Está en la página 1de 5

Ave María Purísima

Ave María Purísima, sin pecado original concebida

La señal de la Cruz

Por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro, en el nombre del
Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Padre nuestro

Padre nuestro que estas en cielo santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu
voluntad así en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras
ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la
tentación y líbranos del mal. Amén.

Ave María

Dios te salve María, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, y madre nuestra ruega señora
por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre…

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre por los siglos
de los siglos. Amén.

Acto de Contrición

Oh Dios mío me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido porque eres infinitamente
bueno, dame tu santa gracia para no ofenderte más. Amén.

Jaculatorias al terminar cada misterio, una para cada día

Lunes y sábados

Por tu limpia concepción, oh soberana princesa, una muy grande pureza te pedimos de corazón.

Martes y viernes

Madre llena de dolor has que cuando expiremos, nuestras almas entreguemos por tus manos al
Señor.

Miércoles y domingos

María Madre de Gracia Madre de Misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

Jueves

María Madre de la luz, ilumina nuestras vidas y llévanos a Jesús.

Antífonas al terminar los misterios del santo rosario


Oh soberano santuario sagrario del verbo Eterno, libra virgen del infierno a los que rezamos tu
santo rosario. Emperatriz poderosa de los mortales consuelo, ábrenos virgen el cielo con una
muerte dichosa, y danos pureza de alma ya que eres tan poderosa.

Por las intenciones del Papa

Padre nuestro que estas en cielo santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu
voluntad así en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras
ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la
tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, y madre nuestra ruega señora
por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre por los siglos
de los siglos. Amén.

Aves Marías por la fe la esperanza y la caridad

Dios te salve María Santísima hija de Dios Padre, Virgen purísima antes del parto, en tus manos
encomendamos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita
eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios,
y madre nuestra ruega señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

Dios te salve María Santísima Madre de Dios Hijo, Virgen purísima en el parto, en tus manos
encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre
de Dios, y madre nuestra ruega señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra
muerte. Amén.

Dios te salve María Santísima castísima esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen purísima después del
parto, en tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia el
Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María Madre de Dios, y madre nuestra ruega señora por nosotros pecadores ahora y en la
hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve María Santísima, (corona, cetro) templo, trono y sagrario de la santísima trinidad
(relicario bendito) virgen purísima concebida en gracia (desde el primer instante de su ser natural)
sin la mancha del pecado original. Amén.

Después de la Salve

De tus purísimos ojos ¡oh María! Penden nuestras felicidades, míranos señora y no nos
desampares.

Letanias personales

Reina del seminario


Reina de los seminaristas

Reina de los sacerdotes

Reina del Seminario menor

Reina del Sem-fam

Reina del Sem-fam

Reina del Sem-fam

Reina del C. I.

Reina del C. I.

Reina del C. I.

Reina de nuestra fe

Reina de nuestra esperanza

Reina de nuestra caridad

Reina de los párrocos

Reina de las parroquias

Reina de los Papas

Reina de los Obispos

Reina de los cardenales

Reina de los monseñores

Reina de los decanos

Reina de las autoridades eclesiásticas

Reina de los grupos parroquiales

Reina de las misiones

Reina de los misioneros

Reina de las misioneras

Reina de nuestras vidas

Reina de los que se encomiendan a nuestras oraciones

Reina de los que oran por nosotros

Reina de aquellos por quienes hemos prometido orar

Reina de quienes deberíamos querer mas


Madre de la Iglesia

María Auxiliadora

María Auxiliadora

María Auxiliadora

Reina de las familias

Reina de México

Reina del universo

Reina de lo que haga falta

Reina de la paz

Reina de la paz

Reina de la paz

Últimos rezos

Bajo tu amparo nos acogemos ¡oh santa Madre de Dios!, no desprecias las humildes oraciones y
suplicas que hacemos en nuestras necesidades antes bien líbranos siempre de todos los peligros
(¡Oh virgen llena de gloria y bendición!) ¡Oh virgen llena de gloriosa y bendita! Amén.

Ruega por nosotros ¡oh santa madre de Dios! Para que seamos dignos y merecedores de alcanzar
las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos ¡oh María! De la fe santa el
aumento, la exaltación de la Iglesia, del Papa el mejor acierto, de la nación mexicana la unión y el
feliz gobierno, que el gentil conozca a Dios, que el hereje vea sus yerros ellos y todos los pecadores
tengamos arrepentimiento, que los cautivos cristianos sean libres del cautiverio, goce puerto el
navegante, de salud a los enfermos, en el purgatorio, logren las animas refrigerio y que este santo
ejercicio tenga aumento tan completo en toda la cristiandad que alcancemos por su medio el ir a
alabar a Dios y gozar de su compañía en el cielo. Amén.

En los cielos y en la tierra sea para siempre bendito y alabado el santísimo sacramento del altar, y
la inmaculada concepción de la santísima virgen María concebida en gracia desde el primer
instante de su ser natural. Amén

Alabado sea el santísimo sacramento del altar, en los cielos y en la tierra y en todo lugar

Alabado sea el santísimo sacramento del altar, en los cielos y en la tierra y en todo lugar

Alabado sea el santísimo sacramento del altar, en los cielos y en la tierra y en todo lugar

Viva la gracia, muera el pecado, viva Jesús Sacramentado

Viva la gracia, muera el pecado, viva Jesús Sacramentado


Viva la gracia, muera el pecado, viva Jesús sacramentado.

Ave María Purísima

Ave María Purísima, sin pecado original concebida

La señal de la Cruz

Por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro, en el nombre del
Padre y del hijo y del Espíritu Santo, Amén.