Está en la página 1de 14

UNIVERSIDAD TECNOLOGICA DE SANTIAGO

UTESA

Asignatura:
Anatomía Craneofacial y Bucodental

Tema:
Tejidos del diente

Presentado a:
Dra. Tamara Martínez

Presentado por:
Cindy García Espinal

Fecha:
9 de marzo de 2019
Introducción

El diente al igual que cualquier otro órgano del cuerpo humano está
conformado por un conjunto de tejidos histológicos que le proveen
estructura y función al mismo.

Desde un punto de vista histológico, se puede decir que el diente tiene


cuatro partes o tejidos principales, de ellos tres presentan una estructura
dura que son el esmalte, la dentina y el cemento mientras que la pulpa
representa el único tejido blando del diente.

Estos tejidos tienen un origen embriológico juntamente con el desarrollo


de los dientes en si en la vida intrauterina, es importante conocer su
origen pues de él pueden depender algunas de sus cualidades.

El esmalte, la dentina, la pulpa y el cemento presentan cada cual


características propias que en conjunto proporcionaran al diente color,
dureza, permeabilidad, espesor o tamaño adecuados para cumplir con
las funciones que amerita.
Tejidos del diente
El diente es un órgano anatómico duro formado por tejidos
especializados entre ellos se distinguen el esmalte, la dentina, el cemento
y la pulpa.

El esmalte

El esmalte, llamado también tejido adamantino o sustancia adamantina,


cubre a manera de casquete a la dentina en su porción coronaria
ofreciendo protección al tejido conectivo subyacente.

Es el tejido más duro del organismo debido a que estructuralmente está


constituido por millones de prismas altamente mineralizados que lo
recorren en todo su espesor, desde la conexión amelodentinaria (CAD) a
la superficie externa o libre en contacto con el medio bucal. En el cuello
el esmalte tiene relación inmediata o mediata con el cemento que
recubre la raíz, siendo extremadamente delgado a este nivel y
aumentando su espesor hacia las cúspides.

Origen

Embriológicamente deriva del órgano del esmalte, de naturaleza


ectodérmica, que se forma en el estadio de casquete alrededor de la
novena semana del desarrollo embrionario. El cual se encuentra
conformado por:

 Epitelio dental externo


 Epitelio dental interno
 Retículo Estrellado

Las células que dan origen al esmalte, los ameloblastos, las cuales se
diferencian a partir del epitelio interno del órgano del esmalte; tras
completar la formación del esmalte, involucionan y desaparecen durante
la erupción dentaria por un mecanismo de apoptosis. Esto implica que no
hay crecimiento ni nueva aposición de esmalte después de la erupción.
El esmalte maduro no contiene células ni prolongaciones celulares. Por
ello actualmente no se le considera como un <tejido>, sino como una
sustancia extracelular altamente mineralizada.

Composición Química

El esmalte está constituido químicamente por una matriz orgánica (I-2%),


una matriz inorgánica (95%) y agua (3-5%).

• Matriz orgánica: el componente orgánico más importante es de


naturaleza proteica, y constituye un complejo sistema de multiagregados
poli peptídicos que, en general, no han sido, todavía caracterizados de
forma definitiva. La dificultad es debida a las contaminaciones que se
producen al tratar de separar o aislar la porción orgánica del esmalte de
la dentina. Mediante distintas técnicas de fraccionamiento, diversos
autores han postulado la existencia de distintas proteínas con diferente
peso molecular y propiedades. Entre las proteínas presentes en mayor o
menor medida en la matriz orgánica del esmalte, en las distintas fases de
su formación, destacan: las amelogeninas, las enamelinas, las amelinas,
la tuftelina, la paravalbumina. Además de estas proteínas específicas en
la matriz orgánica del esmalte existen proteínas séricas.

• Matriz inorgánica: está constituida por sales minerales cálcicas


básicamente de fosfato y carbonato. Estas sales, de acuerdo con
estudios realizados, muestran una organización que responde a la
fórmula general Ca10 (PO4)6 (OH)2. Dichas sales se depositan en la matriz
del esmalte, dando origen rápidamente a un proceso de cristalización
que transforma la masa mineral en cristales de hidroxiapatita. Existen
también sales minerales de calcio como carbonatos y sulfatos, y
oligoelementos como potasio, magnesio, hierro, flúor, manganeso,
cobre, entre otros. Los iones flúor pueden sustituir a los grupos
hidroxilos en el cristal de hidroxiapatita y convertirlo en un cristal de
fluorhidroxiapatita que lo vuelve resistente (menos soluble) a la acción
de los ácidos y, por ende, más resistente a la caries.
• Agua: es el tercer componente de la composición química del esmalte.
Se localiza en la periferia del cristal constituyendo la denominada capa de
hidratación, o capa de agua adsorbida. El porcentaje de agua en el
esmalte disminuye progresivamente con la edad.

Características del esmalte

Existen una serie de características que hacen del esmalte un tejido


único, entre ellas se encuentran las siguientes:

• Dureza: presenta una dureza que corresponde a cinco en la escala de


Mohs (es una escala de uno a diez que determina la dureza de ciertas
sustancias) y equivale a la apatita.

• Su elasticidad es muy escasa pues depende de la cantidad de agua y de


sustancia orgánica que posee. Por ello es un tejido frágil.

• Color y transparencia: el esmalte es translúcido, el color varía entre un


blanco amarillento a un blanco grisáceo, pero este color no es propio del
esmalte, sino que depende de las estructuras subyacentes, en especial
de la dentina.

• Aunque su permeabilidad es escasa, el esmalte puede actuar como una


membrana semipermeable, permitiendo la difusión de agua y de algunos
iones presentes en el medio bucal.

• En su composición química no participa el colágeno.

• Las células que le dan origen, no quedan incorporadas a él y por ello el


esmalte es una estructura acelular, avascular y sin inervación.

• El esmalte es incapaz de repararse, es decir, no posee poder


regenerativo como sucede en otros tejidos del organismo aunque puede
darse en el fenómeno de remineralización.
La Dentina

La dentina, llamada también marfil, es el eje estructural del diente y


constituye el tejido mineralizado que conforma el mayor volumen de la
pieza dentaria. En la porción coronaria se halla recubierta a manera de
casquete por el esmalte, mientras que en la región radicular está tapizada
por el cemento. Interiormente, la dentina delimita una cavidad,
denominada cámara pulpar, que contiene a la pulpa dental.

En la estructura de la dentina podemos distinguir dos componentes


básicos: la matriz mineralizada y los conductos o túbulos dentinarios que
la atraviesan en todo su espesor y que alojan a los procesos
odontoblásticos.

Origen

El origen embrionario de la dentina, deriva del ectomesénquima que hay


en el interior de la concavidad del casquete, este por influencia del
epitelio proliferativo se condensa por división celular y aparición activa
de capilares, dando lugar a la papila dentaria; futura formadora del
complejo dentino-pulpar.

La formación de la dentina se inicia por un grupo de células especializadas


denominadas odontoblastos, las cuales se diferencian de la papila dental
alrededor de la octava o novena semana de la vida fetal.

Composición Química

La composición química de la dentina es aproximadamente de: 70% de


materia inorgánica l8% de materia orgánica y I2% de agua.

• Matriz orgánica: En su constitución destaca el colágeno tipo I, que es


sintetizado por el odontoblasto y representa el 90% de dicha matriz. Una
vez segregado en la región de la pre dentina las moléculas de colágeno
configuran extracelularmente las fibras.
Los colágenos tipos III, IV, V y VI se han descrito en pequeñas
proporciones y en diferentes circunstancias. En la matriz orgánica de la
dentina se han detectado así mismo proteínas semejantes a las
existentes en la matriz ósea tales como la osteorectina, Ia osteopontina
y la proteína Gla de la dentina que contienen ácido 1-carboxiglutámico.
Dicha matriz contiene además tres proteínas que se localizan únicamente
en la dentina: son la fosfoforina dentinaria (DPP) que tras el colágeno es
el componente más abundante de la dentina, la proteína de la matriz
dentinaria I (DMPI) y la sialoproteína dentinaria (DSP).

• Matriz Inorgánica: La matriz inorgánica está compuesta por cristales


de hidroxiapatita, similares químicamente a los del esmalte, cemento y
hueso. Por su tamaño se diferencian de los grandes cristales del esmalte
ya que los cristales de la dentina son pequeños y delgados, más parecidos
a los que se encuentran en el tejido óseo.
En la fracción mineral, además de los cristales de hidroxiapatita hay cierta
cantidad de fosfatos amorfos, carbonatos, sulfatos y oligoelementos
como flúor, cobre, zinc, hierro, magnesio, entre otros. Existe asimismo
calcio ligado a componentes de la matriz orgánica que actuarían como
reservorio para la formación de cristales de hidroxiapatita.

Características de la dentina

Las principales características de la dentina son las siguientes:

• Color: la dentina presenta un color blanco amarillento, pero puede


variar de un individuo a otro, y también a lo largo de la vida

• El espesor de la dentina varía según la pieza dentaria: en los incisivos


inferiores es mínimo (de 1 a 1,5 mm), mientras que en caninos y molares
es de 3 mm, aproximadamente. En cada diente en particular, el espesor
es mayor en los bordes incisales o cuspídeos, y menor en la raíz.

• Translucidez: la dentina es menos translúcida que el esmalte, debido a


su menor grado de mineralización.
• Dureza: la dureza de la dentina está determinada por su grado de
mineralización. Es mucho menor que la del esmalte, y algo mayor que la
del hueso y el cemento.

• Por su baja radioopacidad, la dentina aparece en las placas


radiográficas sensiblemente más oscura que el esmalte.

• La elasticidad propia de la dentina tiene gran importancia funcional, ya


que permite compensar la rigidez del esmalte, amortiguando los
impactos masticatorios La elasticidad dentinaria varía de acuerdo al
porcentaje de sustancia orgánica y al agua que contiene.

La Pulpa

La pulpa dental es un tejido conectivo duro, situado dentro de paredes


rígidas de dentina mineralizada. A pesar de que la pulpa comparte
muchas propiedades con otros tejidos conjuntivos del cuerpo, su
localización única le impone varias restricciones especiales respecto a su
desarrollo, mantenimiento y respuesta a la agresión.

La cámara pulpar es una cavidad central excavada en plena dentina, que


desde el punto de vista morfológico reproduce la forma del elemento
dentario, por lo que cambia según la anatomía de los dientes.

La cámara pulpar en los premolares y molares (bi o multirradiculares)


puede dividirse, al igual que su contenido pulpar, en porción coronaria y
porción radicular. En la zona coronaria la cámara posee un piso y un
techo, donde encontramos los cuernos pulpares, que son
prolongaciones camerales que se dirigen hacia las cúspides.

Del piso de la cámara salen dos o tres conductos que penetran en las
raíces y terminan en uno o varios orificios en el vértice distal de la raíz.
Dichos conductos se extienden, por tanto, desde la región cervical hasta
el foramen apical o ápice radicular. Se denomina pulpa radicular a la
porción tisular alojada en estos conductos.
Origen

La pulpa dentaria forma parte del complejo dentino-pulpar, que tiene su


origen embriológico en la papila dental, es decir, del tejido
ectomesenquimático del casquete. La pulpa que se aloja en la cámara
pulpar es la forma madura de la papila.

Debido a que embriológicamente la pulpa y la dentina tienen su origen


en la papila dentaria se les considera como un tejido biológico único pero
de características histológicas diferentes.

Composición química

La pulpa está formada por un 75% de agua y por un 25% de materia


orgánica. Esta última está constituida por células y matriz extracelular
(MEC) representada por fibras y sustancia fundamental.

Entre las células que se encuentran en la pulpa están los odontoblastos,


los fibroblastos, las células ectomesenquimáticas, macrófagos, células
dendríticas. Sus fibras pueden ser fibras colágenas, reticulares, elásticas
y de oxitalán. La sustancia fundamental o matriz extracelular amorfa,
está constituida, principalmente, por proteoglicanos y agua.

Características de la pulpa

• La pulpa es el único tejido blando del diente.

• La pulpa dental es un tejido conectivo de la variedad laxa ricamente


vascularizado e inervado.

• El tejido pulpar y dentinario conforman estructural, embriológica y


funcionalmente una verdadera unidad biológica conocida como
complejo dentino pulpar.
• En su periferia (unión pulpa-pre dentina) se ubican los odontoblastos
que son células especializadas que se encargan de sintetizar los distintos
tipos de dentina.

• La pulpa cumple funciones nutritivas, sensitivas, formativas, defensivas


o reparadoras, inductora y protectora.

Cemento

El cemento es un tejido conectivo mineralizado el cual cubre y protege


en su totalidad la superficie radicular del diente desde el cuello
anatómico hasta el ápice. El cemento crece por aposición y posee
laminillas. Tiene como función principal anclar las fibras del ligamento
periodontal a la raíz del diente.

EI cemento, al cubrir la porción radicular de los dientes, se relaciona con


la dentina por su cara interna; con el ligamento periodontal, por su cara
externa; por su extremo coronario con el esmalte y con la pulpa dental
por su extremo apical.

Origen

El cemento se origina, al mismo tiempo que se forma la raíz del diente,


este derivara de la capa celular constituida por células mesenquimáticas
indiferenciadas provenientes del saco dentario que se da en la etapa de
campana.

Además el cemento comparte el mismo origen embriológico que el


ligamento periodontal y el hueso alveolar, estos tres son estructuras del
periodoncio de inserción; constituyen una unidad funcional y
evolucionan interrelacionada y coordinadamente.
Composición química

El cemento está formado por elementos celulares, en especial los


cementoblastos y cementocitos y por una matriz extracelular calcificada.
Otro tipo de células que pueden hallarse en relación con el cemento son
los cementoclastos u odontoclastos.

Matriz extracelular (MEC)

La matriz extracelular del cemento contiene aproximadamente: 46 a 50%


de materia inorgánica, 27% de materia orgánica y 32% de agua.

El principal componente inorgánico está representado por fosfato de


calcio, que se presenta como cristales de hidroxiapatita. Dichos cristales
son de menor tamaño que los del esmalte y la dentina. Además de los
fosfatos de calcio hay también carbonatos de calcio y oligoelementos,
entre los que podemos mencionar: sodio, potasio, hierro, magnesio,
azufre, flúor.

La matriz orgánica del cemento está formada por fibras de colágeno


principalmente de tipo I, que constituyen el 90% de la fracción proteica
de este tejido. Existen dos clases de fibras: intrínsecas y extrínsecas. Las
fibras intrínsecas están formadas por los cementoblastos, mientras que
las extrínsecas son haces de fibras del ligamento periodontal.

Características del cemento

• El cemento no está vascularizado y carece de inervación propia.

• El cemento no tiene capacidad de ser remodelado y es por lo general


más resistente a la resorción que el hueso alveolar.

• El cemento presenta un color blanco nacarado, más oscuro y opaco


que el esmalte, pero menos amarillento que la dentina.
• La dureza del cemento es menor que la de la dentina y del esmalte. En
términos generales, la dureza del cemento es similar a las del hueso
laminar concordando con la equivalencia fisicoquímica y estructural de
ambos tejidos.

• El cemento es menos permeable que la dentina, a pesar de su mayor


contenido de sustancia orgánica y a su menor densidad. No obstante, el
cemento es un tejido permeable y queda demostrado por la facilidad con
que se impregna de pigmentos medicamentosos y alimenticios.

• La radioopacidad del cemento es semejante al hueso compacto, por lo


tanto, en las radiografías presentan el mismo grado de contraste.

• En la mayor parte de la raíz, especialmente en dientes jóvenes, el


cemento forma una capa relativamente delgada. El menor espesor se
encuentra en el cuello donde tiene unos 20 µm. En la región media de la
raíz el espesor del cemento suele ser entre 50 y 80 µm.
Conclusión

En relación a lo antes expuesto, podemos destacar la importancia de los


tejidos del diente pues a pesar de que los tejidos han sido estudiados
independientes uno del otro, estos trabajan como un conjunto para
facilitar la vitalidad al diente.

Esto es evidente, por ejemplo, la pulpa que es un tejido único pues posee
vascularización e inervación lo que le provee sensibilidad e irrigación
sanguínea al diente se vería afectado de no estar cercano a la dentina
formando el complejo dentino-pulpar, donde los odontoblastos se
encuentran en ambos tejidos.

La dentina a su vez está protegida por el esmalte que es la capa más


externa del diente, de no ser así el diente sería muy vulnerable y frágil.
Por otro lado, el cemento le proporciona al diente una adhesión o
inserción al diente que lo mantendrá fijo.

La composición química y el origen de cada uno de los tejidos del diente


determinara en ellos características específicas que si no se ven
afectados cumplirán con sus funciones de manera eficaz.
Bibliografía

• Portal de Histología
http://www.ucv.ve/fileadmin/user_upload/facultad_odontologia/Image
nes/Portal/Histologia/10-_Practica_Esmalte_y_complejo_dentino-
pulpar.pdf

http://www.ucv.ve/fileadmin/user_upload/facultad_odontologia/Image
nes/Portal/Histologia/9-_practica_de_embriologia_dentaria.pdf

• Ecured
https://www.ecured.cu/Esmalte_dental

• UNAM
http://www.iztacala.unam.mx/rrivas/histologia4.html

http://www.iztacala.unam.mx/rrivas/NOTAS/Notas6Histologia/comcone
ctivo.html

• Libro de Histología y embriología bucodental de M. E. Gómez de


Ferraris y A. Campos Muñoz