Está en la página 1de 3

EL PEQUEÑO BACO - GUIDO RENI

1. En la imagen se puede observar a un niño bebiendo un vino. El sujeto está ubicado


en una zona verde, apoyado sobre un barril café donde se encuentran rodeándolo
algunas plantas y se extienden hasta su cuerpo pálido y de contextura gruesa. Mientras
bebe el vino, su rostro tiene una expresión de perdición y goce, sosteniendo la botella
con su mano izquierda e inclinándola hacia arriba. Sobre su dorada cabellera se
encuentra una corona de plantas y flores, así como su entorno pues es una zona verde
extensa.

Además, se puede apreciar sus pómulos de un color rojizo, y mientras que reposa su
brazo derecho sobre el barril, extiende su pierna izquierda y recoge su pierna derecha,
permitiéndole permanecer en la posición en la que se encuentra en la pintura. A pesar
de que aparenta ser una imagen de un niño, es un dios griego, con comportamiento y
rostro de un adulto, pero con cuerpo de un menor.

2.
De acuerdo a la obra de Guido Reni, se expone el tema de los placeres y vicios como
el alcoholismo, así como se muestra en la imagen pues se relaciona con la época en
la que se da esta obra, pues en el renacimiento se centra en exaltar al hombre y buscar
placeres mayores, que sean duraderos, a partir de esto se puede relacionar la filosofía
epicureista que gira en torno a los placeres del hombre.

También se logra inferir que a medida que el dios del vino bebe, se da un ciclo en el
que puede volverse infinito, debido a que a medida que realizaba la acción, expulsaba
ese vino que bebía, y allí se puede denotar más claramente los placeres de la vida, en
especial aquellos que son duraderos, pues él realiza esta acción de forma inmediata y
desesperada, además se muestra la experiencia y habilidad que tiene para hacerlo.
Estos placeres también se relacionan con el humanismo de la época, pues todas las
corrientes artísticas buscan resaltar al hombre, y en la pintura también se observa
como ese dios puede tomar forma de hombre mediante acciones mundanas como lo
es beber y cómo puede recaer en los mismos vicios y problemas que existen en el
mundo, por lo que se muestra a los dioses como seres más cercanos e iguales al
hombre. Se logra ver como se relaciona lo bello y lo armonioso pues la acción del
hombre es un contraste con el paisaje que refleja tranquilidad, por esta razón se da un
equilibrio en la obra, sonde se ve que se retoman preceptos de la cultura griega antigua
para desarrollar el pensamiento de la época. También se puede llegar a relacionar la
corrupción en las actitudes y pensamientos de un niño o las muestra temporada de
actos como los vicios, pues, así como lo había mencionado anteriormente es un niño
con actitudes del adulto.
3. Esta obra me logra transmitir un poco acerca del pensamiento y cultura de la época,
además que se ven reflejadas las acciones del hombre, y también una forma cercana
de ver a los dioses. Me causa cierta curiosidad ver a un niño realizando esas acciones
de un adulto, pues no es común verlo en nuestra sociedad y normalmente no se
plasman este tipo de acciones del ser humano por medio de un sujeto de tan poca
edad, pues siempre se relacionan con la inocencia mas no con el vicio y los placeres
materiales que lo pueden corromper, por lo que se convierte en una nueva forma de
ver el mundo. Me genera interés el ver la experiencia que tiene el sujeto del cuadro
de realizar esa acción y la dependencia que puede tener él al vino pues el autor da a
entender que es un ciclo interminable pues el evacúa el vino que bebe permitiéndole
ingresar aún más vino, esto es algo que lo puedo relacionar con la actualidad pues los
vicios como el alcoholismo, la drogadicción, entre otros, hacen que para la persona
sea indispensable tenerlos en su vida para subsistir, causándome preocupación por
ver como los placeres materiales toman dominio sobre el hombre.
Además, me causa un poco desasosiego al ver cómo puede pasar toda su vida el
hombre en un ciclo interminable y del cual depende, debido a que no puede vivir sin
él y es algo que lo puede llevar a perder el rumbo de su vida, así como la capacidad
de razonar lúcidamente que es lo que lo caracteriza como hombre.

4. Sémele, madre del pequeño Baco, prepara la cena para Zeus, con ingredientes propio
de los dioses, manjares divinos, saca una pequeña botella de vino de su equipada cava,
allí elige el mejor de ellos, el preferido de Zeus, y lo coloca sobre la mesa junto con
algunas copas. Realiza la mesa y mientras eso sucede el pequeño Baco invadido por
la curiosidad, se desplaza por el suelo del lugar y contempla a su madre y la botella
que se encuentra cerca de ella, hasta que su madre vuelve por algunos utensilios.
Baco, no perdiendo la oportunidad sube a uno de los asientos para alcanzar la altura
de la mesa y con sus cortos brazo toma la botella y la esconde bajo su brazo,
llevándola hasta el bosque para no ser sorprendido por su madre. Allí rodeado or
árboles e innumerables plantas se sienta en medio de ellas y se extiende de la forma
más cómoda posible que le sea para saborear el líquido contenido en la botella, que
por la expresión de su rostro era un nuevo pero excelente sabor, tan satisfactorio para
él que le era casi imposible detenerse.
Como era común en él quería mejorar aquel vino, por lo que tomo algunos de las uvas
que se encontraban en el bosque y las combinó, convirtiéndola en una mezcla donde
se acentuaba más el sabor del vino, esta última llevo a volver a beber ese vino, y este
le causó tanto asombro que buscó una forma para seguirlo bebiendo haciéndolo de
este un ciclo interminable, además de vivir el goce de ese placer y sumergirse en él.
Esto lo llevó a convertirse en un hombre interesado en el mundo de los vinos, pues
despertaba una gran curiosidad en él, por lo que gracias a los excelentes vinos
preparados por él fue coronado como el dios del vino.
Sin embargo, este hombre llego a tal punto de la obsesión de beber, que su vida se
convirtió básicamente en ello, lo cual lo llevó a perder el sentido de su vida y a
convertir este trabajo o simple placer en un vicio, y a condenar a todos aquellos que
lo probarán después de un determinado número de veces a obsesionarse con él y
recaer en el mismo vicio haciendo casi imposible salir de este.

5. La escritura está dirigida hacia personas que les interese las narraciones mitológicas,
y estén dispuestas a escuchar otras formas de ver el mundo de los dioses griegos y
romanos. Este público puede ser tanto joven como adulto, y tanto hombres como
mujeres, pero en especial para aquellos que estén propensos a tomar esta clase de
placeres o quienes ya están sumergidos en ellos, pues puede crear una reflexión o
conciencia.