Está en la página 1de 5

Resumen artículo: “La Depresión: un acercamiento desde el modelo cognitivo de Beck”

Primeramente, se hablará acerca de la depresión desde el modelo cognitivo, siendo

la depresión vista desde su forma patológica, es decir, en el marco de salud/enfermedad. A

su vez, se centrará en el modelo de Aaron Beck.

Según Cora, 2018 en el modelo de Beck:

Las personas deprimidas se caracterizarían por una serie de esquemas cognitivos

erróneos o distorsionados que desde su forma negativa condicionan la construcción

de la realidad del sujeto. La activación de una creencia asociada que interactúa con

los sistemas cognitivo, afectivo, conductual y motivacional es producto de

experiencias tempranas que en forma de sesgos induce a tener una visión negativa

de sí mismo, del mundo y del futuro (Triada Cognitiva).

Dentro de los modelos cognitivos de la depresión se observa que hay una serie de

cogniciones conscientes erradas o distorsionadas con respecto a la manera de interpretar la

información, o las experiencias. Esto hace referencia al concepto de Beck de “esquemas”.

Beck plantea que las personas deprimidas tienen una visión negativa de sí, del

mundo y del futuro y que estas distorsiones cognitivas están fundamentadas por un tema de

pérdida. Los tres factores antes mencionados se denominan “Triada Cognitiva”, siendo el

pilar esquemático del modelo para la depresión de Beck.

Experiencias tempranas.

Las experiencias tempranas provocan modelos internos primitivos que se mantienen

desde la infancia sirviendo de guía para el comportamiento y el procesamiento de

información personal, es decir, tienen influencia en la formación de la conducta, y una


función adaptativa por lo que los vínculos tempranos se entienden dentro de “experiencias

tempranas”

Esquemas cognitivos

Beck (1967), propone que: “Los esquemas cognitivos son representaciones internas

(almacenadas) de estímulos, ideas o experiencias, que controlan a los sistemas de

procesamiento de información”. Si un esquema es activado, el significado que se deriva de

la creencia contenida en él, interactúa con los sistemas cognitivo, afectivo, motivacional y

conductual. Los esquemas negativos, o aquellos que se considera producto de sesgos son

los que aumentan la posibilidad de que un sujeto padezca depresión. La formación de

esquemas negativos resulta de la interacción de “factores genéticos, focalización selectiva

de recursos atencionales, y almacenamiento en la memoria asociado a acontecimientos

vitales adversos.” (Beck, 1967)

Según (Beck, 1967): “los sujetos deprimidos se caracterizan por la esencia de una

serie de esquemas depresógenos que condicionan la construcción de la realidad del sujeto

deprimido, de forma que al momento de su activación, las personas con dicha patología

manifiestan una pauta de errores cognitivos negativos a todos los niveles de

procesamiento.”

Sesgos Cognitivos y Triada Cognitiva

Triada Cognitiva.

1. Visión negativa de sí mismo: se considera un inútil, un perdedor, se ve desgraciado,

devaluado, enfermo, tiende a subestimarse constantemente. Piensa que le faltan las

cualidades o atributos que lo harían ser feliz, alegre o bueno.


2. Visión negativa del mundo: considera las relaciones con el medio en términos de

derrotas o frustraciones, tiende a sentir que no puede enfrentar las exigencias de la

vida. Cada pequeña actividad se transforma en un esfuerzo terrible, tienden a ver los

obstáculos y problemas constantemente. Culpabiliza a su pasado del desempeño en

el presente.

3. Visión negativa del futuro: tiende a ver el porvenir como negro, sólo vendrán cosas

peores, les cuesta mucho proyectarse con un sentido realista y optimista. En los

pacientes depresivos el síntoma principal es la desesperanza por eso el futuro se ve

como algo tan sombrío.

Si los esquemas son activados durante un episodio depresivo, se convierten en

predominantes. La persona deprimida está convencida de que las cosas son tan negativas

como ella la ve, sintiéndose desgraciada, torpe, con poco valor.

Sesgos Cognitivos.

Hace énfasis en pensamiento desadaptativos, es decir, toma como objetivos los

diferentes sesgos cognitivos que no solo favorecen la aparición de episodios depresivos,

sino que ofrecen facilidad al mantenimiento de los mismos.

Sesgos atencionales en la depresión.

Sánchez y Vázquez (2012), definen el actuar se los sesgos atencionales en:

...las personas deprimidas se caracterizarían por manifestar sesgos atencionales

negativos, consistentes en seleccionar y atender en mayor medida a información de

contenido negativo, mientras que la organización cognitiva normal (no depresiva) se


caracterizaría por lo opuesto, una mayor presencia de sesgos atencionales a

información de contenido positivo.

Sesgos de Memoria en la depresión

En referencia a los estudios de sesgos de memoria. Matt, Vázquez y Cambell,

(1992) dicen que “los registros empíricos en estudios realizados en pacientes depresivos,

muestran que el rendimiento amnésico en pacientes depresivos es menor que en pacientes

normales.”

Para concluir es correcto decir que el modelo cognitivo de Beck de la depresión,

aborda la temática poniendo énfasis en el procesamiento de la información, y utilizando

ésta última para comprender “esquemas” mentales del sujeto y su posterior adaptación tanto

motivacional, emocional y fisiológica, en referencia a la “triada cognitiva” y a los “sesgos

cognitivos”.
Bibliografía.

Beck, A. (1967). Depresión: aspectos clínicos, experimentales y teóricos. Nueva York:

Harper y Row.

Cora, A. (2018). Artículo de revisión: “La Depresión: un acercamiento desde el modelo

cognitivo de Beck”. Recuperado de

https://sifp.psico.edu.uy/sites/default/files/Trabajos%20finales/%20Archivos/articul

o_revision_la_depresion_un_acercamiento_desde_el_modelo_cognitivo_de_beck

Matt, G. Vázquez, C. y Campbell, K. (1992). Mood congruent recall of affectively toned

stimuli. Clinical Psychology, 18.

Sánchez, A. y Vázquez, C. (2012). Sesgos de Atención Selectiva como Factor de

Mantenimiento y Vulnerabilidad a la Depresión: Una Revisión Crítica. Terapia

Psicológica, 30(3).

También podría gustarte