Está en la página 1de 160

Dialogo Entre Masones

Artículos Masonicos Seleccionados


Año 6 - N° 70

Octubre 2019
L

Dialogo Entre Masones


Artículos Masonicos Seleccionados
Año 6 - N° 70

Director General
Herbert Oré Belsuzarri
Directores
Mario López Rico
Vicente Alcoseri
Julio Villarreal III
Artículos Publicados
- El misterio del Arca de la Alianza..................3
- La evolución de la leyenda hiramica en Inglate-
rra y Francia............................................14
- Análisis de los 81 grados del Arca de V° Orden del
Rito Francés............................................50
- Origen y evolución histórica de la francmasone-
ría.......................................................148
La revista agradece la difusión de los artículos
publicados, mencionando la fuente y la auto-
ría.
Valle de Lima Octubre 2019

2
El misterio del Arca de la Alianza.
¿Representa al pacto que tuvo Dios con el pueblo de
Israel? ¿Existe hoy en día? ¿Cual es su verdadero origen
y su ubicación actual?

Nelson J. Ressio
3
El misterio del Arca de la Alianza.
¿Representa al pacto que tuvo Dios con
el pueblo de Israel? ¿Existe hoy en día?
¿Cual es su verdadero origen y su
ubicación actual?

No hay cofre que no se pueda abrir ni secreto que no se pue-


da develar. Aunque, -a modo de excepción a la regla antes
mencionada-, existe un cofre que, hasta el día de hoy, y luego
de varios milenios, aún sigue siendo, no solo un cofre cerrado,
construido para proteger ciertos secretos -o revelaciones- uni-
versales, sino que también, dicho cofre, se constituye como un
gran enigma sin resolver, y que, a través de los años, su resolu-
ción todavía no ha aparecido.

Me refiero aquí, al Arca de la Alianza, un cofre sagrado, revesti-


do en oro, ubicado en el lugar santísimo del Tabernáculo, y que
más tarde se colocó en el templo construido por Salomón. dicho
cofre se construyó por mandato de YAHVEH y según su propio
diseño, siendo este último, solo el arquitecto del cofre, mas no
así, su constructor.

Según se describe en el libro denominado Éxodo, en la Biblia,


este contenedor muy particular de madera de acacia y revesti-
do en oro puro, guardaba las tablas de la ley: aquellas tablas de
piedra que, sobre las cuales, yacen inscritos en relieve, los diez
mandamientos que Dios enseñó a Moisés sobre el Monte Sinaí.

Este enigmático cofre de madera de acacia y oro, muy co-


nocido como el Arca de la Alianza, también tuvo muchos otros
nombres como, “el Arca del testimonio” (Éxo 25:22), el Arca del
convenio, o Arca del Pacto y también como Arca de YAHVEH.

En el Antiguo Testamento de la Biblia, específicamente en el


Éxodo…

4
Éxo 25:1. Jehová habló a Moisés, diciendo:
Éxo 25:2. Dí a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de
todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi
ofrenda.
Éxo 25:3. Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata, cobre,
Éxo 25:4. Azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras,
Éxo 25:5. Pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, ma-
dera de acacia,
Éxo 25:6. Aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la
unción y para el incienso aromático,
Éxo 25:7. Piedras de ónice, y piedras de engaste para el efod y
para el pectoral.
Éxo 25:8. Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de
ellos.
Éxo 25:9. Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del Ta-
bernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis.
Éxo 25:10. Harán también un Arca de madera de acacia, cuya lon-
gitud será de dos codos y medio, su anchura de codo y medio, y
su altura de codo y medio.
Éxo 25:11.Y la cubrirás de oro puro por dentro y por fuera, y harás
sobre ella una cornisa de oro alrededor.
Éxo 25:12. Fundirás para ella cuatro anillos de oro, que pondrás
en sus cuatro esquinas; dos anillos a un lado de ella, y dos anillos
al otro lado.
Éxo 25:13. Harás unas varas de madera de acacia, las cuales cu-
brirás de oro.
Éxo 25:14. Y meterás las varas por los anillos a los lados del Arca,
para llevar el Arca con ellas.
Éxo 25:15. Las varas quedarán en los anillos del Arca; no se quita-
rán de ella.
Éxo 25:16.Y pondrás en el Arca el testimonio que yo te daré.
Éxo 25:17. Y harás un propiciatorio de oro fino, cuya longitud será
de dos codos y medio, y su anchura de codo y medio.
Éxo 25:18. Harás también dos querubines de oro; labrados a mar-
tillo los harás en los dos extremos del propiciatorio.
Éxo 25:19. Harás, pues, un querubín en un extremo, y un querubín
5
en el otro extremo; de una pieza con el propiciatorio harás los
querubines en sus dos extremos.
Éxo 25:20. Y los querubines extenderán por encima las alas, cu-
briendo con sus alas el propiciatorio; sus rostros el uno enfrente
del otro, mirando al propiciatorio los rostros de los querubines.
Éxo 25:21.Y pondrás el propiciatorio encima del Arca, y en el Arca
pondrás el testimonio que yo te daré.
Éxo 25:22.Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el
propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el Arca
del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel.
Éxo 25:23. Harás asimismo una mesa de madera de acacia; su lon-
gitud será de dos codos, y de un codo su anchura, y su altura de
codo y medio.
Éxo 25:24. Y la cubrirás de oro puro, y le harás una cornisa de oro
alrededor.
Éxo 25:25. le harás también una moldura alrededor, de un palmo
menor de anchura, y harás a la moldura una cornisa de oro alre-
dedor.
Éxo 25:26. Y le harás cuatro anillos de oro, los cuales pondrás en
las cuatro esquinas que corresponden a sus cuatro patas.
Éxo 25:27. Los anillos estarán debajo de la moldura, para lugares
de las varas para llevar la mesa.
Éxo 25:28. Harás las varas de madera de acacia, y las cubrirás de
oro, y con ellas será llevada la mesa.
Éxo 25:29. Harás también sus platos, sus cucharas, sus cubiertas y
sus tazones, con que se libará; de oro fino los harás.
Éxo 25:30. Y pondrás sobre la mesa el pan de la proposición de-
lante de mí continuamente.
Éxo 25:31. Harás además un candelero de oro puro; labrado a
martillo se hará el candelero; su pie, su caña, sus copas, sus man-
zanas y sus flores, serán de lo mismo.
Éxo 25:32. Y saldrán seis brazos de sus lados; tres brazos del can-
delero a un lado, y tres brazos al otro lado.
Éxo 25:33. Tres copas en forma de flor de almendro en un brazo,
una manzana y una flor; y tres copas en forma de flor de almendro
en otro brazo, una manzana y una flor; así en los seis brazos que
6
salen del candelero;
Éxo 25:34. Y en la caña central del candelero cuatro copas en for-
ma de flor de almendro, sus manzanas y sus flores.
Éxo 25:35. Habrá una manzana debajo de dos brazos del mismo,
otra manzana debajo de otros dos brazos del mismo, y otra man-
zana debajo de los otros dos brazos del mismo, así para los seis
brazos que salen del candelero.
Éxo 25:36. Sus manzanas y sus brazos serán de una pieza, todo ello
una pieza labrada a martillo, de oro puro.
Éxo 25:37.Y le harás siete lamparillas, las cuales encenderás para
que alumbren hacia adelante.
Éxo 25:38. También sus despabiladeras y sus platillos, de oro puro.
Éxo 25:39. De un talento de oro fino lo harás, con todos estos uten-
silios.
Éxo 25:40. Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mos-
trado en el monte.

Entonces, de esta manera fue, que el Dios Yahveh, como ar-


quitecto, entregó el diseño del Arca de la Alianza a moisés, su
constructor, junto con Bezalel y otros hombres de corazón sabio.

7
Un año después del evento llamado: Éxodo, finalizado y erigi-
do el Tabernáculo, Moisés colocó en el interior del Arca de la
Alianza, las dos tablas de la ley, es decir, los 10 mandamientos.
Posteriormente, Moisés introdujo los varales por los anillos del
Arca, le colocó la cubierta y la llevó al Tabernáculo.

Recordemos que, el Tabernáculo, que en hebreo se lo llama


Mishkán, y que significa “morada”, se constituyó como un san-
tuario móvil utilizado por los Israelitas según los dictámenes
arquitectónicos que Dios ordenó a Moisés, cuando éste estuvo
en el monte Sinaí. El Tabernáculo fue una especie de tienda de
encuentros y un santuario dedicado al Dios Yahvéh, siendo este,
el primer ejemplo del uso de espacios santificados en la cultura
hebrea, incluyendo el simbolismo judío dentro de una liturgia
de características monoteísta. También, al Tabernáculo, se lo ha
denominado como el “santuario terrenal” y, de acuerdo a una
elucidación cristiana, se le atribuye una semejanza con el deno-
minado “santuario celestial” descrito en la Biblia cristiana.

Por lo tanto, Moisés, en el Tabernáculo, dividió el Santo del


Santísimo, y luego, ungió con aceite, tanto el Arca de la Alianza,
como así también, a todos sus utensilios de oro. y a modo de
protección para el pueblo, o bien, para el Arca de la Alianza, al
ser transportada se utilizaba una tela de color azul, para cubrir-
la, con el fin de que el pueblo no la mirase, porque el que osaba
mirarla, moría al instante. posiblemente, más allá de lo descrito,
el hecho de que la persona que la mirara, conseguía nada más
que la muerte inmediata, no haya sido otra cosa que una manera
de proteger al Arca, logrando con esto, que nadie se le acercara,
aprovechándose del erróneo sentido supersticioso que reinaba
en la mayoría de las mentes de aquel entonces.

Cuando me refería a la separación del lugar Santo, del lu-


gar Santísimo, me refería a el denominado “sanctasanctórum”,
que en Latín significa “Santo de los Santos”, es decir, un lugar
extremadamente consagrado, el santuario interior, el lugar más
8
privado del Tabernáculo, y que luego, fue lo que describiría al
lugar santo más reservado y hermético del templo de Salomón,
lugar en donde se mantenía el Arca de la Alianza en custodia y
que solamente el sumo sacerdote de Israel podía ingresar, y so-
lamente lo hacía una vez al año, en el día de la expiación, o fiesta
de Yum Kipur, para pedir perdón por los pecados del pueblo.

El Arca de la Alianza contenía –o bien, contiene-, las tablas de


la ley; una olla de maná, que era el pan enviado por Dios a los
Israelitas todos los días durante los cuarenta años que estuvie-
ron deambulando por el desierto; y la vara de Aarón. La vara
de Aarón era la vara que llevaba el hermano de Moisés, Aarón,
según el Antiguo Testamento, y que estaba dotada de poderes
capaces de hacer milagros.

El Arca de la Alianza no vuelve a ser mencionada en ningún lu-


gar, dentro de los textos canónicos, es decir, dentro de los libros
bíblicos avalados por la iglesia. El Arca del Pacto, o, de la alian-
za, solo es mencionada en los llamados “evangelios apócrifos”,
es decir, en aquellas escrituras que no fueron incluidas en la
Biblia aceptada por la iglesia, y que todos conocemos. Desde el
9
punto de vista de la Iglesia Católica, los evangelios “apócrifos”
no significan revelación divina alguna, teniendo en cuenta que
no existen diferencias substanciales en el estilo de escritura,
cuando son comparados con los textos “aceptados” como re-
velación de Dios. Y respecto de esos textos apócrifos, uno que
podría haberse incluido en la Biblia, es el libro segundo de los
Macabeos, el cual expresa lo siguiente: 

“Así decía también el mismo libro, que por orden del señor les
intimó el profeta a llevar el Tabernáculo del testimonio y el Arca.
Así pues, cuando llegaron al monte adonde había subido Moisés
[Sinaí], y visto que hubo la tierra de promisión, halló Jeremías una
cueva; en ella guardó el Tabernáculo y el Arca y el Altar de los
Holocaustos, cubriendo luego la entrada. Más algunos de los que
le acompañaban quisieron poner marcas en la entrada y dejar
señas ante ella, pero ya no supieron hallarla. Súpolo jeremías y los
reprendió diciéndoles: este lugar no debe ser conocido ni hallado
por ningún hombre, hasta que el señor haya reunido de nuevo a su
pueblo y le mire de nuevo con benevolencia”.

Pero existe otro lugar en el que el Arca de la Alianza es men-


cionada, en el Kebra Nagast, el Libro de la Gloria de los Reyes
de Etiopía, el cual se constituye como una crónica histórica de
los reyes de Etiopía, y que su ascendencia genealógica llega
hasta Menelik I, quien fue, nada mas y nada menos que, el hijo
del Rey Salomón y de la Reina de Saba, y contiene además, una
serie de ritos respecto de la monarquía etíope.

Se cree que, Menelik I, llevó el Arca de la Alianza a Etiopía


luego de visitar –y conocer- a su padre, el Rey Salomón, en Is-
rael. Posteriormente, según ciertas teorías, Salomón ofreció a su
hijo Menelik, ser su sucesor, pero este se negó rotundamente.
Pero sí, logró regresar a Etiopía llevándose consigo a personas
muy sabias, entre intelectuales y sacerdotes de la corte del Rey
Salomón, con lo cual, Menelik deseaba obtener similares logros
a los de su padre Salomón, pero en su propio país, Etiopía. Salo-
10
món accedió, y le hizo confeccionar una copia exacta del Arca
de la Alianza, para que pudiera llevársela con él a su país. Pero,
de incógnito, Menelik pudo reemplazar la copia por la real, y la
traslado de incógnito a la capital, Axum, lugar en donde, según
algunas opiniones, aún perdura, dentro de la iglesia de Santa
María de Sion.

Isaac, el que fuera el editor y el traductor del Kebra Nagast, jun-


to con sus coterráneos, no se extrañaron por el hecho de que la
Reina de Saba se entregara a Salomón, debido a que, creían fer-
vientemente, que el rey dueño de un templo majestuoso como
enigmático, era de origen divino. Por otra parte, él Rey Salomón
era el guardián del “Sión Celestial, es decir, del Tabernáculo de
la ley de Dios”, donde logró alcanzar la renovación constante
de su esencia divina, además del poder y de la autoridad que
se le fueron dados por el dios YAHVEH.
11
El Tabernáculo de la Ley, tenía mucho en común con las Arcas
o Tabernáculos divinos de los Babilonios y de los Egipcios, que
conformaban, mas allá de las particularidades de cada una, la
residencia divina de las figuras de sus dioses o bien, de sus em-
blemas, esa simbología exquisita que los diferenciaban entre
cada civilización.

Por lo tanto, queridos exploradores, más allá de todo lo dicho


aquí, el paradero del enigmático Arca de la Alianza, o Arca del
Pacto del Dios Yahveh con el pueblo de Israel, continúa hasta
estos días, siendo un imponderable enigma, para la mayoría de
las personas de este planeta… mas no así… creo yo… para unos
pocos, ya que, debemos recordar, que el Arca era solo vista por
el sacerdote, por un maestro, y una sola vez al año, por lo que,
es bastante lógico el especular lo siguiente: ¿por qué este ritual
milenario con respecto al Arca, debería de cambiar en el siglo
XXI? desde mi punto de vista, el Arca existe, y al mismo tiempo
sigue siendo vista por una misma persona al año, persona que
ha recibido desde generaciones pasadas, los conocimientos
para conservar, fuera de la vista del pueblo, a las tablas talladas
por dios, en las que inscribió los 10 mandamientos, que, tanto
Judios como Cristianos, basan sus creencias hasta hoy en día.
¿Por qué entonces, el ritual debería cambiar, por un capricho
de querer, de alguna manera, pasar por encima de una Deci-
sión Divina?, llamémosle Dios, llamémosle, estado apoteótico
del Hombre, llamémosle… Extraterrestres, como tanto lo afir-
man los teóricos de los “astronautas alienígenas”. Por lo tanto, al
Arca de la Alianza no se la encuentra, porque así debe ser, si nos
atenemos a las Exigencias Divinas de aquel entonces. El Ritual
alrededor del Arca del Pacto, impide que la mayor parte de la
población mundial pueda tener acceso a ella, mas no así, para el
único sacerdote destinado para ello. Es como la idea de Dios…
para la mayoría… es incognoscible.

Nelson J. Ressio.

12
13
La evolución de la leyenda hir

14
Joannes
ramica en Inglaterra y Francia

s Snoek 15
La evolución de la leyenda hiramica en
Inglaterra y Francia
Joannes Snoek.
Traducción: José Filardo

Conferencia dictada por el Hno. Snoek en el Freemason’s Hall


patrocinado por la Cornerstone Society el 13 de mayo de 2001.

El misterio de Hiram Abiff.


(Resumen)

Después de una racha revisionista, el siguiente en hablar fue


el hermano Dr. Jan Snoek de las Universidades de Heidelberg
y Leyden, quien es un experto en la historia de las religiones y
rituales masónicos. En un trabajo profundo y provocativo titula-
do “¿Qué se perdió en el tercer grado?

El Dr. Snoek declaró que los ritos masónicos que conocemos


hoy han sufrido muchos cambios. El primero fue la expansión
de dos a tres grados en la década de 1720, y en segundo lugar
la introducción de la Leyenda de Hiram, expuesta por primera
vez por Samuel Pritchard en octubre de 1730.

Luego se refirió a algo muy curioso: Pritchard y todas las re-


velaciones posteriores del siglo XVIII declararon que Hiram
fue enterrado en el Santuario Santorum del Templo de Jerusa-
lén. Sin embargo, tal cosa habría sido prohibida al contaminar
el Santuario.

El Dr. Snoek explicó que los masones del siglo XVIII identi-
ficaron a Hiram con el propio Yahveh, quien habría dictado las
dimensiones del Templo al Rey David antes de que su hijo Salo-
món hiciera el trabajo.

Presentó una serie de ilustraciones que muestran cómo las


Divulgaciones continentales llevaban el nombre de Yahveh en
16
el ataúd de Hiram en tercer grado.

Según el Dr. Snoek, esta identificación del candidato con el


Constructor de templos, y por analogía con Yahveh, es familiar
para los historiadores de la religión como una “ unión mística “
donde el practicante intenta unirse místicamente con la divini-
dad. Luego revisó los eventos de 1813, cuando se creó nuestro
ritual actual, y concluyó que las prácticas modernas interrum-
pieron el funcionamiento de las dos Grandes Logias, la Antigua
y la Moderna.

Este cambio fundamental en los tres grados eliminó los as-


pectos místicos de la masonería del siglo XVIII en un aparente
intento de hacer que las ceremonias sean más aceptables para
los miembros no cristianos y un gusto más adecuado para el
gusto del siglo XIX.

INTRODUCCION

La leyenda de Hiram es sin duda el mito más importante de la


masonería. Comprende el trasfondo sobre el cual se encuentra
el último de los tres grados del Arte Real (el del Maestro Ma-
són), así como los llamados Grados Altos. Por lo tanto, un estu-
dio de su desarrollo estará suficientemente justificado.

Por fascinante que sea, no me detendré en la cuestión del ori-


gen de Hiramic Legend, pero comenzaré con la primera versión
escrita que tenemos disponible y las que han seguido desarro-
llándose en Inglaterra y Francia durante un período de aproxi-
madamente cien años. (1)

Para llegar a resultados más interesantes, es necesario comen-


zar con una exposición bidimensional que preparará el campo
para los materiales que presentaremos.

Primero, es el informe en sí. A pesar de las muchas variacio-


17
nes, es posible reconocer su estructura general, que se muestra
en todas sus versiones actuales.

La otra dimensión es la del texto utilizado. Para estudiar la


evolución de una cuenta en particular, es necesario revisar la
colección de sus versiones lo más completamente posible. Para
este estudio en particular, recopilé unas cincuenta variantes de
la Leyenda de Hiram.

Cuando se hayan examinado estas dos dimensiones de cam-


po, tendremos los resultados de mi investigación.

Sin embargo, el tamaño del cuerpo involucrado hace que sea


imposible presentar todas las conclusiones derivadas de él; en-
tonces tendré solo un aspecto: el directamente relacionado con
los “herederos” y los “préstamos”.

En otras palabras, trataré de seguir el desarrollo global y mos-


trar qué texto está plagiado de uno anterior, prestando especial
atención a la clásica pregunta de si los desarrollos en Inglaterra
y Francia fueron o no independientes.

La estructura global de la leyenda

¿Hiram o Adoniram?

Algunas de las versiones francesas de Legend of Hiram están


precedidas o comienzan con una discusión sobre quién fue el
héroe de la historia y cuál era su verdadero nombre (2). Enton-
ces siempre se indica primero, que no era Hiram, el rey de Tiro,
lo que está claro. (3)

Como regla general, sin embargo, cuando se incluyen estos


debates, también se postula que tampoco Hiram, un admirable
trabajador metalúrgico, falsificador de los dos pilares delante-
ros del templo de Salomón, y otros objetos de bronce, plata y
18
oro que hizo para ese templo (4). Entonces se deduce que la
persona en cuestión es el arquitecto del templo a quien la Biblia
(según nuestras fuentes) no llama Hiram, sino Adoniram, con el
resultado de que algunas versiones de la Leyenda de Hiram le
dan al héroe el nombre de Adoniram. en lugar del más habitual
Hiram o Hiram Abif.

En la mayoría de los casos, sin embargo, está claro que se


supone que Hiram es el mismo falsificador de metales que el
arquitecto del templo de Hiram. Creo que este debate, aunque
relacionado, no forma parte de la leyenda de Hiram. Es más una
discusión sobre ella, así que no me dirigiré a ella más tarde.

David, Salomón, Tesoros, Artesanos

Algunas de las versiones en francés (5) incluyen la historia


derivada de la Biblia y Flavio Josefo, de la intención de David de
construir el templo, y cómo recibió los planes del Señor, y por
qué el Señor finalmente no le permitió construirlo, lo que Salo-
món heredará tanto el reino como la obligación de construir el
templo de la cantidad de tesoros acumulados por él, cuántos
trabajadores estaban empleados, etc.

Esta parte de la historia puede variar desde unas pocas lí-


neas hasta casi una página de tamaño carta (6), pero expone el
contexto en el que ocurre la leyenda, en lugar de ser una par-
te integral de ella. Además, aunque la discusión mencionada
anteriormente sobre el nombre del arquitecto está claramente
copiada y adaptada de una versión a otra, esta parte de la his-
toria generalmente no lo es. Parece mucho más producto de la
creatividad e iniciativa de los compiladores. Así que tampoco
volveré con ella.

Construyendo el templo

La primera parte de la Leyenda de Hiram, pero ausente en


19
algunas versiones, describe cómo Salomón desea comenzar a
construir su templo y pide ayuda a su vecino, amigo y aliado,
Hiram, Rey de Tiro.

Hiram acepta y lo envía además de los cedros del Líbano ne-


cesarios para la construcción del Templo, también el Maestro
de Obras Hiram o Hiram Abif (f), “ hijo de una viuda de la tribu
de Neftalí y su padre un hombre de Tiro” (I Reyes 7:14).

Solomon nombra a Hiram Abiff Superintendente y arquitecto


de toda la obra. Debido al hecho de que los trabajadores eran
numerosos, Hiram los dividió en tres clases: aprendices, com-
pañeros de artesanía y maestros, y dado que el salario de cada
clase no era el mismo, Hiram decidió que cada uno recibiría su
paga en un solo lugar diferente, dándoles una forma de iden-
tificarse a sí mismos como pertenecientes a la clase de la que
requerían el salario.

Los aprendices fueron pagados por la columna Jaquim, cuyo


nombre era al mismo tiempo su palabra de reconocimien-
to. Además, tenían un toque y una señal que los distinguía de
los demás.

Los Compañeros recibieron el pago en la columna de Boaz ,


cuyo nombre era la palabra de reconocimiento, y también se
distinguieron por un toque y un signo. Y a los Maestros se les
pagaba en la Casa Media y solo tenían una palabra para distin-
guir. Dichas medidas arrojaron excelentes resultados y el traba-
jo prosperó.

La muerte de Hiram.

Segundo: La segunda parte no dice que tres Craft Com-


panions, sin embargo, no estaban satisfechos y querían recibir
el salario de Master Freemason. Entonces decidieron obligar a
Hiram a darles la palabra del Maestro.
20
Todos los días en la tarde, cuando los trabajadores descan-
saban, Hiram entraba a la Casa del Medio para rezar al Señor e
inspeccionar las obras. Sabiendo que esta era la única vez que
se encontrarían con Hiram a solas, decidieron esconderse en el
templo y esperar su regreso, cada uno de ellos colocándose en
una de las tres puertas.

Hiram entró por la puerta del oeste y, tratando de salir por la


puerta sur, uno de los bandidos le pidió la palabra del maestro
que amenazaba con matarlo si no se le daba. Cuando Hiram se
negó, el rufián lo golpeó con el objeto en la mano.

Hiram, herido pero no muerto, intentó escapar por la puerta


de Occidente, donde volvió a ocurrir lo mismo. Finalmente, tra-
tando de escapar por la puerta del Este, y negándose una vez
más a dar la palabra del Maestro, el tercer rufián lo golpeó tan
fuerte en la cabeza que lo mató. Luego los tres conspiradores
enterraron el cuerpo de Hiram, esperando que su acción pasara
desapercibida.

Buscando a Hiram

Tercero: En la tercera parte de esta cuenta, Salomón, des-


pués de haber desaparecido durante varios días de Hiram, en-
vió a varios hombres en busca de su Maestro. Sospechando lo
que podría haber sucedido, Solomon o estos hombres decidie-
ron que si Hiram fuera encontrado muerto, la primera palabra
pronunciada se convertiría en la nueva Palabra del Maestro que
reemplaza a la antigua.

Tres de los investigadores encontraron el cuerpo de Hi-


ram. Uno trató de levantarlo con el toque de un aprendiz, pero
(la piel de) el dedo salió.

Otro intentó levantarlo con el toque de un Mate con el mis-


mo resultado. Un tercero lo tomó por la muñeca derecha con
21
la mano derecha y pie a pie, rodilla a rodilla, pecho a pecho, y
apoyando la espalda de Hiram con su mano izquierda, levantó al
Maestro. Mientras lo hacía, exclamó “ Mackbenak”, que, según la
leyenda, significaba “ la carne está separada de los huesos”.

Esta se convirtió en la nueva palabra del Maestro. Más tarde, el


cuerpo de Hiram fue transportado al Templo de Jerusalén.

Los asesinos son descubiertos.

Cuarto: En la cuarta parte de la historia, en algunas otras


versiones, otros tres buscadores, en lugar de encontrar a Hiram,
encuentran a los tres Compañeros que lo habían matado.

Estos tres asesinos lamentaron decir: “Prefiero haber sido ase-


sinado de tal manera antes de que fuera la causa de la muerte
de nuestro Maestro Hiram”.
Los tres buscadores capturaron a los asesinos y los llevaron a
Jerusalén y ante Salomón, que los sentenció de acuerdo con el
castigo que cada uno había solicitado para sí mismo.

Hiram está enterrado

Quinto: Finalmente, en la quinta y última parte de la leyen-


da, Salomón ordena que Hiram sea enterrado con gran ceremo-
nia en el Templo y, según algunas versiones, en el Santuario. Los
que lo habían buscado estaban presentes y vestidos con delan-
tales y guantes blancos, como señal de su inocencia.

Salomón también ordenó que un triángulo dorado con la anti-


gua palabra del Maestro, el nombre de Dios en hebreo, se ubi-
cara sobre la tumba de Hiram.

Paremos ahora para desarrollar la Leyenda de Hiram. Como


puede ver, en algunas versiones hay partes que son mutuamen-
te excluyentes, variantes de la cuenta que se reservarán por el
22
momento. Sin embargo, hay elementos que siempre están pre-
sentes y otros no, pero los he incluido para presentar una ima-
gen de la historia lo más completa posible.

Colección de textos

Catecismos en inglés. (1696-1730)

La primera versión de la Leyenda de Hiram se encuentra en la


“Masonería disecada “ de Samuel Pritchard de 1730. Dicha di-
vulgación pertenece al grupo de textos entre 1696 y 1730, en
parte manuscritos y en parte impresos, generalmente conoci-
dos como “los primeros catecismos masónico“, que no debe
confundirse con el libro de la mismo título escrita por Douglas
Knoop, GP Jones y Douglas Hamer. La masonería disecada es el
último título de este grupo. Luego hay un descanso hasta 1760,
cuando se publican otras divulgaciones masónicas en Inglate-
rra.

Un texto entre los primeros catecismos masónicos se vuelve


importante en el contexto de nuestro tema, y ​​es el Manuscrito
de G raham de 1726. Contiene una Leyenda de Noé, similar a la
de Hiram, y puede haber jugado el mismo papel en el ritual. ter-
cer grado antes, probablemente bajo la influencia de la maso-
nería disecada, la Leyenda de Hiram se convirtió en el estándar.

Divulgaciones en francés. (1738-1751)

Mientras tanto, aparecen las Divulgaciones francesas, alrede-


dor de 1740. Las que incluyen información sobre la Leyenda de
Hiram son:

-Anónimo: La recepción Mysterieuse de 1738, que es la traduc-


ción de Pritchard.
-Masacre, Luis Gabriel Perau. El secreto de Franc Macons
de 1744 (7)
23
-Leonard Gabanon (Louis Travenol) Catéchisme des Francs-Ma-
cons de
-Anónimo: Le Sceau rompu de
-Anónimo: L’Ordre des Francs-Macons Trahi de
-Leonard Gabanon (Louis Travenol) La desolación de los em-
presarios modernos del Templo de Jerusalén de Anónimo: L’An-
ti-Macon, 1748; y Thomas Wolson (seudónimo) Le Macon Dé-
masqué de. 3.

Las divulgaciones inglesas. 1760-1769.

La próxima ola de publicaciones.

Divulgaciones anónimas aparecen en Inglaterra en 1760. A


partir de 1760 con A Master Key to Free-Masonry, una breve tra-
ducción de Le secret des Francs-Macons. Las divulgaciones ori-
ginales en inglés fueron:

-Tres golpes distintivos de 1760


-Jachin y Booz desde 1762
-Hiram o la gran llave maestra de 1764
-El misterio de la masonería libre explicado desde 1765
-Shibboleth de 1765
-Mahhabone, o The Grand Lodge Door Open´d de 1766, y
-The Free-Mason Stripped Naked de 1769, mientras que Solo-
mon en toda su -Gloria de 1766 fue una traducción de Le Macon
Demasqué .

Algunas publicaciones intermedias

Entre la ola de 1760 y los últimos “Grandes Rituales “ aparecen


solo unos pocos textos impresos con rituales de grados simbóli-
cos. Los que conozco son:

-Nerad Herono (Honoré Renard), Les trois premiers grd. Mac


uniforme . de 1778.
24
-Louis Guillemain de San Víctor, Precueux de la Maconnerie
Adonhiramite de 1785.
-Anónimo Recueil des trois premier maconnerie grids de 1788,
y
-John Brownw Master Key , cifrado impreso, de la cual la primera
edición contiene solo un catecismo de preguntas, apareció en
1798, y la segunda edición incluye las respuestas en 1802.

Los “grandes rituales”

La evolución ha llevado a la publicación de cuatro “Grandes


Rituales”

En 1782, los rituales del Rito Escocés Rectificado escritos por


Jean Baptiste Willermoz y aceptados por el Convento de Wilhel-
mshad fueron publicados como Rituel du grau d’apprenti, por
Compagnon y maitre francmacon para el régimen de la maco-
nería rectificada en el Convento General de Ordene en Aout
5782.

Los siguientes fueron los rituales de rito moderno o rito fran-


cés. Preparados por una comisión, fueron aceptados por el Gran
Este de Francia en 1786. Al año siguiente, fueron copiados y en-
viados a todas las tiendas del Gran Este. La primera edición im-
presa apareció en 1801 bajo el título “Le Regulateur du Macon”.

El origen de los rituales de los grados simbólicos del rito es-


cocés antiguo y aceptado sigue siendo incierto. (8)

El rito se desarrolló en las Indias Occidentales a fines del siglo


XIX y principios del siglo XIX, en un sistema de 33 grados. Se
sabe que los rituales de los “altos grados” incluidos en el siste-
ma son de origen francés. El primer Consejo Supremo fue fun-
dado en 1801 en Charleston, Carolina del Sur.

Después de que el conde de Grasse-Tilly trajo este Rito Ecosais


25
Ancien et Accepté a Francia en 1804, los rituales de los grados
simbólicos se imprimieron para 1815 bajo el título de Guide des
Ecosons Macons, o Cahier des Trois Grades Symboliques du Rit
Ancien et Accepté. (9)

La versión impresa de los rituales formuló el primer brindis


por “ Sa majesté et son auguste famille “ (Su Majestad y su au-
gusta familia), que puede referirse a Napoleón o Luis XVIII. Te-
niendo en cuenta que la lealtad de los masones cambió tres ve-
ces en unos pocos meses, durante los años tumultuosos de 1814
y 1815, la ausencia de una indicación precisa de qué monarca
brindar era probablemente una simple prudencia. Y sugiere
que la publicación se imprimió pocos años después de la caída
de Napoleón (1814), cuando la situación política seguía siendo
incierta, por ejemplo, desde 1814 hasta 1817 más o menos. (10)

Finalmente, con la fusión de las dos Grandes Logias inglesas


rivales en 1813 en la Gran Logia Unida de Inglaterra, esta orga-
nización aprobó los rituales en 1816, demostrados por la Logia
de la Reconciliación. Después de que esta Logia se disolvió, se
establecieron varias tiendas de Instrucción, incluida la Estabili-
dad en 1817 y la Emulación en 1823.

Las primeras versiones impresas de sus rituales aparecieron


en 1825, 1835 y 1838, todas representando el trabajo de Emula-
ción.

Como prácticamente todos los rituales masónicos se basan en


uno de los cuatro “Grandes Rituales”, he seleccionado algunos
para completar este desarrollo que he preparado.

Rituales manuscritos.

Casi todos los rituales anteriores son bien conocidos por los
eruditos rituales masónicos. Pero en algún momento hay una
gran brecha entre los años de publicaciones impresas. Así que
26
intenté encontrar manuscritos y otros materiales bien actualiza-
dos, publicados o no publicados en los últimos años, para com-
plementar la impresión. Presentaré aquí solo tres de los más an-
tiguos que he encontrado.

- Rito Ancien de Bouillon, y un ritual inglés bastante ajustado, de


alrededor de 1740.
- Las Confesiones de John Coustos, hecha a la Inquisición
portuguesa en marzo de 1743, generalmente se supone que
representa las obras de la tienda en París de la que fue miembro
como maestro entre 1735 y 1740, pero, como veremos, también
traiciona las influencias de las obras en el Tienda de Londres
de la que también era miembro antes de mudarse a París. De
hecho, el propio John Coustos declaró que “había aprendido so-
bre el tema... Explicado en el Reino de Inglaterra.
- Echoes Anglois o le Parfait Maitre Anglois, probablemente
entre 1745 y 1750, fue una traducción al francés de un ritual
en inglés. La evidencia interna, así como los resultados de la
investigación presentados aquí, respaldan esta afirmación.

Además de estos, hay una gran cantidad de manuscritos fran-


ceses del período de 1760 a 1803. Para estos, el lector debe
consultar el apéndice.

OFFSHORE Y PRÉSTAMOS.

Teniendo ahora una idea del bosquejo general de la leyenda


de Hiram, así como de los textos que le conciernen, investigue-
mos las diferencias entre los textos.

Aunque para el propósito de establecer relaciones entre tex-


tos, la más mínima diferencia o similitud en la redacción precisa
de una oración en particular puede ser de importancia crucial,
me enfocaré en aquellas diferencias que revelan un cambio en
la trama o argumento, es decir, Un cambio en el informe.

27
Edificio del templo.

La primera parte de la leyenda de Hiram, que describe la or-


ganización de la construcción del Templo, apenas muestra su
desarrollo y es de poco interés para nosotros. Lo único que vale
28
la pena mencionar es que John Coustos declaró en 1743 que...
“solo (a Hiram) se le reveló el Signo que le pertenecía como
Maestro, para diferenciarse de los otros oficiales menores que
trabajaban en esa obera”. Aunque la cuenta de John Coustos
generalmente se refiere a su tienda en París entre 1735 y 1740,
bien puede representar un aspecto del trabajo del London Lod-
ge, del que era miembro antes de 1735, porque todos Los textos
franceses del siglo XVIII suponen que fue para un gran grupo de
Maestros, mientras que de acuerdo con los Tres Distintos Gol-
pes de1760, y otros documentos en inglés de esa época, Hiram
le dice a uno de sus extorsionistas que “no estaba en su poder
entregar a nadie (la Palabra del Maestro) excepto tres a la vez,
a saber, el Rey Salomón de Israel, el Rey Hiram de Tiro y Hiram
Abiff “ , lo que implica que estos eran los únicos Maestros.

La segunda edición de la Master Key de 1802 de Browne esta-


blece que “ en la construcción del Templo del Rey Salomón solo
había tres Grandes Maestros, llamados Rey Salomón de Israel,
Hiram Rey de Tiro y Hiram Abiff” y eso para sus extorsionistas,
Hiram había dicho. .. “que solo había dos en el mundo además
de él, que sabían (el secreto de un Maestro Masón) llamado So-
lomon King of Israel, Hiram King of Tire y Hiram Abiff)” . Así que
esto parece ser una característica de los textos en inglés.

La muerte de Hiram.

La segunda parte de la leyenda de Hiramic describe cómo fue


asesinado Hiram. En Pritchard solo hay tres conspiradores “su-
puestamente tres Compañeros”. El número de Hermanos que
luego envió Salomón en busca de Hiram es quince, pero no se
menciona ninguna relación entre ellos y los conspiradores, ya
sean aprendices, compañeros o amos.

Finalmente, Salomón ordenó... “- que quince compañeros de-


ben asistir (funeral de Hiram)”, pero no hay relación entre estos
Compañeros y los conspiradores o buscadores.
29
John Coustos mencionó en 1743 que... “- algunos de los Oficia-
les o Aprendices que desean saber la señal secreta que tenía
(Hiram), tres de estos oficiales idearon un plan”. Esto abre la
suposición de que otros estuvieron involucrados inicialmente,
pero luego se han rendido. Una vez más, esto puede represen-
tar un aspecto del trabajo en su tienda de Londres, porque a
lo largo del siglo XVIII los textos franceses mencionan solo a
30
tres Compañeros como conspiradores, mientras que los Tres
Distintos Golpes de 1760 comienzan con:… “Hubo quince Com-
pañeros que casi terminaron el Templo no habían recibido la
Palabra del Maestro, porque su hora no había llegado, por lo
que acordaron extorsionar a su Maestro Hiram en la primera
oportunidad para poder pasar por Maestros en otros países y
reciben salarios de Maestros, pero doce de estos trabajadores
se retiraron y los otros tres decidieron seguir adelante... “Desde
entonces, todos los textos en inglés siguen esta versión, y la re-
gla general es que los textos en inglés desde 1760 cuentan con
quince conspiradores de los cuales quedan tres, mientras que
los textos en francés e inglés anteriores a 1760 conservan solo
tres conspiradores.

Para esta regla, hay pocas excepciones. El ritual inglés del


Rito Ancien de Bouillon de 1740 menciona solo dos conspirado-
res; el texto francés, P assus Tertius por Th. Gardet de la Garde
de 1766, solo señala un asesino, y Le Vray Macon de 1786 tiene
nueve (tres grupos de tres), mientras que se espera que sean
tres en cada caso. OM aster clave Browne sobre ambas cuestio-
nes menciona sólo tres, y esperó quince. El único texto francés
que sigue al inglés en este punto es el ritual del Rit Ecosais An-
cien et Accepté.
Esta es la primera indicación de que los rituales del simbolis-
mo del Rit Ecosais Ancien et accepté son ingleses en lugar de
franceses. Veremos esto confirmado varias veces. Si aceptamos
la declaración de John Coustos como intermediario, podemos
concluir que el régimen inglés estuvo poco desarrollado entre
1730 y 1760. En sí mismos, estos dos puntos pueden parecer
menores, pero ganarán importancia en combinación con los si-
guientes temas.
  
El descubrimiento de Hiram

Pasemos ahora a la tercera parte de la Leyenda de Hiram, el


descubrimiento del cuerpo de Hiram.
31
Pritchard dijo que quince hermanos amados, por orden del
rey Salomón, salieron de la puerta oeste del Templo (en busca
de Hiram), y se separaron de derecha a izquierda al alcance de
cada uno; y que acordaron que si la Palabra no se encontraba
en él o sobre él, la primera palabra sería la Palabra del Maestro.

A la luz de los desarrollos recientes, debemos notar dos co-


sas: en primer lugar, no se especifica quiénes son estos quince
hermanos, y en segundo lugar, aquellos que deciden cambiar la
Palabra del Maestro no tenían razón para sospechar que Hiram
había muerto, y, menos aún que fue asesinado y por qué.

Como todo esto no es lógico, buscaremos una mejor solución.

El ritual del Rito Inglés de Ancien de Bouillon de 1740 resuelve


el problema de la siguiente manera:

Los (tres) hermanos que fueron a buscar a Hiram encontraron


un cuerpo y lo informaron a Salomón, quien luego dijo:

¡Ay! Queridos hermanos, nos complace que hayan descubierto


el entierro de nuestro digno Gran Maestro. Poco después de su
partida, mis hermanos, un Quarry Tyrian nos informaron que dos
Compañeros habían esperado a nuestro Digno Gran Maestro
por un corto tiempo antes de su muerte, exigiéndole los secretos
de un Maestro Masón, a quien naturalmente respondió que no
podía. los revela a cualquiera debido al acuerdo hecho con el rey
de Tiro de no hacerlo en su ausencia, sino que inmediatamente
después de la dedicación del Templo todos los Compañeros
dignos y fieles serían recompensados ​​con ellos. Molestos por
tal respuesta, regresaron a las canteras, y al encontrarse con
Tyrus le informaron todo y le confesaron un complot diabólico
para hostigar a nuestro digno Gran Maestro y extraer de él la
Palabra del Maestro Mason.

Los tirios intentaron persuadirlos para que abandonaran una


32
acción tan vil, pero le aseguraron que habían decidido ejecutar
el plan a pesar del peligro, y a cambio se burlaron de él por
no ser un sujeto leal de Tiro, para nuestro digno Gran Maestro,
como afirmado falsamente, pretendía por sus trabajadores nada
menos que una usurpación de la corona del rey Hiram. Al decir
esto, el tirio estaba muy perturbado y temeroso de ser denun-
ciado como rebelde a su soberano, aceptó mantener este com-
plot en secreto, aunque no aprobó la conspiración.

Esto es todo! Es cierto que nuestro venerable Gran Maestro


fue vilmente asesinado por sus propios compañeros de artesa-
nía. Pero los delincuentes han huido, abandonando toda preten-
sión y lo que podrían haber obtenido: se han convertido en va-
gabundos en la faz de la tierra y serán maldecidos para siempre.

A esto, uno de los buscadores respondió: “Señor, nuestro Gran


Maestro Hiram Abiff ha sido asesinado, pero tengo mucho mie-
do de que se haya perdido la palabra más sagrada y misterio-
sa”. Esta es una reacción lógica. Sorprendentemente, sin em-
bargo, todo lo que sigue no está de acuerdo con Pritchard. Para
Salomón responde: “Espero que no, mi hermano, lo permitamos,
esa es la verdad, después de levantar los pilares de J (achim) y
B (oaz) grabando la Palabra más misteriosa en una placa de oro
dentro de la figura cabalística de nuestro sello, y úselo como una
marca especial de nuestro verdadero favor y buena voluntad, y
sin duda permanece con él. Vayamos hasta la tumba y examiné-
mosla nosotros mismos.

Cuando lo haga, por supuesto, encontrará la “medalla de oro


que está grabada con un triángulo doble encerrado en un círcu-
lo, en el centro del cual está el Tetragramaton”.

Esta solución al problema, aunque luego se trabajó en uno


de los llamados “alto grado”, no fue adoptada por ninguna otra
versión de Hiram Legend de nuestra colección.

33
En 1743, John Coustos dio el primer paso en otra dirección:
cuando los quince investigadores encontraron un cuerpo, lo
reconocen implícitamente como “el cuerpo del Maestro”. Esto
se comunicó a Solomon, quien ordenó a los Oficiales y Apren-
dices que desenterraran el cuerpo. Ahora sabiendo que Hiram
había sido asesinado, decidieron que si el cuerpo o los bolsillos
del Maestro no podían encontrar los medios para reconocerlo
como Maestro, seguirían el procedimiento de usar la primera
palabra y firmarían que decían. a otros después de usar el que
34
normalmente se usa como Oficiales y Aprendices.

Esta decisión es consistente con el relato de Prichard, pero


es más lógico porque al menos saben que Hiram está muerto,
aunque no saben por qué fue asesinado. A este respecto, esta
versión es menos convincente que la del Rite Ancien de Boui-
llon .. Tenga en cuenta también que John Coustos todavía se re-
fiere a la posibilidad de encontrar “sobre el cuerpo del Maes-
tro o en sus bolsillos... significa reconocer su habilidad como
Maestro”. Pritchard enfatiza que “en él o en él”. En este sentido,
la versión de John Coustos es intermedia entre las versiones
en inglés de Pritchard y Rite Ancien de Bouillon por un lado,
y el Catecismo francés de 1744 por el otro. En este Catecismo
encontramos por primera vez que el número de investigado-
res se reduce de quince a nueve. Además, los investigadores
por primera vez son Maestros, un punto sobre el que volveré
más tarde. Tres de estos nueve maestros encontraron el cadá-
ver...y ordenó a los demás que se unieran a ellos, y habiendo
reconocido a su Maestro, sospecharon que podrían haber sido
algunos Compañeros tratando de obligarlo a dar la palabra del
Maestro; y temiendo haber tenido éxito, primero decidieron
cambiarlo y eligieron el primero que se pronunciaría desente-
rrando el cuerpo. (11)

Nota del traductor: La frase de Pritchard es “en él o sobre él”,


que puede entenderse literal mente como “dentro o alrededor
de él “, pero también “dentro o sobre él”.

Entonces, aquí se menciona explícitamente el reconocimiento


del cuerpo como el de Hiram, mientras se levantan sospechas
sobre lo que podría haber sucedido. Esto hace que la decisión
de los investigadores de cambiar la Palabra del Maestro sea
mucho más aceptable.

Sin embargo, ahora se presenta un nuevo problema: ¿cuán


aceptable es la duda sobre la lealtad de Hiram, temiendo que él
35
haya entregado la Palabra del Maestro? Sin embargo, en Francia
se convirtió en la versión estándar. Mientras tanto, en Inglate-
rra, se desarrolló una variante. El manuscrito del ritual Ecossal
Anglois, probablemente entre 1745 y 1750, que está destinado
a ser, y es probablemente una traducción al francés de un texto
antiguo en inglés, dice:

Al no haber regresado Hiram como de costumbre, Solomon


lo hizo mirar por todas partes. Los responsables de esto infor-
maron que algo extraordinario podría haber sucedido porque
se había derramado una cierta cantidad de sangre dentro del
Templo, y no se pudo encontrar a Hiram. Salomón reunió a todos
los trabajadores y descubrió que solo tres se habían retirado
cuando se dio esa orden, prueba, incluso usando la fuerza del
dolor, que no habían podido arrancar la Palabra de Hiram del
Maestro. (12)

Aquí la sangre derramada en el Templo convence a Salomón


de que Hiram fue asesinado, y la desaparición de tres hermanos
deja en claro quién lo hizo.

Además, no asume que Hiram podría haber roto su juramento,


y está seguro de ello. Cuando uno de los Maestros encuentra
el cuerpo de Hiram y mira su postura, “hace que sus compañe-
ros comprueben y concluye que Hiram no había revelado nada”
(observa esto a sus camaradas y desea no revelar nada). Des-
pués de que Hiram es enterrado nuevamente, es Salomón quien
“ordena (a los maestros) mantener estos signos y toques y usar-
los para el resto del edificio del Templo“ (Enjoignit [aux maî-
tres] de conserver ces signes et ces attouchemens pour s’en ser
colgante le reste de la construcción del Templo), pero no hay
duda en reemplazar la antigua Palabra del Maestro.

La influencia de este ritual inglés en francés se demuestra


mediante un ritual manuscrito francés, Cahier , sobre las Recep-
tions et les Ceremonies (etc.) de 1760, que combina elemen-
36
tos de ambos. Al principio, se ve la versión francesa, se envían
nueve Maestros en busca de Hiram. Tres de ellos encuentran el
cadáver y lo informan a Salomón. Luego ordena que el cuerpo
sea rescatado. Hasta ahora no hay nada sorprendente en este
lanzamiento. Pero luego Salomón inspecciona entre los trabaja-
dores y descubre que tres Compañeros han desaparecido; Lue-
go el texto continúa de la manera habitual en francés: los nueve
maestros deciden cambiar la Palabra del Maestro, porque te-
mían que se revelara.

Del mismo modo, el manuscrito francés de 1766 Passus Tertius


menciona la sangre encontrada en el Templo y tiene la frase
“ concluyeron con satisfacción que no habían revelado ni reve-
lado nada” (Ils augurèrent alors avec satisfacción divulgación
oriental). También tiene en este párrafo donde se describe la
elevación de Hiram: el intento de los Maestros de levantar el
cuerpo de nuestro venerable jefe resultó en su dedo medio pre-
sionado contra sus costillas y el aire confinado en esa parte de
su cuerpo salió de su parte superior del cuerpo. , pero con tanto
ruido que creyeron que había gritado ¡Ja! Si el Venerable Maes-
tro Hiram estuviera vivo, creo y afirmo que había pronunciado
Moabon (13).

Comparemos lo siguiente:

...Intentando forzar su dedo medio entre sus costillas, el aire


confinado en su cuerpo salió con un ruido tal que creyeron que
el Venerable estaba vivo y algunos dijeron que había hablado
Moabon (14)

Esta cita es nuevamente de Anglois Ecosais. Estos dos rituales


franceses demuestran claramente la influencia de la traducción
al francés de Anglo Ecossais en los textos franceses posterio-
res. Estos elementos se copiaron más tarde, lo que demuestra su
influencia duradera, pero aparentemente esto nunca se hizo en
las versiones impresas en francés (15). Entonces eventualmente
37
desaparecieron nuevamente.

Un enfoque radicalmente diferente aparece en Three Distinct


Knocks, también en 1760, pero en inglés. Vimos antes que al
principio no solo había tres sino quince conspiradores, doce de
los cuales se retiraron antes de cometer el crimen. Estos doce
juegan un papel crucial en el episodio, como veremos a conti-
nuación.

Nuestro Maestro Hiram había desaparecido, ya que no se lo ha-


bía visto en el Trabajo, como de costumbre, por lo que Salomón
hizo muchas preguntas, pero no escuchó nada sobre él. Así fue
como supuso que estaba muerto. Los doce Compañeros que se
habían retirado al escuchar el informe sintieron remordimiento
y se pararon ante Salomón, usando guantes blancos y delanta-
les como prueba de su inocencia; y el rey Salomón los envió a
buscar a los tres bandidos que habían huido.

Si en Anglois Ecosais la identidad de los asesinos se supone


solo por su ausencia de inspección, aquí los identifican positiva-
mente aquellos que conocían sus planes, como fue el caso con
el Rito Ancien de Bouillon de 1740. Ahora es objeto de especu-
lación. Por otro lado, al igual que en Anglois Ecosais, los doce
Compañeros se encontraron por primera vez con los tres asesi-
nos, que fueron llevados ante Salomón, confesaron su crimen y
fueron castigados. Y luego viene un nuevo concepto interesante.

Solomon les dijo que si no podían encontrar la palabra clave


en él o al respecto, era porque estaba perdido, porque no había
nadie en el mundo sino tres que lo supieran y que nunca hu-
bieran sido dados, excepto por los Tres juntos, pero como uno
había sido asesinado, por lo que estaba perdida. Pero para el fu-
turo, el primer signo y las palabras que se pronunciaron cuando
lo planteó serían para siempre.

Vimos antes que en este ritual Hiram mencionó a uno de sus


38
extorsionadores “no está en su poder entregarlo (la Palabra
del Maestro) solo, excepto si los Tres estaban juntos, Salomón,
rey de Israel, Hiram, rey de Tiro e Hiram. Abiff”. Hiram, por lo
tanto, no solo se negó, sino que no pudo revelarlo. El concep-
to muy nuevo aquí es la necesidad de tener una nueva Palabra
del Maestro que rechace cualquier duda acerca de la fidelidad
de Hiram, pero desde la pérdida automática de la palabra del
antiguo Maestro, ahora que uno de los tres, cuando se requería
pronunciarla, había muerto, precisamente sin darlo.

Este concepto de la necesidad de que tres pronuncien la anti-


gua Palabra del Maestro, que más tarde se convirtió en el nom-
bre de Dios en hebreo, puede ser considerablemente anterior
a 1760. Por ejemplo, el Manuscrito Graham de 1726 menciona
cuatro veces que es necesario para tres Los Maestros forman
“una Voz Triple” para pronunciar los secretos del Maestro. (17)

También el Rito Ancien de Bouillon de 1740 dice que Salomón


“comunicó en solemne cónclave (este nombre muy preciado) a
(su) amigo real, el rey de Tiro, y también a nuestro... Gran Maes-
tro Hiram Abiff” y “escribimos que nadie puede lo pronuncian,
pero los que lo recibieron de esos labios vivos “.

Y John Coustos sabía que “el (Hiram) solo le había revelado


el Signo que le correspondía como Maestro”. Entonces parece
que tenemos aquí un aspecto de la Leyenda de Hiram que bien
podría ser anterior al de Prichard; no fue expresado por él o en
conflicto con lo que se dijo; no se conocía en Francia, pero aún
se conocía en Inglaterra.

Al mismo tiempo, debe enfatizarse nuevamente: “si encontras-


te una palabra clave dentro o alrededor de él”, lo que nos re-
cuerda la sugerencia de Prichard de que la palabra del Maestro
podría perderse “en él o sobre él”; la medalla de oro con el Te-
tragrammaton de Rite Ancien de Bouillon en el cuerpo de Hiram,
y la sugerencia de John Coustos de que el secreto podría encon-
39
trarse “ en el cuerpo del Maestro o en sus bolsillos” . En otras
palabras, este elemento también se presenta constantemente
en todas las versiones en inglés y ausente del francés. Además,
esto se puede encontrar ya en 1726 en el manuscrito de Gra-
ham, que dice:

Sin ellos, Cam y Jafet ansiosos por ir a la tumba de su pa-


dre, Noah, intentaron encontrar algo que les diera el verdadero
secreto que tenía el famoso predicador; con Noah (.) Anterior-
mente, los tres hombres acordaron que si no encontraban nada
en él, () que lo primero que se encontraría sería para ellos el
secreto que no dudarían, sino que creerían más firmemente que
Dios era poderoso y lo probarían. su fe, a través de la oración y
la obediencia, para que aquellos que encontraron puedan ser
tan ciertos como si hubieran recibido de Dios mismo.

Estas características permanecen presentes en todos los tex-


tos posteriores en inglés.

En todas las versiones anteriores, el lugar donde fue ente-


rrado Hiram fue encontrado por accidente. En el Rito Escocés
Rectificado de 1782, esto se altera al mencionar “tres de ellos,
atraídos por el resplandor de una luz extraordinaria, se dirigie-
ron a un promontorio donde el cuerpo había sido enterrado”
(Trois d’entre eux aleres par l’eclat d’une Lumiere extraordina-
rioire l’eminence or the cadáver avoité entreé). Aparte de eso,
la Leyenda de Hiram del primero de los “grandes rituales” es
un ejemplo típico de los rituales franceses del siglo 18. El Rito
Moderno de 1786 también presenta un fenómeno natural que
lleva a los buscadores a la tumba.

Al amanecer, uno de ellos notó un vapor que se elevaba so-


bre el campo en la distancia; Este fenómeno llamó su atención,
informó a los otros maestros y todos se acercaron al lugar de
donde venía el vapor. A primera vista, vieron una pequeña emi-
nencia, o colina. (18)
40
Aunque es diferente del Rite Ecosais rectifié en muchos deta-
lles, el Rite Moderne Hiram Legend está más allá de ese punto,
también un ejemplo de la forma que generalmente se encuen-
tra en los rituales franceses del siglo XVIII.

La segunda edición de la Llave maestra de Browne, de he-


cho, toma la forma de Prichard: solo tres conspiradores desde
el principio, y “quince hermanos amados” enviados a buscar a
Hiram, aunque por supuesto son “Compañeros”. No se mencio-
na la posibilidad de que puedan encontrar la Palabra del Maes-
tro “en él o sobre él”, ni la imposibilidad de pronunciarla sin la
presencia de tres Maestros.

Como eco de esto, solo se menciona “que (Solomon) informó


que Hiram había concluido que el secreto de la palabra de un
41
maestro se perdió inevitablemente”. Este último éxito, aunque
sorprendente, también se encuentra en un manuscrito francés
de 1803.

Le sigue Hiram Legend of the Ancient and Accepted Scottish


Rite, el tercero de los “Grandes Rituales”, como veremos en in-
glés, del cual es un ejemplo perfecto. La innovación más notable
es que se dice que los doce compañeros enviados a buscar a
Hiram tienen “ la promesa de Salomón de que serían recompen-
sados ​​con el título de maestría si tenían éxito “ (Salomon d’être
promissé recompensés par la maîtrise, s’ils parvenaient au but
de leur recherche).

Esto tiene sentido. En las versiones francesas, siempre los


Maestros buscan a Hiram, sin ningún problema. Ahora, en las
versiones en inglés, los doce Compañeros traen nuevos secretos
de un Maestro Masón, por definición y conocidos por ellos. En-
tonces, la consecuencia lógica es que son Maestros Masónicos
de ahora en adelante y que no lo eran antes.

El único texto que se acerca a esto es el Ecossal Anglois de


1745-1750, que es la traducción al francés de un texto en in-
glés. Hay (aparentemente muchos) Maestros que buscan a Hi-
ram (que puede ser una influencia francesa), mientras que los
Compañeros encuentran a los asesinos. Entonces, este texto ex-
cepcionalmente extenso hace que Salomón diga que después
de la finalización del Templo “premió a los maestros más vir-
tuosos entre los Compañeros, y especialmente a aquellos que
habían vengado la muerte de Hiram” vengé la mort d’hiram).

El ritual de emulación, el cuarto y último de los “grandes ri-


tuales”, sigue la misma línea en inglés con respecto a las varia-
ciones discutidas anteriormente. La principal desviación es que
Salomón no envió a Hiram a doce compañeros que se habían
negado a conspirar, sino que “seleccionó a quince compañeros
leales” para que lo hicieran. Esto fue inspirado por los “quince
42
amados hermanos” de Prichard.

Los asesinos son descubiertos.

Prichard no dice nada sobre lo que hicieron. El Rito Ancien


de Bouillon de 1740 menciona que “los malhechores huyeron
y abandonaron cualquier reclamo de lo que podrían haber ob-
tenido”. La cuarta parte de la Leyenda de Hiram habla sobre
cómo se descubrieron los asesinos de Hiram.

“Vagando por la faz de la tierra y maldiciendo para siempre”.

El Ritual Ecosal Anglois es lo que primero elabora este punto.

Vemos que se menciona que “Salomón hizo una llamada ge-


neral a los trabajadores y vio que solo tres hermanos que se
habían retirado para dar esta orden habían desaparecido”. (Sa-
lomonfit faire l’appel general de los oyentes, que quiere al hom-
bre que quiere a los tres frailes, que están tan retirados del cet
ordre). Este hecho se menciona en algunos rituales manuscritos
franceses desde 1760 en adelante. Pero el ritual Anglois Ecossal
es mucho más informativo, nos da este informe:

Los Compañeros, angustiados por la idea de que los traba-


jadores de su propia clase le habían quitado la vida a Hiram,
le rogaron a Salomón que les permitiera vengar el crimen, lo
que les aseguró que tenía prohibido eliminar cualquier rastro
de sangre hasta que se completara la venganza.

Para esto eligieron 60 de ellos, de los cuales quince permane-


cerían vigilando el templo, con 5 en cada puerta. 45 divididos
en tres grupos, 15 sur, 15 este y 15 oeste, después de combinar
una forma especial de caminar para distinguir los lugares por
los que habían pasado, así como una señal especial para reunir-
se si fuera necesario.

43
Los que se dirigieron al este se encontraron con J (ubelus),
quien admitió su delito y fue sometido a la misma pena; Quema-
ron su cuerpo y esparcieron sus cenizas en el viento. Llegaron a
Jerusalén el tercer día después de su partida y el quinto día de
la muerte (de Hiram).

J (ubela) fue encontrado en el sur, y después de admitir el


crimen, le abrieron el estómago y le arrancaron las tripas y le
quemaron; Las cenizas esparcidas por el viento. Llegaron a Jeru-
salén el quinto día desde su partida y el séptimo de la muerte.

J (ubelum) fue encontrado en el Este y después de asegurarse


de que incluso con tortura no había arrancado la palabra de
Hiram del Maestro, le arrancaron el corazón, los intestinos y la
lengua, le cortaron y expusieron sus cuatro extremidades (bra-
zos y piernas) higueras a las cuatro partes del mundo; el resto
fue quemado y las cenizas arrojadas al viento. Este grupo llegó
a Jerusalén el séptimo día desde la partida y el noveno de la
muerte. (19)

Este texto requiere largos comentarios, pero me limitaré. Per-


mítanme evitar presentar una explicación de las maldiciones,
que habían sido parte del juramento tradicional al menos des-
de 1727 (20). Tenga en cuenta también que el texto, a pesar de
su extensión, es claramente incompleto, ya que la declaración
“lo sometió a la misma pena” (Ils luy firent climb la meme pei-
ne) plantea la pregunta: ¿qué pena?

Aparentemente se supone que se conoce, pero no hay nada


escrito. En este sentido, se desprende del siguiente texto, que
contiene dicho elemento, y que proviene de Three Distinct
Knocks de 1760.

Uno de los grupos llegó al mar de Joppa, y quien descansó


al lado de una roca puede escuchar un terrible lamento prove-
niente de allí.
44
Oh Que me corten la garganta de un lado a otro, me arran-
quen la lengua y la entierren en las arenas del mar durante la
marea baja, a cierta distancia de la orilla, donde la marea sube
y baja dos veces en 24 horas antes de que parezca cómplice de
la muerte de Nuestro Maestro Hiram.

Otro dijo: ¡Oh! Que mi corazón sea extraído de mi pecho iz-


quierdo desnudo y entregado a los buitres como presa antes
de parecer cómplice de la muerte de un buen Maestro. Pero
oh! Dijo Jubelum, fui yo quien lo golpeó más fuerte que ellos,
tan pronto como lo maté. Oh Que mi cuerpo se divida en dos,
una parte hacia el sur y otra hacia el norte, mis entrañas se redu-
jeron a cenizas en el sur y se dispersaron a los cuatro vientos de
la tierra, antes de aparecer cómplices en la muerte de nuestro
maestro Hiram.

Este hermano, al escuchar estos tristes lamentos, llamó a los


otros dos y, llegando a la roca, los arrestaron y los ataron ante el
rey Salomón, a quien confesaron lo que habían hecho, quién lo
había matado y quién no deseaba vivir. Entonces Salomón les
ordenó sufrir sus propias oraciones; Él dijo: marcaron su propia
muerte y dejaron caer sobre ellos lo que pidieron.

Jubela fue retirada y su garganta cortada de lado a lado. El co-


razón de Jubelus fue removido de su pecho izquierdo desnudo y
el cuerpo de Jubelum dividido en dos partes, una llevada al sur
y la otra al norte.

Esencialmente, el mismo texto se encuentra en la Llave maes-


tra de Browne y en el ritual del Rito escocés antiguo y aceptado,
mientras que en el ritual de Emulación se carece de una versión
reducida de la razón de esta parte de la cuenta, a saber, el la-
mento y el castigo, así como una explicación de las imprecacio-
nes del juramento.

Está claro, entonces, que encontrar y castigar a los asesinos


45
es un elemento que se encuentra exclusivamente en el ritual
inglés, y que parece haberse desarrollado después de 1740.
Ningún ritual francés lo tiene, mientras que todos los ingleses
lo tienen. Esto confirma que el ritual más antiguo encontrado
del Anglais Ecosais es, de hecho, una traducción de un ritual en
inglés, como se ha dicho, y que el antiguo y aceptado ritual del
rito escocés también debe considerarse más inglés que francés.

Pero deducir ahora que este elemento del ritual Echoanal An-
glais no dejó rastro en Francia, a diferencia de otros menos no-
tables que se vieron copiados en los últimos manuscritos fran-
ceses, sería una conclusión demasiado apresurada.

Pero este elemento fue claramente elaborado en Francia en


un grado completo pero separado, el de Maitre Elu. (Maestro
elegido)

Tradicionalmente se supone que este grado se creó en Lyon


en 1743, pero no hay evidencia disponible para respaldar esta
afirmación y Paul Naudon argumenta que “Definir la fecha de
creación del grado elegido, aunque en su forma temprana de
Elu Ecossais” 1743 no parece ser demasiado prematuro “(Il
nous parait quelque prématuré de fixer des 1743 la création de
la Élu, meme Dans sa prinitive d’Elu Ecosais, incluyendo Dans
l´Ordre des Ecossais” (21)

Estoy de acuerdo aquí con Naudon y asumo que este fue el


ritual Ecossal Anglois que, en su traducción al francés, se con-
virtió en el grado de Maitre Elu.

La primera versión impresa de este ritual está en Les Plus


Secrets Myteres des Hauts Grades de la Maconnerie Dévoilés,
publicado por primera vez en 1766. Sin duda, hay versiones an-
teriores del manuscrito, pero la falta de tiempo me impidió en-
contrar el camino, así que Realmente no se sabe qué versión
tiene fecha segura.
46
NOTAS

1 Para la historia y el desarrollo del Máster, antes de la introducción de


la Leyenda Hiramic a principios de la década de 1720, vea JAM Snoek,
“El desarrollo más temprano de los títulos y rituales masónicos: Ha-
mill versus Stevenson”, en MDJ Scanlan, ed., The Impacto social de la
masonería en el mundo occidental moderno, The Canonbury Papers
(Londres: Canonbury Masonic Research Center, 2002), p. 1–19.
2 El secreto de los masones franceses (); Le Catéchisme des Francs
- Masons (1744); La Orden de Francs-Masons Trahi (1745); Désola-
tion / Nouveau Catechisme, 1747/9 L’Anti-Mason (1748); Master-Key
(1760); Recueil Précieux (1783). Wolson (1751), y por lo tanto Solomon
(1766), que es su traducción al inglés, UGLE YFR.200.RIT, c. q1772 y
Recueil des trois primer grado (1788), usan el nombre Adoniram,
pero no incluyen la discusión habitual de su nombre. A veces se uti-
lizan otras variantes, como Adonhiram, Adomiram o Adoniram Abif.
3 Ver, sin embargo, ML Plaskow: “No Hiram Abif sino Hiram, Rey de
Tiro”, Ars Quatuor Coronatorum (en adelante AQC), vol. Q107 (1994),
págs. 188-91.
4 No sucede en Le Secret (1744), (y por lo tanto la primera versión en
Trahi (1745), que se copia de él, y Master-Key (1760), donde se lo ve
como un trabajador en metales.
5 Es decir, Ecosais Anglois (c.1745-50, “Marqués de Gages” (c. 1767);
Dépôt complet 1776); MS UGLE (1786) / Recueil des trois premier
grids (1788); Guía de masones (c.1815).
6 Una esclerosis múltiple (Le Gray Mason o Recueuil des diferentes
rejillas de la masonería; à l’O∴de S∴; V da L∴ 5786, BN FM4.45) tiene
dos versiones de las cuales la primera, que tiene más de seis páginas,
solo elabora sobre lo que precedió al asesinato de Hiram. Esta parte
ocupa más de dos páginas.
7 Durante muchos años, se pensó que la primera edición de Le Secret
des Francs-Masons se publicó en 1742. “Wolfstieg (29956) enumeró
las siguientes ediciones: 1742 Ginebra, 8º [Ningún otro detalle] ...”
(Harry Carr, The Early French Exposures [Londres: Quatuor Coronati
Lodge, 1971], p.43). Investigaciones más recientes muestran que la
fecha es 1744 Véase HenriAmblaine (Alain Bernheim), “Catecismos y
exposiciones masónicas”, AQC, vol. 106 (1993), págs. 141-52 esp. 143-
44.
8 Esta situación ha cambiado desde la primera publicación de este

47
artículo en 1999 Pierre Noël, “Les Grades Bleus du REAA; Genèse et
développement, “Acta Macionica, vol. 12 (2002), págs. 25-118, de-
muestra que los rituales de artesanía REAA fueron creados en Fran-
cia, probablemente en 1804, posiblemente por Jean-Pierre Monguer
de Fondeviolles, probablemente para la “Triple Unidad”, como una
mezcla de francés tradicional y de Antiguos ingleses, especialmente
según lo publicado en Three Distinct Knocks de 1760. También mues-
tra que estas dos tradiciones parten de supuestos muy diferentes y
que, por lo tanto, los rituales que resultaron de su combinación están
llenos de contradicciones internas.
9 En la fecha de su edición sin fecha, ver: René Désaguliers: “Ensayo
de investigación de orígenes, en Francia, du Rite Ecosais pour les trois
premieres grilles” (I) : “Desde el mero registro de la Ecosaise de
Marseille hasta ‘La Vertu Persecutée ‘d’Avignon et au’ Contrato social
‘de París ”, Renaissance Traditionelle, no. 54/5 (1983), pág. 285-315
(especialmente Pp. 88-9), y (II) “addenda y corrigenda” Rénaissance
Traditionelle, no. 56 (1983), págs. 185-315. Sin embargo, R. Désagu-
liers no tuvo en cuenta todas las pruebas disponibles. Por ejemplo,
el Conseil Supremo de Bélgica tiene una versión manuscrita de los
rituales REAA de las calificaciones Craft que probablemente se re-
cibió de Grasse - Tilly en el momento de su fundación en - - - -. Esto
no significa que la versión impresa de estos rituales existiera en ese
momento, pero demuestra que los rituales existieron. Y más, La ver-
sión de estos rituales en este manuscrito puede fecharse con mayor
precisión. El primer brindis es “Napoleón le Grand, Empereur des
Français ... l’impératrice Marie Louise, hijo auguste épouse, así que la
Celle des Princes et Princesses de la famille impériale ...”. Esto sig-
nifica que esta versión no es anterior al matrimonio de Napoleón con
Marie Louise, hija del emperador de Austria, el 1 de abril de 1810.
Al mismo tiempo, parece probable que si su hijo, Napoleón II, fuera
duque del Reichstag Si ya hubiera nacido, se habría mencionado ex-
plícitamente. Por lo tanto, el ritual probablemente sea anterior al 3 de
marzo. de 1811. Esto significa que esta versión no es anterior al matri-
monio de Napoleón con Marie Louise, hija del emperador de Austria,
el 1 de abril de 1810. Al mismo tiempo, parece probable que si su hijo,
Napoleón II, fuera duque del Reichstag Si ya hubiera nacido, se habría
mencionado explícitamente. 
10 Noël, comunicación personal, 7 de junio de 1996.
 

48
49
ANALISIS DE LOS
ARCA DE V° ORD
FRAN
Victor G

50
81 GRADOS DEL
DEN DEL RITO
NCES
Guerra

51
ANALISIS DE LOS 81 GRADOS DEL ARCA DE
V° ORDEN DEL RITO FRANCES.
Victor Guerra

Primera Serie. Entre la historia y la realidad.

Habíamos analizado hasta aquí las grandes dificultades que


habían tenido los masones del Gran Capito General  para llevar
a cabo las distintas codificaciones, y ya fallecido Roëttiers de
Montaleau que había sido el alma de la reforma, pues más aún.

Parte de lo publicado hasta ahora:

- Los 81 grados del Rito Francés, editados por el Gran Oriente


de Francia. (I)
- El Gran Capitulo General de Rito Francés y el Arca del Vº Or-
den. (II)

Analizada toda esta compleja obra que está archivada en el


Biblioteca Nacional de Francia (BNF).y estudiada por parte de
Colette Léger, de lo cual esta autora saca como conclusiones
varias cuestiones.

- El Arca está incompleta: 23 grados de los 81 reporteados no


están presentes, por tanto, para realizar esta obra se han teni-
do que consultar otros fondos para un trabajo de reconstruc-
ción, y por tanto se debe tener cierta precaución con respecto
al trabajo.
- Muchos de los grados, como era frecuente en la época tienen
el mismo título, aunque son diferentes, por tanto, se registran
problemas a la hora de las clasificaciones archivísticas.
- Para un mismo grado, figuran diversos cuadernos, que presen-
tan diferencias notables y para mayor complicación pertenecen
a sistemas diferentes, aunque (C. Léger) nos habla sobre la vo-
luntad de reunir diversos conocimientos masónicos que había
entre los masones encargados de tal codificación.
52
Para los tres primeros grados del Arca, los manuscritos no son
nada más que un tuileur, un documento que comporta las infor-
maciones necesarias para hacer reconocerse como poseedor
del grado de la logia que se visita. Con la exclusión de la cere-
monia de recepción, el discurso histórico y la instrucción que le
aporta la temática del grado.

Pero el trabajo de recopilación del que ahora disfrutamos tie-


ne tras de sí todo un quehacer histórico complejo, el cual se
desprende de ese intento de normalización de los rituales de
las Ordenes de Sabiduría por parte del Gran Oriente de Francia
y sus referentes.

A este respecto se había logrado compilar un texto referencial


para los grados simbólicos estudiando y escudriñando entre los
viejos textos rituales hasta poder dar con la piedra filosofal del
rito que condensara la voluntad y el hacer de los «modernos»
dejando fuera préstamos, injerencias, y devolviéndole al rito
cierta prestancia de modernidad bajo la influencia de las Luces,
para lo cual se entregó en su momento Régulatuer du Maçon.

La tarea había sido ardua y compleja, y parte de los actores


habían cumplido con su misión y con su ciclo vital tras defender
sus posiciones en cuanto a la naturaleza de la masonería sim-
bólica, ahora tocaba el turno a las Ordenes que profesaban, en
su trabajo de análisis y reflexión sobre la base documental se
denota la coexistencia de dos discursos, no excluyentes, pero
que planteaban una cierta tesitura en cuanto a la noción  y prác-
tica masónica, y dadas las aspiraciones y las tendencias que se
daban en el seno del Gran capitulo es de creer que la tarea era
ardua.

No cabe la menor duda de que una de las cuestione esenciales


a despejar, y no pequeña, era hacer ver en ese momento que se
daba vital importante a los Altos Grados, que el Rito Francés no
estaba regido por el mismo patrón de los Altos Grados llama-
53
dos escocistas, sino que este se constituía en base a un conjunto
de grados (Ordenes) y cada una de ellas era depositaria de una
amplia familia de grados, tal y como se estipulaba en Estatutos
de 1784.

Es clave por tanto, saber que el Gran Capitulo General, «plan-


teaba y buscaba una redacción muy simple de todos y cada uno
de  estos altos y sublimes grados, a fin de establecer una entera
conformidad en su práctica […] -tanto es así que se ordenará a
todos los Soberanos Capítulos-  que los cuadernos de grados
fueran escrupulosamente revisados y reducidos a uno solo, un
mismo y único punto de partida».

Parte de ese trabajo de refundación y codificación en lo re-


lativo a las Ordenes de Sabiduría, es lo que hoy conocemos
como Régulateur des Chevaliers Maçons, cuyo trabajo fue im-
preso en el debut del siglo XXI, el cual se conformaba en cuatro
Altos Grados: Elegido Secreto, Gran Elegido Secreto Escocés, Ca-
ballero de Oriente, Soberano Príncipe Rosa Cruz.

Parte de los grados, sobre los que se trabajó para discer-


nir si eran aptos o no, fueron los que hoy nos ofrece la edito-
rial  Conform bajo el título de los 81 grados del Rito Francés
que fundaron en el siglo de las Luces el Rito Francés

Composición del contenido de las series ritualis-


tas

Primera Serie.

Comienza el Arca como es natural por los tres primeros gra-


dos simbólicos: Aprendiz, Compañero y Maestro Masón.

Vienen a continuación los seis grados de transición entre el


Grado de Maestro y los Grandes Elegidos (Escoceses).

54
«Después de realizar un homenaje a las raíces de Hiram, ar-
quitecto del Templo asesinado, los masones son invitados a con-
cluir la construcción del Templo, tras un pacto de alianza entre
Salomón y el Rey de Tiro, en busca de la perfección»

Todos estos grados procedentes en su mayoría  1740, digamos


que los más antiguos no fueron tenidos en cuenta para  la codifi-
cación de las Ordenes de Sabiduría del Rito Francés por parte del
Gran Capitulo General, por ejemplo  se trabajó  en la estructura
del Elegido de los Nueve, con elementos que se fueron tomando
a modo de préstamo del grado de Elegido de los Quince, y Ele-
gido de Perinang, este último no se haya en este gran conserva-
torio de los 81 grados que estamos analizando, y cuya fijación
fue  rápidamente resuelta el 24 abril de 1784, cuando Roëttiers
de Montaleau realiza la lectura de grado de Elegido.

Es evidente que buscar en todo este rico conservatorio un


clima y una base idónea para el Gran Capitulo General, era
complicado, pues se buscaba huir de los abusos, y puestas en
escena sanguinarias y vengativas, lo cual en parte bien reflejan
algunos de estos 81 grados que se han editado.

Al final la conformación del Elegido Secreto que se perseguía


era aquel que «no ejecuta por si mismo a los asesinos de Hiram,
los cuales se pude decir, que estaban bajo el miedo y los remor-
dimientos».

En efecto, la base que finalmente conforma esta 1ª Orden es


tomada de los rituales más antiguos como es el Elegido de los
Nueve, así como del Elegido Desconocido, o Elegido de los Quin-
ce, en los «cuales no se percibe nada odioso en cualquiera de
ellos»

El Maestro Secreto (4º).

Se presenta en este conservatorio de los 81 grados sobre


55
cuyos textos se intenta cimentar la estructura de las Ordenes
de Sabiduría, lo cual es comparable -como nos indica Léger-
al Maestro Secreto de la Logia Príncipe Clermont (circa 1760),
presente en una colección de manuscritos conservados en la
Librería nacional de Australia (copias de 1782) y de la colec-
ción Bonseigneur, depositada en la universidad Tulane de Nue-
va Orleáns. Es una copia antigua y posterior a 1786, aunque son
textos diferentes  con respecto a los antiguos cuadernos rituales
de los Maestros bordeleses y parisinos que estaban en la línea
del Rito de Perfección.

«La gran aportación de este grado son las cualidades


reconocidas al recipiendario de hacerse digno de perseverar
en el desarrollo iniciático de la Maestría, con la fiel observación
del secreto masónico»

Sin embargo, cuando este grado se examinó bajo la lupa del


Gran Capitulo General, el 19 de marzo de 1782, donde fue pre-
sentado bajo la fórmula de Roëttiers de Montaleau, se ordenó
que «dicho grado debe ser rechazado como absolutamente
nulo».

Maestro Perfecto (5°)

Contenido este estuche de los 81 grados, es un grado apare-


cido en Francia sobre 1740, el cual fue muy prolífico pues se le
halla en diversos sistemas de grados del siglo XVIII.

Tres cuadernos son los que figuran el Arca, el primero perte-


nece a la colección Mirecourt, y los otros dos a la colección de
Cuadernos Masónicos, será el primero, el de la colección Mire-
court el que aquí se imprima,  el cual fue resumido por Antonie
Gastebois, Secretario de Ayuntamiento, y Gran Oficial del GOdF,
masón bastante crítico con las cuestiones místico-rituales.

56
Este cuaderno de grado presenta en la primera página el table-
ro de logia, tal y como aquí se expone

Después de una marcha misteriosa, el recipiendario recoge la


comunicación de la palabra sagrada del grado (Jehová), tenida
como la «antigua palabra del Maestro Masón que no había sido
perdida»

Tal y como nos explica C. Léger, para diversos autores, entre


ellos René Guilly, el grado de Maestro Perfecto sería un antiguo
grado de Maestro, que fue sustituido por un nuevo grado de
Maestro que integraba la leyenda de Hiram, teniendo M.B
como la palabra sagrada,. Grado, que por otra parte no había
57
desaparecido y que de aquí en adelante se posicionará como
uno de los llamados Grados Escoceses.

Con respecto a este grado la Cámara de Grados, lo examina el


19 de marzo de 1782, y determina que «es un grado sin vida, sin
base, y ni siquiera tiene un apoyo histórico».

Sin embargo, se le reserva porque su instrucción de grado, so-


bre la que se remarca su importancia en tanto que hay diversas
cuestiones que pudieran servir para enriquecer otro grado de
la serie.

Maestro por Curiosidad (5º) o Maestro Inglés. Este último


es comparable al de la Gran Logia de Escoceses de Valois, de la
colección Mirecourt.

58
El contexto de la trama «es la visita del rey de Tiro a Jerusa-
lén para manifestar su descontento por la falta de respeto de
Salomón por un tratado de Alianza firmado con ocasión de la
construcción del Templo. La alianza es renovada, con el com-
promiso de respetarlo, lo que viene a significar la palabra paso
del grado».

Tal ritual analizado por la Cámara de Grados en 1782, «es re-


chazado, ya que parece injurioso tanto a la memoria de Hiram,
rey de Tiro, como a Salomón».

Secretario Íntimo (7°).

Es un grado del Rito de Perfección cuyo tema es el mismo que


el anterior y anuncia la aparición de los grados de Perfección, y
se haya dentro de la familia de grados de la antigua masonería
bordelesa y del sistema del Gran Elegido de Londres.

Maestro Preboste y Juez o Maestro Irlandes (8°)

Se presenta como un grado muy antiguo y presente en varios


sistemas presentando versiones muy homogéneas.

En este arca conservatorio, hay cuatro cuadernos: Maestro Per-


fecto Irlandés, Preboste y Juez, grado de la Gran Logia de Esco-
ceses de Valois, el segundo sería Potente Maestro Irlandés, Pre-
boste y Juez, de difícil lectura dado la presencia de los caracteres
jeroglíficos de la Estricta Observancia, lo que hace pensar en
que pudiera ser un ritual lionés, ligado al 7º sistema del REAA,
intitulado Preboste y Juez o Maestros Irlandés

El que se reproduce en esta obra es el denominado Maestro


Irlandés, tras el cual puede estar una antigua versión de grado
comparable del sistema parisino de Gran elegido de Londres.

En él encontramos un homenaje que se rinde a Hiram, inspi-


59
rado en las costumbres funerarias chinas, según precisiones de
René Guilly y Roger Dachez, en el cual se rememora la condi-
ciones de reanudación de los trabajos de construcción del Tem-
plo de Salomón, con el restablecimiento del orden, dentro de
cuyo cuadro el recipiendario es constituido en Preboste y Juez
de todos los obreros, ejerciendo a la vez las funciones de Maes-
tro con acceso a los plano del templo e interviniendo en  las
diferencias entre los obreros.

Este grado fue como los anteriores, examinado por la Cámara


de Grados en 1782, donde se remarca que su contenido pudiera
servir para el desarrollo y redacción de otros grados posterio-
res. Aunque los miembros de tal organismo, se extienden en sus
60
apreciaciones dando a entender «que estos pequeños grados
planteados como intermediarios entre el Maestro y el Elegido,
son superfluos y no forman una cadena que pudiera unir los
otros dos grados».

Como se puede ir comprobando de toda esta Arca de los


81 grados, ninguno de los grados que pudieran en un princi-
pio conformar la 1ª Orden fueron tenidos en cuenta.

Intendente de los Edificios (9°)

Sería más plausible que fuera Intendente de las Obras, en fun-


ción de las traducciones.

Se trata de un grado con bastante antigüedad, presente en los


sistemas de los arcaicos Maestros de Burdeos y de Paris, y que
tiene un precedente en el grado de Preboste y Juez.

El presente cuaderno de grado intitulado Intendente de los


Edificios o Maestro de Israel, muy semejante al que se conserva
en el Rito de Perfección y que se reintegra como tal en el si-
glo XIX, en el seno del sistema del REAA, y como tal se le trata,
como un grado composite que toma préstamos del escocismo
parisino, en concreto del ritual 3 JJJ , siendo su tema central
«remplazar a Hiram por Superintendentes de las obras a fin
de poder concluir la construcción del tercer nivel del Templo
destinado a contener el Santo de Santos.»

La Cámara de Grados, (7 mayo de 1782) concluye ante le


examen del cuaderno que el grado de Maestro de Israel,
«puede ser un grado intermediario entre los grados de Elegi-
do y Escoceses», y por tanto opta por dejarlo en la secretaría de
la Cámara para su consulta.

61
Análisis de la «Segunda Serie» de los 81 Rituales
del Arca de Vª Orden

Vengo recogiendo las notas que se aportan en la obra Les 81


Grades qui fondèrent aun siecle des Lumieres le Rite Français. 
a cuyo  pie de las Series de cuadernos de grado  que compo-
nen el gran trabajo que ha realizado Colette Léger  a modo de
introducción y explicación de tan compleja obra.

Son comentarios que se realizan al comienzo de cada Serie, en


esta ocasión se aborda la Segunda Serie, (grados 10 al 18º) de
las nueve que se compone el contenido de esta gran Arca del Vº
Orden del Rito Francés, con 81 Cuadernos Rituales.

A dichas explicaciones de Colette Léger, se van añadiendo


anotaciones de otros autores y personales con las que intento
complementar dichas aportaciones para poder tener un cono-
cimiento y visión general del contenido y del contexto en que
se desarrolló el examen dey composición de este gran Arca de
la Vª Orden

Por los trabajos de Pierre Mollier y Daniel Ligou, sabemos


que los trabajos de la Comisión  que abordó el análisis de este
gran Arca de Rituales , cuadernos que muchos de ellos no eran
la representación oficial ritual del  Gran Oriente de Francia,
tal y como se manifestó en 1786, pero sí que fueron parte de
la base de estudio  para la codificación de las Cuatro Ordenes
de Sabiduría del Rito Francés, de ahí que nos encontremos con
cuadernos rituales, muchos de ellos fueran desestimados por
los integrantes de la comisión de estudio, bajo epígrafes muy
diferentes, como no «ser interesantes», «resultar odiosos por
sus escenografía sanguinaria», o no estar en la línea con  «la
universalidad de la masonería ».

Aborda Colette Léger esta Segunda Serie compuesta por los


Grados 10 al 18º de los cuales nos indica que:
62
La Segunda Orden de Sabiduría, ocupó la 13 sesión del Gran
Capitulo General, la cual se celebró en 18 de diciembre, du-
rante y como venía siendo habitual fue Roëttiers de Montaleau
quien hizo la lectura del Cuaderno de Grado de Escocés, pero
la deliberación del grado se hizo por parte de un comité parti-
cular, compuesto por el Gran Maestro, el Orador del GCG y los
oficiales de la 2ª Orden.

De esta reunión particular nada se sabe, aunque más tarde sa-


bremos, tal y cono nos cuenta Pierre Mollier, que años más ade-
lante el masón Colsón, comenta que había estado autorizado a
«realizar una paleta dorada para el grado de escocés, lo cual
era una cuestión bastante atípica para los grados escocistas de
la Segunda Orden, al menos los instituidos por el Regulador de
Los Caballeros Masones.

En efecto, se había integrado en el seno de la 2ª Orden del


Rito Francés la recepción al grado de Escocés de la Bóveda Sa-
grada con una ceremonia cuando menos singular, en la cual el
candidato es conducido progresivamente al Santo de Santos por
tres ritos de purificación: masticación, libación y unción, que no
parece que haya sido muy practicado en el siglo XVIII.

La paleta jugará por tanto un papel importante en esta segun-


da serie compuesta al menos para este Arca de los 81 Grados
de 8 grados: Elegido de los Nueve; Elegido de los Quince o de
Perpinang* ; Elegido Perfecto; Maestro Elegido; Elegido Secreto o
Severo Inspector; Sublime Elegido; Elegido Inglés; Elegido de las
Doce Tribus y Elegido, llamado Caballero del Águila Negra.

Elegido de los Nueve (10°)

El ritual conservado dentro de este Arca que nos aporta Co-


lette Léger es el correspondiente al de Perfecto Masón Elegido,
erróneamente clasificado como Maestros Elegidos (13º) dada
la homonimia de los intitulados, lo cual ha comportado esta con-
63
fusión con relación a este primer ritual, de los tres grados de
los Elegidos de la colección Muy Secretos Misterios.

«El tema que trata este grado, es la venganza de la muerte


de Hiram, reclamada por el Rey de Tito, ante la situación de un
asesino  Abhiram, un desconocido rompe el retiro de Salomón
para revelar el hecho a este, el cual envía a Nueve Maestros en
su búsqueda, uno de entre ellos es Abhiram, que privilegiará la
venganza a la justicia salomónica»
64
El grado de Maestro Elegido, llamado de los Nueve de la Logia
Madre Escocesa de Marsella, plantea este único grado de ven-
ganza, tal y como se recoge en el ritual de recepción, aunque
con algunas precisiones que se recogen en la instrucción y el
largo discurso histórico, por el cual nos enteramos que Salomón
aplica también la venganza sobre los otros dos malvados Com-
pañeros.

Es evidente que estos grados y rituales será diferentes a los


cuales al final conformarán el actual 2º Orden de Sabiduría que
preconiza el Gran Capitulo General del Rito Francés del Gran
Oriente de Francia.

Elegido de los Quince o de Périnang * (11°)

De manera única en este Arca aparecen estos dos grados dis-


tintos que son reunidos bajo el mismo título de la nomenclatura
Elegidos de Périnang y Elegido de los Quince, de hecho, estos
dos grados versiones sucesivas de un solo grado, siendo con-
ferido o el uno u el otro, generalmente el Elegido de los Nueve.

Nota (*)

No se trata del Grado de Perpiñán o Perpinang, sino que lo que


sucede es que hay una falta del copista del grado, y en realidad
es: PÉRINANG el nombre del desconocido que revela el lugar
en que se haya el asesino Abiram.

El tema de los Elegido de los Quince: se trata de la búsqueda


y el castigo de los dos autores del asesinato de Hiram. Uno de
los intendentes de Salomón informa que ellos están ocultos en
el país de Geth. Serán pues, Quince Maestros a los cuales se les
encomienda la búsqueda de Abiram y traerlo de vuelta a Jeru-
salén, ellos sufrirán el castigo divino, de tal manera que ritual
precisa que «la venganza fue cumplida, de lo cual se aprende
que Dios no deja ningún crimen impune, y que tarde o tempra-
65
no el vengará la sangre del inocente».

Elegido Perfecto (12º). 

Este grado ocupa un solo cuaderno en el Arca, y es conside-


rado como el último grado de la Logia Negra, siendo una conti-
nuación del cuaderno de Elegido de los Quince: La muerte de
Hiram está siendo vengada y se mantiene la palabra fundamen-
to de la perfección de la masonería y que conviene buscar entre
los escombros del Temple del Salomón.
66
Se reconoce por la instrucción que estamos en presencia de
la instrucción del Elegido Perfecto, ante el grado terminal del
sistema parisino del Gran Elegido de Londres, calificado dentro
de su estatus de verdadera luz de la Orden del Arte Real y masó-
nica.

La instrucción y el discurso del grado de Elegido Perfecto,


son integrados como complemento del grado de Elegido de los
Quince en los cuadernos de Mas Secretos Misterios, de la Maso-
nería Adonhiramita.

Maestro Elegido (13°)

Dos cuadernos de grado, casi idénticos son conservados den-


tro de este Arca de los 81 grados, siendo este reescrito proce-
dente de los materiales anteriores cuadernos: Elegido de los
Nueve, y Maestro Elegido.

Es, por lo tanto, una nueva reformulación de Elegido de los


Nueve, pero no conlleva la intervención del Rey de Tiro para
reclamar venganza. En la colección Mirecourt se menciona
como Pequeño Elegido.

La Cámara de Grados en 1782, analiza los cuadernos ritua-


les de estos grados de Pequeño Elegido; Elegido Desconocido; y
Elegido de los Quince, y concluye: que nos han encontrado nada
odioso en ellos, y de considerarlos sería interesante consultar
el Caballero de Lion, y tras esto recomienda sean guardado con
notas propias para un segundo examen de estos grados.

Elegido Secreto o Severo Inspector (14°)

Este ritual de grao es construido en base a los tres grados


antes mencionados y sobre tres máximas: el crimen no puede
quedar impune, la conciencia es un juez inflexible, y sin un po-
der legítimo la venganza es criminal. La toma de conciencia y el
67
acto de los malvados Compañeros, cara a los Maestros que los
buscan viene a sustituir la pulsión de la venganza y las escenas
sanguinarias.

Lo cual viene a indicar la adhesión a las ideas de las Luces y de


los Padre fundadores, denunciado por la Logia Madre Escocesa
de Marsella, en la toma de sus trabajos en el debut de sus traba-
jos en el siglo XIX, como un espíritu de reforma, y de innovación
sin dejar de ser fiel a los antiguas fórmulas y costumbres.

Este ritual de Elegido Secreto fue redactado en 1784 por el


Gran Capitulo General, quien el 24 abril tras la perfecta lectura
por parte de Montaleau en 1º Orden del GCG, quien fue aplau-
dido por ello en el seno de la sesión, siendo entregado el cua-
derno al presidente de la Cámara de 1ª Orden.

Era un grado practicado dentro del Gran Capitulo General del


Gran Oriente de Francia en 1786.

Sublime Elegido (15°)

El Arca no contiene este cuaderno ritual que pertenece al


sistema parisino del Gran Elegido de Londres del Rito de Per-
fección que no era en sí mismo un rito, sino la sentéis lograda
de grados que se practicaban bajo diversos regímenes rituales
que dieron como resultado el sistema de 25 grados.

La venganza de la muerte de Hiram está cumplida, la recons-


trucción del templo se ha reemprendido. Salomón procede a
elegir a los 12 Maestros que representan a su vez las tribus de
Israel para conducir los trabajos del templo, ejecutar la justicia
en el seno de la obra, y acabada la obra Salomón instituye la Or-
den de los Caballeros Elegidos para recompensar su misión de
defender el templo contra eventuales enemigos.

El discurso histórico del grado conlleva una referencia a las


68
cruzadas y al famoso discurso de Ramsay, con párrafos enteros
copiados.

Elegido Ingles (16°)

Este grado es un sistema de grados Elegidos, que viene a ce-


rrar el repertorio comprendido por el grado 11º y el grado 13º
aquí comentados como grados de venganza, y en este caso esta-
mos ante el grado de recompensa., el cual se haya en el Arca de
forma incompleta en lo relativo al Maestro Elegido, aunque está
presente en otro como es el Caballero Elegido Perfecto en tres
grados desarrollado dentro del movimiento que inició Chaillon
de Jounville, Consejero en el Parlamento de Paris (1752) y Con-
sejero de Estado.

Grados que por otro lado eran condenados por el Supremo


Consejo de los Principies Masones de Oriente (1780).

Elegido de las Doce Tribus (17°)

Se considera que este cuaderno de grado es una versión pri-


mitiva del Sublime Elegido.

Elegido (18°)

Llamado también Caballero del Águila Negra. (18º).

Los rituales de grado que figuran en el seno del Arca de la Vª


Orden son el Caballero del Águila Negra, también denominado
Rosa Cruz del Barón de Tschoudy. El sentido hermético de los
cuadernos nos puede llevar a una confusión de grados, y con-
viene considerar que estos cuadernos pertenecen a la familia
de los Caballeros del Águila Negra Rosa Cruz (76º).

El cuaderno propone para este grado 18º el nombre de Caba-


llero del Águila Negra idéntico en las palabras de reconocimiento
69
a otro cuaderno de grado intitulado Caballero del Águila Negro
de Inglaterra.

Es un grado, que, en el cuaderno del Arca, aparece como par-


ticularmente sanguinario, ya que es la Orden la demanda la
venganza por la muerte de Hiram, cuyos restos han sido custo-
diados por un águila Negra antes de ser de nuevo encontrados.
El recipiendario escogido por sus pares ejecuta sin vacilar la
orden que le ha sido dada aplicando al pie de la letra sus jura-
mentos y promesas.

A priori Colette Léger, nos indica que parece un grado de la


Masonería Templaria de Prusia, ante el cual la Cámara de Gra-
dos del 23 de julio de 1782 lo considera como contrario a todo
espíritu de la masonería y la humanidad.

En este sentido Colette Léger, no hace reflexión alguna sobre


este grado tan polémico como singular y que desde hace tiem-
po se viene reclamando como parte del quehacer del patrimo-
nio ritual del Rito Francés , el cual ha tenido muy diversas con-
troversias:

Este Kadosh del fondo Mirecourt se traduce en los rituales de


Gran Inspector Gran Elegido (1760), Gran Inspector Gran Elegido
de Lyon (1761); Gran Elegido de Londres (1761) procedente de
una copia muy anterior y finalmente Elegido o Príncipe Katos.

La vertiente del Caballero Kadohs templario: Caballero Elegido


(1765); Caballero KxxxxS (1770); Caballero Kados (Maçonnerie
des Hommes) copiado en 1780; Kadosh de Sudermanine; Gran
Caballero del Águila Blanca o Negra del Rito de Perfección;
el Gran Inspector (Maçonnerie des Hommes) que tiene todas las
características del Kados a excepción de la Escalera Misteriosa,
y finalmente el Kadosh Filosófico o Gran Elegido Caballero del
Águila Blanca y Negra, de la promulgación del 1805 del REAA.

70
El grado de Gran Inspector Gran Elegido  o Caballero Ka-
dosh fue testado realmente a partir de 1761 como procedente
de la molienda del Conde Clermont. Estos textos prueban
en efecto que este grado Kadosh primitivo, o primero, que ha
prolongado el grado del Elegido, Como grado de venganza pre-
senta por primera vez la leyenda templario-masónica. Ésta ten-
drá un hermoso desarrollo en los altos grados que nos llegan
especialmente de la mano de la Estricta Observancia Templaria
y el Régimen Rectificado.

El texto de 1750 muestra que es través de la instrucción del


grado de Gran Inspector y Gran Elegido, último de la Masone-
ría, en los archivos de JB Willermoz se encuentra también el ri-
tual del Caballero Kadosh del Rito de Perfección en 25 grados, el
famoso sistema de los altos grados franceses de los años 1760,
que, vía Etienne Morin y América, deviene como el antepasado
directo del Rito Escocés Antiguo Aceptado, que se implanta en
Francia en 1804

El 23 de marzo de 1762, los Hermanos de Metz lo rechazan


solemnemente. No entraremos en el detalle de una historia que
tiene distintas maneras de intentar, por turno, imponerse como
superior a otra. Mientras que el círculo interno de la primera
Gran Logia de Francia entrega el 27 de agosto de 1761 a Étienne
Morin una patente que le permite difundir el Rito de Perfección,
a lo cual se entregará con entusiasmo, mientras el grado de Ka-
dosh es condenado en sucesivas ocasiones, en particular por el
Consejo de los Caballeros de Oriente el 21 de septiembre de
1766, como guadaña, fanática, detestable, tanto como contraria a
los principios y al objetivo de la Masonería y contrario a los prin-
cipios y a los deberes del Estado y la religión. En 1778 el Conven-
to del Galias será quien lo refute y condene a la quimera que
es, a su modo de ver, la idea del restablecimiento del Orden del
Templo. Estas condenas son un fracaso, puesto que se encuen-
tran a lo largo de los años siguientes una gran cantidad de tes-
timonios y rituales que certifican su prestigiosa permanencia.
71
La sombra proyectada es fuerte y su compatibilidad ritual y
filosófica con el GODF y el Rito Francés será perfecta. No obs-
tante, no se rehará la historia en el contexto de Antiguo Régi-
men, el Gran Capítulo General, que no puede elegir segura-
mente porque: el grado de Kadosh no se dedicó a codificar el
Rito Francés, en su 4º Orden (o para materializar el 5º). Le era
seguramente imposible hacerse con la clave de reorganización
de la otra Maestría. Por falta de lucidez, no lo hará hasta des-
pués de 1789, y no lo podrá lograr seguramente hasta después
de diciembre de 1804, dado que a partir de entonces se definió
claramente al grado de Kadosh únicamente como pertenecien-
te al REAA, que acaba de firmar un acuerdo con el GODF…

La detentación del ritual de Kadosh por el rito escocés le


permite ofrecer un magnífico grado según el Rosa-Cruz. Se
acepta pese a todo la connotación crística de este último, a pe-
sar de esfuerzos interpretativos (en torno a INRI,) por ejemplo.

Ello hace pasar el Kadosh como un contrapunto de un grado


de Libertad. Será una de las causas principales que explican el
declinar de las Órdenes del Rito Francés y la potenciación en
los años siguientes del REAA. Numerosos índices muestran o
buscan un grado complementario fuera de la ganga crística, los
Capítulos franceses se vuelven A la vez franceses y escoceses,
luego tan solo en escocés.

El signo de este descenso y fracaso será cuando el propio Ca-


pítulo Metropolitano de Paris del Rito Francés, en 1821, venga
a reconocer la superioridad del grado de Kadosh sobre el de
Rosa-Cruz.

Poco después, los discursos de 1830 del Hermano Lambry, Ora-


dor del Capítulo Francés de Metz los Amigos de la Verdad son
una interesante ilustración de la forma en que se experimentan
las cosas. Éste interrogación sobre el grado de Rosa-Cruz, va
hacer más difícil poner en armonía nuestra institución, que no
72
puede satisfacer teniendo otras religiones cristianas y, más lejos
aún, tal grado viene a hacer dudar de la utilidad de mantener
ceremonias verdaderamente nocivas a la Masonería e incompati-
bles con el estado actual de las Luces.

Criticando agudamente los sacerdotes, clasifica de hombres


egoístas, cuya práctica bien conocida es volverse maestro de
toda sociedad donde él al bonhommie de introducirlo, para ex-
plotarlo solamente a continuación a su beneficio (!) lo cual viene
explícitamente a precisar que en caso de que este grado pudiera
atraerlos a la Masonería, estos últimos, afortunadamente, serían
rechazados a continuación por el siguiente grado: … el más
elevado… basado en sistemas bien diferentes. ¡Son unos bonitos
consentimientos!

La consecuencia confirma esta evolución. Está bien por y para


el Kadosh que los Capítulos franceses transfieren, firmando la
sentencia de muerte de los Órdenes. En definitiva, los Capítulos
lo reanudan por otra parte para lo que es. ¡Ahora bien no tienen
la impresión de salir del Rito Francés y, aún menos, de traicio-
narlo!

Nota:

Sobre este tema del Kadosh  tienen ustedes la posibilidad de


leer algunos trabajo en un monográfico que puso en marcha el
Circulo de Estudios de Rito Moderno y Francés, a través de la
Revista Rito Francés nº 1 (2012) que puso a disposición de los
lectores un tema monográfico como fue: Grado Kadosh . Un Gra-
do de Tradición Francesa.

73
Análisis de la “3ª Serie”, de los 81 Rituales del
Arca de la Vª Orden del Rito Francés

Sigo aportando las notas introductorias de la obra Les 81


Grades qui fondèrent aun siecle des Lumieres le Rite
Français, recopilación y textos que ha realizado Colette Léger 
a modo de introducción y explicación de tan compleja obra.

Son comentarios que se realizan al comienzo de cada serie de


cuadernos rituales. En esta ocasión se aborda la Tercera Serie,
(grados 19 al 27)  de las nueve series que  componen el conte-
nido  de esta gran Arca del Vº Orden del Rito Francés, con 81
Cuadernos Rituales.

A dichas explicaciones, que se voy traduciendo de Colette


Léger, se van añadiendo anotaciones de otros autores, e incluso
anotaciones personales con las que intento complementar los
textos primarios de Lèger, para de este modo tener un mayor
conocimiento y visión general del contenido, y del contexto en
que se desarrolló el examen de los 81 rituales de este gran Arca
de la Vª Orden

Aborda la historiadora e introductora del trabajo, Colette Lé-


ger, esta Tercera Serie, la cual está compuesta por  los grados
que van del 19 al 27,  los cuales iré desgranando según los tex-
tos que expone Léger en su explicación e introducción a los
cuadernos rituales, más aquellas otras consideraciones que
creo oportunas  para entender esta magna obra

Maestro Particular (19º) 

Dentro del arca ya citado, hay dos cuadernos idénticos que se


conservan bajo la signatura de Ms 1043 B, en donde se reprodu-
ce el tablero de las marchas efectuadas en este grado.

Un grado que no deja de ser un préstamo del Maestro Elegi-


74
do, en su paso hacia la Cámara de Justicia para vengar la sangre
de los justos con el reconocimiento de los culpables.

Siendo la primera parte del cuaderno dedicada a la recepción


que es consagrada al arresto de recipiendario y su compare-
cencia delante de la Cámara de Justicia, ante la cual se le acusa
de haber usurpado la palabra del Maestro y por tanto sufre la
suerte infligida a Hiram en el grado de Maestro.

En un segundo tiempo, se procede a la búsqueda del cuerpo


del Maestro y a su levantamiento, y la palabra es por tanto reen-
contrada y en la consiguiente instrucción de grado se aprende
que la palabra está grabada en una plancha de latón en forma
de triángulo.

No deja, por tanto, de haber cierta reserva con respecto al ri-


tual de la Orden de los Caballeros Elegidos Cöens de Martinès de
Pasqually, al cual Roëttiers de Montaleau le tendrá en una con-
sideración particular, en tanto que lo presenta a la Cámara de
Grados de 1783., en la cual se examinarán treinta y ocho grados.
Las sesiones se interrumpen el 4 de febrero sin que aparente-
mente arroje ningún resultado.

Empieza quedar meridianamente claro que la Cámara de Gra-


dos, no lleva bien su misión, más allá de la codificación de tres
grados simbólicos, conocidos como el Régulateur du Maçon,
está claro que el agotamiento de este encargo dejó a la Cámara
de Grados, exhausta de debates, como para ponerse delante de
toda una suerte de grados e iluminar al Gran Oriente de Francia
sobre la materia de las Órdenes de Sabiduría.

Nos indica el historiador Pierre Mollier, que en un primer aná-


lisis de la Cámara de Grados permite precisar « el orden analíti-
co conocido» de los altos grados , en cuyo trámite «estos peque-
ños grados son dados como intermediarios entre la Maestría y
el Elegido» siendo la mayoría parte de la familia del Elegido,
75
sin embargo ese el orden analítico conocido es menos claro
cuando se trata de establecer los criterios en la vasta y borrosa
familia de los «grados escoceses» reagrupados en los grados
caballerescos.

Aunque los trabajos de examen, al menos los trascrito se de-


jaba traslucir en unas cuatro o cinco líneas por cada grado, pero
no por ello dejan de ser la expresión de la opinión de referentes
masónicos del siglo XVIII, aunque queda por saber si en gene-
ral representaban el medio masónico, o eran la expresión singu-
lar de un grupo determinado de masones ubicados en las élites
culturales y políticas del país: Duque de Chartres, de Luxem-
burgo, el Conde Villefranche; Bacon de la Chevalerie, Salvalette
de Langes.

De los 26 miembros de la Comisión inicial,  parece que la


asistencia era muy minoritaria, y quedaba reducida a las firmas
mayoritarias presentes en las diferentes sesiones, los Herma-
nos francmasones: «Dejunquières, Laffilard, Pautonnier, Peyrille,
Pottemain, Miget, La Viguerie, Salivet, y Oudet»  sin olvidar a
Montaleau. (MOLLIER. Les haute grades…)

El cuaderno aportado nos entrega la Preparación de la maz-


morra para la Maestría, la preparación del Templo, la apertura
de las puertas de este, un texto bastante extenso, así como un
interesante catecismo.

Caballero del León (20º).

Existe de igual modo dos versiones de este grado, donde se


habla de la revuelta de los Compañeros con los Maestros, tras la
venganza por la muerte del Maestro Hiram, aunque en el Arca
solo hay una versión (Ms. 1043 C).

La construcción decorativa del grado se hace mediante tres


Cámaras, la primera es de Preparación, la segunda viene a re-
76
presentar una zona de bosque donde hay un viejo castillo en
ruina, en cuya torre de entrada a un subterráneo está guardado
por un león, un Hermano Sirviente recoge una maza y armado
con esta recorre el subterráneo esclarecido por un sol transpa-
rente.

La tercera Cámara es la logia, que esta revestida de rojo y


negro, al igual que el trono, estando esclarecido por nueve lu-
minarias situadas sobre una misma línea situadas al mediodía.
El tablero en el centro de la logia representa a un león muerto
y las nuevas mazas, que serían de aquellos que para recibir el
grado de Caballero del León deben aportar las pruebas de su
celo con respecto a la Orden.

Los Compañeros sediciosos y delatores se ponen bajo el per-


dón de Salomón a condición de buscar al líder de la revuelta
(Achivob), y de esta manera librarse de la justicia de Salomón.

El cuaderno ritual contiene varias entregas: Decoración de la


logia, Apretura, muy minimalista, la Recepción con su historia
correspondiente, y el cierre de los trabajos.

Caballero del Ancla (21°)

Dos versiones con un tema común que es la recompensa de


aquellos que han contribuido indirectamente a vengar la muer-
te de Hiram y evitar la revuelta de los Compañeros.

Se da la particularidad de que existen cuatro cuadernos ri-


tuales en el seno de Arca, dos son iguales a la serie del Conde
de Clermont y corresponde a un grado de venganza del líder
de la revuelta contra los Maestros y que forman parte del grado
de Pequeño Elegido.

Los otros dos cuadernos pertenecen a un grado de recompen-


sa y escritos en función del grado de Caballero del León.
77
Nos indica Colette Léger, que son de tener en cuenta los dis-
cursos históricos, en función de la discreta mención a los tem-
plarios, como es por ejemplo las apalabras de grado, que es el
anagrama de los denunciantes de los templarios, que son aque-
llos que se encuentran en el seno de los rituales templarios de
la 8ª serie.

El cuaderno ritual, muy breve, nos aporta el contenido de la


Decoración y apertura de la Logia, textos muy breves, para pa-
sar a la Recepción con sus discursos, recomendados por Léger,
y cierra el cuaderno una breve Instrucción.

La Cámara de Grados de abril de 1782 estima que este grado


no puede ser utilizado en tanto que ha sido extraído del rango
de la (palabra ilegible)
.
Ilustre o Caballero de las 2 Agílas Coronadas (22°)

Signado como MS 1043 G, y resulta idéntico a cuaderno del


7º grado de la colección Mirecourt y que se denomina Maestro
Ilustre., y se vincula a su vez con la Masonería de Prusia.

El recipiendario es un Maestro Elegido que exige recompensa


por la venganza de Hiram, y la justifica por la necesidad de hacer
conocer que el crimen jamás queda impune y que la virtud no
queda nunca sin recompensa.

El citado cuaderno ritual aporta le Decoración de la Logia,


Recepción.

Pese a ello la Cámara de Grados de 9 de abril de 1782 lo da


por «absolutamente nulo» cuestión que se obtiene una vez que
los masones presentes en la Cámara de Grados hubieran he-
cho sus observaciones, tras lo cual el Orador fija los criterios y
objetivos de los grados, eleva sus conclusiones para proceder
a una votación por la cual son adoptados aquellos que obtiene
78
un voto unánime.

En todo caso ese « el orden analítico conocido» no dejaba de ser


un auténtico tour, que según algunos historiadores como Gastón
Martín « era un inexplicable lio», pasando por el concepto de
«mezcolanza» para el estudioso Albert Lantonie, y concluyendo
con la opinión de Henri-Félix Marcy cuando denomina a toda
esta serie de cuadernos rituales de «anarquía escocesa», ya que
estamos en presencia de una repetición de temas y temáticas,
muchos de los rituales derivan hacia aspectos mágicos y alquí-
micos, que están fuera de los contextos masónicos según los
miembros de la Cámara de Grados.

Pequeño Arquitecto (23°)

En el ya conoció Arca se encuentran tres cuadernos idénticos


de este grado, y dos ellos según Colette Léger son copias del
4º grado perteneciente a la colección Plus Secrets Mytères, por
otro lado, el ritual que se transcribe en esta amplia colección de
rituales esPequeño Arquitecto Aprendiz Escocés. Ms 1043 H.

La temática que desarrolla es sobre la «organización de la


construcción de templo tras la muerte del Maestro Hiram», y
ello nos remite a que el recipiendario debe probar que no es
cómplice de la muerte del Maestro Hiram, por lo cual debe rea-
lizar una serie de ceremonias a modo de una extraña oblación
simbólica-mística, que se explica en el cuaderno ritual.

Este con un índice que contempla la Decoración de la Logia, la


Apertura de esta, la preparación de Candidato y sus Recepción,
y una extensa Obligación, y con la anotaciones sobre los signos,
contra signos, tocamientos, y un interesante catecismo donde se
habla del GADU.., en el proceso de la Obligación se le hace tra-
gar al candidato un paté compuesto de aceite, de leche , de vino
y de harina a modo de Porción mística de corazón de Hiram.

79
Tal vez fuera este conglomerado el que hizo que la Cámara de
Grados del GOdF en la correspondiente sesión de abril de 1782
decidiera por considerar tal grado como «absolutamente nulo».

Gran Arquitecto (24°)

En casi la misma tesitura y coordenadas se mueve el Gran


Arquitecto (24º), el cual sitúa la tramoya ritual en que la «edifi-
cación del templo debe continuar, e cual debe contener el Arca
de la Alianza teniendo que reemplazar a Hiram en la superin-
tendencia de los trabajos».

80
El ritual nos indica las dos estancias de la Logia y sus orna-
mentos que son esencialmente el Arca de la Alianza sostenida
por dos querubines y los candelabros de siete brazos. Luego a
continuación viene la Apertura de la logia, así como la Recep-
ción del Candidato, junto con dos Obligaciones que debe reali-
zar y la Instrucción de grado, y el Cierre de los trabajos.

Los integrantes de esa Cámara de Grados que se tuvieron que


enfrentar al examen de todo este montón de rituales, dictaminó
como escasa la enseñanza de dicho grado

Iniciado en los Misterios (25°) 

Este es el Ms 1043 M, el cual Colette Léger nos indica que está


muy incompleto, ya que no aporta ni las palabras, los signos y
tocamientos, y eso sí se aporta el tablero de logia y su explica-
ción, y es conservado dentro de un Recueil de Grades del XVIII
conservado en los archivos de la GLNF.

Estamos pues ante un grado que presenta una importante con-


notación cristiana que se revela en la afirmación de que la ver-
dad que debe buscar el masón, ella le es revelada por la pasión
de Cristo. El ritual aportado es muy escueto apenas nueve pá-
rrafos con algunas indicaciones: el signo de Orden, la palabra
y la Palabra de Paso y la explicación del tablero de logia, muy
breve.

Maestro de la Logia (26°)

Este ritual comprendido en el Arca e intitulado Venerable


Maestro de Logia, figura entre los rituales de la colección de Ma-
nuscritos de Baylot FM4 18 Rituales masónicos de la Logia Prince
de Clermont.

El ritual fue muy utilizado en los años de 1760, en los entornos


masónicos de Clermont, siendo tal grado conferido para presi-
81
dir una logia de masones detentadores del grado del Real Arco,
y con un largo préstamo del ritual de Caballero del Oriente.

El ritual del Cuaderno de 81 grados, aporta la Disposición de


la logia, la Apertura de esta, la Obligación del Candidato, y la
instrucción de Grado

Masonería Perfecta (27°)

Estamos ante un grado terminal de un sistema inglés en cuatro


escalones, los tres primeros de tipo simbólico.

La ceremonia de recepción es presentada como una reanuda-


ción de la presencia de Salomón al recibir a los Maestros y los
Prebostes, y tiene como tal mucha similitud con el grado Perfec-
to Maestro Inglés que busca la perfección.

Sin embargo, la Cámara de Grados acuerda con respecto a


este grado analizado el 9 de abril de 1782, lo siguiente «aunque
este grado no es apto para mantenerse como está, debe mante-
nerse para poder consultarlo; da lugar a ciertas iluminaciones
histriónicas que ofrece muchas cosas que pueden ser útiles».

Se aporta otra nota, que apunta Colette Lèger entresacada


de las reuniones de la Cámara de Grados: «se han establecido
estos últimos grados, solo para hacer que la orden de la Maso-
nería sea más augusta y para irritar la curiosidad de los nuevos
iniciados».

Cabe pensar, y por tanto a este tenor interrogarnos ¿Cuál de-


bía ser la línea conceptual e incluso ideológica, a juicio de la
Cámara de Grados, en la cual debiera situarse la progresión
iniciática de las Órdenes de Masonería para que tuviera cupo
dentro de esas 5 Ordenes de Sabiduría?

La Comisión de masones de la Cámara de Grados más allá de


82
ese «orden analítico conocido» no parece que tenga definidas
las líneas maestras de esa secuencia ritual, y allá del perma-
nente rechazo de los aspectos mágicos esotéricos que se han
venido repitiendo ante el rechazo de algunos rituales.

En todo caso, estamos ante un compendio ritual, que aunque


nos llega un tanto fragmentado, no por ello deja de aportar las
líneas maestras de la reflexión masónica de aquellos momen-
tos, (siglo XVIII).

Evidentemente analizándolo no desde la necesidad de las Or-


denes de Sabiduría, y el Rito Francés, sino con una visión más
amplia, en la cual reconocer las diversas tendencias rituales
que se estaban dando en dicho siglo XVIII, que como podemos
ver, tenían un amplio espectro de concepto y de puesta en es-
cena importante, por mucho que todo ello no sirviera al objeti-
vo final de la armoniosa conformación de las Ordenes de Sabi-
duría, comenzada en la puesta a punto de la gran molienda de
los Modernos, que significó la codificación de los tres primeros
grados y la consecución del Régulateur du Maçon.

Sin embargo, se deja notar como nos apuntan algunos historia-


dores que han buceado por estas bases documentales, que hubo
un abandono de las referencias de 1717, para reencontrarse con
la estela de 1738, que como bien nos indica Jean-Yves Tournié,
esta cuestión venía «afinada con la elección de la Cámara de
Grados y su composición a partir de 1782, la aportación de mu-
chos grados con connotaciones católicas. Queremos hablar del
abandono de las plegarias y de los panteones religiosos que
otros practicantes o incluso en los rituales distantes de las pri-
meras codificaciones. Se dio así una suerte de reintroducción
de un teísmo afín a seguir una cierta regularidad, que no estaba
presente en los orígenes del Rito Francés de los Modernos, que
sin duda seguía siendo un rito deísta, pero no teísta. El teísmo
puede, por supuesto, ser defendido, pero esta ausente de la tra-
dición del Rito Francés Moderno.»
83
Por tanto, cabe analizar a la luz de las aportaciones rituales
del Arca de los 81 rituales, para comprobar si la codificación de
1785 siguió pese a los diversos aportes rituales para su estudio,
que como estamos viendo fueron muchos y muy dispersos, y
sin con todo ello lograron una línea coherente con lo marcado
por los Modernos, hemos visto que con Régulateur du Maçon, se
consiguió esa línea equilibradora y neutra. La duda queda en lo
que respeta a las Órdenes de Sabiduría.

Análisis de la Cuarta Serie de los 81 Rituales del


Arca de la Vª Orden- Rito Francés.

Una vez más releyendo y reinterpretando el gran trabajo de


Colette Léger, a cuyos textos he ido incluyendo textos, noticias
y comentarios para poder conocer con más detalle  esta monu-
mental obra dedicada al rescate de la documentación conteni-
da en el Arca de la Vª Orden.
VGG
  
En esta cuarta entrega que nos hace llegar Colette Léger, nos
introduce de forma muy lúcida a Jean Xech, que fue Gran Can-
ciller de la Vª Orden del Gran Capítulo General del Rito Francés
del Gran Oriente de Francia.

Él nos explica que los procesos verbales, o sea las actas de


las sesiones de trabajo impulsadas por Roëttiers de Montaleau,
permiten a los historiadores comprender de cómo se fue orga-
nizando la llamada Cámara de Grados del Gran Capítulo Ge-
neral de Francia, organizando de este modo los Altos Grados
provenientes de la molienda de los «Modernos».

El Gran Capítulo, había hecho un enorme trabajo en la es-


tructuración de la masonería del Rito Francés en siete etapas
de una forma coherente y con una práctica continuada, puesto
que la expansión de grados que habían venido de la masonería
posthiramita no se podía diluir en el curso de «una serie de ba-
84
nalidades o de genuflexiones dogmáticas que los diseñadores
de las Órdenes de Sabiduría habían rechazado. 

Reagrupar los diversos grados en Cuatro Órdenes más Uno,


de entre el gran patrimonio masónico francés de los 81 grades,
teniendo como gran receptáculo la Vª Orden a modo contene-
dor de «todos los grados físicos y metafísicos de todos los siste-
mas en vigor».

Con este fin el Gran Oriente de Francia fue agregado el 17 de


febrero de 1786 al Gran Capítulo General como una Obediencia
85
portadora de buena parte de la tradición masónica francesa del
siglo XVIII, partiendo de la evolución que esta estaba teniendo
como un proyecto que no solo se quedaba en lo iniciático, sino
que su propia evolución filosófica. le llevaba a ser considerada
como una «sociabilidad ejemplar».

Todo el trabajo desarrollado en cuanto a la articulación de


las cuatro Órdenes de Sabiduría, nos permiten ver cómo se fue
hilando la ritualidad de los «Modernos» en torno a una «maso-
nería hirámica, salomónica, una masonería renovada y caballe-
resca».

En este texto introductorio a la Cuarta Serie, Xech hace una


interesante aproximación de como la sabiduría favoreció una
masonería especulativa, utilizando el símbolo y la alegoría que
se centrará en la reflexión sobre la búsqueda, más que sobre la
idolatría de una verdad revelada».

Y como él mismo dice, los comisionados para articular esa ri-


tualidad de las Ordenes de Sabiduría, tendrán en cuenta que los
diversos catecismos detentaron actitudes de las cuales todavía
hoy alimentarán nuestro vocabulario republicano», se trataría
de que los viejos conceptos que simbolizan las actitudes caba-
llerescas que nosotros como masones hemos conservado como
objetivo y referencia de una escuela moral constituyeran la base
se nuestros rituales desde una perspectiva renovada, «reapro-
piándonos de la totalidad de un patrimonio en el sentido de ex-
plorar el sentido de trasmitir nuestros valores, que en ocasiones
han estado largamente olvidados , y que correspondería a una
necesidad de modernizar de forma decidida el combate contra
el dogma obscurantista».

Esta cuarta serie que nos sirve Colette Léger, aporta los ritua-
les que se hallaban en la citada Arca, y que se clasificaron bajo
los grados 28 al 36.

86
Perfecto Maestro Inglés o Anillo de oro (28°)

De hecho, este ritual conservado en el arca se denomina Es-


coces Perfecto Maestros Ingles y se contiene como Manuscrito
387. El ritual nos presenta un recipiendario que desea vengar la
muerte del Maestro Hiram, para de este modo devenir en Per-
fecto Masón siendo necesario en bien de la Orden masónica, y
por tanto es acogido en el seno de los Perfectos Escoceses, en
el Santo de los Santos, mediante una ceremonia del tipo sacer-
dotal que reúne las características de la purificación el agua de
la mar de bronce, por el fuego del altar de los perfumes, por
la unción de la boca y el corazón y por la entrega de un anillo
como prenda de una alianza, y finalmente por la partición del
pan y del vino.

Todo ello se inscribe en una búsqueda de a perfección que


nos mostraron los rituales ingleses de la Masonería Perfec-
ta (27º) imbuidos dentro de la corriente que promovió el Conde
de Clermont.

Este grado 28º fue revisado por la comisión de la Cámara e


Grados del 28 de mayo de 1782, que determina que compo-
ne parte de los grados escoceses y Rosa-Cruz, y que por tanto
estaría bien su conservación, y parte de su contenido formará
parte del II Orden Sabiduría.

En este preciso instante en el seno del GOdF, aparecerá ya


como una constante la separación de la gestión de la masone-
ría de los tres primeros grados, llamados «grados azules», de la
llamada Altos Grados, lo cual dos años más tarde se conformará
debido a la acción de siete Capítulos parisinos que optan por
sentar las bases del Gran Capitulo General de Francia.

Preliminares del Ritual

«La masonería en diversas partes de Alemania siempre ha


87
conservado y conserva todavía hoy el mismo celo de nuestros
antiguos Perfectos Escoceses Maestros Inglés, reunidos todos
los hombres bajo el mismo nivel. Las tres virtudes son la baza de
nuestra sublime Orden: la amistad, la concordia, la igualdad de
los hombres que son la felicidad de todo masón y por lo cual se
tratan como verdaderos Hermanos…

Los Reyes, los Príncipes y los más pudientes de la tierra se des-


pojan de sus augustos nombres para tomar el dulce nombre de
Hermanos al convertirse en todos iguales.

Para formar esta augusta sociedad de Hermanos Masones va-


rios Príncipes de Alemania, Inglaterra y Escocia se constituyen en
Grandes Maestros y crearán diferentes logias que dependerán de
un mismo jefe, […] y formarán una Masonería una logia de alego-
rías cuyo emblema de construcción seré el templo de Salomón
Rey de Jerusalén.

Sacrificadores (29°)

Ritual incompleto ya que el catecismo está ausente, figura en


una colección de grados del siglo XVIII, la cual se conserva en
los archivos de la Gran Logia Nacional Francesa (GLNF).

Representa en su puesta en escena la alianza, según el Anti-


guo Testamento, de Dios con Abraham y su descendencia en
el Monte Moira en Jerusalém, esta alegórica alianza concluye
con los masones detentores de los grados escoceses recogidos
simbólicamente en el Santo de Santos. El tablero de logia viene
a indicarnos que la sumisión a Dios, en este caso también se
aplica a la masonería.

Escoceses de Clermont (Aprendiz:. Compañero:.


Maestro:.) (30º)

Este cuaderno, Ms. 231, Escocismo de Clermont en tres grados,


88
cuyo origen es parisino perteneciente a los llamados grados
escoceses trinitarios. Los grados Aprendiz y Compañero un
tanto devaluados describen las purificaciones por el agua y
el fuego; mientras el grado 3º, denominado Gran Sacrifica-
dor o Maestro Escocés, presenta su paso por el Santo de Santos
de donde el recipiendario deviene, de este modo, en un nuevo
arquitecto del templo de Jerusalén.

El discurso del grado anuncia a su vez el grado Arco Real.

Discurso

Es bueno observar de mi Muy Querido Hermano, o para mejor


decir de vos repetir la palabra de Maestro, que jamás ha estado
perdida como hemos aprendido.

Cuando el emperador Titus había tomado la villa de Jerusalén


y demolido el Templo encontramos esta palabra bajo la columna
J, que Adoniram había hecho gravar sobre una lama de oro, ella
fue llevada a Roma y situada dentro de Capitolio donde se quedó
largo tiempo y donde cada uno la pudo ver.

Esta palabra era Geová, que es el nombre de Dios con todos sus
atributos. Jakini, Salmone que significan Sólo vos sois el Eterno.

Moabon es propiamente el nombre de los siete expertos que


fueron escogidos por Salomón, y Significa Excelente Maestro.

Gabaon es el nombre de Salomón que dio a la Cámara del Me-


dio como el lugar más elevado del templo en memoria de la más
alta montaña de Jerusalén, aquella la cual David, su padre le ofre-
ció los sacrificios al Señor.

Esto, mi Muy Querido Hermano lo que tuve que enseñarte para


darte cada vez más la inteligencia de nuestros Santos Misterios.

89
A pesar de su posible importancia, la Cámara de Grados del
23 de abril 1782, estima que dicho grado se «reserve para ser
revisado al redactar el grado escocés».

Escocés de Franville (31º)

El ritual se denomina también Logia Sublime Escocesa, el cual


se encuentra tanto en los fondos de la Biblioteca Nacional de
Francia como en los fondos conservados en la Universidad de
Tulane, formando parte de los rituales Bonseigneur, algunos de
los cuales ya fueron publicados.

El ritual nos presenta después de la purificación por el agua y


por el fuego el compromiso de practicar las nueve virtudes don-
de la 1ª es servir y adorar a Dios, el recipiendario es recibido
en el Santo de Santos. Frente a este ritual la Cámara de Grados
del 23 de abril 1782, concluye que puede «servir para redactar
el grado escocés».

Recepción.

Preg. Es usted Escocés?


Resp. Sí,Yo lo soy y conozco las letras J.S.S.
Preg. Como se hace conocer un Escocés?
Resp. Nosotros no debemos conocer por nuestros Hermanos que
los fieles observadores de nuestra ley, y todo Masón Escocés, no
se debe hacer conocer nada más que por sus buenas acciones y
virtudes,
Preg. Cuáles son los principales signos de Escocés?
Rsp. Ellos no tienen nombre, pero los verdaderos Escocés tiene
dos caracteres.
Preg. ¿Cuáles son sus atributos?
Resp. Un cordón rojo orlado de un triple triángulo

Escoces de las Tres J.J.J. (32º)

90
En el Arca, el único ritual conservado es de denominado Esco-
ces Parisino o Escoces Trinitario de las Tres J.J.J. o Maestro Esco-
cés (Ms 1044A).

Perteneciente al movimiento parisino aparece en 1740 y cons-


tituye parte un sistema primitivo que se desarrolla en base a los
grados: Aprendiz, Compañero, Maestro, Maestro Perfecto, Maes-
tro Elegido, Maestros Inglés y Maestro Escocés de las Tres J.J.J.

La connotación de este grado es cristiana y se refiere al re-


emplazamiento del Maestro Hiram arquitecto del templo, que
tras su muerte será reemplazado por siete Maestros para pa-
sar como uno solo de la Cámara del Medio de los Maestros a
la tercera Cámara de los Escoceses donde será inhumado Hi-
ram, donde se comunica la palabra que luego en su tiempo será
transmitida.

En dicho ritual se dejará notar una cierta referencia a la cábala


bajo la forma alusiva a Hiram Abif al cual el ritual le dota como
poseedor de una «ciencia profunda [después de la explicación
del número 81] valor cabalístico de las letras que componen las
palabras sagradas».

Nota del Ritual:

Los Escoceses tienen ciertos privilegios que los otros hermanos


Masones no tiene en logia abierta, tal como portar los honores de
la espada, de comandar las armas de sus inferiores, también tiene
preeminencia por delante de los Hermanos Maestros, así como
sobre sus hermanos Maestros Elegidos. Cuando desea se acepta-
do pro una logia, el no paga nada más que mitad de los derechos
de su aceptación. En logia tiene derecho a llevar espada ceñida a
un costado, y el sombrero sobre la cabeza. Dicho sombrero debe
ir adornado de una roseta de color fuego similar a su cordón.

Ante tal ritual la Cámara de Grados del 23 de abril 1782, que


91
parece guiarse por el mimo patrón de los anteriores rituales
analizados, dirime que dicho «Grado es necesario sea conser-
vado para poder consultarlo para cuando se escriba el Esco-
cés».

Escoces de la Bóveda Sagrada (33º)

En el seno del Arca se conservan tres cuadernos rituales que


tratan el tema del Elegido Perfecto perteneciente a la antigua
Maestría bordelesa, en esa búsqueda de los Perfectos Masones
de la palabra perdida.

El Perfecto Elegido de la Bóveda Sagrada de Jacques VI, o Gran


Escocés, «fue traducido al francés por el Respetable Degrand,
barón de Blairfaindy, a partir de los cuadernos originales de la
Respetable Logia Madre Escocesa de Edimburgo, y como tal se
le tiene como un ritual tardío, principios del siglo XIX».

Los otros dos cuadernos son idénticos (Ms 1044) los cuales se
transcriben para la obra denomina da Escoceses de la Bóveda
Sagrada, y son comparables al ritual del grado que practicaba el
Logia Madre Escocesa de Marsella e intitulado como Maestros
Perfectos Verdaderos Escoceses de Escocia, declinación del Ele-
gido Perfecto de la antigua Maestría de Burdeos.

Este grado contemporáneo de escocés de las Tres J.J.J., en


tanto que comprende la búsqueda de la palabra, fundamento de
la masonería en esa búsqueda de unión y alianza de Maestros
que habían tenido conocimiento de ella.

El discurso histórico del grado relata que la «palabra fue gra-


bada sobre un pedestal situado por Salomón dentro de la bó-
veda secreta bajo el templo, Tras la destrucción de este último
por Nabucodonosor esta palabra fue enterrada bajo las ruinas,
tras ser buscada fue descubierta por los Perfectos Maestros, que
la borraran a fin de que de sustraerla de los ojos de aquellos
92
que no son juzgados dignos de conocerla, y la comunicarán por
tradición oral».

Dicho ritual se compone de la Apertura con sus signos de


Reconocimiento, la Marcha, la Recepción, y la Obligación, apor-
ta también un largo discurso histórico sobre la historia de los
Maestros Escoceses, y se concluye el ritual con la incorpora-
ción de un Pequeño Catecismo Escocés, y un Gran Catecismo
de Perfección, y con ello se pasa a la Clausura de la logia.

La activa Cámara de Grados examina el grado, así como otros


de la misma familia que no figuran en el Arca: Vulgo Gran y Per-
fecto Escocés, que, en la sesión del 28 de mayo de 1782, y ya que
parece que este grado lo han desarrollado los precedentes, no
parece tener otra utilidad que la simbólica.

El grado de Verdadero Maestro Perfecto Escocés, en la sesión


de 20 agosto de 1782, digamos que se le conserva para poder
compararlo con los otros grados escoceses.

Escocés de los Cuarenta (34º)

El ritual transcrito data de 1748 figura en el seno del archivo


Ms 76 bajo el nombre de Gran Arquitecto Escocés de la Gran
Logia de Maestros Grandes Escoceses de Valois, el cual constitu-
ye el séptimo grado de un sistema de ocho, lo cual se cierra el
grado de Caballero de Oriente.

Grado muy cristiano que busca la palabra del Maestro tal y


como sucede en el ritual Escocés Tres J.J.J.

Es de interés dentro de dicho grado sus reglamentos, donde


se explica que los mandatos son electivos, y no pueden exce-
der de un año para el presidente, o sea el Muy Excelente, y de
tres años para el resto de los Oficiales, (Excelentes Maestros)
teniendo los Maestros Escoceses derecho a establecer logias
93
simbólicas.

Escocés Francés (35º)

Un solo cuaderno consta en el Arca (Ms1045), intitulado Subli-


me Escocés, mal clasificado al encontrarse entre los cuadernos
de Sublime Escocés Inglés (38º). Este se presenta como un tui-
leur que aporta pocos detalles, aunque es de anotar la aporta-
ción de un tablero de logia muy detallado.

Este grado fue examinado el 6 de agosto por la Cámara de


Grados, y «no encontrando una analogía con los grados escoce-
ses, y opinando que no tiene nada de instructivo, en consecuen-
cia, se le desecha».

Escocés de Montpellier (36º)

El ritual presentado ante la Cámara de Grados figura como


Ms238, siendo compatible, según Colette Léger con el grado
11º epónimo de la colección Mirecourt.

Los grados que deben de haber precedido a este hacen pen-


sar que este grado podría haber pertenecido a la masonería de
Prusia.

Recepción

Resp. Es un Aprendiz, Compañero, y un Maestro, Ilustre Caballero


de las dos Águilas, del Águila Negra que quiere perfeccionarse
en el seno del arte, y ser instruido en la Maestría.
Preg. ¿Cuáles son los motivos que le penetra delante de nuestros
misterios...?
Resp. Estos motivos y sus nombres son cuatro
1º Adorar a Dios
2º Realizar prueba de sumisión
3º Seguir los preceptos de Salomón
94
4º Inmolar los tratados de la masonería.

Se le considera un grado trinitario y sin gran contenido iniciá-


tico.

Análisis de la Quinta Serie de Los 81 Rituales del


Arca de Vª Orden.

Seguimos analizando el famoso V Arca y su contenido, tenien-


do claro que dicho proyecto formaba parte de la masonería
del Imperio con la apuesta de personajes como Montmorency
-Luxembourg, Róettiers de Montaleau, o Cambancérès, en ese
intento de constituir «una suerte de enciclopedia de la inicia-
ción masónica» la cual ya tenían en mente unos años antes Les
Philaltethes, con la famosa restauración del rito de Misraim, en
veinticuatro grados.

En el momento de creación del Gran Capítulo General cu-


yos orígenes podemos encontrar en Conseil de Chevaliers
de  d’Orient, la Souveraine Mère Loges Escossaise  del Grand
Globe Français hacen pensar en la aportación esos aportes
rituales de carácter escocista que ahora Colette Léger nos hace
llegar  con la publicación del material que contiene el V Arca de
la Ordenes de Sabiduría.

Es desde luego un material interesante para la cabal com-


prensión de todo el desarrollo ritual del Rito Francés del Gran
Oriente de Francia, el cual si además lo pusiéramos en relación
con los acontecimientos rituales, administrativos y políticos que
envolvieron este desarrollo, sin olvidar los entresijos y choques
habidos con respecto a la existencia de otras potencias masóni-
cas y el desarrollo de su ritualidad.

En esta ocasión, con la quinta serie, Colette Léger nos ofrece


los rituales que llegaron hasta el V Arca de las Órdenes de Sabi-
duría, tarea esta de la recogida de materiales que no debió ser
95
fácil, pues eran tiempos donde aún la impresión no estaba al
cabo de la calle, por lo tanto los textos son manuscritos, tanto en
lo que refiere a textos como a la parte gráfica, lo cual hoy cons-
tituye todo un rico material rico para su explotación.

Una cuestión que ignoramos es la procedencia de tales textos,


si estos fueron entregados por diversas logias, es de pensar que
dichos textos pues debían estar en manos de los hombres de la
Madre Logia Escocesa de Francia del Rito Escocés Filosófico y
cuales, y de aquellos que estaban en la honda del del Régimen
Escocés Rectificado con el centro prestigioso como era la
logia Le Centre des Amis o quienes a título personal entregaron
tales rituales, y de qué fechas son. Esos datos nos darían también
bastante información acerca de las predominancias rituales de
cada época.

El trabajo de la Comisión consiste en adaptar los rituales y


ajustarlos a la escalera de grados y al objetivo dentro de una
cierta mesura, pero había de por medio diversas visiones,
por un lado la que había transmitido Martines de Pasqually y
que pregonaba Willermoz de una cierta mesura en el manejo
de  preciosos conocimientos, frente a la visión del Orador de la
Comisión Röettiers de Montaleau,  que planteaba que había que
estudiar empíricamente la realidad masónica para después en
un segundo tiempo poner un poco de orden, puesto que la idea
no es crear un nuevo sistema.

Ya de mano en esta sesión del 23 abril de 1782 dedicada


a los grados escoceses, Röettiers de Montaleau había esti-
mado que por ejemplo el grado intitulado Petit Architecte era
absolutamente nulo.

Hay que exponer que este interesante trabajo de codificación


tanto de los grados simbólicos reunidos en torno a la edición
del Régulateur du Maçon no era del gusto de muchos miembros
de la masonería francesa y menos aún esa reorganización  de
96
los Altos Grados, en Cuatro Ordenes

Empieza dicha serie con el grado de:

Escoces de ff:. Mayores de triple Triángulo (37°)


(Escossais des ff . :. Ainés ou du Triple Triangle).

Un solo ritual clasificado dentro del Arca, Escocés de ff.:. Mayo-


res ou de triple Triángulo, (Ms 1045ª) tiene tres partes dedicadas
al Aprendiz, al Compañero y al Maestro en forma de catecismo,
y no comporta la instrucción típica de un grado Escocés trinita-
rio clásico.

Revisado por la Cámara de Grados del 28 de mayo de 1782


ésta determina que este grado del que solo se ha visto el cate-
cismo que no ha ido interesante a la Cámara ya que dicho cate-
cismo es muy próximo al del grado Trinitario

Sublime Escoces Inglés (38°) Sublime Ecossai An-


glais.

Manuscrito 1045 B, Este ritual es idéntico de la serie de los


grados de la logia Mirecourt del Conde de Clermont. El cuader-
no ritual Ms 1045D no es más que un Tuileur.

En este grado el pasaje a la Jerusalén celeste está directamen-


te inspirado en el Apocalipsis de San Juan (Catlo.21 y 22) con la
alegoría del pasaje de la Masonería salomoniense a la Masone-
ría renovada después de la muerte de Salomón  y la destrucción
del templo de Nabucodonosor.

Solamente acceden a la Jerusalén celeste los Maestros Esco-


ceses que hayan mostrado su apego a la Orden, una vez los trai-
dores a la Masonería hayan sido castigados.

La Cámara de Grados del 32 de abril de 1782 remarca que


97
dicho grado portando emblemas majestuosos, con una asocia-
ción vaga de ancianidad con la nueva masonería, deberá ser
consultado para cuando se escriba el pertinente grado escocés.

Se trata de un solo catecismo de recepción, el tocamiento es


pasar recíprocamente la palma de la mano recíprocamente so-
bre la frente el uno del otro, y se dan las tres palabras:

Aleluya alabado el señor


Rpta. Emanuel. Dios esta con usted ¡
Juntos si Dios lo quiere ¡

El atributo de grado, es una cinta de fondo carmesí y el borde


blanco, alrededor de la cual hay 12 estrellas y en la mitad el te-
tragrama (Yod Hé Ava Hé) situado al frente.

Frente a este grado, según la nota de la Asamblea tomada por


Röettiers de Montaleau, este remarca que la Asamblea magnifi-
ca «sus majestuosos emblemas, respaldados por una vaga aso-
ciación a la ancianidad de la nueva masonería que se estima
que se debería ser consultadas a la hora de escribir el ritual
Escocés», por tanto dicho ritual es depositado para su estudio
en la secretaría.

Hay que tener en cuenta a que el examen de grados según el


famoso lema de «Orden analítico conocido» en parte concuerda
con la visión que destacan diversos historiadores sobre estos
Altos Grados inextricable fouillis , había dicho Gastón Martín,
por su parte Lantonie los califica de salmigondis, y Marcy ya
directamente  los trata como anarchie écossaise, ya que entre
todos ellos estaba la esencia de la magia, la alquimia, etc , por
lo cual no es de extrañar las posiciones ante tales cuadernos
rituales.

Ecoces de Perfección (A:. Cmp:. M:.) (39°) Ecos-


sais de Perfection
98
Manuscrito 1045 E, intitulado Colegio de Grandes Escoceses de
la Perfección llamada Bóveda Sagrada.

El ritual no comprende nada más que los dos primeros grados,


y fue completado para esta obra, con el tercer grado (3º) (Ms
150).

El grado trinitario comprende los grados de Gran Maestro Ar-


quitecto, de Caballero de Arco Real, Escocés de la Bóveda Sagra-
da, ultimo grados de parisino Gran Elegido de Londres y cons-
titutivos de la 4ª clase del Rito de Perfección. Es por tanto el
último grado de la Masonería salomonense.

Después de haber demostrado las cualidades de Arquitecto


(tema del grado 45º) y haber buscado la palabra en una bó-
veda subterránea (tema grado 44º) y con el resultado de una
ceremonia del tipo sacerdotal comparable al Perfecto Maestro
Inglés (28º) el candidato es admitido dentro del circulo cerrado
de Escoceses del Bóveda Sagrada. Según las indicaciones de los
usos del siglo XVIII, las palabras sagradas y las de paso son es-
critas bajo la forma de anagrama.

Puede pensarse que el trabajo era de simple lectura, pero la


Comisión recomendaba ya desde la primera sesión que cada
delegado «debería de presentar un análisis con sus observa-
ciones para facilitar el trabajo». Hoy a la vista de los diferentes
cuadernos, sería interesante conocer las notas personales de
los comisionados para ver cuáles eran frente a esta barahúnda
de rituales.

El Real Maestro o Gran Maestro Escoces (40°) La


Vrai Maitre ou Gd:. Mtre:. Ecossais

El cuaderno ritual que lo recoge es el de Sublime grado de


Gran Maestro Escocés (Ms 1041 F)., lo cual deja claro que fue
traducido del inglés por la logia del Príncipe Edward.
99
El ritual proporciona una versión original de la historia de
la construcción de 1º templo de Jerusalén y la ocasión en que
Salomón, Hiram rey de Tiro e Hiram Abif habían concluido una
alianza simbolizada por la palabra grabada sobre una lámina
de oro, Salomón había concluido dicho pacto con la transmisión
de la palabra con sus aliados de las llaves de Cábala que Hiram
Abif podría conferir a aquellos Maestros distinguidos.

Después de la destrucción de templo y el retorno del exilio


de Babilonia, la lámina hallada en las ruinas y la cábala pudo
de nuevo ser trasladada al conocimiento de los Maestros apela-
dos y admitidos en el grado Escocés bajo la apelación de Reales
Maestros, o Grandes Maestros Escoceses.

Dicho ritual traducido anuncia la siguiente serie dedicada a


los grados caballerescos.

Por ejemplo ante este cuaderno el Hermano de  la Vigerie,


indica que  el «grado intitulado Vulgo Grand et parfait Escossais
o Ancien elu parfait maitre Anglais parece que este grado es el
desarrollo de todos los que precedieron  exclusivamente esco-
ceses, y que parecía ser solo simbólico», por los tanto su fórmu-
la queda depositada en la secretaria.

En el debate de la Vigerie, comenta que  dicho catecismo se


aproxima mucho a un grado trinitario, y por parte del comisio-
nado Millon, indica que es un grado compuesto de dos como
son el Escocés y el Rosacruz, y se juzga que puede ser bueno
conservarlos, y por tanto queda en el seno de la secretaría.

Por otro lado en esos tiempos se estaba gestando la lucha del


Gran Oriente de Francia contra la invasión de la masonería pro
parte de la Grande Loge Ecossaise de Heredóm de Kilwining,
la cual iba abandonar sus trabajos para devenir en una Cámara
administrativa de los Grados Superiores  en ese proceso de
creación del  Gran Capitulo General de Rito Francés.
100
Le Sublime Elección Escocesa (41°) La Sublime
Choix Ecossair

Por defecto el cuaderno ritual conservado en el Arca se pre-


senta como Sublime Grade du choix ou des hommes chois (en
dos grados) Ms 112. Un cuaderno ritual se encuentra en la co-
lección Bonseigneur.

El ritual menciona en su preámbulo que la aparición del grado


en Francia fue en 1744, y los más antiguos Maestros de la logia
juzgaran y decidirán a quien se debería conferir… a los Esco-
ceses elegidos, es decir a los masones celosos, morales y de un
rango distinguido.

En el seno de este cuaderno la leyenda es tomada del Libro


de los Nombres, los recipiendarios son admitidos con el rango
de Levitas a cargo del servicio del altar. La conducta ejemplar y
las cualidades de varios de ellos hace que s puedan elegir para
recibir el grado de Caballero de la Sublime Elección, que le
permite acceder a la luz divina de la perfección.

El sobrecargo de la Comisión en parte viene sobrevenido


porque de los veintiséis miembros elegidos, solo estafaban
trabajando unos  diez, otros  comisionados de  La Cámara de
Grados, como el duque de Chartres, el conde de Villefranche o
el duque de Luxembourg  jamás había asistido a las reuniones
puesto que lo habían considerado  como un puesto honorífico, y
en modo de revancha varios buenos oficiales muy interesados
en los temas de los Altos Grados como  Bacon de la Chevalerie,
o Salvalette de Langes, el primero porque no estaba de acuerdo
con la Cámara de Grados que estaba en desacuerdo con la los
Directorios Escoceses rectificados y el era uno de sus instiga-
dores.

Por su parte Salvalette opinaba que, en materia de Altos Gra-


dos, había otros cuadros más apropiados.
101
Los más activos de la Cámara eran: Ecuyer Dejunquieres Pro-
curador del Parlamento y miembro de la Logia L´Etoile Polai-
re del GOdF, y diputado entre el 1776 a 1789; Millon  l

Logia La Parfaite Intellligence; Laffilard, Pauytonnier, Peyril-


he, doctor en Medicina Profesor de la Academia Real de Ciru-
gía  miembro de la Logia L´Etoile Polaire del GOdF; Pottemain,
Miget, de la Vigerie, Salivet y Oudet.

Análisis de la Sexta Serie de Los 81 Rituales del


Arca de Vª Orden.

La Comisión nombrada al efecto se va enfrentando a las largas


series de rituales que fueron conformando el V Arca de las Ór-
denes de Sabiduría, en este caso estamos frente a la sexta serie
que comprende los grados 46 al 54.

Esta cuarta Cámara, consagrada como Cámara de Grados, en


sus análisis sobre todos estos cuadernos rituales hace un traba-
jo que se puede considerar importante, pero toda su actividad
no desembocar en una solución concreta, aunque será a partir
de 1784 cuando llegue a extremos de paralización absoluta.

No debemos olvidar los diferentes planos en los que están


operando buena parte de los comisionados, unos implicados en
el desarrollo de la codificación del Rito de los Modernos en sus
grados simbólicos, que en 1786 desembocará en el Régulateur
du Maçon, otros enzarzados en otros regímenes masónicos, y
algunos de ellos eran activos animadores fuera de las estruc-
turas del GOdF del Gran Capítulo General de Francia, que se
quiere presentar como el cuerpo federador de los Altos Grados
de Francia.

Este proyecto se embarca en 1784 los Capítulos Rosacru-


ces sitos en París: Reunión; de los Amis Intimes; Fréres Unis de
Saint-Heni; Amitie; Harmonie; Salomon; Trinité, los cuales el 2 de
102
febrero los cuales formara el Gran Capítulo General de Francia,
y lo hacen con el objetivo de «reformar la acefalía que les ca-
racteriza y purgar los abusos». Un año más tarde en 1785 este
cuerpo absorberá en su seno al Gran Capítulo de Francia, del
cual era presidente el miembro del GOdF el médico Gerbier.

En este contexto se procede a examinar los diferentes cua-


dernos rituales del Arca, con consejeros de culturas y visiones
distintas sobre la masonería y como no, con ideas propias sobre
su desarrollo, los cuales se enfrentan a todo este conjunto de
cuadernos rituales, cuya tarea no debía de ser fácil.

Le Noachite (46°)

Cuaderno ritual inscrito dentro de la signatura Ms 1046, e in-


titulado como Le Noachite ou Chevalier Prussien. Este grado era
conferido a los Caballeros Masones de las Cruzadas, ultimo de
la colección Plus Secrets Mysteres de la Maçonnerie Adonhirami-
te, y cuyo libreto pertenecía al Hermano Moreau y que era una
103
traducción del alemán de Mr. de Berage, Caballero de la Elo-
cuencia de la logia de Mr de Saint-Gellair, Caballero Comen-
dador y Teniente Inspector de las logias prusianas en Francia.

La leyenda que presenta el ritual trata de la construcción de la


Torre de Babel y la condena de Dios, seguido de la desunión de
los hombres y su dispersión por la faz de la tierra. El ritual nos
presenta al arquitecto de la torre: Phaleg, que exiliado en Prusia
presenta su arrepentimiento y humildad para obtener el perdón
de Dios, valores los cuales son presentados a los masones sien-
do invitados en su prevalecimiento, los cuales desean renovar la
unión y alianza de los Escoceses. Aquí los Caballeros Prusianos
descendientes de Phaleg, Gran arquitecto de la Torre de Babel,
son este caso los noaquitas.

Dentro de este Arca está también clasificado un cuaderno ri-


tual intitulado Loyal et Preux Chevalier Prussien o Chevalier de la
Botte, de la Ordre de la Maçonnerie de Brunswick.

Desarrolla pues, una parte de la leyenda que recogen las


Constituciones de 1738 acerca de un «masón está obligado por
su compromiso de obedecer la ley moral, como Noaquita o hijo
de Noé»

En el caso del ritual del Arca, esta además de una composi-


ción del Grado, indica la manera de recibir la Orden, «bajo una
gran ventana para poder recibir la luz de la luna», y se aporta a
su vez un pequeño catecismo, y una pequeña historia sobre los
Noaquitas o los Caballeros Prusianos.

Escossais de Saint-André (47°)

En un solo cuaderno el Sublime grade des quatre fois res-


pectables Maîtres Ecossais de Saint-André de´Ecosse, signado
como Ms 1046C. Se trata de una copia tardía de 1820-1830 del
ritual Tschoudy de 1766, editado en el libro Développement des
104
abus introduit dans la Franc-maçonnerie(1780).

Dicho grado de connotaciones caballerescas y cristianas que


se les nombra 4 veces Respetables, porque quienes son revesti-
dos en él son iniciados por 4 vez en la Masonería, en consecuen-
cia, son 4 veces respetables en razón de los conocimientos que
han adquirido, por el celo y la constancia que han mostrado 4
veces para lograrlo.

La vocación terminal del grado es un regreso a la instrucción


de los tres grados simbólicos de la recepción en el grado Es-
cocés, cualificado deParfait Maître Architecte Maçon, zélé et reli-
gieux. Lo cual denota la filiación de este grado masónico con las
cruzadas, en él se configura el grado supremo preconizado por
Tschoudy «un grado absoluto en la masonería y que solo apo-
ya a otros tres: el aprendiz, el compañero y el maestro, destru-
yendo por una economía sabia y juiciosa, el odioso y frustrado
morir de progresiones periódicas y sucesivas de grados que
deshonran a la masonería y sofocándolo debajo de una masa de
quimeras pomposas, sin orígenes y sin efectos».

El ritual que aporta Colette Léger, es de los extenso y cuasi


completos ya que nos aporta la Decoración de la logia, el for-
mulario para la apertura del Colegio, las Obligaciones, así como
las funciones de las Cámaras, las joyas y los Formularios para
cerrar el Colegio de San Andrés, concluyendo con la aportación
de la Ceremonia del Banquete.

Con respecto a este grado, por ejemplo sería interesante ha-


cer una traslación paralela con relación a algunos consejeros
presentes en la codificación de las Órdenes de Sabiduría, y sus
presencia por ejemplo en la preparación y debate de los Con-
ventos de Paris,(Lyon 1778; Wilhelmsbad 1782 por ejemplo el
notable francmasón Chefdebien, era así mismo y oficialmen-
te desde 1781 representante del de Régimen de las logias de
los  Philalethes, y representante de III provincia de la Estricta
105
Observancia; también estaban presentes Bacon de la Chevale-
rie o Salvalette de Langes.

Por ejemplo, sabemos que el activo Chefdebien, frente a la


pregunta del Convento de los Pilletes, reunidos en París, sobre.
¿Sobre en qué época se había originado, o se podría atribuir
razonablemente la ciencia masónica?

Este contestaba que «la ciencia considerada bajo el nombre


de la masonería, era estudiada y enseñada por los hombres, y
sentado alrededor de una mesa, por hombres del mandil, ella
no tiene más de cien de años de antigüedad, y no tiene más
antigüedad más allá de los cien años, y no podemos darle una
antigüedad más allá de su origen de 1721».[1]

Chevalier de Saint Jean de la Palestine (48°)

En el Arca de la Vª Orden solo hay un cuaderno ritual, signado


como Ms 1046 D, el cual sugiere que la Masonería es el resulta-
do de la Cruzadas, resultando por tanto a modo de una alegría
del cristianismo, « a fin de poder robar a los profanos el conoci-
miento de los misterios».

Llama pues la atención esta incardinación de las Cruzadas y


la masonería y colocarla en contraste con lo expuesto por Che-
fdebien,

La instrucción de grado, no deja de ser una interpretación


simbólica de tipo cristiano que queda retenidos por el grado
conferido al recipiendario.

El ritual que nos aporta Colette Leger, está compuesto de un


texto dividido en varias partes: Decoración de la Logia, en cuyo
Tablero de Logia e en cuya parte media se encuentran las pala-
bras IHS superpuestas sobre una Cruz (Jesus Honor Salus).

106
Se aporta así mismo el ritual de Recepción con su correspon-
diente Obligación, con si inevitable Gran Arquitecto del Univer-
so, tras lo cual se accede al Signo que consiste en hacer el signo
de una cruz en la frente con el pulgar de la mano derecha. Las
palabras sagradas son FIDES, SALUS, y la de Paso. SPES.

Y se cierra la aportación del cuaderno ritual con una Instruc-


ción.

Nada nos dice Pierre Mollier sobre las consideraciones que tu-
vieron los Comisionados sobre dicho cuaderno ritual, y es una
pena porque con ellas podemos hacernos una idea de las ten-
dencias en cuanto a la configuración de aquellos rituales que a
los ojos de tales francmasones tenían cierta importancia.

Caballero de la Bienfaisance, dit du Parfait Silen-


ce (49°)

De hecho este manuscrito sito en los fondos masónicos del


Biblioteca Nacional de Francia (BNF) se consigna como Caba-
llero de la Beneficencia y de la Ciudad Santa y del Sepulcro de
Jesucristo., muy similar al de Caballero del Santo Sepulcro de Pa-
lestina, llamado de la Aurora y la Beneficencia.

Realmente analizando no solo los títulos y los grados no es de


extrañar la reacción de la iglesia católica ante la proliferación
de determinados grados y órdenes que de alguna manera rein-
terpretar ciertos arquetipos cristianos.

Llama poderosamente la atención que todo este desarrollo


ritual con esos matices y carices se de solo en el territorio fran-
cés. Habría que preguntarse cuál era el desarrollo de la rituali-
dad en Inglaterra en esos mismos momentos…

En relación al texto que acompaña a la aportación de los ritua-


les la investigadora Colette Léger no dice que un colega suyo, el
107
francmasón y notable investigador Pierre Mollier en el 2002 en
el marco una jornada de trabajo de la Sociedad francesa de Es-
tudios e investigaciones sobre el Escocismo (SFERE), comunica
que en los años de 1780 funcionaba una Orden masónica espe-
cífica con del grado de Caballero del Santo Sepulcro era la clave
de bóveda, cuya organización trabajaba en Estrasburgo de la
mano del Caballero Pierre-François Isnard, (reputado inventor
de los Soldados de Estrasburgo) que había fundado la logiaLe
Parfait Silence, en esa misma ciudad, el cual precisa que dentro
de tal sistema «el grado de Chevalier du Saint Sepulcre, aparece
como grado terminal del Capitulo Rosa Cruz, donde constituye
una suerte de Orden interior».

En este grado el recipiendario se le exige ser de religió ca-


tólica, apostólica y romana, y como tal exige ser admitido en la
Guardia del Santo Sepulcro. Como tal el discurso histórico hace
mención a esa misma filiación templaria de la francmasonería,
que ya se constaba en el grado anterior, aunque en este caso se
plantea la restauración de la Orden de los Templarios.

Chevalier du Saint Sepulcre (50°)

Manuscrito del Arca signado como 1046E, y que es cuasi idén-


tico al anterior y que está ubicado dentro de la colección de
la Maconnerie des Hommes.

Seguimos pues en la estela de los grados caballerescos, den-


tro de la cal el recipiendario se declara cristiano y de extrac-
ción noble, el cual jura combatir a los enemigos de la fe cató-
lica, apostólica y romana y en sus cruzadas, y se entrega como
tal recipiendario para guardar el Santo Sepulcro (Caballero del
santo Sepulcro) y otros lugares de la Tierra Santa, siendo arma-
do caballeros con la ayuda de la espada signada a Godefroy de
Bouillon.

Frente a este grado la Cámara de Grados del 23 de julio de


108
1782, concluye en desechar tal grado como antimasónico. Aun-
que este fuera presentado por Röettiers de Montaleau.

Chevalier d¨Onction (51°)

Conservado un solo cuaderno como Ms 1046 F. Dicho grado


no deja de ser un largo préstamos del grado de Perfecto Maes-
tro Inglés, pero con la referencia explícita a las Cruzadas como
origen de la masonería, presentando así mismo un aspecto to-
talmente caballeresco haciendo alusión al nuevo Testamento a
través de la analogía d ellos doce apóstoles y el Santo Espíritu.

Examinado tal grado por la Cámara de Grados del 7 de enero


de 783, se índice que es una mixtura «entre el Escocés, el Rosa
Cruz y el Gran Arquitecto, y en él se encuentra cosas contra-
rias al verdadero espíritu de la masonería». En consecuencia,
tal grado es igualmente rechazado.

Chevalier d´Oriente ou de l´Épëe (52°)

Tres cuadernos conforman este grado en el seno del Arca de


la Vª Orden.

El primero de ellos es atípico- nos dice Colette Léger, es inti-


tulado como Sublime Caballero de la Espada del Oriente, el cual
comporta la mención a fecit Roussot S:.P:.D:. R:. C:. y es posterior
a 1760.

La Ceremonia de recepción Caballero de la Espada del Orien-


te durante las Cruzadas, donde la leyenda de Zorobabel en su
retorno del exilio de los judíos para reconstruir el Templo. Lo
cual se presenta en forma de alegoría

El segundo cuaderno, cuyo grado denomina como Caballero


del Oriente, está datado como de 1782 y certificado como usado
la muy Respetable Logia de Hermanos de Coisis de la Isla de
109
Santo Domingo, y firmado por Butter, Venerable de la logia y
Presidente de la Gran Logia Provincial.

El tercer cuaderno intitulado Caballero de la Espada, llamada


del Oriente, es comparable al grado de Caballero de la Espada,
apodado comoCaballero del Oriente o del Águila de la Madre
Logia Escocesa de Marsella, que sería la forma más representa-
tiva del grado inicial.

Se le ha considerado como un grado terminal en los años de


1750, aunque bajo diferentes versiones pero que tiene entre sí
una cierta homogeneidad, al presentar el tema bajo la fórmula
caballeresca como e s la liberación por Cyrus de los judíos de-
portados a Babilonia después de la destrucción del Templo de
Salomón y su retorno tras 70 años después a Jerusalén para su
reconstrucción bajo la égida de Zorobabel, que se presenta con
la espada en una mano y la paleta en otra.

El grado en su conjunto fue estudiado el 9 de julio de 1782


por la Cámara de Grados que dictamina que «la propuesta de
este grado se depositará hasta que se haya fijado qué rangos
se adoptarán, y si se constatará con el de Chevalier d’ Orient.
La fórmula que se ha leído ha aparecido bien escrita y ella fue
puesta en manos del secretariado».

Dicho grado conforma buena parte de la llamada 3ª Orden


de Sabiduría, y que a su vez conforma parte del décimo quinto
grado del REAA.

La alegoría que se presenta es que el Caballero del Oriente


se transforma en una especie de cruzado moderno, recobrando
el discurso de Ramsay, planteando que en los viajes de Cyrus,
por diversas religiones, filosofías, este descubre los diferentes
aspectos de una única verdad, tal y como nos plantea Pierre Mo-
llier en sus trabajos sobre La masonería caballeresca. 

110
Un equilibrio entre la convicción y la tolerancia, entre el coraje
y la paciencia, entre la autoridad y la Obediencia, entre la fuer-
za con la dulzura, que es lo que hace decir a Zorobabel cuando
se dirige a Cyrus.: «Uno de los principios d nuestra Orden en
la igualdad. Ella no puede reinar aquí. Vuestro rango, vuestros
títulos, vuestra grandeza nos es compatible con nuestra frater-
nidad. Los compromisos que asumí, yo no puedo violarlos, esto
me impiden desvelar nuestros secretos, si mi libertad es el pre-
cio, prefiero la cautividad».

Prince de Jerusalem (53°)

Dentro del Arca son conservados dos cuadernos de la familia


del Rito de Perfección, uno de ellos casi idéntico al ritual del
Colegio de Caballeros del Oriente de Valois (Ms 1046).

Este último cuaderno se presenta como un grado parisino que


promovió Chaillon de Joinville justo tras la aparición de Rosa-
cruz, siendo su centro la demanda de intervención del rey de
Babilonia para contener a los Samaritanos y contribuir al pago
de suministros por los sacrificios del templo reedificado.

Souverain Commandeur d´Orient (54°)

Conservado en el Arca del Vª Orden como el Ms 1046 M.

Es considerado este grado como la sucesión del Caballero del


Oriente, y en el cual se describe la reconstrucción del templo
de Jerusalén, después del retorno de la cautividad de Babilonia
bajo la dirección de 72 Maestros nombrados por Zorobabel en
razón de su maestría del Oficio.

Se evoca igualmente la necesidad de hacer intervenir Darius,


sucesor para combatir a los enemigos del pueblo de Dios que
impedían los trabajos de reconstrucción.

111
Los trabajos de la Cámara de Grados en septiembre de 1782
se ralentizan, y dedican sus esfuerzos a otros menesteres admi-
nistrativos como la relación con las logias, pues de por medios
también estaba la codificación de los grados simbólicos que
terminarán desembocando en el Régulateur du Maçon.

Este es el panorama ritual de esta sexta serie que compone


el Arca de la 5ª Orden, y la estructuración de los encargados de
desarrollar los trabajos de análisis de los 81 rituales que com-
ponen el Arca.

Análisis de la Séptima serie del Arca de Vª Orden.


Ordenes de Sabiduria

Análisis de la Séptima Serie del Arca de Vª Orden.

La articulación ritual en siete grados que desarrollaba el Gran


Oriente de Francia y que había codificado en 1785 el Gran Ca-
pitulo General de Francia, aportó pese a los laboriosos trabajos
de clasificación y codificación un corpus no solo «genuino» sino
pluridiverso en procedencias y conceptos que no por ello deja
de desprender una importante riqueza simbólica a veces muy
paradójica.

Ese resulta a su vez ser el quid de la cuestión, si bien la base


documental de los 81 rituales fue expurgada en el trabajo de
codificación, aun así resultaba difícil para los Hermanos de
aquellas kalendas, aun siendo parte de la cultura ritual impe-
rante, pero su capacidad crítica les llevó a deshacerse en parte
de las raíces bíblicas, caballerescas y herméticas provenientes
del escocismo que impregna todo el mundo ritual de los Altos
Grados.

Si bien las estructuras rituales de los grados simbólicos eran


mucho más simples y por tanto más fáciles de interactuar sobre
ellas para crear nuevos marcos de referencia como la mítica de
112
Hiram Abif, pudiendo elaborar sobre ellos un nuevo paradigma
simbólico y mítico que tras diversas evoluciones y una codifi-
cación hoy conocemos una obra totalizadora como el Régula-
teur du Maçon, en el caso de los Altos Grados la cosa fue muy
diferente.

El escocismo como incipiente cultura ritual de las élites ma-


sónicas introdujo a modo de caballo de troya en el magma ma-
sónico tantas influencias, tantas culturas y corrientes de pen-
samiento místico religioso, que coaligado con toda la nebulosa
patina caballeresca, lo cual podemos ver patente en el fondo de
estos 81 rituales, aportó una multitud de sistemas y grados, que
se quisieron conformar como clave de bóveda ritual. Un mundo
lleno de oportunas referencias simbólicas muy interesantes y
113
sugestivas, pero también llenas de extravagancias y excentri-
cidades.

De ese magma se nutre también las Ordenes de Sabiduría,


sus rituales resultan del trabajo de evolución, pero también
de un proyecto de codificación que intentó disolver la fuerte
concepción «biblista» volviéndola a una situación ritual deísta
con marcados tintes secularizados, cuyo trabajo ha terminado
en nuestras manos como el corpus actual de las Ordenes de
Sabiduría del Rito Francés. Que como dice Pierre Lefévre: el
mito asigna un lugar a lo humano, ofrece una sabiduría en tér-
minos de lo que pregunta cada uno en el secreto de su intimi-
dad dejando que tu corazón hable, y se oxigene de razón y nutra
la imaginación.

Este podría ser el resumen general de lo que hasta este mo-


mento hemos ido trabajando según las aportaciones de Colette
Léger.

En cuanto a la base ritual que compone esta séptima serie


tenemos ocho rituales que componen la serie del Caballero del
Águila y  dentro a su vez de los Caballeros Rosacruces, confor-
mando como elemento nuclear de la actual 4ª Orden el grado
del Soberano Comendador del Templo, cerrando la serie  el es-
coces de San Andrés.

Repasemos pues los distintos rituales propuestos dentro del


Arca de la Vª Orden y que los Hermanos de las distintas comi-
siones tuvieron que revisar y proponer para su inclusión en el
corpus ritual o para su desecho.

Chevalier de l´Aglie (55º)

 Dentro de la gran clasificación efectuada, se encontraba este


cuaderno ritual, presentado como el Manuscrito 272, y muy en
la línea de los rituales primitivos del mismo grado, ya que ocu-
114
pa el 4º grado de la masonería escocesa y conocido dentro del
sistema de Perfección, con otros nombres como Parfait Maçon, u
otros…Pelicano, de Heredon, de San Andrés…

Un grado de marcado carácter cristiano que afirma la exclu-


sión de los cristianos, y el cual aparece en Francia sobre 1760,
el cual deviene a su vez de un sistema en siete grados y que
era muy practicado dentro de los Capítulos, poniendo en esce-
na dentro del orbe masónico un pasaje de Antiguo Testamento,
presentando la ceremonia de recepción una factura clásica en
torno a la recuperación de la palabra perdida en el pasaje hacia
la nueva ley.

La instrucción que se aporta en el cuaderno ritual es un tan-


to atípica, en tanto que se trata de una mezcla procedente de
diversos grados ya viejos procedentes del grado Rosacruz, en
donde atribuyen, palabras y signos y tocamientos, a modo de
emblema de las diversas etapas de la vida de Cristo, confirien-
do además parte del ritual la tradición joánica.

El planteamiento de la existencia de unos determinados pri-


vilegios por parte de los Caballeros del Águila que visitan una
logia, autoriza a pensar en la raíz parisina de este ritual que Da-
niel Ligou presenta como de «carácter luterano y alquímico»
proveniente me imagino de sus heredares anglosajonas.

Hay que tener en cuenta que pese a la estabilidad ritual del


corpus rosacruz, no por ello deja de haber dos o tres familias
rituales de esta raíz y sensiblemente diferentes, siendo su punto
de rechazo por el «estrecho parecido con las ceremonias ecle-
siásticas», invitando a los Hermanos masones a revivificar la
muerte y resurrección de Jesús. Lo cual llevará al Gran Capítulo
en abril de 1786 a presentar otra redacción del Grado Rosacruz.

Nada se nos indica sobre la decisión que tomó la Comisión


ante este grado que como ya he comentado conforma parte
115
de la revuelta caja de los grados rosacruces, con cuyos rituales
siempre el GOdF parece haber tenido problemas, pese a que se
le presente como el grado terminal y Nec Plus Ultra.

En este preciso momento en que se examinan estos complejos


cuadernos rituales de matriz Rosa-Cruz, es cuando se patentiza
una vez más la necesidad de implementar una doctrina propia
para los llamados Altos Grados lo cual se hace cada vez más
apremiante, de ahí que el Gran Oriente de Francia cree  una
cuarta Cámara  que es consagrada como Cámara de Grados,
que efectuará  un trabajo real sobre tal temática, pero como nos
dice Pierre Mollier, «ignoramos porque su actividad no condu-
jo a una solución concreta» pues a partir de 1784, se entra en
un período de paralización dándose la paradoja que parte de
los animadores  de esta Cámara, crearan en 1784 y fuera del
GOdF un  Gran Capitulo General de Francia que van a impulsar
siete Capítulos Rosacruces asentados en París: Reunión, Amis
Intimes, Frères Unis de Saint-Henry, Amitie, Harmonie, Salomón,
Trinite, que se presentan como el cuerpo federador de los Altos
Grados de Francia y con la intención de expurgar muchos abu-
sos, y en el cual se incardinaría al año siguiente el miembro del
GOdF, doctor Gerbier.

Esta situación como es natural crear una tormenta dentro del


Gran Oriente de Francia, a veces con carácter muy peripatético,
pues por ejemplo de los ochenta miembros de este nuevo orga-
nismo veintisiete son oficiales del GOdF. Tras cuatro volverán al
seno de Gran Oriente de Francia que se dotará de un sistema
de Altos Grados, puesto que durante cuatro años se había esta-
do dando la batalla para que dicho Gran y Soberano Capitulo
General de France, tuviera una jurisdicción suprema incluso so-
bre el GOdF mismo.

De por medio de toda esta situación se estaba dando tam-


bién el llamado affaire de la Patente Gerbier, el cual presenta un
pergamino fechado el 21 de marzo de 1721 que parece preten-
116
der la concesión de un titulo para la concesión de un Capítulo
Rosa-Cruz realizado por el Duque de Antin que le había sido
confiado por el Conde de Clermont, que fortuitamente había
pasado a las manos de Gerbier y por tanto creyendo a este  de-
terminaran  la unión, bajo el concordato de marzo de 1785, de
ese pretendido Capitulo Rosa Cruz y el Gran Capitulo General
de Francia y forma un solo cuerpo. Sin embargo, todo estaba
sujeto a la falsedad de tal Patente.

Como nos falta documentación y las actas detalladas de estas


reuniones, y como no un detalle de la historiografía del momen-
to, no sabemos hasta que punto la defensa o defenestración de
ciertos sistemas rituales estaba de por medio de todo entrama-
do de Cámara y Comisiones, pues no se debe olvidar que fren-
te a ese rechazo de ciertas propuestas rituales cristianizantes,
había otro gran número de Hermanos que estaban encantados
con el tema los sistemas Rosa-Cruz y que estos cerraran la cul-
minación de la carrera masónica sin dejar de incidir en el papel
que jugaba a modo de ariete escocista el papel  de la Gran Lo-
gia Escocesa de Heredom de Kilwining.

Chevalier de l´Aigle R . :. C. :. Et Maitre Parfait en


Architecture (56º)

El ritual conservado dentro de los fondos masónicos y signado


como Ms 1047 B, que es considerado como un ritual sobrecar-
gado y de difícil lectura se conoce  como el Gran Ecossisme ou
Ordre et receptión de Chevailler, Prince Souverain d´Eridón de
Rose Croix- Rose-Croix symbolique, con el grado de Maitre Par-
fait en Architecture.

Colette Leger nos dice «que el cuaderno de Chavalier de Ro-


se-Croix es clásico pues el comporta sin embargo una parte
intitulada  Hystorie et vari sens de la Maconnerie, es donde se
rencuentra el grado de Chevalier Prince de Rose Croixfundado
por Godfroid de Bouillon en 1102, que pertenecen a la serie de
117
gados del Conde Clermont, ya que le discurso imputa  a G. de
Bouillon la creación de la masonería para esconder a los ojos de
los sarracenos la práctica de la religión cristiana».

Queda claro a la luz de una lectura atenta el carácter resoluti-


vamente cristiano de este tipo de masonería, en la cual la mítica
de Hiram se reconvierte en Cristo y los apóstoles en los Escoce-
ses que serán quienes prediquen la fé, la cautividad de Babilo-
nia designaría la tribulación de la Iglesia bajo los emperadores
romanos y la libertad acaecida bajo la mano de Constantino. La
antigua palabra será Eli Eli Lama Zabactani.

Pese a todo ello dicha base ritual sirve para la codificación del
4º Orden de Rito Francés, que sufrirá la consecuente descris-
tianización con la reescritura del discurso histórico, lo cual en
parte permite incluirlo como grado terminal, incluso dentro de
los Capítulos del GOdF.

En 1782 la Cámara de Grados, ante el examen de este cuader-


no del Caballero  del Águila Rosa-Cruz, concluye, de igual modo
que hizo con otros cuadernos rituales de la familia Rosa-Cruz ,
«que es un grado  muy ceremonioso conforme a la ceremonias
eclesiásticas, y por tanto el no podrá ser conservado, y por tanto
es rechazado», y sin embargo la misma cámara ante el grado de
Caballero de la Rosa-Cruz, estima que aun siendo muy similar
al anterior y por ello tener muchos elementos en común con
referencia a la ceremonias, pero habiendo sido un ritual más
extenso, se decide conservarlo.

Aun así vuelve a ser planteado en la sesión del 20 de agos-


to  de 1782, donde la Comisión vuelve a la carga para indicar
que el grado de Maitre Parfait en Architecture, que sigue dentro
del Rose-Croix se debe conservar teniendo en cuenta que es un
grado  del Grand Architecture  Ecossais, donde la el Arca de la
Alianza es presentada como la figura de la nueva Ley, y que se
traduce como el paso al Nuevo Testamento.
118
Realmente el ritual que se transcribe por parte de Colet-
te Léger, pese a su título de Receptión des Chevalier de Ro-
se-Croix (Brevet) es  un documento interesante por su extensión
unas 21 páginas.

Chevalier de L´Etolie d´Orient (57º)

Son conservados dos cuadernos en dicho Arca y signados


como Ms 1047, y muy comparables entre sí, en tanto que uno de
ellos aporta mucha más información que es el que se transcribe
para este trabajo de los 81 Rituales del Arca de la Vº Orden.

Dicho cuaderno ritual y como tal grado recupera la temáti-


ca del Caballero de San Juan de Palestina (48º) aunque va más
allá en cuanto a los requisitos religiosos, ya que el conocimiento
viene de la mano del conocimiento de la verdad por las cere-
monias de la ley judaica (grados Escoceses). El recipiendario
tendrá que vivir y morir dentro de los principios de la Santa Reli-
gión cristiana a fin de acceder a su salvación.

La alegoría presentada aquí como la Estrella de los Reyes Ma-


gos, viene a representar el acceso al conocimiento divino por
la práctica de las tres virtudes teologales, que son los funda-
mentos de la nueva ley. Lo cual no viene a ser otra cosa que el
prolongamiento del grado rosacruz.

Y cuyo cuaderno ritual aporta los Títulos y las decoraciones,


la forma y composición del mandil, introduciendo una Apretura,
una Recepción, la Obligación o Promesa y una larga Instrucción
con el Cierre de los Trabajos.

Souverain Commandeur du Temple (58º)

Con respecto a este grado, hay tres cuadernos idénticos en el


seno del Arca, el ritual presentado es el Ms 1047, el cual aporta
en su última parte los privilegios asociados al grado.
119
El ritual contiene toda la apariencia cristiana de la época y
presenta la continuidad entre el Antiguo y el Nuevo Testamento
y ente la Maestría de la masonería salomónica y el grado Rosa-
cruz: librado del yugo de servilismo de los hombres por el paso a
la nueva ley, se adquiere la grandeza de autoridad sobre los otros
Masones.

 Este grado para la ritualidad del Gran Oriente de Francia, que


intenta desmarcarse del imperante catolicismo militante del
grado Rosa-Cruz, hará de este grado el terminal de sus Órdenes
de Sabiduría, en concreto de su 4ª Orden.

Le Gran Maitre des Maitres, ou Maitre ad Vitam.


(59º)

Este Manuscrito del Arca está signado como 10471, se trata de


un cuaderno ritual de la colección Count de la Barre.

En él se puede extraer la instalación de un Maestro de Logia


con una duración que no parece tener límite, y que deviene de
los grados de Maestro Escocés y del Comendador del Oriente.
En este caso la promesa de este grado se realiza ante el Evan-
gelio de San Juan.

Según Pierre Noel, este grado figura en el Recueil de 1763-1765


y sería el origen del grado de Gran Maestro de Logia conteni-
dos en los Manuscritos Francken de 1783, y Antonie Gastebois
lo menciona por el hecho de no ser dicho grado compatible su
supremacía con los principios masónicos.

Les Antipodiens. (60º)

  Se conserva un solo cuaderno ritual en el seno del Arca sig-


nado como Ms 1047 J., el cual se limita a un «tuileur» con poca
definición, aunque figura en alguna colección del siglo XVIII
que se conserva en los archivos de la Gran Logia Nacional de
120
Francia.

Será el Tablero de Logia el que nos permita pensar que esta-


mos ante un grado somital (Nec Plus Ultra) con referencias tam-
bién muy cristiana.

Le couronnement de la maçonnerie (61º)

Dos cuadernos idénticos se guardan en el Arca, signado el que


transcribe por Collete Léger, con el número 1047K.

Un grado con una instrucción muy cristiana y que está consi-


derado como la etapa última de iniciación masónica definida
como la búsqueda de la verdad.

El recipiendario Perfecto Escocés, es invitado a entrar dentro


del templo de la Virtud y pisar la cabeza de una serpiente sim-
bolizando la condena de los vicios siendo llamado a la práctica
de la Virtud a fin de asegurar su salvación, deviniendo de este
modo en un verdadero y digno Masón cristiano, a imagen de lo
acontecido cuando el templo está concluido, los cuales se dis-
tinguirán por su santidad y caridad y sus buenas acciones.

Dicho grado nos anuncia la llegada de la serie ritual Kadosh.

Les Initiés dans les profonds mystères. (62º)

Son cuatro los rituales que componen esta serie del Conde
de Clermont contenidos dentro del Arca, y signado el transcrito
como Ms 1043L.

El interés de este grado último que no comporta ceremonias de


recepción su importancia reside en el discurso del Orador que
denuncia los nombres de los grados en razón de simple recogida
de la Biblia de la ceremonias judaicas que no son nada más que
un malvado efecto del carácter Sacerdotal de sus ceremonias que
121
son un mal efecto el carácter sacerdotal de sus ceremonias que
no debiera dar fuera de nuestras Iglesias, o lo hermético preten-
diendo igualar la ciencia del creador y autor de todo lo terrestre.

 El recipiendario, proveniente de la Masonería de Perfección es


invitado a salir de la tiranía de los grados inútiles y es llamado a
la practica de las virtudes cristianas.

Ecossais de San André (63º)

Ritual signado como Ms. 74 tras el cual se esconde un grado


terminal de un sistema en cuatro grados, y un grado clásico del
Escocismo en cuya recepción el recipiendario recibe la cuali-
dad de Perfecto Masón.

La clasificación de este grado Escocista dentro de la 7ª serie


explica en parte su título de San Andrés, ya que le proviene del
primer Colegio de Escocés instalado en Escocia. Como tal gra-
do se deja notar su fuerte carácter cristiano, en cuyas ceremo-
nias el recipiendario afirma es cristiano y apostólico y por tal fi-
liación se revindica la francmasonería por parte de las cruzadas
dentro del discurso histórico.

Sus postulados y estatutos son próximos al los del grado Ro-


sa-Cruz.

La Cámara de Grados tras analizar el Grado de Escocés de San


Andrés el 25 de junio de 1782 al cual anexiona a otros grados
escoceses, indica que sería bueno volver a releer el discurso
histórico donde el Orador este hace observar que su discurso
se encuentra en un trabajo intitulado L´Etoile Flamboyante, que
se reconoce como autor al Barón de Tschoudy.

El cuaderno ritual del Arca contiene una Descripción y decora-


ción de las cámaras, una Apertura del Capítulo, una Recepción,
una Obligación o Promesa , una corta Instrucción y el Cierre del
122
Capítulo, realizando una cierre final ritual con una historia sobre
el grado de San Andrés, que se realiza como Discurso Histórico.

En todo este contexto ritual no debe perderse se vista el pa-


pel  que jugaba la Logia Madre de Rito Escocés Filosófico que
pretendía ocupar la cabeza ritual del escocismo  en Francia,
y en cuyo seno militaban también importantes miembros del
Gran Oriente de Francia.

Análisis de la Octava serie del Arca de Vª Orden


de Sabiduría

Esta penúltima entrega de los rituales, consignada bajo la oc-


tava serie del Arca de la Vª Orden, reúne una serie de rituales
que van desde número sesenta y cuatro al setenta y dos, o sea
ocho cuadernos a los cuales la autora que ha reunido la serie
para su publicación, Colette Léger, les dedica bastante atención
como podrán ver por los textos que se van impostando en esta
larga entrega de reflexiones acerca del contenido de la Vª Or-
den.

En este sentido he de decir que los materiales que componen


este largo análisis, provienen esencialmente de las traduccio-
nes personales sobre los textos de Colette Léger, que son la
columna vertebral de este trabajo, pero estos se ven  reforzados
y complementados con otro tipo de materiales e informaciones,
de muy diversa procedencia, y  van desde las anotaciones y aco-
taciones propias, a textos de otros estudiosos y escritores como
Pierre Mollier, Ludovic Marcos, Hervé Vigier, Philippe Thomas,
Daniel Ligou, Alain Bauer, Joaquim Villalta, etc, cuyas aportacio-
nes espero complemente no solo lo que expone la gran estudio-
sa francesa, sino implemente todo un intento de historiografía
que pretendo darles para conocer lo que aconteció en torno a
ese reagrupamiento ritual que compuso el Arca de la Vº Orden.

Antes de entrar en la descripción de los rituales y la incorpo-


123
ración parcial de algunos textos, llama poderosamente la aten-
ción, al menos a mi , y es una pregunta que parece que nadie
se ha hecho, y que las aportaciones de Léger o de Mollier dan
respuesta.

¿Primero cuál es su procedencia…? Sabeos que provenían de


la molienda de escocismo desde su más tierna presencia hasta
de las últimas aportaciones, pero que personajes y logias esta-
ban detrás de todos estos extraños textos.

No son textos de un día, responden a criterios conceptuales


claros y rotundos, algunos de ellos afrontando sin prejuicio al-
guno cuestiones crísticas o bíblicas de primer orden, y sería
interesante saber su procedencia y de mano de quienes llegó
tal material a esa famosa Vª Orden, que al final se vio obligada a
desechar muchos de esos materiales por inservibles, tal vez  de
aquellas viejas logias Provinciales, como la Orden Real de Esco-
cia de Heredom de Kilwinning, o de las logias como L´Ardente
Amitié  o  la Choix…

Le Chevalier de l´Occident (64º)

Este cuaderno ritual presente en el Arca de la Vª Orden, figura


como el manuscrito Ms 74, muy parecido al que se halla en la
colección Mirecourt, el cual se presenta como un grado homo-
géneo pese a sus distintas versiones, ya que aparece dentro de
los sistemas de Tschoudy y de Clermont, e el caso del Rito de
Perfección aparece como Caballero de Oriente y de Occidente,
y que viene  a estar situado en Sublime Escocés (38º) donde se
pone en escena  la evolución  de la Jerusalén Celeste descrita
por San Juan, volviendo el ritual a situarnos en la filiación de la
masonería entre las Cruzadas y los Templarios, de hecho la ce-
remonia de recepción  esta directamente inspirada- como nos
dice Léger,  en la primera parte del Apocalipsis de San Juan y
el preludio del fin de los tiempos, con una puesta en escena  y
la apertura  del libro sellado con siete sellos, y su alegoría  de
124
expulsar a los falsos Hermanos para preservar la nobleza de la
Masonería.

Frente a este cuaderno Ritual la Cámara de Grados del 23 de


julio de 1782 es concluyente en tanto que parece un grado poco
análogo a la masonería, más bien afín a los grados escoceses,
pero aún así todo se conserva.

Como cuaderno ritual no es muy extenso ya que ofrece una


Decoración de la logia bastante precisa, una Apertura, la clásica
Recepción y el ejercicio de la Obligación que se hace ante el
Gran Arquitecto del Universo; unos párrafos para construir el
discurso histórico y una Instrucción y el Cierre de los Trabajos.

Les Chevaliers de Jérusalem, ou El Supreme


dépositaire (65º)

Tres cuadernos idénticos conservados en el Arca, el que se


reproduce en el trabajo de Colette Léger es el Ms 1048D intitu-
lado Le Gran Elu depostaire ou les Chevaliers de Jerusalem.

Dicho cuaderno ritual se resume esencialmente en un Dis-


curso Histórico, que relata la historia de los Caballeros de San
Juan de Jerusalén, Orden religiosa y militar que se desarrolló
durante las Cruzadas, y que en el ritual establece una alego-
ría en paralelo de la misión del Masón Caballero del Orien-
te (Reconstrucción del templo de Jerusalén), y los Caballeros
de San Juan de Jerusalén (reconquista de los lugares santos y
restablecimiento del templo.)

El ritual se abre con larga Historia del Grado, aportando las


Palabras Sagradas, las de Paso, y los Tocamientos, así como los
Signos, se habla brevemente de la Decoración, el Tablero de
Logia, la Recepción de los Caballeros, su Preparación, el Jura-
mento que se jura   como Príncipe e Masón Libre, cerrando el
libreto la Instrucción de grado.
125
Les Chevaliers de la Triple Croix. (66º)

Tres cuadernos completos están presentes en el Arca de la Vª


Orden, dos de ellos son idénticos y denominados como Orden
Sublime de los Caballeros de Triple Cruz., el más legible el Ms.
1048F es el que ha sido objeto de transcripción para este traba-
jo de recopilación llevado a cabo por Colette Léger.

Como tal grado que ya indica su espíritu cristiano y caballe-


resco centrado una vez más en las Cruzadas situada la acción
ante la dirección de Godefroy de Bouillon al que al igual que
otros rituales se le imputa haber sido el creador de la Masone-
ría para permitir a los cristianos cautivos de Jerusalén celebrar
los misterios de su religión.

La triple cruz simboliza la unión durante las cruzadas de los


Masones alemanes, ingleses y franceses.

El recipiendario de este grado detentaría los siete grados que


son coronados por el grado terminal de Caballero Rosa-Cruz, y
como tal es presentado en una alegoría de la religión cristiana
donde Hiram es el símbolo de Cristo, lo cual se ve en otros ritua-
les del Arca, y tanto los Elegidos como los Escoceses representan
a su vez las Cruzadas que vienen a castigar a los sarracenos y a
reconstruir el Templo de Jerusalén.

Existe un ritual idéntico que se conserva en la Biblioteca Muni-


cipal de Aviñón  (Ms3085) con la única diferencia  es que la fiesta
de los Caballeros de la Triple Cruz es realizada en honor  Henry,
rey de Inglaterra y no a San Luis, rey de Francia. Un tercer
cuaderno del Arca es comparable con el de la colección Kloss
del Gran Oriente de los Países Bajos, y que presenta el mismo
tema caballeresco haciendo a los Francmasones apareciendo
como los herederos de los cruzados y presentando los grados
como perfectas alegorías de la religión cristiana.

126
Le Chevalier de la Vraie Lumière (67º)

En el Arca solo hay este cuaderno signado como Ms 1048I.

La historia de este grado que también desprende las conno-


taciones cristianas caballerescas es la recepción por parte de
las tropas de Bouillon de un prisionero cristiano liberado de los
sarracenos y que viene a informar de las amenazad fomentadas
contra Bouillon en el seno de su propio campamento.

La Masonería es presentada como una nueva fe y una alegoría


de la religión cristiana presentada como la Verdadera Luz.

Grado sin gran contenido iniciático y que explícita mente se


anuncia como un precursor del Caballero Kadosh.

Les nouveaux Chevaliers prosélytes de Jerusa-


lem (68º)

Manuscrito signado como Ms 1048 J, que presenta una leyenda


que de nuevo que nos devuelve a las los grados caballerescos
y al paraje de campamento de Bouillon que renuncia al culto de
los impíos a fin de poner a sus servicio la fe cristiana y recobrar
los Lugares Santos, lo cual le confiere ese título de conversión
de los Nuevos Prosélitos de Jerusalén, reivindicando una vez
más la vieja filiación de la fe cristiana como punto de salvación
y relacionando pues Masonería y Cruzadas.

Chevalier du Temple (69º)

Dos cuadernos idénticos en el Arca, y el que se aporta es


el Ms. 1048 K, intitulado Les Illustres Freres du Temple, y que a
priori se presenta como un grado de la Masonería templaria
alemana.

El discurso histórico de este grado nos habla de la Orden de


127
los Templarios y sus exterminaciones reapareciendo los Orden
de los Francmasones como sus legítimos herederos, proponien-
do al recipiendario en una forzada relectura de los tres grados
simbólicos como una alegoría de la historia de los Templarios
y ligando la mítica de Hiram con la de Jacques de Molay último
Gran Maestre de la Orden del Temple, aportando el ritual un
Discurso a modo de enseñanza masónica.

El 4 de febrero de 1783 la Cámara de Grados concluye tras la


presentación y lectura del Ritual: Este grado es rechazado tanto
en cuanto a la forma como por un evento público muy celebre,
pero se reserva en cuanto al discurso del Orador y ciertos de-
sarrollos de los tres primeros grados que puede ser beneficioso
para diversos trabajos

Grade Supreme de Grand Élu de Londres. Ou KS.


(70º)

Este es un grado de la familia Kadosh, grado terminal con ver-


siones múltiples de intenso sabor templario, y que está presen-
te en varias colecciones de rituales: Kloss, Lyon. Mirecourt… en
el Arca están conservados los intitulados como Grado Supremo
de Gran Elegido de Londres, ritual no templario, aunque adjun-
ta la historia de la Orden del Temple y el origen de la Masonería
como tal orden templaria.

Ms 1048 O datado de 1765 y fue publicado por Paul Naudon, en


el trabajo Histiorie, rituels et Tuileurs des Hauts Grades Maçonni-
ques. 2003.

La ceremonia de Recepción de este grado es un préstamo de


la trama del Pequeño Elegido que termina con la subida de una
escalera misteriosa, donde cada uno de los siete escalones es
un canto a la virtud del candidato que promete seguir tal senda.
La instrucción como tal relata la historia de la Caballeros del
Templo después de la creación de la Orden justo hasta el mo-
128
mento de su erradicación. La filiación templaria es revindicada
por la Masonería en el papel de venganza pro la muerte del
último Gran Maestre de Molay.

En el Arca figuran igualmente dos rituales de Gran Elegido o


el Hombre Santo o Caballero del Águila Negra que pertenecen a
la familia ritual de los grados Kadohs templarios con una curio-
sa situación en cuanto al Juramento que se hace en base a la no
pertenencia a la Orden d ellos Caballeros de Malta, que había
heredado una parte de las riquezas de la Orden del Temple.

La Cámara de Grados tras el análisis hace una reseña muy su-


cinta: Este grado es depositado en la secretaría e impreso.

Le Grand Inspecteur et le Grand Inquisiteur (71º)

Ritual denominado como Ms. 1048 S Gran Inspector. En este


ritual el recipiendario es invitado a vengar simbólicamente la
muerte de Jacques de Molay, así como la de otros templarios
a causa del Rey Felipe y el Papa Clemente V quienes acusan a
los templarios de apostatas, renegando a su vez de las practicas
inquisitoriales.

Es interesante constatar que la nomenclatura del Arca del V


Orden del Rito Francés no contiene la versión del grado Kadosh
templario con el papel de la venganza. Este fue un grado muy
complejo y debatido que en 1766 fue condenado por ser consi-
derado como grado contrario a la Masonería.

La preocupación por la exhaustividad en la conservación del


patrimonio prevaleció, con la presentación de un grado de ven-
ganza, el concepto que ya estaba expuesto en ritual precedente.
  
Chevalier du Soleil (72º)

El ritual contenido el Arca Ms 76 es una versión primitiva del


129
grado que nació en 1750 y perteneciente al sistema parisino de
Valois.

Este grado terminal antes de la aparición de la Rosa Cruz


es conocido bajo varios sistemas y bajo diferentes nombres, y
cuya virtud es la búsqueda de la verdad oculta al común de los
mortales. Él testifica su doble contenido moral y alquímico de
las dos corrientes masónicas de finales del siglo XVIII, o sea la
presencia de la masonería deísta y racionalista y la masonería
hermética.

Este grado se confiere a los Prosélitos, clasificación de entrada


a la Vª Orden y que cierra el campo de los conocimientos ma-
sónicos. Las notas de Gastebois en el debut del siglo XIX preci-
san que convenía recibir a los Prosélitos siguiendo el cuaderno
ritual de los Sublimes Elegidos de la Verdad, en el cual el estu-
dioso Pierre Mollier considera que se desarrolla una enseñanza
racionalista y deísta extremadamente militante.

La Cámara de Grados del 6 de agosto de 1782 concluye una


vez analizado el cuaderno ritual que parece no ser útil pues pa-
rece que retira al recipiendario casi todos los grados de maso-
nería. La Cámara estimado que la instrucción de este grado es
buena, aunque la fórmula del grado es rara, y por tanto ordena
que el cuaderno ritual sea depositado en la secretaria.

El cuaderno ritual transcrito es mu solemne y corto, una De-


coración de logia, la Apertura de esta, la explicación moral de
la logia y la de alquimistas y los adeptos a la logia filosófica
y el ritual presenta como final un corto Cierre de los trabajos:
Mis Hermanos partamos para ir a los hombres para inspirarles el
deseo de conocer la verdad. Mis Hermanos la logia está cerrada
partamos.

130
Análisis de la Novena serie del Arca de Vª Orden
de Sabiduría del Rito Francés (final)

Análisis de la Novena serie del Arca de Vª Orden.

Abordo la exposición sobre la novena serie y ultima del gran


Arca de la Vª Orden de Sabiduría que contiene los siguientes
rituales, ni que decir tiene a este respecto, que los textos esen-
ciales de este trabajo pertenecen a Colette Léger, que son lo
que conforman el núcleo central de toda la exposición, que se
complementa como ya he expuesto con otras aportaciones de
diversas autorías, incluyendo las personales.

Esto no se realiza con efecto de copiar textos sin más sino con
la intención de situar los 81 rituales aportados en sus diferentes
contextos, para que el lector en lengua castellana tenga una no-
ción y conocimiento lo más completa posible, ya que los textos
de referencia están en francés.

Maconnerie Hermétique Apr:. Comp:. Mte:. (73°)

El cuaderno que aquí se expone es el Ms. NAF 10958 titula-


do como Rite Hermétique en trois degres: Apprenti Adepte Che-
valier de la Rose-Croix, Excellent Chevalier Adepte Prince de la
Rose-Croix (Prince de Mercy) et Maitre Adepte Commandeur du
Saint-André.

Según se desprende del propio manuscrito este grado esta-


blecido por el Conde de Orfeuille sobre finales de  1780 por el
Capítulo que este presidia, el cual en 1822 formará una especie
de Gran Oriente, con la idea de levantar el Supremo Consejo
de Francia que desde 1813 estaba sin vida, este nuevo ente muy
vocacionado al escocismo y como tal sociedad muy selecta casi
toda ella de carácter aristocrático, a cuya organización se van a
unir  los Caballeros bienhechores del Olivo escocés que estaba
presidida por Larochette uno de ellos jueces del Conde de Gra-
131
se Tilly.La instalación  de tal ente fue desarrollada por el conde
de Muraire y el conde de Orfeuille, y el general Ferning. (Cla-
vel).

Dicho Capitulo en 1780 era La Reunión de la Vallée d´Aunai en


el Poitou, que recibe sus cartas capitulares del Gran Capitulo
General de 1786, a modo de reanudación del Rito de Heredom
de Kilwining.

El ritual es según nos dice, Léger, y se puede leer en el co-


rrespondiente tome tres de su obra, un tratado de alquimia que
toma prestados diversos materiales de las principales obras
de dicha época como la Grand OEuvre dévoilé de Coutan en fa-
veur  des enfants de la Lumière (1775). Diccionario mítico-her-
mético de Pernety (1758) y los rituales alquímicos de Tschoudy
(circa 1766).

La temática de este grado es la iniciación de un miembro Ro-


sa-Cruz de Heredom en el contexto de la construcción de la
gran obra, que permitirá acceder la verdadera sabiduría cons-
truida sobre la humildad y el socorro a los pobres en oposición
a la falsa sabiduría de los sofistas denunciados por Platón, con-
tra lo cual el recipiendario es puesto en guardia.

La realización de la Gran Obra es presentada como una alego-


ría del trabajo iniciático del Masón en su búsqueda de la per-
fección.

Se trata de uno de los rituales más largos presentado en este


Arca, muy completo  que empieza con la Decoración de la Logia
del Aprendiz Adepto Caballero de la Rosa-Cruz, presentando  el
Tablero de Logia y las ceremonias de Apertura de los trabajos
tras la preparación del candidato al que se le conduce a una
sala negra donde alumbra una sola vela amarilla, despojando al
candidato de sus ropas, que queda en camisa y en pantalones y
los ojos vendados por una singular gasa de varios colores, sien-
132
do cubierto pro un velo a modo de gasa negro.

Procediendo tras la Apertura a la Recepción   con la consiguien-


te Obligación en nombre de la Santa e indivisible Trinidad. A
continuación, viene la Instrucción de grado y la clausura de los
trabajos, para pasar al 2º Grado de Excelente Caballero adepto
Príncipe Rosa-Cruz, cuyo ritual sigue los pasos del anterior, pero
añadiendo varias explicaciones sobre los tableros de logias.

En este caso es interesante la explicación sobre el sistema de


la Gran Obra Filosófica a modo de catecismo que se cierra con
un discurso explicativo del sistema, todo ello en clave herméti-
co-alquímico.

Se cierra el cuaderno ritual con el 3º grado de Maestro Adepto


Comendador de San Andrés.

Para recibir este grado, el cuaderno ritual, ya prescribe


que  se debe estar en posesión  del Compañero Adepto Prín-
cipe de Mercy, o poseer grados equivalentes como  eran el San
Andrés de Escocia Patriarca de las Cruzadas del Rito Antiguo y
Aceptado;  o el Verdadero Masón Aceptado del Rito de Misraim,
o el Masón Hermético  del Capítulo metropolitano de Francia,  o
el grado de Caballero de los Argonautas de la Academia de los
Verdaderos Masones,  o el Caballero  Adepto del Águila y del Sol
del rito de Perfección, o Adepto del Oriente  de la Orden de los
Templarios, o Maestro Gran Arquitecto  Coëns de los grados  Ele-
gidos Coëns.

 Se presenta el clásico esquema de Apretura de Trabajos,


con realización de una Obligación en la gloria del GADU, y
tras lo cual se consagra al neófito mediante la colocación de la
espada  en la cabeza de este  con la consagración realizada en
nombre de Dios y San Andrés de Escocia con dieciséis golpes
sobre la espada, tras l cual se le enseñan las palabras, signos
y toques, y se le expone el Nuevo desarrollo del sistema de la
133
Gran Obra, que se cierra con una Instrucción a modo de cate-
cismo y la clásica Clausura de Trabajos.

Elu Suprëme. (74º)

 Se trata de os cuadernos, casi idénticos de este grado que


figuran en el seno del Arca como Elegido Supremo, y Elegido
Supremo o Ayudante del Tabernáculo de los Perfectos Masones,
en general son textos comparables a los cuadernos de la Maso-
nería de los Hombres y del Documento de Bonseigneur.

El cuaderno que reproduce Colette Léger es el Elegido Supre-


mo (Ms 1048 D).

La recepción a este grado es conferida al candidato mediante


el acceso al conocimiento del Gran Libro de la Naturaleza y sus
Leyes, que detentaba Salomón.

En dicha ceremonia se invita al candidato a no abandonar el


culto al verdadero Dios en favor de falsos ídolos, a imagen y
semejanza del Rey Salomón en el fin de sus días.

 La Cámara de Grados reunida el 19 de septiembre de 1782,


en el análisis jerárquico de este grado, concluye que la moral
parece buena, y por tanto se archiva para recurrir a ella si
hiciera falta.

Ecossais de San Andrés du Chardon, ou Ecossais


d´Heredom, suivi du Secret des Secrets. (75º)

Este cuaderno aparece en la colección de rituales del Marqués


de Gages y se data como de 1763, y es comparable al cuaderno
del Arca (Ms 1047 P) denominado 4º Grado Escocés, o Escocés
de San André de Chardon, clasificado por error en la séptima
serie   (63º grado) y de muy difícil lectura.

134
El sistema ritual de Rito Escocés Primitivo encuadrado  en
el tradicional escocismo de Kilwinnig  con las leyendas y
mitologías de Heredom, bebe de la tradición originada a partir
de Robert Bruce en 1314 para celebrar la victoria escocesa de
Bannockburn, y la Orden de San André de Chardon será reve-
lada pro Charles II en 1658 en Londres a la hora de condecorar
al general Monck y sus partisanos, como fieles defensores de la
causa estuardista, lo cual llevará a una duplicación  masónica
como tal grado, practicado de manera bicéfala  en Rito Escocés
Primitivo, con la leyenda simbólica central basada en el libro
de Esdras I y II, y la referencia mítica del retorno dl exilio y la
reconquista del trono.

Algunos autores dada su referencia católica (Antiguos Debe-


res) y al calvinismo del Mason Word, le hacen vincularlo a la
corriente del «Early Grand Scottish»

El recipiendario, en este cuaderno ritual tras haber visto la


Gran Luz, como en los grados clásicos de Perfección toma las
alegorías de los grados precedentes parta encontrar el verda-
dero objetivo de la masonería, a través de la Trasmutación de
los metales y por las operaciones de la Naturaleza, al modo de
como lo hacía Salomón y sus fieles, así como los Templarios que
se tienen en este cuaderno como los ancestros de los masones.

Es este un cuaderno muy breve, en el cual se presenta tras la


Recepción, una Obligación que arranca con una jura y prome-
sa en el Santuario del templo, o Santo de los Santos, en presencia
de la Divinidad… El cuaderno se cierra con un largo discurso
mediante la presentación de los cinco puntos de Perfección de
la Maestría Escocesa y el clásico catecismo que exponen casi
todos los rituales.

Le Chevalier de l´aigle noir Rose-Croix (76°)

Cuaderno ritual clasificado como Ms., en la colección Baylot


135
FM4, 38 y comparable a otro titulado de igual forma y debido a
la pluma del Barón de Tschoudy.

Expone Léger, que «la prueba preliminar del grado es la


confrontación a la realidad de la muerte por una puesta en es-
cena un tanto sanguinaria, pero al contrario que en el Elegi-
do llamado Caballero del Águila Negra (18º) el recipiendario
es el actor, pero si el espectador de acto de venganza, viniendo
a explicar con todo ello que la muerte es necesaria para
regeneración.

Durante la instrucción del grado se comunica al candidato el


conocimiento de los misterios de la cábala inscritos sobre el
pentáculo de Salomo, y los grandes principios de la realización
de la Gran Obra. Siendo los detentores de este grado, a priori
de origen prusiano, y deben ser mirado los Príncipes Masones
y como tal deben disfrutar de los privilegios dentro de todas las
logias».

Frente a este grado presentado ante la Cámara de Grados


como  Chevalier de l´aigle noir  ou Souverain de Rose-Croix du
Régime d´Heredom en Ecosse, y reunido tal organismo el 3 de
septiembre de 1782 concluye que «este grado es puramente
filosófico, y que no tiene ninguna analogía con los otros grados,
y por tal consecuencia no se puede seguir adelante con él»

Philosophie (77º)

Cuaderno registrado como Ms. 1048 M y den ominado


como Sublime Philosophe, y es idéntico al grado epónimo de la
colección Mirecourt.

Este ritual no es otro que la puesta en escena en clave masóni-


ca del libro del Conde de Gabalis, o los Entretenimientos sobre
las ciencias secretas  del Abad Motfaucon de Villars que publicó
su obra en 1670 denunciando  a los cabalistas  ante los espíritus
136
crédulos. El libro ha sido publicado como Le Comte de Gabalis,
ou Entretiens sur les sciences secrètes (1670), edición de Didier
Kahn para la editorial Honoré Champion, Paris. 2010

El recipiendario se le confiere el conocimiento de la cábala y


de todas las ciencias universales   a fin de hacer de él, un enfant
de la sagesse, instruyéndoles en la secreta operaciones de la
Naturaleza a fin de poder compartirlo con los otros iniciados.

Un cuaderno que se aporta es muy breve y en él se encuentra


una ceremonia de recepción y un catecismo.

Supreme Conmandeur des Astres (78°)

Este es otro ritual epónimo del Barón de Tschoudy, y que figu-


ra como Ms.80.
La recepción presenta ante el recipiendario que el cuerpo de
Hiram es la materia primera de la Gran Obra, y su estado de
putrefacción en la tierra hace que se convierta en la panacea
universal.

Este grado confiere la verdadera sabiduría y la felicidad por la


instrucción de las distintas etapas necesarias para la realización
de la Gran Obra, donde los principales símbolos de los grados
simbólico son alegorías (piedra bruta, la estrella flamboyante,
el cuerpo de Hiram, las baterías).

Sublimes Philosophes ou Philosophes incon-


nus. (79º)

Manuscrito registrado como el 111 y denominado como Philo-


sophe Inconnu.

Considerado como un grado del tipo académico en el cual se


reivindica la tradición de Hermes continuada por Salomón, que
inicia en la sabiduría de la cábala  que es presentada  como el
137
verdadero objetivo final de la masonería en la búsqueda de per-
fección moral.

La instrucción que aporta este grado es un verdadero tratado


de alquimia así com o la explicación del tablero de logia que es
un revisión bajo el ángulo hermético de los diferentes símbolos
del grado Rosa-Cruz, en el se rencuentra el nombre de los ele-
mentos del grado de Aprendiz Filosofo y Desconocido del Barón
Tschoudy.

Chevalier de Cabale (80º)

En el Gran Diccionario Histórico de 1732, Morei aporta la


siguiente definición sobre los cabalistas: son gentes que son
principalmente seguidores de la tradición de los antiguos, o de
la ciencia que encierra y pretende todos los misterios de la an-
cianidad, así como los secretos de nombre inefable de Dios, las
jerarquías celestes, las ciencias de los nombres. Etc.

En este grado, el recipiendario es el Caballero del Toisón de


Oro, ultimo grado de la masonería hermética de Montpellier,
en el cual se hace iniciar en los misterios de la cábala, la cual
confiere el conocimiento y la armonía entre la Naturaleza y la
religión, lo cual se propone para una mejor comprensión del
mundo que se le presenta en el acto de la iniciación.

Un cuaderno que empieza con la decoración de la logia y los


ornamentos de los Caballeros cabalistas, dando a su vez el sig-
no, el toque, la palabra sagrada que es Neclamak, la palabra de
paso: Kal,  y así se da el nombre, la edad , la marcha , la batería,
el Orden  y los privilegios de grado.

La Obligación se realiza mediante el Prometo y Juro la mano


izquierda en el aire y la derecha sobre el Nuevo Testamento en
presencia del GADU y de este Sublime Sanedrín…

138
Se presenta un largo catecismo que se cierra con los precep-
tos de Orden Moral y los Orden psíquico, tras lo cual se Cierra
el Sanedrín con el signo y las 12 baterías en Honor a Dios…

Le Zodiaque maçonnique (en 12 parties) (81º)

Este cuaderno que encierra en sí mismo doce partes o cua-


dernos están contenidos dentro del Ms. 111, y cada uno de ellos
está dedicado a una constelación zodiacal.

Es desde luego el ritual más largo y tal vez el más complejo de


los que contiene el Arca de la Vª Orden, el cual en sus distintas
partes se puede decir que son rituales de vocación académica
y por tanto uno se puede interrogar sobre cuál es el sentido de
su práctica real.

Están todos ellos imbuidos dentro de la filosofía hermética que


se presenta en forma de jeroglíficos, alegorías, de fábulas y mi-
tos en servicio a toda la constelación filosófica que se soporta.

Contienen tales cuadernos a modo de préstamos textos de


diversas obras del siglo XVIII, como La connaissance de la
mythologie par demandes et réponses (1739), que tuvo diversas
ediciones y reediciones, o el libro Cosmopolite ou nouvelle lu-
miere chymique (1723) tratado del polaco Michael Sendivogius
(1566-1636), del cual se rumoreaba que recibió la Piedra Filo-
sofal de Alexander Seton, el llamado cosmopolita. Se trata de
una de las principales obras de la literatura alquímica europea
de la Renaissance. Incluso si la duda persiste sobre la identidad
del «cosmopolita», sus escritos son una referencia para todos
aquellos que desean profundizar en el tema de la alquimia.

El conjunto de los 12 grados zodiacales, están considerados


como una alegoría de las 12 pruebas u operaciones del trabajo
alquímico, que se cierra con el grado de Chevalier des Pois-
sons, el nec plus ultra de la serie, y que es a su vez una forma de
139
advertencia al recipiendario: No se trata de acumular oro, sino de
conocer mejor y servir al autor de la naturaleza, para devolverle
al hombre primordial.

Este gran cuaderno como ya he dicho se conforma con otros


sub-rituales como son Le Chevalier du Taureau que presenta  los
siguientes apartados: decoración de la Academia, con sus  dis-
tintas decoraciones, el tablero de la Academia, y su correspon-
diente Apertura en la cual se exponen los Signos, los toques y
la Joya de grado que es la figura de un todo en oro, sobre la que
se graba  la estrella  de Aldebaran, que va suspendida de un
cordón azul en collar  sobre el cual bordados 51 estrellas.

Se aporta la instrucción del grado y el Cierre de la Academia.

 El siguiente cuaderno está dedicado a los Chevaliers des Ge-


maux, que sigue las mismas trazas que el anterior en sus expo-
siciones, al cual le sigue el cuaderno dedicado al Chevalier de
l´Ecrevisse, al igual que lo hace el Chevalier du Lion, que es el
quinto cuadernillo ritual.

A continuación viene el Chevalier de L´Epy ou de la Vierge,


cuyo ritual aporta una plegaria, y después viene el cuaderno
séptimo de Chevalier de la Balance, cuyo tablero de Academia
es un rectángulo y en su parte media se haya representada la
estatua de Themis, con la balanza en una mano y la espada en
la otra, a un lado se haya  la estatua de Medusa y  en el otro una
égida, conteniendo además una fuente  y la representación de
Pegaso.

El sub-ritual  u octava parte está dedicado al Chevalier du


Scorpion, cuyo tablero de la Academia  estarán trazadas al
Occidente la figura de Neptuno  y la de Júpiter, luego al Mediodía
la Mercurio y en el Septentrión  a un lado un águila  y al otro lado
un león, y al Oriente  dos animales y la Luna en pleno apogeo, y
la joya del grado es la figura de un escorpión sobre el cual están
140
grabadas en plata tres estrellas dispuestas en arco, una cuarta
sobre el corazón y otras sobre la cola, lo cual se suspende de un
collar  con 22 estrellas bordadas.

El siguiente grado es el Chevalier du Sagitario, seguido del


ritual del Chevalier de Capricornie, y del Chevalier du Ver-
seau que presenta una cámara muy ricamente ornamentada y
con un tablero de la Academia representado en un gran rec-
tángulo un gran águila que sostiene sobre sus garras un hom-
bre joven, cuyo tablero durante la recepción  será situado sobre
una pequeña tabla delante del trono, dicho águila representa  el
disolvente de los filósofos y de Gáminedes  de la tierra y con
la conjunción de dichas substancias poder hacer el néctar  por
cuyo medio los Dioses se hacen inmortales.

Cierra este gran cuaderno el ya citado Chevalier des Pois-


sons, cuyo tapiz de Academia, se conforma mediante un rec-
tángulo en cuyo fondo habrá representado un río en el cual hay
dos delfines sobre los que se encuentra Venus y Cupido, y en
sus bordes un gigante enorme que les persigue. La joya se com-
pone en base a dos peces en oro ensamblados, lo cual se sus-
pende de un collar azul sobre el cual habrá bordadas cuarenta
y dos estrellas.

RECENSIÓN

Una vez fallecido Montaleau, se pone en escena en 1808 por


un Consejo de nueve miembros poseedores de los más altos
grados, y como guardianes de los Reglamentos y los Archi-
vos del Gran Capitulo Metropolitano, asistidos por una serie
de 27 Prosélitos ponen en marcha la Vª Orden, en un ambiente
fuertemente católico y una importante dominancia de la cultura
hermética y caballeresca, que como hemos ido entresacando
de dicho bagaje ritual se opera sobre diversas bases.

. Por un lado, la filiación de los masones operativos del medievo


141
con las tradiciones constructores del Templo de Jerusalén.
. El origen caballeresco que se revela a través del Discurso del
Caballero Ramsay de 1737.

. El origen templario, los francmasones como descendientes


conceptuales de los Templarios

En todo caso con todo ese volumen de rituales (81) los comi-
sionados terminan por presentar nueve series de nueve grados,
a modo de una progresión del Rito Francés, de la cual no todo
parece aprovechable.

La 1ª Serie. Comprende los grados de Aprendiz, Compañero


y Maestro que son la pieza común en todos los sistemas masó-
nicos, los cuales invitan a la concluir la construcción del templo
de Salomón después de la muerte de su arquitecto, Hiram, ha-
ciendo hincapié en la búsqueda de la perfección.

La 2ª Serie.  Está compuesta por los Grados de los Elegidos, de-


signados al azar para llevar a cabo la búsqueda de los asesinos
de Hiram con el fin de vengar su muerte, y Elegido por Salomón
para supervisar la construcción del templo.

La 3ª Serie. Todo un conglomerado de familias de grados de


Elegidos por Salomón que anuncian las series escocesas para
los grados probatorios, por encima del grado de Maestro de
Logia dentro de la Masonería de Perfección.

Series 4ª y 5ª compuesta por los grados denominados esco-


ceses, con muy diferentes objetivos y entre los que destacan las
referencias al Antiguo y Nuevo Testamento, en la secuencia de
buscar la palabra perdida tras la muerte de Hiram.

Los rituales muestran una serie de ceremonias cuasi sacerdo-


tales, y como tales Escoceses se muestras como un círculo ce-
rrado perseguidores de la virtud y Celosos conservadores del
142
conocimiento adquirido.

Serie 6ª. Da comienzo la llamada Masonería Renovada, según


Colette Léger, que sitúa la destrucción del Templo de Jerusa-
lén, apareciendo por tanto los grados caballerescos cuyo repre-
sentante más fiel sería el Caballero de la Espada o del Oriente
actuando como grado terminal en 1750, cuya temática como es
la salida del exilio de Babilonia de los judíos para construir el
Templo se entremezcla con las míticas de las cruzadas y los mí-
ticos templarios.

Serie 7ª. Grados y rituales netamente cristianos como el gra-


do del Águila o Rosacruz, considerados como los «nec plus ul-
tra» a partir de 1760, que como expone Léger: el resultado de
la recepción, conlleva un dialogo de tipo socrático, que permite
reencontrar la palabra perdida tras la destrucción del Templo».

Serie 8ª. Esta serie confiere a la masonería a través de los


rituales la filiación caballeresca y templaria don una serie de
discursos historicistas en los que están presentes las cruzadas,
se distinguen en este sentido los grados de Grandes Elegidos y
los Caballeros Kadohs, que se remata con una exposición her-
mética y de alta moralidad a través de grado del Caballero del
Sol. Grado que se confería a los Prosélitos para su entrada en la
Vª Orden, concluyendo de este modo el campo de los conoci-
mientos masónicos.

Serie 9ª. Constituida por los grados de tradición hermética, sin


dejar de lado la cábala, la alquimia o la astrología, vistos o re-
visitados desde un ángulo hermético., y presentados como pro-
pedéuticos en el arte de la transmutación   de los metales por
la operaciones de la Naturaleza, Grados que son reservados al
Consejo de los Nueve de la Vª Orden, detentores de los grados
Rosa-Cruz.

143
CONCLUSIONES 

De esta forma se concluye el repaso del contenido del Arca de


la Vª Orden de Sabiduría del Rito Francés, 

En su  seno encontramos un importante bagaje ritualístico de


muy diversa naturaleza, unos 81 rituales, de los cuales se tienen
escasos datos, sobre todo acerca de sus procedencias y posi-
bles usuarios, lo cual sería importantes conocer quienes esta-
ban promoviendo todo este conjunto ritualístico de podemos
situar en el origen del escocismo tanto de primera como segun-
da hornada, y en los cuales quedan patente desde un principio
las influencias caballerescas, neotemplarias, y hermético-alquí-
micas que se iban introduciendo en la masonería simbólica no
escocista.

Un compendio ritual del cual nos tenemos estadísticas sobre


las aceptaciones y rechazos acerca de todo este bagaje ritual,
cuantos de esos rituales fueron desechados y cuantos fueron
puestos en cuarentena, y cuales formaron parte del patrimonio
del Gran Capitulo General.

Es cuasi evidente que puso a cierta distancia por parte del


quehacer de los organismos masónicos del Gran Oriente de
Francia, pues es notorio que los grados Rosacruces y los Ka-
dohs creaban cierta incomodidad orgánica, no solo al Gran
Oriente de Francia, como estructura que caminaba hacia una
cierta neutralidad religiosa,  sino a también a muchos de sus
miembros que se expresaban de forma distante acerca de todas
estas influencias, y que les llevaba a rechazar muchos de estos
materiales rituales como poco válidos.

No olvidemos que este desarrollo del que estamos hablando


tiene mucho que ver con la reforma masónica que emprenden
el Régimen de los Filaletos sobre la logia los Amigos Reunidos en
la que estaba Roëttiers de Montaleau.
144
No cabe duda que dicho conjunto de cuadernos rituales es
una importante herramienta para conocer el mundo ritual del
siglo XVIII  que se fue abriendo paso, como estamos viendo, de
forma paralela al desarrollo de la formas simbólicas masónicas
en base al omnipresente escocismo, por eso resulta extraño la
existencia de algunos rituales con propuestas tan definidas afi-
nes al la cábala al hermetismo, o al rosacrucismo, y llama mucho
la atención esa doble velocidad cuando comprobamos que  la
masonería simbólica aún estaba cimentando y madurando  su
desarrollo orgánico y ritual y en cambio los Altos Grados tenían
ese grado de desarrollo conceptual.

Esta situación explica como Roëttiers de Montaleau, con su


equipo de colaboradores fue capaz de codificar los grados sim-
bólicos en una herramienta genuina, como fue el Régulateur du
Maçon,  aunque Ludovic Marcos, lo presente  como «un texto
fundamental, pero que no es nada más que una versión pro-
puesta a las logias, y la puesta en escena de una de las infinitas
versiones» pues pese a esta opinión, el equipo de codificación
fue capaz de presentar una obra culmen en los grados simbóli-
cos  sin embargo frente a dichos cuadernos rituales para com-
poner las llamadas Ordenes de Sabiduría no parece que fueran
capaces de presentar el mismo nivel de trabajo para lograr la
codificación del llamadoChevalier Maçon.

Puesto que el Gran Oriente de Francia arrastraba los plantea-


mientos frente problemáticas críticas y herméticas en sus Altos
Grados, (Ordenes de Sabiduría), sobre manera en los grados
terminales como el Rosacruz o el Caballero Kadohs, ya que
pese a su importancia no parecía posible deshacerse de todo el
entramado alquímico y hermético que sujetaba todo este con-
glomerado ritual que presentan en gran parte los 81 rituales del
Arca de la Vª Orden.

Está claro que frente a toda esa barahúnda de presencias e in-


fluencias, a los miembros de las distintas Cámaras de Grado no
145
les quedaba más alternativa que rechazar muchas de las  pro-
puestas rituales que presentaban los diversos cuadernos ritua-
les como inviables, al menos eso es lo que parece desprender-
se de actuaciones de los distintos organismos que trabajaron en
dicha codificación en el seno del Gran Oriente de Francia, fren-
te a las cuales, dichos comisionados lo que hicieron fue dejar de
lado muchos rituales como inservibles, y otros los dejaron de
cara a futuros estudios, o aprovechamientos.

Nos falta mucha información complementaria sobre este gran


bagaje ritual del cual estoy seguro, que el REAA sí supo sacarle
provecho, ya que su tesitura era diferente y partía de un plan-
teamiento de flexibilidad y adecuación a las demandas rituales,
que como se está viendo venían de lejos.

Es de agradecer al equipo del Gran Oriente de Francia, y


en especial a Colette Léger, y a otros como Pierre Mollier, sus
trabajos por desempolvar todo este cumulo de archivos sobre
los cuales hemos he ido trabajando y exponiendo para que los
estudiosos y entusiastas del Rito Moderno y el Rito Francés, y en
especial en lo que respecta a las Ordenes de Sabiduría en len-
gua castellana, tengan al menos un acercamiento a ese bagaje
ritual de los 81 rituales.

En todo caso Roëttiers de Montaleau al final, en el Comité del


Soberano Capitulo Metropolitano del 20 diciembre de 1806
hace esta observación «que las circunstancias parecen requerir
que el GOdF esté informado de que el Capítulo ha profesado
un conocimiento masónico de hasta 81 grados, distribuido en
una serie de 5 Órdenes, y celoso de ayudar a repeler el abuso
del tales grados invita a organizar los Capítulos Superiores no
confiriendo a los HH. GG por encima del título de R + C, como
grado límite».

Cierto es que a la muerte de Roëttiers de Montaleau en la re-


fundación del Vº Orden el 18 de febrero del 108. y sobre la base
146
de los trabajos y los reglamentos aporvados con unanimidad,
precisan que  será dirigido por un Consejo de Nueve miembros
que poseerán los más altos grados, como guardianes de los re-
glamentos y los archivos, y los archivos rituales conservados en
el Arca de la Vª ORden. Dicho COnsejo de los Nueves estaba
auxiliado de una clase de 27 Prosélitos, habiendo sido recibi-
dos bajo la ceremonia de recepción del Chevalier du Soleis,
con la intención de recibir a los detentadores de ALtos Grados
de otros ritos, a fin de aumentar la base de conocimientos. De
esta forma la Vª Orden se verá reafirmada sobre el rol de la Aca-
demia de Grados y Ritos que se volvía a recuperar desde 1784.

Las referencias bibliográficas y fuentes han sido:

Les 81 grades qui fondèrent au siècle des Lumières le Rite


Français, préface de Philippe Guglielmi, Co-édition Conform-
Grand Chapitre Général du Grand Orient de France, collection
Joaben hors-série, 3 volumes (264 p. + 264 p. + 328 p.), Paris,
2017, 97 €.

147
ORIGEN Y EVOLUCIÓN HISTÓRIC
Gio U

148
HISTÓRICA DE LA FRANCMASONERÍA
Uribe
Todo examen del simbolismo y de la filosofía francmasónica
debe ir necesariamente precedido de una breve investigación
sobre los orígenes e historia de la institución.

¿En dónde nació esta Orden tan antigua y universal? ¿Cuáles


fueron los accidentes relacionados con su fundación? ¿De qué
institución similar o pareja se derivó? ¿Fueron, por el contrario,
sus comienzos originales y autóctonos, independientes de toda
clase de influencias externas y sin relación alguna con otra
institución?

Estas preguntas son las que debe hacerse todo investigador


inteligente en los comienzos de su estudio. Y debe contestarlas
categóricamente, antes de que pueda esperarse que compren-
da su verdadero carácter de institución simbólica, porque, para
apreciar su carácter, es preciso conocer antes sus anteceden-
tes. Pero quien espere llegar a una solución satisfactoria de este
examen tiene que sustraerse a la influencia de un error en que
suelen incurrir los novicios en filosofía masónica; no confundir
la doctrina francmasónica con su forma externa y extrínseca. No
debe presuponer que la suma y sustancia de la Francmasonería
está constituida por ciertas costumbres y ceremonias que exis-
ten actualmente, pero que, aun hoy día, están sujetas a extensas
variaciones en diferentes países.

“La antigüedad prudente”, dice Lord Coke, “expresó las subs-


tancias por medio de ceremonias, para dar mayor solemnidad,
a lo que debía hacerse y recordarlo y observarlo mejor”. Sin
embargo, debe tenerse siempre presente que la ceremonia no
es sustancia, sino la vestidura externa con que ella se cubre y
hasta se adorna, a la manera que cubre el vestido a la figura
149
humana. Desnudad al hombre de su cubierta externa y toda-
vía tendréis el microcosmos (Palabra griega que significa “un
mundo en miniatura”), la maravillosa creación, con todos sus
nervios, huesos y músculos, y, sobre todo, con su cerebro, ideas
y sentimientos. Si separásemos de la Francmasonería sus cere-
monias externas, todavía nos quedarla su filosofía y su ciencia,
las cuales han sido siempre las mismas, mientras que las cere-
monias han variado según las épocas y países. Tantas veces se
ha definido la Francmasonería diciendo que “es una ciencia de
moral, velada en alegorías y esclarecida por medio de símbo-
los” que si no fuera por la belleza de esta definición, sería hasta
enojoso repetirla; pero ella expresa el principio exacto que aca-
bábamos de anunciar.

La Francmasonería es una ciencia, una filosofía, un sistema de


doctrinas que se enseña de un modo peculiar por alegorías y
símbolos. Este es su carácter interno, pues las ceremonias son
adiciones externas que no afectan a su sustancia. Por eso vamos
a examinar en nuestro estudio sobre los orígenes de la Franc-
masonería, este sistema peculiar de filosofía y no sus ceremo-
nias.

Para investigar el origen de la filosofía masónica, hay que re-


montarse hasta la más remota antigüedad, en donde se encon-
trarán sus principios latiendo en el seno de asociaciones pa-
rejas, en que se mantenía y enseñaba la misma filosofía. Pero
si se confunden las ceremonias francmasónicas con su filosofía
y se buscan los orígenes de la asociación en formas externas
semejantes a las actuales, bastará con retroceder tan sólo hasta
principios del siglo XVIII, pues en esta época se introdujeron
grandes modificaciones en su ritual. Habiendo llegado ya a la
conclusión de que no debemos investigar el origen del ritual,
sino el de la filosofía masónica, nos resta por ver cuál es la natu-
raleza característica de esta filosofía.

Nosotros creemos que la filosofía de la Francmasonería tiene


150
por objeto la contemplación del carácter divino y del humano.
Nuestra filosofía considera a Dios como un solo ser eterno, exis-
tente per se, en contraposición a la mitología de los pueblos
antiguos sobrecargada de multitud de dioses y diosas, de semi-
dioses y héroes; y al HOMBRE como ser inmortal, que se prepara
en esta vida para otra eterna y futura, en idéntica contraposición
con la filosofía de la antigüedad que circunscribía la existencia
humana a la vida presente. Por lo tanto, estas dos doctrinas -la
de la unidad de Dios y la de la inmortalidad del alma- consti-
tuyen la filosofía de la Francmasonería. Por eso, cuando quere-
mos definirla sucintamente, decimos que es un antiguo sistema
filosófico que enseña estos dos dogmas. De ahí que, al encon-
trar en todas las épocas ciertas asociaciones e instituciones que
enseñaron estas verdades de un modo alegórico y simbólico
particulares, a pesar de desarrollarse en un ambiente en que
predominaban el oscurantismo intelectual y la degradación de
las antiguas religiones politeístas, creamos tener derecho a sos-
tener que esas asociaciones fueron la incunabula -los predece-
sores- de la institución masónica, tal como, hoy día existe.

Comprendidas ya estas observaciones preliminares, creemos


que el lector se encuentra capacitado ya para considerar la teo-
ría del origen de la Francmasonería que exponemos en las si-
guientes proposiciones:

1. En primer lugar creemos que en los mismísimos comienzos


del mundo existieron ciertas verdades de gran importancia
para el bienestar de la humanidad, que fueron comunicadas
probablemente al hombre por directa inspiración divina.
2. Estas verdades consistían principalmente en las proposicio-
nes abstractas de la unidad de Dios y de la inmortalidad del
alma, de cuya verdad no se puede dudar de un modo racional.
La creencia en estas verdades no es más que una consecuencia
necesaria del sentimiento religioso, rasgo perenne de la natu-
raleza humana. El hombre es, enfáticamente y por distinguirse
de todas las otras criaturas, un animal religioso. Gross comienza
151
su interesante trabajo sobre The Heathen Religión in its Popu-
lar and Symbolical Development, afirmando que “La existencia
universal de ideas religiosas, la creencia en algo sobrenatural
y divino y el culto que al mismo se le rinde, es uno de los fe-
nómenos característicos de la raza humana.” Y si la naturaleza
ha implantado el sentimiento religioso, también debe haberlo
encauzado por un canal adecuado. La creencia y el culto debie-
ron haber sido en sus comienzos tan puros como la fuente de
que brotaron, aunque en épocas subsiguientes y anteriores al
cristianismo, se corrompieran, debido a la influencia ejercida
por los sacerdotes y los poetas sobre el pueblo ignorante y su-
persticioso. Las dos primeras proposiciones de nuestras teorías
se refieren únicamente a este período primitivo anterior a las
corrupciones de que acabamos de hablar.
3. Estas verdades de Dios y de la inmortalidad fueron probable-
mente transmitidas por los patriarcas del linaje de Set. Noé las
conoció sin duda alguna, y las comunicó a sus descendientes
inmediatos.
4. A consecuencia de esta comunicación, el verdadero culto
de Dios continuó existiendo algún tiempo después del Diluvio,
siendo cultivado por los noaquitas o descendientes de Noé.
5. En un período siguiente (cuya fecha no tiene importancia,
si bien la Biblia la fija en la erección de la torre de Babel) gran
parte de la raza humana se separó de los noaquitas.
6. Estos separatistas perdieron rápidamente de vista las verda-
des divinas que les habían revelado sus antecesores, y caye-
ron en los más vergonzosos errores teológicos, corrompiendo
la pureza del culto y la ortodoxia de la doctrina religiosa que se
les había confiado.
7. Un reducido número de miembros perteneciente al linaje pa-
triarcal conservó estas verdades en toda su integridad, y sólo a
muy pocos permitieron conocer vagas y difusas porciones de la
verdadera luz.
8. El conocimiento íntegro se reservó únicamente para los des-
cendientes directos de Noé; el parcial, se dio a los sacerdotes
y filósofos, y más tarde, a los poetas de las naciones paganas,
152
a quienes iniciaron en los secretos de estas verdades. De la
persistencia de estas verdades religiosas entre los patriarca-
les descendientes de Noé, hay pruebas evidentes en la historia
sagrada. Y, en cuanto a su existencia en las corporaciones de
gentiles cultos, nos quedan los testimonios de muchos escrito-
res inteligentes que han dedicado sus energías al estudio de
este problema. Por ejemplo, Grote dice en su Historia de Grecia
que: “Algunos sabios investigadores, especialmente Creuzer,
han relacionado la interpretación alegórica de los mitos con la
hipótesis de que existió un antiguo cuerpo de sacerdotes muy
instruidos, que tuvo su origen en Egipto u Oriente y que enseñó
a los rudos y bárbaros griegos la ciencia física, histórica y reli-
giosa, bajo el velo de los símbolos”. Esto mismo podría decirse
de las demás naciones intelectuales de la antigüedad.
9. Los autores masónicos han denominado a la primera clase de
doctrina o sistema, es decir a la enseñanza íntegra, “la Franc-
masonería primitiva y pura de la antigüedad”, mientras que a
la parcial, le han aplicado el nombre de “Francmasonería es-
púrea”. Estos términos fueron aplicados por primera vez, si no
estamos mal informados, por el Doctor Oliver, y se aplican de
la siguiente manera: la palabra puras, a las doctrinas enseñadas
por los descendientes de Noé, y la palabra espúreas, a las de
sus descendientes de linaje gentil o pagano.
10. Las masas populares -principalmente las gentiles- desco-
nocían por completo esta verdad divina, piedra fundamental de
ambos géneros de Francmasonería, la pura y la espúrea, y esta-
ban profundamente sumergidas en los errores y falsedades del
culto y de la religión pagana.
11. Los errores de las religiones gentílicas no eran invenciones
voluntarias de quienes las cultivaban, sino corrupciones gra-
duales y casi inevitables de las verdades que Noé les enseña-
ra por primera vez. Tan palpables son estas corrupciones que
puede seguirse su proceso de formación desde la forma origi-
nal de que se fueron desviando. Por ejemplo, la vida y hazañas
de Baco o Dionisos, no es más que una parodia de la de Moisés;
y en el nombre de Vulcano, el dios forjador, puede observar-
153
se una evidente corrupción etimológica del nombre de Tubal
Caín, el primer artífice en metales, pues Vulcano, no es más que
una forma modificada de Baal-Caín, el dios Caín.
12. Los individuos pertenecientes a la masa (existieron algu-
nos de ellos que conocieron la verdad) recibieron su doctrina
por medio de una iniciación en ciertos sagrados Misterios, en el
seno de los cuales se conservaba, ocultándola al pueblo.
13. Estos Misterios existieron en todos los países paganos, con
nombre distinto en cada uno y hasta tomando diferentes for-
mas, si bien tuvieron siempre el idéntico objeto de enseñar por
medio de doctrinas alegóricas y simbólicas las grandes ense-
ñanzas masónicas de la unidad de Dios y de la inmortalidad del
alma. Esta es una proposición importantísima que no debe per-
derse de vista al investigar los orígenes de la Francmasonería,
pues los misterios paganos fueron a la Francmasonería espúrea
de la antigüedad, lo que las Logias de Maestros a la Francma-
sonería actual. Creemos innecesario demostrar la existencia de
los misterios, puesto que todos los autores antiguos y modernos
la admiten. El estudiar minuciosamente su carácter y organi-
zación ocuparía todo un volumen. El Barón de Sainte-Croix ha
escrito dos grandes tomos que tratan de este tema, sin lograr
agotarlo.
14. Las dos divisiones de la Institución Masónica definidas en
el párrafo noveno, es decir, la Francmasonería primitiva y pura
de los descendientes judíos de los patriarcas, llamados para
distinguirlos, los noaquitas o descendientes de Noé, porque no
habían olvidado ni abandonado las enseñanzas de su gran ante-
cesor, y la Francmasonería espúrea, practicada en las naciones
paganas, siguieron en el curso del tiempo corrientes paralelas,
a veces, muy próximas, pero nunca unidas.
15. Pero estas dos corrientes no podían permanecer siempre
separadas. Brotaron en remotos tiempos de una fuente común
-la del antiguo sacerdocio de que ya hemos hablado en la pro-
posición octava- y se dividieron en Francmasonería pura y es-
púrea, manteniéndose separadas durante muchos siglos; pero,
por fin, se encontraron y unieron en la erección del templo de
154
Jerusalén, siguiendo los israelitas el ejemplo del rey Salomón,
y los tirios el de Hiram, rey de Tiro, e Hiram Abif. Es cierto que
la Francmasonería espúrea no dejó entonces de existir, pues,
por el contrario, perduró muchos siglos después de este pe-
riodo, hasta que los Misterios paganos fueron abolidos durante
el reinado del emperador Teodosio. Pero con la unión de los
francmasones judíos o puros, con los espúreos o tirios verifica-
da en Jerusalén, empezaron a infundirse sus doctrinas y cere-
monias respectivas, lo cual terminó con la abolición de los dos
sistemas y la fundación de uno nuevo, que puede considerarse
como el prototipo inmediato de la institución existente en nues-
tros días. Por eso muchos estudiantes masónicos no remontan
sus investigaciones más que hasta los hechos enunciados en la
proposición quince, y se contentan con encontrar los orígenes
de la Francmasonería en el templo de Salomón. Pero, si nuestra
teoría es cierta, la verdad es que entonces no nació, sino que
sufrió una modificación de su carácter. La leyenda del tercer
grado la leyenda áurea fue adoptada entonces por la Francma-
sonería pura, tomándola de la espúrea; pero la leyenda había
existido con otros nombres y formas en todos los Misterios de
las épocas anteriores. La doctrina de la inmortalidad, que hasta
entonces habían enseñado los noaquitas en forma de abstrac-
ta proposición, se inculcó desde aquel momento por medio de
una lección simbólica: el símbolo de Hiram el Arquitecto acabó
por ser el rasgo distintivo de la Francmasonería.
16. Pero el sistema masónico tenía que sufrir otra importante
modificación durante la construcción del templo, porque an-
tes de que se verificara la unión, la Francmasonería pura de los
noaquitas habla sido siempre especulativa, y no se parecía a la
organización actual más que en que rendía culto a los mismos
principios abstractos de la verdad divina.
17. Por el contrario, los tirios eran arquitectos de profesión. Sus
jefes pertenecían a la escuela de la Francmasonería espúrea, y
al unirse en el templo de Salomón con sus contemporáneos ju-
díos infundieron los elementos del arte operativo en la ciencia
especulativa practicada por los últimos.
155
18. Desde entonces el sistema presentó unidos los elementos de
las masonerías especulativa y operativa. Esto puede observarse
ya en los Collegia Fabrorum, o Colegios de Artífices, fundados
en Roma por Numa, que, indudablemente, estaban organizados
masónicamente; en la secta judía de los esenios, quienes traba-
jaban al mismo tiempo que oraban y se decían descendientes
de los constructores del Templo, y también, aunque de un modo
más destacado, en los Francmasones viajeros de la Edad Media,
que se identifican por su nombre con sus sucesores modernos,
y cuyas sociedades estaban constituidas por hombres sabios
dedicados a escribir y estudiar, y por artesanos, que trabajaban
y construían. Durante tan largo periodo de tiempo la Francma-
sonería continuó siendo a la par operativa y especulativa.
19. Pero la institución habla de sufrir otro cambio que la trans-
formara en lo que actualmente es. Por eso no hace mucho tiem-
po (comparativamente hablando) que la forma operativa se
abandonó llegando a ser la Francmasonería enteramente espe-
culativa. La fecha exacta de tal acontecimiento no se fija en este
caso por conjeturas, ya que sabemos que aconteció a principios
del siglo XVIII durante el reinado de la reina Ana de Inglate-
rra. Preston cita las mismas palabras del decreto que estableció
este cambio: “Los privilegios de la masonería no se limitarán
tan sólo a los masones operativos, sino que se concederán a
hombres pertenecientes a diversas profesiones, con tal de que
sean regularmente aprobados e iniciados en la Orden.”

Las diez y nueve proposiciones que acabamos de exponer


contienen una breve pero sucinta perspectiva de la evolución
de la Francmasonería, desde sus orígenes en las primitivas
épocas del mundo como sistema de filosofía religiosa, pasando
por todas las modificaciones que introdujeron las razas judía
y gentiles, hasta que tomó la forma actual. Durante todo este
tiempo conservó ciertos rasgos inmutables que pueden consi-
derase desde ahora como específicos de ella, y por medio de
los cuales se ha distinguido de otras asociaciones contempo-
ráneas, por semejantes que hayan sido en su organización ex-
156
terna. Estas características son: en primer término las doctrinas
que enseñó constantemente, es decir, las de la unidad de Dios
y la inmortalidad del alma, y en segundo término, la forma de
enseñarlas, a saber, por medio de símbolos y alegorías. Consi-
derando estas características como exponentes de lo que es la
Francmasonería, es inevitable llegar a la conclusión de que la
especulativa actual abunda en evidentes pruebas demostrati-
vas de la identidad de su origen con la Francmasonería espúrea
del período pre salomónico. Ambos sistemas proceden de una
fuente pura común; pero, mientras uno de ellos conserva la pu-
reza original, el otro la corrompe continuamente. Tal es la con-
clusión a que ha de llegarse necesariamente, como corolario de
las proposiciones recién expuestas en este ensayo. En la histo-
ria se encuentran numerosas pruebas evidentes, (de las cuales
estas proposiciones no son más que un ligero bosquejo), de que
la rama tiria del sistema espúreo influyó de modo manifiesto en
la Francmasonería primitiva de los noaquitas, por medio de los
símbolos, mitos y leyendas que ésta recibió de aquélla, si bien
modificándolos de forma que estuvieran de acuerdo con su sis-
tema. Hay una cosa irrefutable: la de que debemos a los Franc-
masones tirios la introducción del símbolo de Hiram Abif. La
idea de este símbolo, aunque modificada por los Francmasones
judíos, no es de procedencia judía, pues fue, evidentemente, to-
mada de los misterios paganos, en que Baco, Adonis, Proserpina
y otros seres deificados representaban el mismo papel que Hi-
ram en los misterios masónicos.

Por último, en los términos técnicos de la Francmasonería, en


sus instrumentos de trabajo, en los nombres de sus grados y en
la mayor parte de sus símbolos se encuentra un testimonio fe-
haciente de la gran infiltración de los elementos pertenecientes
al arte operativo en su filosofía religiosa. La Historia explica este
hecho diciendo que se debió a la afinidad de esta institución
con la Fraternidad de artífices dionisíacos constructora del tem-
plo de Jerusalén, con los Colegios de Artesanos de Numa, y con
los Francmasones viajeros de la Edad Media, que edificaron to-
157
dos los grandes edificios de su época. Las diez y nueve proposi-
ciones expuestas en este ensayo forman un breve bosquejo de
la teoría del verdadero origen de la Francmasonería, que he-
mos adoptado, después de largas y pacientes investigaciones.
Si quisiéramos demostrar lógicamente o con pruebas históricas
la evidencia de estas proposiciones, nos veríamos obligados
a escribir un enorme volumen; por eso nos limitaremos a pre-
sentarlas como sugerencias que el estudiante masónico ha de
ponderar por sí mismo. No son más que postes indicadores que
han de guiarle en la difícil y bella tarea de investigar el origen
y la evolución de la Francmasonería, desde su nacimiento hasta
el actual estado de potente madurez. Pero, a pesar de que las
hemos expuesto lacónicamente, creemos que son necesarias,
como preliminar para comprender debidamente el simbolismo
de la Francmasonería.

Tomado de:
https://www.facebook.com/groups/universalmasoneria/per-
malink/1352873314880843/

La Orden de Nautas del Arca Real


Alberto Moreno Moreno

Hay dos órdenes hoy en día que mantienen la tradición noa-


quita de la Masonería. Una es la Real Orden de Escocia, que se
circunscribe al territorio escocés, y la otra, muy extendida por
todo el globo, es la Orden de Nautas del Arca Real.

Los acontecimientos que se representan en este Grado giran


en torno al Diluvio Universal, y transcurren en el interior del
Arca. Los Oficiales representan a Noé y sus hijos, y el simbolis-
mo gira en torno al Arca como medio de salvación, y la fe como
ancla que asegura la nave. Pero lo más característico de este
Grado son los colores del arco iris, pues en la tradición noaquita
el arco iris es el recordatorio eterno del pacto que Dios hizo con
todos los seres vivos de que nunca otro diluvio azotaría la Tierra.
158
Para ser elevado a Nauta del Arca Real es preciso primero
haber sido avanzado a Maestro Masón de Marca. Dado que am-
bos grados son más breves de lo habitual, suelen representarse
en la misma velada, llevándose a cabo primero el de Nautas, y
posteriormente el de Marca, en lo que no deja de ser una cele-
bración del pasado operativo de la Orden.

Tomado de:
https://masoneriaantigua.blogspot.com/2013/11/de-noe-hi-
ram-la-genesis-del-tercer-grado.html
159
A:.L:.G:.D:.G:A:.D:.U:.
160
Octubre 2019