Está en la página 1de 7

SOCIOECONOMÍA COLOMBIANA; UN ENFOQUE EN LA SUBORDINACIÓN.

SOCIOECONOMÍA COLOMBIANA; UN ENFOQUE EN LA SUBORDINACIÓN

Jhuliana Sofía Segura Durán

Universidad Nacional de Colombia

Fundamentos de Economía

Bogotá, 11 de mayo del 2019


SOCIOECONOMÍA COLOMBIANA; UN ENFOQUE EN LA SUBORDINACIÓN.

Introducción
La introducción de diferentes corrientes económicas heterodoxas en el panorama colombiano
resulta tener un papel imperativo a la hora de comprender las diferentes dinámicas del continente
latinoamericano y el ámbito local debido a su estructuración histórica y los diferentes hechos que
prácticamente exigen una visión ampliada que la literatura recurrente de la economía teórica no
abarca.
En este ensayo se tocará un fragmento lo que Hamburger (2013) considera la Socioeconomía1 y
Posautismo 2 con énfasis en la desigualdad y el papel de la mujer (tanto en condiciones de privilegio
como en poblaciones vulnerables; el campo, comunidades indígenas y afro) por medio de
estadísticas e informes de Organizaciones No Gubernamentales, departamentos como el DANE,
literatura económica heterodoxa y difusiones en medios de comunicación nacionales así mismo se
explicará en qué consiste la economía LGBT+ y su importancia en Colombia.
2.1 La Economía del Cuidado; un enfoque femenino en Colombia y Latinoamérica
Economía del Cuidado, definida brevemente por el DANE como: “la producción, distribución,
intercambio y consumo de los servicios de cuidado” y con un enfoque complementario ofrecido por
Rodríguez (2005) para la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América
Latina y el Caribe de la CEPAL basado en que: “Presenta una particular configuración de género, y
el impacto que sobre la misma (Economía del Cuidado) tienen las políticas públicas en general y
económicas en particular no resulta neutral”.
Teniendo esto en cuenta podríamos poner en la mesa algunas estadísticas que dan fe del impacto
que significa la economía del cuidado en Colombia; para el año 2018 se estimó una valoración de
ésta en 185,7 billones de pesos 3, un monto que corresponde según el DANE al 20% del PIB
nacional.
Volviendo al enfoque de la CEPAL, es importante considerar que se trata de un área donde la mujer
es protagonista sin dudarlo (74,8% de la actividad) pero que al mismo tiempo consta de una
remuneración casi nula y además de eso, existe la tendencia a ser practicada por mujeres con una
educación básica o incluso hacia la tendencia hacia la sustitución de la formación escolar tal como
menciona el director del DANE, Juan Daniel Oviedo: “las niñas, las que hacen parte de la
generación futura del país, en vez de estar estudiando matemáticas y adquiriendo otros
conocimientos, están dedicadas al trabajo no remunerado que está dentro de la economía del
cuidado” así mismo no se exenta el papel de la mujer mayor, el 13,7% de las horas trabajadas
corresponden a las mayores de 60 años.
¿Qué sucede en un plano general? Cecilia López, directora del Centro de Investigación Social y
Económica (Cisoe), aporta a la siguiente afirmación; en realidad la llamada economía del cuidado
podría llegar a constituir una carga para las mujeres, una limitación en pocas palabras, que impide
una mayor densidad de entradas femeninas al mercado laboral; es decir, sin esto podría haber un

1
Hamburger (2013) define esta rama de la economía como un paradigma económico y social alternativo a la
economía neoclásica; denuncia la incapacidad de la economía estándar de proporcionar un criterio de
bienestar para la sociedad o una nación.
2
Hamburger (2013) define esta rama de la economía como un movimiento en el cual se engloba todo el
pensamiento crítico del campo de las ciencias económicas.
3
Estadísticas publicadas por el periódico El Tiempo el 08 de octubre del 2018.
SOCIOECONOMÍA COLOMBIANA; UN ENFOQUE EN LA SUBORDINACIÓN.

aumento en los ingresos, consecuentemente en la demanda de bienes y servicios como un aumento


en la demanda de mano de obra femenina en el país.
Entonces, vemos que no se trata de un tema efímero o carente de importancia sino algo que
involucra directamente la macroeconomía de Colombia, efectivamente en la esfera de mercado
(dígase de la producción, distribución, ingreso, etc.), pero también en un ámbito social, por lo que
parece pertinente recurrir al término de externalidad 4. ¿En cuanto a qué? Tal como dijo López,
existe una ausencia de mano de obra femenina, incluso un índice de demanda que es necesario que
aumente y del cual, su nivel se ha imputado a limitaciones como la carga del cuidado, aunque todo
esto corresponde al fin de un proceso temprano y de características inherentes al concepto; la
sustitución de la educación básica que lleva a la pérdida de una formación superior y a consecuencia
una baja en las tasas de capital humano, de conocimiento y al final el ciclo, una visión de un
crecimiento económico ineficiente en el país.
Por otro lado, es imperativo destacar, el quizá, más importante debate que hay respecto a la
economía del cuidado; su remuneración. Para esto se consideran los siguientes antecedentes
resumidos en “el debate sobre trabajo doméstico” desarrollado durante los años 70s donde se buscó
comprender la relación entre el capitalismo y la división sexual del trabajo con una clase
subordinada (las mujeres) y una clase privilegiada (los maridos), Esquivel (2011). Más adelante, el
“trabajo reproductivo” se constata como algo necesario para reproducir la fuerza de trabajo Benería,
(1979), en resumen, se concluye que el papel de la mujer hacia la sujeción es de un modo
sistemático donde sus actividades económicas no influyen directamente en el mercado, por lo tanto,
no habría una remuneración lógica en estos términos, es un conflicto estructural. Esquivel (2011)
¿Qué hacer con eso? Básicamente se trata desde un cambio de mentalidad cultural como el análisis
de hacedores de políticas, ¿por qué se sigue pensando con una visión tan simplista e incluso
obsoleta? Como todo lo históricamente determinado se debe a un proceso de adaptación del cambio
o en este caso, llevar el énfasis hacia otros lugares.
El informe de Rodríguez (2005) para la CEPAL añade los aportes de la llamada economía
feminista 5sobre este debate donde se menciona la invalidez de muchos supuestos microeconómicos
convencionales que tratan de justificar con un concepto de especialización —como el pensamiento
de que las mujeres cocinan mejor y que los hombres son más fuertes o que las mujeres constan de
una ventaja comparativa para el cuidado de los niños — las inequidades propias de lo que llaman
trabajo dentro de la economía ortodoxa. Junto a esto se proponen una serie de soluciones como “la
provisión” 6 (supervivencia humana) donde actividades como los servicios inmateriales, la
educación y el cuidado se vuelven centrales en la economía.
Una particularidad de lo previamente explicado es una posible explicación hacia lo que llamamos
brecha salarial y/o laboral, según su estructura sistemática (de la cual también podrían
corresponder bastantes políticas económicas entre las cuales se destacan: políticas de generación de
empleo, políticas de inactivación y así mismo en la ausencia de políticas de conciliación entre la
familia y el trabajo, Esquivel (2011)) hay un supuesto en cuanto se encuentre la priorización
laboral hacia la clase privilegiada (los hombres). Para tocar este punto con mayor precisión se

4
Externalidades: El efecto no compensado de las acciones de una persona sobre el bienestar de un tercero,
pueden ser positivas o negativas. Mankiw (1997)
5
La economía feminista se define como una corriente de pensamiento socioeconómico que incorpora al
análisis económico el estudio de las desigualdades de género. Armendariz (2015)
6
Nelson (1993)
SOCIOECONOMÍA COLOMBIANA; UN ENFOQUE EN LA SUBORDINACIÓN.

prescindirá de estadísticas al año 2018 dadas por un estudio de las Naciones Unidas para Colombia
donde concluye que el avance en tema de énfoque de géneros ha sido lenta, insuficiente y desigual y
añade; hay legislación mas no implementación.
Al contrario de todas las teorías históricas de la mujer como órgano reproductor de trabajo se denota
un cambio notable hacia la vida real donde el 85% de hogares monoparentales en Colombia están a
cargo de una mujer que se convierte en principal proveedora de su hogar, por lo tanto, en
generadora de ingresos, sin embargo, las limitaciones de educación, contexto, violencia sexual y
demás siguen vigentes. Un dato particular dado por el estudio constata como lo hemos mencionado
en todo el ensayo la predisposición femenina a ser poco apreciada en el mercado laboral donde: el
primer sueldo de una mujer suele ser 20% más bajo que el de un hombre en un mismo cargo;
también suelen estar en desventaja de negociación ante aumentos y la reciente capacidad de
obtener una cuenta bancaria, además de un promedio generalizado de una diferencia que pasó
del 17.5% en el periodo 2017-2018 a acercarse al 30% en el 2019 en cuanto a los salarios de
hombres y mujeres o aún peor; considerando las recientes cifras del censo demográfico del
DANE donde se demuestra que la población femenina supera a la masculina, el índice de
desempleo conduce a otra brecha donde los hombres mantienen un 9,8% de desocupación, las
mujeres llegan al 16,9%.
¿A qué se debe esto en términos presentes? Posiblemente a la oferta laboral, un déficit en el
mercado de trabajo o las tendencias del 78% hacia la preferencia de trabajadores hombres; asuntos
como la maternidad, la desconfianza y subestimación llevan a los empresarios a pasar por alto a la
mano de obra femenina; la solución viene desde la cultura, la inclusión y un modelo sostenible y
equitativo para la población. Lamentablemente en el contexto colombiano en vez de mejorar, parece
constituir un retroceso en la materia con el pasar de los años, aún así es imperativo llegar a estos
consensos de cambio de políticas e impulsos hacia un mercado laboral equitativo, justo y
responsable con la población colombiana en pro de un crecimiento verídico en cuestión de niveles
de vida y economía.
2.2 Una población aún más oprimida; El caso de las mujeres y población LGBT+ en
comunidades indígenas y/o en comunidades afro
Con la implementación de un PND (Plan Nacional de Desarrollo) del 2018 al 2022 en el cual se
buscó una visión más amplia sobre el género y su interseccionalidad (es decir, su relación con otras
variables sociales como la clase, la identidad y condición sexual o la raza) es posible abrir un nuevo
debate sobre las poblaciones más oprimidas; de hecho, se considera para la autora necesario para
comprender las dinámicas económicas heterodoxas en Latinoamérica.
Se tiene que considerar la falta de información sobre la demografía de las zonas vulnerables, por lo
que muchos derechos se ven ignorados por la misma población, entonces, no saben cómo acceder a
ellos; de esto vemos casos de violencia, exclusión, segregación y hasta participación política dentro
de las comunidades. ¿Cómo esto puede relacionarse con la economía? Dentro de una concepción de
clase se puede responder esta pregunta; en una sociedad capitalista como la nuestra, el previamente
mencionado acceso al conocimiento y ejecución de los derechos humanos necesita de dinero, no
obstante, en estas comunidades, la ausencia de trabajo e ingresos estables, donde la supervivencia es
la prioridad, es imposible pretender el desarrollo de las legislaciones, de hecho, el paso necesario
allí es acabar con las barreras económicas. Alonzo (2019) Por lo tanto, los hacedores de políticas
públicas deberían recurrir a una rápida acción de reconocimiento y atención lo que sin duda causará
un aumento en el capital humano, un desarrollo integral y a resultado, un crecimiento económico.
SOCIOECONOMÍA COLOMBIANA; UN ENFOQUE EN LA SUBORDINACIÓN.

3. El Poder Gay; La Economía LGBT+


¿Cuál papel corresponde a la comunidad LGBT+ en Colombia si se le atribuye una importancia
excepcional en el ámbito económico? En el año 2016, la comunidad aportó a la economía nacional
un poder de compra de 24600 millones de dólares de los cuales se llegó al supuesto que la dinámica
entre esta minoría (que corresponde aproximadamente al 6,8% de la población colombiana) suele
ser diferente y que, por lo tanto, podría significar una ventaja en los sectores económicos de los que
poco se habla. No obstante, existe una similitud con otros grupos vulnerables; el reconocimiento y
ejecución de sus derechos causan un limitante que incluso se puede detallar en esta situación como
la negligencia de la industria de responder a las necesidades y gustos, en pocas palabras, podría
considerarse como una clase de discriminación económica guiada por una serie de factores externos
al mercado pero que reinciden en la economía.
Un buen ejemplo es la demanda de vivienda creciente por parte de la comunidad LGBT, el
emprendimiento naciente del cual la Cámara de Comercio y otras instituciones financieras necesitan
estar conscientes y de la misma manera impulsarlo. Por otro lado, se vuelve imperativo mencionar
la demanda de trabajo, teniendo en cuenta el hecho de que la población LGBT podría sumar más de
4’500.000 de personas y manteniendo el promedio de población económicamente activa,
aproximadamente significaría un 15% de la fuerza laboral nacional. Lamentablemente, la cifra
queda entre las sombras al revisar la poca eficacia de las legislaciones nacionales en materia para
prevenir cualquier forma de segregación en el ámbito laboral.
El dilema se ve reflejado en el reciente PND donde se ignora la planeación de políticas territoriales,
evade la creación, el fortalecimiento de políticas públicas a favor de la comunidad (Decreto 762 de
07 de mayo)7 y se mantiene una claridad casi nula en cuanto al presupuesto nacional a disponer
para el funcionamiento de lo estipulado junto a un inexistente análisis profundo hacia la
reivindicación de la identidad sexual y de género. Si bien, la sociedad colombiana aún cabe dentro
del parámetro conservador y el Estado no coopera lo suficiente como para promover la seguridad y
confianza entre las poblaciones oprimidas, nos damos cuenta de que incluso en un corto plazo se
podría interpretar la falencia de su reconocimiento como un peligro para un crecimiento económico
sustentable y eficiente.
Conclusiones
En este ensayo se buscó mostrar un fragmento de las perspectivas económicas de las poblaciones
históricamente oprimidas (Mujeres, comunidades afro e indígenas y comunidad LGBT+) en un
ámbito nacional tomando en cuenta diferentes documentos, estadísticas y conceptos; no obstante, el
panorama llega a ser desalentador en materia social donde el promedio es un desconocimiento o
incapacidad a acceder a los derechos y legislaciones que vagamente el Estado ha emitido en pro de
la protección y crecimiento económico.
Así mismo se encuentra una inevitable consonancia de teorías e ideas obsoletas que llegan a caer en
la discriminación o simplemente atentan contra la dignidad temprana y por lo tanto en el desarrollo
de un individuo y de modo generalizado, limita a un gran porcentaje de la población. Como
conclusión, la autora plantea más que todo una exigencia hacia el sentido de responsabilidad del

7
Política Pública para la garantía del ejercicio efectivo de los derechos de las personas que hacen parte de
los sectores sociales LGBTI y de personas con orientaciones sexuales e identidades de género diversas”, y,
sin embargo, el Plan de Desarrollo vigente del nuevo Gobierno no estipula acciones para su implementación,
reglamentación y ejecución. Caribe Afirmativo (2019)
SOCIOECONOMÍA COLOMBIANA; UN ENFOQUE EN LA SUBORDINACIÓN.

Estado y de los mismos agentes con poder de mercado (empresarios) con las poblaciones
mencionadas en el ensayo, construyendo así, un sistema social y económico sostenible, equitativo y
eficaz y lo más importante; incluyente y alejado de conceptos de odio e ignorancia.

Referencias
DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística (2010) “Cuenta satélite economía del
cuidado” https://www.dane.gov.co/index.php/comunicados-y-boletines/cuentas-y-sintesis-
nacionales/economia-del-cuidado#economia-del-cuidado

Rodriguez, C. (2005) Economía del cuidado y política económica: una aproximación a sus
interrelaciones: Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el
Caribe. Mar de la Plata: Comisión Económica para América Latina y el Caribe – CEPAl.
https://www.cepal.org/mujer/reuniones/mesa38/C_Rodriguez.pdf

Esquivel, V. (2011) La Economía del Cuidado en América Latina: poniendo a los cuidados en el
centro de la agenda. Panamá: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD.
http://www.gemlac.org/attachments/article/325/Atando_Cabos.pdf

Periódico Portafolio. (2019) “PND plantea por primera vez la desigualdad de las mujeres” Bogotá:
27 de marzo. https://www.portafolio.co/economia/pnd-plantea-por-primera-vez-la-desigualdad-
de-las-mujeres-527924
Periódico El Tiempo. (2018) “Cuidar a dependientes cuesta $185 billones, pero no se pagan”
Bogotá: 8 de octubre. https://www.eltiempo.com/economia/sectores/economia-del-cuidado-en-
colombia-mueve-185-billones-pero-no-se-pagan-278284
Periódico El Tiempo. (2018) “La plata sigue sin llegar a los bolsillos de las mujeres” Bogotá: 28 de
noviembre. https://www.eltiempo.com/podcast/degeneradas/el-papel-de-las-mujeres-en-la-
economia-en-colombia-y-la-brechas-salariales-por-genero-296754
RCN Radio. (2019) “¿Cuál es la situación de comunidades afro e indígenas LGBT en Colombia?”
Bogotá: 29 de mayo. https://www.rcnradio.com/colombia/cual-es-la-situacion-de-derechos-de-
comunidades-afro-e-indigenas-lgbt-en-colombia

El Mal Economista. (2019) “La investigación que aborda la discriminación en doble vía: Ser afro y
LGBT en Colombia” Bogotá: 4 de junio. https://elmaleconomista.com/la-investigacion-que-
aborda-la-discriminacion-en-doble-via-ser-afro-y-lgbt-en-colombia/

Armendariz (2015) “La economía feminista” Bilbao: Manu Robles-Arangiz Institutua Fundazioa.
https://www.mrafundazioa.eus/es/articulos/la-economia-feminista
DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística (2019) “Censo Nacional de
Población y Vivienda: ¿Cuántos somos? Bogotá: Dane, julio.
https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/demografia-y-poblacion/censo-
nacional-de-poblacion-y-vivenda-2018

Periódico Portafolio. (2018) “Así mueve la comunidad LGBT la economía colombiana”. Bogotá: 5
de marzo. https://www.portafolio.co/economia/el-aporte-de-la-lgbt-en-colombia-514747
SOCIOECONOMÍA COLOMBIANA; UN ENFOQUE EN LA SUBORDINACIÓN.

Revista Dinero. (2019) “Estas son las empresas que promueven la inclusión laboral para los
LGBT”. Bogotá: 16 de mayo. https://www.dinero.com/edicion-
impresa/negocios/articulo/inclusion-laboral-para-los-lgbt/271854

Revista Dinero. (2013) “El Poder Gay” Bogotá: 5 de marzo. https://www.dinero.com/edicion-


impresa/caratula/articulo/el-poder-gay/174773

Caribe Afirmativo. (2019) “El nuevo plan de desarrollo y los derechos LGBT: sin herramientas para
la implementación de la políticas pública” Bogotá: 12 de febrero.

http://caribeafirmativo.lgbt/2019/02/12/informe-plan-nacional-desarrollo-2018-2022/

También podría gustarte