Está en la página 1de 2
Fenotipos de Dolor Neuropático Resumen objetivo elaborado por el Comité de Redacción Científica de SIIC
Fenotipos de Dolor Neuropático Resumen objetivo elaborado por el Comité de Redacción Científica de SIIC
Fenotipos de Dolor Neuropático Resumen objetivo elaborado por el Comité de Redacción Científica de SIIC

Fenotipos de Dolor Neuropático

Resumen objetivo elaborado por el Comité de Redacción Científica de SIIC sobre la base del artículo

Deconstructing the Neuropathic Pain Phenotype to Reveal Neural Mechanisms

de

von Hehn C, Baron R, Woolf C

integrantes de

Children’s Hospital Boston, Boston, EE.UU.

El artículo original, compuesto por 15 páginas, fue editado por

Neuron

73(4):638-652, Feb 2012

Si bien los tratamientos personalizados del dolor son un concepto que está lejos de aplicarse, el entendimiento y la caracterización de diversos perfiles fenotípicos del dolor neuropático pueden ser el primer paso para cambiar la práctica clínica en busca de opciones terapéuticas más eficaces.

Introducción El dolor nociceptivo es un mecanismo esencial para la supervivencia, ya que nos permite identificar estímulos nocivos. Con la lesión o inflamación de un tejido, ocurren cambios reversibles en el sistema nervioso que llevan a la hipersensibilidad, característica que asegura el sanado co- rrecto de una zona lastimada. Sin embargo, el dolor neuro- pático obedece a mecanismos distintos, ya que la lesión se encuentra en los componentes del sistema nervioso. Este daño puede llevar a cambios persistentes en la sensibilidad, con dolor espontáneo, bajo umbral de tolerancia y mayor amplitud de la respuesta al dolor. Estas alteraciones pue- den, incluso, ser irreversibles. El dolor neuropático es un problema de salud debido a su frecuencia, a su frecuente asociación con una disminución de la calidad de vida y a los costos en salud que acarrea. Por ejemplo, la depresión y la ansiedad, dos comorbilidades comunes en pacientes con dolor neuropático, son enferme- dades que generan enormes gastos en los sistemas de salud. Por ello, la documentación de la lesión no debe ser el único objetivo en el tratamiento de los afectados, sino que deben comprenderse los mecanismos neurales involucrados, por más variados que sean. El presente artículo intentó dilucidar diferentes perfiles fe- notípicos de dolor neuropático.

El daño nervioso produce síntomas negativos El dolor neuropático proviene esencialmente de la lesión a nervios, entre otros componentes del sistema nervioso. Los síntomas negativos, con una pérdida de función inherente, pueden ser los primeros indicadores de esta lesión. Por ejem- plo, en las neuropatías periféricas se pone de manifiesto el daño a las neuronas sensoriales primarias. El daño resultante puede ser global o afectar a modalidades específicas, como la temperatura o el tacto fino. Muchos pacientes con daño nervioso sólo presentan este tipo de síntomas.

La sensibilización periférica luego del daño nervioso aumenta la sensibilidad al dolor De manera característica, la inflamación causa sensibili- zación periférica a la zona lesionada, lo que causa que estí- mulos inocuos causen dolor y que aumente la amplitud de

respuesta a estímulos normalmente dolorosos. Sin embar- go, la lesión nerviosa también puede causar sensibilización periférica, y este fenómeno puede aumentar la sensibilidad al dolor. El mecanismo de neurotransmisión implica la transforma- ción de estímulos diversos (mecánicos, térmicos o químicos, por ejemplo) en potenciales de acción, por lo que hay cana- les iónicos involucrados. Las lesiones en nervios periféricos pueden disminuir el umbral de activación de estos canales, aumentar su expresión génica y su densidad en las membra- nas celulares. Incluso, algunas de estas proteínas pueden ser el blanco de tratamientos dirigidos a mitigar el dolor neu- ropático. Diversos fármacos están siendo objeto de investi- gaciones; entre éstos, destaca la capsaicina, un agonista de los canales catiónicos no selectivos TRPV-1 que se utiliza en bajas dosis para desensibilizarlos. Las lesiones nerviosas estimulan la síntesis y la secre- ción de factor de crecimiento nervioso (NGF) y diversas citoquinas. Estas moléculas también pueden modificar la expresión de canales involucrados en la neurotransmisión dolorosa. En este sentido, la creación de anticuerpos contra estas moléculas puede ser eficaz en el tratamiento del do- lor neuropático, aunque existe preocupación por la posible estimulación de mecanismos que llevan a la muerte celular en las neuronas intactas.

La actividad ectópica luego de la lesión nerviosa ge- nera dolor espontáneo El dolor en ausencia de estímulos externos es una carac- terística muy debilitante, que puede provenir de la actividad ectópica a cualquier nivel de la vía lesionada. Frecuente- mente, la causa de este dolor es la hiperexcitabilidad de la neurona sensorial primaria, que descarga espontáneamen- te y puede producir, además de nocicepción, parestesias o disestesias. El dolor que así se genera puede tener diversos patrones (continuo o episódico, superficial o profundo, en salvas, quemante, etcétera), que son la impronta de distin- tos patrones temporales y de cambios centrales paulatinos. Incluso, las fibras circundantes no afectadas también pue- den causar sensaciones dolorosas debido a mediadores in- flamatorios, inmunidad celular, cambios en la mielinización y alteraciones en el tejido inervado.

La sensibilización central aumenta el dolor y reduce el umbral El descubrimiento de la sensibilización
La sensibilización central aumenta el dolor y reduce el umbral El descubrimiento de la sensibilización
La sensibilización central aumenta el dolor y reduce el umbral El descubrimiento de la sensibilización

La sensibilización central aumenta el dolor y reduce el umbral El descubrimiento de la sensibilización central cambió muchos conceptos en los modelos de dolor neuropático. Este fenómeno está causado por plasticidad sináptica en las astas posteriores de la médula espinal que amplifica se- ñales aferentes, y puede explicar diversos hallazgos, como el aumento de la amplitud del dolor ante la repetición de estímulos idénticos. La sensibilización central dependiente de actividad se da en individuos normales tras repetidos estímulos nocicepti- vos, y es el resultado de potenciación homosináptica y he- terosináptica, lo que puede llevar a la activación de distintas fibras de bajo umbral y al ingreso de estímulos de otras re- giones topográficas. Esta facilitación puede mantenerse ho- ras después de la extinción de los estímulos. Luego de una lesión nerviosa, algunas fibras pueden pre- sentar cambios fenotípicos tales que adquieren la capacidad de disparar o mantener la sensibilización central. Además, existen individuos con mayor predisposición genética a pro- ducir este mecanismo, por lo cual pueden experimentar do- lor neuropático más fácilmente que otras personas.

Activación de células inmunes en el dolor neuropático La infiltración de macrófagos en el sitio de la lesión ner- viosa y en las regiones más distales de la vía puede determi- nar la aparición de mediadores inmunológicos que afecten

a las neuronas sensitivas. Este fenómeno tiene su correlato

medular, con activación microglial alrededor de la terminal del axón lesionado. Las moléculas de señalización liberadas por estas células dirigen la quimiotaxis, la proliferación y la

activación de células inmunes. La inhibición de estas res- puestas puede reducir la alodinia y la hiperalgesia, aunque no se conoce el mecanismo subyacente a este hallazgo. Las células de la inmunidad adaptativa, como los linfocitos

T CD4+, también están involucradas en los cambios obser- vados en el dolor neuropático. Sin embargo, se desconoce el papel exacto que pueden jugar a este nivel.

Conclusiones Si bien los tratamientos personalizados del dolor son un concepto que está lejos de aplicarse, el entendimiento y la caracterización de diversos perfiles fenotípicos del dolor neu- ropático pueden ser el primer paso para cambiar la práctica clínica en busca de opciones terapéuticas más eficaces.

Copyright © Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC), 2017 www.siicsalud.com