepto de reparación civil deberá ser abonado por cada uno de los
sentenciados, sin considerar que de acuerdo con lo prescrito por el artí­

272
-------------------D e la reparación civil y co n secuen cias accesorias ------- Art. 95°

culo 95 del Código Penal, cuando existen varios responsables de un


hecho punible -como sucede en el presente caso- la reparación civil
debe ser abonada de manera solidaria; por lo que declararon haber
nulidad en la propia sentencia en cuanto fija en 500 nuevos soles el
monto que por concepto de reparación civil deberá abonar cada uno
de los sentenciados a favor del agraviado, reformándola fijaron en 1,000
nuevos soles el monto que por el mismo concepto, deberán abonar los
sentenciados en forma solidaria a favor del agraviado».
Ejecutoria Suprema del 3/5/2004, R.N. N° 414-2004-LIMA. Á valos
R odríguez , Constante y R obles B riceño , Mery, Modernas tendencias
dogmáticas en la Jurisprudencia penal de la Corte Suprema, Diálogo con
la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica, Lima, 2005, p. 227.

INDIVIDUALIZACIÓN DE LA REPARACIÓN CIVIL


1512. «La reparación civil debe individualizarse en relación a
cada uno de los agraviados, la misma que debe ser solidaria entre
los responsables del delito».
Ejecutoria Suprema del 17/12/97, Exp. N° 4668-97-PUNO. R ojas
V argas,Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 268.

1513. «La reparación civ il fijad a por el colegiado debe


individualizarse para cada uno de los agraviados, la misma que debe
ser solidaria, sin perjuicio de disponer que los sentenciados restitu­
yan el monto de lo indebidamente sustraído».
Ejecutoria Suprema del 28/6/97, Exp. N° 1902-97-JAÉN. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, lim a, 1999, p. 405.

ANOMALÍAS EN EL MODO DE LA DETERMINACIÓN DE


LA REPARACIÓN CIVIL: ROBO AGRAVADO Y VIOLACIÓN
SEXUAL
1514. «Se advierte que el colegiado ha fijado sumas por concep­
tos de reparación en forma independiente en relación a los partici­
pantes en el delito de robo agravado, contraviniendo lo dispuesto por
el artículo 95° del Código Penal; asimismo, se evidencia que el quantum
de tales conceptos resulta diminuto y no se corresponde con el daño
ocasionado por los ilícitos, siendo pertinente aumentarlos bajo los cri­
terios contenidos en el artículo 93° del acotado código; del mismo modo,
a pesar de haberse dispuesto que carecía de objeto el pronunciamien­
to por el delito de tenencia ilegal de arma de fuego, el colegiado ha

273
Artículo 95° — :--------- =
---------F idel R ojas V argas-------------------------------------------

fijado en 100 nuevos soles el monto por reparación civil, vulnerándose


de este modo el principio de congruencia que debe existir en toda
resolución judicial y la propia naturaleza adoptada en su decisión;
por lo que, es el caso declarar la nulidad de la recurrida en ese extre­
mo, sin que con ello se afecte la unidad del fallo».
Ejecutoria Suprema del 28/4/2004, R.N. N° 2722-2003-HUÁNUCO.
C astillo A lva, José Luis, Jurisprudencia penal 2, Sentencia de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 319.

DENUNCIA CALUMNIOSA: MONTO DE LA REPARACIÓN


CIVIL PARA CADA UNO DE LOS AGRAVIADOS
1515. «Al fijarse la reparación civil a favor de la parte agravia­
da debe indicarse de manera específica si el monto indicado debe
ser repartido en forma equitativa o corresponde el mismo a cada
uno, siendo del caso individualizar la cantidad fijada; declararon
haber nulidad en la propia sentencia en la parte que fija 1,000 por
concepto de reparación civil, reformándola en este extremo fijaron
en mil nuevos soles la suma que por concepto de reparación civil
deberá abonar el sentenciado a favor de cada uno de los agravia­
dos».
Ejecutoria Suprema del 23/10/96, Exp. N° 4863-95-B-LIMA. R ojas
V argas,Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999, p. 260.

b) Limitaciones a la naturaleza solidaria de la reparación civil


EN CUANTO AL PAGO SOLIDARIO DEL MONTO ANTE LA
PLURALIDAD DE AGENTES EN DISTINTA SITUACIÓN PROCE­
SAL
1516. «Si bien la sentencia recurrida se halla dictada con la de­
bida valoración del hecho, así como de la prueba actuada que con­
tiene el proceso, sin embargo el monto de la reparación civil no ha
sido prudencialmente graduado, por cuanto no se ha tomado en
cuenta la situación económica que vive el país y que no se puede
imponer el pago solidario de dicha obligación ante la pluralidad de
agentes como en el presente caso, ya que ello significaría la sanción
pecuniaria en ausencia de los demás».
Ejecutoria Superior de la Primera Sala Penal de la Corte de Justicia
del Cusco del 13 de junio del 2000, Exp. N° 98-0185-10-0801-JP-05.
R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal patrimonial, Grijley, Lima,
1999, p. 543.

274
------------------ D e la reparación civil y co n secuen cias a ccesorias -------Art. 95°

COMISIÓN DE DELITOS INDEPENDIENTES COMETIDOS


POR LOS AGENTES
1517. «Cuando los acusados han cometido delitos independien­
tes, la reparación civil no puede fijarse solidariamente sino indivi­
dualmente, atendiendo a la gravedad del daño causado».
Ejecutoria Suprema del 11 de agosto de 1987, Exp. N° 564-87-LIMA.
R etamozo, Alberto y P once, Ana María, Jurisprudencia penal de la Corte
Suprema, Idemsa, Lima, 1994, p. 242.

LIMITACIONES AL PAGO SOLIDARIO EN LA DETERMINA­


CIÓN DE LA REPARACIÓN CIVIL
1518. «Tratándose de dos agraviados en un proceso, la repara­
ción civil no puede ser fijada en forma solidaria, sino que debe
especificarse el monto que corresponde a cada uno de los agravia­
dos, por dicho concepto».
Ejecutoria Suprema del 23/9/83, Exp. N° 2902-82-LIMA. Revista de
legislación y Jurisprudencia, Editora Normas Legales, Trujillo, 1987,
p. 90.

DELITOS DIFERENTES
1519. «Por ser delitos diferentes, la reparación civil no puede
ser solidaria, por lo que se declara haber nulidad en la sentencia, la
que reformándola en tal extremo dispusieron que ambos sentencia­
dos abonen por separado los respectivos y proporcionales montos
de la reparación civil».
Ejecutoria Suprema del 29/4/86, Exp. N° 474-86-JUNÍN.
Jurisprudencia penal, Editora Normas legales, Trujillo, 1987, p. 112.

1520. «Se advierte que en la sentencia materia de vista se


dispone el pago solidario de la reparación civil conjuntamente
con una persona quien no ha sido constituido en autos como ter­
cero civilmente responsable, y quien además a la fecha de la per­
petración del delito no era el propietario del vehículo utilizado
para perpetrar el robo, tal como ha quedado acreditado a través
del proceso, de allí que deviene en nulo este extremo de la sen­
tencia».
Ejecutoria Suprema del 7/10/99, R.N. N° 3274-99-PIURA. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal patrimonial, Grijley, Lima, 2000, p. 108.

275
Arts. 9 6 0-970-980-9 9 ° - ---------F id el R ojas V a r g a s -----------------------------------------------

Transmisión de la reparación civil a los herederos


Artículo 96°.- La obligación de la reparación civil fijada en
la sentencia se transmite a los herederos del responsable
hasta donde alcancen los bienes de la herencia. El derecho
a exigir la reparación civil se transfiere a los herederos del
agraviado.

Nulidad de actos posteriores que afecten el pago de la


reparación civil
Artículo 97°.- Los actos practicados o las obligaciones ad­
quiridas con posterioridad al hecho punible son nulos en
cuanto disminuyan el patrimonio del condenado y lo ha­
gan insuficiente para la reparación, sin perjuicio de los ac­
tos jurídicos celebrados de buena fe por terceros.

Ejecución de la reparación civil en la remuneración del


condenado: límites
Artículo 98°.- En caso que el condenado no tenga bienes
realizables, el Juez señalará hasta un tercio de su remune­
ración para el pago de la reparación civil.

Acción civil contra terceros no considerados en la


sentencia penal
Artículo 99°.- Procede la acción civil contra los terceros
cuando la sentencia dictada en la jurisdicción penal no al­
canza a éstos.
Jurisprudencia
1521. «Nuestra legislación procesal penal, al incorporar a la par­
te civil como sujeto de la relación procesal, lo hace para los efectos de
coadyuvar no solo en la determinación del delito, sino también en la
determinación del daño causado, desde la perspectiva cuantificada».
Ejecutoria Suprema del 15/9/99. (Sala C) Exp. N° 1122-99-ANCASH.
Revista peruana de Jurisprudencia, año II, N° 4, Editora Normas Legales,
Trujillo, 2000, p. 343.

EL ROL DEL TERCERO CIVILMENTE RESPONSABLE


1522. «La reparación civil deberá guardar relación y proporcio­
nalidad al daño causado a los intereses de la víctima, debiendo com­

276
D e l a reparación civil y consecuencias a cceso rias — Arts. 100°

prender la restitución del bien, o siendo imposible esto, el pago de


su valor y la indemnización por daños y perjuicios, así como la ca­
pacidad económica del obligado; debiendo, en el caso de existir ter­
ceros civilmente obligados, efectuar el pago de la reparación civil en
forma solidaria según lo prevé el artículo 95° del Código Penal».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
26 de enero de 1998, Exp. N° 7346-97. B aca C abrera / R ojas V argas /
N eira H uam án . Jurisprudencia penal: procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 114.

ERROR AL SEÑALAR AL ANTIGUO PROPIETARIO DE VE­


HÍCULO COMO TERCERO CIVILMENTE RESPONSABLE
1523. «Es errado señalar, al primigenio propietario del vehículo
que conducía el inculpado, como tercero civil responsable, tanto
porque el actual propietario es otro, como porque dada la naturale­
za del acto cometido por el infractor no puede implicar a quien le
otorgó en alquiler la unidad móvil».
Ejecutoria Suprema del 7/10/99, R.N. N° 3274-99-PIURA. R ojas V argas,
Fidel, Jurisprudencia penal patrimonial, Grijley, Lima, 2000, p. 110.

Inextinguibilidad relativa de la extinción de la acción civil


derivada de delito
Artículo 100°.- La acción civil derivada del hecho punible
no se extingue mientras subsista la acción penal.
Jurisprudencia
EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN CIVIL DERIVADA DEL DELITO
(Casación)
1524. «Que el artículo cien del Código Penal establece que la
acción civil derivada del hecho punible no se extingue mientras sub­
sista la acción penal y siendo la prescripción extintiva una de las
formas de extinción de la acción civil, tal norma debe entenderse
que mientras subsista la acción penal la acción civil no puede pres­
cribir, con lo cual estaríamos frente a un supuesto de interrupción
de la prescripción extintiva de la acción civil (...). Que, la norma
referida en el considerando precedente se ubica dentro del capítulo
referido a la institución de la reparación civil, la que constituye una

277
A rtícu lo 1 0 1 o— -----------:----------F id el R ojas V a r g a s ----------------------------------------------

consecuencia jurídica del delito que persigue reparar el daño causa­


do a la víctima por un sujeto que ha cometido un ilícito penal en su
agravio, de lo que se evidencia que el delito no es el fundamento de
la responsabilidad sino que lo es el daño ocasionado, de tal forma
que la reparación debe ser equivalente al daño o perjuicio acarreado
a la víctima, a diferencia de la pena que se mide en relación con la
gravedad del hecho, de todo lo cual se concluye que la reparación
civil es un instituto de naturaleza jurídico civil, y el hecho que se
halle regulado en el Código Penal responde, básicamente, a una
opción de economía procesal (...). Que, de lo expuesto, se aprecia
que la norma en comento tiene naturaleza civil no solo por ser una
norma referida a la reparación civil, sino además por sus efectos; en
consecuencia, no se puede alegar criterio de especialidad para su
inaplicación en el caso de autos, por lo demás, lo único que hace es
incluir a través de una ley promulgada con posterioridad al Código
Civil una causal más de interrupción de prescripción de la acción
civil, en el caso de las acciones civiles derivadas de hechos punibles».
Corte Suprema, Casación N° 1139-98 del 26/2/1999-LIMA. Diálogo
con la Jurisprudencia, año 14, N° 127, Gaceta Jurídica, Lima, abril
2009, p. 197.

Aplicación supletoria del Código Civil


Artículo 101°.- La reparación civil se rige, además, por las
disposiciones pertinentes del Código Civil.

Jurisprudencia
1525. «La reparación se rige, además, por las disposiciones per­
tinentes del Código Civil, en tal sentido resulta de aplicación al caso
el numeral 2001 del citado cuerpo de leyes, dado que teniendo su
origen el pago de la reparación civil en una Ejecutoria, la prescrip­
ción de la ejecución de la misma se dará a los 10 años».
Ejecutoria Suprema del 25/11/96, Exp. N° 1249-95-B-LA LIBERTAD.
R ojas V argas, Fidel, Jurisprudencia penal, Gaceta Jurídica, Lima, 1999,
p. 271.

REPARACIÓN CIVIL CONSTITUYE OBLIGACIÓN DE CA­


RÁCTER CIVIL
1526. «Que uno de los fundamentos para confirmar la apelada
es que la sentenciada viene incumpliendo el pago de la reparación

278
----------------- D e la reparació n ctvtl y consecuencias ACCESORIAS------A rt. 1 0 1 °

civil y devengados; sin embargo, el pago por dicho concepto no fue


fijado como regla de conducta; conforme se aprecia en la sentencia;
por lo que su incumplimiento no podría generar la revocatoria de
suspensión de la pena; además debe tenerse en cuenta que el pago de
la reparación civil constituye una obligación de carácter patrimonial
civil y como tal para su cumplimiento rige las disposiciones pertinen­
tes del Código Civil conforme lo estipula el artículo 101° del Código
Penal; en tal sentido, dicho fundamento esgrimido por el colegiado
deviene en insubsistente; en consecuencia, declararon no haber nuli­
dad en la resolución recurrida e insubsistente el fundamento relativo
al incumplimiento del pago de la reparación civil y devengados».
Ejecutoria Suprema del 21/11/2003, R.N. N° 2586-2003-CUSCO.
P érez A rroyo,Miguel, La evolución de la Jurisprudencia penal en el Perú
(2001-2005), t. II, Instituto Peruano de Criminología y Ciencias
Penales, Iuris Consulti Editores, Editorial San Marcos, Lima, 2006,
p. 810.

MOMENTO DESDE EL CUAL DEVENGA INTERESES EL


MONTO DE REPARACIÓN CIVIL DETERMINADO JUDICIAL­
MENTE
1527. «El monto de la reparación civil devenga intereses legales
desde la fecha de producido el daño según lo señala el artículo 1985°
del Código Civil».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para procesos
sumarios con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del
30 de mayo de 1997, Exp. N° 1735-97. L a R osa G ómez de la T orre,
Miguel, Jurisprudencia del proceso penal sumario, Grijley, Lima, 1999,
p. 46.

PRESCRIPCIÓN DEL DERECHO DEL AGRAVIADO A SOLI­


CITAR REPARACIÓN CIVIL
1528. «Al reclamarse, no la declaración de prescripción del Dere­
cho del Estado a ejecutar la pena, sino la prescripción del derecho
del agraviado a exigir el pago de la reparación civil, ello se regula
con arreglo a la norma remisiva del artículo 101° del Código Penal».
Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para reos
libres de la Corte Superior de Justicia de Lima del 8 de junio de
1998, Exp. N° 8784-97. B aca C a br er a / R ojas V arg as / N eira
H u a m á n , Jurisprudencia penal, procesos sumarios, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 827.

279
Artículo 101° ■Fid el R ojas V arg as

SOLIDARIDAD DE LA REPARACIÓN CIVIL ENTRE CON­


DENADO Y TERCERO CIVIL RESPONSABLE, REQUISITOS PARA
LA TRANSACCIÓN TRATÁNDOSE DE CRÉDITOS A FAVOR DE
MENOR DE EDAD .
1529. «La obligación contenida en la reparación civil es de na­
turaleza solidaria, es decir que ya sea el obligado directo, ya el terce­
ro civil responsable, la deuda debe ser exigida en su integridad a
cualquiera de ellos; que satisfecho el crédito por el deudor solidario,
su codeudor queda librado de la deuda, rigiendo las disposiciones
del Código Civil para las relaciones internas entre los deudores; en
segundo término, resulta imprescindible recordar que, tratándose de
créditos a favor de un menor, para transigir sobre los mismos se
requiere autorización judicial de los padres, conforme expresa dis­
posición del artículo 448° del citado Código; que, sin embargo ha­
biéndose realizado, en mérito de una transacción defectuosa, el pago
de una cierta suma de dinero por uno de los responsables civiles a
favor del menor, puede ser opuesta en compensación al momento
de realizarse la liquidación de la deuda, la misma que a falta de
acuerdo arreglado a ley debe determinarse en la sentencia».
Sentencia N° 565-98 de la Sala Mixta de Camaná de la Corte Superior
de Justicia de Arequipa del 31 de diciembre de 1998. A rmaza G aldos,
Jorge y Z avala T oya , Femando, La decisión judicial, Gaceta Jurídica,
Lima, 1999, p. 275.

1530. «Si bien es cierto el artículo 1306° del Código Civil permi­
te transigir la reparación civil proveniente del delito, también lo es
que esta transacción debe llevarse a cabo personalmente con la víc­
tima, con sus herederos legales en caso de fallecimiento o con la
persona que se haya constituido en partes civil».
Ejecutoria Suprema del 6/9/96, Exp. N° 2355-95-B-LAMBAYEQUE.
Ejecutorias, Editora Normas Legales, Trujillo, 1998, p. 95.

280
C a p ít u l o I I
C o n s e c u e n c ia s a c c e s o r ia s

COMENTARIOS
Este capítulo recoge un conjunto de disposiciones jurídico-
imperativas de contenido económico y administrativo, que en la
práctica funcionan como sanciones penales, impuestas por el
juez penal a las personas naturales como a las personas
jurídicas, por la comisión de hechos delictivos. Consecuencias
que en determinados supuestos redundan patrimonialmente en
favor del Estado o de los fines del proceso (de forma anómala
por cierto) y en otros suponen la destrucción de bienes y
disolución de sociedades. Si bien las personas jurídicas no son
susceptibles -conform e a los presupuestos del Código penal
peruano actual- de ser declaradas culpables y punibles, ello no
es obstáculo para que sobre ellas el Estado descargue
consecuencias jurídico-económicas que pueden o afectan
sensiblemente su continuidad o existencia en tanto unidades
de gestión empresarial o civil en general. Consecuencias
establecidas en los artículos 104°, 105° y 105-Adel Código penal,
en su versión reformada (el artículo 105) y novísima (el art. 105-
A) por acción de la Ley 30077, que ha mejorado ostensiblemente
el diseño legal precedente, sin que ello signifique que no sigan
perviviendo algunas incoherencias y limitaciones de construcción
normativa. En el caso español, fuente de nuestro capítulo II
«Consecuencias accesorias», Teresa A guad o C o r r e a daba
cuenta el año 2000 del desorden conceptual que, incluso con el
Código penal de 1995, aún reinaba por entonces en los medios
doctrinarios: «En el seno de nuestra doctrina hay tantas opiniones

281
Artículo 102° •Fid el R ojas V argas

sobre la naturaleza de las consecuencias accesorias que


prácticamente se agotan todas las que son imaginables, y en
todos los casos hay una pacífica coincidencia en que resulta
más fácil decir lo que no son las accesorias que lo que son»
(El comiso, Madrid, Edersa, 2000, p. 32).
La opción asumida por la legislación penal nacional contra las
personas naturales (com iso coactivo) como contra las
personas jurídicas, en el fondo supone un castigo (efecto
punitivo), desde el Derecho penal por los delitos cometidos
por las personas naturales como por los funcionarios o
dependientes que actúan en cumplimento de actividades
propias de las referidas entidades jurídicas, ai iguai que por
las acciones de favorecimiento o encubrimiento realizadas
utilizando su organización. De ahí que, en este contexto,
cumpla una función preventiva. Claro que el aforismo romano
societas delinquere non potest, vigente en nuestro sistema
punitivo obstaculiza referirnos abiertamente a penas dirigidas
e impuestas contra las personas jurídicas. Hay que destacar
que la norma penal emplea el término genérico «persona
jurídica», lo que posibilita hacer uso de una interpretación amplia
o extensiva para dar por com prendidas no solo a las
sociedades de intrínseca naturaleza empresarial sino también
a las cooperativas, fundaciones, asociación, comités.
En el contexto legislativo español, antes de la dación de la
Ley O rg á n ica 0 5 -2 0 1 0 -q u e a firm ó la te s is de la
responsabilidad penal de las personas jurídicas-, y de donde
se tomara el modelo que da vida al artículo 105°, el decomiso
se hacía depender de los delitos y faltas dolosas y las
medidas de clausura y suspensión temporales podían ser
adoptadas por el juez durante la tramitación de la causa. En
el caso del modelo peruano precedente las incautaciones
solo estaban contempladas en el marco del artículo 102°.
Las consecuencias acceso rias son reguladas en dos
escenarios de aplicación: (i) para las personas naturales (artículo
102° y 103°) y (ii) destinadas a las personas jurídicas (artículos
104°, 105° y 105-A). En ambos casos el legislador ha hecho un
uso profuso de conceptos culturales, elementos normativos y

282
De l a reparación civil y consecuencias a cceso r ia s — Art. 1 0 2 ’

términos de naturaleza técnica que requieren ser explicitados


en su significado y conexión con los delitos cometidos.
El decomiso o comiso, en tanto decisión judicial dictada en
sentencia condenatoria es un eficaz instrumento de política
criminal, de contenido económico y naturaleza penal, que tiene
el mérito de cerrarle la posibilidad -al sujeto condenado por la
comisión de un delito o falta doloso- de enriquecerse o
beneficiarse ilícitamente de las consecuencias económicas del
hecho punible que ha generado, así como de cumplir función
preventiva. Decomiso, que en tanto privación de beneficios
alcanza igualmente a las personas jurídicas. A guado C o r r e a ,
conceptualizando el término normativo señala que el comiso
se trata de una consecuencia jurídica derivada del delito que
goza de naturaleza penal al ser impuesta por un órgano
jurisdiccional penal, estar prevista en una ley penal y poseer
una función preventivo especial (El Comiso, ob. cit., p. 41).
En el artículo 102° el legislador supedita la aplicación del
decomiso de los bienes (instrumentos, objetos, bienes,
efectos, ganancias o activos) provenientes del delito a que
no sea procedente el proceso de pérdida de dominio (Decreto
Legislativo 1104). Afirma así, este artículo en un dispositivo
objetable, la naturaleza subordinada de la norma penal 102
ante el contenido de una ley ordinaria que restablece en favor
del Estado -e n un plazo de prescripción máximo de 20 años-
bienes en general, vinculados a delitos de intenso y
reprochable injusto (tráfico ilícito de drogas, terrorismo,
secuestro, extorsión, trata de personas, lavado de activos,
delitos aduaneros y tributarios, peculado, cohecho, tráfico de
influencias, enriquecimiento ilícito, delitos ambientales, minería
¡legal y otros que generen efectos o ganancias ilegales en
agravio del Estado), que han estado en dominio del agente o
de terceras personas (naturales o jurídicas), incluso por fuera
de los presupuestos regulados en la legislación penal y
procesal penal. Así, para la extinción o pérdida de dominio
no interesa que se haya extinguido la acción penal, que no
se haya iniciado proceso, que los bienes se hallen en poder
de herederos o terceros o que el proceso penal haya

283
Artículo 102o- •Fidel R ojas V a rg as

concluido por cualquier causa. Interesa sí que no se haya


desvirtuado el origen delictivo de los bienes o su utilización
en el delito y que exista presunción por parte del Fiscal que
los bienes derivan de los delitos mencionados.
En todos los casos de decomiso de bienes (consecuencia
jurídica punitiva de orden patrimonial por la que el juez,
mediante sentencia le priva de la titularidad jurídica o táctica
del bien a quien ha cometido un delito y sobre el cual se ha
declarado su responsabilidad penal, trasladando dichos bienes
a la esfera de la titularidad del Estado), a que alude el artículo
102° del Código penal, estos se sustentan en la sentencia
condenatoria dictada por el juez penal, que de manera
imperativa así lo ordena. Así, tenemos: El decom iso de
instrum entos , con el que se hace mención a las cosas físicas
o te c n o ló g ic a s (ta m b ié n e n e rg ía s re c o n d u c ib le s ),
pertenecientes al agente o a terceras personas, que fueron
utilizados por gquel como medios para cometer el delito
(revólver en un homicidio o robo, sellos y linotipos en una
falsificación, vehículo, en el transporte de la droga, etc.).
Decomiso de objetos d e id e lito . «Objeto» del delito es una
noción de significado genérico y relacional que da cuenta de
la expresión material que da vida tanto al bien jurídico como a
la cosa o bien sobre la cual recae la acción delictiva, por lo
que es impropio que pueda ser decomisado en términos
genéricos (como bien sostiene Tomás G á l v e z V i l l e g a s ,
Decomiso, incautación y secuestro, Lima, Ideas, 2013, p. 93),
razón por la cual el legislador emplea la palabra «objetos», lo
que obliga al intérprete a efectuar interpretaciones de sentido
teleológico que otorgan mayor flexibilidad en el uso significativo.
Así, objetos (no «objeto», en su sentido jurídico relacional. El
uso del término objetos permite superar la crítica que hace
G a á v e z V illegas a los bienes en tanto objetos de contrabando)
del delito serán, en el delito de contrabando, los bienes
internados al país que han burlado el proceso de verificación
aduanera; en el delito de lavado de activos, el dinero o las
joyas de procedencia ilícita; en el delito de comercialización
onerosa de órganos y tejidos: el riñón o la córnea; el donativo
en el delito de cohecho. Decom iso de electos (bienes o cosas

284
De l a reparació n civil y consecuencias ACCESORIAS----- A rt 102

que son producidos, directa o indirectamente por el delito, esto


es, que tienen en el delito su causalidad de origen, que se
deben a él: los billetes falsificados, los libros piratas, las
medicinas adulteradas, la madera trabajada ilegalmente talada,
etc.). Decom iso de ganancias . Toda utilidad patrimonial:
dinero, bienes, activos en general a que da lugar el delito que
incrementan ilícitamente el patrimonio del agente: dinero
obtenido con una extorsión o peculado, con la venta de la pasta
básica, a través de la estafa, etc. Esta modalidad de comiso
da cuenta actualmente de la lucha contra los delitos de crimen
organizado a través del delito de lavado de activos, propiciado
en certámenes y congresos internacionales. Decom iso de
bienes intrínsecam ente de/ictivos : drogas ilegales, billetes
falsificados, armas traficadas, etc.
El decomiso de los bienes alcanza tam bién al tercero
adquiriente de buena fe a t