Está en la página 1de 4

ACTIVIDADES ECONÓMICAS EN LA COLONIA

La aparición de Europa en el mapa americano y el de América en el de Europa en ambos


lados del océano, creo las mismas incertidumbres y las mismas interrogantes, se refiere a la
naturaleza del otro, esta diferencia es el inicio de toda conquista. Como en el caso de la
conquista de México, la conquista del Perú respondió al interés privado de huestes que se
asociaron para emprender la búsqueda de metales preciosos. Confirmadas las informaciones
sobre la existencia de un gran estado indígena al sur de Panamá en el área andina, la conquista
se realizó desde 1531. El área andina estaba ocupada por pueblos de alto grado de desarrollo
tecnológico desde mucho tiempo atrás, cuyos inicios se remontan al segundo milenio a.C.,
momentos en que aparecen las primeras aldeas de agricultores que van a localizarse en los
valles costeros y en las tierras altas. A lo largo de 3500 años estos pueblos fueron
desarrollando sobre una misma base cultural distintas sociedades con marcadas
particularidades regionales. Uno de estos pueblos, los Incas, comenzaron una rápida
expansión política desde el valle del Cuzco a partir del siglo XV y que fue interrumpida por
la llegada de los españoles. Quienes con su llegada trajeron sus costumbres, su religión, forma
de pensar, su sistema económico y muchas cosas más.
La minería fue la actividad económica más importante de la época colonial, esta actividad le
proporciono a España cuantiosos recursos para atender sus gastos, en este sentido el
conquistador español no se preocupó tanto en evangelizar al nativo, sino en buscar los
metales preciosos. Su economía se basaba según el mercantilismo, la riqueza de un estado de
basaba en la acumulación de metales, por ello la actividad económica más importante fue la
minería. La plata fue el mineral más abundante y más explotado, pero no solo había plata
también había oro, mercurio y cobre. Para conseguir el oro y la plata emplearon todos los
medios, saquearon y desmantelaron los templos y palacios. La producción de plata aumento
notablemente a partir de 1570 por dos factores: se perfecciono la técnica de la amalgama que
consistía en mezclar el mercurio con la plata. Y la mita minera que era mano de obra indígena,
en este sistema de trabajo se exigía un alto nivel de producción a cambio de miseria de salario.
La forma de explotar la minería fue abriendo socavones en dirección de los minerales, el
producto que se extraía era sacado a la superficie envueltos en cueros y al hombro. Las
Santillas y Filipinas fueron los principales mercados de la plata producidos por España. La
minería colonial peruana se basó fundamentalmente en la explotación de la plata y en parte
del oro y en base a la explotación de la mano de obra del indio y no del negro esclavo. Fue
la actividad que proporcionó a España grandes ingresos. En el sector minero básicamente se
aprecian 2 etapas: una primera en la que se da la simple recolección de los metales preciosos
acumulados por los incas y una segunda en la que recién se procede a explotar los yacimientos
mineros. Cuya explotación fue favorecida por el procedimiento de la amalgama gracias a la
utilización del mercurio de las minas de Huancavelica. Potosí producía el 85% de la plata,
convirtiéndose en un gran centro poblado. A partir de 1650 en cierto modo fue reemplazado
por las minas de Cerro de Pasco. La ciudad de Cerro de Pasco está ubicada entre Lima y
Pucallpa en el departamento de Pasco en un altiplano de 4,348 m.s.n.m. Allá se encuentran
minas con plata, plomo, oro, cobre y zinc1.

Los metales preciosos extraídos de las colonias americanas se convirtieron en la base del
expansionismo de España y la consolidación de las economías europeas, además de estimular
su comercio exterior y permitirles subsidiar las numerosas guerras que protagonizaron las
monarquías absolutistas en los inicios de la edad moderna. Por ello, en el siglo XVI se
instauró una política comercial exclusivista y una serie de instancias de control estatal que
permitieran exportar la mayor cantidad de estos metales hacia la península del modo más
eficaz. Todo este auge por el comercio convirtió al puerto del Callao hasta bien entrada la
época colonial en el más importante de la América española. Por eso no debería sorprender
que fuera, en ese tiempo, víctima de ataques de piratas, corsarios y filibusteros. 2 El exitoso
comercio americano atrajo el interés de las potencias europeas que, agresiva o
amistosamente, aparecieron en el mismo circuito de las flotas españolas. Mercaderes
franceses, italianos, flamencos e ingleses supieron aprovechar la incapacidad de España para
satisfacer la demanda americana de productos. Hacia 1680, y teniendo como centro el puerto
de Cádiz, los agentes mercantiles no peninsulares acapararon el ochenta por ciento del tráfico
comercial. Los comerciantes del Perú, llamados peruleros, también supieron sacar provecho
de la situación. Esquivaron las ferias de Portobello por sus altos precios, burlaron los circuitos
mercantiles sevillanos y la imposición fiscal, y se embarcaron directamente a España para
comprar a los proveedores extranjeros. El Callao fue hasta bien entrada la época colonial el
puerto más importante de la América española. Por eso no debería sorprender que fuera, en
ese tiempo, víctima de ataques de piratas, corsarios y filibusteros. Con el comercio apareció
el monopolio comercial que era una política económica por el cual las colonias solo podían
comercializar con España, en tal sentido estaba prohibido que las colonias comercialicen con
otros países europeos o con otras colonias mismas. Y fracaso porque España no abastecía
regularmente a sus colonias, es por esto que los colonos americanos obtuvieran productos a
través del contrabando otro factor también fue los elevados precios que imponían los
comerciantes españoles.
En 1545 se fundó en jauja el primer taller de manufactura textil, llamado obraje. Si bien estos
textiles no llegaron a tener el refinamiento logrado por los antiguos peruanos, la calidad de
la producción era suficiente para satisfacer a los florecientes mercados urbanos y mineros.
Los primeros obrajes fueron instalados por los encomenderos, quienes monopolizaban el
poder y la riqueza de las regiones.

Al llegar a nuestro país la influenza occidental del viejo continente europeo, por medio de
nuestros conquistadores españoles en 1521. La agricultura fue la principal actividad
económica y la base de la riqueza colonial, tanto por la renta generada como por la población

1
José Antonio del Busto historia de peru
2
https://historiaperuana.pe/periodo-colonial/virreinato/economia-virreinato/
ocupada. En los primeros años de la conquista, la mayor parte de la producción agraria siguió
las técnicas y los criterios organizativos indígenas. Era una actividad variada, de gran
diversidad regional y que movilizaba a amplios sectores sociales. Por eso hay que
diferenciarla producción local de los productos traídos por los europeos: vid, cereales, olivo,
añil o azúcar. Entre los productos americanos estaban los cultivos destinados a satisfacer las
necesidades alimenticias indígenas (maíz, papa, frijoles, etc.) y aquellas otras especies cuyo
poder estimulante les otorgaba una función concreta en el sistema colonial: coca, yerba mate
o maguey, Una de las grandes preocupaciones de los españoles fue la de poseer extensas
tierras en el territorio conquistado para así obtener mayores ventajas económicas y un mayor
prestigio social. Extensas propiedades que de no incluir dentro de ellas a una gran cantidad
de mano de obra indígena que la trabajase. Los indígenas tuvieron que adaptarse a este nuevo
sistema que era diametralmente opuesto a las prácticas vermiculares, pues concebían el
aprovechamiento de la tierra para beneficio común (a las comunidades indígenas les
otorgaron tierras comunales para el pago del tributo, pero a su vez numerosos mitayos debían
ir a trabajar a las tierras de hacendados en su calidad de encomendados o yanaconas). Un
aspecto a tener en cuenta es que las tierras destinadas a la agricultura se encontraban
relativamente cercanas a las ciudades debido a que muchos de los alimentos no aguantaban
más de 5 días de camino sin malograrse. A pesar de haber existido disposiciones legales que
amparaban y protegían la propiedad indígena sobre tierras, el crecimiento y fortalecimiento
de las haciendas y estancias cada vez restaba tierras agrícolas y pastos a las reducciones
indígenas y a la de los indígenas particulares. Crecimiento originado y favorecido por:
mercedes y donaciones, por compra a caciques indígenas, por el acaparamiento y usurpación
de los españoles por la gran despoblación indígena y por las composiciones de tierras. Es
necesario señalar que las Haciendas jugaron un rol fundamental, convirtiéndose en fuente de
renta para sus dueños por que lograron compatibilizar una economía natural al interior de
ellas y una economía monetaria fuera de ellas. Productos traídos por los españoles: ganado
vacuno, lanar, caprino, porcino; cereales: trigo, arroz, cebada, centeno; vegetales: lentejas,
frijoles, lechugas, col, espinaca, apio, espárrago, zanahoria, nabo, betarraga, rábanos, etc.;
frutos cítricos.

La economía se basaba en casi todo el territorio en el trabajo indígena estructurado en el


sistema de encomiendas y la mita, que originaron un sistema basado en el poder y los abusos.
La principal fuente de riqueza era la tierra y sobre ella, los conquistadores establecieron un
sistema feudal. Primero, la propiedad de la tierra se obtuvo por donación de la Corona, y
luego por compra., pero sólo podían convertirse en propietarios los conquistadores, los
pobladores, los beneméritos de las Indias y sus descendientes. Se establecieron zonas para
el pastoreo de ganado fuera del radio urbano. Para ello se repartieron indios y tierras. La
excepción fue Cuyo, donde no existió el latifundio, ni el pastoreo de ganado, repartiéndose,
más indios que tierras. No cabe duda, que el producto más rentable eran los metales
preciosos. Al principio, los conquistadores se apoderaron de ellos por trueque o saqueo.
Luego los recolectaron naturalmente, donde lo encontraban, sobre todo en el cauce de los
ríos, utilizando a los aborígenes para la tarea. A partir de 1560, nuevas técnicas permitieron
organizar y mejorar la explotación minera de yacimientos, contando también para ello con la
mano de obra de los pobladores originarios, mediante el sistema de la mita, copiado del
sistema incaico, pero mucho más abusivo. Las características de la economía colonial fueron:
el mercantilismo, el exclusivismo y el intervencionismo. La política económica colonial
origino una dualidad de sistemas, representado especialmente por la economía mercantilista
costeña (comerciantes e industriales) y la economía agraria andina. El mercantilismo hispano
costeño se manifestó a través del gremio de comerciantes participantes del Tribunal de
Consulado que adquirieron un gran poder no solo económico sino también político y social.
El sistema agrario se manifestó en las zonas rurales y en las haciendas tanto de la costa como
de la sierra. La economía en el campo tuvo como base la agricultura y la ganadería donde
trabajaban generalmente indígenas. En las ciudades fue la industria y el comercio, a cargo
generalmente de españoles, criollos y mestizos. La minería fue la actividad más importante
de la Colonia, debido a que el estado español se preocupó por obtener la mayor cantidad de
oro y plata. La tenencia de la tierra se hizo a base de repartimientos y usurpación de territorio,
cuya propiedad se legitimó por medio de la ley llamada de Composición de Tierras. Las
principales industrias fueron la textil, la de cueros, vinos, aguardientes, etc. y la industria
artesanal que adquirió gran importancia. El comercio de España con sus colonias, hasta el
siglo XVIII, se realizaba solo por las Antillas. Los únicos puertos autorizados en América
fueron: Veracruz (México), Cartagena, Portobello y Callao. La moneda fue un gran aporte
de España a América porque facilito las transacciones comerciales. Sin embargo, se siguió
utilizando el sistema del trueque. El período colonial presenta tanto signos negativos como
positivos para la evolución económica del actual Perú. Como signos negativos destaca la
caída demográfica producida tras la conquista, la especialización del país como una economía
exportadora de materias primas, que no requería de una mano de obra muy abundante y
también la pérdida de eficiencia provocada por el desmoronamiento del Estado inca y la crisis
demográfica. Como elementos positivos deben destacarse la llegada de nueva tecnología y
nuevas instituciones económicas, que permitieron la mejora de la productividad. No queda
claro cuál fue el balance final entre lo que se perdió y lo que se ganó con la conquista
española, pero la impresión actual es hubo un primer largo periodo de ajuste en el que pesaron
más los efectos adversos de la conquista y una segunda en el que la productividad del trabajo
aumentó y los recursos naturales fueron mejor aprovechados.

También podría gustarte