Está en la página 1de 3

Desde inicios de 1980, el conflicto entre el Gobierno y Sendero Luminoso se agudizó de

forma inevitable. Generando una oleada de atentados que afectaron a la población


peruana. Recientemente emprendí un viaje a Ayacucho y visité el ANFASEP, que es un
museo de la memoria que las víctimas del terrorismo, en su mayoría mujeres, han
impulsado para que no sean olvidadas las muertes y desapariciones, y con el fin de que
este trágico periodo no se vuelva repetir. Si bien el Estado a través del ministerio de
Justicia y Derechos humanos ha impulsado programas de reparaciones económicas para
las víctimas, el mismo no ha implementado, a través del Minsa, un programa de terapias
para salud mental, como las terapias de artes expresivas (TAE), que ayude de forma
integral a las víctimas del pasado conflicto bélico. Frente a esto cabe preguntarse, ¿qué
se entiende por salud mental? ¿Qué es TAE y porque es importante su implementación?

En primer lugar, Rondón (2006) afirma que, “la salud mental es la parte integral del
bienestar del sujeto” (p. 237). Es decir, la salud mental debe considerarse como parte que
integra al ser humano, puesto que, lleva al bienestar de la parte afectiva y social del
mismo. Además, según la psicóloga y académica de Pontificia Universidad Católica del
Perú Tesania Velásquez (2007), “la salud mental no solo está basada en las condiciones
subjetivas sino también en las condiciones objetivas” (p. 21). Es decir, aparte de la
preocupación por la salud mental en aspectos subjetivos como intereses personales o
anhelos que no muchas veces se pueden concretar en la realidad, también se debe
considerar el compromiso actual con las distintas poblaciones del Perú, con objetivos y
proyectos de corto y largo plazo. Por tanto, es necesario que el MINSA proporcione un
planteamiento de objetivos concretos en cuanto a la salud mental se refiere para la
integración completa del sujeto, y que así mismo, pueda experimentar el bienestar de estar
en paz consigo y con la comunidad.

Por otro lado, cabe preguntarse si en verdad ¿es posible que las afectados por la violencia
política de Huancavelica y Ayacucho recuperen la paz y el bienestar? La respuesta a esta
pregunta se encuentra en la terapia de artes expresivas (TAE). Según la entrevista de la
académica Laura Guadiana, la Dra. Natalie Rogers afirma que, “las artes expresivas
tienen la posibilidad de hacer que las personas expresen los sentimientos internos a través
de las distintas formas de arte facilitando el crecimiento y la sanación en la persona”
(Guadiana, 2003; p. 3). Es decir, la terapia de artes expresivas ofrece la alternativa ideal
para sanar las heridas de dolor y sufrimiento causados por la violencia. Puesto que, poco
sanadas pueden afectar a la persona, como se puede evidenciar en el testimonio de la Sra.
Sergia Flores Vda. De Quicaño, quien es nativa de Ayacucho y cuenta la historia de la
desaparición de su esposo que ejercía la docencia en el Centro Educativo de Pacopata
“siempre estoy recordando y cuando recuerdo, siempre lloro” (ANFASEP, 2015; pp. 79-
81). Es en el objetivo de la sanación y transformación del dolor del sujeto a través de las
artes expresivas en el que se enfoca la TAE, puesto que, invita a expresar sentimientos
internos que difícilmente pueden ser contados a alguien.

En la actualidad, si bien el Minsa cuenta con una serie de “terapias como física,
ocupacional, del lenguaje, psicoterapia y psicopedagógica, y con más 300.000 atenciones
médicas”, según los datos el Minsa (2016); no se ha incluido las terapias de artes
expresivas (TAE) como parte de las terapias que ofrece el Minsa entre los servicios de
salud pública para el bienestar de todos los peruanos. Además, los principales afectados
de la violencia política de los pueblos de Huancavelica y Ayacucho no han recibido las
TAE para la integración y bienestar afectivo de los mismos.

Por otro lado, es de suma importancia de que se implemente las TAE puesto que
ayudarían a mejorar la salud mental de los afectados por violencia en Ayacucho y
Huancavelica. Pero ¿De qué forma las TAE podrían ayudaría a mejorar la salud mental
de las víctimas?

En primer lugar, las TAE ayudan a la transformación integral de los afectados debido a
que, según Alvarez (2010), “nos da la posibilidad de regresar al objeto creativo para darle
un nuevo significado o la posibilidad de trazar un nuevo rumbo. Pudiendo hacer nuevas
conexiones, reparar, transformar” (p.80). Por ejemplo, en el caso de arte plástico las
posibilidades de hacer y rehacer la obra son infinitas, y esto realmente puede calar en la
persona, con el fin de que, así como hace y rehace la obra de arcilla, también puede
rehacer de nuevo su vida y de esta forma transformarla.

En segundo lugar, las TAE ayudan a la creatividad de los afectados a través de las diversas
formas de expresión artística. Según Alvarez (2010) “el individuo se descubre persona,
cuando experimenta su capacidad creadora” (p.80). Es decir, cuando la persona se
descubre creador de una obra artística, con pintura o con arcilla o con la música, entonces
la misma se percibe ser humano y por tanto protectora de la obra que ha creado. De esta
forma no pretendiendo hacer daño a otras personas, sino más bien cuidando y previniendo
el mal que puede acontecer.
Por último, las TAE también ayudan a establecer el diálogo entre los afectados de las
diferentes comunidades. Pues “si partimos del hecho de que todas las personas tenemos
posibilidad de expresarnos a través de los medios artísticos, se puede llegar a todas las
poblaciones” (Alvarez, 2010; p. 80) Es así que, los medios artísticos, de alcance público,
pueden establecer mejor el diálogo entre las diversas comunidades como Ayacucho y
Huancavelica, para la acogida, compresión e intercambios de propuestas para el
desarrollo y bienestar de las comunidades andinas.

Por todo lo expuesto, considero que el Minsa debe implementar las terapias de artes
expresivas (TAE) para las víctimas de la violencia política acontecida entre los años 1980
y 1990. Puesto que, entre las terapias que ofrece el Minsa no se incluye las TAE. Además,
es de gran importancia considerar que, la inclusión de las TAE ayudaría a transformar de
la vida de los afectados, fomentaría la creatividad en las diversas formas artísticas e
impulsaría el diálogo, la acogida y el intercambio entre las comunidades andinas de
Ayacucho y Huancavelica. ¿Qué se espera para fomentar estas terapias que pueden ayudar
de forma más eficaz a la salud mental de la población peruana?

Bibliografía

ANFASEP. (2015). ¿Hasta cuándo tu silencio? Testimonios de dolor y coraje. Ayacucho: ANFASEP.
Guadiana, L. (Noviembre de 2003). Las artes expresivas centradas en la persona: un sendero alternativo
en la educación y la orientación. Entrevista a Natalie Rogers. Recuperado el 19 de Octubre de
2017, de redie.ens.uabc.mx: http://redie.ens.uabc.mx/vol5no2/contenido-guadiana.html
Morete, H. (2014). ¡Todos contra la verdad! Lima : SRL.
Rondón, M. (2006). Salud mental: un problema de salud pública en el Perú. Revista Peruana de Medicina
Experimental y Salud Pública, 237-238.
Sánchez, B. (2012). LAS ARTES EXPRESIVAS Y EL TRABAJO CON COMUNIDADES. Revista
Enfoque Humanistico, 1-6.
Velásquez, T. (2007). Salud mental en el Perú. Lima: Nova Print SAC.