Está en la página 1de 3

durante el embarazo se producen una serie de trastornos a la visión, producto de los cambios

hormonales propios del periodo y uno de los más raros -y a la vez comunes- es la falsa miopía, que
afecta entre el 10% y 20% de las mujeres que se encuentran en este estado.

los estrógenos favorecen la retención de líquido y la hinchazón de algunos tejidos como la córnea
(membrana transparente que recubre la parte externa del globo ocular) y esto provoca algunas
alteraciones en la superficie de la córnea y una mayor dificultad para ver de lejos. El incremento de la
miopía en las embarazadas no supera las 1-2 dioptrías y se revierte después del parto en la mayoría de
los casos o una vez que se termina el período de lactancia

Cambios refractivos

Problemas a la vistaComo consecuencia del cambio en el nivel hormonal pueden acentuarse algunos
problemas refractivos preexistentes, como el astigmatismo y la miopía. Por lo mismo, en algunos casos
las embarazadas deben cambiar la receta de sus lentes de contacto o lentes ópticos.

Ojos secos

Problemas a la vistaLa menor lubricación ocular (falta de lágrimas) también es típica de este período y es
especialmente molesta si la paciente usa lentes de contacto, de hecho hay ocasiones en que pueden
producirse problemas de tolerancia. Lo recomendable es usar lágrimas artificiales, pero esto debe
hacerse bajo supervisión médica.

Sensibilidad a la luz

Problemas a la vistaSuele darse como consecuencia de las migrañas que se generan por los cambios a los
que se somete el cuerpo, por eso las mujeres en etapa gestacional se vuelven fotosensibles.

Hinchazón de párpados

Problemas a la vistaEsto se da principalmente por la mañana y también es causada por los cambios
hormonales que se producen durante el embarazo.

Aparición de manchas o visión borrosa

Problemas a la vistaEstos signos podrían ser indicadores de un cuadro de hipertensión ocular, situación
que puede provocar un desprendimiento de retina. Por eso es importante que todas las mujeres que
tengan diabetes, y sobre todo aquéllas que estén embarazadas, se sometan a un completo examen de
pupila dilatada.

Mujeres hipertensas

Problemas a la vistaTienen el riesgo de desarrollar retinopatía, una enfermedad que puede provocar
defectos visuales serios y de larga duración.

Otro de esos cambios es la retención de líquidos, la cual puede causar que tanto el grosor como la
curvatura de la córnea de tu ojo, incrementen ligeramente. No es algo drástico, pero puede afectar la
manera como ves con lentes o con lentes de contacto.
Si sientes que tu visión cambia durante el embarazo, seguramente será algo menor. Es por ello que la
cirugía láser no es recomendada durante el embarazo. Tampoco es un buen momento para para invertir
en un nuevo par de lentes.

La mayoría de las mujeres que experimentan estos cambios, sienten que están un poco más cortas de
vista que antes de quedar embarazadas. Si usas lentes, hay pocas posibilidades de que necesites cambiar
de graduación.

En la mayoría de los casos, los cambios son temporales y tu vista volverá a su normalidad unos meses
después de que nazca tu bebé. Es muy recomendable que te hagan una revisión si crees que tu visión ha
cambiado demasiado.
¿De qué otra forma podría el embarazo afectar mi visión?

Tal vez, durante el embarazo y la lactancia, sientas los ojos más secos e irritados. Esto, además de los
ligeros cambios en la forma y grosor de la cornea, podrían contribuir a que sientas molestias al usar los
lentes de contacto, que antes te quedaban bien.

Algunas cosas pueden mejorar o empeorar durante el embarazo. Por ejemplo, el glaucoma algunas veces
mejora durante el embarazo, así que tal vez podría ser necesario hacer ajustes en la dosis de tu
medicamento. Si tienes glaucoma y estás planeando quedar embarazada, tu doctor podría disminuir la
exposición del bebé a la medicina, dándote las dosis más bajas posibles.

Sin embargo, si tienes diabetes consulta un oftalmólogo antes de quedar embarazada y durante las
primeras semanas del embarazo para que te monitoree y se asegure que no se dañen los vasos
sanguíneos en tu retina. Esta situación, llamada retinopatía DIABÉTICA, generalmente empeora durante
el embarazo, así que podrías necesitar revisiones oculares más frecuentes en el embarazo y durante
algún tiempo después del parto.
¿Cómo se pueden aliviar los ojos secos?

Pregunta a tu doctor por ciertos remedios que hay en el mercado para aliviar los ojos secos. Algunas de
las gotas que se venden pueden funcionarte pero otras tienen ingredientes que podrían no ser seguros
durante el embarazo. Es por eso que es mejor que tu doctor te recete un tratamiento adecuado.

Si usas lentes de contacto, trata de usarlos por periodos más cortos de tiempo. Y si eso no te sirve de
mucho, quizás podrías usar lentes de armazón hasta que nazca tu bebé.

Es muy aconsejable que hagas pausas frecuentes cuando uses la computadora. Mirar un monitor por
largos periodos de tiempo podría hacer que parpadees menos y eso puede agravar la sequedad e
irritación de tus ojos.
¿Podrían los problemas de la visión relacionarse con un problema serio?

Sí. Los problemas en los ojos podrían ser señal de algún problema en específico durante el embarazo. La
presión alta o la preeclamsia, por ejemplo, pueden causar molestias en la vista. Asegúrate de informarle
a tu doctor de inmediato si tienes alguno de los siguientes síntomas:
Visión doble
Visión borrosa
Sensibilidad a la luz
Pérdida temporal de la visión
Ver manchas o destellos de luz

También llama a tu doctor si notas hinchazón alrededor de los ojos, ya que es otro síntoma que puede
presentarse con la preeclamsia. Dolor de ojos y ojos rojos también requieren una llamada a tu médico.